1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EDURNE PORTELA / ENSAYISTA Y NARRADORA

“En otros traumas históricos los silencios se han mantenido más tiempo, pero no será así con el conflicto vasco”

Ekaitz Cancela 19/11/2017

<p>Foto cedida por la entrevistada. </p>

Foto cedida por la entrevistada. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Edurne Portela (Santurtzi, 1974) forma parte de lo que ella misma define como la segunda generación de escritores vascos. Aquellos cuya percepción de la realidad se forjó entre las pelotas de gomas, cócteles molotov y gases lacrimógenos que ambientaban sus salidas los fines de semana. Estos autores desarrollaron su vida cotidiana en medio de la violencia estructural, donde el silencio epistémico recorría cual neumonía la espina dorsal de una sociedad vasca polarizada, y también herida. 

Una vez alcanzada su madurez intelectual, la hazaña de reconstruir vínculos sociales resquebrajados mediante la cultura se alza como el objetivo principal de plumas como la de Portela, autora de Mejor la ausencia (2017) y El eco de los disparos (2016), ambos editados por Galaxia Gutenberg. Dos radiografías que adquieren valor si se leen de forma conjunta, asentadas en la idea de que imaginación ética puede contribuir a señalar los grises del conflicto y empecinadas en reconocer el pasado con el fin de superarlo. Los dos libros se unen a una cantidad, que se percibe como abundante, de títulos publicados sobre el conflicto vasco y que, además, son acogidos de forma más calurosa desde el éxito de Patria, de Fernando Aramburu, reconocida recientemente con el Premio Nacional de Narrativa. 

La memoria que quedará en el futuro sobre el conflicto vasco se encuentra en plena construcción por tres generaciones distintas de autores vascos. Y paradójicamente, al mismo tiempo que estalla otro “conflicto”, como ha llegado a denominarlo la escritora: el catalán. Cualquier comparación entre épocas puede ser fácilmente víctima de la distorsión, insiste en señalar Portela, quien observa también que el foco con el que mirábamos la realidad se está consolidando de forma peligrosa bajo la posición cultural hegemónica del Estado español.

Comencemos por el principio. En Mejor la ausencia, Amaia se enfrenta a un mundo hostil. Y lo hace en un tiempo histórico que llega hasta los años 90. Desde el punto de vista que ofrece la retrospectiva, ¿cómo era la literatura en ese entonces?

Lo cierto es que para escribir la novela no recurrí a ningún referente literario de los 80 o 90. Traté de indagar en las secuelas de la violencia a través de un personaje, me dejé llevar por mi imaginación. Cómo era, en definitiva, vivir como niña y adolescente en esos años. Pero coincido con lo que Iban Zaldua ha señalado en un artículo publicado en esta misma revista: que en aquellos años las vanguardias tal vez optaron por el silencio como forma de afrontar la deriva de la situación. Creo también que hubo una corriente en esa generación vanguardista donde surgió una literatura vasca con identidad propia, que se vuelca en el juego del lenguaje, que desarrolla un lenguaje muy literario. No obstante, aquel es un momento muy complicado como para, desde el presente, exigirle a la literatura de entonces narrar de forma inmediata el conflicto que se estaba viviendo. Podemos tratar de entender esta historia desde una perspectiva crítica pero no desde la superioridad moral. Hubo escritores que lo intentaron en esos momentos tan convulsos. Ramon Saizarbitoria lo hizo desde el principio. Los escritores vascos de inclinación nacionalista que no apoyaban a ETA pero escribían en euskera lo tuvieron realmente difícil, ya que parte de su público en buena medida esperaba que sí lo hicieran.

En este sentido, ¿qué implica la existencia de tres generaciones literarias distintas volcando tinta sobre lo que Iban Zaldua llama “La Cosa”?

Ahora hay tres generaciones que pueden aportar algo en el mismo tiempo histórico. Existe una primera generación, nacida en torno a los años 50, a la que pertenecen desde Ramón Saizarbitoria a Fernando Aramburu, que alcanza su madurez cuando ETA tiene un halo romántico porque luchó contra el franquismo. Digamos que esa primera generación tenía unos 20, 30 años cuando se escribió la Constitución del 78. Como señalaba antes, una gran cantidad de autores vascos tenía una relación ambigua y conflictiva respecto a ETA de la que progresivamente se van desmarcando. Al fin y al cabo, son sus coetáneos los que crean la ETA más dura y sus escritos están marcados por ese momento. Mi generación, con escritores como Iban Zaldua o Harkaitz Cano, nace en los años 60 y 70, y en nuestra toma de conciencia ya está ETA, también los años de plomo y la amenaza de los GAL, que están presentes no sólo en Francia sino en nuestra vida cotidiana. Cuando adquirimos cierta madurez, a finales de los 90, ETA es inadmisible, funciona la socialización del sufrimiento, gente de nuestros pueblos, concejales, periodistas, profesores, están siendo asesinados y amenazados. Por último, está la tercera generación, la de quienes ahora tienen unos treinta años, como Aixa de la Cruz o Katixa Aguirre. El giro que dio el conflicto con el asesinato de Miguel Ángel Blanco, por ejemplo, lo vivieron de niñas o muy jóvenes. Así que en parte viven la intensidad mortal de esos últimos años, como ha explicado Aixa de la Cruz en varias entrevistas, pero al mismo tiempo cuando llegan a la madurez se encuentran ya con una ETA en descomposición, pero no por ello menos fuerte en el imaginario colectivo. Por eso me parece muy interesante lo que salga de esta generación, que está, creo yo, entre lo heredado de las anteriores (nuestros silencios y complicidades) y la creación de su propio relato generacional. En otros traumas históricos los silencios se han mantenido durante más tiempo, pero no va a ser así en nuestro caso. Por ejemplo, durante los cuarenta años posteriores a la Guerra Civil se instauró el silencio franquista, no existía lugar para la crítica ni el debate público. Hoy estamos escribiendo una historia que nos pertenece a todos, pero de diferentes maneras. Creo que puede salir un resultado de una riqueza literaria e histórica tremenda.

No obstante, lo que se percibe con el éxito de novelas como Patria es que el paso del tiempo, lejos de reflejar esa riqueza, está alimentando el relato único del Estado

Por una parte, el relato de Aramburu es muy exhaustivo porque cubre treinta años de historia y lo hace aportando mucha información. Ahora bien, la visión que ofrece es la de dos familias enfrentadas, que pertenecen a dos ámbitos polarizados del conflicto: víctima y victimario. La novela reproduce un discurso histórico con el que es fácil estar de acuerdo. Presenta una versión de la historia que no indigesta, que se metaboliza bien. Y eso, supongo, explica en parte su éxito de mercado. 

Si, además del relato hegemónico, el mercado constituye una fuerza que camina en una dirección determinada, ¿hay espacio para visiones alternativas que recojan el detalle? 

Evidentemente, todos podemos aportar desde nuestra parcela e intentar dar, cada cual, su visión del conflicto. Hace poco Alberto Moyano, un periodista del Diario Vasco, me regalaba una metáfora muy bonita: que mi obra se suma a la colección de fragmentos del espejo roto que cuenta esta historia. Y en eso estamos. Se publicarán otras obras que incomoden, que planteen una realidad desconocida sobre Euskadi, que cuestionen prejuicios. Pero todo aquel que revele aspectos de una realidad que no queremos ver va a tener una influencia minoritaria. Mira todas esas obras de las que hablaba Iban Zaldua y que han pasado relativamente inadvertidas hasta el momento. Cualquier novela que incomode, genere desasosiego, no te dé respuestas y te deje con más preguntas de las que tenías no es una literatura de consumo masivo. En resumen, ¿se puede construir otro tipo de relatos que minen una visión maniquea de la realidad? Sí. ¿Van a tener un espacio en los grandes medios o ser consumidos masivamente por los lectores? No lo creo.

¿Qué consecuencias tiene que la literatura sobre el conflicto vasco se represente de una forma polarizada o maniquea? 

Necesitamos desarrollar un tipo de imaginación que no esté polarizada, contaminada por los intereses políticos y por los afectos que responden a prejuicios, a ideas preconcebidas. Si lees una obra que te tranquiliza, que afirma todos esos prejuicios, que te hace creer que los malos son otros, piensas: “Yo no he contribuido a esto y no puedo identificarme con esta persona que actúa tan mal.”  Aquí algunos dirán: “No, pero es que ha habido malos, y los malos son los terroristas”. Pero igual es hora de ir más allá, de traspasar los blancos y negros y sumergirnos en las zonas grises, como hizo por ejemplo Aitor Merino en la película Asier ETA biok, cuando indagó en su relación con su mejor amigo, perteneciente a ETA.

La situación actual en Catalunya es un buen ejemplo de “o con el Estado, o contra mí,” una división que es contraria a lo que tú le pides a la literatura. 

Ahondar en esa concepción totalmente bipolar que tenemos, no ya de la política sino de la realidad, sólo va a dar más herramientas a cada parte para que se encierre en su manera de interpretar el mundo y la realidad. Eliminando los grises siempre perdemos, porque eliminamos esa zona donde acercarse al otro es posible. Cuando nos asentamos en un polo nos quedamos en la superficialidad y es más fácil caer en la manipulación afectiva, en las reacciones inmediatas del odio, el desprecio y la negación del otro como ser humano. Por ejemplo, la animalización y cosificación del “enemigo”, que estamos viendo día a día —en muchos casos en las redes—, debería hacernos reflexionar sobre el nivel de violencia al que estamos llegando.

Desde una perspectiva de género, ¿cómo ha sido esa violencia patriarcal y machista para la formación de escritoras en Euskadi? 

Vivíamos (y vivimos) en una sociedad patriarcal a la que se suma el hecho de que la violencia era ejecutada normalmente por hombres. Eran ellos quienes cargaban contra una manifestación de la kale borroka y también eran hombres, en su mayoría, los que tiraban los cócteles molotov y las piedras. La violencia ha sido siempre masculina e igualmente los libros que reflejaban esa realidad los escribían, también en su mayoría, hombres. La violencia política, estructural y patriarcal ha estado en mis vivencias de esos años en Euskadi y han estado las tres muy ligadas. Y supongo que eso, sumado a una formación y una óptica feminista, ha determinado mi forma de entender esta historia y de escribirla. Por ejemplo, en Mejor la ausencia yo no pretendía escribir una novela sobre el maltrato, pero acaba apareciendo como modo de relación asumido y como manifestación, en el seno del hogar, de una violencia externa, estructural e histórica. 

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ekaitz Cancela

Escribo sobre política europea desde Bruselas. Especial interés en la influencia de los 'lobbies' corporativos en la toma de decisiones, los Derechos Humanos, la desigualdad y el TTIP.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. eduardo

    Aquí en el norte estamos mucha gente que vivimos (en el pasado y hoy) en el medio. No apoyamos las muerte de (por) ETA, pero sufrimos y estamos igualmente en contra de la invasión y cerco al que nos vemos sometidos por las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, dentro de nuestro propio país. Y esa situación anómala, todavía actual, es la que explica, por ejemplo, el ingreso en prisión por "terrorismo" de unos chavales de Alsasua, pueblo con un ratio de policía/habitante impresionante. A mí lo mismo me han llamado etarra que facha, dependiendo de quién. Al final, todo se explica por algo tan sencillo como "el franquismo se perpetuó, mutando la piel, en 1978" y "¿de verdad hay que aceptar la sagrada unidad de la patria?" (aunque 2) se responde si se acepta 1)".

    Hace 4 años

  2. Txiki

    Parte del relato no se puede contar sin riesgo de ser acusado de enaltecimiento del terrorismo

    Hace 4 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí