1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Yemen, el baile en las cabezas de las serpientes

La guerra en este país no es una guerra olvidada sino una guerra no resuelta. Los saudíes y Estados Unidos militan en el mismo bando que al-Qaida para derrocar a los huthis, considerados el caballo de Troya de Irán

Miguel-Anxo Murado 9/01/2018

<p>Ataque aéreo contra Sana, capital de Yemen, en 2015. </p>

Ataque aéreo contra Sana, capital de Yemen, en 2015. 

ibrahem Qasim

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

Se dice que el mundo se ha olvidado de Yemen, que la comunidad internacional se desentiende de ese país. Visto de otro modo, se podría concluir que el problema es el contrario: en algún momento ha habido hasta una docena de países implicados en el conflicto; y, a base de repetir que la de Yemen es una guerra olvidada, lo cierto es que está presente en los medios de comunicación. La opinión pública, en general, sabe que allí se está produciendo una catástrofe humanitaria. No es una guerra olvidada, más bien es una guerra no resuelta, y en lo que hay centrarse es en el por qué.

La respuesta no encierra un gran misterio: de terminar ahora mismo, el conflicto de Yemen acabaría con la victoria de la milicia huthi. Son ellos quienes se han hecho con el control de la mayor parte del norte y el oeste del país, que son las zonas más pobladas. Las únicas excepciones son Taiz y Adén, dos ciudades importantes que están en manos de las milicias anti-huthis, sus aliados saudíes y al-Qaida, que también participa en la alianza de manera, digamos, extraoficial. La comunidad internacional –es decir, Estados Unidos– ha tomado partido desde el primer momento por ese bando pro-saudí. La razón: los huthis serían un caballo de Troya de Irán para hacerse con el control del estratégico estrecho de Bab el-Mandeb, que comunica el Mar Rojo con el Océano Índico. La verdad: nadie cree seriamente que los huthis reciban de Irán poco más que un apoyo simbólico, ni tampoco parece creíble que tengan ningún interés, ni medios, para cerrar el estrecho de Bab el-Mandeb. Pero Occidente no puede enemistarse con Arabia Saudí ni permitir que sea derrotada en su pequeño Vietnam particular. El reino se encuentra en un momento delicado políticamente y esto podría desestabilizarlo.

El resultado es la enésima reiteración de una paradoja que se ha convertido en una rutina: Occidente se encuentra del lado de al-Qaida haciendo la guerra –o en este caso, apoyándola– por un motivo que sabe espurio y con un objetivo que intuye inalcanzable. Hasta ahí la explicación de por qué no se resuelve el conflicto ni se resolverá hasta que no cambie la marea de la guerra y empiece a perder el lado que va ganando.   

El resultado es la enésima reiteración de una paradoja que se ha convertido en una rutina: Occidente se encuentra del lado de al-Qaida haciendo la guerra por un motivo que sabe espurio y con un objetivo que intuye inalcanzable

Los sucesos de las últimas semanas permiten sospechar que eso no va a ocurrir pronto. Hay que definir lo que significa "ir ganando" en este conflicto. Para los huthis es fácil: la victoria consiste simplemente en resistir. Su lucha es de décadas. Comenzó en los años sesenta del siglo pasado, cuando los zaidíes –la secta del islam a la que pertenecen– perdieron su estatus en el país a consecuencia de la instauración de la República de Yemen del Norte, promovida desde Egipto por Nasser. Luego, después de la reunificación del país con Yemen del Sur, los huthis mantuvieron una guerra de baja intensidad con el régimen de Ali Abdullah Saleh, él mismo de origen zaidí pero partidario de la centralización del país. Cuando en 2011 se produjo la caída de Saleh, tras la Primavera Yemení, los huthis pensaron que la nueva constitución les favorecería. Pero cuando vieron que Arabia Saudí aprovechaba la circunstancia para imponer a su hombre fuerte Abed-Rabbo Mansur al-Hadi –lo de "fuerte", en este caso, no es literal–, los huthis no tuvieron problema en aliarse con su antiguo enemigo, el depuesto Saleh, para volver a tomar las armas. El zaidismo es una variante del islam asociada al chiísmo, por lo que se entiende la desconfianza con la que ven el ascendiente de Arabia Saudí en Yemen.

Abd Rabuh Mansur Hadi, expresidente de Yemen, junto al exsecretario de Defensa de EE.UU en 2013 Chuck Hagel / Defense.gov News Photos

Abd Rabuh Mansur Hadi, expresidente de Yemen, junto al exsecretario de Defensa de EE.UU en 2013 Chuck Hagel / Defense.gov News Photos

Gracias a la red clientelar de Saleh y su control del ejército, a la altura de 2015 los huthis estaban a punto de conquistar todo el país, lo que condujo a la intervención directa de los saudíes. Pero ni siquiera con todo el poderío de su ejército –siempre compensado por su legendaria ineficacia–, Riad ha logrado revertir la situación, más allá de recuperar la ciudad de Adén. De paso, han permitido que al-Qaida y el Estado Islámico se hagan con el control de las partes desérticas del este del país, cerca de la frontera omaní.

Los saudíes no son menos incoherentes que los huthis en sus alianzas: el grueso de las fuerzas anti-huthis está formado por militantes del partido islamista al-Islah, una variante yemení de los Hermanos Musulmanes egipcios, a los que los saudíes detestan y combaten en otros países. También Occidente –Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia– prefiere pasar por alto las amistades peligrosas de Arabia Saudí, y sigue vendiéndole material militar por valor de cientos de millones de dólares para su campaña en el Yemen. Estados Unidos le proporciona a Riad la inteligencia de sus satélites espía, con la excusa de que lo hace para que los bombardeos sean más precisos y causen menos víctimas civiles. Suponiendo que esa explicación fuese sincera, los resultados no están siendo los esperados: los saudíes han destruido casi medio centenar de hospitales y centros de asistencia, y causado innumerables víctimas entre la población civil. 

Todavía podía ser peor, y ha sido peor. Tras el fracaso de la caótica campaña de bombardeos, los saudíes han pasado a intentar rendir a los huthis por medio del hambre. Ya antes de la guerra, Yemen era uno de los países más pobres del mundo, pero el bloqueo saudí ha causado una miseria inimaginable. También ha provocado la mayor epidemia de cólera de la historia moderna, consecuencia indirecta de la falta de combustible para las bombas de agua, que obliga a la población a beber aguas superficiales contaminadas. Ni siquiera esto ha logrado doblegar a los huthis, por lo que el verano pasado los saudíes decidieron probar una nueva estrategia: dejar caer a su "hombre fuerte" al-Hadi y ofrecerle un trato tentador a Saleh para que traicionase a los huthis. 

El pacto se fraguó en Abu Dabi y consistía en colocar en el poder al hijo de Saleh, Ahmed, quien desde hace tiempo reside en los Emiratos. De haberse consumado esa maniobra, seguro que los yemeníes habrían sabido apreciar la ironía, porque la insistencia de Saleh en hacerse suceder por su hijo fue precisamente el detonante de la Primavera Yemení de 2011 que le derribó de la presidencia. Saleh, que llegó al poder por primera vez en 1978 mediante un golpe de estado, siempre ha dicho que gobernar Yemen es como "bailar en las cabezas de las serpientes". Es cierto, con el matiz de que también habría que incluirle a él, no sólo entre los bailarines, sino también entre las serpientes. Pero esta vez Saleh calculó mal el paso. El 4 de diciembre pasado, al poco de anunciar públicamente que se disponía a negociar con Arabia Saudí, los huthis detuvieron su coche oficial con una granada autopropulsada y un francotirador acabó con su vida. Fue su manera de declarar cancelada su alianza. 

Ali Abdullah Saleh, expresidente de Yemen, junto a su hijo Ahmed en 1984 / the-yemen.com

Ali Abdullah Saleh, expresidente de Yemen, junto a su hijo Ahmed en 1984 / the-yemen.com

Aunque es probable que ahora muchos fieles a Salah se pasen al bando pro-saudí, a corto plazo su desaparición deja a los huthis con el control exclusivo de todo lo que habían conquistado con su ayuda. La verdad es que el día a día de la gestión de los huthis está dejando mucho que desear, por no decir que es un desastre; pero el tribalismo de Yemen, las complicadas lealtades locales y la falta de alternativas más atractivas hace improbable que el descontento de la población del norte les lleve a sublevarse contra los huthis, como sueñan los saudíes. 

Esto también significa, por desgracia, que los saudíes continuarán su bloqueo económico. Por tanto, seguirá la hambruna. Sólo hay una esperanza, y es que la paciencia de los saudíes con la guerra, y la de la comunidad internacional con los saudíes, tiene que tener un límite. Los Emiratos, que son quienes tienen más tropas en la coalición pro-saudí, ya han empezado a insinuar su disposición a abandonar la partida, dejando a cargo de la zona de Adén a Aydarus al-Zoubaidi, un secesionista que pretende restaurar el viejo Yemen del Sur, pero con el islamismo suní en lugar del sistema comunista soviético que regía aquella república.

Es una admisión de derrota. Decíamos que para los huthíes la victoria es simplemente resistir. Para los saudíes, la victoria consistía, en principio, en restaurar a al-Hadi en el poder en la capital Saná, con un gobierno que les fuese favorable. Parece que ya han renunciado a que sea al-Hadi. Sólo falta que, antes o después, Riad admita su incapacidad para imponer su voluntad en Yemen.

En cuanto a la comunidad internacional, si realmente quiere aliviar la hambruna que asola al país, podría aprovechar esta debilidad saudí para revisar la resolución 2216, que impone sanciones sólo a los huthis, y que ha venido sirviendo de excusa para mantener el bloqueo. El siguiente paso sería forzar a los saudíes a un diálogo directo con los huthis. Es posible que esto sea ahora más fácil, una vez que ya no está Saleh complicando la ecuación, con sus danzas sobre cabezas de serpientes. A estas alturas, los huthis son conscientes de que no pueden conseguir el control total del país, y que, incluso si lo lograsen, no podrían consolidarlo. De hecho, se sabe que entre los huthis existe una facción moderada dispuesta a negociar. Seguramente, estarían abiertos a alguna fórmula que les garantizase el poder en su área de influencia y sus intereses en el conjunto del Yemen.

Nada indica que todo esto vaya a suceder en las próximas semanas o meses. Como en tantos otros conflictos, no habrá más remedio que esperar al mediador más convincente que existe: el agotamiento.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel-Anxo Murado

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juan

    hay dos dimensiones religión y tiempo, otrora pudo ser el islam una religión más tolerante que las diversas ramas del cristianismo, pero hoy el islam es lo que es y además mucho más imbricado con los estados donde es mayoritario que lo que están las ramas del cristianismo donde aunque insuficientes sí se han dado pasos en la separación Iglesia-Estado. Respecto a los sucedido en Japón, el haber convertido al Emperador en una figura divina, una deidad y tener fe en la victoria hizo cometer muchas tropelías a otros pueblos (Corea, Filipinas, China, islas del Pacífico) y solo las bombas nucleares (que no defiendo) hicieron despertar del error de creer que HiroHito era dios a la población. Lo que no entiendo a día de hoy es el porqué no se juzgó a Hirohito con el mismo rigor que a los jerarcas nazis en Nuremberg y ahí estuvo de jefe de estado hasta que murió.

    Hace 3 años 9 meses

  2. invitado

    Le diré una palabra, y no es Hiroshima: es Nagasaki. Detrás de todo crimen, está la fe. Hasta tal punto que cabe medir el tamaño de ésta a través de la barbaridad de aquél. Las caras de Dios cambian (progreso de la Historia, la Civilización, la libertad individual, la necesidad de acaparar materias primas para asegurar la democracia y la libertad del individuo autónomo, el lebensraum -o cómo se diga- ese famoso de gringos, alemanes, israelíes y quien haga falta...) lo que permanece es la fe, que puede resumirse en algo así como creer o saber (nótese la anulación de esta particular dualidad entre creencia y conciencia de la verdad de una idea: eso es la fe, bien entendida) que no hay más remedio que hacer alguna perrería, dictada siempre por una clara definición y distinción del fin (el bien) y unos medios necesarios... Si en vez de ir a lo abstracto (y más íntimo) elige uno darle a la religión de otros (tratándola, se entiende por tu sarcamo incial, de intrínsecamente violenta, incivilizada, bárbara, inasumible, inasimilable, lo que te apetezca), se está dedicando a la creación del Otro abstracto.

    Hace 3 años 9 meses

  3. juan

    el factor fundamental de lo de Bosnia era un nacionalismo en el cual la religión podía ser un componente pero no el fundamental ni se mataba en nombre de "ningún dios verdadero".

    Hace 3 años 9 meses

  4. invitado

    Ah, es que lo del cristoeslavismo en Bosnia es de hace mil años. Nervios no, se llama sarcasmo, y es un expediente de reducción al absurdo, absurdo.

    Hace 3 años 9 meses

  5. juan

    Cuanto nerviosismo, condescendencia y ataques ad hominen por parte de los defensores de los regímenes que lapidan por adulterio a mujeres o ahorcan homosexuales. Por supuesto que todas las religiones cuando han pesado en el poder político han cometido desmanes, la inquisición católica aquí mismo , pero hablamos de hoy donde el islam es la religión, y en su versión más intolerante, la que más peso tiene en los gobiernos de ciertos países.

    Hace 3 años 9 meses

  6. invitado

    Juan, majo, a ver quién es el contable de muertos capaz de decirnos cuál de las religiones de paz es la más pacífica de la historia, venga dále, prueba tú que en Srebrenica se te están descojonando de la risa. Pero beno, tú aquí venías a hablar de tu libro enfermizo, se entiende.

    Hace 3 años 9 meses

  7. juan

    Los de la religión de paz matándose entre ellos, nada nuevo bajo el sol.

    Hace 3 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí