1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Procesando la investidura

El lemmingnato

El lemming es un roedor noruego, muy simpático. Cada equis años, los lemmings van en manada y al trote hasta un fiordo, saltan al vacío y mueren. No hay explicación para ello

Guilem Martínez Barcelona , 18/01/2018

<p>La recién elegida Mesa del Parlament</p>

La recién elegida Mesa del Parlament

job vermeulen

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

Hola. Les cuento la primera sesión del Parlament post 155 y, por el mismo precio, intento responde a las grandes preguntas del procesismo y la legislatura. Que, como siempre, son las mismas desde los griegos. ¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿Hacia dónde vamos?

¿De dónde venimos?

1-Hola. Parlament. Pues aquí. Definición del concepto 'aquí'. En 2015 se inició una legislatura cuyo programa gubernamental era la indepe en 18 meses. A los 6 meses ya se veía que ya tal, de manera que un grupo de indepes no procesistas –personas libres, a su bola, sin partido, sin Govern, sin instituciones, con ganas de liarla–, de manera astuta y con juego de piernas, dejó caer en el lugar indicado la idea de hacer un referéndum. El objetivo era someter el procés a contradicción. Algo que se consiguió. De hecho, el procés, un sistema propagandístico, ha ido a la cárcel o al exilio, contradictoriamente, sin resultado alguno, y por la cosa referéndum, esa idea que no era suya. Lo que tiene cierta guasa. En su día, ERC y PDeCAT, gatos viejos, pasaron de la propuesta del referéndum como de la peste. Pero no Puigdemont, que por fin tenía un programa. Es decir, que el programa con el que se presentaron no se lo creía nadie, salvo el electorado. La apuesta por el referéndum fue total y vehemente, en tanto –y me temo que esta interpretación que, seguidamente, les canto, es la más verosímil–, confiaban en que ese referéndum nunca se haría. Es decir, que el Gobierno impidiera el acceso a los colegios y, en el trance, podrían sacar fotos de un poble haciendo cola frente a coles tomados por la poli, y convocar luego elecciones, que se volverían a ganar por KO. El Gobierno, cuya única respuesta al procés ha sido judicial, que no política, quería –comienzo a verlo claro–, con su decisión de enturbiar el 1-O con violencia sin llegar a paralizarlo, aumentar los cargos judiciales sobre el procesismo. Algunos de los acusados se enfrentan, de hecho, a 30 años de trullo. Parece ser que los detenidos y encausados hace relativamente poco que son conscientes de su probable nuevo giro biográfico para los próximos 30 años.

2- ¿Es posible esa inconsciencia? Sí. Por una parte, las personas encausadas estaban mal asesoradas. Confiaban o, incluso, creyeron, su propio discurso propagandístico. El proceso de toma de decisiones fue sumamente vertical y opaco, lo que impedía estar bien informado. Por otra parte, pensaban que estaban haciendo política ad-hoc, forzando una negociación política con el Estado –que, importante en esta trama, no negocia ni jarto de garnacha– a través de una timba de poker salvaje, como en los últimos 5 años. Es decir, que estaban convencidos de que estaban haciendo lo de siempre, ejerciendo su oficio –el de procesista–, por lo que la cosa tendría las mismas repercusiones de siempre. Vamos, inhabilitación de dos añitos, a lo sumo. Además, supongo que ha tenido alguna consecuencia el componente humano universal ante la desgracia. Componente humano universal ante la etc: me consta que, snif, una persona pendiente, pongamos, de desahucio, la mañana misma del desahucio cree que todo se solucionará, que-esto-no-puede-pasarme-a-mí. En un político, que cree que sólo se encarcelan a chorizos con pocos ingresos –lo que es, estadísticamente cierto–, ese sentimiento debe de ser más acusado.

3- El resultado ha sido un desastre. En esta partida sin fichas y con táctica precaria, el procesismo lo ha perdido todo, salvo el electorado. Que no se sabe, diría, si quiere indepe o procés forever, es decir, lo que le digan. Y el Estado, a su vez, lo ha ganado todo. Pero es que todo. El proceso de recorte de derechos iniciado en 2011 se ha visto ampliado. El discurso del Rey en octubre dibuja una nueva lectura de la democracia, innegociable, más vertical y próxima a los experimentos húngaros y polacos. Afecta, incluso, a la forma del Estado. El 155 parece ser una herramienta desenfadada, cool, sencilla y útil, que prefigura el futuro de esa descentralización administrativa leve que son las autonomías. Los políticos procesistas no han sido efectivos, inteligentes u honestos. Son una joya –una joya que no es únicamente un producto con denominación de origen cat–. Pero sobre ellos cae, al final de la partida, un rigor judicial, y una politización de la justicia llamativa y con todas las letras, sellada por una aplicación exótica de la cárcel preventiva, por la invocación del delito de rebelión –sumamente dudoso, al precisar violencia; además, por otra parte, el procesismo impidió la rebelión, que la sociedad saliera a la calle a liarla; en ese sentido, más que cárcel, se merecería una de esas medallas que dan a la poli–, y por la permanencia en la cárcel de personas con el acta de diputado. No son héroes, ni resistentes civiles, ni poseen en su cabeza una democracia diferente al canon esp. Menos Junqueras, que parece plantear su defensa en una suerte de cristianismo –como Tolstoi, pero sin Tolstoi, ese hombre que quiso repartir la tierra, por ningún lado–, el resto de acusados en el interior ha reconocido la Consti y alguno, incluso, ha acusado a sus subalternos en el TS. Ole tú. Pero todo ello no debe impedir percibir que son víctimas de abusos que, por ello mismo, afectan a toda la sociedad y a su corpus de derechos disponibles en el mercado. Los abusos de toda índole, en la vida, no siempre se ejercen, por otra parte, sobre héroes. De hecho, eso no suele suceder casi nunca. De ahí su naturalidad y frecuencia. Es preciso, por tanto, ver y describir los abusos que se están produciendo, por eso mismo.

 ¿Quiénes somos?

4- Mientras esto empieza les hago un dramatis personae de los que estamos aquí y hoy en esta sala. El primer lugar, ahí está C's. Primer partido en votos y escaños. Es decir, la prueba del algodón de que el procés no tenía capacidad de leer sus acciones ni sus consecuencias. Si no hay una gran metedura de pata, C's está fuera del partido de hoy. Hoy no ganarán la presidència de la Mesa, verbigracia. En general, tienen poco qué hacer. Salvo ir ganando votos a lo largo de la legislatura. O ir perdiéndolos. Por lo que, es previsible harán discurso, lo endurecerán. Más sobre C's en, glups, el punto 7. Y en el 9. Pamearynoechargota.

 5- En segundo lugar les presento a JxC. Previamente a sentarse en su escaño, todos los diputados han jurado o prometido la Consti, en su casa, celda, apartamento o villa belga, y por escrito, sin matices y con todas las letras. Entre ellos, todos los encausados, salvo dos. Puigdemont y Turull, que han agregado al juramento la partícula por-imperativo-legal. En 2015 juraron/prometieron esto –traduzco-: "...para ejercer la autodeterminación de nuestro pueblo y proclamar el Estado Catalán libre y soberano". Hoy, pues no. Lo que puede ser un indicio de que esta legislatura irá de enfriamiento global, o de ver como Puigde lo impide. Puigde, para sobrevivir, no sólo políticamente, necesita que esto se caliente, algo que PDeCAT y ERC quieren evitar. El procesismo es la pera, etc. La lista es una coalición de PDeCAT y –tachán-tachán– CDC, que hace un par de días se llenó de gloria –y se vació de activos y pasivos– con la sentencia del caso Palau, que demostraba que CDC chupó del bote como una posesa. Importante: la lista la ha hecho Puigde. Está repleta de personas ajenas a CDC y PDeCAT, pero próximas a ese discurso líquido, sentimental, eléctrico, que es el procesismo. Cabe suponer que son más útiles y efectivos en la modulación de ese discurso que en la modulación de política, esa cosa que no se ejerce en Cat desde hace 5 años/los supermegarrecortes. Me temo que no tanto por incapacidad que por imposibilidad. ¿De qué sirve una autonomía, esa cosa que gestionaba el bienestar cuando lo había? El procés, en fin, ha aparcado un –otro– tema estructural, que algún día nos caerá encima. Importante, también: la pasta que recibirá la lista del Estado se la queda PDeCAT. O no. Eso fue lo pactado, pero ahora Puigde y PDeCAT está renegociando eso. Es decir, están a la greña.

6- ERC es la tercera fuerza. Es decir, ha perdido las elecciones y ha perdido la partida de chicken game del III Acto del Procés, frente a Puigde. El 25-O, cuando Puigde iba a convocar elecciones, ERC se puso gallito y empezó a llamar traidor a Puigde antes de tiempo. Puigde no convocó elecciones y ERC se lo tuvo que comer con patatas. Las patatas que sirven en Estremera. El procés, en fin, antes que una pugna con el Estado, es una pugna entre partidos cat por la hegemonía del postcatalanismo. Desde 2012 la va ganando CDC, o como se llame, cuando todos los números –incluso los del Caso Palau– eran para lo contrario. Lo que ahonda en la idea de que ERC se lo ha montado mal, submodalidad muy mal. En 2015 ERC prometió/juró la Consti con la misma fórmula mega-indepe que los chicos y chicas PDeCAT. En esta ocasión ha optado por un "...por imperativo legal. Anuncio que quedo a disposición del nuevo Parlament, del President y de la Generalitat, siendo fiel al mandato democrático emanado del pueblo de Catalunya". Como sucede con las pólizas de seguros, es un texto muy largo como para no significar otra cosa. ERC y PDeCAT, en fin, están a hostias. Visualmente, está sometida a JxC. No ha hecho batalla para investir a su candidato. Anunció que respetaría la decisión de los Lletrats/Letrados del Parlament en cuanto a su decisión de no permitir el voto delegado o telemático a los exiliados. Pero luego se tragó la ocurrencia. No tiene ganas de repetir experiencias, aunque las está repitiendo en estos preliminares. Un indicio de que ERC no quiere volver a repetir jugada: el cargo de presi de la Mesa ha sido rechazado por Forcadell, por Romeva, por Ernest Maragall, al ser considerado un oficio más inestable que el de entrenador del Málaga. Al final, lo ha acabado aceptando Torrent, un profesional que nació con el carnet de ERC.

7- PSC. Iba como un tiro en la campaña. Hasta que Iceta dijo que los imputados en el TS deberían de ser indultados tras el juicio, momento en el que el PSC se fue al garete, en beneficio, se supone, de C's, los duros del barrio constitucionalista. Esto es un indicio de que esta sociedad está crispada y quiere sangre. Sangre del siglo XXI, quiero decir, que es menos sangrante. Espero, vamos. Se trata, sea como sea, de algo que no es bueno y que ilustra una sociedad y un parlamento con mala salud moral. En 1909, después de la Setmana Tràgica, Joan Maragall, el columnista chachi de la entonces derecha cat, pidió lo mismo a sus lectores en su artículo La ciutat del Perdó: no represaliar a los ciudadanos –anarquistas, socialistas, republicanos– que se habían levantado contra el Estado –en aquella ocasión, de verdad–. Ese artículo supuso la muerte civil de Maragall, el aplauso de la derecha cat a los fusilamientos posteriores, y la separación entre catalanismo e izquierdas por décadas. Un poco lo que le ha pasado a este PSC, que quería lo mismo que C's pero sin C's, es decir, sin galeras. Barcelona es, bajo su apariencia chachi, una ciudad dura en la que, como en cualquier otra ciudad peninsular con glorietas, sus derechas, esp o cat, no perdonan de por vida y por generaciones. Esta legislatura será, por tanto, dura. Una parte de los partidos en el Parlament tiene como objetivo no perdonar. La otra parte tiene como objetivo, me temo, no hacer ninguna autocrítica.

8- Comuns. Muy pocos dipus, 8. La mismísima noche electoral contaban con tener el doble. Es decir, han perdido cierto contacto con la realidad durante ese periodo histórico denominado procés. Han estado un tanto de perfil, mientras que la denuncia del abuso democrático, el supremacismo latente y la falsedad discursiva la ha hecho la derecha desde otro nacionalismo, también yuyu. Una derecha nacionalista que –punto 7– no perdona, pues su país es otro país con un pacto con Dios, como todos. En esta legislatura, desde todas las instituciones cat, me temo, se intentará arrebatar a Comuns la alcaldía de BCN, esa cosa que, como todo, pertenece a sus legítimos propietarios. El procés, en fin, es una reconquista de las instituciones. Poco más. Si no hubiera sido por él, el ex-catalanismo no tendría ninguna.

9- PP. Cuatro y el cabo. Querían que C's les cediera un diputado para tener grupo propio. Lo que supondría poder acceder a comisiones y –yehehei– medio millón de euros. Va a ser que no. C's esgrime que eso le supondría una pasta como grupo. La razón verdadera, me temo, es darwinismo. C's quiere acabar con el Neandertal PP, en beneficio del Sapiens C's. O al revés, que el PP cat –curiosidades de un topos con dos derechas esp– es menos gore en tema nacionalista– aunque cueste creerlo, aunque el PP Génova haya apostado por lo contrario, por Albiol, un hombre que es tan esp RH– que se come las nueces sin pelar, por puro patriotismo. Cabe suponer que el PP competirá con C's a ver quién es más bestia. Si la sangre no llega al río, puede ser divertido y digno de una serie de dibujos animados.

10- CUP. Su escasa representación, y la de Comuns, y el escaso discurso de ERC, explica quién ha sido el gran derrotado en el procés. Las izquierdas. CUP sigue defendiendo la desobediencia como vía a la indepe. Es decir, defiende que la derecha cat se anime y sea revolucionaria. En esa cruzada poco probable vuelve a ir, supongo, su línea política. En su haber está el 1-O, un día en el que una parte notoria de la sociedad desobedeció, se jugó el tipo y se dejó partir la cara, literalmente, para votar, lo que se dice rápido. ¿Fue posible la desobediencia? La verdad, fue emocionante, pero sigo sin saber si fue posible. Esas personas golpeadas también defendían un Govern, es decir, sus promesas. Vamos, que partían de la información gubernamental que aseguraba que ya se tenían preparadas estructuras de Estado –no las tenían/no dieron palo al agua al respecto–, que se disponía de reconocimiento internacional –no lo tenían; ni la sombra de la sombra–, la garantía de un total dominio sobre el territorio –no lo hubo; todo era una chapuza–, y de que se emitiría una DUI inapelable –no lo era, no se la creían ni ellos que, de hecho, no la emitieron, aunque pagarán por ello como si lo hubieran hecho; pagarán, incluso, más. En todo caso, los representantes de la posibilidad de la desobediencia han sacado tres diputados. Los representantes del gran timo del R'n'R no sólo no han sido corridos a boinazos, sino que son segunda y tercera fuerza. Todos juntitos, mayoría absoluta. Lo que nos lleva otra vez a la pregunta, nada retórica, ¿fue posible la desobediencia? JxC ha ofrecido a CUP entrar en la Mesa, en una legislatura de estabilidad. Es decir, les ha ofrecido paz sin territorios. CUP no lo ha aceptado.

11- Vaya, ya empieza la cosa. Yupi. 

-¿Hacia dónde vamos?

12- Los escaños vacíos, que deberían estar ocupados por 8 personas en el trullo o en Bélgica aparecen con un lacito amarillo, por cierto. Lo que confiere a la cosa cierta cosa reivindicativa en un hemiciclo que ha aceptado el 155 –muy rapidito, por otra parte–. Cabe suponer que esos gestos sentimentales son la política de un JxC que pasa de ejercer la política en la política o en los tribunales. Cabe suponer que esa sentimentalidad vertida, que no se corresponde con la realidad –la realidad: en la anterior legislatura se mintió, se mintió, incluso, al proclamar la DUI y, al final, se acató, por todo lo alto, al Estado– es un indicio de la política que habrá con un presi JxC. Porque, pase lo que pase –vean el punto 17– parece ser que habrá un presi JxC. 

13- Mesa de Edad. Ernest Maragall, una de las personas que han pasado del buggy de ser presi del Parlament, es el presi, por edad. Discurso. Planteamiento del problema con el Estado desde 2005, con lo del Estatut. Planteamiento de la anormalidad de un Parlament con detenidos y exiliados. Planteamiento del peligro de un Estado que no dialoga. Por lo demás, poco más. La república brilla por su ausencia, en lo que puede ser un indicio de la legislatura. El raje habitual desde octubre, con el sentimentalismo habitual, y con algunos datos inquietantes y certeros sobre el Estado.

14- Antes de las votaciones C's y PP la lían por la cosa del voto delegado. Sinopsis: el TS ha permitido a sus detenidos votar de manera delegada, algo que el reglament del Parlament no admite. Los Lletrats han dicho eso, exactamente, pero se han mostrado abiertos a lo que decida la Mesa de edad. La Mesa de edad lo permite. ¿Eso supone que permitirá votar también a los dipus exiliados? No se sabe. Los dipus exiliados, con Puigde a la cabeza, han emitido un escrito, anunciando que, en el día de hoy, no van a votar. Vamos, que no queman esa posibilidad para el día de la investidura. PP y C's no quieren que voten ni los presos. C's, más alto. Es, no obstante, palique/discurso, pues no hacen escrito al TC al respecto. Por otra parte, voten o no voten los presos, C's no será presi de Mesa.

15- En la segunda votación es presi de Mesa Torrent. Lo esperado. Se suceden votaciones de secretarios de mesaZzzzz. Finalmente, la mesa la copan JxC y ERC. Uno de los chicos ERC, por cierto, aparece en la red, en un acto de homenaje a los hermanos Badía, fascistas cat de los años treinta. La Mesa también posee unas gotitas de C's, si bien será una Mesa-rodillo. ¿Qué va a someter a rodillo. 

15- El discurso del nuevo presi del Parlament es ecuménico. Presos, exiliados, sentimentalidad. Y nada de república. Es más, se aboga por "poner fin a la intervención de nuestras instituciones". El Gobierno ha anunciado que el 155 continuará con un President telemático –algo, probablemente, falso; el 155 proseguirá; la Gene, de hecho está intervenida económicamente desde mayo, antes, por tanto del 155. Sea como sea, la "recuperación de las instituciones" pasa, por tanto, por no votar a Puigde, algo a lo que a ERC se lo pide el cuerpo. ¿Qué pasará? ¿Hacia dónde vamos?

16- Los planes de JxC pasan por investir a Puigde. Es más, contrariamente a PDeCAT y a ERC, Puigde sólo contempla ser investido o volver a celebrar elecciones. Pero es bastante improbable que Puigde sea investido. Comuns no le votaría. PSC, PP y C's –C's, más alto– llevarían la elección al TC. La Mesa sería finiquitada –por eso nadie quería ser presi de Mesa– y, probablemente, incorporada a la causa general del TS. Es decir, que irían al trullo. Quizás por eso, en previsión de eso, vamos, la mesa, formada por diversos fondos de armario de ERC y PDeCAT tiene tan poco perfil político. Nadie de entidad se ha querido sumar a la fiesta. Nadie quiere ir al trullo. Lo que es un indicio de que no pasará. ¿Cuál es el plan?

17- Lo razonable –para el procesismo, quiero decir–, sería dar la vara con el voto delegado o telemático, y con una candidatura telemática de Puigde, de manera sentimental y con lacitos amarillos todo el día y toda la noche. Y, llegados al punto de amenaza seria del Estado, pasar a la inventiva. La inventiva consistiría en un presi nominal, votado en el Parlament, y otro en el exilio, un cargo gubernamental nombrado por el Govern. Un presi de la Gene Legítim y otro en el interior. La prensa procesista –la pobre, no cobra desde mayo, por lo que hay que agradecer su dedicación–, ya ha empezado a emitir posibilidades. Todas recuerdan a la opción peronista en la Argentina del 73, cuando el Gobierno impidió a Perón ser candidato, y el peronismo fue y presentó a Cámpora, bajo el slogan, 'Campora al Gobierno, Perón al Poder'. La verdad, no sé como habría podido describir al procés sin las cuatro cosas que sé de peronismo. En las siguientes elecciones, con Perón muerto, por cierto, el slogan fue 'Isabelita Presidente, reviente quien reviente'. Lo que literalmente puede ser verdad también en cat, si finalmente el Cámpora cat es una señora.

18- Esa opción da pereza a todo el mundo –en cat, mandra; la mandra sería como la pereza, si bien más espiritual–, pero ofrece el marco victimista, sentimental, simbólico e inútil y sin consecuencias políticas más allá de las electorales que tanto ama el procesismo. Otra posibilidad sería llegar al límite con la propuesta telemática y, una vez que se visualice su imposibilidad como otro agravio del Estado, destapar al candidato real a presi. Se especula que son dos posibles, Turull –en la pasada legislatura mintió tanto que, en otro biotopo político más norteño, estaría políticamente muerto; no es el caso en este Sur como un piano–, y Artadi, una señora.

19- Esa posibilidad tiene un problema. ¿Qué hacer con Puigde? Lo que es serio. Después de refundarse en el PDeCAT, hay posibilidades de que CDC se vuela a refundar en JxC. Puigde, en todo caso, es el mayor activo de la antigua y futura CDC. Pero para seguir siendo un activo debe de poseer alguna actividad. Si no es presi no votado en Bélgica –opción del punto 17–, se especula con algún cargo honorífico con sueldo en Bélgica –de la que, por cierto, no puede salir ni a Disneyland París sin el riesgo de que, a petición del Estado, se le detenga. Una suerte de embajador. También se habla de que sea el candidato a las europeas, lo que aumentaría su seguridad personal. 

20- Otra posibilidad es cualquier otra posibilidad. Les cito dos. Una, poco probable. Que vuelva, que sea, por tanto, detenido y que establezca un juicio político con el Estado. La otra posibilidad, que es la sombra de otras muchas, la comunicaba The Independent, que no es OKdiario, hace unas horas. Que emule a Assange y que vuelva secretamente a BCN, donde pediría asilo a uno de los escasos consulados con extraterritorialidad. No sería presi, pero la liaría y establecería el tantas veces omitido combate político. A costa de una gran fortaleza personal. Pasarse 30 años en una habitación de un consulado extracomunitario, requiere eso.

21- ¿A dónde vamos? Vamos al sacrificio ritual de una Mesa, a cambio de nada –Puigde no llegaría a ser presi ni con esas–, o a otro/a presi del PDeCAT y a la sentimentalización definitiva del conflicto, que hace meses que, de hecho, ha dejado, diría de ser político para pasar a ser sentimental. La jornada de votación de la Mesa, sosegada, sentimental, pero sin ganas de liarla, invita a suponer eso. Pero, es preciso señalarlo, el procesismo se parece a los lemmings.

22- El lemming es un roedor noruego, muy simpático. Cada X años, los lemmings van en manada y al trote hasta un fiordo, saltan al vacío y mueren. No hay explicación para ello. Es posible, se dice, que eso sea una suerte de control de la población. Si lo hicieran aún por menos motivos, con menos consecuencias políticas, y copados por la sentimentalidad y el terror a ser llamado cobarde por otro lemming del mismo bloque, podrían ganar la mayoría de un parlamento lemming en Cat.

23- Les cuento lo de la investidura, lemming o no. 

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guilem Martínez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Txemin

    ME parece un análisis muy fino de lo que ocurre en Cataluña, no este artículo, todos los de 'procesando ...' Así que el autor no puede esperar muchas adhesiones, la verdad en temas complejos no está al alcance de mayorías. Más bien deberá el autor prepararse para recibir de los dos lados. Un abrazo!

    Hace 3 años 10 meses

  2. Aceptar Cookies

    Madre mía... Y estáis pidiendo dinero y suscripciones publicando mierdas del nivel Mediterraneo Digital...

    Hace 3 años 10 meses

  3. Leonardo Reis

    https://es.m.wikipedia.org/wiki/White_Wilderness

    Hace 3 años 10 meses

  4. pepe

    Mas a que Chomsky como presidente de Honor, tenías que haber elegido a Jose Antonio Primo de Rivera, está mas en vuestra linea ideológica,vamos ,que la bordais en rojo ayer. Como se entere Chomsky lo que amaís la democracia sale por patas de tan honorífica presidencia

    Hace 3 años 10 meses

  5. phb

    Aquí estamos, esperando que el Sanedrín consiga colocar a la Artadi en lo alto de la pirámide para continuar como hasta ahora, pero con sangre más joven. Si hasta Berrnat Dedéu, el iconoclasta, ha dado por bueno el relevo prometido.

    Hace 3 años 10 meses

  6. fer

    Otro mito como el de los lemmings es el de que el Junqueras, el Puchi y los demás no han cometido hecho alguno susceptible de ser considerado delito por los tribunales españoles, entonces a qué se han dedicado? La respuesta a esa pregunta es la verdad del independentismo catalán.

    Hace 3 años 10 meses

  7. Elías

    Ciertamente, algo comparten los lemmings y los periodistas: Sobre ambos existe un mito. Sobre los primeros se dice que, cada equis años, les entra una sed (o apetito, a saber) voraz y se suicidan en masa. No, el mito no lo inventó Disney (no son tan buenos). Disney simplemente nos lo contó al mundo. Sobre los segundos se dice que, cuando reciben o consiguen una información, contrastan la fuente, la analizan y, si es verídica y esta información contradice la explicación de los hechos, modifican esa explicación ante la nueva información obtenida. Otros, como vemos aquí al señor Guillem, reciben algún chismorreo y da igual que refuerce o contradiga su tesis. Ya retorcerá la información recibida para que se adapte a su explicación de los hechos. Él siempre tenía razón.

    Hace 3 años 10 meses

  8. Reset_R78

    El “suicidio” de los lemmings Wikipedia.- [...]Existe el mito de que los lemmings se suicidan en masa arrojándose al mar como parte de un mecanismo de autorregulación de la naturaleza. Actualmente, la comunidad científica rechaza el mito, así como las posibles explicaciones al fenómeno del suicidio en masa, pues no existen pruebas de que este exista.[...] Ye si eso, cuando quieras @guillemmartnez nos cuentas algo sobre la decadencia y caida del R78, gracias

    Hace 3 años 10 meses

  9. Raul

    Es muy importante recordar antes de empezar a hablar de nada relacionado con Cataluña en estos momentos que los que tienen problemas para presentarse en la cámara los tienen por que están acusados de un alzamiento publico y violento que no se ha producido y que por tanto son inocentes de los delitos de los que se les acusa. Gracias.

    Hace 3 años 10 meses

  10. CEFERINO

    Muy bueno como siempre, Guillem. Esperaba en candeletas la continuación de tus series procesistas. Lo mejor de lo mejor. Gracias.

    Hace 3 años 10 meses

  11. Abraham Benyosef

    Coincido con Fer, los lémmings no se suicidan. Por otra parte, en las elecciones argentinas siguientes a las de Cámpora, Perón no sólo no estaba muerto, sino que se presentó y ganó.

    Hace 3 años 10 meses

  12. fer

    Lo de los lemmings es un mito surgido a partir de una pelicula de Walt Disney, Wild Wilderness (1958), cientos de lemmings fueron liberados sobre un terreno con nieve artificial en Canadá, en su huida cayeron por un barranco. Nada de que los lemmings noruegos tengan por costumbre "cada equis años" suicidarse colectivamente, es de risa. El resto del articulo, pues más o menos igual, a lo cuñado, como diría la eminencia de Rufián.

    Hace 3 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí