1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportajes CTXT

‘O guardião do rio Tejo’

La desigual lucha de Arlindo Marques, funcionario portugués, por salvar al Tajo de la contaminación de las papeleras

Daniel Toledo Lisboa , 14/02/2018

<p>Arlindo Marqués, apodado el guardían del Tajo, en la orilla del río. </p>

Arlindo Marqués, apodado el guardían del Tajo, en la orilla del río. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Funcionario de prisiones, natural de la aldea de Ortiga (590 habitantes), en Mação, apasionado por el río Tajo, secretario del Consejo Deliberativo de la asociación proTEJO y youtuber, Arlindo Marques se ha convertido, a sus 52 años, en el peor enemigo de una de las 20 empresas más grandes de Portugal. El funcionario de prisiones lleva desde 2015 denunciando los altos niveles de contaminación en el río, y culpa a las papeleras situadas a la vera del Tajo, entre la frontera con España y Santarém, unos 130 kilómetros río abajo. Y en su punto de mira se sitúa, sobre todo, la responsable del 90% de los vertidos contaminantes al río: Celtejo- Empresa de Celulose do Tejo, SA.

Marques, al que ya han apodado “o guardião do rio Tejo” (el guardián del Tajo), se ha convertido en el abanderado de las protestas de pescadores y ayuntamientos contra los presuntos vertidos ilegales que Celtejo arroja al río. La suya es una lucha constante y diaria, a veces obsesiva, que dinamita una y otra vez los enormes esfuerzos de la industria de la celulosa por maquillar su maltrecha imagen pública. Ahora Celtejo ha lanzado su contrataque y ha interpuesto una demanda contra Marques por atentar contra “su buen nombre”, exigiendo una indemnización de 250.000 euros. 

Celtejo, situada en el municipio portugués de Vila Velha de Rodão, casi haciendo frontera con España, es sólo una de las tres fábricas de celulosa que la sociedad de participaciones Altri tiene en el país. La otra fábrica de papel de Altri en el Tajo es Caima, un poco más al sur, a la altura de Constância, además de otra en el río Mondego, la Celbi, bajo las barbas de Figueira da Foz. En total Altri vende cada año más de un millón de toneladas de pasta de papel a Europa y China. El presidente de todas ellas, tanto de las empresas filiales como de la matriz, así como de la sociedad gestora que las aglutina, Cofihold, es Paulo Fernandes, empresario polifacético y todopoderoso cuyo mayor logro, la gestora Altri SGPS (Sociedade Gestora de Participações Sociais), S.A., ha conseguido colarse en el PSI-20, el Ibex del país luso.

 

Espuma de contaminación en el embalse de Abrantes, a menos de 100km al sur de la fábrica de Celtejo / A. M

Espuma de contaminación en el embalse de Abrantes, a menos de 100km al sur de la fábrica de Celtejo / A. M

Marques no sólo tiene enfrente a uno de los 20 empresarios más importantes del país. El guardián del Tajo pelea contra una engrasada máquina de hacer dinero, de crear puestos de trabajo y de generar sinergias al más alto nivel político. Cinco meses antes de los fuegos que este verano causaron la muerte de 100 personas –desastre nacional que grupos ecologistas como Quercus achacaron, entre otras razones, a la plantación masiva o exclusiva de eucalipto–, el primer ministro portugués, António Costa, prometía una inversión de 18 millones de euros para “mejorar la productividad en la plantación de eucalipto”. 

En aquel acto participaron el primer ministro, los ministros de Economía, Agricultura, Florestas e Desenvolvimento (Desarrollo) y otras personalidades. También Paulo Fernandes, que calificó el monte portugués de “petróleo verde”, y firmó una inversión de 125 millones para Celbi y Celtejo, aunque avisó: “Si continuamos tratando mal (…) nuestros montes, y su biodiversidad,  cada vez será más difícil encontrar el sentido a estas inversiones”. 

La industria del papel en la Península Ibérica se ha disparado desde principios de siglo, y Celtejo es uno de los pilares que sostiene a Portugal como líder mundial en la producción de pasta de papel derivada de la madera. La gran innovación de Altri, a partir de 2008, fue la de coger todo ese eucalipto que crece en los suelos menos fértiles del país, sobre todo en el Valle del Tajo, y convertirlo en el “oro verde” del que hablaba Paulo Fernandes. El pino que se usaba hasta ese momento para la fabricación de celulosa quedó claramente por detrás del eucalipto en términos de productividad y eficiencia.

Contaminación en el embalse de Abrantes / A. M

Contaminación en el embalse de Abrantes / A. M

El negocio es aún más redondo porque Altri no es sólo una empresa de producción de pasta de eucalipto. También es una empresa de gestión forestal, es decir, de monte de eucalipto. En total, se encarga de 84.000 hectáreas de terreno, de las cuales el 80% está ocupado por monocultivo de eucalipto. Y esto es sólo Altri. La otra gran productora, The Navigation Company, gestiona 120.000 hectáreas, el 73% de las cuáles es también monocultivo de eucalipto. 

La fórmula se repite en algunas regiones de España, sobre todo en Galicia. Según un estudio de Greenpeace de 2011, la superficie de eucalipto, sólo o en compañía de otros árboles, “se extiende por 396.344 hectáreas, el 28% de la superficie arbolada gallega”. Es la comunidad autónoma española con más superficie eucaliptal, a pesar de que, paradójicamente, en los últimos años se ha producido un ligero retroceso debido a los incendios que cada año castigan estas grandes superficies de monocultivos arbóreos.

En España, el eucalipto tampoco es una mera cuestión medioambiental. Según cuenta a CTXT Miguel Ángel Soto, responsable de la campaña de bosques de Greenpeace, “el grupo Ence, que tiene toda la sierra de Huelva y una parte de Sevilla llena de eucalipto, hasta encima del río Miño, la fábrica de Ence en Pontevedra, o Navia en Asturias, también del grupo Ence, y en Cantabria y hasta el País Vasco, prácticamente todos los fabricantes de pasta de papel de la Península Ibérica tienen eucalipto en propiedad para garantizar el suministro”. Cuando no pueden cubrir su demanda, compran a pequeños propietarios, contagiando sus necesidades de madera para celulosa al resto de titulares de los bosques. 

Por otro lado, los terrenos que gestionan estas empresas están exentos de muchos de los descuidos y defectos que hacen de los montes portugueses y españoles un paraíso para el fuego. Altri y The Navigation cuidan y limpian sus bosques para dejarlos libres de matorral o arbusto; son su gallina de los huevos de oro y la base de su sector, e incluso cuentan con una unidad propia para la prevención y el combate a los incendios, Afocelca. En ocasiones puede verse a efectivos de Afocelca trabajando codo a codo con Protección Civil para extinguir incendios en las postrimerías de los terrenos privados de las empresas, lo que evita su propagación. 

Contaminación en el embalse de Abrantes / A. M

Contaminación en el embalse de Abrantes / A. M

Luchar contra gigantes 

Arlindo Marques no va a tener una pelea fácil con Celtejo. Paulo Fernandes y su segundo al mando, Domingos José Vieira de Matos, son los principales accionistas y co-CEOs de las fábricas de celulosa Celtejo, Coima y Celbi, así como de su matriz, Altri, SGPS, S.A. También son los mayores accionistas de la empresa de medios Cofina, (englobada a su vez, como las anteriores, en Cofihold, SGPS, S.A.), que posee un poderoso grupo de medios de comunicación del país, como Correio da Manhã, el canal de televisión de éste, CMTV, el Jornal de Negócios, el diario de distribución gratuito Destak y las revistas Sábado y Máxima. En total, 5 periódicos, 4 revistas y un canal de televisión. 

La repoblación con monocultivo de eucalipto no sólo abarata costes en la producción de celulosa: también representa un negocio que sostiene a otro negocio, que sostiene a otro negocio, que sostiene a otro negocio, etcétera. Además, al menos en el caso de Altri, la producción propia de eucalipto sólo cubre un 25% de las necesidades de fabricación de celulosa. Por eso es previsible que el ciclo actual de expansión del eucalipto en Portugal y España, lejos de quebrarse, se mantenga o aumente: eso contribuiría a que el negocio del eucalipto, de la celulosa y sus derivados redujeran sus costes de forma exponencial. 

Ahora, este círculo empresarial está en peligro, y Arlindo Marques y proTEJO han tenido mucho que ver. Gracias a sus constantes denuncias, el gobierno de António Costa ha tenido que dejar de hacer oídos sordos y dedicar esfuerzos y dinero para averiguar qué está pasando en los ríos portugueses. El resultado ha sido que la Agência Portuguesa do Ambiente (APA) confirmó, en un informe publicado el 31 de enero, que las empresas de papel ubicadas en el río Tajo son las responsables de la contaminación descontrolada detectada en sus aguas. El informe de la APA confirmó que la concentración de fibras de celulosa que transporta el río a la altura de Abrantes, a menos de un centenar de kilómetros al sur de Vila Velha de Rodão, es 5.000 veces superior a lo normal.

En su litigio judicial contra Arlindo Marques, Celtejo no es la única que se juega “su buen nombre”. Hace tiempo que las empresas de celulosa están en la diana de ecologistas, pescadores locales, amantes de la naturaleza e incluso de algunos ayuntamientos situados a lo largo de los ríos en que se ubican estas empresas, y la situación se ha agravado en los últimos meses. En declaraciones a CTXT, Arlindo Marques señala que “a partir del día 24 del mes pasado (enero), hemos sufrido los peores momentos. Hubo una carga de contaminación extrema, no había esos registros desde 2015. Por ejemplo, en Abrantes la espuma blanca, que yo llamo “espuma de muerte”, era muy espesa, y las aguas estaban completamente negras”. El término “espuma de muerte” no es en absoluto exagerado. En algunos municipios, la temporada de pesca de algunas especies ha tenido que ser suspendida por la inexistencia absoluta de peces, o por la contaminación tan elevada de los pocos ejemplares que quedaban vivos.

Según Marques, “el ministro de Ambiente no tiene el coraje político de señalar directamente a Celtejo. Hay más empresas en el río, pero el problema está en Celtejo, porque ella manda la pasta ya en tubos a las otras dos empresas, que transforman la pasta en servilletas, rollos de papel higiénico, etc. Es en el proceso de la fabricación de pasta cuando se contamina”. 

Contaminación en el embalse de Abrantes / A. M

Contaminación en el embalse de Abrantes / A. M

ProTEJO también llevaba tiempo denunciando que, en 2016, el Gobierno luso subió el límite de CBO5/tSA (Carencia Bioquímica de Oxígeno) de 0’9kg a 2’5kg, precisamente para adaptarlo a las necesidades de Celtejo (hasta ese año el límite estaba en 0’9kg, pero como la asociación proTEJO comenzó a monitorizar el agua del río y a informar de los constantes incumplimientos por parte de la papelera, el Gobierno lo subió justo al nivel de la media anual de la empresa, que en aquel momento era de 2’5kg). Sin embargo, a pesar de esta ayuda por parte del Estado, Celtejo sigue incumpliendo su propia marca y algunos trimestres alcanza el 2’8kg de CBO5/tSA. Según revela Miguel Ángel Soto a CTXT, el CBO mide “la demanda de oxígeno, la capacidad de los ríos de albergar vida. Si toda la materia orgánica se llena de bacterias para descomponerse, se agota el oxígeno y todo lo que tenga que ver con la vida dependiente de oxígeno, también las plantas, se ven afectadas”.

“En la escala que se utiliza a nivel mundial para medir la existencia de peces en los ríos, el valor ideal es 10, el 8 es tolerable y el propio ministro de Ambiente, João Pedro Matos Fernandes, reconoció que el Tajo estaba en el nivel 1. En algunos países considerados tercermundistas, como Bangladesh, algunos ríos están en un nivel de 0,4. Lo que quiere decir que hubo una altura en que tuvimos un río muerto”, explica Arlindo Marques.

A pesar de las evidencias, Celtejo sigue volcado en defender su imagen, tanto de fabricante de pasta de papel como de gestora forestal. Y en esta campaña se encuadra su desmedido proceso contra Arlindo Marques, en la que no ha escatimado en gastos. El funcionario de prisiones tiene enfrente al prestigioso bufete de abogados Cuatrecasas. Beneficiario de varios contratos, algunos sin licitación, con el Banco de Portugal por más de 2,5 millones de euros, y con otras entidades públicas del país por valor de unos 5 millones, Cuatrecasas, Gonçalves Pereira S.L.P. ha puesto al frente del caso a abogados como João Regadas, que ya ha participado en operaciones multimillonarias con empresas privadas como Sonae o Alantra, y con instituciones públicas como la Câmara Municipal de Oporto, y José de Freitas, vice-presidente del Consejo de las Órdenes de Abogados Europeas (CCBE). 

Cañones contra pajaritos. Arlindo Marques asegura que “proTEJO me está dando todo el apoyo, y todos los ayuntamientos (a la vera del Tajo), Mação, Gavião, Nisa, Vila Franca de Xira, Abrantes…, todos han emitido votos de solidaridad conmigo. Ahora, soy yo el que tiene que poner el dinero para el abogado. Ahora estamos haciendo un crowfunding para ayudarme a costear el proceso. Cuando los abogados de Celtejo me pusieron la denuncia, yo tenía un plazo para contestar de un mes, y sólo esa contestación legal, sin la cual hubiera tenido que pagar 250.000 euros, me costó 1.500 euros”.

Ahora el caso ha tomado un giro inesperado, al haber aceptado el Tribunal Europeo la denuncia presentada por la asociación Movimento dos Pescadores contra Celtejo y el Estado portugués, a los que exigen 100 millones de euros en indemnizaciones por la contaminación en el Tajo. Según la asociación de pescadores, en 2012 había 1091 pescadores en el río Tajo, y hoy sólo quedan 46. Y la situación podría complicarse más, ya que las quejas de Arlindo Marques van aún más lejos: “Incluso he hablado con ganaderos cuyas ovejas ya no beben en el río, porque sienten que el agua no es buena. Un amigo mío encontró un día a sus 40 ovejas intentando beber del recipiente para el agua de su perro. Esta es una cuestión de salud pública”. Aunque Celtejo desistiera en su proceso contra Arlindo Marques, el Guardián del Tajo le espera un futuro judicial nada envidiable.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Daniel Toledo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí