1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

REPORTAJE

No hay nada que curar, su hijo es transexual

En Latinoamérica y el Caribe las personas trans viven de media entre 35 y 41 años, frente a los 70 y 80 del resto de la población. Argentina y Uruguay no escapan a esa realidad, pero la creación de leyes y otros avances auguran un futuro más esperanzador

María García Arenales Montevideo , 20/12/2017

<p>Claudia y su hijo Lucas en el domicilio familiar en Montevideo.</p>

Claudia y su hijo Lucas en el domicilio familiar en Montevideo.

M. G. A.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En sus ocho de años de formación como médico, a Daniel Márquez nunca se le pasó por la cabeza que una camilla ginecológica “pudiera servir también para un varón”. Eso fue algo que aprendió con el tiempo. Reconoce que la primera vez que atendió a una persona trans lo único que le pudo brindar fue un buen trato, porque no estaba capacitado para dar más información. Lejos de olvidarse del tema, y ante la llegada de más pacientes con las mismas necesidades al turno de noche en el que trabajaba, comprendió que él y su equipo necesitaban formarse para ayudar a este colectivo. Así fue como hace tres años nació la Unidad Docente Asistencial en el Hospital Saint Bois, de carácter público, que atiende a personas trans y realiza terapia hormonal, único servicio de esas características en Uruguay. La transexualidad aún es motivo de discriminación en este país de 3,3 millones de habitantes, especialmente cuando se trata de menores de edad, pese a los avances sociales por los que se distingue tanto en América Latina como en el mundo.

Esa misma confusión que vivió al principio el doctor Márquez es la que atraviesan los padres y madres que acuden por primera vez a su consulta acompañando a sus hijos e hijas trans. “Ya se le va a pasar”, dicen al doctor con una mezcla de miedo, incertidumbre y desconocimiento, como si se tratara de una enfermedad o un capricho pasajero. En la mayoría de los casos, al comprobar que “todavía no se curó”, regresan a la consulta, desorientados y con los mismos prejuicios, pero también más dispuestos a escuchar y a entender que la transexualidad es una condición.

Una de las madres que acudió en busca de ayuda al Saint Bois es Claudia, cuyo hijo Lucas de 17 años se define como un varón transgénero heterosexual. Fue en esta consulta donde por primera vez les informaron sobre el proceso de hormonización que puede llevar a cabo y, para su sorpresa, ni ella ni su hijo fueron cuestionados. Claudia asegura que el simple hecho de que en la sala de espera haya personas trans o de que llamen al paciente por el nombre con el que siente identificado, y no con el que nació, ya es una gran diferencia con respecto a lo que se encontraron en su mutualista, una de las muchas entidades privadas que gestionan la salud en Uruguay.

“En una consulta médica se da por hecho que uno es varón o mujer y no tendría que ser así. Antes de ir al Saint Bois, la persona que atendió a mi hijo le dijo: ‘¿Vos estás seguro de que querés esto?’, no tenían ni idea sobre cómo tratar el tema y le hicieron sentir muy incómodo”, asegura Claudia.

La modesta unidad del Saint Bois se encuentra a las afueras de Montevideo. Allí trabaja “a pulmón” un equipo joven y “concienciado” formado por psicólogos, médicos de familia, una enfermera, un endocrinólogo, un fonoaudiólogo y pasantes de diferentes países, entre otros profesionales. El objetivo es acompañar con respeto a sus pacientes, que por primera vez sienten que pueden tener un plan de vida, de futuro, si bien saben que no será un camino fácil. La situación, además, se complica en el caso de menores de edad, porque es habitual que los padres “presionen para promover el estereotipo de varón o mujer, obligándoles, por ejemplo, a vestir de cierta manera o practicar determinados deportes y eso genera mucho sufrimiento en la persona”, explica Márquez, docente de medicina familiar y comunitaria de la Universidad de la República (Udelar) y responsable de la atención de personas trans en esta unidad “multidisciplinar” que pretende despojar esta cuestión de una carga patológica y que ya está empezando a ampliar sus servicios en los departamentos de Paysandú (oeste) y Canelones (sur).

Un temor recurrente entre los padres es que sus hijos sean demasiado jóvenes como para tomar una decisión de este calibre, pero, tal y como explica la psicóloga argentina Valeria Pavan, los niños y niñas asumen y aceptan su identidad mucho más rápido que los adultos, “porque no tienen esos prejuicios”, y aunque se toma conciencia en diferentes momentos, “la identidad es una construcción muy temprana”.

“El problema (con los menores de edad trans) es que es más complicado socialmente por toda esa mirada que hay sobre la infancia, porque parece que el niño es pura bondad e inocencia y aunque por supuesto lo es la identidad se construye muy pronto. Tal vez no puedan abrir una empresa, pero pueden decir quiénes sienten que son”, explica esta psicóloga, que trabaja en la asociación CHA (Comunidad Homosexual Argentina), una organización no gubernamental que lucha por la defensa de los derechos de la población LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y transexuales) y brinda asesoramiento legal y psicológico.

En los últimos años Pavan ha acompañado más de 300 casos de menores de edad y por ello destaca la importancia del apoyo de la familia, pues suele ser en este ámbito donde se da el primer y más doloroso rechazo, seguido del educativo, el laboral y el sanitario. En Argentina, explica, “la tasa de suicidio entre las personas trans es del 40%”, con una importante incidencia entre los adolescentes, dado que los porcentajes de acoso y malestar son muy altos, recuerda esta psicóloga.

Según un  estudio de la Red Latinoamericana y del Caribe de personas trans (REDLACTRANS), en esta región una persona trans vive de promedio entre 35 y 41 años,  datos que contrastan con la esperanza de vida del resto de la población, que se sitúa entre los 70 y los 80 años, dependiendo del país. La diferencia es debida al rechazo, la estigmatización y la violencia social e institucional, incluyendo homicidios, que sufre el colectivo.

De hecho, muchos de los padres que acuden a la consulta del doctor Márquez llegan angustiados diciendo: “Yo no quiero que mi hijo se muera a los 35 años”, y hay que hacerles entender, explica, que “nadie muere por el hecho de ser transexual”. “Independientemente de la edad de la persona trans, con los padres hay mucho trabajo por hacer porque se sienten culpables de que se dé esa situación”.

También Claudia, la madre uruguaya, pasó por esa fase de negación y ahora lamenta profundamente no haber sido capaz de apoyar a su hijo Lucas (antes Lucía) desde el principio, cuando con tan solo 10 años trató de transmitirle que no se identificaba con el sexo que había nacido. 

Pensó entonces que se trataba de un capricho “porque era muy joven” y no conocía ningún otro caso similar al de su hijo. Para Claudia, de 48 años y criada en un entorno mucho más intolerante donde solo existían “gais, tortilleras, travestis y maricones”, no es fácil asumir un cambio tan profundo. Por eso siempre pide a Lucas que tenga paciencia: “Me empecé a informar sobre qué era la transexualidad desde que me lo dijo. Su padre –del que está separada– tardó más en asumirlo, pero ahora ambos le apoyamos en todo”, añade mientras muestra orgullosa una foto de su hijo en el móvil.

Lucas acaba de cumplir 17 años y durante los últimos siete su familia y amigos han comprendido que pese al cambio sigue siendo “Lu”. No importa si viste con ropa más ancha, si tiene el pelo corto o si le gustan las chicas. Lo fundamental ahora es que los ataques de pánico que sufría en la escuela y en casa han desaparecido y que se siente más feliz, pese a dificultades como las que sufrió en su antiguo colegio, donde se negaron a llamarle por el nombre de varón que había elegido.

Afortunadamente, en su nuevo liceo, el Instituto Alfredo Vásquez Acevedo (conocido como el IAVA), Lucas no ha sufrido discriminación y sí pudo registrarse con el nombre con el que se identifica sin importar que no hubiera realizado aún el trámite de cambio de identidad. Situado en pleno centro de Montevideo, este instituto de enseñanza secundaria tiene fama de progresista y es conocido por la implicación de sus alumnos. Por ejemplo, en septiembre, mes de la diversidad en Uruguay, se manifestaron para reclamar baños sin distinción de género y exigir un cambio en las normas de vestimenta dado que las bermudas están prohibidas, pero no las faldas. Las imágenes de decenas de alumnos acudiendo a clase vestidos con faldas fueron noticia en muchos medios del país.

Vulneración de derechos

En los últimos tres años, más de 200 pacientes trans han pasado por la clínica del Saint Bois y el doctor Márquez no recuerda ni un solo caso de este colectivo que no haya tenido una trayectoria de odio y discriminación en algún momento: “Es una población muy vulnerada y con muy poco acceso a sus derechos”, asegura, y las estadísticas le dan la razón.

Los datos del primer censo de población trans en Uruguay, elaborado por el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) en 2016, revelan que de las 853 personas que declaran ser trans en el país el 90% se identifica como mujeres y que la mayoría ha realizado alguna vez o se dedica actualmente al trabajo sexual para poder vivir. También señala que el 46% tiene menos de 29 años y que la mayoría ha abandonado su hogar a los 18 años. En cuanto a la educación, el 60% no terminó la enseñanza media básica y sufren discriminación tanto por parte de sus profesores como del alumnado. Esta situación se repite en su propio hogar, pues el 58 % dijo haber sido discriminado por algún miembro de su familia. En el ámbito laboral el panorama tampoco es esperanzador, ya que el 19% aseguró haber sufrido discriminación por su jefe y un 64%  por parte de un compañero.

Como contraste, desde 2009 Uruguay cuenta con la Ley 18.620, que reconoce que “toda persona tiene derecho al libre desarrollo de su personalidad conforme a su propia identidad de género, con independencia de cuál sea su sexo biológico, genético, anatómico, morfológico, hormonal, de asignación u otro”, incluyendo el cambio de nombre y sexo en documentos de identidad, electorales, de viaje u otros.

El doctor Márquez con su equipo en la Unidad Docente Asistencial del Hospital Saint Bois.

El doctor Márquez con su equipo en la Unidad Docente Asistencial del Hospital Saint Bois.

En Uruguay la población trans sufrió especialmente bajo la dictadura militar que se extendió de 1973 a 1985. Para intentar paliar sus efectos, el poder Ejecutivo incluyó  en el proyecto de Ley Integral para Personas Trans, presentado ante el Parlamento en mayo, un “régimen reparatorio para las personas nacidas antes del 31 de diciembre de 1975 que por causas relacionadas a su identidad de género fueron víctimas de violencia institucional”. Entre otras disposiciones, la norma señala que el 1% de los trabajos públicos deberá estar reservado a personas trans.

El propio Parlamento fue testigo, el pasado octubre, de un acontecimiento histórico: la toma de posesión de la primera senadora trans, la abogada Michelle Suárez, quien también fue impulsora de la Ley de Matrimonio Igualitario en el país. Apenas dos meses después del nombramiento, Suárez se ha visto obligada a renunciar a su acta tras ser investigada por falsificar firmas en documentos de un caso en el que estaba involucrada como letrada.

Más allá de las leyes

En Argentina, un país mucho más grande y complejo que Uruguay, los contrastes son mayores. Por un lado, este colectivo sigue sufriendo gran discriminación y violencia. A lo largo de este año se han registrado al menos seis asesinatos de personas trans, crímenes que se suman a doce más ocurridos en 2016, según datos del Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT. Es más, el país ni siquiera cuenta con cifras oficiales sobre esta población.

Un informe del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y otras agrupaciones reveló que seis de cada diez mujeres trans ejercen la prostitución para poder vivir, mientras que el Centro de Estudios para el Desarrollo Nacional (Atenea) añade que solo el 32% de las personas trans consultadas finalizaron estudios secundarios. En cuanto a salud, la tasa de prevalencia del VIH afecta al 34% de esta población, cuando en el resto es solo del 0,3%.

Por otro lado, Argentina ha sido capaz de aprobar una de las leyes más avanzadas del mundo en la materia, cuyo objetivo es despatologizar la condición trans. En vigor desde 2012, la ley 26.743, establece que “toda persona podrá solicitar la rectificación registral del sexo, y el cambio de nombre de pila e imagen” sin necesidad de una “intervención quirúrgica por reasignación genital total o parcial, ni terapias hormonales u otro tratamiento psicológico o médico”. También permite a las personas trans acceder a operaciones y tratamientos hormonales sin una autorización judicial o administrativa. Según datos del Registro Nacional de las Personas, en el país se han producido 5.600 cambios registrales entre 2012 y 2016.

Pese a la existencia de esa ley, el acceso a ciertos servicios sigue siendo complicado para esta población. Es algo que conocen bien Mauro y Susana, un matrimonio que reside en la ciudad argentina de La Plata y a cuyo hijo Gonzalo, un adolescente trans de 13 años de edad, negaron recientemente el tratamiento hormonal en el Hospital de Niños de esa localidad.

Si bien Gonzalo contó con el apoyo total de sus padres cuando les contó hace menos de un año que no se identificaba con el género que había nacido y en su colegio tampoco hubo problemas, los primeros obstáculos los encontró en el ámbito sanitario. 

“Se negaron en primera instancia a cambiar el nombre de la historia clínica, mientras que el trámite del documento se demoró un mes, cuando (en teoría) son cuestiones administrativas que no deberían causar problemas; hemos comprobado que la gente no conoce bien la ley. Gonza estaba por empezar  un tratamiento de inhibidores de hormonas y una médica lo frenó porque no quiso asumir la responsabilidad y la ley dice que basta con el consentimiento de la persona y de sus padres”, porque en este caso es menor de edad, explica Mauro.

Tras esta experiencia enviaron indignados una carta a medios de comunicación argentinos explicando su situación y gracias a la repercusión que tuvo, el Hospital de Niños les convocó a una reunión el pasado mes de octubre. 

“Fue una reunión dura, de dos horas, donde participaron abogados, personal del centro médico y del Ministerio de Salud. Recibimos disculpas y se comprometieron a realizar jornadas de capacitación para médicos y administrativos para que las personas trans tengan una admisión más amable, para registrar en el sistema el nombre autopercibido más allá de lo que diga el documento, ya que así consta en la ley”, recuerda.

Tanto Mauro, informático de 45 años, como Susana, docente de 37, aseguran que pese a considerarse personas abiertas y progresistas, la transexualidad “es algo bastante ajeno” a su generación y admiten  que desde que su hijo les comunicó que era trans “se pusieron a estudiar” y a pensar en cuál era la mejor manera de ayudarlo, si bien aseguran que aún hay muchas cosas simples que cuestan, como es el hecho de abrir el album de fotos familiar porque “los recuerdos no se pueden borrar”, explican.

 “Nos dimos cuenta de que teníamos que deconstruirnos para entender y después empezar a construir de nuevo. Solo así podíamos tomar mejores decisiones para su felicidad”, dice Mauro, quien tiene un perfil muy activo en redes sociales desde que decidió contar cómo es su nuevo día a día: “Me viene naciendo un hijo de 12 años”, fue su manera de expresarlo en Twitter.

Susana bebe un trago de mate mientras cuenta que dentro del shock que les generó el miedo a que su hijo pueda sufrir, lo cierto es que a medida que han ido pasando estos últimos meses se dieron cuenta de que el sufrimiento estaba antes, no ahora: “Está más alegre, más relajado, pasó a ser otro pibe”, y ese algo contenido que le produjo problemas de salud se fue esfumando, cuenta ahora más aliviada.

Saben que el camino no va a ser fácil, pero también confían en que, amparados por la ley, las personas trans puedan participar en la sociedad en igualdad de condiciones. Ejemplos como el de Gonzalo o el de Lucas ponen de manifiesto que el paradigma tradicional sobre el sexo y el género están cambiando y resulta esperanzador pensar que es para convertirlo en uno mucho más amplio e inclusivo.

En sus ocho de años de formación como médico, a Daniel Márquez nunca se le pasó por la cabeza que una camilla ginecológica “pudiera servir también para un varón”. Eso fue algo que aprendió con el tiempo. Reconoce que la primera vez que atendió a una persona trans lo único que le pudo brindar fue un...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

María García Arenales

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Juliets

    Yo me siento muy sola, me vine a España por un novio italiano que tenía que encima me dejó tirada aquí. Como él estaba casado. Así son todos los tranny lovers, como se hacen llamar. Sienten una atracción enfermiza por nosotras, insana. Por una mujer lo dejan todo, por nosotras no. Antes por lo menos tenía oportunidad de conocer gente y no estar tan sola. Ahora en 2018 parece que vamos para atrás, me siento como un alien. No encajo en ninguna parte. ´ Nadie tiene interés por conocerme, y no hablo de a nivel sexual o sentimental, hablo de socializar simplemente. No sé si se nota mucho que soy transexual o no. Suelen decir que parezco inglesa, tal vez sea por eso? Ni idea. Aquí supuestamente son más abiertos de mente, pero es mentira. Hay más respeto aparente en las calles. Pero luego es imposible tener vida social, somos como parias sociales. No te dejan otra opción que prostituirte. Y entrar al mercado de carne, donde los bisexuales degenerados podrán hacer uso y abuso de tu cuerpo. La mayoría son homosexuales reprimidos que buscan hacer el rol femenino. Se enfadan y entran en contradicción cuando les cuentas que tomas hormonas, que te quieres operar y que tu pene no sirve para sodomizar a nadie. Parece que solamente valemos por los genitales que tenemos. Les da igual un cuerpo femenino, que otro simplemente travestido. No se enamoran de la persona. Cuando entro a un chat a hablar con gente, les digo que soy transexual y me dicen ohhh yo busco mujer lo siento adiós. Y qué es mujer? O sea antes le gustaba y ahora le dejo de gustar? Parece que reducen a la mujer a una vagina o solamente buscan sexo vaginal que se yo. Yo simplemente busco conocer gente, me da igual que sean trans, aliens o robots. A veces duele tanto la soledad. No creo que llegue a vieja. Muchas veces pienso en el suicidio. A veces estoy casi decidida a hacerlo. No veo futuro, estoy harta de la soledad. Tengo apenas un par de amigos. Y viven en otras ciudades. A veces me pregunto y si hubiera recibido terapia para vivir como hombre? Se podría? Sería mucho más feliz, pero esto cuando entras en la adolescencia, o sea ahora imposible. No es vida ser prostituta. Yo siempre quise tener una vida normal, pero tanta discriminación te genera fobia social, miedo de salir a la calle. Tengo TLP también. Ahora estoy con medicación y lo controlo un poco pero la ansiedad no se termina de ir nunca.ç Creo que las nuevas generaciones, son más aceptadas por su familia y no van a tener estos problemas. Podrán estudiar, ser personas y no basura como las prostitutas. Algunas tendrán más otras menos, pero prostitutas la fin y al cabo, acostándonos con cualquier asqueroso con billetes. Me dan asco los hombres, he visto de todo aquí. La mayoría se drogan, llevan doble vida, son unos enfermos. Tienen hijas, quieren eyacular sobre la ropa de sus hijas menores. Cómo pueden ser tan sucios los hombres? Después se ponen a hacer felaciones. Nunca me preguntaron si me gustaba eso. Siento asco de tener pene, lo odio, quiero tener una vagina. Espero poder operarme pronto, no veo la hora. Así no me van a tratar más como a un miembro viril, me van a tratar como "algo diferente" pero definitivamente no como a un hombre con tetas. Los que nos desean sexualmente son los que más nos discriminan. Todos quieren ser pasivos ahora. Es una moda? Están interconectados cerebralmente parece. Engañan a las mujeres haciéndoles creer que solamente tienen ojos para ellas, y luego andan chupando penes pagando, o siendo sodomizados. Qué horror tener un novio, un esposo o un padre así. Hipócrita y cínico. Ojo que luego son ellos los que nos dicen "maricón" justo ellos que buscan pollas pagando... ç

    Hace 3 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí