1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tendría que pensarlo

Cuando “no” no significa “no”

Bárbara Arena 16/01/2018

Lucía Jiménez

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

Un centenar de mujeres francesas (lideradas por Catherine Deneuve) abogaban la semana pasada por dejar de criminalizar las aproximaciones de señores que, según defendían, son sencillamente torpes. ¿En qué clase de sociedad puritana nos convertiremos si neutralizamos la seducción? ¡Basta ya! Mientras tanto, varios de los famosos acusados de abuso repetían una y otra vez no haber sido conscientes de estar manteniendo relaciones no consentidas. Les creo. Les creo sin restarles un ápice de responsabilidad, ojo; lo que busco es entender por qué un buen número de adultos inteligentes confunden hasta semejantes cotas lo que está sucediendo entre ellos y las mujeres que tienen delante. Veamos: cuando, hace unos años, escribí sobre una supuesta violación, recibí numerosos correos de desconocidas que manifestaban no haber sido capaces de verbalizar una negativa explícita ante presiones de carácter sexual. Recupero lo que dije entonces: estas mujeres no habían querido mantener relaciones que acabaron manteniendo, no disfrutaron ni antes ni durante ni después y, sin embargo, permanecieron calladas, llegando —incluso— a fingir placer (razón por la cual se culpaban de un suceso que seguía atormentándolas).

A estas alturas, es indiscutible que muchas víctimas se descubren presas de ese retraimiento difícil de explicar. Ya en aquel momento señalé lo que múltiples estudios han demostrado: bajo la influencia de una figura percibida como lo suficientemente fuerte, uno tiende a doblegarse, a someterse; a instrumentalizarse en pos de la obediencia al otro. Desde el feminismo llevamos siglos hablando de la incomodidad silente que opera entre el consentimiento manifiesto y la negativa, recordando cada tres minutos que la ausencia del “no” no significa “sí”. No obstante, mi objetivo hoy es poner el foco en otro rincón (uno reconocible para todas y del que, a mi juicio, nos ocupamos menos): el instante en el que nuestro “no” no significa “no”.

Recuerdo con nitidez las palabras que pronunciaron mis familiares el verano pasado, estando reunidos en el jardín de una casa gaditana que olía a sandía y protector solar. Con la mejor de las intenciones, mi tío aconsejó a mi prima que se “hiciera la difícil”  porque, bueno, “algunos hombres van a lo que van”. Nada nuevo bajo el sol, ¿cierto? En la adolescencia se me informó pronto de que los chicos perderían interés en mí si accedía a ¿entregarme? demasiado rápido. Allá donde miraba, ése era el mensaje que recibía. Yo acaté. Mi rechazo inicial formaba parte del cortejo romántico: muchas de mis negativas encerraban voluntad de posponer, de mantener la atención y acceder a un vínculo posterior en el que se me respetara. Expresar honestamente mis emociones y deseos (emociones y deseos propios de un ser humano) me condenaría a la devaluación.

Aún conservo trazas de aquellas premisas, grabadas a fuego en zonas recónditas de mi cabeza: un leve temor a que, quizás, mi atractivo resida en lo que preservo y no en lo que muestro; la creencia de que abandono un pedazo esencial de mí en cada cama que comparto; la sensación de que he perdido una batalla cuando, efectivamente, cedo. Disertaría durante horas sobre la sacralización del cuerpo femenino, sobre la concepción de la virginidad como premio a atesorar, sobre la mística del encuentro. No hace falta. El caso es que el sistema nos enseña que el valor de la mujer depende de lo inaccesible que ésta sea. Resistirse se convierte, pues, en una herramienta al servicio de la atracción. Esto es muy peligroso, porque el “no” se integra en el código común como una invitación a insistir. Los hombres tienen, por tanto, la coartada perfecta. Para que el “no” de la mujer no sea susceptible de interpretarse, hay que liberar al “sí” de su connotación.

Voces reaccionarias claman ahora contra el supuesto retroceso al que el feminismo nos aboca, como si fuésemos a reproducir una era de modales victorianos y represión inflexible. Absurdo. El verdadero progreso consiste en arrojar luz sobre un problema que daña a la mitad de la población; establecer nuevos parámetros para que la llamada libertad sexual sea, de hecho, libre. ¿Cómo? Son muchas las cosas que deben abordarse. Se me ocurre, por ejemplo, dedicar el mismo tiempo a educar a nuestros hijos que a nuestras hijas, y hacerlo de modo que perciban a sus compañeras como lo que son: en lugar de extrañas criaturas utilizables para un disfrute compulsivo sobre el que erigir una masculinidad estúpida, sus semejantes. No es mala manera de empezar.  

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Bárbara Arena

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Joan

    Me encanta lo que expresa Afrodita. Los hombres también tenemos -hemos tenido- ese tipo de situaciones. Quizás deberíamos de educarnos en decir que no y coger un taxi. Totalmente de acuerdo contigo.

    Hace 3 años 10 meses

  2. Joan

    Yo creo que todo lo relacionado con el sexo y la seducción está siendo presa de una revisión -seguro que necesaria- en la que peligran las relaciones entre hombre y mujeres libres en su búsqueda de experiencias. Este revisionismo puritano, que tiene más de confrontación de poderes y de reteorización de las relaciones, está diseñando una mentalidad femenina que rezuma victimismo y rencor, y que en buena parte más que machismo fabrica misoginia... que no hay que confundir, pues no tiene campos semánticos exactos. El problema es que aquí siempre se teoriza, últimamente, sobre la base de que el hombre es un sujeto agresivo sexualmente, que impone, que somete, cuando en la psicología de la seducción los papeles suelen distribuirse normalmente, y en muchos casos a favor de la mujer que emplea numerosas técnocas aprendidas culturalmente y algunas que la sociedad del consumo le ha atribuido a la búsqueda de negocio. Un no es un no, pero si la mujer se queda, si consiente una relación sexual, si pasa la noche con el susodicho y desayuna con él (con todas sus variantes) es que ha dicho que sí. Quizás 'aceptó' por no quedar mal, porque estaba aburrida, porque el chico no le gusta pero le cae bien, porque se dejó impresionar por el deseo 'del contrincante', etc... Yo las he visto y oído de todos los colores. Y si la experiencia después no le gustó, no hay que llamarlo de ninguna manera si el chico se pone pesado un tiempo prudencial e intenta repetir porque él no captó los detalles... Al revés también pasa, no hay que olvidarlo. Y esto no es una violación. Por supuesto que la mujer -o el hombre- tiene derecho a proferir noes que significan sí, un sí postpuesto. Pero el victimismo en frases como 'Los hombres tienen, por tanto, la coartada perfecta' -delincuancialmente hablando?- no parecen ayudar a frenar ninguna voz reaccionaria de las que critican la ofensiva del feminismo, que yo preferiría integrar en igualitarismo... Porque el verdadero progreso consiste en arrojar luz sobre problemas que dañan las relaciones de los seres humanos, de ambos sexos, estableciendo nuevos parámetros para que la llamada libertad sexual sea, de hecho, libre.

    Hace 3 años 10 meses

  3. amparo

    estoy muy de acuerdo con la autora, se simplifica a veces con estas cosas. ni las mujeres tenemos por qué imitar el comportamiento expeditivo de los hombres, que es consecuencia de su biología y está afianzado por la cultura, ni podemos quitarnos de un plumazo el peso, esta vez sí, absolutamente cultural, que nos ha forzado a negar un interés por el sexo que sí tenemos. esto llevará algún tiempo. de momento, la biología no ha corrido tan deprisa como los cambios culturales, así es que es normal que se produzcan desajustes en las relaciones entre mujeres y hombres.

    Hace 3 años 10 meses

  4. carlesone

    Interesante la idea de que muchas mujeres no saben o no pueden "expresar honestamente [...] emociones y deseos (emociones y deseos propios de un ser humano)" y la necesidad de una nueva educación en las relaciones, porque esa situación de freno y obstrucción interior de la mujer necesita de generaciones para un efectivo cambio. La campaña @metoo i otras similares, siendo justas en sus intenciones, sobre las actuales bases, acentuan el individualismo y la soledad y niegan la "posible" sintonía y el encuentro fruto de la seducción. Creo que de eso hablaba Catherine Deneuve, del fin de la seducción con el éxito de los movimientos antiabuso. Completamente de acuerdo con Barbara en que "hay que liberar al “sí” de su connotación". Probablemente muchos hombres quedarían demasiado perplejos frente a un deseo femenino expresado abiertamente, pero creo que ese sea el mejor futuro, el futuro deseable, para las relaciones entre sexos

    Hace 3 años 10 meses

  5. afrodita

    De verdad que los argumentos son ridículos. Si te sientes incómoda llamas un taxi y te vas, simple. Si eres una niñata con la cabeza poco amueblada la culpa no es del "patriarcado", la culpa seguramente sea de tu propia inseguridad, y si no estás segura no deberías estar ahí. Todas hemos podido tener alguna noche que nos ha sobrado, ok, pues lo superas, que es sexo y no engorda ni tiene por que traumatizar. De verdad que exprimís tanto el sentimiento de "victima" que al final acabáis dando pena.

    Hace 3 años 10 meses

  6. Mi nombre

    No hay mejor refuerzo para el artículo que el segundo comentario; gracias por dejar claro el nivel. Lo que hace el machismo es defender el status quo, y desacreditar a quienes sí que hacen la tarea de cuestionarlo para intentar erradicarlo. No son capaces de entender que la desigualdad genera violencia, siempre. La sociedad patriarcal educa a los hombres para que sean depredadores. Y lamentablemente no podemos esperar el fin de la violencia contra las mujeres en las instituciones y en el Estado porque éste mismo es el supremo responsable de la violencia. El artículo expresa brillantemente la perspectiva de muchas mujeres y es muy necesario leerlo con atención. Solo queremos la libertad para vivir en sociedad de una forma pacífica y justa. El feminismo es fundamental y debe considerarse con la seriedad que se merece. Porque las mujeres le debemos al feminismo la mejoraría de nuestra vida a lo largo de la historia de la humanidad. Gracias, Bu.

    Hace 3 años 10 meses

  7. lola

    El articulo es muy bueno. Ponen en palabras una experiencia global, reconocible para todas sobre la implicación de un no como un sí en nuestras relaciones personales con otros hombres.

    Hace 3 años 10 meses

  8. Divines

    Resumiendo, para la autora de la nota las mujeres siempre serán eternas adolescentes que no pueden manejar por si mismas las relaciones personales con el otro sexo y consecuentemente el Estado tiene que intervenir para "protegerlas". Un concepto muy parecido al de la Sharia que para "proteger" a la mujer la pone bajo la tutela de un pariente varón, la obliga a vestir burkas y le prohíbe el acceso a la educación superior para que "los hombres no se aprovechen de su estado de eterna inmadurez". Lamentablemente, los extremos se tocan.

    Hace 3 años 10 meses

  9. Mentalmente

    Si decir que no, no basta, hay que dejárselo claro con el lenguaje no verbal, por ejemplo, un tortazo en la cara, un rodillazo en los guev0s, sacar una navaja y clavarsela, esa clase de cosas dejan claro que es un no que significa no. Hay muchas maneras de decir no.

    Hace 3 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí