1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Carla Simón / Directora de cine

“Ser catalana es usar mi lengua”

Francisco de Zárate 30/01/2018

<p>Carla Simon</p>

Carla Simon

Agustí Argelich

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

Mejor película, mejor dirección, mejor guion y mejor montaje. Estiu 1993, el primer largometraje de Carla Simón (Barcelona, 1986), se convirtió el 29 de enero en el gran triunfador de los Premios Gaudí. Una semana antes, había sido la vencedora indiscutible de los Feroz, galardones que otorga la prensa especializada. La cinta, que recuerda el primer verano de Simón junto a los tíos que la adoptaron a los seis años, tras la muerte por sida de su madre, está nominada a ocho premios Goya. También fue elegida para representar a España en los Oscar, una carrera de la que quedó fuera en diciembre. Esta nominación despertó una absurda polémica en los foros de Internet. ¿El motivo? Los personajes hablan en catalán. “Debería ser normal que salga una película en catalán a representar a España porque es un país en el que hay cuatro idiomas”, explica Simón en esta entrevista telefónica. 

Decidió que su primer largo sería de tono autobiográfico. ¿Es más sencillo o más complejo trabajar con la historia personal? 

La parte positiva de lo autobiográfico es que conoces en profundidad de lo que estás hablando. No tienes que pensar qué haría este personaje que has creado, sino qué haría esta persona que conozco. La primera versión del guión sale rápida. Para la reescritura tuve que leer mucho de psicología, entender cómo los niños enfrentan la muerte y los procesos de adopción. Por más que yo hubiera vivido el viaje psicológico de la niña, tampoco lo sabía racionalizar. Cuando a un niño le pasa algo así, la memoria es muy selectiva. Para volver a empezar, borra. Mis recuerdos están muy desdibujados. Me acuerdo más de emociones, de sentimientos... Para retratarlos, para convertirlos en una historia y darle una estructura, tuve que informarme. Por eso, de la historia real en la película sólo hay tres o cuatro escenas. El resto es ficcionado, para poder contar las emociones que yo sí recuerdo haber sentido.

¿Cómo hizo para distinguir lo importante de lo relevante para la narración?

Durante el rodaje tenía que encontrar siempre una distancia. Yo tenía unas imágenes muy claras en mi cabeza. Y de repente estás ahí y tienes unas niñas concretas, una localización concreta... Lo que está enfrente de la cámara nunca va a ser lo que tú tenías en la cabeza y eso siempre es así para un director. Siempre tienes que estar gestionando las frustraciones. A veces era una lucha interior muy fuerte, renunciar a mis imágenes a favor de lo que tenía frente a la cámara. Sobre todo porque yo tenía claro que el tono tenía que ser naturalista, que nos diese la sensación de estar ahí, en el presente de la niña, y no tanto desde mi memoria. 

Lo que está enfrente de la cámara nunca va a ser lo que tú tenías en la cabeza y eso siempre es así para un director. Siempre tienes que estar gestionando las frustraciones

Por su filmografía, parece que su obra siempre es cercana a cosas que vivió...

Yo tengo una familia muy grande. Está toda la parte de mi madre, que murió, la de mi padre de ahora [hermano de su madre biológica], que son siete hermanos. Luego la de mi madre adoptiva, que son seis hermanos. Y luego, la parte de mi padre biológico, que eran seis hermanos. Entonces hay un mogollón de historias. Yo creo que por eso, de escucharlas y de interesarme por ellas, mis temas siempre han salido de ahí. 

¿Hay un auge del registro autobiográfico en cine similar al de la literatura de Javier Cercas o Emmanuel Carrère? 

En Cataluña están saliendo muchas historias así, pero no sé si es una moda o algo que ha estado ahí siempre. Yo creo que todos los que se expresan de una manera artística terminan hablando de cosas que les interesan de una manera más o menos explícita, de conflictos y cosas personales. Pero sí que es verdad que nos atrevemos más en general. Salen películas de gente que filma a su familia, más en plan documental. Vamos más a la raíz de lo que nos interesa. También porque el cine ahora te permite hacer tú solo una peli con tu cámara y tu familia. Pero bueno, en cualquier caso es normal. Todos hablamos de nosotros mismos. 

Excepto la escena de la fiesta de los cabezudos, con más actores, la película no parece haber costado mucho dinero, ¿fue así?

Fue un presupuesto medio para España. Cuando fuimos a rodar teníamos 800.000 euros y terminamos llegando a un millón. Decidimos tener un equipo bastante grande porque sabíamos que podíamos rodar pocas horas con las niñas y debíamos estar preparados siempre. Pero no es una película muy cara, no hay efectos especiales ni nada de eso. Pero precisamente lo de los cabezudos fue la gente de mi pueblo y del pueblo de al lado que se volcó de forma voluntaria. Son los cabezudos de mi pueblo, solo que rodamos en el pueblo de al lado porque la plaza era más antigua. Eso casi creó una guerra civil porque no les gustó nada que nos lleváramos los cabezudos al pueblo de al lado. 

Costumbrista y ambientada en el pasado reciente, ¿se subieron al carro del efecto 'Cuéntame'? 

Yo no he visto nunca 'Cuéntame'. Sé qué es un fenómeno, pero no la he visto. Sí que es verdad que en algún momento nos planteamos si teníamos que ambientar la peli en el 93 o no. Yo tenía esa idea romántica de que mi niñez había sido en esa época. Pero al final lo más importante de todo fue el tema del sida, que más tarde no habría tenido sentido. A partir del 94 empezaron los retrovirales, la gente comenzó a sobrevivir y ya no pasó todo esto. Pero como mi historia hay muchísimas, porque el sida afectó muchísimo en toda España. La crisis de la heroína en un momento de libertad absoluta en que la gente no sabía las consecuencias. Muchos murieron y hay muchas historias parecidas de huérfanos del sida. Por eso para mí era importante situarlo ahí. 

Otra cosa que parece de otra época es el aburrimiento de los niños en la película...

Sí, yo recordaba eso. El tiempo, cuando eres niño te pasa de otra manera, más en un pueblo y en verano. Es verdad que los niños hoy tienen muchas otras distracciones, pero yo creo que también se pueden aburrir. Eso espero. También es importante aburrirse de pequeño. 

¿Hay alguna relación entre el aburrimiento y la creación?

Sin duda. Para crear, para escribir, hay que estar aburrido unos días. Cuando leía sobre la psicología de los niños a los que les había pasado algo como a mí, algunos libros coincidían en eso, son niños con necesidad de crear por haber tenido la muerte tan cerca. Va en relación con las ganas de dejar huella a través de sus creaciones.

¿En qué está trabajando ahora? 

Estoy desarrollando dos ideas que aún están un poco verdes. Una de ellas está más relacionada con Estiu 1993, más personal. La otra también es sobre mi familia, pero de unos que viven en un pueblo pequeño de Lleida, una zona muy rural de Cataluña, y que cultivan melocotones. Me pareció un sitio brutal para filmar. 

¿No se enfadaron sus familiares por sus retratos en la pantalla? 

De momento, no. Lo llevan bien. Ha sido un proceso muy compartido el de ir creando esto todos juntos. Han estado muy presentes en el guion y rodamos cerca de su casa. Lo han vivido de cerca. 

¿Qué es para usted ser catalana?

Ser catalana es usar mi lengua. Cuando estábamos con el proyecto y nos planteábamos si tenía que ser en español o en catalán, yo lo dudé por un momento porque la distribución es más fácil y hay posibilidad de escoger a más actores en castellano. Pero luego me di cuenta de que yo me comunicaba mejor en catalán, de que viví mi infancia en catalán y de que los personajes tenían algo de catalán.

¿Cómo consigue dinero para filmar una joven que en 2014 sólo tenía 27 años y dos cortometrajes de experiencia?

La productora Inicia Films había coproducido mi corto de graduación de la escuela de Londres y aceptó trabajar conmigo. Lo primero que hicimos fue pedir ayuda del programa MEDIA, a nivel europeo. No es mucho, pero es como un sello de calidad que te ayuda a conseguir las otras. Luego conseguimos las ayudas públicas de los institutos de cine de España y de Cataluña, las de TVE y las de TV3, y al final, también la de Movistar Plus. Esa fue la financiación. En algún momento intentamos coproducir con Holanda o Francia pero era una película muy española y no salió. Lo hicimos todo con dinero español y tuvimos mucha suerte: yo empecé a escribir en verano de 2014 y la rodamos en el verano de 2016. 

En algún momento intentamos coproducir con Holanda o Francia pero era una película muy española y no salió. Lo hicimos todo con dinero español y tuvimos mucha suerte

¿Es este un buen momento para financiar películas en España?

Justo ahora es un momento un poco difícil. Con TV3 está siendo difícil porque no tiene mucho dinero. Y tampoco se está apoyando mucho a este tipo de cine de presupuestos pequeños. Les piden muchas condiciones de distribución y eso hace que a ciertos proyectos súper independientes les cueste conseguir ayudas. No creo que sea un momento fácil. De hecho, los productores están un poco asustados. En Cataluña, sobre todo, por el tema de TV3. La televisión catalana es una parte muy grande de las producciones aquí.

¿Por qué tiene poco dinero TV3?

Tienen que devolver una parte del IVA, no sé decirte en dinero cuánto, pero sé que es mucho y que afecta a sus presupuestos, que ya llevaban tiempo con recortes. Además, en Cataluña se había aprobado una especie de tasa a las operadores de telefonía, una parte de lo que ganaban se iba a ayudas para el cine. Eso fue un avance muy grande para hacer más películas. Pero de repente, el Tribunal Constitucional lo canceló.

¿Hay alguna relación con lo que está pasando en Cataluña? 

Teóricamente, no. La verdad, no sabemos. Lo del Constitucional es anterior al 155, pero lo del IVA sí ocurrió después. La gente sí cree que hay posible una relación... No se sabe. 

¿Qué opina de las agresiones verbales que sufrió Isabel Coixet por oponerse al proceso independentista?

Me parece muy mal que haya sufrido agresiones porque cada uno es libre de tener su opinión y posicionarse, si quiere. Ella lo tiene muy claro desde siempre. Yo creo que tiene todo el derecho y nadie puede decirle nada. Estamos en un momento político complicado, donde los matices no están muy claros. La gente no habla con matices y todo se vuelve un poco agresivo.

¿Habría sufrido represalias si su opinión hubiera sido la contraria?

A lo mejor dejaban de ver sus películas en el resto de España... Yo creo que por la otra postura también se habría visto afectada. En este momento, cualquier extremo es difícil. Al final, lo que dice Isabel es que ella se siente las dos cosas y no hay nada malo en eso. 

 ¿Cuál es su opinión sobre el proceso independentista? 

Yo no he querido pronunciarme porque creo que no es mi trabajo. Yo hago cine y creo que no tiene nada que ver con la política. Soy incapaz de tomar postura en un extremo porque no creo en ellos. También creo que tenemos una película en catalán, ya es todo un poco frágil, y no ayuda que yo dé mi opinión política de ninguna manera. La película no se ha politizado y yo tampoco debo hacerlo. No son momentos donde a la gente se le dé la libertad de hablar con matices, o de dudar, o de analizar. Es una cosa o la otra, y yo no siento una cosa o la otra. 

¿Y del boicot al trabajo de Woody Allen y a Roman Polanski propuesto por una rama del movimiento #MeToo? 

Lo de Woody Allen no lo he seguido muy bien, pero creo que las películas no hay que dejar de verlas. Una cosa son las pelis y otra los cineastas. En cualquier caso, este movimiento es bueno que salga para que el próximo se lo piense dos veces. Es verdad que es un mundo muy masculino. 

¿Está cansada de que le pregunten por el cine de mujeres?

Ojalá no tuviera que hacerse esa pregunta, porque significaría que ya no es un tema. Me cansa mucho, sí, pero si la hacen es por algo. Realmente hay muchas menos mujeres haciendo cine y es importante reivindicar que debería haber muchas más.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Francisco de Zárate

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí