1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El sexismo y las azafatas deportivas

La Fórmula 1 sustituirá a las azafatas de parrilla por niños la próxima temporada. ¿Una medida eficaz contra el sexismo?

Ricardo Uribarri 14/02/2018

<p>Azafatas de Fórmula 1 desfilando por la pista.</p>

Azafatas de Fórmula 1 desfilando por la pista.

Mark McArdle (Flickr)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

Entregar el trofeo al deportista  victorioso, alegrar la vista al espectador con sugerentes bailes en los descansos de los partidos, pasear por el ring de forma insinuante con un cartel para anunciar el siguiente asalto, o hacer promoción de una marca con atuendos muy provocativos mientras le quita el sol con un paraguas a un piloto. Ese es el papel que le han reservado durante muchos años a la mujer en competiciones masculinas de ciclismo, baloncesto, boxeo o motor.  Utilizar su imagen para honrar al ganador o como vía para hacer más atractivo el producto y conseguir más audiencia. Una costumbre que los nuevos responsables de la Fórmula 1 han decidido eliminar a partir de esta próxima temporada “al no encajar con nuestros valores y no ser compatible con las normas sociales actuales”. El debate está servido entre los que apoyan este tipo de medidas y los que defienden que esta actividad es un trabajo como otro cualquiera.

 la presencia de las grid girls ya no es apropiada o relevante para la F-1 y sus aficionados,según Liberty, propietaria de la competición

12 de abril de 2015. En la entrega de premios del Gran Premio de Shanghai, el británico Lewis Hamilton, ganador de la prueba, dirige sin piedad el contenido de la botella de champagne a la cara de la azafata que tiene a su lado en el podio, un gesto que recibió numerosas críticas. “Simplemente me dijeron que estuviera quieta”, afirmó después la chica. Una escena así ya no se verá a partir del próximo 25 de marzo, cuando dé comienzo en Australia una nueva temporada de Fórmula 1. Y en la parrilla de salida ya no habrá atractivas mujeres junto a los bólidos, sino niños elegidos de entre los clubes de automovilismo locales. La empresa norteamericana Liberty, que hace un  año compró los derechos de la competición, explica que “en los últimos meses hemos analizado una serie de áreas que sentimos que era necesario actualizar para estar más en sintonía con nuestra visión de este gran deporte”, llegando a la conclusión de que la presencia de las grid girls (como se las conoce en el sector) “ya no es apropiada o relevante para la F-1 y sus aficionados, los antiguos y los nuevos, en todo el mundo”.

La competición reina del automovilismo sigue así los pasos de otros eventos deportivos que ya habían acordado medidas similares  en los últimos tiempos. Entre ellos están el Mundial de Resistencia, que incluye pruebas tan emblemáticas como las 24 horas de Le Mans, el Circuito Mundial de Dardos o diferentes carreras ciclistas, como el Tour Down Under, que se celebra en Adelaida (Australia), donde se prescindió de las azafatas porque “no tenía mucho sentido que el Gobierno pagara esta actividad al tiempo que financia tratamientos psicológicos para ayudar a las chicas jóvenes con trastornos provocados por su imagen", según el ministro laborista de Australia del Sur, Leon Bignell. En España, la Volta a Catalunya, la Vuelta al País Vasco o la Vuelta a Mallorca han tomado la misma decisión.

Sin embargo, los organizadores de otras competiciones, como el Mundial de Motociclismo, no están por la labor. Carmelo Ezpeleta, responsable de Dorna, la empresa que gestiona sus derechos, dejó claro en el diario AS que van a seguir contando con las paddock girls porque “en ningún país está prohibido ni se indica que el género pueda ser una razón para no realizar un trabajo. Además, el personal siempre tiene que cumplir las leyes del país donde se celebra la carrera”. El Tour de Francia y el Giro de Italia mantienen la tradición de que las azafatas besen a los vencedores de etapa y le entreguen el ramo de flores.

La Vuelta a España decidió el año pasado eliminar los besos femeninos en el podio y repartir entre chicas y chicos las labores protocolarias en la entrega de maillots. Algunos ciclistas apoyaron la decisión de dejar de emplear a mujeres para estas tareas. Uno de los más contundentes fue Mikel Landa, que declaró que “las azafatas en los podios sobran, es como tratarlas como objetos, infravalolarlas”. Aún se recuerda como el eslovaco Peter Sagan le tocó el culo a una azafata en el podio de la Vuelta a Flandes de 2013. “Fue una broma” esgrimió como justificación a la hora de pedir disculpas.

varias azafatas del último torneo de tenis Conde de Godó se vieron obligadas a vestir minifalda y manga corta con temperaturas inferiores a diez grados

Hace unas semanas se conoció que la Inspección de Trabajo de la Generalitat de Catalunya ha propuesto que la agencia Tote Vignau y a la empresa Schweppes paguen una sanción de 25.000 euros cada una a raíz del episodio que vivieron varias azafatas en el pasado torneo de tenis Conde de Godó, cuando con temperaturas inferiores a diez grados, se vieron obligadas a vestir minifalda y manga corta, lo que provocó que alguna cayera enferma. Ellas pidieron que les dieran ropa de más abrigo pero no les hicieron caso. El sindicato UGT denunció el caso y la Inspección decidió resolver el expediente con esta propuesta por "asedio discriminatorio por razón de sexo en el trabajo". El departamento de Trabajo de la Generalitat será quien decida finalmente sobre la propuesta de sanción.

La tarea de realizar políticas de igualdad y de luchar contra la desigualdad en materia de género le compete a nivel estatal al Instituto de la Mujer y para la igualdad de Oportunidades, cuya directora es Lucía del Carmen Cerón. Sobre la medida tomada por los responsables de Fórmula Uno responde a CTXT que “me parecen positivas todas aquellas decisiones que contribuyan a eliminar las situaciones en las que las mujeres son utilizadas exclusivamente como un reclamo o un objeto sexual, por lo que supone de cosificación. Esta cosificación contribuye a reforzar la discriminación de género. Las mujeres no son valoradas por su actividad profesional, sino solo como un adorno, como un complemento decorativo del mundo masculino. En el ámbito de las competiciones deportivas ha sido tradicional esta práctica, en distintos grados; el problema no es tanto que se contrate a personas para dar apoyo a la organización o construir una imagen de marca, que pueden ser hombres o mujeres, como utilizar esta estrategia explotando el físico femenino a través de las actitudes, la vestimenta o reforzando modelos estándar de belleza”.

Cerón deja claro que el trabajo de azafata es tan respetable como cualquier otro. El problema es el uso que le dan muchas veces las empresas. “Las azafatas están presentes en todo tipo de eventos, deportivos o no, y su papel difiere mucho de unos casos a otros. Al hablar de una actividad denigrante no se hace referencia directa a las mujeres que realizan este trabajo de forma profesional. Pero la excesiva reiteración de esta práctica, cuando las organizaciones las utilizan solo como un mero objeto sexual, sí es denigrante para la imagen colectiva de las mujeres porque no se las valora como sujetos ni por su actividad, sino solo por su apariencia. Además, esta utilización como objetos sexuales tiende a fomentar las actitudes machistas en su entorno de trabajo, a generar situaciones incómodas o abusivas por parte de cierto tipo de individuos. Y es algo que debe tenerse muy en cuenta”.

Cabe preguntarse qué medidas puede tomar un organismo como el Instituto de la Mujer para evitar estas prácticas. ¿Deberían prohibirse? La directora opina que “cualquier prohibición generalizada podría ser un exceso. Pero desde luego estamos vigilantes y cuando lo consideramos un caso claro de cosificación o trato vejatorio actuamos con los instrumentos legales a nuestra disposición. Sí invitamos a las entidades organizadoras de este tipo de eventos deportivos a realizar una reflexión, como ha hecho la Fórmula 1. A que valoren si en la sociedad actual, donde el papel de las mujeres es cada vez más relevante y tienen una participación activa cada vez mayor, tiene algún sentido reducirlas a ser un adorno o un reclamo. Tienen que ser conscientes de que las mujeres también practican deporte, con un éxito creciente, y son parte del público aficionado, y con estas prácticas trasnochadas parece que se les está diciendo que no tienen lugar en esos espacios; que están pensados solo por y para los hombres”.

Hay mujeres que han realizado estas tareas que lamentan que les dejen sin la posibilidad de lograr unos ingresos que pueden rondar los 320 euros por un fin de semana

Hay mujeres que han realizado estas tareas de azafatas en las parrillas de salida de las competiciones de motor que lamentan que les dejen sin la posibilidad de lograr unos ingresos, que pueden rondar los 320 euros por un fin de semana. Defienden su derecho a ejercer una actividad que ellas mismas han elegido libremente. Lucía del Carmen Cerón responde que  “no creo que estas consideraciones tengan que tener como consecuencia que no haya puestos de trabajo para estas profesionales en estos eventos. Simplemente se trata de darles otra representación, de que su participación tenga otro enfoque. Sus funciones pueden verse modificadas y seguro que pueden aportar valor al desarrollo de los eventos. Además de que pueden ser compartidas tanto por hombres como por mujeres. Vuelvo a reiterar que la actividad de azafata o azafato es necesaria en muchos eventos como apoyo, para recibir, acompañar, informar, asistir… y para eso no hace falta imponerles lucir determinado tipo de vestimenta ni que se explote su físico”.

Vicky Valdazo es la responsable de la agencia Grandes Rasgos, que lleva muchos años proporcionando azafatas a Dorna para los espacios VIP en los Grandes Premios de Motociclismo y también a escuderías y empresas para otro tipo de funciones en las carreras, entre las que están las de acompañar a los pilotos en la parrilla. “El problema es que están vulgarizando todo el sector cuando la labor de una azafata es profesional y muy amplia --explica a CTXT--. Yo estoy de acuerdo en que hay muchos uniformes que resultan ordinarios y por ello, en mi caso, siempre pido al cliente verlos de forma previa porque hay algunos que no quiero que se los pongan las chicas. Es cierto que en algunos eventos deportivos relacionados con el motor hay marcas que intentan poner indumentarias más llamativas para hacerse notar más. Y piensan que así van a publicitarse mejor”.

Hay quien tiene claro que mientras no haya deportistas femeninas alzando trofeos y siendo besadas por dos chicos atractivos, no hay dudas: estamos ante una situación sexista

Valdazo considera que las chicas que aceptan ponerse una ropa provocativa para realizar estas tareas son responsables últimas de esta situación, pero defiende su libertad para elegir. “Teniendo en cuenta que las chicas son mayores de edad, tienen ya capacidad para elegir lo que quieren hacer en cada momento, lo que quieren ponerse y lo que no. Y es tan respetable el decir ‘me lo quiero poner’ como ‘no me lo quiero poner’. Es una decisión de una persona adulta. Estamos hablando de un trabajo, no estamos hablando de nada más, y el que lo quiera ver con ojos más sucios será porque tiene la mente sucia. A mí no me gusta esa imagen de vulgaridad, pero que sea vulgar no quiere decir que sea malo. Si creo que sería bueno que hubiera unos límites mínimos que cumplir para los uniformes”.

Entre las definiciones de la palabra sexismo está la de “aquellas actitudes que promueven estereotipos de roles sociales establecidos en las diferencias sexuales”.  Y hay quien tiene claro que mientras no ocurra lo contrario a lo que estamos acostumbrados a ver, es decir, que haya deportistas femeninas alzando trofeos y siendo besadas por dos chicos atractivos o a hombres vestidos con ropa ajustada sosteniendo un paraguas sobre mujeres piloto, no hay dudas: estamos ante una situación sexista. Una realidad que algunos organizadores de eventos deportivos han entendido que no es de recibo mantener. Otros no lo ven así, pero quizá después del debate generado tomen medidas para, al menos, limitar esa exposición femenina y ofrecer una imagen distinta. Claro que, ya puestos a defender el papel de la mujer en la sociedad actual, cabría preguntar a los mandatarios de la Fórmula 1 por qué no dan un paso más definitivo: el de renunciar a organizar pruebas en países como Bahrein o Abu Dabi, donde muchos derechos de las mujeres sí que brillan por su ausencia.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí