1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¿Se deben limitar los salarios de los futbolistas? ¿Y se puede?

El Consejo de Europa quiere tratar de frenar con UEFA y FIFA la escalada de las retribuciones en el mundo del fútbol, pero hay juristas que dudan de la viabilidad de la iniciativa

Ricardo Uribarri 6/02/2018

<p>Presentación de Neymar Jr. con el Paris Saint-Germain (PSG) el 4 de agosto de 2017. </p>

Presentación de Neymar Jr. con el Paris Saint-Germain (PSG) el 4 de agosto de 2017. 

Antoine Dellenbach (Wikimedia)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Que el fútbol vive al margen de la realidad económica que sufren millones de personas en todo el mundo es una evidencia en la que existe un consenso general. Las elevadas cantidades de dinero que se desembolsan en los traspasos o los sueldos millonarios que cobran las grandes estrellas, que no paran de crecer en los últimos años, hasta batirse todas las marcas conocidas, indignan a mucha gente por considerarlas innecesarias y fuera de toda lógica. ¿Se deben poner límites a esta escalada inflacionista? Hay políticos en Europa que así lo creen y por eso han tomado la iniciativa para regularlos. La duda está en si lo podrán hacer.

El pleno de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa aprobó hace unos días el informe “La buena gobernanza del fútbol”, en el que se invita a organismos internacionales de este deporte, como la UEFA y a la FIFA, a crear una mesa de trabajo conjunta “para discutir del fair play financiero, las limitaciones de las sumas por los traspasos y un techo salarial para los jugadores”, al mismo tiempo que solicita establecer un observatorio independiente que se encargue de evaluar la administración en el fútbol. La ponente de la resolución fue la parlamentaria liberal y ex ministra de Deportes de Luxemburgo Anne Brasseur, que en la presentación del texto dejó una frase para la reflexión: "Muy poco dinero perjudica el fútbol, demasiado lo mata”.

Las medidas que se han tomado en los últimos años por parte de la Liga de Fútbol Profesional y la propia UEFA para contener el gasto que realizan los clubes no han desinflado la burbuja monetaria futbolística. Las entidades no pueden destinar más de un porcentaje de sus presupuestos a salarios y fichajes, con el fin de que no se endeuden. Pero el hecho de que sus ingresos sigan aumentando año tras año gracias, en buena parte, al mayor dinero que reciben por conceptos como la televisión y a la entrada en algunos clubes de inversores que tienen detrás el respaldo financiero de Estados poderosos económicamente, se traduce en mejoras de contratos muy significativas para los profesionales más cotizados. Brasseur tiene claro que Messi, Ronaldo y Neymar "son jugadores excepcionales, pero sus salarios son desproporcionados y están fuera de la realidad si los comparamos con otros".

El Consejo de Europa es una organización internacional que tiene como objetivo principal la defensa y protección de la democracia, el Estado de Derecho y los derechos humanos, en particular los civiles y políticos. Se trata de la institución de este tipo más antigua del continente y engloba a la totalidad de las naciones europeas, con las excepciones de Bielorrusia, Kazajistán y Ciudad del Vaticano. Pero las recomendaciones que hace a través de su Asamblea Parlamentaria no son vinculantes. Brasseur reconoce, en respuesta a CTXT desde Estrasburgo, que “el Consejo de Europa tiene un amplio mandato pero no tiene poderes reguladores. Sin embargo, en el pasado, tanto la FIFA como la UEFA tuvieron en cuenta nuestras sugerencias en el marco de sus reformas de gobernanza. Tengo buenas razones para creer que la UEFA está dispuesta a prestar atención a esta recomendación de PACE” (Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa).

Ese carácter no vinculante de sus decisiones hace que prestigiosos juristas como Javier Rodríguez Ten, Doctor en Derecho, especialista en Derecho del deporte y profesor de la Universidad San Jorge, vea complicado que la medida llegue a tener efectos prácticos. “Cabría la opción de que la Unión Europea lo incorporara, haciendo obligatoria la medida para todos sus Estados, o que hubiera un convenio internacional al que los países se adhirieran libremente y lo regularan en su legislación. Pero en el mundo actual, donde impera la ley de la oferta y la demanda en el mercado, es difícil que se pueda establecer un tope a los salarios por vía normativa. Habría que preguntarse por qué debería de hacerse en el sector del fútbol y no en otros”.

Responde Anne Brasseur: “El deporte juega un papel destacado en el tejido social de nuestras sociedades, y es importante que el mensaje que entrega sea coherente con nuestro objetivo de construir sociedades cohesionadas en las que todos podamos vivir juntos. La diferencia con otros sectores donde también se mueve mucho dinero, como puedan ser las estrellas de cine o los cantantes, es que el deporte en general, y el fútbol en particular, no son meramente ‘actividades privadas’ sino un bien común. Los excesos que estamos presenciando no solo son socialmente inaceptables, sino que también están creando desequilibrios tan pronunciados que están minando los cimientos mismos del fútbol”.

La parlamentaria europea tampoco considera que su iniciativa choque con la libre competencia. “Es perfectamente legítimo establecer normas que eviten los abusos en los mercados monopolísticos y cuasimonopolísticos, así como lo es para la vigilancia financiera de la policía. Además, una gran cantidad de dinero sucio se invierte en el fútbol y el deporte; luchar contra el exceso también puede ayudar a combatir la criminalidad. En último lugar, pero no menos importante, hay que decir que las autoridades públicas están poniendo una gran cantidad de dinero de los contribuyentes en el deporte y esto no debería ser en beneficio de unas pocas personas, sino de la comunidad en general. La economía de mercado no opera aisladamente. Aquellos que aún pretenden que su supuesta racionalidad es indiscutible no han logrado entender lo que el mundo ha experimentado en la última década. Creo que hoy todos los economistas serios están de acuerdo en que debería haber alguna forma de intervención pública y regulación marco para corregir las fallas del mercado. Esto debería aplicarse también al deporte”.

Brasseur no quiere comentar cuáles serían los límites correctos en los salarios de los futbolistas. Reconoce que hay aspectos concretos que no ha podido incluir en su informe y que abordará en otro que ya ha iniciado, titulado ‘Gobierno y ética del fútbol: ¿negocios o valores?’. “Las cuestiones de las tarifas de transferencia y las remuneraciones de jugadores son temas que se tratarán en este nuevo informe. No tengo ninguna solución preparada sobre esto y no voy a anticipar la discusión que tendremos con los socios”.

No es la primera vez que se escuchan voces proclives a establecer algún tipo de límites a los salarios más elevados. A favor de esta tesis también se mostró hace unos meses el líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, que expresó su deseo de fijar un tope máximo a las ganancias de los ciudadanos con el fin de reducir, en este caso, “la desigualdad social en el Reino Unido”. Corbyn, que tachó de “ridículos” los salarios “estratosféricos” de los futbolistas, si se mojó a la hora de establecer cuál sería esa cantidad máxima a percibir: los altos cargos de las empresas deberían cobrar como máximo un salario 20 veces mayor que aquel que ganan los trabajadores peor pagados de la plantilla. Según sus cálculos, el salario máximo debería ser de 350.000 libras (403.000 euros). El político matizó posteriormente que la medida se limitaría “a las empresas públicas y a las compañías que contraten con el Gobierno”.

La introducción de un límite salarial obligaría a los clubes a ser más racionales. Será una gran batalla y ganarla representaría un cambio histórico

En su lucha por desinflar la burbuja económica en la que está inmerso el fútbol, parece que Anne Brassour tendrá como aliado al presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, que en una entrevista a la revista eslovena Mladina comentó que "los clubes más ricos sólo se están enriqueciendo y la brecha entre ellos y el resto se está agrandando. En el futuro tendremos que estudiar seriamente la posibilidad de limitar los presupuestos de los clubes para los salarios de los jugadores. La introducción de un límite salarial obligaría a los clubes a ser más racionales. Será una gran batalla y ganarla representaría, en mi opinión, un cambio histórico”.

Por contra, parece que la FIFA no está muy de acuerdo con las propuestas que incluye la parlamentaria en su informe, a tenor de las críticas que ha vertido el organismo. Unas objeciones que, a juicio de Brasseur, “no parecen provenir de ningún desacuerdo sobre los valores y los principios clave de una buena gobernanza deportiva, sino más bien de mi evaluación de la situación dentro de la FIFA y sus estructuras de gobernanza, principalmente sobre la cuestión de la independencia de los órganos de control. Sugieren que he cometido errores, pero no pueden dar un solo ejemplo de un ‘hecho’ equivocado en mi informe. En realidad, lo que les molesta es que ‘toqué un nervio’: los que están en el poder quieren mantener el poder, y la supervisión independiente no es muy compatible con este objetivo. En general, al contrario de lo que ha dicho la FIFA, mi informe reconoce y agradece gran parte de los progresos realizados por la FIFA, principalmente, pero no solo, en el ámbito de la protección de los derechos humanos, al tiempo que señala que aún queda mucho por hacer”.

En algo sí parecen coincidir la política luxemburguesa y el presidente de la FIFA, Gianni Infantino. Así por lo menos lo desvela Brasseur. “Hoy existe un amplio consenso en que las cosas están fuera de control y que ya es hora de intervenir. Estoy de acuerdo con el señor Infantino, quien declaró que es responsabilidad de todos abordar el sistema de transferencia, que describió como una ‘carrera de ratas’, para hacer frente a la escalada de gastos en el juego y hacer que el sistema sea más transparente”.

Para Javier Rodríguez Ten, los límites a la escalada alcista salarial deberían de venir precisamente de los propios organismos que regulan el fútbol. “Si de manera similar a todo lo que es el control económico, tanto UEFA como FIFA pudieran poner en marcha unas normas limitadoras, se podrían establecer unos topes que llegaran a tener cierta justificación, ya que estaríamos hablando de decisiones privadas. Pero al mismo tiempo, los organismos deberían ser inflexibles con iniciativas como el juego limpio financiero para evitar que al fútbol llegue dinero que no genera el propio fútbol. Si un millonario compra un club y se dedica a comprar un jugador por capricho por no sé cuántos millones, al equipo que los recibe y también va a comprar le dicen, ‘tú tienes mucho’ y sube el precio. Así se genera una burbuja en cadena basada en algo que solamente pueden tener algunos puntualmente y llegado desde fuera. El problema es romper las reglas de esa manera”.

Por ello, una de las claves para frenar el despilfarro en contrataciones y salarios debería pasar, según Rodríguez Ten, por perseguir más la procedencia del dinero que llega al fútbol. “El asunto no está en limitar lo que cobran los jugadores, sino dejar claro qué fuentes de financiación y de ingresos pueden tener los equipos y como pueden distribuirlos en sus presupuestos. Si un equipo, con lo que tiene, puede permitirse pagar cantidades importantes a jugadores, estamos hablando de oferta y demanda. Pero si no es así, hay que evitar que los equipos tengan dinero que no entra por los cauces del fútbol”.

El jurista pone el acento en otro tema importante para defender la necesidad de que la regulación provenga del propio fútbol. “Imaginemos que la Unión Europea dice, ‘vamos a limitar los salarios’. Vale, pero resulta que el Barcelona, el Real Madrid y otros equipos españoles se pueden medir al Mónaco, que no es Unión Europea. ¿Y ese no limita los salarios? Lo mismo pasaría con los equipos americanos o asiáticos. Además, está el tema de los impuestos. Los jugadores pueden tener el mismo tope en distintos países pero lo que les va a quedar limpio no va a tener nada que ver si juega en uno o en otro. La fiscalidad es distinta hasta dentro de la Unión Europea. Hablamos de un deporte que es universal y no tiene sentido que en unos territorios se establezcan limitaciones y en otros no. Si fuera un sistema cerrado, si se podría establecer una regla de igualdad”.

Brasseur reconoce que uno de los motivos para haber iniciado esta moción es impulsar el rastreo del dinero que llega al fútbol. Sin embargo, no cree que la inflación que está padeciendo en los últimos años se deba únicamente a la llegada de inversores, especialmente de ricos estados arabes a ciertos equipos. “Es demasiado simplista referirse solo a ‘estados ricos, especialmente árabes’. Detrás de la escena, hay magnates, fondos de inversión, estados no árabes, comenzando por China, por ejemplo, y, como ya he mencionado, dinero proveniente de actividades delictivas que se lavan mediante el deporte. Cómo evitar el gasto excesivo es una cuestión que, como he mencionado, se tratará en un nuevo informe. Sin embargo, no tenemos poderes mágicos, y sospecho que nuestras reflexiones sobre esto serán solo un punto de partida. El mundo del fútbol debe aceptar que es hora de un cambio de cultura. La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa no es un enemigo, sino un amigo y socio crítico. Para mejorar la gobernanza en el fútbol, y en el deporte en general, debemos trabajar juntos”.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Irene

    Para mi sencillamente no hay voluntad de hacerlo, pero vaya si seria necesario! Tendrían que cobrar como la media de los trabajadores y así se les pasaría la arrogancia.

    Hace 3 años 9 meses

  2. Gilbert Martínez

    ¡Yo me conformaría con que los equipos (o/y los jugadores) pagaran un impuesto según su cláusula de revisión! ¿No se paga un impuesto sobre el Patrimonio? Pues los estadios y los jugadores son el patrimonio de un club de futbol. Otro día nos pondremos a hablar de los contratos audiovisuales o de marcas de coches o empresas de apuestas.

    Hace 3 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí