1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Omy Perdomo / Deportista transgénero

“Ser una referente para el colectivo trans me produce orgullo”

Ricardo Uribarri Las Palmas de Gran Canaria , 20/01/2018

<p>Omy Perdomo en un entrenamiento</p>

Omy Perdomo en un entrenamiento

Club CV CCO7 Palmas Gran Canaria

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

“Omy Perdomo es un ejemplo de superación personal y deportiva”. Así definía hace unos días el presidente de Canarias, Fernando Clavijo, a la jugadora del Club Voleibol CCO 7 Palmas Gran Canaria, después de haberse convertido en la primera persona transexual que puede competir en la máxima categoría de un deporte olímpico. El pasado mes de noviembre consiguió lo que tanto deseaba. Una decisión judicial anulaba su partida de nacimiento como hombre y le reconocía su condición de mujer. Ya con su nuevo DNI, pudo gestionar la ficha federativa que le abría las puertas a cumplir un sueño. Pero hasta llegar a ese momento, Omaira, nacida hace 18 años con el nombre de Omar en la localidad grancanaria de Arinaga, ha tenido que recorrer un largo camino. Su lucha y su visión optimista de la vida, que explica a CTXT en conversación telefónica, le han ayudado a superarlo. 

¿Cuándo empezó a jugar al voleibol y porque eligió este deporte?

De pequeña hice patinaje, baile, gimnasia rítmica… pero a los 10 años me pasé al voleibol. Me cambié de colegio y en el nuevo era una actividad muy importante, casi todo el mundo lo practicaba. Me dijeron que había un club en Arinaga en el que había varias compañeras apuntadas y fui a probar. Al principio jugábamos en equipos mixtos pero ya nos empezaron a separar por sexos. A mí me pusieron con los chicos y yo dije que no quería. Mi madre fue a hablar y les explicó mis circunstancias pero se lavaron las manos, les dio igual.

De todo lo que he vivido siempre saco el lado positivo, no digo ‘ay, que complicado es todo’

¿Guarda malos recuerdos de aquella época?

Como me gustaba el deporte aguanté un año jugando con los chicos pero no me sentía cómoda. Los entrenadores no me trataron como me tenían que tratar. Me llamaban por mi nombre masculino y no me dejaban ponerme ropa de chica. No pensaron en mis sentimientos ni en mi manera de ver las cosas. Fueron egoístas. Me cansé y me fui. Me lo hicieron pasar mal, pero yo agradezco ese tipo de cosas porque me convertí en la persona que soy hoy en día. Y ahora tengo una trayectoria deportiva que ya les hubiera gustado a ellos. No me gusta quejarme mucho porque al fin al cabo todo el mundo tiene problemas y complicaciones. Yo las he tenido, pero no me han vuelto traumática, sino lo contrario. Solo eran palabras de gente que no me importaba. Tuve una madurez que no me correspondía para lo pequeña que era, pero me sirvió para ser una persona más independiente, más fuerte, más estabilizada. Me di cuenta donde está la sociedad y que gente hay en el mundo. De todo lo que he vivido siempre saco el lado positivo, no digo ‘ay, que complicado es todo’. No soy así.

En juveniles ya pasó a jugar con chicas. ¿Cómo fue ese momento, lo recuerda como una liberación?

Sí, pero tampoco veía el voleibol como lo veo ahora, no era tan importante. Me apunté de nuevo porque el club de Arinaga lo cogió otra gente, estaban mis amigas y me gustaba hacer deporte. Volví, conté mi situación, y me dijeron que podía jugar con quien quisiera. Es verdad que le Federación no me dejaba competir con chicas de forma federada, pero jugué en equipos inferiores durante dos años y estuve cómoda.

Un hecho importante para usted es que siempre tuvo el apoyo de su familia.

Sí. Fue un apoyo más bien de dejarme tranquila y no decirme lo típico de ‘te tiene que gustar esto porque eres un chico’. Mi familia nunca me dijo eso. Tampoco es que me dijeran todos los días que estaban conmigo y me apoyaban, pero sí me dejaban ser como yo quería y me transmitían que me respetaban y me querían igual.

¿Qué pensó cuando Manuel Campos, presidente del CCO 7 Palmas Gran Canaria, uno de los clubes más importantes a nivel nacional, le ofreció estar con ellos?

Fue algo chocante. Es un equipo que gana campeonatos y que siempre pisa fuerte. Que el mejor club de las islas, que ha impulsado a la mayoría de las mejores jugadoras de España, se fije en ti, es flipante. Me trataron súper bien. Todo el cariño que nunca me habían dado, ni entrenadores ni compañeras, lo encontré aquí. No me puedo sentir más agradecida porque me han dado una plataforma para poder hablar, expresarme y hacer lo que me gusta. Jamás había pensado que el voleibol me iba a permitir hacer todo lo que estoy haciendo hoy en día.

¿Cuándo empezó el proceso judicial para que le permitieran jugar como una mujer? ¿Cómo ha sido este camino?

En septiembre del año pasado. La verdad es no se me ha hecho duro. Estaba tranquila porque pensaba, ‘están luchando por mí, están dedicando tiempo en algo que es complicado’. Y eso lo valoraba mucho. Había incertidumbre sobre si podría jugar o no, pero el hecho de que sin saberlo me pusieran a entrenar con el equipo de Superliga me hacía estar cómoda. Tenía la confianza que iba a ser pronto, que iba a ser rápido, y lo fue, más incluso de lo que me imaginaba. Conocía a gente en esta situación y sabía que se tarda en conseguir el DNI. Yo tenía todos los requisitos, pero cuesta un tiempo que te lo den. Afortunadamente, lo mío no se demoró mucho y en noviembre ya pude empezar a jugar.

Y ahora, cuando ya lo ha conseguido y tiene su DNI que dice que es una mujer, ¿qué siente?

Tranquilidad y orgullo. Me siento igual, porque soy una persona tan positiva que proyecto todo lo que quiero. Tener el DNI supone quitarte un peso de encima, no solo para el vóley, sino porque me define, pero al fin y al cabo no es más que un trozo de papel.

Creo que tiene una anécdota curiosa que tiene que ver con el dorsal 22 que luce en su camiseta del equipo.

Fue algo muy gracioso. Mi número favorito es el 7. Llegué al club y cogí el 17 porque una compañera ya tenía el 7. Pero se equivocaron y me dieron el 22, que a mí no me ilusionaba. Al final, el día 22 de noviembre me dieron mi DNI y jugué mi primer partido como federada. Me quedé en shock y dije, ‘vaya con el número 22’.

Eso es lo que más orgullo me da. Que puedo ser una referente, no solo deportiva sino también como persona, para mucha gente

Es la primera persona trans que puede llegar a la máxima categoría de un deporte olímpico. ¿Siente que está rompiendo barreras?

Sí, sí, totalmente. Eso es lo que más orgullo me da. Que puedo ser una referente, no solo deportiva sino también como persona, para mucha gente, y no únicamente para el colectivo transexual sino para todo el colectivo LGTBIQ. Que puedo serlo para padres y madres que viven estas situaciones con sus hijos. Eso es un gran logro que me enorgullece y que no esperaba.

¿Cree que las personas que están en su misma situación lo tienen algo más fácil en la actualidad o siguen las cosas más o menos igual que hace años?

No, mi situación fue muy fácil. Tuve una infancia muy fácil. Yo empecé con todo desde que tuve uso de razón. Lo más complicado es dar el cambio de cara a la gente y como yo me crie con eso, no era algo que me importaba. Simplemente era yo misma. Hacer ese cambio en la adolescencia, como mucha gente hace, es algo más complicado porque las personas saben tu pasado y se encuentran con que eres alguien diferente. Entonces hablan y eso. Pero para mí era algo normal y crecí aceptando que me miraran mucho y hablaran de mí, pero me daba igual. A veces me siguen insultando, pero directamente paso. Sin embargo, hay gente que sufre si los padres o la familia no les aceptan o porque viven situaciones complicadas en el instituto. Yo llevo mi tratamiento desde que era pequeña y cuando llegué a la mayoría de edad ya lo tenía todo, pero hay personas que empiezan más tarde y son muchos años de hormonación, psicólogos, orientadores…y es difícil llevarlo. En mi situación fue muy fácil por mi manera de ver las cosas. Siempre lo he llevado con mucha tranquilidad y he sido consciente que mi vida no iba a ser fácil, que mucha gente me iba a criticar pero que también iba a haber otra que me iba a apoyar. Yo me quedo siempre con el lado positivo. Me levanto y hay días malos, pero son piedras que te encuentras en el camino. Les das una patada y sigues caminando.

¿Ha habido personas que estén en su mismo caso que se hayan dirigido a usted para contarle su experiencia, para pedirle consejo, para darle las gracias…?

Si, muchas, y desde antes de todo lo del vóley. Hay mucha gente de mi pueblo y de la isla que me ha conocido y que se acercan a hablar. Entre ellas, muchas madres. Me duele ver situaciones como la mía y que haya madres que están inseguras, que tienen miedo, que desconocen todo esto, que te piden consejo. Es chocante porque, que vas a decir tú, que tienes 18 años. La vida puede ser complicada para una persona transexual pero para una madre o un padre, que se den cuenta de que su hijo no se siente bien con su vida, que esté incómodo, inseguro, que no esté encajado, es muy duro. Que se te paren y te digan cosas así es duro de escuchar, pero al fin y al cabo tengo la oportunidad de ayudar. A mí me hubiese encantado que de pequeña hubiera habido alguien que me ayudara. Habría agradecido mucho ver algún referente como yo en la tele, personas famosas, mediáticas…no hay nadie, no hay ningún transexual con el que me pueda identificar. La sociedad tiene un problema con la transexualidad hoy en día y es que ve a tres tontas que ponen en la tele en realitys shows y se creen que es eso y no es así. Eso es lo que hay que cambiar. Las etiquetas van a estar siempre, pero hay diferentes personalidades. Yo no tengo que ser como una que aparezca en ‘Gran Hermano’.

La sociedad ha avanzado pero hay ámbitos, como en el deporte, donde aún cuesta mucho dar estos pasos.

Sí, mucho. Pero más bien por el tema de las federaciones. Que hasta cierto punto lo entiendo, pero también hay que pensar en los sentimientos de la gente y en lo mal que lo puede pasar una persona. Algunos han tenido que abandonar lo que más les gusta, actividades para las que tenían talento y eso es duro. Pon que te den una beca para estudiar y una ficha importante y se enteran que eres transexual y te dicen ‘oye, que no puedo ficharte’, y te lo quitan todo de encima, ¿cómo te quedas?

¿Cree que si en lugar del voleibol se hubiera dedicado a otro deporte más mediático, como el fútbol, hubiera encontrado más dificultades?

No sé si hubiese sido más complicado, pero sí sé que me habría matado igual por hacer lo que quiero, que nadie me iba a arrebatar mi sueño. Yo siempre voy a buscar mi felicidad y si cualquier deporte me la va dar, y yo quiero hacerlo, no me voy a dar por vencida hasta conseguirlo. Eso es lo que la gente hace mal. Se da por vencida muy fácilmente. Hay que luchar siempre y no darse por vencida jamás. No hay que quitarse de algo que te gusta, algo que te da vitalidad y felicidad. No lo voy a hacer, jamás. Da igual el deporte en que esté, da igual si quiero buscar un puesto de trabajo, da igual si quiero enamorarme o si quiero hacer cualquier cosa. Si yo me propongo algo lo voy a conseguir y este impedimento que yo tengo, que para mí no es un impedimento, no me va a hacer ni cambiar de idea, ni venirme abajo, ni rechazar nada. Voy a luchar siempre por mi felicidad, aunque sea sola.

¿Se puede decir que en algún momento el voleibol le ha servido de refugio ante la realidad que le tocaba vivir?

No. Yo soy consciente de cuál es mi vida y de que no le voy a caer bien a todo el mundo ni que todos me van a respetar. Estoy tan concienciada de todo esto que ya me da igual. Si no le gusto a alguien pues no le gusto, no me voy a refugiar en nada, y si tengo que hacerlo será en mi familia y en mis amigos. Y en vivir mi vida. Si tengo un mal día no me quedo encerrada en mi casa, salgo y me lo paso bien con mis amigos. Todos tenemos problemas. No por ser transexual voy a decir ‘ay, mi vida’. Eso es lo que muchos transexuales piensan… ‘uy soy transexual, qué problema’. Hay mucha gente que tiene enfermedades y siguen luchando, y con la cabeza alta. Y tú estás viva y estás sana. ¿Qué hay personas a los que no les caes bien y no quieren conocerte y te rechazan? Pues mira, se pierden una persona impresionante. Tú te quitas de encima a una persona tonta, de mente cerrada y ellos se pierden a una persona increíble. Yo no voy a dejar de vivir mi vida por unas personas. Quien quiera estar conmigo, que esté y quien no, que se vaya.

Acaba de tener una recepción con el presidente de Canarias, Fernando Clavijo, que le puso de ejemplo de lucha y de superación. ¿Qué supuso para usted?

Fue algo impresionante. Tanto él como el consejero de Deportes  me recibieron con mucho cariño y me brindaron todo su apoyo. Lo disfruté bastante y me sentí muy cómoda y agradecida. Es algo importante porque puede llegar a mucha gente y que se debe seguir haciendo. Tampoco veo que todo el mundo tenga que venir a felicitarme, porque lo único que he hecho es ser yo misma y hacer lo que me gusta. Si eso para algunas personas es algo impresionante pues gracias, pero yo no lo he hecho para que el resto me vea diferente. Ahora que muchos medios quieren conocer mi historia yo podía victimizarme y decir ‘ay que complicada es mi vida’ pero no, yo soy tan feliz como soy… He hecho algo que para la gente puede ser grande, pero que para mí es algo normal: lograr mi sueño. Si eso para ti es grande, pues para mí es algo cotidiano en mi vida. Un logro más que consigo, que no va a ser el último, así te lo digo. Algo que añado más a mi lista de cosas.

¿Cuándo cree que podrá debutar con el primer equipo en la Superliga?

Ahora estoy entrenando y jugando en juveniles. Yo hice la pretemporada con el primer equipo pero cuando parecía que iba a ser complicado que pudiera jugar porque se retrasaban los trámites, me dijeron que fuera con las chicas de mi edad. Podría jugar con el primer equipo en cualquier momento, cuando el entrenador lo vea oportuno. Depende de mí, de que yo trabaje y me lo gane. En estos cinco meses he hecho mucho. He pisado el acelerador y he ido muy rápido, más de lo que debería; me podría haber estrellado. Yo estoy jugando ahora mismo en Juveniles, Senior, Primera Nacional… no quiero más. Si puedo debutar en Superliga, será genial, un sueño cumplido, porque a cualquier jugadora le gusta llegar a lo máximo, pero está pasando todo muy rápido. Yo ahora quiero relajarme, jugar con mi equipo la Superliga Junior que se celebra en Sant Cugat en febrero, el Campeonato de España, el Campeonato de Canarias… Es mi último año en juveniles y quiero llevarme las medallas de oro que pueda. Lo demás ya vendrá. Quiero centrarme en el presente y dar el 100% de mí. Se lo debo tanto al club como al presidente, que se han matado  por lograr que yo esté hoy en día donde me merezco.

¿Está deseando que pasé este momento de exposición y poder recuperar su vida normal? ¿Qué otras cosas le gusta hacer? Creo que es una gran seguidora de Justin Bieber.

Me encanta, va a ser mi marido, me voy a casar con él. A mí me gusta de todo. Jugar al voleibol, ver series, ver películas, comer, dormir. Me gusta vivir la vida. No soy de cerrar mi mente. A mi edad, mucha gente no hace lo que le gusta por la opinión de los demás o porque se rían de ellos. Yo no soy así. Hay que disfrutar.

Pocos días después de que Omy tuviera su nueva identidad oficial, en el pasado mes de noviembre, el Congreso aprobó una proposición de ley que facilitará, cuando termine su trámite parlamentario, que las personas trans puedan realizar la rectificación registral "sin más requisitos que la declaración expresa de la persona interesada del nombre propio y sexo registral con los que se siente identificado/a”. Hasta ahora, necesitaban un diagnóstico médico o psicológico que acreditara que la persona que quería modificar su nombre padeciese disforia de género y que había sido tratada un mínimo de dos años. Una iniciativa que busca apuntalar los derechos del colectivo en un momento en el que las agresiones homófobas siguen aumentando: solo en Madrid se denunciaron 287 en 2017, 47 más que el año anterior.

 

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. loderanay

    No, no me callo ya os gustaría no sea que vaya a darse cuenta la mayoría de la gente que lo digo es verdad. Es un hombre o un chico y lo será hasta el día que se muera con todas las ventajas físicas que le da su biología sobre la gran mayoría de mujeres, eso es un hecho aquí y en la China. La biología no es transfóba salvo para los que viven en los mundos de arcoiris, unicornios y purpurinas. Repito, tiene todo el derecho del mundo a vestirse, llamarse y actuar en su vida como quiera pero eso no la va a convertir en una mujer porque ser mujer no es una performance ni un sentimiento. Si un violador quiere violarme lo va a hacer por mas que yo le diga que me "siento hombre", las niñas en Nepal tienen que ir a una cabaña inmunda cada vez que tienen la regla aunque no se sientan mujeres, las niñas en África sufren de ablaciones porque son niñas. No se puede desligar el hecho de ser mujer de la biología porque es parte de nuestra vida, tener un determinado sexo condiciona nuestras vidas, se nos impone una serie de roles y sufrimos de discriminación por ese preciso hecho. Ser mujer es una realidad material con transcendencia social y nuestra autopercepción no cambia ese hecho. Esta chico será mas alto y mas fuerte que la gran mayoría de mujeres y eso es injusto para quién compita con su equipo y es injusto porque ninguna mujer podrá competir físicamente para ocupar su puesto, su autopercepción no cambiará eso ni el hecho de que se ponga una falda cambiará eso.

    Hace 3 años 10 meses

  2. Sapph

    Loderanay y si te callas la bocaza?????? esa niña es una niña, no un hombre biológico y los demás: inmundicias de la naturaleza seréis vosotros!!!!

    Hace 3 años 10 meses

  3. loderanay

    Sr. Uribarri, ¿Sabe quién no va a ser un referente para nadie? La mujer que nunca podrá competir porque un hombre biológico con una clara ventaja física le ha quitado el puesto. Tal y como recoge el artículo en un futuro próximo cualquier hombre podrá declararse mujer “sin más requisitos que la declaración expresa de la persona interesada del nombre propio y sexo registral con los que se siente identificado/a” esto en la práctica significa que no tendrán que someterse a ningún tipo de tratamiento hormonal o variar lo mas mínimo su aspecto para ser considerados mujeres. También podrán tener acceso libre a baños y aseos de mujeres y niñas, podrán ser considerados en las selecciones de personal para puestos con infrarrepresentación femenina o podrán competir en cualquier deporte como mujeres ( le animo a que busque a Fallon Fox). Es mas, tal y como está redactada esa ley no solo las personas trans, también pederastas, acosadores, violadores podrán acceder a espacios reservados solo con decir que “se sienten mujeres”, sus delitos serán contabilizados estadísticamente como mujeres e irán a cárceles de mujeres. Cualquier hombre acusado de VG podrá decir que es una mujer quitándose de facto todas las medidas y penas contra la VG, mientras tanto, aquí una mujer esperando a que alguien me explique como es ese sentimiento. Ser mujer no es un sentimiento ni una performance, es una realidad material (sexo biológico) con una trascendencia social (género). Las personas trans tienen derecho a sus propios espacios y a competir en deportes pero no a costa de los derechos y la seguridad de las mujeres.

    Hace 3 años 10 meses

  4. Llego tarde por andardeputhas

    INMUNDICIA DE LA NATURALEZA

    Hace 3 años 10 meses

  5. Llego tarde por andar de puthas

    Ser una referente de la inmundicia de la naturaleza,...deberia de darte mucha,..mucha verguenza....

    Hace 3 años 10 meses

  6. axel

    te producira hastio. Un saludo

    Hace 3 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí