1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Las personas con discapacidad intelectual: un colectivo sin urnas

Unos 100.000 ciudadanos no pueden votar en España, en contra del criterio de la ONU y las convenciones internacionales ratificadas por el Estado

Esteban Ordóñez Madrid , 14/11/2017

<p>Papeletas electorales para las Elecciones a las Cortes Generales de 2015, por la circunscripción de Cádiz. </p>

Papeletas electorales para las Elecciones a las Cortes Generales de 2015, por la circunscripción de Cádiz. 

Falconaumanni

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Hemos recaudado ya 4100 euros. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

En España el derecho al voto no es total. Hay cerca de 100.000 personas excluidas a través de un proceso que la ONU ha criticado contundentemente porque va en contra de la igualdad y de las convenciones internacionales que el propio Estado ha ratificado. Durante cuarenta años de democracia, y todavía hoy, se ha desposeído a muchos ciudadanos por su condición: una condición que arrastra un estigma tan aceptado, normalizado (o reinventado en forma de paternalismo) que ni siquiera se percibe su gravedad. El pasado 7 de noviembre el Congreso ha aprobado, por fin, la reforma de la ley que concederá el voto a las personas discapacitadas.

Buena parte de la sociedad no se extrañaría (ni se alarmaría) al saber que los discapacitados mentales al estar incapacitados no pueden participar en las citas electorales. Puede encontrarse la base del estigma en esa forma categórica de nombrarlos --esa que va en cursiva--. A través de ella se homogeneiza a cada uno de estos ciudadanos bajo la imagen de una nulidad personal total, que en realidad no corresponde ni de lejos a todo el colectivo. Por eso, expertos como Óscar Moral, asesor jurídico del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), precisa el uso léxico antes de comenzar a hablar del tema: “El término correcto y recogido por la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad es el de personas con la capacidad modificada jurídicamente”, matiza.

En la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad se plantea que se ofrezca asistencia en aquellas capacidades en que se necesita y sólo se incapacite para lo estrictamente necesario

El día 5 de septiembre, la Mesa del Congreso de los Diputados admitió a trámite la proposición de ley remitida por la Asamblea de Madrid para modificar la Ley Orgánica del Régimen Electoral (LOREG) de 1985 con el fin de eliminar la vulneración de este derecho fundamental en las personas con discapacidad. Todos los partidos del parlamento autonómico apoyaron esta iniciativa que partía del PSOE. Esto es: hay consenso, parece que se resolverá fácilmente. Sin embargo, este nivel de acuerdo, observable además en declaraciones públicas procedente de todo el arco parlamentario, plantea dudas en retrospectiva: ¿siendo así, cómo es posible que en pleno 2017 se mantenga esta excepcionalidad?

En 2006 la ONU emite la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, que introduce un cambio radical de perspectiva. Lo explica Torcuato Recover, asesor jurídico de la Asociación Española de Fundaciones Tutelares: “Modificó no solo la idea del derecho al voto, sino la comprensión de la discapacidad. El Código Civil español [artículo 200] dice que la persona con limitaciones tiene que ser incapacitada, la Convención, por el contrario, dice que las personas con discapacidad tienen igual capacidad jurídica que el resto de ciudadanos; la diferencia está en que se les tiene que prestar apoyo para que ejerciten sus derechos”. No es un cambio superficial: supone la eliminación del modelo de sustitución (que designa a otra persona para que se ocupe de todo aquello que quien padece la discapacidad no puede afrontar según una decisión judicial) e implantar un modelo basado en la dotación de apoyos. España ratificó el texto en abril de 2008, sumándose, en teoría, a esa vuelta de tuerca. Sin embargo, aquello se limitó a poco más que un gesto.

En 2011, la ONU reconvino a España por sus incumplimientos: “Le inquieta [al Comité] que la privación de ese derecho parezca ser la regla y no la excepción. El Comité lamenta la falta de información sobre el rigor de las normas en materia de prueba, sobre los motivos requeridos y sobre los criterios aplicados por jueces para privar a las personas de su derecho a voto. El Comité observa con preocupación el número de personas con discapacidad a las que se ha denegado el derecho a voto”.

La Convención propone que se construya un traje a medida para cada persona de manera que se ofrezca asistencia en aquellas capacidades en que se necesita y sólo se incapacite para lo estrictamente necesario. Lo contrario de lo que ocurría en España. Aquí, los jueces, ante una solicitud para modificar la capacidad jurídica de una persona, suspendían (y suspenden todavía mayoritariamente) de un plumazo el derecho al voto, lo cual va incluso en contra de la igualdad que proclama la Constitución.

“Ha sido por mala práctica de los jueces —analiza Recover— por no hacer un análisis individualizado. En lugar de considerar cuáles son los niveles de autonomía de cada uno, en muchísimos casos, para los juzgados era más fácil decir, discapacitado, incapacitado, y se acabó. No se discrimina, y eso supone que la mayor parte de las sentencias se pronuncien sobre este tema [el voto] como si fuese un corolario, una consecuencia obligada del propio proceso”.

En principio, la modificación de la capacidad de una persona se contempla como una medida de protección. El proceso pueden iniciarlo familiares cercanos o la Fiscalía tras recoger avisos de centros de asistencia o servicios sociales. Según la AEFT, España no cuenta con datos estadísticos sólidos, pero a través del Ministerio Fiscal, se sabe que la mayoría de procesos los abre la Fiscalía –el 60,6% en 2015–: “En estos casos, muchas veces llega información muy limitada y eso da lugar a que la decisión del juez también lo sea”, lamenta Recover.

Las recomendaciones de la ONU hicieron que algo se moviera, aunque en un sentido, muchas veces, equivocado: ya hay juzgados que personalizan más la evaluación de los casos, pero el hecho de que la aplicación de la LOREG (de los artículos que la nueva proposición de ley quiere eliminar) obligue a los jueces a pronunciarse expresamente sobre el derecho al voto en los procesos de incapacitación, ha llevado a situaciones que mantienen la desigualdad y dejan al desnudo el estigma y la discriminación (es decir, la falta de racionalidad) que subyace tanto en la normativa como en la sociedad. En abril de 2016, el Tribunal Supremo sentenció que Mara, una chica de 20 años, no podía votar “no solo por su sustancial desconocimiento de aspectos básicos y fundamentales del sistema político, sino por la contrastada influenciabilidad de su entorno familiar”. La familia de Mara, como medida de protección, había solicitado su incapacitación parcial, pero el juez consideró que no era apta para votar.

La reforma de la LOREG que se defenderá en el Congreso eliminaría el principio de sospecha: el derecho a voto vendría reconocido de antemano y solo sería en casos extremos, en excepciones, cuando se ponderaría la posibilidad de limitarlo

El juez, de manera discrecional, decidió cuál era el nivel mínimo de cultura política necesario para poder emitir sufragios. Mara, por sufrir una discapacidad intelectual, tuvo que demostrar un conocimiento que no se le pide al resto de ciudadanos. “Estas pruebas no se aplican a nadie más, sino que cada ciudadano usa criterios libres a la hora de votar: a veces elige por la imagen, las siglas, la tradición familiar o incluso porque coge la primera papeleta que ve o porque le cae bien alguien de ese partido”, compara Óscar Moral.

Estos exámenes dependen del criterio de cada juez, y difícilmente se puede conocer el baremo empleado: “Lo venimos pidiendo”, explica Recover, “hemos hecho gestiones con el presidente del Poder Judicial, con la escuela de prácticas jurídicas y no hay manera. Son muy celosos de su propia autonomía. Nosotros planteamos la necesidad de que haya un protocolo, pero no lo hay, y esto hace que muchas veces, la decisión no sea solo discrecional, sino superficial”.

A pesar de la falta de transparencia en este aspecto, podemos esbozar el contenido a través de la experiencia de los expertos. Según Recover, son evaluaciones muy irregulares: van desde exámenes excesivos “preguntando cuántos miembros tiene el Congreso y cuántos el Senado y qué diferencia de competencias hay entre uno y otro, hasta cuestiones más elementales como preguntar quién es el Rey y para qué sirve”. Por su parte, Óscar Moral opina que muchas de las preguntas “no las pasaría una parte importante del electorado”: por ejemplo, las cuestiones sobre diferencias entre alcaldía, parlamentos autonómicos o parlamento nacional. En resumen, el factor que determina que una persona con discapacidad intelectual pueda practicar un derecho fundamental no es otro que la suerte.

La reforma de la LOREG que se defenderá en el hemiciclo eliminaría el principio de sospecha: el derecho a voto vendría reconocido de antemano, esa sería la norma, y solo sería en casos extremos, en excepciones, cuando se ponderaría la posibilidad de limitarlo. Si las preferencias de voto con respecto a este proyecto se mantienen, se acometerán los cambios.

Las fuerzas políticas están a favor. Se trata de una de esas injusticias flagrantes, sin color político, que obliga al consenso; sin embargo, ha habido iniciativas parlamentarias y oportunidades, y nunca se ha desarrollado la reforma. En 2013, la Comisión Constitucional del Congreso de manera unánime instó al Gobierno a elaborar una propuesta de reforma electoral en seis meses. Se han celebrado ya dos elecciones desde entonces. Hubo otro momento que, según Óscar Moral, resultaba idóneo, pero se dejó pasar: “La ley electoral se modificó recientemente para que no votásemos en Navidad, ese momento podría haberse utilizado para cambiar esto”. Para Recover, en cambio, el consenso tiene tintes de ficción: “Lo que ocurre es que en muchos casos, los políticos no quieren correr con el coste social que supondría decir que no están de acuerdo: puedo decir superficialmente que me parece bien, sin embargo, no tomo iniciativas; es lo que ha venido ocurriendo estos años”.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Hemos recaudado ya 4100 euros. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Esteban Ordóñez

Es periodista. Creador del blog Manjar de hormiga. Colabora en El estado mental y Negratinta, entre otros.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Ozemanuel

    ¿Y si te llevan las monjitas?

    Hace 4 años

  2. Ore

    El penúltimo párrafo es determinante y parece la senda a seguir: por defecto deberían tener el derecho a voto y solo de manera muy fundada, sin mecanismos que no se aplican al resto de ciudadanos, debería privarse de este derecho a ninguna persona. Lo contrario es pervertir la base de la democracia.

    Hace 4 años

  3. Victor Rodriguez

    una persona con discapacidad intelectual es penalmente responsable de sus actos en caso de un delito ?. si lo es , es lógico que pueda votar, si no lo es, entonces hay un cantradiccion flagrante en la ley. Si intelectualemte eres responsable tienes derechos si no lo eres entocnes no los tiene que tener. o somos o no somos iguales ?

    Hace 4 años

  4. Victor Rodriguez

    las personas con capacidades especiales o diferentes son los X men o los 4 fantásticos. las personas con alguna dificultad ya sea intelectual o motriz a los que les restan capacidad para realizar algunas tareas son discapcitados. la noe adjetivación compasiva lo unico que hace es esconder la realidad y maquillarla. Algunas discapacidades se compensan con el desarrollo de otras capacidades, para compensar, pero la mayoria no lo hace. una persona que no puede caminar , necesita nuestro apoyo y ayuda, necesita nuestra aceptación y respeto, no necesita que maquillemos sus problemas con palabras que suenen mejor. Abandonemos esta modernidad vacia que quere arreglar los problemas con palabras y tomemos los problemas con su propio nombre. Esta neoagenda de derechos que se olvido de los pobres y excluidos por la economía y que se preocupa por minorías y lo peor por como las denominamos. Hagamos cosas concretas para resolverlas y no las maquillemos con tonterías para que no se ofendan. El problema de un ciego no es que que digan discapcitado visual o ciego, el problema es que no ve y que nosotros los videntes no hacemos lo que deberíamos hacer para hacerle la vida mas placentera a el y a su familia.

    Hace 4 años

  5. I love UPYD

    La expresión "discapacitados" se está sustituyendo por otras como "capacidades diferentes" o "capacidades especiales".

    Hace 4 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí