1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CINE

‘The Post’ y la obscenidad

Han pasado décadas desde que el Washington Post publicó los papeles del Pentágono sobre la guerra de Vietnam y no le hará ni cosquillas a un presidente que no entiende las metáforas

Pilar Ruiz 31/01/2018

<p>Hanks y Street como Ben Bradlee y Katharine Graham en <em>The Post</em>.</p>

Hanks y Street como Ben Bradlee y Katharine Graham en The Post.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

El poderoso Hollywood contra Trump, querría subtitularse The Post. Opta a dos Oscars, apuntalando entre los votantes de Trump la idea de que la élite artística e intelectual del país con la democracia más vieja del mundo utiliza su poder contra un presidente legítimamente elegido. Al menos, esa es la intención de Steven Spielberg, el director más posclásico de todos, quien, a pesar de su brillantez, nunca se ha distinguido por la sutileza: “Yo no tuiteo, yo disparo”, ha dicho. Balas de fogueo, pues han pasado décadas desde que el Washington Post publicó los papeles del Pentágono sobre la guerra de Vietnam y no le hará ni cosquillas a un presidente que no entiende las metáforas. La única novedad que plantea The Post es que esta vez la historia se cuenta a través una mujer –Katharine Graham– y su peripecia: pasar de señorona a ejercer un verdadero liderazgo. Aunque empoderarse debe de resultar mucho más fácil siendo millonaria mediática con contactos hasta en la Casa Blanca. 

The Post ha cosechado alabanzas rendidas de muchos miembros del gremio, todos más guapos, más altos y más Tom Hanks que nunca: causa sonrojo escuchar cómo se han emocionado hasta la lágrima reputados defensores de la teoría de la conspiración del 11M. Tytadines aparte, ¡cómo nos gusta la Primera Enmienda! Otros panelistas más sinceros, ciudadanos siempre alertas ante los desmanes del feminismo, la han acusado de “tebeo socialdemócrata y feminoide”.  

Lo cierto es que el subgénero “peli de periodistas” es un clásico de la meca del cine. Todos los hombres del presidente (Alan J. Pakula, 1974); The killing fields (R.Joffé, 1984); Buenas noches y buena suerte (G. Clooney, 2005); Spotlight (T. McCarthy, 2015) y series como The newsroom (A. Sorkin, 2012-2014) apuntalan la misma idea: por muy difícil que sea controlar al poder, la prensa siempre ganará porque el sistema funciona. Fantasía idealizada marca de la casa. Porque ahí está, rondando, el fracaso. Nunca hay happy end en las visiones feroces del periodismo en Billy Wilder o Ben Hetch –Luna nueva (Hawks, 1940), Primera plana (Wilder,1974), El gran carnaval (Wilder, 1951)–, no en vano plumillas ellos mismos. La cruda realidad es que los malos suelen ganar la batalla a la ficción: hacer Ciudadano Kane (1941) le costó muy caro al entonces prometedor Orson Welles, quien arrastró toda su vida la losa del odio del magnate de la prensa W. R. Hearst. Welles no tuvo el respaldo de un Hollywood cobarde y se le castigó con ostracismo y ruina. Como decía Guillermo Cabrera Infante, “no hay director en toda la historia del cine a quien el cine le haya costado dinero, además de los proverbiales sudor y lágrimas”.

Sin duda, el retrato reciente más fiel y sincero de la profesión periodística se encuentra en The Wire (HBO, 2002-2008).

Todas y cada una de las historias importantes que aparecen en la serie no fueron apenas cubiertas por los periódicos, porque estos eran demasiado débiles para hacerlo adecuadamente. Si alguien que viera la serie creyera que eso no puede suceder porque el perro guardián habría ladrado, que sepa que el perro guardián ya no tiene dientes. Y esto es lo que queríamos explicar en The Wire”. (Entrevista a David Simon. Pedro de Alzaga para ABC, 2010)

http://cdn.collider.com/wp-content/uploads/the-wire-season-5-image-tom-mccarthy.jpg

The Wire

David Simon fue redactor durante años del Baltimore Sun y el creador de The wire, la obra cinematográfica que mejor ha radiografiado el sistema capitalista moderno como obsceno corruptor de la democracia y sus instituciones, incluyendo al cuarto poder, ese perro guardián desdentado. Pero a pesar de los Kanes o de la mala leche de Wilder y Simon, el discurso oficial de Hollywood sigue siendo el mismo: el periodista encarna al proto-ciudadano y a su derecho a expresarse libremente. ¿Un héroe? No se equivoquen: héroes, lo que se dice héroes, hay pocos.

Taxi Teherán​ es una película iraní ganadora del Oso de Oro de Berlín y el Premio FIPRESCI en 2015. Con tratamiento de falso documental, presupuesto ínfimo y una pequeña cámara, esta ficción clandestina cuenta como el propio director, Jafar Panahi, conduce un taxi por Teherán mientras habla con sus pasajeros. Una pequeña película deliciosa y enorme alegato contra la censura y la represión cuando se conoce el contexto de la historia y el porqué de su filmación: desde el año 2010, y por sentencia judicial, a Panahi le está prohibió hacer cine y viajar fuera de Irán.

A los no cinéfilos ni les sonará su nombre, pero Panahi ha ganado infinitos premios en medio mundo, desde Venecia a Berlín, Locarno y Cannes. La persecución del régimen iraní transcurre paralela a su reconocimiento como artista internacional: en febrero de 2010 las autoridades islámicas no le permitieron viajar al Festival de Berlín y fue detenido en su casa junto con su mujer, su hija y un grupo de amigos.​ No se especificaron los cargos contra él, pero las autoridades islámicas aseguraron que Panahi no había sido arrestado por ser "un artista o por razones políticas", sino por haber "cometido un delito". 

Apoyado por cineastas de todo el mundo como Ken Loach, los hermanos Dardenne, Walter Salles, Olivier Assayas, Tony GatlifAbbas Kiarostami,  Robert RedfordMartin ScorseseSteven SpielbergRobert De NiroEthan y Joel CoenMichael MooreJonathan DemmeJim Jarmusch, Oliver Stone, decenas de intérpretes y críticos de cine, festivales, políticos, gobiernos, medio mundo condenó su detención reclamando su inmediata puesta en libertad. El ministro de Cultura iraní explicó que Jafar Panahi había sido arrestado porque "estaba haciendo una película contra el régimen en la que se mostraban los acontecimientos posteriores a las elecciones de 2009”. Desde la cárcel, el director envió una carta explicando cómo había sido objeto de malos tratos en la prisión, amenazado a su familia y declarándose en huelga de hambre si las autoridades continuaban con el acoso. Terminaba diciendo: 

“Juro por lo que creo que es el cine que no voy a dejar mi huelga de hambre hasta que mis deseos sean satisfechos. Mi último deseo es que mis restos sean devueltos a mi familia, para que puedan enterrarme en el lugar que elijan".

No hay declaración de amor más verdadera que la del artista encarcelado que jura por su arte. Gracias a la presión internacional, Panahi salió de la cárcel bajo fianza tras 88 días entre rejas. Pero en 2010 vuelve a ser condenado a 6 años de prisión y 20 de inhabilitación para hacer cine, viajar al extranjero o conceder entrevistas. El delito que se le imputa es "actuar contra la seguridad nacional y hacer propaganda contra el estado". Pero Panahi sigue haciendo cine, como sea, donde sea: contra la ley injusta, arte prohibido. 

Ya sabemos que las dictaduras teocráticas, militares, fascistas o comunistas no se llevan bien con la libre expresión y creación: su propia esencia es acabar con ellas. Pero, ¿qué pasa en las democracias? Que le pregunten a Lenny Bruce. Retratada por el genio de Fosse, la historia de Lenny es la lucha por la libertad de expresión en su forma más pura y directa: el hombre que habla mientras los demás escuchan. 

Entonces aun era delito la obscenidad o la blasfemia –delito de “escarnio” en España, Javier Krahe in memoriam– y decir en público 101 veces la palabra “chupapollas” te llevaba a prisión. "Lenny Bruce murió por una sobredosis de policía", dijo Phil Spector.

http://www.ocultalit.com/wp-content/uploads/2017/12/lennybruce.jpg

Lenny Bruce

La política de represión de la palabra interesa todavía hoy: Lenny aparece como hada madrina obscena que inspira a una protagonista judía y lenguaraz en la premiadísima serie de Amazon The marvelous mrs Maisel (Amy Sherman y Dan Palladino, 2017) y que, a pesar de ser una pija de Manhattan, sufre idéntica represión policial. Da igual que seas una cómica de finales de los 50 o la propietaria del Washington Post: si te pones del lado de los bocazas, serás sospechoso. Y aún más si eres mujer.

http://badhairdays.net/wp-content/uploads/2018/01/marvelous-ms-maisel-1-1024x684.jpg

Rachel Brosnahan en The marvelous Mrs. Maisel

Ficciones ancladas en el pasado: Lenny murió en 1966 y los hechos contados en The Post ocurren durante los años 70 del siglo pasado. Lo que sí parece intemporal es que el periodismo y el arte, incluso en su faceta más industrial, estén contagiados de un espíritu bocazas, de la necesidad de contar pese a quien pese. Cuando pesa demasiado, a los creadores o se les compra o se les reprime. En las sociedades democráticas se da por hecho la primera opción, impuesta a través del mecanismo más sutil: el capitalismo. (“Es el mercado, amigo”. Rodrigo Rato dixit) La “dictadura del mercado” aconseja moderación al artista, al creador, al periodista. Si se rebela, amenaza con hambre: nadie te publicará, producirá, exhibirá; eres molesto; búscate un curro serio; te vamos a hacer un ERE, etcétera. Por supuesto, la segunda opción no existe. 

Hasta ahora fue siempre así, pero los mecanismos previstos no eran suficientes. El uso interesado del polémico delito “de odio” y la aplicación de la Ley Mordaza (Ley Orgánica 4/2015 de protección de la seguridad ciudadana) demuestran que nada es suficiente para arrebatarle a la ciudadanía su derecho fundamental a la libertad de expresión y de información. Habría que recordar a tantos liberales de pacotilla que los creadores y su público ejercen la ciudadanía manifestando discrepancia ante los discursos oficiales, las reglas del mercado o la corriente ideológica dominante, por muy molesto que esto sea. Hoy resulta necesario repetir que ninguna obra puede ser censurada –ni siquiera Mein Kampf– ninguna película destruida –ni siquiera las de Leni Riefensthal– si no queremos volver al Index del Santo Oficio y en esa hoguera, firmar la sentencia de muerte de nuestro sistema democrático. 

España tiene una larga tradición represiva que sale a relucir cuando alguien afirma que “en este país se puede decir de todo, pero...” La maldita adversativa de los policías del pensamiento, de las “buenas costumbres”, de las banderas y los símbolos, del “no ofender”, incluso imponiendo su idea de buen o mal gusto, como si sobre sujeto tan escurridizo se pudiera legislar. Aunque luego se obnubilen ante la película de Spielberg y pongan a los Estados Unidos como ejemplo de país al que parecerse. ¿Imaginan lo que diría Lenny Bruce de ellos? 

Cuando la propaganda mediática insiste en que vivimos en el mejor de los sistemas posibles y que no solo es inútil sino sacrílego intentar cambiarlo, cuando los gobiernos ponen en marcha leyes que controlan a sus ciudadanos con excusas infames como la amenaza del terrorismo o difusas como la posverdad o las redes sociales ¿demuestran la crisis de legitimidad del sistema?¿Cómo enfrentarnos entonces a ese gigante cuando traiciona su propia esencia? Quizá contando, cantando, escribiendo, pintando, haciendo cine y periodismo. O como Lenny, con la obscenidad también como bandera de libertad, diciendo “chupapollas” 101 veces. 

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió tres novelas: "El Corazón del caimán", "La danza de la serpiente" (Ediciones B) y "El jardín de los espejos". (Roca, 2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Bryan Roland

    CÓMO RECIBO UN PRÉSTAMO POR BRYAN ROLANDO Soy Bryan Roland por su nombre, quiero utilizar este medio para alertar a todos los solicitantes de préstamos a tener mucho cuidado porque hay estafas en todas partes. Hace pocos meses estaba muy nervioso y debido a mi desesperación me vi estafado por varios prestamistas en línea. Casi había perdido la esperanza hasta que un amigo mío me remitió a un prestamista muy confiable llamado Sr. Stephen Williams (un temeroso de Dios) que me prestó un préstamo de 145,000 euros en 72 horas de trabajo sin ningún estrés. Le explico a la compañía por correo y todo lo que me dijeron fue no llorar más porque obtendré mi préstamo de esta compañía y también he tomado la decisión correcta de contactarlos llené el formulario de solicitud de préstamo y procedí con todo lo que se solicitó de mí y para mi sorpresa me dieron el préstamo. Si necesita algún tipo de préstamo, contáctelo ahora a través de: stephenswillsloan@gmail.com Estoy usando este medio para alertar a todos los solicitantes de préstamos por el infierno que pasé en manos de esos prestamistas fraudulentos. Gracias STEPHEN WILLIAMS Loan FIRM por tu ayuda

    Hace 3 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí