1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Petón / Comentarista deportivo y escritor

“La inflación en el fútbol es insostenible. Algún día petará”

Ricardo Uribarri Madrid , 29/01/2018

<p>Petón, en una imagen reciente.</p>

Petón, en una imagen reciente.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

Comentarista, escritor, exfutbolista, directivo de club, exagente de jugadores, responsable de la empresa de representación Bahía… Todo eso es José Antonio Martín Otín “Petón”, conocido entre la afición colchonera por haber sido el representante de Fernando Torres y por sus apariciones en diferentes medios comentando los partidos y la actualidad de su querido Atleti. Excelente conversador, sus amplios conocimientos futbolísticos e históricos permiten mantener con él una larga charla sobre distintas materias. Madrileño de nacimiento pero emotivamente ligado al Alto Aragón, sueña con ver a su otro “amor”, la Sociedad Deportiva Huesca, en la máxima categoría la próxima temporada.   

¿Con qué actividad de todas las que ha desarrollado en su vida se identifica más? ¿Cuál le define mejor?

Sin duda la de futbolista. Defiendo una cosa que decía mi amigo Pantaleón, también jugador. Y es que el futbolista lo es hasta que se muere. Es como el sacerdocio, imprime carácter. Tú puedes dejar de jugar pero sigues siendo futbolista. Otra cosa que me gusta mucho es la investigación histórica. Es apasionante y adictiva. Y eso se traduce escribiendo, no hay más narices.

Nació en Madrid, pero no sé si se siente más madrileño o aragonés.

Mis primeros recuerdos son del Castillo de Lerés (localidad de la provincia de Huesca), que es del lugar del que soy. Allí pasé aquellos largos veranos de la infancia, que duraban tres meses y medio. Nací en Madrid, es verdad, y conviví con mi infancia madrileña, que se cortó a los ocho años para hacer el ingreso de Bachiller en los Escolapios de Jaca. Mi vida ha estado más vinculada al Alto Aragón y emotivamente me siento más altoaragonés, pero Madrid me encanta.  

Cabe preguntarle, de igual modo, si es más del Atlético de Madrid, de la Sociedad Deportiva Huesca o del Real Zaragoza.

Ahí hay una duda que se puede excluir rápidamente. Yo no soy del Real Zaragoza. De pequeño me gustaba que ganara menos cuando jugaba con el Atleti. Mi primo hermano Toño, que era además mi mejor amigo, era muy zaragocista y estaba suscrito a una publicación que se llamaba Zaragoza Deportiva. Yo llegaba en junio y me bebía cada ejemplar atrasado. Tenía unos titulares tremendos en portada. “Soñé que la nieve ardía”, cuando le metieron seis al Real Madrid. Era un periodismo muy audaz, muy moderno. Yo soy seguidor del Atleti de Madrid hasta la muerte y jugador del Huesca a muerte. Yo iba a jugar en el Real Zaragoza pero terminé en el Huesca porque me consiguieron unas prácticas en la radio. Estuve diez años y para mí es mi equipo, con el que juego el domingo. Como sigo vinculado a él, sigo jugando con él cada domingo. Soy del Atleti porque con ocho meses estaba en el Metropolitano y no lo entiendo de otra manera. El Atleti me hace reír, llorar… lo llevo pegado dentro, impreso en el corazón a fuego.

El atleti me hace reír, llorar… Lo llevo pegado dentro, impreso en el corazón a fuego

O sea que su sentimiento atlético le viene de familia.

Mi padre y todos mis tíos eran del Atleti. Yo iba con mi padre y mi tío Antonio al Metropolitano. Una tarde de primavera llegó mi padre a casa cuando yo tenía ocho meses y le dijo a mi madre: “Ponle la mantilla al niño que me lo llevo”. Mi madre se alegró pensando que me iba a dar una vuelta un domingo. “Que me lo llevo al fútbol”, le contestó mi padre. Y así empezó mi idilio con el Atleti de Madrid.

Su vinculación con el Huesca le ha llevado en la actualidad a terminar siendo parte de su consejo de administración.

Yo soy presidente de la Fundación Alcoraz, que es el máximo accionista del club. Me cabe la alegría de haber llegado al Huesca cuando era un equipo ambulante entre la 2ª B y la 3ª, de hecho estaba promocionando a 3ª, cuando accedimos al club desde Bahía, sin la cual no se podría entender el Huesca actual. Entró Agustín Lasaosa, coordinador deportivo de Bahía y que tenía su casa en Huesca, a llevar el día a día y a diseñar los pasos que debía seguir el club. Por suerte, en una década hemos conseguido estar en la situación que estamos, con aspiración de llegar a la 1ª división, que era impensable hace unos años.

¿Qué supondría para usted ver al Huesca en la máxima categoría?

Sería uno de los días más felices de mi vida, sin discusión. Sería la conquista de una idea. No era un sueño, era la idea que se tenía. Sería terminar con éxito la persecución de una idea.

¿Cuál es el secreto de la buena trayectoria del equipo oscense?

El sentido común para empezar, y eliminar todos los elementos antipáticos dentro de la propia entidad. De vez en cuando aparece gente que no entiende que un equipo de fútbol es un movimiento empático hacia sus aficionados, sus ciudadanos, sus paisanos de toda la provincia y todos los aragoneses. El que quiera poner trabas en el Huesca, sobra. Y también el criterio para mantener estructuras. Si tú vas haciendo cambios constantemente no llegas a nada. Y lo digo para cuerpos directivos y para futbolistas. Eso, unido a una planificación económica que ha llevado al Huesca a ser, quizá, el único equipo que ha dado superávit todos los años desde que está en la Liga de Fútbol Profesional. Y tiene dinero en el banco. Dispone de un colchón para poder vivir. Y conseguir eso teniendo el cuarto presupuesto más bajo de la categoría, pues tiene mérito.

De llegar el ansiado ascenso, el próximo año se daría un enfrentamiento entre el Huesca y el Atleti. ¿Con quién iría Petón ese día?

A mí no me gusta ir a los palcos, pero ese día, por narices, iría al palco porque no se puede gritar, ni aplaudir, ni cantar los goles. ¿Cómo haces para cantar los dos? Alguien me puede decir que no se puede ser, por ejemplo, de la Real Sociedad y del Atleti de Madrid. O incluso del Real Zaragoza y del Atleti. Yo también creo que eso no puede ser. Pero es que el Huesca hace diez años estaba en 3ª. Entonces, alguien del Huesca podía ser perfectamente del Atleti. Los niños en Huesca no eran del Huesca. Eran del Madrid, del Barcelona, del Zaragoza, también del Atleti… por cierto, eso ha crecido también. Recuerdo una anécdota que me pasó hace unos años en el Café del Arte de Huesca. Vinieron unas niñas con unas guitarras que estaban vendiendo boletos para el viaje del fin de curso del colegio. Les dije que les compraba diez si me cantaban el himno del Atleti, pensando que así me libraba de comprarles los diez boletos. Y me dijeron “hombre, claro si es nuestro equipo”. Y se pusieron todas a cantar el himno del Atleti hasta el punto de parar la circulación en la Plaza Navarra, en el centro de Huesca. Pero ahora, en la ciudad, los niños son del Huesca. El último día del año hubo un entrenamiento a puerta abierta. Y al final entraron al césped 350 niños a abrazar a los jugadores y a hacerse fotos. Ese número de personas es mayor del que había hace diez años en algunos partidos en el Alcoraz.

La gente que pelea cada día por llevar el pan a casa tiene más fácil ser del Atleti

Santiago Bernabéu dijo una vez que “ser del Atleti es elegir ser pobre pudiendo ser rico”. ¿Qué le hubiera contestado Petón en aquel momento?

Que ser rico es una horterada. El que tiene como obsesión ser rico es un hortera. Y Santiago Bernabéu, que dijo eso a conciencia, no tuvo más remedio que irse de Vallecas diciéndole a uno de los presidentes del Rayo, Pedro Roiz: “Me voy, estoy harto, el Real Madrid nunca más ayudará a este equipo, Vallecas es del Atleti”. Y tenía razón. No era un barrio rico. Y es que esa gente que sabe lo que es pelear cada día por llevar el pan a casa tiene más fácil ser del Atleti. Por eso, en la periferia de Madrid, hay mayoría colchonera. De todas maneras, ni el propio Bernabéu pudo huir de la fascinación rojiblanca y durante un año vistió la camiseta del Atleti, lo cual le impidió ser el socio número uno del Real Madrid en su día.

Petón, en una entrevista para La Contra TV.

Petón, en una entrevista para La Contra TV.

¿En qué posición pondría a Simeone en el ranking de entrenadores en la historia del Atleti?

Pues a la cabeza de la manifestación. El momento en que llega Simeone es terrible para el equipo. Y es de los pocos casos, yo creo que con Luis Aragonés también pasó en algún momento, en que el equipo cambia al club y no al revés. Y al equipo lo cambia el entrenador. El mérito de Simeone es descomunal. Pero no olvidemos que al Atleti llega Ricardo Zamora justo cuando acaba la guerra y hace campeón de Liga a un equipo que nunca lo había conseguido y que venía de un descenso. Y lo consigue cuando además le meten unos cuantos meses en la cárcel. Ese equipo, al que según algunos, le ayudaba el Gobierno, vio cómo le metían al entrenador en la trena en plena competición. El Atleti de Madrid ha tenido entrenadores extraordinarios, como Helenio Herrera. En aquel momento, tras la caída del Torino en Superga, entre 1949 y 1951, el Atleti es el mejor equipo del mundo, con Ben Barek y con Herrera. Simeone junto con Zamora, Helenio Herrera y Luis son los grandes entrenadores de la historia del Atleti para mí.

¿Le gusta el juego del equipo? ¿Cree que debería exigirle un mejor fútbol o hay que ceñirse a los resultados?

R.- Me gustaría que en más ocasiones jugáramos en la parte del campo del rival para quitarme sustos. Hay días, como el del Eibar, que en la primera parte jugamos en su parcela, defendemos arriba, tenemos ocasiones y ni nos chutan. Y luego les ves replegarse, con lo bien que nos iba…Al final casi siempre le sale bien al Cholo. A veces es un fútbol que no me gusta pero al que amo. Porque me da el resultado que pretendo, que es la victoria. Pero no es constante. Yo no estoy en la línea de los que dicen, “no me gusta nada como juega el Atleti”. El equipo juega muchas veces bien.

Hay jugadores que encajan como un guante en un equipo y uno de esos parece Diego Costa.  ¿Hasta qué punto mejora al Atleti?

Es galvanizador, claro. Costa es ideal para el Atleti por su espíritu, pero lo sería para cualquier equipo que entrenara Simeone. Por el ardor, por el combate… Me recuerda a veces los comportamientos que tenía el Cholo en el campo cuando era jugador. Para mí es uno de los tres mejores delanteros centros que hay en el mundo.  Está en la edad en la que un futbolista alcanza su máxima expresión, con todo a favor, en el equipo al que ama y que ha hecho un esfuerzo por él, sabe que puede estar aquí hasta el final de su carrera… Como has dicho, es un calcetín para nuestro pie.

Fernando Torres ha rechazado ofertas mareantes por quedarse en el Atleti

Sin embargo, su presencia en el Atleti supone más competencia para alguien a quién usted conoce muy bien, Fernando Torres. ¿Cómo le ve en este momento de su carrera?

El otro día escribía el periodista Juan Pablo Colmenarejo en el blog El grafitero que el también periodista y escritor Rubén Amón le había dicho que Fernando está en ese momento que alcanzan los toreros buenos, los que cuando llegan a su etapa final son un ejemplo para el resto, porque todo lo hacen bien, con elegancia. Obviamente, no tiene ahora aquella explosión que tenía en carrera porque el tiempo pasa para todos. Si te vas a la acera de enfrente, por ejemplo, te das cuenta de cómo pasa el tiempo y lo mal que lo llevan. Se ha convertido en un futbolista sensacional a la hora de entender el juego del equipo, bajar la pelota, dar fluidez, pases a los compañeros… Y tengo para mí que en ocasiones veremos a Fernando formando con Costa en el equipo, igual que vimos en su momento a Diego jugando de forma maravillosa cuando formó pareja con Falcao.  

¿Cree que Torres podrá terminar su carrera en el Atleti o lo ve difícil?

La verdad es que no tengo ni idea, el fútbol es azaroso. Yo estoy desde hace nueve años alejado de la representación, pero siendo consejero delegado de Bahía y te enteras de cosas. Y te puedo decir que, por quedarse en el Atleti, Fernando ha rechazado ofertas exageradísimas, que te mareas.  Quién sabe lo que va a pasar a final de temporada o dónde vamos a estar.

Hay aficionados que piensan que los apoyos que tiene Torres en los medios de comunicación le han podido perjudicar más que beneficiar en algún momento, porque enrarecen su relación con Simeone. ¿Qué opinión tiene?

Jamás hablo por boca de ganso. Y los que lo hagan cometen una estupidez importantísima. Si Fernando Torres debe ser juzgado, querido o no, tiene que ser por lo que Fernando Torres diga, haga o piense. Y si el Cholo, que no creo que fuera capaz de cometer semejante tontería, se dejara llevar por algo distinto a lo que Fernando le manifieste, se estaría equivocando.

¿Ve algún día a Fernando como presidente del Atleti?

A un futbolista que se le empiece a pasar por la cabeza ser presidente, está empezando a dejar de ser futbolista. Y Fernando Torres es futbolista al mil por cien.

¿Cómo valora la gestión de Miguel Ángel Gil Marín y Enrique Cerezo? Hay un sector que no le perdona que se apropiaran de forma indebida del club, según consta en una sentencia judicial, ni el reciente cambio del estadio o del escudo.

Lo primero es un hecho. Haya prescrito o no, la condición moral del hecho existe y será para siempre. Y eso no lo modifica nadie, es irrevocable y está ahí. Eso es lo primero. Dicho lo cual, es poco inteligente no hacer exclusión de esa circunstancia para juzgar el trabajo de los últimos tiempos. Si me preguntas por la gestión, es obvio que todo el mundo aprende. Es cierto que la situación actual nace de un momento afortunado y poco voluntario, porque recordemos que la primera opción era Luis Enrique, no Simeone. Algunos insistíamos en que el Cholo, por espíritu, por esencia, por la unión con la hinchada, debía ser el elegido. No podía haber ninguna duda. Era tan evidente que yo sufría cada minuto que no se le firmaba. Simeone abre la puerta al éxito pero luego hay que saber gobernarlo. ¿Y qué se ha hecho? Para mí, una cosa importantísima y necesaria como es el cambio de estadio. Se demuestra con que, a pesar de tener una masa social un poco advenediza que todavía no entienden cómo debe ser un estadio del Atleti, que tiene que ser unánime en el aplauso, en el grito, en el fervor, en todo… se reúnan 48.000 personas para ver al Elche en la Copa un jueves o 28.000 contra el Lleida con un 0-4 de la ida. Eso se produce porque el estadio te permite crecer, abrir las puertas a más gente. Todavía hay unos cuantos que no saben cómo se animaba en el Calderón. Pero lo van aprender prontísimo. No sólo no me parece un desacierto el nuevo campo sino que pienso que es un acierto tremendo, descomunal y buenísimo para el Atleti y su futura historia.

Me dice que todo el mundo aprende con los años. Sin embargo, Cerezo demostró conocer poco a la hinchada de su equipo cuando dijo aquello de que el fútbol no tiene sentimiento.

Eso fue incalificable. No se puede entender. No tiene más que mirar a la izquierda, a la derecha, adelante y detrás para ver que esos de rayas rojas y blancas que van a todas partes, lo hacen movidos por sólo una cosa: el sentimiento. Y si no te das cuenta que lo que tienes en tu casa es sólo sentimiento, pues necesitas llevar gafas de plomo. Dios no lo tuvo en su mano, sin duda, cuando dijo eso.

Hace poco nos ha dejado Rubén “Panadero” Díaz, alguien muy querido por la hinchada rojiblanca. ¿Qué recuerdo guarda de él?

Vaya tipazo el Panadero. Volví a estar con él hace poco tiempo en Madrid, tan noble, divertido y cabal, como siempre. Muy de Racing y del Atleti. Cuando el otro día sus hijas nos contaron cómo estaba y el accidente quirúrgico que provocó su final, se me plantó de golpe la emoción con la que salió al escenario del Proyecciones la mañana en la que la asociación Los 50 reunió a los campeones que no terminaron de levantar la copa en Heysel frente al Bayern, pero que abrieron la puerta de la Copa Intercontinental. Rubén era un hombre de una pieza, y jugando también: el escudo siempre por delante de cualquier cosa. Pero que nadie olvide que hablamos de un futbolista de técnica excepcional, de altísima calidad. Y si alguien tiene dudas, que busque su gol al Barça cruzando el campo entero a la contra, o su golpe franco al Madrid, el balón clavado en la escuadra sur del Calderón. Se ha ido un grande.

¿Por qué dejó de trabajar como agente de jugadores?

Porque eran 500 llamadas diarias de todos los continentes, a cualquier hora del día y de la noche y al final iba a explotar. Aquello no era humano. Y además no era vocacional, no me gustaba. Nuestra empresa tiene cierto sentido cooperativo y había gente buenísima a la que podía delegar lo que yo estaba haciendo para que yo pasara a otras funciones. Y de hecho se demuestra porque los que han venido, con Margarita Garay a la cabeza, son mejores que yo.

¿Tienen demasiado protagonismo los representantes en el fútbol actual? Algunos son tan famosos como sus jugadores.

Pero ¿a que ves pocas fotos de gente de Bahía al lado de los futbolistas?

Pues sí, pocas. Si les vi, y me llamó la atención, el día que Vitolo fue a la Liga de Fútbol a depositar la cláusula, pero supongo que estaba justificado.

Creo que lo que había que hacer ahí era respaldar. En los momentos malos, entonces sí. Pero en otras situaciones, ¿para qué? El representante no es más que un empleado al servicio del futbolista, que debe resolver los problemas pero sin convertirse en algo que no debe ser. Lo demás es palabrería. Ser un ángel protector es una estupidez agobiante.

¿Deben tener los agentes algún tipo de responsabilidad en los asuntos fiscales de sus jugadores?

Yo creo que ninguna, salvo que seas un genio universal y entiendas de todo. Esa es una función que debe llevar un departamento fiscal en la misma agencia o una empresa especializada.

La inflación que vive el fútbol con gastos desorbitados en fichajes puede que beneficie a jugadores y agentes, pero no sé si es peligrosa para el futuro de este deporte.

Yo creo que es mala para todo el mundo. Porque es ir haciendo un hoyo que no ves pero que al final te meterá dentro y que acabará con todo. Es insostenible e inaguantable. Es la definición perfecta de burbuja, que crece y crece sin sentido hasta que revienta porque no da más. En Alemania pasó en el momento en que falló el patrocinador televisivo. Tuvieron una crisis galopante. Como esto siga así, petará. Y los agentes que no se den cuenta de esto son otros brutos que no se enteran de nada.

Dentro de su faceta de escritor, su última obra es ¿Quién dijo rendirse?, un libro que trata de la lucha de Carlos Matallanas contra la terrible enfermedad de la ELA.

Está escrito a través también de los ojos de Fernando Torres y de la amistad que ambos tienen. Como esa amistad es compartida, me permitía conocer muchas cosas de ellos, además de otras vividas por mí directamente o por otros futbolistas y mezclarlas en un libro de superación. Yo estuve hace unos días con Carlos dos horas y media y se nos hizo corto. Es impresionante cómo ve el fútbol y que sea el analista de un equipo como el Cádiz B, que hay pocos que jueguen en España como juega ese equipo al fútbol. Líder de su grupo en Tercera después de haber subido de Preferente. Con un entrenador, Mere, que ha formado un tándem con Carlos asombroso. Es de película americana. Que haya un equipo que tiene un entrenador y que su asistente esté tumbado en una cama, pegado a un respirador, y que cada semana le haga el análisis y que vea cosas que los demás no vemos, es increíble. ¿Tú te imaginas qué película podrían hacer los yanquis de eso? Estamos hablando de un genio, de un superdotado. Lo que está aportando me resulta asombroso y desde luego literario, cinematográfico… en suma, artístico.

Escribió un libro sobre José Antonio Primo de Rivera, un personaje que le fascina. A usted le han tachado de fascista pero estuvo preso en la época de Franco.

Yo he escrito tres libros sobre personajes históricos. Uno compartido con Javier Barreiro y Miguel Pardeza sobre el escritor Tomás Borrás, pero individualmente he escrito dos, La desesperación del té, que trata sobre Pepín Bello, el muñidor de la Generación del 27, el mejor amigo de Lorca, Dalí y Buñuel, y antes hice El hombre al que Kipling dijo sí, que versa sobre José Antonio. Sólo la falta de cultura, de conocimiento o la mala intención, puede juntar en el mismo cajetín de la historia a José Antonio y a Franco, dos tipos que se aborrecieron en vida profundamente y que no tienen nada que ver en lo político y en lo personal. Que estén separados por diez metros y un altar en su lugar de descanso eterno es una paradoja, un sarcasmo antológico. José Antonio Primo de Rivera es el primero que pide, dos años antes que Azaña, que se pare la Guerra Civil y reclama un gobierno de concentración y amnistía para los combatientes. Ese es el personaje que a mí me interesa, el que como último documento político, desde la cárcel, hizo una condena al fascismo. Que la gente no conozca al personaje no significa que no lo deba conocer. Desde luego no soy falangista, porque serlo en el siglo XXI sería como ser mosquetero. Yo defiendo tres principios: la justicia social, que entre el rico y el pobre siempre hay que estar más cerca del desfavorecido; la segunda es que el individuo está por delante del Estado; y la tercera es la unidad de España. Ese es el progresismo con un sentido de la historia. Ahí me siento bien.

¿Hará algún día el libro sobre Federico García Lorca que tanto desea?

Ahí estamos, tomando apuntes todo el día, viajando…tengo material y estoy deseando poder hacerlo. Está por mostrarse los últimos días de García Lorca en La Barraca, que es lo que me interesa, porque permiten entender su viaje final, muerto de miedo, a Granada. Esos últimos días de Federico en La Barraca lo explican o tienen mucho que ver con eso. Es un libro que espero poder terminar.  

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Che

    El Atleti nunca fue el equipo del Régimen Franquista y hace bien Petón en recordarlo para que ningún indocumentado siga intoxicando.

    Hace 3 años 10 meses

  2. Bryan Roland

    CÓMO RECIBO UN PRÉSTAMO POR BRYAN ROLANDO Soy Bryan Roland por su nombre, quiero utilizar este medio para alertar a todos los solicitantes de préstamos a tener mucho cuidado porque hay estafas en todas partes. Hace pocos meses estaba muy nervioso y debido a mi desesperación me vi estafado por varios prestamistas en línea. Casi había perdido la esperanza hasta que un amigo mío me remitió a un prestamista muy confiable llamado Sr. Stephen Williams (un temeroso de Dios) que me prestó un préstamo de 145,000 euros en 72 horas de trabajo sin ningún estrés. Le explico a la compañía por correo y todo lo que me dijeron fue no llorar más porque obtendré mi préstamo de esta compañía y también he tomado la decisión correcta de contactarlos llené el formulario de solicitud de préstamo y procedí con todo lo que se solicitó de mí y para mi sorpresa me dieron el préstamo. Si necesita algún tipo de préstamo, contáctelo ahora a través de: stephenswillsloan@gmail.com Estoy usando este medio para alertar a todos los solicitantes de préstamos por el infierno que pasé en manos de esos prestamistas fraudulentos. Gracias STEPHEN WILLIAMS Loan FIRM por tu ayuda

    Hace 3 años 10 meses

  3. Manitu69

    Pedro, eres tonto de baba.

    Hace 3 años 10 meses

  4. Pedro

    Ahora también hacéis entrevistas a falangistas?

    Hace 3 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí