1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Martín Lutero como Don Draper: la Reforma y la música

Con motivo del quinto centenario de la Reforma, un repaso a las contribuciones del teólogo alemán a la música sacra

Carlos García de la Vega 10/11/2017

<p>Martín Lutero.</p>

Martín Lutero.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

A lo largo de la historia todo buen propagandista ha tenido muy en cuenta la música como un elemento de manipulación emocional de primer nivel. No hay conexión más directa con la esfera de lo íntimo que la música. 

Durante todo este año se conmemora en Alemania el aniversario de un hecho dudoso históricamente tal y como se cuenta, pero que cambiaría –sucediese como sucediese– el sentido de la Historia de una manera determinante: la promulgación de las noventa y cinco tesis de Martín Lutero (1483-1546) en la puerta de la Schlosskirche de Wittenberg, en Sajonia, el 31 de octubre de 1517. Nos informan las crónicas de que, con motivo de esta celebración, el merchandasing en torno a Lutero ha proliferado: camisetas, tazas, un click de Playmobil que lo representa; incluso se han creado especialidades gastronómicas, como un pan de jengibre con su nombre o la Lutherburguer. Un delirio consumista que cierra un círculo perfecto en torno a lo que representa la figura del impulsor de la Reforma protestante.

A principios del siglo XX, el sociólogo Max Weber escribió su obra ya canónica La ética protestante y el espíritu del capitalismo, en la que planteaba una controvertida teoría: al margen de hechos puntuales –históricos, políticos, geográficos–, lo que conforma los grandes bloques estructurales de la historia son los cambios en las mentalidades, entendidas como conglomerados de ideas morales, éticas e ideológicas. De todos los conceptos del protestantismo que analiza Weber, hay uno que me parece especialmente interesante y que es el de profesión (en alemán, beruf). Es una palabra que aúna dos conceptos diferentes, y que no encuentra correlato en nuestra lengua ni en nuestra mentalidad. Por una parte, se trata de la especialidad laboral que uno escoge en la vida para subsistir, pero además representa la de forma de alabanza y devoción a Dios de la ciudadanía seglar. El ascetismo no es cuestión de rezos y piedad, sino algo que demostrar a diario por medio del trabajo. Esta valoración de lo que significa el empleo, llevada al extremo a lo largo de los siglos, ha dado cabida ideológica a las manifestaciones más brutales del capitalismo, ya que reviste de un barniz ético tanto al que amasa fortunas como al que es explotado por el que las amasa.

En lo que se refiere a la música, si tuviésemos que encontrar en nuestra cultura popular un correlato de Martín Lutero, me atrevería a decir que sería el protagonista de Mad Men, Don Draper. La principal virtud como teólogo de Lutero fue la de haber sido un publicista avant la lettre. Nociones como la de la honestidad en la venta de indulgencias, el concepto beruf que he comentado, y el resto de presupuestos éticos y morales de la Reforma protestante no hubiesen conseguido calar tanto en la sociedad del norte de Europa, y por extensión en todo el mundo anglosajón posteriormente, si no hubiese venido acompañado de un aparato de propaganda amable, casi subliminal, digno de cualquier final de temporada de Mad Men

El personaje de Don Draper se nos presenta como el adalid de un retorcido pero coherente y personalísimo código ético, como un antihéroe que cuando la situación lo requiere se convierte en el superhéroe que es capaz de las más admirables hazañas, y sobre todo, en un hombre que, a pesar de sí mismo, es capaz de adaptar su idiosincrasia un tanto anticuada a los tiempos que le toca vivir en aquellos apasionantes años 60 en Estados Unidos. 

En este sentido, y del mismo modo que Draper se ve forzado a hacer atractivas a la masa consumidora americana marcas como Lucky Strike, Heinz, American Airlines, Kodak, fuesen o no controvertidas, Martín Lutero tuvo ante sí el enorme reto –en parte porque partía de su propio empeño personal– de seducir con su mensaje a una nueva comunidad de feligreses.  Del mismo modo que Don Draper escondía un pasado oculto y algo turbio, en los primeros años de su Reforma, Lutero tuvo que cargar con estigmas sociales como los de la excomunión de la Iglesia católica.

La estrategia previa fundamental para lograr la atención de la población fue la traducción de la Biblia al alemán. Sin embargo, no fue hasta que consiguió que la Palabra traducida se encarnara en música cuando encontró el medio perfecto de expresión y participación colectiva de la fe: el coral protestante. Se trata de la armoniosa y simplísima fusión de texto y música, con un grado de perfección probablemente nunca más conseguido. El coral era una forma de integrar emocionalmente al feligrés en la liturgia, otorgándole el protagonismo de su fe. En realidad, los corales son jingles publicitarios, los primeros de la historia: pegadizos, directos, sencillos de memorizar. 

Lutero era buen compositor, y sobre todo tenía una habilidad especial para que la prosodia y la música se complementaran de manera perfecta. Hay controversia musicológica sobre su autoría de todos o algunos de los primeros corales reformistas. De hecho, parece que Johann Walter (1496-1570) fue un colaborador bastante fiel a Lutero en esta tarea. Pero desde un punto de vista estructural me parece mucho más interesante señalar que, para su propósito de conceder al creyente el protagonismo, en oposición a la performance deus ex machina que supone la eucaristía católica, Lutero empleara diversas estrategias. Para empezar, partió de melodías gregorianas y populares preexistentes, lo que facilitaba una predisposición emocional hacia ellas, puesto que ya sonaban. A estas melodías, mediante la técnica del contrafactum, les insertaba los nuevos textos alemanes, modificando mínimamente o nada la estructura musical, y consiguiendo un resultado lo suficientemente expresivo para que una persona sin formación musical pudiese asimilarlo con facilidad. 

Otra de las obsesiones de Lutero, también asociada con la propaganda, fue la educación musical en las escuelas. Prestar atención a la música en la formación básica de los individuos contribuyó, de una manera utilitaria, a que los mensajes de los corales fuesen mejor asimilados. Pero, de una manera indirecta, mediante la formación musical de generaciones y generaciones, dio lugar al sector de población mejor educado musicalmente de la humanidad. No es casualidad que la musicología como disciplina, aunque naciese en Austria, anexionase por afinidad lingüística toda la música alemana, y haya dedicado gran parte de sus esfuerzos a consagrar a los compositores de esta región como el único epicentro del canon, convirtiéndoles casi en mitos fundacionales.

La armonización a cuatro partes de los corales, durante el Barroco, acabó de dotarlos de una perfecta musicalidad, que Bach aprovechó con maestría en todo su ciclo de cantatas, pasiones y el oratorio de Navidad. De esta manera los congeló estéticamente en el espacio-tiempo del patrimonio universal y cualquier melómano no protestante puede ser consciente de la majestuosidad de lo simple en la estrategia publicitaria de Lutero. Como apunte histórico curioso, no es casual que el intrépido y judío converso Félix Mendelssohn fuese la persona que rescatase del olvido y devolviese  a la historia de la música la Pasión según San Mateo en 1829 en Berlín, en un alarde de visión y de anticipación del movimiento de interpretación históricamente informada. 

Al igual que en Mad Men, donde las respuestas de las agencias rivales a las campañas de Don Draper son osadas pero nunca tan brillantes como las suyas, la respuesta de la Iglesia católica a Lutero con la Contrarreforma tiene este mismo sesgo perdedor. Palestrina y Tomás Luis de Victoria son dos compositores apabullantes, espléndidos, pero que por más que pretendieran clarificar el mensaje de la liturgia católica, no pudieron deshacerse de decenas de figuras retóricas y de una ampulosidad como de talla tipo brillante que nunca, ni remotamente, podrían compararse con la sencillez eficacísima del coral protestante. De hecho, los maestros de capilla católicos siguieron flirteando durante siglos con la voluptuosidad musical, hasta que Pío X en 1903, con el Motu Proprio Tra le sollecitudini, puso coto a los excesos musicales en los templos. No fue hasta el final del Concilio Vaticano II, en 1965, que la Iglesia Católica aceptó las lenguas vernáculas para la misa. Nada menos que con cuatrocientos cincuenta años de retraso respecto de la idea estructural de Lutero. La música simple pero de calidad, en el horizonte del Vaticano, ni está, ni se la espera. 

-------------------------

Carlos García de la Vega  (@cgdlv)

Autor >

Carlos García de la Vega

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Cmilano

    Superficial. No cala en lo profundo, allí donde los príncipes electores encontraron el alibí para hacer fuerza contra el emperador (a la sazón el Carlos I nuestro) y la iglesia romana.

    Hace 3 años 4 meses

  2. Israel

    Prójimos: Dejen la idolatría de seguir a esos autodenominados representantes de Dios en la tierra, curas, papas, pastores y guías espirituales de todas las pelambres y sectas, que solo son mercaderes de la fe, ladrones de los mal llamados diezmos y limosnas, de impuestos y ¡ALMAS!. Engañadores que, con discursos, canciones y arengas motivacionales, manipulan el alma de sus idolatras seguidores, hasta conducirlos al infierno. 2 Corintios 11:13-15 “Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.” Esos bribones recibirán mayor condenación por disfrazarse de maestros y engañar a tanto ciego con comezón de oír. Santiago 3:1 "Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación." No se maldigan, no sean seguidores de evangelios diferentes al de mi Padre, como el diabólico catecismo católico, que modificó la palabra de Dios y sus mandamientos por la tradición de los hombres, y por fabulas; o el evangelio de la prosperidad, de las funciones circenses de caídas de espaldas, de la blasfema e inane oración de fe y de adivinaciones de las sectas evangélicas, pentecostales, piraquivas, etc.; o el evangelio de hablar cuatro palabras en hebreo y disfrazarse de judío de la secta judío mesiánica; o el evangelio de no comer morcilla y no hacerse transfusiones de los falsos testigos de Jehová; o el de guardar el sábado y vestirse del siglo pasado de los adventistas; o el de los ilusos seguidores de una verdad "traída por un ángel" y guardada en una caja fuerte que solo puede ser leída por líderes polígamos de los mormones, etc. Gálatas 1:6-12 "Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema. Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo. Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo." Tengan temor de Dios, de no entender su palabra, SU REVELACIÓN es el único testimonio de ser hijo de Dios. Su ira está muy próxima sobre esta generación perversa, idolatra, altiva e incrédula, humíllense a Él y clamen por su misericordia y por su juicio para que los guie al arrepentimiento de sus pecados mientras tengan vida física, y Él mismo, que es Omnipotente, Omnisciente, Omnipresente y Misericordioso, los redargüirá y les revelará el único camino de salvación y la única verdad: Su sagrada, perfecta e inmutable palabra, la cual está velada para los que no sean dignos y nadie la puede enseñar como creen que hacen esos titiriteros diabólicos vendedores de paloma cuya mayor condenación no se tarda. Proverbios 1:7 “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.” Mateo 6:31-33 “No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios Y SU JUSTICIA, y todas estas cosas os serán añadidas.” Busquen su juicio mientras tengan algún hálito de vida física y antes de su cercana ira, pues si no lo hacen, en todo caso serán juzgados, pero muertos física y espiritualmente para condenación y muerte eterna, con el agravante que el purgatorio es otro de los inventos de la secta católica y la inane oración de fe de los evangelocos no sirve para nada.

    Hace 3 años 4 meses

  3. ave maria purisima

    pues si, solo hay que ver el maravilloso legado de la musica española al margen de los albeniz, falla, que estuvieron fuera y ya muy reciente. malotes estos capitalistas y librepensadores, donde vas a parar si los comparamos con los comunistas y clerigos españoles, casi na doctrinarios.

    Hace 3 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí