1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Nueva condena a España por trato inhumano a dos etarras

El Tribunal de Estrasburgo rechaza las decisiones del Supremo y el Constitucional a favor de cuatro guardias civiles

Bonifacio de la Cuadra 20/02/2018

<p>Parking de la T4 del Aeropuerto de Barajas, días después del atentado de ETA el 30 de diciembre de 2006.</p>

Parking de la T4 del Aeropuerto de Barajas, días después del atentado de ETA el 30 de diciembre de 2006.

Sebastián García / Wikipedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

La reciente condena del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), con sede en Estrasburgo, al Estado español, por “trato inhumano y degradante” a los etarras Igor Portu y Mattin Sarasola, rechaza las decisiones tomadas por el Tribunal Supremo (TS) y el Tribunal Constitucional (TC) en favor de los cuatro guardias civiles condenados por la Audiencia Provincial de Gipuzkoa por torturas graves y lesiones. De los siete magistrados europeos que integran la sala –uno de ellos, el español Luis López Guerra–, tres sostienen que también se produjeron torturas.

A pesar del tiempo transcurrido desde que la Guardia Civil detuvo a Portu y Sarasola –el 6 de enero de 2008, en Mondragón (Gipuzkoa), como supuestos autores del atentado del 30 de diciembre de 2006, en un aparcamiento del madrileño aeropuerto de Barajas, con el resultado de dos muertos– la decisión del Tribunal de Estrasburgo supone un varapalo al Estado español, por vulnerar el obligado respeto de los derechos humanos de los acusados de delitos, por graves que estos sean. Tanto los guardias civiles que detuvieron a los dos etarras, como la fiscalía, encargada constitucionalmente de “promover la acción de la justicia”, y los jueces de administrarla, incumplieron sus respectivas obligaciones con los detenidos, según el TEDH.

La Audiencia Provincial de Gipuzkoa, que juzgó inicialmente los hechos, condenó en diciembre de 2010 a cuatro guardias civiles, por torturas graves y lesiones, a entre dos y cuatro años y medio de cárcel. Fundamentó la condena en que las lesiones sufridas por los dos etarras, según los forenses que las examinaron, no eran “compatibles con la dinámica expuesta por los agentes de la Guardia Civil”. Según estos, Portu y Sarasola se resistieron de forma violenta a la detención, por lo que fue necesario emplear la fuerza física. La Audiencia dio credibilidad a la versión de los etarras, avalada por el médico forense, que ordenó la hospitalización de Portu, quien pasó tres días en cuidados intensivos y otros cinco hospitalizado.

La Audiencia Provincial de Gipuzkoa, que juzgó inicialmente los hechos, condenó en diciembre de 2010 a cuatro guardias civiles, por torturas graves y lesiones, a entre dos y cuatro años y medio de cárcel

El siguiente episodio de esta historia se produjo casi un año después, cuando la Sala de lo Penal del TS revocó la condena a los cuatro guardias civiles. El TS fundamentó su decisión –al margen de lo dictaminado por los forenses– en que las denuncias de los etarras respondían a la estrategia de ETA para “deslegitimar al Estado opresor a través del acoso y derribo (…) a la Guardia Civil (…), cuerpo castigado por la banda”. El TS aseguró que las denuncias de torturas y malos tratos respondían a “instrucciones orgánicas de ETA, de cumplimiento imperativo”.

Etarras “insinceros”

Respecto a las lesiones sufridas por los denunciantes, el TS estimó que las explicaciones de los etarras eran “insinceras”, ya que buscaban anular el fallo de la Audiencia Nacional, que les condenó a 1.040 años de cárcel por el atentado a la T4 del aeropuerto de Barajas. El TS no solo anuló la sentencia condenatoria contra cuatro guardias civiles, sino que también recriminó a la Audiencia de Gipuzkoa porque no tuviera en cuenta “algunos elementos probatorios de descargo de indudable peso exculpatorio” (entre otros, que son habituales las denuncias de torturas de los etarras) y que sí estableciera, en cambio, “la prueba de cargo que, a su juicio, daba pie al dictado de una sentencia condenatoria”.

Entiéndase bien: el TS reprochaba a la Audiencia Provincial que fundamentara el fallo condenatorio en las pruebas que lo avalaban, como parece procedente según el artículo 120.3 de la Constitución, cuando establece que “las sentencias serán siempre motivadas”. La petición de amparo de los etarras al TC fue rechazada por el máximo intérprete de la Constitución, por lo que quedó expedita la vía del TEDH, cuya sentencia ha sido conocida el 13 de febrero de 2018.

El TEDH considera las lesiones sufridas por los dos etarras como “suficientemente demostradas” y que “no han sido negadas ni por el TS ni por el Gobierno español, así como que se produjeron cuando ambos demandantes “estaban en manos de la Guardia Civil”. Dado que “ni las autoridades nacionales ni el Gobierno han ofrecido ningún argumento convincente ni creíble que sirva para explicarlas o justificarlas”, la Sala del TEDH estima que “la responsabilidad por las lesiones descritas debe ser imputada al Estado”. 

El TEDH analiza la sentencia del TS y dice de ella que se limitó a descartar la versión de los etarras sin establecer si el recurso a la fuerza física por los agentes fue estrictamente necesario o proporcionado. Añade que estas omisiones impidieron a la jurisdicción española calibrar los hechos y circunstancias, como exige el Convenio Europeo de Derechos Humanos, suscrito por España. Su artículo 3 dice así: “Nadie podrá ser sometido a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes”. Y en la misma línea está el artículo 15 de nuestra Constitución: “Todos tienen derecho (…) a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a torturas ni a penas o tratos inhumanos o degradantes”.

Terrorismo y derechos humanos

¿Por qué la sentencia del Tribunal de Estrasburgo ha sido acogida por gran parte de la opinión publicada española como un ataque a la lucha contra el terrorismo, en lugar de como una valiosa colaboración europea a la defensa de los derechos humanos, que no supieron realizar los guardias civiles que detuvieron a los etarras, los jueces del TS que anularon la inicial condena y los magistrados del TC que negaron el amparo que ha otorgado el TEDH? 

sea cual sea la conducta delictiva, al Estado le corresponde impedir que NADIE, en NINGÚN CASO, sea torturado o tratado inhumanamente. El TEDH ha condenado al Estado español 11 veces por malos tratos a los detenidos

Tertulianos de la radio y la televisión pública española y algunos juristas con vitola de expertos han tratado de comparar las lesiones policiales producidas a los dos etarras con las muertes perpetradas por ellos, según la sentencia de la Audiencia Nacional que les mantiene en prisión. Olvidan que, sea cual sea la conducta delictiva, al Estado le corresponde impedir que NADIE, en NINGÚN CASO, sea torturado o tratado inhumanamente. El TEDH ha condenado al Estado español 11 veces por malos tratos a los detenidos (9 de ellos de ETA) o por no investigar como es debido las denuncias.

Respecto a la última condena del TEDH por estos motivos, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, en lugar de pedir disculpas por el anormal funcionamiento del Estado en materia de derechos humanos y comprometerse a enmendar la conducta, ha resaltado que la condena no ha sido por torturas (silenciando el voto particular de tres de los siete magistrados, que consideran que sí) y que la indemnización impuesta por el TEDH al Estado español de 30.000 y 20.000 euros para Portu y Sarasola, respectivamente, se la ahorrará el Estado condenado, porque se descontará de lo que los terroristas le deben.

Resulta lamentable que quienes invocan la Constitución y las sacrosantas leyes, así como las instituciones del Estado (policía, fiscalía, magistratura, TS, TC...) para imponerlas a los demás, miren para otro lado cada vez que el TEDH les saca tarjeta roja, en aplicación de las propias normas democráticas españolas y europeas. 

Son inolvidables las figuras de Gregorio Peces-Barba, Francisco Rubio Llorente, Juan María Bandrés, Jordi Solé Tura y tantos otros que se esforzaron en establecer unos derechos humanos que los políticos y juristas actuales respetan poco, e incluso las nuevas formaciones evalúan si les interesa defenderlos, según la rentabilidad electoral que suponga, que no suele ser mucha, a pesar de ser esenciales en una democracia. 

Uno recuerda la posición de Felipe González, pocos años después de su aplastante victoria electoral de 1982, los días 22 y 23 de febrero de 1985, en el seminario del monasterio madrileño de El Paular, junto a tres ministros de su Gobierno y una treintena de periodistas, todos en régimen interno. En uno de los debates, tras defender la seguridad sobre la libertad, a pesar de la prioridad constitucional de esta última, el flamante presidente del Gobierno reconoció su obligación de “combatir los malos tratos y que cada vez sean más excepcionales”, si bien aseguró que “se producen en todos los países del mundo”. Y defendió también que, para luchar contra el terrorismo, “es imprescindible alguna excepcionalidad en el tratamiento”. Fue muy sincero.

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ningures

    También habría que mencionar que España se incorporó en 1979, bastante más tarde que la mayoría de países de Europa Occidental, lo que hace la comparación con otros países bastante menos espectacular.

    Hace 3 años 9 meses

  2. fer

    España se coloca históricamente, con 103 condenas, entre los países menos sancionados por el TEDH, muy lejos de las 2.988 de Turquía, las 2.127 de Rusia, las 1.819 de Italia, las 958 de Polonia, las 728 de Francia, las 864 de Grecia, las 314 del Reino Unido. Leyendo el articulo parece OTRA COSA. En definitiva los criterios cambian desde el que toca la mierda hasta el que solo la huele.

    Hace 3 años 9 meses

  3. Alonso Quijano

    Silogismo del comentario titulado "que te importa": "el terrorista no tiene derechos legales" "la justicia no puede ser igual para todos" "ni tampoco el Estado de Derecho" Decía Gandhi que un pais donde la justicia es del "ojo por ojo" al cabo de un tiempo "todos ciegos" La civilización se diferencia del estado de barbarie en que en aquella se respetan los derechos fundamentales de todos los individuos entre los cuales está la prohibicion de torturas o tratos inhumanos o degradantes. En este caso la condena es por mala praxis judicial del Supremo y del Constitucional opuesta a este derecho. Antonio Machado: "En España nueve embisten y uno piensa". No funcionamos con las "neuronas" sino con las hormonas", cuanto trecho queda aun por recorrer para que la civilización cale en la "cepa hispana".

    Hace 3 años 9 meses

  4. Que te importa

    Y los muertos de la T4 no fueron tratados, digo yo, un poquito fuera de los limites de los derechos humanos? ojala los hubieran matado en comisaria a los etarras cobardes y asesinos de seres humanos.

    Hace 3 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí