1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

El conflicto de Catalunya bajo la lupa de Maquiavelo

El nacionalismo españolista oculta la realidad de un Estado crisis, con una democracia seriamente mermada

José Antonio Pérez Tapias 31/01/2018

<p>Famoso retrato de Nicolás Maquiavelo.</p>

Famoso retrato de Nicolás Maquiavelo.

Santi di Tito (1536-1603)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.  

La revolución de Maquiavelo enseñó a mirar la política de frente, sin paños calientes, afrontándola en toda su crudeza si éste fuera el caso. La verdad de los hechos es lo que concita el compromiso analítico y teórico de quien escribió El Príncipe, convencido como estaba de que “es más conveniente decir la verdad tal cual es, que como se imagina”. Esa declaración de principios, que luego, tal como Maquiavelo la llevó a la práctica, ha originado un inagotable caudal de interpretaciones en torno a la obra del florentino, es la que proporciona la lupa con la que aproximarnos a la realidad del poder –meollo de lo político– y desentrañar la lógica de sus dinámicas. Lo que acabó siendo para muchos un ejercicio cínico de desvelamiento de los mecanismos para conquistar el poder y mantenerlo, sin más, dándolos por legítimos por el mero hecho de darse, para otros, en cambio, es una puesta en marcha de una imprescindible tarea de realismo crítico al servicio de un pueblo que ha de conocer cómo proceden sus gobernantes para, frente a ellos, ganar su libertad. 

Si, por un lado, Maquiavelo parece situarse conservadoramente junto a quien manda, por otro, ofreciendo el conocimiento de un saber autónomo acerca de la política, se pone de parte de la libertad, lo cual entronca con el espíritu republicano que muestra en sus Discursos sobre la primera década de Tito Livio. El “enigma de Maquiavelo” oscila entre esos extremos, mas ofreciendo buenas razones para decantarlo hacia lo segundo. De todas formas, el pensador republicano amante de la libertad, siempre fiel a su realismo crítico, y lejos de las caricaturas a las que le han querido reducir quienes han utilizado el epíteto “maquiavélico” para descalificar al antagonista político, nunca sucumbió a la idealización mitificante de la república como mejor solución para el orden político, pues en esta, en medio de los conflictos que insoslayablemente siempre le acompañan, nunca deja de estar presente esa voluntad de dominio que el poder desata y que en todo caso hay que rebajar al mínimo. No cabe duda de que la lupa de Maquiavelo, es decir, la mirada “maquiavelana”, a diferencia del distorsionante reduccionismo que supone lo maquiavélico, es un buen instrumento para, desde su sencillez, ver con mayor amplitud y profundidad lo que está ocurriendo en Catalunya y, en definitiva, en el Estado español. 

Del (sin)sentido común a la (sin)razón de Estado

¿Qué diría hoy un Maquiavelo que contemplara la realidad política hispana en su actual bloqueo?

Como antecedente de Marx y su crítica de las ideologías, Maquiavelo desveló el encubrimiento que producen las proclamas que se presentan como biempensantes –políticamente correctas, decimos hoy–, como cuando se invoca el bien común o el rousseauniano interés general, mas para pretender bajo ellas la perpetuación de injusticias o el más particular interés. Por eso recomienda que en política se atienda a lo que de hecho se hace, no a lo que meramente se dice.  

¿Qué diría hoy un Maquiavelo que contemplara la realidad política hispana en su actual bloqueo? Podemos apostar, con seguridad de ganar aunque sea en tal juego de ficción, que llamaría la atención enseguida sobre la inflación de discursos encubridores, como los que van desde el sacralizante ensalzamiento de la unidad nacional hasta los que tratan de conjurar los riesgos para la invocada patria apelando al Estado de derecho y a la democracia que bajo él se ampara. El nacionalismo españolista, usando la bandera –dicho en castizo– cual capa que todo lo tapa, vela así la realidad de un Estado crisis, con una democracia seriamente mermada, y que al quebrantamiento de su condición de Estado social se añade el agotamiento de las energías puestas en marcha con la Constitución del 78. El deterioro de lo que fue un pacto constitucional sui generis saca a la luz asuntos sin resolver adecuadamente, siendo uno principal la cuestión de las naciones en nuestra realidad política. 

Paseándose por España y atendiendo a los medios de comunicación, al florentino no se le escaparía la abusiva apelación al “sentido común”, constantemente en boca de políticos sin otro argumento mejor que esgrimir. La ágil pluma del pensador de lo político que nos estaría visitando, o el teclado con que se arrancaría para escribir un agudo aforismo en Twitter, no dejaría de constatar la burda trampa en que tal apelación mete constantemente a la ciudadanía que, atenta, trata de vislumbrar por dónde puede plantearse la salida a la crisis suscitada por el conflicto de Catalunya. La verdad de los hechos es que no hay tal sentido común, lo cual es uno de los problemas de fondo de la sociedad española en su conjunto, incluyendo, claro está, la sociedad catalana, con su patente escisión en dos bloques hoy muy antagónicos, uno volcado hacia la búsqueda de la independencia, otro totalmente en contra de dicha pretensión. 

Lo grave, más allá del peligro que supone el que la expresión “sentido común” sea declarada, cual pariente semántica de “posverdad”, como expresión del año, es que desde el “sinsentido común” que de facto impera se ha pasado a la (sin)razón de Estado. A nuestro Maquiavelo eso le pone de los nervios, máxime cuando le colgaron una versión dura de la razón de Estado cuya paternidad, de suyo, corresponde a Jean Bodin, en competencia con el también italiano Botero. Lo cierto, no obstante, es que el empleo de determinados medios, injustificados incluso desde un punto de vista estratégico en aras de la unidad del Estado, suscita las críticas de un Maquiavelo al que no le vale, por su extrema torpeza, tal modo de actuar dado el fin que se persigue. Es sumamente grosero el modo como se retuerce el derecho. Lo estamos viendo, tanto para mantener, desde el Tribunal Supremo, en “desproporcionada” prisión preventiva a Junqueras y otros líderes independentistas, como para impedir, desde improvisada dinámica de planteamientos jurídicos también calificables de preventivos, que Puigdemont acuda al Parlament como candidato propuesto para ser investido president de la Generalitat, al modo en que lo ha hecho un Tribunal Constitucional descaradamente presionado por el Gobierno de España que lo instrumentaliza. Tras tan burdas maniobras dejan al pie de los caballos al Estado de derecho que invocan. Con Maquiavelo cabe señalar que en todo ello, obviamente, se actúa por “razón de Estado”, pero de tan mala manera que ni siquiera se salva la operación desde la lógica que la inspira. El Estado y su Tribunal Constitucional se ven en tal situación de deslegitimación que resulta de lo más perjudicial el viaje con tales alforjas. Es una evidencia, para quien quiera mirar y ver, que desde el “sinsentido común” se alimenta lo que de suyo es “sinrazón de Estado”, debilitado éste ante propios y ajenos con unas maniobras que el Partido Popular implementa, Ciudadanos alienta y de las cuales el PSOE no es capaz de desmarcarse. 

La incoherencia republicana del independentismo tras un candidato a la desesperada

La lupa republicana de Maquiavelo, que la diseñó estando empapado del humanismo cívico al que le llevó el estudio de la república romana y sus mentores, permite apreciar la índole de quienes desde un planteamiento secesionista más que conocido no muestran, sin embargo, la solidez que sería exigible a un proyecto que dice apuntar a una república independiente para Catalunya. Es verdad que la presión del Estado español es enorme; infravalorada en lo que fue y sigue siendo resulta un mal cálculo político que desde los consejos maquiavelanos resulta imperdonable. Sin embargo, eso no exime de presentar un proyecto bien armado conforme al cual se pueda entender una estrategia como adecuada y, lógicamente, un fin como consistente, es decir, no contradictorio, ni en sí mismo ni con los medios para lograrlo. No hay muchos elementos de juicio para valorar de qué republicanismo estamos hablando cuando consideramos la meta que el secesionismo catalán ha puesto en su horizonte próximo. Eso supondría que, en cuestiones fundamentales, una ERC de acreditada solera, una candidatura ad hoc como la de Junts per Catalunya y una CUP siempre impaciente han conseguido cierto acuerdo de proyecto, con su traducción programática inmediata. No parece que ser así.

Como quiera que sea, en estas últimas etapas no quedan suficientemente salvaguardados en los modos de actuar del independentismo catalán elementos de la tradición republicana como el aprecio por la deliberación política, en sede parlamentaria y en el ámbito de la opinión pública, como hacer emparejado al ejercicio de los derechos políticos de una ciudadanía participativa. Y si bien el republicanismo parte de que en una sociedad que se auto-organiza políticamente el conflicto es dato no sólo insoslayable, sino ineliminable, lo que asume como tarea es el encauzamiento democrático de ese conflicto, máxime si se quiere salvar un efectivo bien común y lograr eso desde la cohesión social suficiente para que la ciudadanía conforme de verdad un pueblo en tanto que “demos” –no, por tanto, según meros criterios historicistas o étnicos–. Sin articular la salida de un antagonismo social entre sectores que se excluyen no hay construcción republicana de una nación política, desde su pluralidad, como pueblo. Es más, la lupa de Maquiavelo pone de relieve que tal situación impide abordar el conflicto social que entrañan relaciones de dominio que, en tanto perduran y se ahondan, son contrarias a la igualdad que el republicanismo propugna.

La complejidad de la situación, en un Procés ahora mismo encallado, se acrecienta por las histriónicas apariciones del candidato Puigdemont

En medio de circunstancias, sin duda difíciles, la urgencia inmediata de proceder en el Parlament de Catalunya a la investidura de quien haya de presidir la Generalitat supone factores añadidos de tensión política. Es cierto que ni el Tribunal Supremo ni el Constitucional dan facilidades para resolver cuestión tan crucial, lo cual no es sino resultado de una judicialización de la política que está afectando muy negativamente a lo político tanto en lo que respecta a Catalunya como en lo que toca a España en su conjunto. Sin cauce alguno de diálogo entre las partes enfrentadas el conflicto no hará sino enconarse, lo cual, desde la perspectiva de nuestro florentino de referencia no es sino muestra evidente de incapacidad para el “arte de la política”. Concepciones mitificadas de la soberanía que ni los renacentistas albergaban están impidiendo una aproximación de posturas que bien podían converger en el punto de encuentro que hiciera factible el ensamblaje jurídico-político de soberanías compartidas.

La complejidad de la situación, en un Procés ahora mismo encallado, se acrecienta por las histriónicas apariciones del candidato Puigdemont, aunque éste, aun actuando a la desesperada, no deja de ganar importantes partidas en lo que se llama la construcción del relato. Es precisamente ese relato, engarzado entre el ser depuesto como president y el ser repuesto en tanto candidato más votado del bloque independentista, dándole pie para pretender investidura que le relegitime, el que constriñe a la mayoría soberanista del Parlament y a su president a mantener su candidatura a pesar de las dificultades legales y de las amenazas penales. Es difícil de refutar que hay una contradicción palmaria en el procedimiento que el Constitucional diseña en términos coactivos de dudosa legitimidad, señalando que el candidato debe comparecer personalmente, pues se excluye toda posibilidad de investidura telemática o por delegación, habiendo establecido a la vez que para ello debe pedir permiso al juez cuya detención reclama, de manera que entra en lo probable que no le conceda el permiso solicitado. Tal círculo vicioso, si por una parte trata de salvar el imperio de la ley –aunque, como hemos comentado, de modo torticero–, por otra no deja de entrañar el paradójico abrir un callejón sin salida, amén de la dosis de humillación que se aplica no solo al candidato sino a los millones de votantes en virtud de los cuales ha llegado a tener esa condición. 

 

Maquiavelo, más allá de la lupa, aporta criterios políticos, e incluso éticos –a pesar de la mala fama que le fabricaron como amoral e incluso inmoral– para un rompecabezas como el que nos tiene metidos en una escisión muy difícil de salvar. En cuanto a los segundos, la virtú republicana en que Maquiavelo pensaba no excluía actuaciones heroicas, es más, las reclamaba si, llegado el caso, fueran necesarias. Ocurre, sin embargo, que nuestra sociedad del siglo XXI es posheroica y en tal contexto fallan los argumentos para pedir a Puigdemont que se presentara, aun con la detención como espada de Damocles, para provocar la salida del callejón donde todos estamos encerrados. Y el mismo Estado tendría que resolver, con el candidato detenido, una difícil papeleta. Pero si Maquiavelo levantara la cabeza lo que en verdad ocurriría es que quedaría asombrado de tamaña incapacidad en la realidad española para abordar políticamente el más serio conflicto que de manera explícita se nos ha planteado en mucho tiempo. ¡Cuán es verdad que falta ciudadanía y representantes políticos con conciencia republicana a múltiples bandas, es decir, personas dispuestas a hacer valer la radicalidad democrática en un momento en que el Estado o se abre en y por ella o entra en fase agónica como futuro previsible! No sólo está encallado el Procés; está atascado un Estado preso de sus inercias ideológicas e institucionales.

 

 


Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Peroratas

    El Sr. Pérez Tapias mejor favor haría a los precarizados, desempleados, pensionistas y resto de sufridos habitantes del Reino de España desenmascarando al impresentable PSOE y su hipocresía política (incapaz de aceptar una mísera moción de censura contra el PP) que enredando con Maquiavelo y Cataluña. Ya es hora de que el Sr. Pérez Tapias se deje de erudiciones pseudofilosóficas rebuscadas y empiece a hablar sin pelos en la lengua del nefasto PSOE. Si no, mejor que deje de aburrir.

    Hace 3 años 3 meses

  2. Nat

    Bueno, amí lo que que me hace recordar a Maquiavelo de la situación actual son estos párrafos que escribió en El Príncipe: "Cuando los estados que se conquistan están acostumbrados a vivir con leyes propias y en libertad, hay tres maneras de conservarlos: la primera, destruirlos; la segunda, ir a vivir allí personalmente; y la tercera, permitirles vivir con su propia ley, sacando un tributo y creando una oligarquía que te lo mantenga fiel. […] La verdad es que no hay ninguna manera más segura de poseerlas que la destrucción. Quien se convierte en señor de una ciudad acostumbrada a vivir en libertad, si no la destruye, ya se puede preparar a ser destruido por la ciudad, porque siempre tendrá como argumento de la rebelión el nombre de la libertad y de sus antiguas instituciones, las que no se olvidarán nunca por tiempo que pase ni por más beneficios que se obtengan. Y por más que se haga o por muchas previsiones que se tengan, si no se dispersan y se dividen los habitantes, nunca olvidan ese nombre ni esas instituciones, y aprovechan cualquier ocasión ocasión para volver a ellas." Parece claro que la opción elegida por PP y Ciudadanos es la de destruir, dividir y dispersar.

    Hace 3 años 3 meses

  3. Nat

    Bueno, lo que que me hace recordar a Maquiavelo de la situación actual son estos párrafos que escribió en El Príncipe: "Cuando los estados que se conquistan están acostumbrados a vivir con leyes propias y en libertad, hay tres maneras de conservarlos: la primera, destruirlos; la segunda, ir a vivir allí personalmente; y la tercera, permitirles vivir con su propia ley, sacando un tributo y creando una oligarquía que te lo mantenga fiel. […] La verdad es que no hay ninguna manera más segura de poseerlas que la destrucción. Quien se convierte en señor de una ciudad acostumbrada a vivir en libertad, si no la destruye, ya se puede preparar a ser destruido por la ciudad, porque siempre tendrá como argumento de la rebelión el nombre de la libertad y de sus antiguas instituciones, las que no se olvidarán nunca por tiempo que pase ni por más beneficios que se obtengan. Y por más que se haga o por muchas previsiones que se tengan, si no se dispersan y se dividen los habitantes, nunca olvidan ese nombre ni esas instituciones, y aprovechan cualquier ocasión ocasión para volver a ellas." Parece claro que la opción elegida por PP y Ciudadanos es la de destruir, dividir y dispersar.

    Hace 3 años 3 meses

  4. Copérnico

    Es una interpretación, subjetiva, como todas, pero respetable. A mi juicio a partir de la frase: “es más conveniente decir la verdad tal cual es, que como se imagina”, podíamos haber hablado de la creación artificial del nacionalismo catalán y su propagación en las escuelas y medios, es otra interpretación seguro que subjetiva como la de el autor pero avalada por la historia de la creación de ese sentimiento desde finales del siglo XIX.

    Hace 3 años 3 meses

  5. Mark

    #1. Fer. Para mí que no has entendido una m. Estudia…

    Hace 3 años 3 meses

  6. fer

    Vale, entendido, o la cocina del estado prepara el plato que guste al secesionismo catalán (cuando sepa qué quiere comer) o se cierra el restaurante. Me parece una idea muy sectaria para un demócrata.

    Hace 3 años 3 meses

  7. Pepe Grilo

    ...de las cuales el PSOE no tiene ningún interés en desmarcarse.

    Hace 3 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí