1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

No hay mal que por bien no venga: lecciones de la crisis catalana

Si ha servido para algo es para que mucha gente se vaya convenciendo de que la mejor manera de resolver el conflicto consiste en una negociación entre Cataluña y el resto de España que conduzca a un referéndum pactado y con garantías

Ignacio Sánchez-Cuenca 7/11/2017

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Como muchos recordarán, Franco recurrió al refranero tras el asesinato de Carrero Blanco. De forma totalmente enigmática, dijo aquello de “no hay mal que por bien no venga”. Algo similar cabría afirmar ahora con respecto a los sucesos en Cataluña de los últimos dos meses.

La crisis política catalana ha sacado a la superficie el lado más tenebroso de la democracia española: un legalismo exacerbado a la hora de abordar problemas políticos complejos, una visión muy estrecha de la democracia como Estado de derecho, una fuerte resistencia a negociar, un nivel bajo de tolerancia hacia quienes piensan de forma radicalmente distinta y un intento de resolver un conflicto político mediante causas judiciales. Así lo han señalado numerosos analistas, tanto extranjeros como nacionales.

Por si todo lo anterior no fuera ya suficientemente preocupante, el nacionalismo catalán ha provocado el resurgimiento de un nacionalismo español bastante primario que se encontraba en estado de latencia. Incluso ha vuelto esa cosa castiza del “no nos entienden” fuera de España.

Si alguien defiende que la votación del 1-O no puede considerarse como un auténtico referéndum, está asumiendo que si el referéndum se hubiese realizado con garantías, previo pacto entre los Gobiernos central y catalán, no habría habido motivo de crítica

La baja calidad de la democracia española y la reaparición de un nacionalismo español no precisamente integrador ha sumido a muchos en la desolación, pues todo parece indicar que nuestro sistema político entra en una fase regresiva, con pulsiones autoritarias cuyo alcance está todavía por determinar. Lo que podría haberse resuelto mediante negociación y pacto a lo largo de los años anteriores, ha terminado explotando y, de paso, legitimando la respuesta dura del Gobierno de Mariano Rajoy. No es la menor de las paradojas que el principal responsable de que la situación catalana se haya ido pudriendo con el paso del tiempo, obtenga en estos momentos un apoyo cerrado de los grandes grupos mediáticos y de buena parte de la ciudadanía.

Y, sin embargo, no hay mal que por bien no venga…

Durante estas semanas políticamente frenéticas que hemos vivido con la crisis catalana, son muchos los políticos y analistas que han criticado tanto la votación del 1-O como la declaración de independencia del 27-O por no cumplir unos requisitos democráticos mínimos.

Con respecto al 1-O, fueron muchísimos quienes insistieron en que la participación había sido muy baja, por debajo del 50% del censo. Según las autoridades catalanas, fueron a votar 2,26 millones de personas, lo que supone solamente un 42% de participación. Si tenemos en cuenta que unos 700.000 votos fueron incautados por las fuerzas de seguridad, la participación final estaría cercana al 50%. Además, se ha señalado una y otra vez que la votación no podía considerarse un auténtico referéndum por falta de garantías (en el censo, en el recuento, etc.). Al ser un referéndum convocado unilateralmente, sin la aprobación del Gobierno central, los partidos no independentistas llamaron a la no participación, con lo que aproximadamente la mitad de los catalanes no se dieron por convocados.

Con mayor razón, cuando el presidente Carles Puigdemont se valió de los resultados de la votación del 1-O para dar legitimidad a la declaración de independencia en el Parlamento catalán el 27-O, hubo una avalancha de críticas diciendo que Puigdemont no contaba con los apoyos necesarios para dar un paso tan trascendente como la declaración de independencia de un territorio. La mitad independentista de Cataluña no podía imponer a la otra mitad el proyecto de constitución de un República catalana independiente de España.

Lo interesante del caso es que al utilizar ese tipo de argumentos sobre la legitimidad democrática de los pasos dados por Puigdemont, se estaba cambiando el marco de análisis de forma quizá no pretendida. Hasta el 1-O, la principal razón para oponerse al referéndum era que este no tenía cabida en la Constitución. En cambio, a partir del 1-O, el problema ha sido la falta de garantías democráticas. Igualmente, hasta el 27-O, el argumento para oponerse a una declaración de independencia apelaba a la “indisoluble unidad de la Nación española” que proclama la Constitución. Pero a partir del 27-O la crítica se transformó en que Puigdemont no contaba con los apoyos necesarios para tratar de formar una República catalana.

De esta manera, el debate ha abandonado los parámetros constitucionales, entrando de  lleno en parámetros democráticos. Si alguien defiende que la votación del 1-O no puede considerarse como un auténtico referéndum, está asumiendo que si el referéndum se hubiese realizado con garantías, previo pacto entre los Gobiernos central y catalán, no habría habido motivo de crítica. Y si el resultado hubiese sido incontestable (más de la mitad del censo a favor de la independencia) no habría quedado más remedio que tomarse en serio la demanda de independencia.

Asimismo, cuando se rechaza la declaración del 27-O porque no había una mayoría suficiente a favor de la independencia, nos metemos de lleno en la lógica democrática, pues lo que la crítica presupone es que si la mayoría hubiera sido suficientemente amplia, Puigdemont habría tenido buenas razones para proclamar el Estado catalán.

Lo quieran o no, quienes han utilizado estos argumentos se encuentran atrapados en el marco democrático. Quizá eso ayude a explicar por qué en la encuesta de Sigma Dos para El Mundo, un 57% de los entrevistados en el conjunto de España declaraban estar a favor de la celebración de un referéndum pactado en Cataluña (frente a solo un 38% que se oponía). Entre los votantes del PSOE, un 59% así lo pensaba. Y entre los votantes del PP y Ciudadanos, ¡un 40 y un 45% respectivamente estaban de acuerdo con que se celebre un referéndum pactado en Cataluña!

La encuesta de El Mundo ha pasado convenientemente desapercibida entre los comentaristas habituales. Habrá que esperar a ver si el resultado se confirma en futuros estudios. Por el momento, parece corroborar que una buena parte de los españoles ha entrado ya en la lógica democrática.  No es una ganancia menor. Si la crisis catalana, con el referéndum fallido y una estrafalaria declaración de independencia, ha podido servir para algo, es para que mucha gente se vaya convenciendo de que la mejor manera de resolver el conflicto consiste en una negociación entre Cataluña y el resto de España que conduzca a un referéndum pactado y con garantías.

Autor >

Ignacio Sánchez-Cuenca

Es profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre sus últimos libros, La desfachatez intelectual (Catarata 2016), La impotencia democrática (Catarata, 2014) y La izquierda, fin de un ciclo (2019).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pan y circo

    Interesante artículo de Sánchez-Cuenca. Únicamente señalar que creo que son necesarios dos referéndums. Uno pactado y con garantías entre Cataluña y España (que se debería de haber celebrado ya si viviésemos en un Estado democrático). Y un segundo referéndum para quienes viviendo en España (fuera de Cataluña) anhelamos por dejar de ser españoles porque nos avergüenza que nos identifiquen con una bandera monárquica rojigualda que recuperó Franco y con esas masas exacerbadas que se movilizan como si les fuera la vida en ello mientras nadie sale a la calle cuando el salario mínimo en España apenas son 700 euros al mes y las condiciones materiales de vida cada vez más precarias.

    Hace 3 años 6 meses

  2. CeX

    "la mejor manera de resolver el conflicto consiste en una negociación entre Cataluña y el resto de España que conduzca a un referéndum pactado y con garantías". Puedes engañar a algunos todo el tiempo, pero no puedes engañar a todos todo del tiempo. Lo que propones no se puede hacer, y además es imposible, como decía el otro. Simplemente porque eso del derecho a decidir o referéndum pactado es un eufemismo de alta traición (delito gravísimo) y ruptura de España. Hacemos un referéndum EN UNA PARTE DE ESPAÑA SOLO, y si no sale lo que los traidores quieran (romper España), lo repetimos en el futuro, y así hasta el infinito, hasta que salga romper España. Entonces ya no se vuelve a hacer ningún referéndum en esa parte de España. Eso sirve de modelo a otros traidores de otras partes de España y así acabamos rompiendo la nación más vieja de la Tierra llamada España en 17 trozos y nos vamos todos a la porra. Si España es importante y próspera es porque somos un país; no 17. La unión hace la fuerza, pandilla de mentirosos (inventando una historia falsa de España y sus regiones) y embaucadores (dogmatizando a niños en la escuela y adultos con medios de comunicación subvencionados). Toda esta discusión es de inmaduros. España ha sido, es y será un solo país. Porque así está en la Constitución y hasta que TODOS los Españoles decidamos otra cosa. Es obvio. Es de parvulitos, pandilla de ignorantes, malvados o ambas cosas.

    Hace 3 años 6 meses

  3. Quinto meridio

    y el catalanismo fascistoide reconocido por la ultraderecha europea? Dónde los dejamos?

    Hace 3 años 6 meses

  4. Antonio M.

    Aunque el artículo se argumenta en el desprecio absoluto a las leyes que nos hemos dado para convivir y en que que los políticos pueden y deben saltarsela a su conveniencia (idea peligrosa donde las haya y la que más calamidades ha traído a la humanidad), en una cosa debo darle la razón. Los argumentos que se oyen últimamente para justificar el 155 y la no negociación no hay por donde cogerlos. Decir que el referéndum fue una birria porque no voto la mayoría no tiene sentido. Fue una birria por ilegal. Da igual que votaran 5 o 5000000. Decir que no se vaya negociar la independencia porque los independentistas son minoría es una estupidez, porque aunque fueran el 80%, ningún gobierno que se aprecie a si mismo lo haría. Las vías de reforma constitucional son las que son. Los atajos y las puertas de atrás no son vías válidas... ni para los políticos.

    Hace 3 años 6 meses

  5. kalergi

    Tan bienintencionado como poco realista: España jamás, jamas negociará nada con Cataluña que presuponga la aceptación de Cataluña como nación y, por tanto, como sujeto político. Y me refiero no sólo al PP sino a los partidos políticos españoles, la inmensa mayoría de los medios y la gran mayoría de la población. Francamente, creer que un 40% de votantes del PP o Ciudadanos esté a favor de un referéndum es ridículo. Ahora bien, imaginemos que es verdad. ¿Que acepten el referéndum implica que acepten el resultado si no es el que esperan? Lo dudo. Estamos hablando de un país donde el anticatalanismo da votos y constituye la única ideología de un partido como Ciudadanos. Y, creo yo, lo más importante es que el referéndum por sí solo no arregla nada. ¿Qué pasaría si ganara el "no" por 52-48? Que el gobierno español (de cualquier partido) diría que la mayoría de catalanes está feliz con la situación actual y no hay que hacer nada. Sin embargo, las encuestas más recientes muestran las preferencias en Cataluña sobre el modelo territorial: el 41% quiere un estado independiente; el 27%, seguir igual; el 21%, un estado federal o confederal (no sé por qué figuran en la misma opción) y el 4% una región sin autonomía. Es decir, que más del 60% quiere cambiar el marco actual y un 31% mantenerlo, lo que sucederá si en un referéndum que nunca habrá ganara el "no". Las opciones sólo son dos: la independencia o la asimilación definitiva.

    Hace 3 años 6 meses

  6. Mangel

    Me resulta increíble lo que leo en este artículo, porque lo quiera o no, Sánchez Cuenca defiende exactamente las posturas de Podemos en este asunto. Recomiendo al lector https://www.infolibre.es/noticias/opinion/opinion/2017/11/08/que_pasa_podemos_71613_1023.html, en donde, quizá porque Marañas mo admite otra cosa, censura duramente la posición de Podemos en el asunto catalán, ¿se incluirá Sánchez Cuenca en su propia lista de la desfachatez intelectual?

    Hace 3 años 6 meses

  7. Mangel

    Me resulta increíble lo que leo en este artículo, porque lo quiera o no, Sánchez Cuenca defiende exactamente las posturas de Podemos en este asunto. Recomiendo al lector https://www.infolibre.es/noticias/opinion/opinion/2017/11/08/que_pasa_podemos_71613_1023.html, en donde, quizá porque Marañas mo admite otra cosa, censura duramente la posición de Podemos en el asunto catalán, ¿se incluirá Sánchez Cuenca en su propia lista de la desfachatez intelectual?

    Hace 3 años 6 meses

  8. fer

    Pactado con quién? La reforma constitucional necesaria supondría disolución de la cortes que la propongan, referendum sobre la reforma y elecciones generales. Perdone que me ria del referendum pactado ahora y aquí mismo..jajajajajajaja.

    Hace 3 años 6 meses

  9. Clementina

    Efectivamente: bienvenido al sentido común. Es triste decirlo, però la inlelectualidad española, de una manera absolutament mayoritaria, ha demostrado que el nacionalismo español le impedia utilizar las neuronas. Y yo, que soy catalanoparlante no de Cataluña, estoy espantada de quedarme en esta España donde el nacionalismo español impide el pensamiento i se alia con el pensamiento fascistoide i, a veces, directament nazi. El nuestro problema no es Cataluña: es en la España en que nos vamos a quedar. Espanta

    Hace 3 años 6 meses

  10. Edward Baker

    Lo conveniente en Cataluña cara el 21 de diciembre pienso que es un frente amplio anti-155 y favorable a un referendum pactado. Un acuerdo de mínimos que en principio firmarían indepes, podemitas, en Común y no pocos socialistas a título individual, ya que el PSC no parece estar por la labor. Hay indicios de que una coalición de esas características ganaría el día 21 por k.o. y podría servir a continuación de modelo para el resto del país con la finalidad de echar de la Moncloa al PP.

    Hace 3 años 6 meses

  11. Mentalmente

    No hay mal que por bien no venga: "Cuanto peor mejor, y cuanto peor para todos mejor para mí el suyo, beneficio político."

    Hace 3 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí