1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

Las vidas recicladas de Vila Marízia

En 2001, siete mujeres de una favela del norte de Londrina, al sur de Brasil, abrieron una cooperativa para convertir la recogida y el procesamiento de basura en un empleo digno. Hoy son 141 trabajadores

Agnese Marra Londrina (Brasil) , 5/12/2017

<p>Trabajadoras de la cooperativa de reciclaje Cooper Regiao. </p>

Trabajadoras de la cooperativa de reciclaje Cooper Regiao. 

Cooper Regiao

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

A la favela de Vila Marízia se la conoce por dos razones: la pesca y los muertos. Este barrio de la zona norte de Londrina (en el estado de Paraná, al sur de Brasil) tiene los mejores gusanos para usar de anzuelo. Y sus calles de barro concentran el mayor número de asesinatos de la ciudad. Si buscamos en Google Vila Marízia, las tres primeras noticias son: “Cuerpo encontrado en el arroyo de Vila Marízia”, “Mujer asesinada con 12 tiros en la favela de Vila Marízia” y “Otra noche de tiros en Vila Marízia”.

Hay que indagar mucho para conocer que por esta favela se movió el cónsul de Japón para darle un premio a siete mujeres. Que en 2007 ocho miembros del cuerpo diplomático nipón decidieron apostar por el Proyecto Esperança cuando en Brasil nadie se interesaba por él. Que gracias a la ayuda extranjera estas emprendedoras hoy tienen una de las cooperativas de reciclaje más premiada del país y han sacado de la miseria a centenas de mujeres. 

Pero empecemos por el principio. Y para eso hay que mirar veinte años atrás. Unas doscientas chabolas desperdigadas como quien tira a la suerte unos dados. Casas de latón y madera en los márgenes del arroyo Bom Retiro –que poco tiene de bueno– que atraviesa el barrio como una herida abierta por la que supuran residuos y pescado. En la parte alta una montaña de basura –el lixao, dicen en Brasil– donde decenas de vecinos con los deshechos hasta las rodillas buscan esa lata de cerveza, esa botella de coca-cola o ese tetrabrik de leche que se convierte en el nuevo Dorado: el oro que les puede dar de comer al menos durante una semana. 

“El olor era insoportable. Llovía y todo se descomponía, nos resbalábamos entre la basura, trabajábamos sin protección, un montón de gente se enfermaba con infecciones raras, era una situación de miseria”, recuerda Verónica Cardoso, la heroína de este relato. Con su metro y sesenta y dos de altura, su pelo crespo y sus ojos negros como dos jabuticabas –una fruta brasileña menor que la cereza y más oscura– esta mujer de 43 años, que entre risas nos dice que se siente “una anciana”, es el ejemplo de la perseverancia: “Mi objetivo siempre fue recuperar la dignidad del barrio, y esa semilla ya la he plantado”.

Verónica Cardoso, directora financiera de la cooperativa / C.R

Verónica Cardoso, directora financiera de la cooperativa / C.R

Cardoso se crió con sus diez hermanos entre la orilla de Bom Retiro y los márgenes de la Avenida Brasilia, la autopista que rodea Vila Marízia. Su infancia la pasó al lado de la carretera vendiendo gusanos para los pescadores de la región, pero ni un solo día faltó a la escuela, dice con orgullo: “El mejor legado que nos dejó mi padre fue la educación, decía que eso nos salvaría”. Ella hizo caso al bahiano que llegó al sur de Brasil para buscar suerte con una carroza con la que recogía restos de aluminio que servirían para dar de comer a sus once hijos.  

El reciclaje, que antes se llamaba simplemente “recoger basura”, ha sido la fuente de renta de millones de pobres en Brasil. Desde 2014 una ley prohibió los basureros al aire libre, pero la normativa ha servido de poco o de nada. La mayoría siguen abiertos poniendo en riesgo la vida de los que se remangan para encontrar un futuro en medio de los deshechos que otros descartaron como pasado. 

Los “catadores”, como llaman en Brasil a los que buscan entre la basura material reciclable, han sido hasta ahora los outsiders de las metrópolis, los pobres que viven en la mendicidad y vagan por las calles en busca de una lata vacía. El aluminio es el material con el que más se gana, por eso este país ostenta el primer puesto en el mundo en reciclaje de latas: por un kilo de estos envases ganan 90 céntimos de euro. 

Los expulsados de la sociedad

Verónica Cardoso, que desde los 25 años pasó su vida en el lixao de Vila Marízia, decidió cambiar las reglas del juego y convertir el único trabajo al que podían acceder los vecinos del barrio en un empleo digno. En 2001 montó junto a otras siete compañeras el Proyecto Esperança, una ONG de catadores que buscaba trabajar directamente con el Ayuntamiento de Londrina para garantizar al menos un cliente. Lo consiguieron, y de siete pasaron a ser sesenta trabajadoras. Buscó ayudas en Brasil y no las encontró, entonces miró al extranjero y logró que el gobierno japonés confiara en ellas: “Vino el cónsul a ver nuestro trabajo y se quedó muy impresionado, por eso nos dieron dinero para abrir otra nave y para maquinaria nueva”, explica Cardoso. Hasta 2008 se mantuvieron como autónomas, pero en esa fecha la crisis económica hundió el precio de los materiales reciclables, y las mujeres de Esperança comenzaron una nueva lucha.

Entre las reuniones en el Ayuntamiento y las manifestaciones en la calle, las catadoras consiguieron llegar a un acuerdo y dar un paso más allá. Fue entonces cuando nació Cooper Regiao, una cooperativa en la que todos los trabajadores tendrían las mismas responsabilidades y con la que conseguirían obtener los derechos laborales básicos de un contratado. El municipio de Londrina aceptó firmar un acuerdo en el que por primera vez les contrataba como prestadores de servicio público –una especie de funcionarios del ayuntamiento– a cambio de que se encargaran de la recogida de basura reciclaje casa por casa. “En esa lucha por nuestros derechos se inició un proceso de reconocimiento de nuestra identidad colectiva como catadores, de valorización de nuestro trabajo. Fue todo un ejercicio de empoderamiento y de rescate de nuestra autoestima”, cuenta Cardoso, hoy directora financiera de Cooper Regiao. 

El primer paso fue el reconocimiento propio, después vino el ajeno, el que Verónica Cardoso o Sara Porfirio Costa –una de las gerentes de la cooperativa– repiten constantemente durante la conversación: “La sociedad empezó a vernos como personas, a tratarnos de igual a igual”, relatan. “Hay que pensar que nuestra cooperativa trabaja con los expulsados de la sociedad, con los que nadie quiere. Nuestro trabajo no solo ayuda al medio ambiente, nuestro primer objetivo es devolver ciudadanía a los trabajadores”, sentencia Cardoso. 

Trabajos de reciclaje en la cooperativa / C.R

Trabajos de reciclaje en la cooperativa / C.R

El trato personal con los vecinos ha sido la clave para integrar a estos outsiders. La recogida de basura comienza con un primer diálogo. El catador llega uniformado con su camiseta de la cooperativa, toca la puerta con una bolsa de basura verde en la mano. “Lo primero que hacen es explicar que en una semana pasarán a recoger residuos que se puedan reciclar, les enumeran cuáles son, y les indican que los dejen lo más limpios posibles y que los coloquen en la bolsa que les entregamos”. Esa labor pedagógica entre el catador y el vecino es, según Cardoso, lo que ha hecho que ya no les miren con desprecio, que incluso les inviten a tomar un café, y, sobre todo, que no les abran la puerta con miedo.  

Cooper Regiao hoy se ocupa de 88.000 viviendas de Londrina –el 50% de la ciudad– y entres sus 141 trabajadores –el 85% son mujeres– consiguen reciclar una media de 320 toneladas al mes

Cooper Regiao hoy se ocupa de 88.000 viviendas de Londrina –el 50% de la ciudad– y entres sus 141 trabajadores –el 85% son mujeres– consiguen reciclar una media de 320 toneladas al mes. Tienen cuatro naves, maquinaria último modelo y una organización casi germánica del trabajo donde separan hasta 31 materiales. Las bolsas verdes que recogen puerta a puerta acaban en lo que llaman “el monte”, un espacio donde juntan todos los residuos para hacer una primera división por tamaños. De ahí el material va para una estera en la que la separación ya se da por tipo de materiales. El último paso es la prensa, de la que saldrán pilas de material que se venderán a diversas industrias para que lo reutilicen. Cardoso quiere dejar claro que las empresas a las que vende el producto reciclado son cuidadosamente elegidas por unos parámetros de sostenibilidad: “Somos muy cuidadosos con el destino final de nuestra labor porque la preservación del medio ambiente es otro de nuestros objetivos”.

Su forma de trabajar es la que les ha convertido en una de las cooperativas de reciclaje más premiadas del país. En 2014 consiguieron el premio Ciudades Pro Catador y en 2016 el Premio de Excelencia Ambev –una de las mayores conglomerados de cerveza del mundo–. Para Cardoso su verdadero diferencial es que en Cooper Regiao los propios catadores se hacen cargo de todas las actividades, incluso de la parte financiera: “Cuando vi los papeles que teníamos que rellenar, las facturas, las cuentas, casi me muero. No sabía nada y tuvimos que aprender a trompicones para poder responder a las burocracias que nos exigía el ayuntamiento”. La prueba la superaron con creces porque por primera vez en 2017 el poder público ha decidido renovarles ya no por un año, sino por tres: “Este tiempo significa respirar tranquilos y garantizar un salario a los trabajadores con más de doce meses de futuro”. 

El municipio de Londrina solo tiene elogios para la cooperativa que, junto con otras dos empresas, ha logrado que esta ciudad de medio millón de habitantes sea una de las tres que más reciclan en todo el país –después de Porto Alegre y Sao Paulo–, y la número uno en el ranking de las pequeñas ciudades. “Ofrecen trabajo y una renta fija a centenas de trabajadores que estarían en la calle, aumentan la vida útil de los residuos y han logrado que nuestra ciudad sea un ejemplo de reciclaje para el país”, explican desde la secretaría de Medio Ambiente de la ciudad. 

“Por fin tengo muebles”

Pero si uno quiere saber lo que realmente significa Cooper Regiao basta con darse una vuelta por una de las naves de Vila Marízia y hablar con cualquiera de sus trabajadoras. Por ejemplo, con Rita de Cassia, una de las más queridas de la cooperativa, “el antes y el después” la llaman sus compañeras para referirse a la época en que mendigaba por una piedra de crack. “Robaba a sus hijos, a sus padres, a cualquiera que tuviera al lado para conseguir dinero para la droga”, recuerda Cardoso, que le ofreció trabajar en la cooperativa. Después de varios intentos, esta mujer que acaba de superar la cuarentena consiguió limpiarse y empezar de nuevo. 

Material reciclado en la cooperativa / C.R

Material reciclado en la cooperativa / C.R

Para Noemia Gomes de Carvalho, que se acaba de jubilar a sus 68 años, la cooperativa es sobre todo “el futuro de la familia”. Esta mujer pasó la mitad de su vida como una nómada entre el estado de Minas Gerais (al norte de Paraná) haciendo la temporada de la cosecha del café, y la carretera de Brasilia, en Vila Marízia, donde vendía gusanos a los pescadores: “Tenía que sacar constantemente a mis hijos de la escuela porque viajábamos mucho. Además, apenas ganaba para sobrevivir”. Con la cooperativa consiguió un salario dos veces superior al que ganaba antes y la tranquilidad de no moverse de casa y darles una educación a sus hijos. Noemia ha conseguido jubilarse, pero ha dejado a hijas, nietas y a un bisnieto trabajando en la cooperativa. 

Suely Oliveira, madre de trece hijos, a sus 55 años todavía tiene a siete a su cargo y nos dice que Cooper Regiao es la “garantía de que no falte comida en la mesa”. Para Sara Porfirio ha sido la oportunidad de pagarse su casa en Vila Marízia. Dice casi a los gritos: “Por fin me he podido comprar muebles”. 

Cardoso se conoce al dedillo la historia de cada una de estas mujeres, la cooperativa la montó para sacarlas adelante: “Son personas sin estudios, con muy pocas opciones en el mercado de trabajo y aquí reciben un salario mínimo y medio –alrededor de 550 euros–, tienen vacaciones, paga extra, un día al mes para problemas familiares. Ninguna empresa privada les ofrecería algo así”.  Cardoso ya no baja a la prensadora en la que trabajó durante 18 años, se queda haciendo números en la oficina. Hizo caso a su padre y terminó su carrera universitaria de Trabajo Social y hace un año consiguió su título de máster en Comunicación Popular y Comunitaria. 

“Cuando terminé mis estudios las chicas me decían que iba a dejar la cooperativa. Pero yo estudié para poder traer mi conocimiento aquí, para mejorar nuestras condiciones y para animarlas a que ellas también retomen la escuela”. Entonces Cardoso por primera vez frunce el ceño y deja el tono maternal para pasar al reivindicativo: “Lo que más me entristece es que la mayoría de ellas no quiere estudiar. Es la culpa del capitalismo que dice que lo que nos honra es trabajar y no pensar. En esta cooperativa pregonamos lo contrario”. 

Este reportaje se ha realizado con la colaboración de la
Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí