1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Perfil

Janet Yellen, la keynesiana ninguneada por Trump

La destitución de la responsable de la Fed demuestra la frivolidad del presidente, que se atribuye sin pudor los méritos de la mujer que enderezó la economía

Victoria Carvajal 14/02/2018

<p>Janet Yellen, expresidenta de la Reserva Federal.</p>

Janet Yellen, expresidenta de la Reserva Federal.

Flickr

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Trump lleva solo un año en el cargo de presidente de Estados Unidos pero se atribuye sin pudor la buena marcha de la economía estadounidense allí por donde va, ya sea ante los mandatarios asistentes a la cumbre económica de Davos o en el reciente discurso sobre el Estado de la Nación. Y sin embargo a quien Donald Trump debería estar agradecido es a Janet Yellen, la hasta ahora presidenta de la Reserva Federal y verdadera artífice de esa recuperación. En su lugar, ¿qué ha hecho? Destituirla. 

Y cabe preguntarse si ahora que la volatilidad se ha instalado en los mercados de capitales, especialmente en Estados Unidos, debido al temor de que una subida precipitada de los tipos de interés en este país afecte al crecimiento, el presidente asumirá que hay algo que está haciendo mal. Conociendo su talante fanfarrón, la pregunta es obviamente retórica. Es posible que Donald Trump acabe arrepintiéndose de haber prescindido de Yellen. Más allá de haber roto con la tradición de los últimos tres presidentes, Clinton, Bush Jr. y Obama, de mantener en el puesto al responsable de la política monetaria nombrado por su antecesor para preservar su independencia, se ha quedado sin la posibilidad de poder culparla (a ella y al anterior inquilino de la Casa Blanca, de paso) de cualquier revés que sufra la hasta ahora prometedora recuperación de la economía estadounidense.

Que Yellen, la primera mujer en la historia en ocupar la presidencia de la más poderosa institución financiera del mundo, haya dejado su cargo justo antes de que la inestabilidad se apoderara de los mercados puede que sea pura coincidencia. Pero lo cierto es que la gestión de esta economista keynesiana al frente de la Fed ha producido unos resultados impresionantes: se han creado seis millones de empleos, el paro se ha reducido del 6,7% al 4,1% (o lo que es lo mismo; pleno empleo), la inflación está en el 2,1% (el objetivo de la Fed es el 2%), y la economía ha crecido a una tasa del 2,3% en 2017. 

Como resumía el principal historiador de la Fed, Peter Conti-Brown en declaraciones a The Economist: “Sólo con mirar el empleo y la inflación”, dos elementos antagónicos en la teoría clásica de la economía, “uno puede concluir que Janet Yellen ha sido la mejor jefa que ha tenido la Fed en toda su historia”. 105 años de historia desde que el presidente Woodrow Wilson firmó en 1913 una ley para crear un banco central descentralizado cuyo mandato fuera “combinar los intereses de la banca privada con los del ciudadano común”. De ahí que el banco central no sólo tiene la inflación como objetivo de su política monetaria. El empleo y el crecimiento son sus otras dos prioridades. Un mandato envidiado por muchos en Europa durante la crisis de la eurozona, a pesar de las maniobras de Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, para sortear la ortodoxia impuesta por Alemania en la institución. Una respuesta más contundente y a tiempo, como la tomada por la Fed, hubiera servido para compensar los devastadores efectos de la austeridad, sobre todo en términos de desempleo. 

Los cuatro años de gestión de Yellen al frente de la Reserva Federal han estado marcados precisamente por el afán de crear empleo. Esto es, que la recuperación llegara a todos, o lo que es lo mismo y siendo fiel a los principios fundacionales de la institución: la defensa de los intereses del ciudadano común. “El bowl de ponche en esta fiesta se seguirá rellenando hasta que llegue el último invitado”. Fue la imagen que usó al ocupar su cargo en la Fed la que fuera la alumna aventajada de James Tobin, el padre de la tasa a las transacciones financieras, en la Universidad de Yale. En otras palabras; mientras no se alcanzara el pleno empleo, la Fed mantendría los tipos de interés casi a cero y reduciría con cautela el programa de estímulos al sistema financiero, el llamado Quantitative Easing,que desde la crisis de 2008 ha supuesto una inyección de casi cuatro billones de dólares (el PIB de España es de 1,2 billones de dólares) por parte del banco central a cambio de la compra de activos financieros de todo tipo a bancos e instituciones financieras necesitadas de liquidez. Era la manera de estimularles para que dieran créditos y relanzaran la demanda interna. Y así ha sido.

Era una medida no ortodoxa, pero necesaria para engrasar el sistema. Tampoco exenta de riesgos, pues el balance del banco central se ha multiplicado por cuatro, con muchos activos dudosos. A partir de que la tasa de paro bajó del 5%, la Fed de Yellen ha dosificado en cuatro tiempos el incremento de los tipos de interés (del 0,5% al 1,5%) y desde octubre pasado puso punto y final al QE. Todo ello de la manera más transparente posible y sin alterar la bonanza del mercado bursátil, que en el caso de Estados Unidos es la fuente principal de financiación de las empresas y sirve de aval para que muchos pequeños ahorradores (inversores) puedan pedir préstamos. Es por lo tanto un elemento fundamental en el crecimiento de esa economía. Lo ha hecho de forma gradual y previsible. Sin provocar volatilidad, dando confianza y compartiendo la información relevante con todos los agentes que forman parte del sistema. Incluidos los periodistas. De hecho, fue la primera en el cargo que comparecía ante la prensa inmediatamente después de las reuniones del consejo del banco central.

Con motivo de su destitución, The Washington Post destacaba recientemente cinco grandes logros por los que debe ser recordada la gestión al frente de la Fed de Janet Yellen, una mujer que accedió al cargo con 68 años y que fue de las primeras dentro de la institución en advertir del peligro que suponían las hipotecas basura, detonantes del posterior descalabro financiero que sumió a las economías occidentales en la mayor depresión de su reciente historia. Ahí van: 

Gestión de la crisis: Yellen ha servido a la Fed no sólo en estos últimos cuatro años. En los noventa fue consejera de la institución, luego ocupó el cargo de presidenta de la Reserva Federal en San Francisco y, después, fue cuatro años vicepresidenta con Ben Bernanke, su antecesor. En todos esos puestos demostró tener gran habilidad para pronosticar lo que iba a ocurrir. Siempre defendió la necesidad de actuar con contundencia para contrarrestar lo que estaba fallando en la economía. Así lo reflejan las transcripciones de las reuniones celebradas en la Fed a partir de la crisis de Lehman Brothers. Ella estuvo siempre a favor de usar todo el arsenal de la Fed para frenar el deterioro de la crisis.

Medidas contundentes: Yellen siempre respaldó el programa de compra de bonos del Tesoro y obligaciones hipotecarias en manos de las entonces maltrechas instituciones financieras para asegurarse que los tipos de interés bajaran y se dinamizara el crédito y se estimulara la actividad económica. Hubo grandes detractores de esa acción, que temían un aumento de la inflación. El tiempo demostró que estaban equivocados. De hecho, durante los últimos seis años la inflación ha estado por debajo del objetivo del 2% de la Fed.

Transparencia en la comunicación: su gran aportación ha sido darle transparencia a la gestión de la institución. Ha convocado una rueda de prensa de forma trimestral, tras cuatro de las ocho reuniones que celebra el consejo del banco central al año, lo que no tenía precedentes. De esta manera Yellen anticipaba las intenciones de la Fed con respecto a posibles cambios de la política monetaria en función de lo que los próximos datos económicos fueran revelando. Su intención era evitar el pánico entre los inversores y la inestabilidad de los mercados financieros, como le ocurrió a Bernanke cuando anunció (sin ni siquiera ejecutarlo) que la Fed iba a retirar los estímulos monetarios y todo se fue momentáneamente al garete en mayo de 2013. Al revés, Yellen ha sabido navegar en esas aguas turbulentas, restringiendo las inyecciones pero dando confianza.  

El empleo: Janet Yellen, a diferencia de sus predecesores, hizo hincapié en impulsar el crecimiento de la tasa de empleo por encima de todo. Procurar el pleno empleo es uno de los mandatos que la Fed recibe del Congreso. Yellen entendió que la gran amenaza de la economía de EE.UU. no era la inflación, sino adentrarse en un periodo prolongado de escasa creación de empleo. Frente a quienes seguían atenazados por el miedo a reproducir los traumáticos años inflacionistas de los setenta en EEUU, Yellen defendió con acierto que los cambios estructurales de la economía estadounidense permitían mayor margen para ser más laxos en la política monetaria e incorporar al máximo número de gente al mercado de trabajo sin presionar la inflación. Como así ha sido. 

Desafiando las tablas históricas: Yellen ha acertado también en aventurar, en contra la ortodoxia que ha de caracterizar a una institución guardiana de la estabilidad de los precios, que los tipos de interés podrían seguir bajos durante un periodo largo de tiempo sin que eso empujara los precios al alza.

Y bien, es de esta gran gestora de la que ha decidido deshacerse Trump. ¿Y ahora? ¿Por qué el nerviosismo? Veamos; tener pleno empleo supone que los salarios han de subir. Y el dato de la subida salarial del último mes ha sido más alto de lo esperado (un 2,9% frente al 2,7% previsto). Es un factor que, con una inflación del 2,1%, ha de presionar los precios. Pero que no explica por sí solo la fuerte subida de los tipos de interés a largo plazo (10 años), que están en su máximo en los últimos cuatro años. Y es aquí donde la gestión de Trump debe ser tenida en cuenta. Medidas como la polémica rebaja de impuestos a las rentas medias y altas, destinada a estimular la demanda interna pero que reduce los ingresos fiscales, o la decisión de aumentar el gasto público para financiar nuevas infraestructuras, principalmente la quimérica y tozuda construcción del muro con México, o el incremento en el presupuesto de Defensa suponen un inevitable aumento del déficit público (y por tanto un incremento en las necesidades de financiación del Tesoro americano que debe ofrecer tipos más altos para satisfacerlas). Todas ellas podrían explicar por sí solas los temores a que haya más inflación y una subida de los tipos de interés. 

Pero Trump no entiende nada de los indicadores económicos. Sólo sabe atribuirse los méritos ajenos siempre que la cosa vaya bien. Lo mismo que con el valor del dólar. Cuanto más fuerte, mejor. Eso es lo que le gusta. Casi tanto como los botones grandes en el escritorio de su despacho oval. Y eso a pesar del criterio expresado un día antes por su secretario del Tesoro, Steven Mnuchim, en ese mismo foro de Davos a favor de un dólar bajo para potenciar las exportaciones estadounidenses y consolidar la recuperación. ¿Débil? No, gracias. Yo fuerte. Siempre fuerte. 

No es de extrañar que, pese a la cautelosa recuperación desde el lunes 12 de febrero de los mercados financieros a uno y otro lado del Atlántico, haya quien piense que hay muchas incertidumbres como para apostar por que la fuerte volatilidad sea solo un episodio aislado. Trump ha introducido unas propuestas económicas que alteran la confianza. Y una no puede evitar preguntarse: ¿Si Janet Yellen se mantuviera al frente de la Fed, estarían los inversores más tranquilos? Trump se ha desecho de un activo importante, de una mujer que ha aportado un elemento clave a los mercados financieros: la estabilidad, la previsión de lo que está por venir. Sí, es probable que Trump se arrepienta de su sustitución; pero no esperemos que lo reconozca ni que asuma su error. Él sólo sabe apuntarse los tantos ajenos. Lo demás, el tiempo lo dirá.

Autora >

Victoria Carvajal

Es licenciada en Economía por la New York University y Máster en Periodismo por la UAM/El País. Fue redactora en la sección de economía de El País. Actriz vocacional y dj entregada de CTXT, de la que es miembro del consejo editorial.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí