1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Listas cremallera: el ejemplo de Bolivia

El país andino aplica la alternancia estricta de mujeres y hombres en todas las listas electorales y tiene el segundo parlamento con mayor porcentaje femenino del mundo, solo por detrás del de Ruanda

Alice Campaignolle / Irene Escudero / Carlos Heras 14/02/2018

<p>Parlamentarias en Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia. </p>

Parlamentarias en Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia. 

Alice Campaignolle

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Hay un país latinoamericano que tiene más mujeres en su parlamento que cualquier democracia de la OCDE: se trata de Bolivia. Sus últimas elecciones nacionales, en 2014, sirvieron para elegir el que se ha convertido en el segundo parlamento más paritario del mundo –sólo le gana Ruanda, con un 64% de mujeres– y hoy el 52,4% de los escaños de la Asamblea Legislativa Plurinacional los ocupan mujeres. Entre esos comicios y los de 2009, donde las mujeres no eran más del 27,7 % de las dos cámaras, medió una de las reformas electorales más ambiciosas del mundo en términos de paridad de género.

Bolivia aplica desde 2010 lo que recientemente ha propuesto Podemos en el nuevo debate sobre la reforma electoral en España: las listas cremallera o, lo que es lo mismo, la alternancia estricta de mujeres y varones en todas las listas electorales a nivel estatal, regional y local. Los resultados hablan por sí solos: de 130 escaños que tiene su Cámara de Diputados, 70 los ocupan mujeres; mientras que el Senado lo forman 17 mujeres titulares y 19 hombres.

“En Bolivia hemos demostrado que es posible poner reglas claras que permitan que ese 50% de mujeres que existen en la realidad en las calles, en las fábricas, en las oficinas, en las universidades estén en la misma proporción en los espacios de tomas de decisión”, reivindica Gabriela Montaño, la presidenta de la Cámara de Diputados, expresidenta del Senado y la mujer con más poder político del país.

“Esta incorporación del 50% hace que la democracia se haya ampliado”, afirma la presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia, Katia Uriona, que asegura que la Constitución aprobada en 2009 y la reforma electoral de 2010 han posibilitado esos logros numéricos. La ley electoral garantiza los principios de paridad y alternancia de género: obliga a que a una candidata titular le suceda un hombre y a éste, una mujer, y además establece que cada candidata titular debe tener un suplente varón y cada candidato varón una suplente mujer.

Además, Uriona destaca la inclusión de muchas mujeres “indígenas originarias campesinas” en las instituciones, un segmento que tradicionalmente había estado infrarrepresentado a pesar de que el 42% de la población se identificaba como parte de alguna nación indígena en el último censo del país, de 2012.

Parlamentarias en Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia / A.C

Parlamentarias en Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia / A.C

Sin embargo, la paridad en el poder legislativo no se refleja en el poder ejecutivo actual: desde 2017 sólo hay cuatro mujeres entre los veinte ministerios que tiene el gabinete de Evo Morales, que gobierna el país desde 2006 y en 2010 nombró el primer gobierno paritario que tuvo Bolivia.

Las cosas no están mejor a nivel local, ya que sólo 29 municipios –el 8% de todos los del país– tienen alcaldesa a pesar de que el 51% de todas las concejalías las ocupan mujeres. Y algo peor sucede en el ámbito regional: mientras que las mujeres ocupan el 45% de los escaños de las nueve asambleas departamentales, no hay ninguna gobernadora electa.

Montaño sostiene que en los ámbitos ejecutivos “hay la voluntad política, pero no hay normas tan taxativas en términos de paridad” y argumenta que es mucho más difícil crear esos mecanismos para puestos que debe ocupar una sola persona, como las alcaldías o las gobernaciones. “Creo que la paridad ha ganado un enorme espacio también en la sociedad, en lo simbólico. Y ese es un avance muy importante, porque eso va a producir que, de aquí a unos años, la gente también demande, aunque no esté tan normado, no sea tan mandatorio, que haya candidatas a la alcaldía o a la Gobernación mujeres”, dice la presidenta de la Cámara de Diputados.

No obstante, la ley electoral boliviana sí tiene mecanismos similares para el caso de las circunscripciones uninominales. El sistema de elección en la Cámara de Diputados combina tres tipos de circunscripciones: las regionales, donde se eligen a varios diputados en listas cerradas; las especiales (siete), donde se escogen a representantes de las naciones indígenas minoritarias y las que eligen a un único diputado que representa a un territorio más reducido, como sucede por ejemplo en Reino Unido. De esa última manera se eligen a más de la mitad de diputados, 70 de 130.

Para esos casos, la ley establece que la alternancia de género debe expresarse “en titulares y suplentes” y además obliga a los partidos a que en la totalidad de esas circunscripciones al menos el 50 % de las candidaturas titulares sean mujeres.

No cabe duda de que esas normas han cumplido con sus objetivos, y además apenas existen diferencias entre los grupos parlamentarios del Movimiento al Socialismo (MAS) –en el gobierno– y los dos opositores, Unidad Demócrata (UD) y el Partido Demócrata Cristiano (PDC).

“No importa el partido, el hecho es que las mujeres estamos hoy más presentes”, sostiene la diputada y profesora universitaria Jimena Costa, de UD. “El primer año de esta legislatura [2015], la presidenta de la Cámara, Gabriela Montaño, era mujer, y las tres jefas de bancada también mujeres: Juana Quispe por el MAS, Norma Piérola por el PDC y yo por UD”.

Costa enfatiza que los cambios a favor de las mujeres no han comenzado con Evo Morales, aunque sí ha habido “muchos avances” durante su gestión. “Es una historia que tiene casi un siglo”, aclara, y señala hitos como la conquista del sufragio femenino en 1953, la primera ley de cuotas electorales en 1997 o la implantación de cuotas internas de algunos nuevos partidos surgidos en ese periodo.

La consecuencia más lamentable que ha tenido la inclusión política de las mujeres es el acoso y la violencia que sufren muchas. “Para las mujeres este ingreso ha significado tener que enfrentar y empezar a generar mecanismos que rompan las barreras tradicionalmente masculinas, y al mismo tiempo a mayor inclusión de las mujeres se evidencia el traslado de la violencia en el ámbito privado al ámbito público”, explica Uriona

El acoso y la violencia política están tan extendidos que en 2012 Bolivia se convirtió en el primer país del mundo en aprobar una ley integral al respecto. Sucedió poco después del asesinato de la concejala Juana Quispe, que había sufrido violencia política durante dos años.

El acoso y la violencia política están tan extendidos que en 2012 Bolivia se convirtió en el primer país del mundo en aprobar una ley integral al respecto

Términos como violencia o acoso político no se refieren –exclusivamente– al acoso sexual o los insultos despectivos con connotaciones sexuales, sino a las prácticas dirigidas a restringir la libertad de las mujeres para ejercer responsabilidades públicas. Según la ley, son actos de acoso y violencia política las formas de hostigamiento, amenaza y agresión física, psicológica o sexual contra mujeres autoridades públicas o sus familias con el objetivo de suspender, restringir o condicionar su actividad pública. Para los casos más graves, el Código Penal prevé penas de prisión de hasta ocho años que, con agravantes, pueden aumentar hasta un tercio.

No hay datos oficiales y sistematizados al respecto, y desde 2012 no ha habido ninguna sentencia penal por esos delitos, pero Katia Uriona sostiene que, de acuerdo con investigaciones del TSE, “al menos seis de cada diez mujeres sufren violencia y acoso político”. A Costa, por ejemplo, han llegado a presionarle miembros de su mismo partido para que abandonase una comisión parlamentaria amenazándola con hacer daño a sus hijos.

La abogada y asesora legal de la Asociación de Concejalas de Bolivia (Acobol), Sandra Silva, dice que estas prácticas son generalizadas en el ámbito municipal, aunque sólo se denuncian las situaciones más extremas. “Los casos que denuncian es cuando realmente ya no pueden más, cuando ya les está afectando y necesitan acudir a una institución que las respalde”, apunta. Esa asociación, que no depende del Estado, es a menudo el primer lugar al que acuden las concejalas o alcaldesas que sufren violencia política. Entre enero de 2016 y septiembre de 2017, Acobol hizo seguimiento de 89 casos de violencia política que afectaban a 116 víctimas.

La violencia política es una manifestación pública de la violencia machista cotidiana en un país donde el 20% de las mujeres que viven en pareja sufren violencia física de sus compañeros, según un estudio que su Instituto Nacional de Estadística publicó en 2017. Según la Fiscalía, 74 mujeres fueron víctimas de feminicidio durante los nueve primeros meses de 2017 en Bolivia, que tiene 11 millones de habitantes.

Esos números ofrecen un fuerte contraste entre la diversidad que se ve en el parlamento y la situación cotidiana de las mujeres bolivianas, que además sufren más el empleo informal y la pobreza.

“Lo que plantea el horizonte de democracia paritaria es cómo generar un debate y una discusión de transformación social que haga que las mujeres que estamos en espacios de representación también estemos incluyendo una agenda transformadora de país, de sociedad, de generación de otra noción de la construcción de relaciones entre hombres y mujeres”, reivindica Uriona. Y, para eso, aún queda un largo camino.

Autora >

Alice Campaignolle

Autor >

Autora >

Irene Escudero / Carlos Heras

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí