1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANÁLISIS

La destrucción de la Universidad francesa: segundo acto

Macron impone a marchas forzadas un sistema opaco de acceso a la enseñanza superior que pone en cuestión la igualdad de oportunidades para los estudiantes de bachillerato

Mercedes Yusta 31/01/2018

<p>Entrada del Liceo Henri IV de París, prestigiosa escuela secundaria con grandes resultados en los procesos de selección para escuelas de alto nivel (G<em>randes Ecolés).</em></p>

Entrada del Liceo Henri IV de París, prestigiosa escuela secundaria con grandes resultados en los procesos de selección para escuelas de alto nivel (Grandes Ecolés).

WIKIMEDIA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

En 2015 aparecía La destruction de l’Université française, un premonitorio libro de Christophe Granger, profesor de Historia en la Universidad París I, que anunciaba la catástrofe a la que se precipitaban las universidades públicas francesas a causa de las reformas iniciadas bajo la presidencia de Nicolas Sarkozy, cuyo objetivo final sería poner la Universidad al servicio de la mercantilización del saber en un contexto neoliberal. Estas reformas se concretaron en una supuesta autonomía cuya traducción inmediata ha sido la paulatina retirada financiera del Estado y la penuria organizada de las universidades públicas. 

En 2018, la reforma impuesta a marchas forzadas por el gobierno de Emmanuel Macron, que afecta al acceso a la Universidad (en particular al Baccalauréat, la prueba que abre las puertas de la enseñanza superior en Francia), parece confirmar algunas de las premoniciones más siniestras anunciadas por Granger. Esta reforma, en efecto, pone en cuestión algunos de los pilares fundamentales de la Universidad pública francesa: el acceso garantizado a la enseñanza superior para quien haya superado las pruebas del Baccalauréat (el Bac, en el lenguaje corriente) y la igualdad de oportunidades para todos los bacheliers, sea cual sea su estatus socio-económico, su sexo o su origen. 

Con la reforma, que las Universidades tendrán que poner en práctica antes de que la ley sea votada en el Parlamento, las formaciones universitarias deben clasificar las demandas de inscripción de los estudiantes en función de criterios subjetivos. Como el texto del proyecto de ley prohíbe explícitamente catalogar a los estudiantes por sus resultados –hace años que el Bac no influye en las candidaturas de los estudiantes, ya que se dan a conocer después de que éstos hayan hecho sus preinscripciones universitarias–, la arbitrariedad y la confusión reinan con respecto a los criterios por los cuales un estudiante se verá admitido o puesto en lista de espera en el grado de su elección. Por no hablar de las cuestiones prácticas: ¿qué garantías de equidad tendrá el examen de 700.000 candidaturas (hay alrededor de 70.000 bacheliers en Francia, y cada uno puede presentar 10 candidaturas) por parte de unos profesores universitarios ya desbordados por otras tareas en la misma época del año, y en base a criterios tan subjetivos como “el gusto por la lectura” o “la capacidad de trabajar en autonomía?”

La reforma del acceso a la Universidad es un problema recurrente para un sistema educativo francés caracterizado por la reproducción de las desigualdades y por la existencia de una enseñanza superior a dos velocidades. Por un lado, el sistema elitista de las Grandes Écoles, creadas por Napoleón para producir y reproducir las élites políticas y tecnocráticas de la Nación. Grandes Écoles prestigiosas, cuyos diplomas garantizan casi inmediatamente un puesto de trabajo en la empresa o en la administración, a las que se entra por un examen de acceso y cuyos derechos de inscripción cuestan una fortuna (hasta 40.000 euros al año en algunos casos). Pero, sobre todo, Grandes Écoles financiadas en parte por el Estado que también sufraga (con cantidades por estudiante mucho más importantes que en el caso de la Universidad) las “clases preparatorias”; en determinados institutos públicos preparan a los mejores alumnos paro los duros exámenes de acceso. Y frente a este sistema, que en gran medida se encarga de la reproducción de las élites, una Universidad pública pauperizada y masificada, sometida desde 2007 a una batería de reformas tras otra, que sin embargo produce la parte más significativa de la investigación del país y a la que además se pide que integre en el mercado laboral a las masas de jóvenes que no han tenido acceso a las formaciones más elitistas.

Otra aberración del sistema de enseñanza superior francés es el hecho de que las formaciones cortas orientadas al mundo profesional (el Bachillerato Técnico Superior o BTS o los Institutos Universitarios de Tecnología), en origen destinadas a los alumnos con el proyecto de entrar rápidamente en el mercado laboral, son en la práctica copadas por los alumnos del bac général, con mejores resultados escolares y proyectos profesionales a menudo más definidos, gracias a un medio familiar y socioeconómico con mejor acceso a la información. Así, muchos bac pro, como se les llama algo despectivamente, se ven obligados a llamar a las puertas de una Universidad en la que, a menudo, se sienten totalmente perdidos y que no responde ni a sus necesidades ni a su nivel de formación. 

Muchos de ellos se inscriben por defecto en formaciones que piensan que les prepararán, al menos en parte, para su futuro laboral: los encontramos a menudo en las facultades de Lenguas, en las que se matriculan con la esperanza de poder reinvertir el conocimiento de una lengua extranjera en un más que probable proyecto de reorientación de estudios. Muchos de estos estudiantes son los que engrosan las cifras de fracaso y abandono de estudios que el Ministerio exhibe como una de las principales razones de la reforma. Otra razón sería el supuesto mal funcionamiento de la anterior plataforma informática de acceso, llamada APB, cuya imposibilidad de satisfacer las demandas en determinadas formaciones (como Medicina o Ciencias del Deporte, muy solicitadas) habría obligado al Ministerio a recurrir al escandaloso procedimiento del sorteo para seleccionar a los candidatos.

La reforma propuesta por el Gobierno no sólo no evita sino que profundiza los problemas recurrentes del acceso a la Universidad pública, que en realidad tienen que ver con la carencia crónica de plazas en determinadas formaciones universitarias y con la ausencia de posibilidades reales de integrar los estudios de su elección que sufren los estudiantes menos favorecidos. Si preguntamos a mis estudiantes del Grado de Hispánicas en una Universidad situada en una de las zonas más desfavorecidas de Francia si están allí por vocación o porque no han podido integrar otro tipo de formación, más acorde con sus aspiraciones de formación y de inserción profesional, la segunda respuesta sería abrumadoramente mayoritaria. 

En definitiva, si bien la palabra “selección” no aparece en ningún momento en el lenguaje gubernamental, para todos los actores (docentes, estudiantes y familias) está claro que esa es la cuestión que está en el corazón mismo de la reforma. También lo está en el caso de los proyectos de reforma del bachillerato que permiten a los centros modular su oferta educativa. El instituto “a la carta” consagraría definitivamente las disparidades entre los territorios: no tiene nada que ver haber crecido en el centro de París, a la sombra de liceos prestigiosos como el  Henri IV, que en Seine Saint-Denis, en la banlieue parisina.  

A su vez, esas disparidades entre institutos podrían llevar a ciertas universidades a la tentación de apartar de entrada a los estudiantes procedentes de los lycées con peor reputación, lo que a su vez alejaría definitivamente de estos establecimientos a las familias de clase media y acentuaría su condición de ghettos. Es decir, que en un sistema opaco en el que los criterios de admisión en la enseñanza superior no están claramente definidos, será principalmente el origen geográfico y social el determinante a la hora de encontrar una plaza en la formación universitaria deseada. De este modo, la reforma del acceso a la Universidad puede convertirse rápidamente en un sistema extremadamente cerrado de reproducción de las élites, cosa que ya ocurre de forma abrumadora en el caso de las Grandes Écoles

No deja de ser paradójico que esta reforma se imponga a marchas forzadas, empujando a las universidades a la aplicación de una ley que aún no ha sido votada en el Parlamento, cuando se cumplen 50 años de una revolución que partió de las aulas de las grandes Universidades parisinas para denunciar su clasismo, su rigidez y su elitismo. Pero quizá no sea una casualidad.

--------------------------------

Mercedes Yusta es catedrática de Historia contemporánea de España en la Universidad París 8.

Autora >

Mercedes Yusta

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. François Godicheau

    Muy claro y completo Mercedes, muchas gracias por hacer obra informativa asi (estoy pensando en particular a los colegas que muchas veces no toman la medida de la degradacion _si solo fuera eso! ojala!_ de la universidad francesa). Si me puedo permitir algo "peor": en la universidad se trata de revertir el movimiento que empezo hace 50 años. En la sociedad en general, se trata de borrar todas las conquistas sociales de la posguerra y buena parte de las de 1936, y ademas lo han dicho en varias ocasiones. En este contexto, uno de los riesgos es quedar chocados e incapaces de reaccionar, siquiera de hablar, por la verdadera blitzkrieg que han emprendido. Es que parecen no tener limites. Los comentarios de Macron sobre la buena idea que seria una asamblea corporativa, los ataques previstos a la ley de separacion de la Iglesia y del Estado, y la inscripcion en la lista oficial de conmemoraciones de destacados antisemitas y colaboracionistas de Vichy hace pensar en la recuperacion y apropiacion de la parte mas rancia y mas violenta de los proyectos de la clase dominante.

    Hace 3 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí