1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Sobre la novela “troll”

Javier Marías y la contumacia

Algunas reflexiones a propósito de la que fue aclamada casi unánimemente como “la mejor novela del año 2017”

Carlos Pott 23/02/2018

Georges Montbard

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

“Berta Isla”, la última novela de Javier Marías, fue recibida por la prensa generalista como una de las mejores obras de su autor y elegida por Babelia como el mejor de los libros publicados en España en 2017. Todo ello ante la indiferencia feroz de varias generaciones de lectores. Lejos de querer atraer su atención, la novela se sitúa obstinadamente en un territorio cultural delimitado por sus exclusiones. Habiéndonos quedando fuera, ¿tenemos forma de hacerla inteligible?, ¿tiene sentido sospechar que Javier Marías está empezando a escribir “contra mí”? 

I

Berta Isla comienza en una cama, de noche. Asistimos a las divagaciones de su protagonista, que evalúa la prolongada ausencia de su marido, un espía al servicio del gobierno británico desaparecido durante la guerra de las Malvinas; de paso, reflexiona sobre algunas cuestiones trascendentales para la novela europea del siglo XX.

El primer capítulo consta de apenas dos páginas, escritas con un nivel de esfuerzo estilístico que solo se repetirá intermitentemente: los hipérbatos se acumulan sobre todo en los inicios de capítulos y se diluyen a medida que la novela avanza y la fatiga apremia. En estas páginas iniciales, la subjetividad de Berta Isla está, inevitablemente, enajenada: la convención que permite hacer pasar una voz narrativa en tercera persona por la reflexión subjetiva de un personaje (el estilo indirecto libre) queda desbaratada por la forma en que la intensidad de los formalismos reclaman atención sobre el autor: se diría que Berta está por fin completamente dormida y que es el texto el que se contorsiona, unas veces obligándonos a rastrear hasta veinte líneas más arriba el sustantivo al que se refiere un adjetivo, otras repitiendo un recurso en el que se apoya gran parte de la escritura de Marías y que a menudo genera la falsa impresión de que incurre en anacolutos: poner comas donde todo parece indicar que debería ir un punto. 

Es difícil imaginar un lector capaz de leer este comienzo sin hacer un juicio a la totalidad que no coincida punto por punto con el que hará si termina la novela. En dos páginas escasas y suntuosas, Marías consigue poner ejemplos suficientes como para rellenar un catálogo de recursos retóricos y mencionar todos los términos que sus críticos afines van a celebrar como los asuntos que explora en su narrativa: “tiempo”, “espera”, “conciencia”, “incertidumbre/certeza”, “real/imaginario”, “sospecha” o “recuerdo”. No es demasiado relevante que decidamos ahora si el peso conceptual acumulado por todos ellos, sumado al virtuosismo decorativo, confirma la pertenencia de Marías a la alta literatura o la ansiedad kitsch por esa pertenencia, aunque el género de la crítica literaria parece hacer impensable que la presentación de un juicio no vaya acompañada de una declinación del gusto.

En dos páginas escasas y suntuosas, Marías consigue poner ejemplos suficientes como para rellenar un catálogo de recursos retóricos y mencionar todos los términos que sus críticos afines van a celebrar como los asuntos que explora en su narrativa

En su crítica para El País, el crítico J escribió un término que quisiera usar en estas líneas como herramienta de análisis. Al referirse a la repetición de las constantes temáticas y estilísticas de la obra de Marías con las que se encontró al leer Berta Isla, celebraba su “feliz contumacia”. Llamemos contumacia a la presencia constante y disruptiva de una voz autoral que, de avasalladora presencia en el campo cultural, hace imposible imaginar la lectura de sus obras si no es en relación a su figura; dicho de otra forma: sería lo que convierte en ingenua la decorosa disociación entre autor y narrador. Por ejemplo, Berta Isla está plagada de referentes culturalistas high-brow, reflexiones generales sobre la cortesía, la buena educación, las malas traducciones y las esencias contrapuestas de lo español y lo inglés, además de diagnósticos de época que lamentan la mundanidad reinante y añoran una excelencia que solo sale a la luz cuando es crepuscular. La mayoría de estos excursos están tan poco vinculados con el relato que aparecen a veces entre paréntesis (se menciona una película y Marías opina en un aparte) y tienen un acople directamente catastrófico cuando se le asignan a un narrador personalizado como es la propia Berta Isla, cuya voz está tan poco cuidada que el autor ni siquiera se ha molestado en cambiar al femenino el genérico “uno” cuando ella reflexiona sobre sí.

Quizá lo que hizo “feliz” al crítico de toda esa contumacia sea, sencillamente, una cuestión de familiaridad: encontró temas que excitaron su locuacidad (ya los conocía, así que le permitieron trabajar más deprisa) y además un mundo afín, una comunidad de intereses y una macrovisión ideológica compartida. Pero tanto el crítico J como Javier Marías parecen convencidos de que Berta Isla no puede ser leída en términos culturales o ideológicos porque, al no ser pensada como la expresión cultural de una minoría, no está condenada a hablar en nombre de esta, sino que su cultura es global y, de hecho, no se trata de cultura, sino de Literatura: al fin y al cabo, el mundo que se describe garantiza las condiciones necesarias para que los personajes puedan departir largamente sobre Shakespeare. La crítica recoge la apuesta de Marías y corrobora su pertenencia a un campo inmanente y sacralizado, como si fuera necesario invocar a la “Literatura” para proteger una pureza que no es de este mundo: “todos los matices de lo que nunca podrá decirse fuera de la gran literatura” (crítico P, ABC), “una idea de la literatura que vuelve a mostrarse arraigada, imperturbable, fatal” (crítico N, El Mundo), o, al borde de la cháchara indescifrable: “la novela se sumerge además en la mejor literatura” (¿?) (crítica B, Zenda). La posición prominente en las listas y resúmenes anuales de Javier Marías se da por mera necesidad: es lo único que prueba el compromiso de los críticos con una Literatura sin más atributos que ella misma. 

En Berta Isla, una tardía novela programática, la contumacia revela como su reverso una agresiva autosuficiencia cultural que ayuda a entender que el novelista se sienta tan cómodo al imponer a los personajes y a las voces, prolongaciones naturales de su sentido común, sus opiniones de articulista. Después de todo, en el marco de sus novelas, y teniendo en cuenta cómo la crítica repite los argumentos literarios que él mismo propone, cualquier cosa se vuelve difícilmente revocable. Así que aquellas dos primeras páginas no eran el ritual de iniciación del lector en las prácticas retóricas que guiarán el texto, sino un pacto propuesto por el autor para que aceptemos como claves de lectura (y motivos de excelencia) el peso conceptual (o los conceptos al peso) y la elevación estilística. La esencia de este pacto nos obliga a leer a la contra en cuanto subrayemos cualquier aspecto relativo a su visión de las clases, los roles de género (la dependencia de la mujer de la mirada del hombre, aspecto que no cambia la débil voz de Berta: “Un barbero siempre puede cortar sin querer, un dentista tocar una encía o un nervio, un médico cambiar de expresión y mostrar preocupación, un hombre hacer daño a una mujer, y si ella es inexperta más aún”), la política (“El pueblo no es sino el sucesor de aquellos reyes arbitrarios, volubles, solo que con millones de cabezas, es decir, descabezado”) o la jerarquización de la cultura. O a rechazar la misma idea de lo novelesco si nos rechinan los dientes con descripciones tan aleatorias como esta: “Berta Isla era netamente madrileña…, una belleza morena, templada, suave o imperfecta. Si se analizaban sus rasgos, ninguno era deslumbrante, pero su rostro y su figura en conjunto resultaban turbadores”, que, incapaces de establecer ninguna conexión con el mundo que conocemos, solo pueden ser inteligidas en el marco de cierta literaturización de lo femenino. 

II

En el año 2000, Fernando Sánchez-Dragó dedicó uno de los episodios de su programa Negro sobre blanco a La fiera literaria, el boletín difamatorio dirigido por Manuel García Viñó, que quiso probar la indigencia expresiva de una serie de escritores de prestigio aupados por el grupo Prisa. Para ello, la revista practicaba la “crítica acompasada”, una forma de close reading que quería denunciar el uso impreciso del léxico (guiado casi siempre por la elevación del tono retórico), las repeticiones indecorosas o el incumplimiento llano de las normas gramaticales.

En el plató se dio un conato de discusión en torno a Marías finalmente abortado por la estricta incapacidad de los presentes para hablar en términos comunes. La situación es la siguiente: de un lado García Viñó con chaquetilla de lana y dos señores con jerséis enfáticamente anticuados y limitadas habilidades dialécticas: los tres dicen haber sido enviados por la revista en sustitución de los autores para que estos mantengan el anonimato. Del otro lado, tres críticos, a los que llamaremos, en progresivo nivel de beligerancia, A, B y C, convocados para defender la honestidad y buena praxis crítica de los suplementos culturales de la prensa nacional. Los críticos B y C están muy enfadados y asumen que han sido llamados para hacer una enmienda a la totalidad de las actividades de La fiera…, a sus posturas disidentes y a la indisciplina académica de su lenguaje. Por desgracia, García Viñó es un hombre destemplado que se enreda en los detalles menos relevantes del discurso de sus contendientes y que para serenarse cuenta con la ayuda de aquellos dos señores, que a cada frase refrendan la grisura de sus atuendos con criterios de valor que no se corresponden exactamente con la postura atrabiliaria de La fiera…. Así, por ejemplo, el que lleva el jersey más extravagante llega a decir que el hecho de que Marías cometa laísmos es prueba suficiente de sus deficiencias literarias. Este criterio nos sumiría en una irreversible tristeza, y amenaza con hacerlo, si no fuera porque sirve para poner de relieve que, del otro lado, no hay criterio alguno, sino la afirmación tautológica de un puñado de aserciones del gusto camufladas como juicios de valor. El crítico C tiene como único argumento su propia perplejidad. “Pero, ¿cómo se puede decir que Javier Marías escribe mal el castellano?” es, digamos, su alegato final (y el único).

La forma en que el crítico C parte de la validez de sus posturas y confía en la autoridad que otros le han conferido se extiende a sus modales y a la elección de una americana azul marina demasiado holgada y torpemente combinada con otros azules en el chaleco y la corbata que disuenan por su proximidad tonal y que son, en todo caso, bastante elocuentes respecto a la relevancia sociocultural que el crítico asigna a su trabajo. El efecto es cómico porque los presentes parecen completamente ajenos a la atildada extravagancia del atrezzo. Independientemente de la distancia emocional que el concepto “año 2000” genere en cada una de nosotras, es difícil no ver en el vídeo uno de los reductos de la realidad en ruinas en el que ese asumió la posición de privilegio literario que ocupa hoy Marías, y que se compone, al parecer, de fotocopias enmarcadas de grabados con escribas y ropa de Cortefiel. 

Hay una continuidad estricta entre la forma en que el crítico C se siente seguro a la hora de identificar la excelencia literaria y en la que elige, sin que medie ninguna sensibilidad estética (quizás sí su gusto), una ropa que cree que reafirma la dignidad de su labor. Esa misma seguridad es la que está en la génesis de Berta Isla, una novela hecha de asertividad cultural que reflexiona obsesivamente sobre los temas que dice estar tratando y especula con los significados de sus elementos narrativos, todos ellos dispuestos para reiterar la importancia de la forma-novela a la hora de pensar la Conciencia, la Historia y el Acontecimiento. Y, en efecto, Berta Isla continúa el trabajo de Marías a la hora de producir modulaciones originales de algunas preocupaciones centrales de la novela europea. En ella, un narrador omnisciente abre y cierra la novela que, en su mayor parte, la central, está narrada por la voz (diferenciada exclusivamente por el uso de los pronombres) de Berta Isla. El narrador omnisciente encuentra, no obstante, un límite en su labor y comparte con la protagonista el desconocimiento de la actividad como espía del maridoen la medida en que este no está autorizado a configurar su actividad de detective como experiencia pública, esta permanece inaccesible para ambos narradores.

Berta Isla continúa el trabajo de Marías a la hora de producir modulaciones originales de algunas preocupaciones centrales de la novela europea

El carácter inaprensible del acontecimiento y la pertenencia problemática de lo acontecido al territorio de lo real, en la medida que depende de la habilidad y buena fe de los narradores, son temas rectores de las novelas de Marías. De hecho, si todas ellas tematizan que estamos condenados a hacer depender nuestra percepción de lo real de la fiabilidad de los narradores, es más fácil explicar, quizás, que la inestabilidad de los significantes o los retorcimientos de la sintaxis en los que incurren los suyos (la sinuosidad, rayana por momentos en lo estridente, de su prosa) puedan considerarse aspectos integrales del contenido de verdad de su obra. Podemos convenir que refrendar laudatoriamente los argumentos que explican su excelencia y que va desvelando el propio autor, e incluso destacar (en listas o con ditirambos) que la primacía de estos por sobre otros criterios, acaso más secretos, acaso menos literarios, es una inclinación del gusto que no depende tanto de nuestro juicio o perspicacia crítica (que poco trabajo tiene que hacer) como de nuestra convicción cultural. 

Para los críticos A, B y C, la abrumadora evidencia con que la que se sienten arrebatados por la calidad de la obra de Marías es un criterio de valor suficiente. E incapaces de asumir la particularidad de sus encuentros con los textos, han sido invitados a asumir que a esa evidencia llegan guiados por el trabajo implacable de su intelecto y en ningún caso determinados por la cultura que comparten con el autor. La incapacidad, de un lado, o la voluntad, del otro, para evaluar la propia posición cultural explica en gran medida el sentido de la batalla generacional y ayuda a entender la preeminencia que las nuevas generaciones de lectoras hemos dado a los instrumentos de la crítica cultural (que esa generación, aunque no esos señores, articuló): ante la resistencia de aquellos a aceptar que su cultura también es minoritaria y que su gusto es político y afectivo, esos instrumentos nos siguen sirviendo para desvelar parte de la lógica que subyace a la inmediata validación de una literatura por incluir unos y no otros rasgos (que no solo afectan a los temas o a un determinado sensus communis ideológico, sino también a la editorial o a los medios en que se difunde). Si pensamos la cultura en términos de apropiación de los espacios disponibles, parece sensato intentar sobreponercriterios de los que sí somos capaces de dar cuenta y que estamos dispuestos a someter a debate a la naturalización aculturizada de sus juicios. Tanto es así que, frente a la celebración endogámica de la propia elocuencia, casi puede parecer sensata la paupérrima propuesta de salir a la caza de laísmos.

Cualquiera que hable un lenguaje ligeramente disonante (yo: tengo 31 años, soy homosexual, odio –asumo que por envidia las formas previstas de prestigio social…) respecto a los esperantos naturalizados de un sector cultural de hombres que ocupan todo el espectro que va desde las americanas que ya no se cierran a las que compraron demasiado holgadas, correrá el riesgo de vivir como una afrenta la visión global y el tono altivo de esta novela troll. Así, en la medida en que nuestros presupuestos críticos soslayen otros elementos de co-pertenencia cultural (yo: uso americanas, a menudo debo de leer libros parecidos, con frecuencia tiendo a esparcirme por los espacios discursivos con ocurrencias irresponsables y generalizaciones vacías) y privilegien, para ganar la batalla, las disensiones, las novelas de Marías serán no solo inaceptables, sino también incomprensibles. 

Quizás con Berta Isla Javier Marías haya conseguido una victoria contra la que era difícil prevenirse: una novela que es la obra perfecta de Javier Marías tanto para sus críticos naturales (su propia selección cada vez más excluyente) como para sus contendientes en la batalla, que seremos incapaces de leerla sin señalar todo aquello que confirma nuestro resentimiento.

Autor >

Carlos Pott

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Estiércol

    Nunca he entendido el afán por escribir algo que no pueda entender nadie sin sudar sangre por los poros. A la crítica, me refiero. A Marías no hay quien le aguante.

    Hace 1 año 9 meses

  2. Primo

    Esto no es una crítica literaria, es un alegato de alguien que aborrece al señor Marías (está en su derecho), lo cual no le autoriza, por no ser suficiente, para juzgar su obra. Comete los mismos errores de los que acusa. Me parece absolutamente lamentable tener que leer "críticas" de tan baja talla en un medio al que le suponía mayor cualificación. Me queda la información para ocasiones sucesivas

    Hace 2 años 9 meses

  3. Primo

    Esto no es una crítica literaria, es un alegato de alguien que aborrece al señor Marías (está en su derecho), lo cual no le autoriza, por no ser suficiente, para juzgar su obra. Comete los mismos errores de los que acusa. Me parece absolutamente lamentable tener que leer "críticas" de tan baja talla en un medio al que le suponía mayor cualificación. Me queda la información para no perder el tiempo en ocasione sucesivas

    Hace 2 años 9 meses

  4. Santiago

    No he leído la novela.Las que he leído de este autor tan "valorado" me han parecido un encadenamiento soporífero de frases, engoladas, relatos carentes de vida. Ahora bien, la crítica se las trae, pues copiando literalmente lo que dice Benita Moreno, no es mas inteligible ni menos excluyente que la novela que analiza.

    Hace 3 años 2 meses

  5. Godfor Saken

    Bravo. Hacen falta más críticos literarios como usted, Sr. Pott.

    Hace 3 años 2 meses

  6. Hanna

    Muy bueno, Pott. Si en España existieran los críticos literarios, y no lo son los que publican en El Paísito y en otros panfletos -para panfleto, panfleto, de esos que animan la vida e incordian justo donde hay que incordiar, La Fiera Literaria; un abrazo allá donde estés, de por vida, en mi recuerdo, Manuel-, a Marías lo leerían, como mucho, su editor, sus parientes, amigos, enemigos, vecinos, algún distraído... y pare usted de contar. Pero sé justo, o mejor, no hagas como que olvidas que La Fiera Literaria fue prácticamente la única fiera que puso en su sitio a Marías; por fortuna, no solo a Marías. Gracias, Carlos, y créeme, no las suelo dar así, por las buenas, nunca, más bien soy rácana. Esto otro tan sencillo que dejo sobre el 'escritor' tampoco dejó de gustarme en su momento. Nada que ver con la crítica que haces y que debieran haber hecho otros muchos, apenas una revanchita por tanto como se ensucia y luego hay que limpiar. https://lenguacandeal.wordpress.com/2017/04/17/la-engolada-estupidez-de-javier-marias/ P.S. Jo, me ha pasado tantas veces, que ya he aprendido. Escribo en otro lugar y después 'pego' aquí lo escrito. Un saludo.

    Hace 3 años 2 meses

  7. Benita Moreno

    Considero que la crítica no es mas inteligible ni menos excluyente que la novela que analiza. Tienen más en común los dos autores entre ellos que cualquier lector que considere espeso a Javier Marías con el analista.

    Hace 3 años 2 meses

  8. Pedro

    Javier Marías siempre me ha recordado a Frasier.

    Hace 3 años 2 meses

  9. jo

    Por favor, no hagan eso de que la página se recargue sola. Me estaba quedando un comentario muy chulo sobre este artículo y...¡pumba! Me encanta la sencillez de este diseño, se lee bien. No hagan más eso, por favor. No necesitan esos trucos para aumentar visitas bla bla Gracias

    Hace 3 años 2 meses

  10. Ali

    Acabo de terminarla como un deber autoimpuesto porque nunca había leído ninguna novela del Sr Marías, sí algunos de sus artículos, y diré que me pareció excesivamente artificial, poco verosímil en el manejo del lenguaje y en el desarrollo de los personajes. Me pareció más un catálogo de citas y de apuntes que demuestran lo mucho que ha leído y los conocimientos literarios del autor. Además, el personaje de Berta Isla me parece pasivo (una mujer que se resigna al silencio de su marido, espera y espera durante aaaaañoooos y finalmente lo recibe de vuelta), nada se menciona de sus dificultades y avances en su trabajo, de su día a día durante tantos años, ni siquiera menciona que tenga amigas, confidentes con las que salga, hable, compata...ni mucho menos de sus gustos, disgustos, aficiones, aprendizajes cotidianos....sin duda, una visión artificial, muy artificial de las mujeres....Ella no es protagonista, ni un agente activo de nada, un personaje vacío, más allá de la relació con su marido y su espera por él.... Leer la novela ha sido un deber cumplido para poder cuestionar este tipo de literatura.

    Hace 3 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí