1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Las “revoluciones del 68”

De las soberanías reivindicadas a las soberanías perdidas

José Antonio Pérez Tapias 18/02/2018

<p>Tanquetas en el Zócalo de México el 28 de agosto de 1968</p>

Tanquetas en el Zócalo de México el 28 de agosto de 1968

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Los acontecimientos que jalonaron el año 1968 expresaban, y no por casual coincidencia, que la trayectoria de la modernidad, aparentemente recompuesta tras la II Guerra Mundial y la derrota del nazismo, entraba en una nueva etapa que iría a desembocar, como sabemos a posteriori, en la crisis de la modernidad en la que estamos inmersos. Mayo del 68 en Francia destaca como acontecimiento constituido en referencia primordial, pero otros muchos le acompañaron: Primavera de Praga, revueltas en Berlín, eclosión cultural alternativa en Berkeley –a la par que ganaban fuerza en EE.UU. las manifestaciones contra la guerra de Vietnam–, Movimiento de los derechos civiles y asesinato de Luther King, matanza en Plaza de la Tres Culturas en México y hasta la Conferencia Episcopal Latinoamericana de Medellín, como momento especialmente álgido para la teología de la Liberación… Son acontecimientos que supusieron hitos que desbordaron sus contextos inmediatos. Si, además, junto a ellos señalamos el Congreso Cultural de la Habana en el mismo 1968, así como otros acontecimientos relevantes, sea antes, como la Guerra de los Seis Días en 1967 –activando para décadas los conflictos en Oriente Medio–, sea después, como la conformación de la Unidad Popular en Chile, que en 1971 llevaría a Salvador Allende a la presidencia –para ser derrocado y asesinado por el golpe de Pinochet, frenando más allá de Chile los intentos de “revolución democrática”–, tenemos un cuadro bastante completo de hechos y procesos cuyas consecuencias llegan hasta nosotros hoy, cincuenta años después.

Los hechos reseñados y los procesos en que se enmarcaban comportaron la experiencia de que la lógica del poder derivaba –también en Estados democráticos– hacia modos autoritarios, así como la constatación de las graves contradicciones que encerraban los modelos de “desarrollo” de la época, tanto por el lado capitalista como por el comunista –quedaban más de veinte años de Guerra Fría. A la crítica de un economicismo ciego le acompañó, pues, la crítica a unas estructuras de poder que asfixiaban las vidas de los individuos. Ambos vectores pueden considerarse denominador común en situaciones muy diversas. Así era en el caso, por ejemplo, de la democracia con partidos anquilosados y con sindicatos un tanto paralizados en medio de circunstancias nuevas, incapaces de ofrecer ya entonces alternativas a problemáticas inéditas y, sobre todo, a demandas de una ciudadanía que formulaba nuevas exigencias, ya de participación democrática, ya de nuevas políticas encaminadas a “cambiar la vida”, como Rimbaud puso sobre el horizonte tiempo atrás. Lemas que quedaron impresos en las calles de París,  como “la imaginación al poder” o la invitación a pedir lo imposible, ya que bajo los adoquines asomaba la playa de una utopía libre de mediatizaciones ya padecidas, fueron exponente de una nueva manera de situarse ante lo político. Las mismas propuestas de modos alternativos de vida, como los emergentes en los campus californianos, eran señalizaciones apuntando más allá del capitalismo consumista. El ansia de dejar atrás un socialismo burocrático en el que no cabían objetivos de emancipación, y menos bajo la bota soviética, señalaba desde la antigua Checoslovaquia el camino en busca de ese sueño que se cifró en un “socialismo de rostro humano”.

Los hechos reseñados y los procesos en que se enmarcaban comportaron la experiencia de que la lógica del poder derivaba hacia modos autoritarios

En lugares donde las estructuras estatales, a pesar de la retórica oficial, no dejaban de ser instrumento y cauce de dominio oligárquico, una democratización efectiva del poder pasó a ser el objetivo de reivindicaciones valientemente planteadas, y que en muchos casos, como en México, costaron vidas entre quienes las llevaron adelante. Al filo de los procesos de descolonización en marcha o llegando a su culmen, en sociedades sometidas, a pesar de su independencia política, a nuevas formas de dependencias neocoloniales, se dieron reeditadas opresiones que motivaron movimientos revolucionarios, en muchos casos de lucha armada. Y como apuntamos, iglesias atascadas en una religiosidad alienante también desbrozaban caminos de imbricación en las realidades sociales y de inserción en procesos en los que fraguaba una nueva conciencia de pueblo para, desde ahí, acometer una evangelización más coherente y comprometida.

Desde todos esos contextos, en definitiva, se configuraron corrientes encaminadas a formas de transformación social, con el acento puesto, como después lo formulara Foucault, en nuevos procesos de subjetivación y, por tanto, de construcción de identidades. Las críticas del etnocentrismo, del olvido del cuerpo, de la marginación del otro, de la razón instrumental, del patriarcado, del progreso…, se abrieron paso, incluso de la mano de la crítica a un humanismo atrapado en los mecanismos ideológicos o deudor de una metafísica insostenible –cuestión ya planteada anteriormente por Heidegger, aunque fuera desde su poltrona eurocéntrica.  Un pensamiento en el que Nietzsche, desplazando a Marx, pasaría a ocupar un lugar clave, adelantando las reflexiones del tiempo que se entendería como postmodernidad, ganó espacio en el panorama filosófico acogiendo no sólo la crítica del poder, sino además de las pretendidas fuentes de autoridad que antaño suministraron legitimación a valores morales percibidos como periclitados. El “prohibido prohibir” fue el enunciado callejero de esa crítica a la autoridad sobre la que algunos, como Luc Ferry, llamaron la atención, la cual preparaba el terreno para lo que al cabo Gilles Lipovetsky diagnosticaría como “ética indolora”. No surtió todo el efecto pretendido el agudo análisis de Marcuse sobre la falsa ilusión que siguió portando la “tolerancia represiva”.  

Cuando actualmente una mirada atenta al balance de logros y fracasos a partir de aquellos acontecimientos de hace cinco décadas quiere ver el rastro de lo que ellos desencadenaron, se encuentra con un reguero de consecuencias entrelazadas en las que se mezclan lo positivo y lo negativo, con la especial circunstancia de que ha sido el transcurrir del tiempo lo que, a pesar de lo conseguido, ha añadido una sensación de fracaso en muchos respectos. La democracia no hemos logrado profundizarla como se quería, el capitalismo no ha sido domesticado, el socialismo burocrático –el que en su densidad fáctica se llamó “socialismo real”, para cuya reconducción llegó tarde la perestroika de Gorbachov– se derrumbó sin alcanzar el pretendido rostro humano, las batallas anticoloniales no han ganado la guerra contra el neocolonialismo, los Estados de corte oligárquico han pasado en muchos casos a quedar fuertemente lastrados por la corrupción, cuando no carcomidos por el narcopoder. Y las iglesias, que el Dios que invocan las ampare, se han visto y se ven perdidas entre la incapacidad para hacer llegar su propuesta de sentido y las derivas fundamentalistas o integristas a las que las han llevado sus tendencias conservadoras.

Desde el vórtice de la crisis de la modernidad, cuando ésta se agrava en medio de la misma globalización que con su lógica se ha impulsado sobre la dinámica capitalista y con la base tecnoeconómica reforzada por la revolución informacional –el desarrollo tecnológico es el que no ha decaído, aunque sea al precio de poner en peligro los mínimos del equilibrio ecológico–, podemos pensar dicha crisis siguiendo diversos hilos argumentales que, en lo que tiene que ver con procesos de las últimas décadas, están muy vinculados a las “revoluciones del 68” –nos permitimos llamarlas así aun a sabiendas de que el rótulo es excesivo, por más que desencadenaran cambios decisivos en medio de sus ambigüedades–, a sus logros y a sus fracasos. Entre unos y otros no hay que olvidar los movimientos sociales a través de los cuales se han articulado las resistencias y anhelos de transformación social, desde el movimiento pacifista al ecologista, para situar en las luchas feministas por la igualdad uno de los frentes de cambio social más activos e intensos.

La democracia no hemos logrado profundizarla como se quería, el capitalismo no ha sido domesticado, el socialismo burocrático se derrumbó sin alcanzar el pretendido rostro humano

Es obligado subrayar cómo todo ello se modula de singular manera en sociedades que, habiendo quedado ubicadas en una posición periférica –España, entre ellas, a pesar del pasado imperial de la Monarquía hispánica, aunque también debido a él, dado lo que fue su decadencia–, no alcanzaron una modernidad que en ellas tuviera el despliegue rotundo que tuvo en otras. Por eso, las respuestas a la crisis de la modernidad que desde 1968 se anticipan cabe apreciarlas en clave de “transmodernidad”, como desde América Latina enfatiza Dussel, implicando una peculiar modulación no sólo de los movimientos epocales reseñados, sino de los mismos procesos de democratización de las estructuras políticas propias. Por lo que se refiere a España, los ímpetus sesentayochistas nos llegaron con la misma transición de la dictadura a la democracia, pues en el 68 el régimen franquista seguía con toda su carga represiva –siendo, por otra parte, ese mismo año cuando se produjo la primera víctima expresamente buscada en atentado de ETA -.

Si la crítica a un poder como dominio reticularmente extendido por la sociedad y a un modelo económico-político desarrollista, vinculado a ese capitalismo que se expandiría despiadadamente bajo cobertura ideológica neoliberal, fue factor dinamizador de la nueva política que se buscaba, ahora también descubrimos, con mirada retrospectiva desde nuestro ahora, que en los diferentes procesos tras otras políticas, con el acento puesto en la conquista de nuevos derechos, ha estado presente la búsqueda de diferentes formas de soberanía, individual y colectiva, tanto en la existencia de las personas como en la vida de los pueblos. El caso es que el trayecto recorrido ha sido en gran parte desde las soberanías reivindicadas a las soberanías perdidas, como indicó Luigi Ferrajoli al levantar acta de ello con su denuncia de los “poderes salvajes”.

¿Cabe hablar de soberanía, en sentido político y en sentido ético, habida cuenta de las realidades fácticas en las que estamos, con sus presupuestos ontológicos y sus implicaciones antropológicas, desde los procesos de subjetivación del presente? ¿Qué sujeto se cuestionó y emergió en torno al 68, y cuál encontramos hoy? ¿Por qué y para qué seguir reconociéndonos como sujetos (en algún modo soberanos, si cabe)? ¿Es pertinente plantear “praxis” de emancipación desde los sujetos que somos, como se atreve a decir un filósofo como Žižek, teniendo en cuenta ese estado de “liquidez” de nuestro mundo, tal cual lo ha diagnosticado el sociólogo Bauman, en el que todo lo ahoga el cinismo cultural que nos invade? Preguntas como éstas, y otras muchas, son las que el balance de cincuenta años desde las “revoluciones del 68” nos invita a hacernos.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí