1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO LA TRILA (III)

Su señoría contra sus señorías

El Gobierno satisface a su afición. Modula esa fantasía derechista consistente en afirmar que todo, incluso la política, es defensa de la ley. El Govern, a su vez, limpia su ridículo absoluto en martirologio, ese producto tan apreciado en la cultura cat

Guillem Martínez Barcelona , 3/11/2017

<p>Oriol Junqueras llegando a la Audiencia Nacional el pasado 2 de noviembre de 2017.</p>

Oriol Junqueras llegando a la Audiencia Nacional el pasado 2 de noviembre de 2017.

Instagram ERC

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Hemos recaudado ya 4100 euros. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

1- Lo bueno de estar enamorado o de, todo lo contrario, convivir con un psicópata, es que cada día es una aventura imprevisible. Y ahí estamos. El Govern, del que una mayoría social cat está enamorada, ha sido encarcelado por --algo sumamente parecido a-- el Gobierno que, como un psicópata, da premios --un 155 tranqui-- y castigos --el 1O, lo de este jueves-- aleatorios. Lo que posibilita la sensación de aventura en una cultura política en la que hay menos movimientos reales que en un dormitorio de Torreciudad, Huesca. Hola. Bienvenidos a procesando la Trila. Es decir, el Procés, un mecanismo que conduce de elecciones a elecciones, pero que cada vez resulta más costoso para sus protagonistas.

2- No se puede detener a un Gobierno. O, al menos, no se le puede detener por un conflicto político. Y no se le puede detener por lo mismo que no se puede partir la cara a un niño que se mete la mano en la napia, por lo mismo que no se puede iniciar una guerra por una discusión entre dos reyes, o por lo mismo que no se puede hacer piragüismo con corsé. A saber: porque no estamos en el siglo XIX.

La represión, en fin, volvía a dotar de sentido una serie de jugadas cat que carecen de sentido. Mucho más desde que el Govern en el exili y el no en el exili habían dado como buenas las elecciones, es decir, el 155

3- Por lo demás, para saber lo que ha pasado y sus consecuencias, es preciso saber, en efecto, lo que ha pasado. Hola. Soy el punto 3, y les explicaré lo que ha pasado en la trinchera gubernamental. Lo que ha hecho esa trinchera es raruno, pero legal. Cosas rarunas: que la sede judicial sea la Audiencia Nacional. Sí, puede ser competente. Pero, también, puede no serlo. En ese sentido, ha pesado la intención, me temo, de evitar concentraciones delante de la Audiencia provincial de BCN. Otra rareza es la detención en sí. La prisión preventiva es la Yoko Ono de todo el prisión-sutra. A saber: cuando sus razones no son obvias y cristalinas, aportan tanto mal rollo que pueden disolverse los Beatles. Para justificar el encarcelamiento de los demandados, en ese sentido, se han invocado aspectos sorprendentes, como que sus altos ingresos hacen suponer que tienen un cojín para fugarse del Estado. En Business Class, se supone. El derecho penal no es muy comparativo, es sumamente asimétrico y arbitrario. Eso lo saben todos los profesionales del Derecho Penal. Es decir, los chorizos, por lo general unos héroes que, en el trance de comerse un marrón, lo hacen de manera estoica, sin invocar a otros cómplices que, aún siendo partícipes del mismo delito, se van de rositas. Pero es precisamente extraño en el topos que personas con alto poder adquisitivo vayan a preventiva justo por eso. Igual es que la Audiencia ha iniciado la Revolución Social. Pero es más probable que haya realizado una arbitrariedad, motivada más por la venganza que por la sed de Justicia. Venganza por una DUI --por muy fake que sea, eso va contra los principios fundamentales del movimiento de muchos objetos que no se mueven nunca--, y venganza porque el jefe de la banda se ha pirado. Es decir, todo se retrotrae a una venganza política.

4- El fiscal --Fiscalía, en el R'78, es un colectivo tan próximo al Ejecutivo que cualquier día, en una fiesta de Navidad en la oficina, se enrollan-- ha pedido esa opción política, y la juez la ha encontrado muy conveniente. Sigue siendo una decisión legal. Como tirar un burro desde un campanario en fiestas. La pregunta es si es edificante o, incluso, conveniente. ¿Se juega algo el Gobierno con esos golpes de abuso? Sí y no. Sobre no. En Europa se la trae floja. Lo de Cat es un problema interno, como todos los problemas internos de Hungría y Polonia. El esp no es, por otra parte, un gobierno prestigioso, pero el cat, tampoco. Ambos son vistos como sudistas y trileros. El cat, después de proclamar la República de Texas con un documento dadá, abandonar el Álamo y afear su conducta al general Santana desde Bruselas, es percibido como uno de esos inexplicables fenómenos del Sur, como Berlusconi, o como esa cabra que se pone encima de una lata mientras el artista toca la trompeta. Pero sólo uno de esos dos gobiernos es visto como interlocutor. Tiene que, ejem, cagarla mucho al respecto para dejar de serlo. Mucho más que Polonia y Hungría, quiero decir, dos gobiernos/interlocutores que han dejado la disciplina muy en lo alto. ¿Puede hacerlo? Puede. Desde el 1O el Gobierno Rajoy se está luciendo. Transformó, él solito, un problema interno y político, percibido como de fácil solución en Europa, en un quilombo. Lo de ayer fue otro jalón. Si, a través de la penalización de la política, crea malestar y, más importante, si a través de la penalización de la política llega a poner en jaque sus propias funciones --la función del Gobierno esp no es otra que el pago de deuda, tal y como quedó claro en la ulterior reforma constitucional--, pues el Gobierno puede perder su atributo de interlocutor válido. Es decir, su único atributo europeo frente a otros gobiernos del Estado.

5- Un breve e inquietante apunte. Penalizar la política tiene sus riesgos. Uno es que se te vaya la cosa de las manos. Si las armas las carga el diablo, las decisiones judiciales las acostumbran a cargar, por aquí abajo, planteamientos reaccionarios. Vamos, que vía poder judicial, es posible que participen en el conflicto cat derechas aún más radicales que la gubernamental --FAES y otros posibles PPs--. Es posible que, gracias a la genialidad gubernamental de deslocalizar el problema político cat en la vía judicial, eso sea lo que está pasando en el conflicto cat. Antes del referéndum, se vio radicalizado por la intromisión del juez del juzgado 13 de BCN, al que le dio por detener a Economía; el día 1O, lo mismo con otra decisión judicial. Y ayer, pues eso. Otras derechas, más rigoristas, están enturbiando el problema cat, de por sí enturbiado por una derecha rigorista.

El Procés, si se fijan, está ocupando, en el Estado, el nicho ecológico que dejó ETA. Esp, los partidos R'78, necesitaban a ETA. Están obteniendo, después de varios experimentos en laboratorio, un producto parecido

6- Cambiemos, alehop, de trinchera. Según parece, los consellers, en la Audiencia ---salvo uno--, han respondido sólo a su abogado. Es decir, se han acogido a ese derecho. Es decir, han reconocido al tribunal, contrariamente a lo que sugieren los medios públicos y concertados cat. Como siempre que el Procés llega a juicio, no desobedece, no la lía, no se pone en plan Sinn Fein. Por otra parte, el Govern parece que está aprovechando las detenciones para reescribir la gran ecuación del Procés.

7- Gran ecuación del Procés: Procés + represión = Cosa, mientras que Procés - represión = Nada.

8- En ese sentido, desde el momento 0 de las detenciones, la programación de los medios públicos y concertados cat cambió. Se volvió sentimental. Como antaño sucedía en los medios públicos y concertados esp, coincidiendo con cada atentado. Los mensajes se volvieron sentimentales y lacrimógenos y dibujaron una indignación épica ante una persecución inaudita. Lo es. Pero, precisamente por ello, es preciso no sentimentalizarla. La sentimentalizacion es el porno de la política. El hecho de que se produzca es un indicio de que vivimos una política abocada al porno. El porno son muchas cosas, pero nunca es análisis de la situación. La sentimentalización impide análisis de la situación. Es decir, es un filón gubernamental cat.

9- Sobre el porno. Esas detenciones injustas, de pronto, zas, dotaron de función a cosas que no la habían tenido. La DUI dejó de ser una improvisación deshonesta --tan deshonesta que, de hecho, no se llegó a proclamar una República--, sino una respuesta inteligente a la persecución gubernamental. La desaparición del Govern desde ese día hasta ayer, cuando se entregó a la Audiencia, pasó a ser algo meditado, pasó a ser algo que respondía a un plan que tiraba de espaldas. El viaje y estancia de Puigdemont en Bruselas dejó de ser una colgada para ser una jugada maestra, ejecutada por un jugador con visión profunda del juego. La represión, en fin, volvía a dotar de sentido una serie de jugadas cat que carecen de sentido. Mucho más desde que el Govern en el exili y el no en el exili habían dado como buenas las elecciones, es decir, el 155.

10- De hecho, lo de ayer fue rápidamente instrumentalizado por el Procesismo como inicio de la campaña electoral. Por todo lo alto. En el tuit en el que Junqueras comunicaba a su afición que iba a ser encarcelado, encomendaba al electorado a “hacer todo lo posible para que el bien derrote al mal en las urnas del 21D”. A su vez --eso se sabrá en las próximas horas, y antes del 6N--, volvió a haber una ofensiva, por parte del sector presidencial del PDeCAT, para volver a reeditar una lista conjunta con ERC, que ERC no quiere, pero que, cosas del porno y las cruzadas nacionales, igual se tiene que comer con patatas.

11- En el exilio, o como se llame, Puigdemont triunfó por todo lo alto. Verbigracia: en una alocución televisada --al parecer, grabada en una habitación de hotel; el porno político cada vez se parece más al porno al secas--, explicó que era un “error condenar a un Govern que ha cumplido con un programa electoral”. Algo que, por cierto, el Govern no ha hecho. Se presentó a las elecciones con un programa indepe más expeditivo que el efectuado. Por ejemplo, carecía de referéndum --una desobediencia iniciada en septiembre--, y aportaba desobediencias más radicales y unilaterales que jamás se llevaron, no a término, sino a inicio.

Empieza a ser contradictoriamente desesperante que, fuera de Cat, nadie aproveche vehementemente tanta contradicción para erosionar el R'78, de por sí erosionado por el poder judicial

12- En el exilio, el Govern --el Presi y los consellers que aún están en Bélgica-- tampoco desafió o no reconoció a la Justicia esp. De hecho, ofrecieron declarar vía conferencia. La Audiencia, en modo Siglo XIX, no lo aceptó. Por otra parte, es importante señalar que ni Presi ni Govern utilizaron la partícula República para aludirse a ellos mismos, sino la alocución Govern legítim de Cat. La partícula República, de hecho, sólo fue convocada, en todo esto, por políticos y tertulianos CUP. Para el resto de profesionales del ramo, la República no se ha producido, al parecer. Seguimos, por tanto, en el Procés, esa banda sonora entre elecciones y elecciones.

13- La Audiencia, por cierto, notificó la emisión de dos órdenes de detención para el Govern belga. El trámite durará un par de meses. Vamos, que puede ser la banda sonora de la campaña electoral --Rajoy, ese genio, ha regalado, en fin, varios millones de euros a JxS para que haga campaña--. Es de suponer que se acabe negociando la petición de extradición en los tribunales belgas. Es decir, que se acabe rebajando. El abogado de Puigde y de los consellers es, en ese sentido, me dicen, un genio. Consiguió que no se extraditaran a Esp a varios miembros de ETA, alegando violación de derechos humanos y el hecho de que no recibirían un juicio justo. Algo, por otra parte, verosímil también en este caso. El motivo del exilio de Puigde --mejorar sus condiciones penales-- ha adquirido sentido. Y, por el mismo precio, parece que épica. En Cat se interpreta que Puigde está luchando por la internacionalizacion del conflicto cat --algo que, definitivamente no ocurrirá después del ridículo de la DUI fake del viernes; no ocurrirá, claro, a menos que el Gobierno se pase ocho pueblos--, cuando es más verosímil pensar que está trabajando para una solución penal más satisfactoria. Lo que me parece fenomenal. El primer deber de una persona en trance de ir a la cárcel es luchar para no ir. En mi barrio, eso era sagrado.

14- El encarcelamiento de un Govern elegido democráticamente ha causado más perturbaciones en la Fuerza. Todas, en beneficio del Procesismo. Un alcalde sociata de una población chachi ha dimitido. Y Comuns se ha visto nuevamente descentrado por la realidad y la ficción procesista. Ada Colau ha llamado a un frente común contra las detenciones. Es decir, un frente común de procesistas y no procesistas y con un único fin, que sería la liberación de los presos políticos, y no el advenimiento del Procés en la Tierra. Pero eso supone la aproximación y el contacto entre Procés y Comuns. Y las izquierdas que se acercan al Procés siempre acaban tocadas. Por otra parte, también se empieza a hablar en Comuns de incorporar una amnistía en el programa de las elecciones. Lo que, snif, es otro Procecismo. A saber: la amnistía no es una forma aceptada por la Consti. Defenderla equivale a defender espirales épicas, sin traducción en la realidad, salvo electorales. Procés, vamos. La única solución para liberar presos políticos es a) tomar el palacio de invierno, que vete a saber dónde para, o b) acceder al Gobierno Central, serlo, y decretar indultos, lo que igual es menos fácil que a).

15- Bueno. Minuto y resultado. El Gobierno ha satisfecho a su afición. Ha modulado esa fantasía derechista consistente en afirmar que todo, incluso la política, es defensa de la ley. Lo que equivale a defender que vivimos en una sociedad perfecta y acotada por la ley. Ganará las elecciones cuando las convoque. El Govern, a su vez, ha limpiado su ridículo absoluto en martirologio, ese producto tan apreciado en la cultura cat. Es muy posible que vuelva a ganar las elecciones, por todo lo alto, si bien es poco probable que más del 50% de la sociedad les vote. Las opciones constitucionalistas --PP, PSC, C's- han perdido frescura y han ganado brutalidad. Comuns, la defensa de un referéndum legal frente al 155 y a la DUI, ha perdido épica frente al Procés, que sigue ofreciendo a la sociedad orden, austeridad, pero también un mundo de sensaciones inigualables.

16- El Procés, si se fijan, está ocupando, en el Estado, el nicho ecológico que dejó ETA. Es el mal, a quien ganar cotidianamente, y con el que crear una idea de democracia a la defensiva, también épica. Esp, los partidos R'78, necesitaban a ETA. Están obteniendo, después de varios experimentos en laboratorio, un producto parecido.

17- La de cosas que se pueden hacer deteniendo a un Gobierno.

18- Y sí. Es una gran contradicción, en efecto, que un Govern que --esta viene siendo la tesis contrastada de estas series de artículos, que pueden cambiar de tesis en caso de que eso no se contraste-- no ha hecho nada, en cinco años, en la dirección de lo que prometía a sus votantes, acabe entrando en prisión. La explicación, supongo, es que todo en el Procés es contradictorio. No sé, les paso más contradicciones. Los primeros presos políticos de la democracia no han sido los Jordis. Vete a saber quiénes han sido. Siempre hay un retén de personas que acaban con sus huesos en la cárcel --es fácil acabar con los huesos en una cárcel; esa es la primera lección de Derecho Penal-- por opciones políticas. Pero son especialmente llamativos los presos, hoy en el trullo y con sentencia firme, condenados durante las manis que rodearon el Parlament en 2011. Algunos fueron condenados por acciones como “increpar a un diputado, con las manos en alto”. Las condenas fueron más duras porque la Gene se personó como acusación y pidió que el juicio fuera en la Audiencia Nacional. La razón: podían declarar así por vídeo, lo que quedaba como guay y rebelde, si bien eso suponía que los acusados se enfrentaran a cargos más rigurosos, como atentado a institución del Estado. Es contradictorio que un partido procesista haya votado la Ley Mordaza, el fin de la democracia tal y como se la describía en el 45. Es contradictorio, en fin y por otra parte, declarar una DUI y pirarse. No tenían plan A, o B --otro aspecto contradictorio-- y esperaban una reacción violenta del Estado como plan C. El 155 fue, en sus inicios, despacito, lo que les desbarató el plan C --lo que es contradictorio; es contradictorio que el Govern esperara violencia sobre su sociedad--. Es contradictorio que todos los tramos del Procés (2012-2015, 2015-2017) finalicen en consulta y en elecciones. Es contradictorio que un Govern en el exilio, y un Procesismo en la pomada, acepten unas elecciones impuestas por el Gobierno. Es contradictorio que la campaña electoral de esas elecciones no trate sobre lo que ha hecho el Govern con su monocultivo, sino --me juego una copa-- sobre el abuso de haber detenido a un Govern, que políticamente no se encuentra el culo con ambas manos, hace poco y lo que hace es contradictorio y poco efectivo. Es contradictorio que todas las contradicciones del Govern finalicen en elecciones. Es contradictorio que la gran baza electoral del Govern nunca sean sus éxitos políticos, sino su martirologio, su sufrimiento, su persecución. Es contradictorio que un Govern, que no se come un colín, y un Gobierno, que no sólo no canaliza problemas sino que los radicaliza, se necesiten electoralmente. Es contradictorio el siglo XXI, cambalache y sentimental.

19- Empieza a ser contradictoria la contradicción que el Procés está creando en el Estado. Empieza a ser contradictorio que el Procés no aproveche esas contradicciones, muy fin de Régimen. Empieza a ser contradictoriamente desesperante que, fuera de Cat, nadie aproveche vehementemente tanta contradicción para erosionar el R'78, de por sí erosionado por el poder judicial.

20- Chimpún.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Hemos recaudado ya 4100 euros. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Socorro

Guillem Martínez · Barcelona

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. GARY NEILD

    Ofrecemos préstamos privados, comerciales y personales a una tasa de interés anual muy baja de tan solo 3% por año a 50 años. Ofrecemos préstamos de $ 5000 a $ 50 millones de dólares. SOLICITUD DE CRÉDITO 1. Nombre completo: 2. Sexo: 3. Edad: 4. Teléfono: 5. País: 6. La cantidad debe: 8. Duración: Prestamista: MD. GARY NEILD. Correo electrónico del prestamista: blueskyfp2009@gmail.com Atentamente, MARYLAND. GARY NEILD

    Hace 4 años 2 meses

  2. GARY NEILD

    Ofrecemos préstamos privados, comerciales y personales a una tasa de interés anual muy baja de tan solo 3% por año a 50 años. Ofrecemos préstamos de $ 5000 a $ 50 millones de dólares. SOLICITUD DE CRÉDITO 1. Nombre completo: 2. Sexo: 3. Edad: 4. Teléfono: 5. País: 6. La cantidad debe: 8. Duración: Prestamista: MD. GARY NEILD. Correo electrónico del prestamista: blueskyfp2009@gmail.com Atentamente, MARYLAND. GARY NEILD

    Hace 4 años 2 meses

  3. GARY NEILD

    Ofrecemos préstamos privados, comerciales y personales a una tasa de interés anual muy baja de tan solo 3% por año a 50 años. Ofrecemos préstamos de $ 5000 a $ 50 millones de dólares. SOLICITUD DE CRÉDITO 1. Nombre completo: 2. Sexo: 3. Edad: 4. Teléfono: 5. País: 6. La cantidad debe: 8. Duración: Prestamista: MD. GARY NEILD. Correo electrónico del prestamista: blueskyfp2009@gmail.com Atentamente, MARYLAND. GARY NEILD

    Hace 4 años 2 meses

  4. amaia

    Sin duda hay de nuevo muchas claves interesantes en el texto, como siempre... Pero hay algunas cosas que todavía no consigo "pillar" y entre ellas está llegar a entender cuál es el objetivo estratégico del gobierno del estado español y el clan 155, salvo que el régimen 78 esté tan tocado que prácticamente se podría decir que esté desesperado.

    Hace 4 años 2 meses

  5. PESURO

    EL PODER JUDICIAL? ANDE COGNO HAY UN PODER JUDICIAL EN ESPAÑISTAN?

    Hace 4 años 2 meses

  6. Pontius

    Espero que sea cierto que el final del Régimen del 78, el que diseñó Carrero-Blanco con Willy Brandt y la CIA para acabar con el Franquismo, pero en el fondo seguir con la monarquía y las estructuras del Franquismo, se acabe pronto, porque no lo merecemos.

    Hace 4 años 2 meses

  7. pepe

    Guillem, he de darte las gracias por no permitir que se olvide que este Govern, convertido en mártir y santo, encarceló sin piedad alguna a ciudadanos que pedían, justamente, el derecho a opinar. Un Govern que hizo posible las vergonzosas Leyes Mordaza. A ver si gente como Hommeproskrito, por poner un ejemplo, se van enterando de lo que es la vida. Menos banderita en el balcón, y más bajar a la calle.

    Hace 4 años 2 meses

  8. Paralomejorcitodectxt

    Te llevo leyendo desde hace meses Guillem, y aunque muchas veces no estoy de acuerdo con lo que comentas (cuando pasas de la crónica a dar opinión o te contaminas un poco, según mi criterio, con la propaganda de uno de los lados, algo normal que pase después de tantos textos), aún así he de reconocer que de momento los tres Procesando la Trila que llevas son geniales, superándote con ellos, y que deberían ser más difundidos para entender la situación actual. Un abrazo si nos lees y que sigas aquí por mucho tiempo al pie del cañón.

    Hace 4 años 2 meses

  9. Viajero

    Homme, ¿Lo dices por el zasca a la Generalitat y su actuación con el 15M? ¿Por eso?

    Hace 4 años 2 meses

  10. pepa

    Se necesitan electoralmente porque comparten creencias (y intereses). Porque el afán de manipular al personal (cultura de peli de Disney mediante, la zanahoria de la antihumana perfección/plenitud) es el mismo. Y, claro, ante tanta falta de honestidad en la dicción: contradicción. Tanto a los enamorados del govern, como a los hooligans del Gobierno, les cuesta (pero mucho) reconocer la natural agonía del R78. Les cuesta pasar a la realidad, reconocerla como imperfecta, defectuosa y con muchos interrogantes sin formular. Es mucho mas autocomplaciente hablar de: "El día que se proclamó la República" (en referencia al 27/10/17 y, a sabiendas de que no hubo tal), o el "A por ellos oé" (sin que ése pronombre "ellos" tenga un nombre al que representar).

    Hace 4 años 2 meses

  11. Hommeproskrito

    " Guillem, ¿ por qué no escribes en EL PÍS, que allí serás muy apreciado y no desentonarás nada entre sus escribidores ", además no tienes ni puñetera gracia. . .

    Hace 4 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí