1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ser feminazi hoy

¿A quién se le ocurre ser mujer?

Anita Botwin 30/11/2017

StockSnap

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

¿A quién se le ocurre ir sola a las tantas de la madrugada?¿Dónde vas con esas pintas que pareces una puta? Se quedan embarazadas y luego quieren abortar. ¿A quién se le ocurre entrar sola a un portal con cinco hombres? Lleva una minifalda tan corta que parece que va en bragas. A quién se le ocurre. Le da el teléfono a cualquiera. Ella también era violenta, a lo mejor empezó la pelea. Viajaban solas. Es que a quién se le ocurre. Siempre vestía muy provocativa, iba llamando la atención para que la miraran. Se quedó sola, ¿quién iba a aguantar su carácter? Es una exagerada, sólo le pegó un empujón. Le tengo dicho que no vuelva sola por ese callejón oscuro, cualquier día le pasa algo. Si la hubieran violado no estaría ahora haciendo vida normal, yendo a la universidad y de viajes. Volvió con su expareja a pesar de que la maltratara. A quién se le ocurre. Bebió de la copa a la que la invitaron y, según el análisis del forense, llevaba burundanga. A quién se le ocurre coger una copa de un desconocido. Además van provocando. Luego querrán que nadie les diga nada ni les mire. Bebe y sale demasiado, cualquier día le pasa algo, y aparece en los anuncios de desaparecidas. Tiempo al tiempo. La culpa es de los padres, que les dejan salir hasta tarde y con esas pintas de fulanas. No opuso resistencia física ni protestó, lloró o gritó: consintió. Siempre volvía a casa de su agresor, que la agasajaba con un ramo de rosas. Siempre 13 contadas. Las 30 puñaladas con las que asesinó a su expareja sólo revelan un “enojo ciego”. Ella siempre sacaba lo peor de él. Él siempre saludaba a los vecinos y era un buen hijo. A quién se le ocurre llevarle la contraria cuando tiene un mal día. Mejor es callar y aguantar. ¿Cerró bien las piernas?, ¿cerró toda la parte de los órganos femeninos? La chica denunciante de violación pudo provocar al acosador por su vestimenta. Consintió ¿Por qué tienes que ir con esas pintas?¿ Por qué tienes que ir tan arreglada? Tan mal no estará si se arregla tanto y va pintada como una puerta. ¿Por qué no denunciaste antes? Estaba bebida y se dejó hacer de todo. A quién se le ocurre quedarse sola y borracha sabiendo lo que te puede pasar. ¿Por qué se fue con ellos? Hay que comportarse como una señorita para que te respeten. ¿Pero cómo te va a violar si es tu novio? No dejó claro que no quería tener sexo con el grupo de extraños. Si le ha pasado eso es que algo habrá hecho. Se fue a la cama con él y sólo le conocía de un rato. A quién se le ocurre. Las trabajadoras del sexo ya saben lo que hay si se meten en eso; prefieren que les peguen a limpiar escaleras. A quién se le ocurre. Te metiste tú solita en esa relación, sabiendo que él era un pieza. Ya te lo avisamos. A quién se le ocurre. Con quién bailas. Con quién sales. Con quién hablas. A quién sonríes. Cómo vistes. A quién se le ocurre. A quién se le ocurre ser mujer.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Anita Botwin

Gracias a miles de años de machismo, sé hacer pucheros de Estrella Michelin. No me dan la Estrella porque los premios son cosa de hombres. Y yo soy mujer, de izquierdas y del Atleti. Abierta a nuevas minorías. Teclear como forma de vida.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Joy

    Educan a la mujer a tener miedo y cuidarse todo el tiempo de los hombres, en vez de educar a los hombres a respetar y no violar a las mujeres.

    Hace 3 años 10 meses

  2. sdsd

    - las mujeres tienen que aprecer decentes. y para el cuidado de las casa y la familia, no apra ir de putas a trabajar - eres un machista redomado - soy musulman, y esas son mis creencias - perdon si en algo le he ofendido. respeto sus crteencias

    Hace 3 años 10 meses

  3. Joquin

    Izquierdas.. con razón tanto retardo mental

    Hace 3 años 10 meses

  4. Igualinazi

    No es plato de gusto no, pero no toda la gente es así, diferenciemos esa España del desprecio y retrógrada que todavía campa por el poder. Tanto hombres como mujeres de ese lado defienden el machismo y la violencia contra la mujer, ya sea por acción u omisión (no necesariamente hombres unos y mujeres otras). No se ha educado y no se educa contra esto, la culpa la tenemos los que no nos hemos preocupado de cambiar esta mentalidad. Una asignatura en la escuela sobre convivencia que aborde todos los temas de abuso es necesaria (bulling, violencia de género etc...). Volverse radical en redes sociales ahora no sirve de nada, salvo para radicalizar los opuestos, crear confusión y alejar aún mas la idea de igualdad.

    Hace 3 años 10 meses

  5. javier

    el hombre por su naturaleza piensa mas con los huevos que con el celebro, muchas imágenes que vemos cuando se acerca una mujer con escote o vestido ajustado se ve donde mira y la cara le cambia, una conversación entre hombre si ven a una mujer pasar por el lado y se quedan mirando, ¿saben lo que piensan?, luego esta el que cada uno controle esos impulsos.

    Hace 3 años 10 meses

  6. Mentalmente

    Van provocando.

    Hace 3 años 10 meses

  7. Godfor Saken

    "NUESTRAS GARRAS DESTROZAN GALAXIAS" (Our Talons Can Crush Galaxies) Brooke Bolander (Uncanny Magazine, http://uncannymagazine.com/article/talons-can-crush-galaxies) Joder, menos mal que esta no es la historia de cómo el tipo me asesinó. Si lo que quieres es esa basura, no tienes que buscar demasiado; la mitad de los medios se revuelca en ella, estupendas descripciones detalladas de mujeres violadas sollozando, victimizadas, que se mecen sobre la tierra. Homicidas, violadores, acosadores, asesinos en serie. Reales o producto de la imaginación, sus nombres aparecen impresos bien alto en las marquesinas de los cines y en la publicidad del metro: la narrativa conveniente de la muerta atrae a los villanos. Los héroes reciben nombres; los asesinos reciben nombres; las víctimas reciben primeros planos de sus cajas torácicas abiertas a media autopsia, los muñones ensangrentados donde una vez tuvieron alas, forenses desconcertados que hacen llamadas desconcertantes a unos incluso más desconcertados curadores en museos locales. Se las disecciona, se discute sobre ellas, pero no reciben nombres ni llevan aparejadas historias que el público recuerde. Así que no. No vas a conseguir una descripción de cómo me sorprendió, dónde lo hizo, quién pudo joderle bien jodido cuando era un chaval como para llegar a cometer tales horrores (nadie), ni conocerás su comportamiento, cada vez más desquiciado, que los polis desestimaron previamente, archivándolo como parte de las excentricidades inofensivas de un joven simpático y de buena familia. Así que nada de pelea en el bosque, nada de sangre bajo las uñas, nada de ríos ni de furgonetas cerradas ni de marcas en la garganta. Estaba oscuro, la cosa se puso fea y llamé a mis hermanas en una lengua que ya estaba muerta cuando las leonas de Babilonia todavía rondaban a las puertas de la ciudad. Y ya está. Eso es todo lo que vas a obtener, y estoy siendo generosa. No hay de qué, no me jodas. Sin embargo, esto es lo que sí te voy a contar. Seré breve: • No supo qué era yo hasta después. No sintió arrepentimiento o curiosidad, porque lo deberían haber ahogado justo al nacer. Para él no fui nada más que mercancía antes y nada más que una anomalía después. • Mis plumas de cobre le produjeron cortes en las puntas de los dedos y las palmas de las manos cuando me apartó las alas. • En ese siglo yo jugaba a ser mortal porque adoro los cigarrillos y el shawarma, y es más sencillo pedir shawarma si tu chillido penetrante no enloquece al repartidor. La mortalidad es divertida en pequeñas dosis. Es muy auténtica, muy con los pies en la tierra y muy directa-al-grano. Hay canciones de cuna y nenúfares y tormentas de verano, y es difícil que alguien trate de decapitarte por una estúpida obligación heroica hacia los dioses. Si quieres descansar el culo y leer un libro, nadie te juzga. Además, está el shawarma. • Mi espíritu ya había escapado antes de que el acto se consumara, de vuelta al Nido, de vuelta al Huevo. Mis hermanas cacarearon y arrullaron y regañaron con delicadeza. Me incubaron con sus grandes traseros emplumados, tal y como habían hecho en tantas ocasiones, tal y como yo había hecho por ellas en tantas ocasiones. Las hermanas tienen que cuidar las unas de las otras. Somos todo lo que tenemos, y “para siempre” es algo que se hace muy pesado y largo si no hay amor. • Eclosioné de nuevo. Batí las alas y huracanes barrieron del mapa ciudades en seis realidades distintas. Puede que estuviera un poco cabreada, joder, no digo que no. • Puede que incluso llorara. Aunque eso tampoco lo vas a saber. • Nos deslizamos de regreso al plano mortal con el sonido de un Mercury Cougar de 1967 rugiendo en una carretera comarcal vacía, una hermana en el asiento delantero, tres en el trasero, y yo al volante con un cigarrillo colgando entre los dientes puntiagudos. Puedes encajar alas de gran envergadura en esos coches antiguos, siempre y cuando sepas cómo manipular la realidad del modo correcto. • Es fácil perderse en esas carreteras secundarias, pero mis viejas alas nos llamaron desde el ático del tipo. No nos perdimos. • El tipo estaba solo cuando aparcamos en la entrada para vehículos, la grava crujiendo como huesos bajo los neumáticos. Tenía un arma. Había cerrado las puertas con pestillo. Las cerraduras se abrieron para nosotras. Le quitamos el arma. • ¿Lloró? Ya te digo que si lloró. Como un puto bebé. “No sabía qué eras”, dice. “No lo sabía”, dice. “Solo quería que me prestaras atención, pero tú ni me mirabas. Lo intenté todo!”. • “Bueno, chaval”, le contesto, dejando el cigarrillo encima de la moqueta familiar con diseño floral, “no te quepa duda de que ahora tienes toda mi atención”. • Nuestras garras pueden destrozar galaxias. Nuestras canciones provocan pesadillas a los agujeros negros. Los extremos de nuestras plumas fracturan la luz de la luna hasta formar telas de araña de plata y universos paralelos. ¿Qué si despedazamos al tipo? No me jodas. No preguntes idioteces. • ¿Que si lo matamos? Eh… por decirlo de alguna manera. Y por decirlo de otra manera: la materia que lo componía habla a través de una larga franja de espacio-tiempo, suplicando por el fin de su sucia existencia como en un sangriento viaje en coche que nunca terminará de alcanzar el área de descanso. Semántica, ¿no es así? No me preocupa discutirlo o pensar en ello más de lo debido. En fin. Como ya dije al principio, esta no es la historia de cómo el tipo me asesinó. Es la historia de cómo un tornado la hostia de raro destruyó una sola casa y de cómo desapareció un joven prometedor de buena familia, dejando atrás un misterio para que la gente del lugar se rasque la cabeza durante los próximos veinte años. Es la historia de cómo el cadáver no identificado de una mujer apareció en una morgue cercana con lo que parecían ser muñones de alas sobresaliendo en la espalda, y que jamás fue reclamada ni identificada. Es la historia de cómo mis hermanas y yo adquirimos un Mercury Cougar de 1967, que todavía usamos para viajar cuando estamos en el plano mortal de la carretera. Puede que no recuerdes mi nombre, ya que no tengo uno que puedas pronunciar o comprender. Lo importante siempre son las historias; cuáles se cuentan, cuáles son usurpadas, cuáles se quedan en una zanja, obviadas y abandonadas. Esta es mi historia, no la suya. Me pertenece y es solo mía. La cantaré desde el último árbol marchitado en el último planeta cuya estrella esté condenada, cuando la entropía haya herido de muerte todos los mundos y todos los dóndes, cuando no quede nada más que desteñidos envoltorios de caramelos. Mis hermanas y yo la cantaremos, todas a la vez, todas juntas, un sonido como el de un grito honesto en nombre de todas las olvidadas, de todas las gargantas silenciadas en los salones de la Eternidad, y será la última historia que se escuche en toda la Creación antes de que las luces al fin se apaguen y los postigos revienten. *** Originally published in 2016 in “Uncanny. A Magazine of Science Fiction and Fantasy.” http://uncannymagazine.com/article/talons-can-crush-galaxies/ Nominated for the 2016 Nebula Award for Best Short Story, the Hugo Award for Best Short Story and the World Fantasy Award in 2017 for Best Short Fiction.

    Hace 3 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí