1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Vence la democracia representativa. ¿Quién pierde?

Arrimadas ha terminado por ser la principal beneficiaria del Procés. Y ha recibido votos de aquella transversalidad soñada por Podemos: Ciudadanos es primera fuerza en las ciudades catalanas más pobladas

Emmanuel Rodríguez 22/12/2017

Carlos Echevarría

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Las elecciones catalanas del 21 de diciembre registraron el récord histórico de participación, un 82%. Si recuerdan la desafección política de los catalanes de hace una década —en 2006 apenas se superó el 56 %—, parece un milagro de concurrencia y adhesión.

En sus rasgos más superficiales, el rostro político de Cataluña deja a todos contentos. Las circunstancias anómalas en las que se han producido estas elecciones, tras una declaración de independencia, a golpe de 155, con algunos políticos presos, parecen haber modificado poco la situación. La política de bloques (República / Constitución, Soberanismo / Unión, Secesión / 155) reproduce el paisaje de 2015: los indepes revalidan la mayoría absoluta, siempre y cuando logren contar con la abstención de la CUP; los no indepes pueden decir que el soberanismo se ha quedado en el 47,5% de los votos, cinco puntos por debajo del resto. ¿Empate catastrófico, como le gustaría a los gramscianos de Podemos? Más bien un empate "funcional" a lo que ha sido la forma de la reactivación de la política institucional en Catalunya: el Procés y el antiprocés, una forma espectacular de autonomía de lo político, que en sus resultados concretos y más allá del lenguaje (la autonomía de lo político es sobre todo "lenguaje") no puede contar con ningún resultado material, institucional, concreto. 

En una lectura menos superficial, casi apócrifa de los resultados, se detectan, sin embargo, algunos cambios. Todavía en términos convencionales se podrá leer como una victoria de las derechas: Puigdemont sobre Esquerra, Ciutadans (ojo, primer partido catalán) sobre el PSC, y el PSC sobre los Comuns. Estos desplazamientos apuntan a un giro netamente conservador de la política catalana, pero no sólo en lo que se refiere al marco ideológico. Tras lo que se ha vivido, ya sea como una revolución nacional, ya como una dolorosa amenaza de ruptura, son los partidos de orden y de Estado los que reciben recompensa. 

El éxito de la lista del president (Junts per Catalunya) nos demuestra el poder de la prestidigitación, del cual los exconvergentes son maestros declarados. Si hay un político italiano en España este es Puigdemont, como antes lo fue Artur Mas. Lo de ayer fue una abrumadora demostración de que el catalanismo es patrimonio de los herederos de Pujol. La escenificación del president ha devuelto a la minoría de edad, una vez más, a Esquerra, que seguramente vivirá agradecida de no tener que asumir el protagonismo político. 

En el lado español, el éxito de Arrimadas dejará también a muchos perplejos, sin duda a los catalanistas que pensarán cómo es posible que uno de cada cuatro votos del poble haya ido a parar a esta formación de perfil tan nítidamente contrario a sus deseos. Ningún partido es tan constitucionalista y español como Ciudadanos. Con la consigna "acabar con el Procés", Arrimadas ha terminado por ser la principal beneficiaria del Procés. Y ha recibido votos de aquella transversalidad soñada por Podemos: Ciudadanos es primera fuerza en las ciudades catalanas más pobladas y ha sido el partido más votado en el distrito más pobre de Barcelona (Nou Barris), al igual que en el más rico (Sarriá). 

Pero los éxitos de estas formaciones son el espejo del fracaso del resto. Apenas merece aquí comentar el hundimiento del PP, su lugar ha sido ocupado por las más modernos y jóvenes de Ciutadans. Más significativa es la relegación de las dos fuerzas que, en principio, parecían destinadas a heredar la ruptura política abierta en 2011: la CUP y los Comuns. 

La CUP ha perdido la mitad de sus escaños. Cierto, muchos venían de prestado en las anteriores elecciones por un electorado poco dispuesto a votar la corrupción de los exconvergentes, aunque fuera bajo la marca ciudadana de JxS. Sea como sea, sorprende el abandono social de ayer, sobre todo cuando se contrasta con sus análisis. Desde que comenzó el Procés, los anticapitalistas han establecido una hoja de ruta orientada al estiramiento de las contradicciones de Convergència y Esquerra (su moderación tradicional) y a buscar la reacción represiva del Estado. Aunque en su haber se cuente el empuje a la radicalización verbal del soberanismo y también el entierro de Artur Mas, la CUP apenas ha dejado de operar como un peón (el ala izquierda) de un movimiento (el soberanismo), que parece obedecer siempre a otros dueños. Su hipótesis del desplazamiento hacia la izquierda de la sociedad catalana no tiene una confirmación electoral clara, ni siquiera intuitiva.

La CUP va a sufrir en estos meses las mismas tensiones y contradicciones que experimentó desde 2015: entre apoyar a Puigdemont o dejarle en la estacada, entre obtener conquistas lingüísticas (en torno a a la palabra República) o afrontar el estancamiento de la hipótesis soberanista, que inevitablemente le empuja a otro lugar, bastante distinto. También puede ser el objetivo represivo de un Estado que parece dispuesto a canalizar contra ella las exigencias de su parroquia, que quiere cobrarse nuevos castigos (ya hay algunos expedientes en marcha). La función de la CUP sería entonces la de nutrir un martirologio políticamente funcional al soberanismo formal de Puigdemont y Esquerra, pero ya sin ninguna autonomía política. Sería solo la cabeza del movimiento antirrepresivo.

Todavía más significativo es el batacazo de los Comuns, primera fuerza catalana en las dobles elecciones generales de 2015-2016, y ayer en quinta posición con el 7,5 % de los votos, menos que la ICV de 2003 o 2006, la mitad de papeletas que el PSC y también tres escaños menos que la coalición Podem-ICV-EUiA (Cat. Sí que es Pot) de 2015, en la que los comunes de Colau decidieron no participar porque ellos "sólo iban a ganar a elecciones". Es la confirmación, seguramente definitiva, de que la irresistible fuerza de Ada Colau, transferida a Xavi Domènech, ha perdido casi todo su empuje. Las razones son complejas, pero no se pueden atribuir únicamente al marco de polarización con el que en Podemos (y en los Comuns) se explican sus resultados en Catalunya. 

Los Comuns han tratado de ser el partido de todos y de nadie en la izquierda catalana. Según el patrón de Podemos, su estrategia abrumadoramente televisiva y mediática, el presidencialismo-personalismo de su estilo y su deseo de no incomodar a aquellos rivales con los que se quería pactar (como ERC) les han convertido demasiado rápido en una formación política convencional, más pendiente del cálculo electoral que de cualquier estrategia a medio plazo. De otra parte, lo que debía ser su base política y que se situaba en la periferia metropolitana de Barcelona, en la que disponía de un mínimo de organización en forma de asambleas y círculos, ha basculado a Ciudadanos o ha vuelto al PSC. Los límites del juego institucional se han mostrado una vez más. Y el problema capital de los Comuns es que resulta improbable que su trayectoria sea reversible. La triste articulación de organizaciones débiles y fragmentadas, y de estructuras verticales y presidencialistas deja definitivamente a la nueva política catalana en manos de quien seguramente será la única fuerza capaz de salvarla, paradójicamente la vieja izquierda de "cuadros" de EUiA e ICV. 

¿Es este panorama un final o una prórroga de la ruptura catalana (y española)? Cataluña ha sido el laboratorio de la crisis política española. Las cosas han sucedido allí antes que en el resto del Estado. En noviembre de 2003, a algunos meses de la victoria de Zapatero (marzo de 2004), el PSC desplazó por primera a Convergència i Unió de la Generalitat, después de 24 años de gobierno ininterrumpido. El fenómeno Zapatero apenas se podría entender sin el voto catalán. También fue en Cataluña donde el rápido desgaste de los gobiernos progresistas del tripartitde Maragall y Montilla, acabó por llevar al desastre a los socialistas, superados por primera vez en 2012 por Esquerra como segunda fuerza política. En Cataluña, se ensayó además la primera generación de nuevos partidos con representación. En el Parlament de 2012 (antes que en el resto de España) Ciutadans y la CUP obtuvieron sus primeros escaños. También ha sido en Cataluña donde la crisis política ha ido más lejos. Valgan aquí algunos episodios bien conocidos: el rechazo del TC del Estatut de 2004, la Diada de 2012, la consulta del 9N de 2014, el 1O de 2017, la DIU. También el Principat ha sido el campo de pruebas de la renovación de lo viejo. El transformismo de Convergéncia deberá ser analizado como un ejemplo de éxito rotundo por la politología del futuro.

Catalunya nos cuenta, pues, una historia curiosa. Una historia que empieza con el hastío de la política convencional (las mayores tasas de abstención en España). Que sigue con una crisis económica que se vive de una forma particular y sentida, pues confirma los rasgos periféricos de este país, que de ser una potencia industrial pasa a serlo en el sector turístico e inmobiliario, con los efectos sabidos en sus clases medias y en el empleo. Una Catalunya que se reencanta con la política y se galvaniza a favor y en contra de la ilusión de una soberanía que tiene todos los significados posibles (desde la Dinamarca del sur hasta la república socialista). Y que llega a expresar de forma agónica, y también teatral, lo que significa la "soberanía" en un país, todavía rico, integrado en la Unión Europa. El final de esta historia es incierto; pero es muy probable que consista únicamente en volver a una casilla similar a la de antes de las elecciones: una nueva forma de normalidad en la que no se excluyen los presos, las intervenciones del Estado, el uso de la palabra República y otras mil invenciones, pero todas ellas con un escasísimo efecto institucional y material. De hecho, si algo triunfó ayer fue este espejismo político.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Emmanuel Rodríguez

Emmanuel Rodríguez es historiador, sociólogo y ensayista. Es editor de Traficantes de Sueños y miembro de la Fundación de los Comunes. Su último libro es '¿Por qué fracasó la democracia en España? La Transición y el régimen de 1978'. Es firmante del primer manifiesto de La Bancada.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Alvaro

    Creo que el término de democracia representativa no es correcto. El votar cada 4 años y dar vía libre a los gobiernos a hacer lo que quieran pese a que no esté en su programa electoral no es representación. Creo que el término más ajustado sería el de democracia delegativa.

    Hace 3 años 11 meses

  2. cocose

    Reciba mis felicitaciones por este artículo, pues resuelve de una vez por todas ese crucial problema de tener que elegir el tipo de interés de la hipoteca: para usted es una hipoteca a interés fijo y todo lo demás es un espejismo político. ¿Para cuándo el vídeo?

    Hace 3 años 11 meses

  3. RPB

    No sé desde donde escribe el articulista para considerar la revolución catalana como un mero espejismo político... En Catalunya nada volverá a ser lo mismo desde el 1 de Octubre. Esto parece olvidarlo el sr. Rodríguez. Por otra parte el independentismo ha sacado 47'5% de los votos y el unionismo 43%. El resto se presento con un NS/NC y son, por ahora, votos en blanco o abstenciones. Menuda análisis!

    Hace 3 años 11 meses

  4. juan

    me gustaría saber como socio si se pagan estos artículos o por contra es Emmanuel el que tiene que pagar como publicidad para sus cansinas cantinelas de reñir a todo el mundo, pues nadie está a su altura. Yo de cara a renovar un año más quiero saber cuál es la política para publicar y si está abierta a todo el mundo o solo a presuntos autodenominados "intelectuales" que más bien parecen seres permanentemente huraños y que no parecen haber dado jamás palo al agua.

    Hace 3 años 11 meses

  5. Vicente Bordanova

    ¿Y que hay de la ANC-Omnium, los Comités de defensa R-R, el entramado social soporte de las CUP? ¿También vuelven a casilla de salida, sacrificados a la autonomía de lo político?

    Hace 3 años 11 meses

  6. Indignado.

    Pues sí, te estoy leyendo y he caído en que se ha repetido lo que paso en Andalucía. La derecha va ganado por etapas, y estos tiempos se construyen por territorios.

    Hace 3 años 11 meses

  7. Marina

    Tú lo llamas "espejismo político", pero creo que le pega más "procesismo mágico"... Un gran análisis y pedazo de articulazo !, Gracias

    Hace 3 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí