1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La vida no es esto

Carta abierta a un joven independentista

“Espero de verdad que algún día podamos sentarnos a bebernos algo juntos, y me lo expliques”

Miguel Ángel Ortega Lucas 4/11/2017

<p>Bandera</p>

Bandera

Carlos Echevarría

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Hemos recaudado ya 4100 euros. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

No sé quién eres, pero sí lo sé, en realidad.

Disculpa la osadía al escribirte, el atrevimiento al llamarte de tú; el arriesgar –tan encantado de haberme conocido– estas líneas, cuando no hemos cruzado jamás una palabra. O tal vez sí, y ninguno de los dos podemos recordarlo ahora (la vida suele ser una broma que nos pasa continuamente inadvertida).   

No sé quién eres, pero te intuyo. Por ejemplo, sé que estás harto. Como todos los jóvenes, viniste a llevarte la vida por delante, como escribiera un paisano tuyo hace ya décadas, cuando tú aún no habías nacido, y yo tampoco. (Un  paisano tuyo, dicho sea de paso, que al parecer descubrió un pelín tarde esto de que “la vida va en serio”.) Pero tú ya sabes que la vida va en serio; quiero creer que sí. Rondas mi edad, o eres algo más joven que yo, pero no mucho: esto puedo saberlo porque te veo en la pantalla día sí y día también; ondeando una bandera, o luciéndola a la espalda, como el símbolo de un atardecer de sangre: a la que perteneces. Quiero decir –discúlpame si te parece cursi–: tu bandera anudada al cuello me recuerda ahora a la sábana blanca y recortada, raída de años, que solía yo anudarme también de crío, cuando jugaba cada tarde en la casa de la abuela a ser un héroe capaz de salvar a todos de todo; incluso a mí mismo. El premio final de todo aquel disparate, supongo, sería la gloria de salvar a mi pueblo –uno de Murcia quiero decir–; o a todos los míos; o a la niña con coletas del colegio por la que andaba siempre turulato (ya sabes: una sola mirada suya bastaba para sanarnos).

Rondas mi edad, o eres algo más joven que yo, pero no mucho: esto puedo saberlo porque te veo en la pantalla día sí y día también; ondeando una bandera, o luciéndola a la espalda

Ya sabes, también, ya sabemos que la vida va en serio: bien se encarga ella, antes o después, de explicárnoslo a hostias. En mi caso particular, aquella sábana milagrosa –aquella capa de bandido bueno– quedaría en algún baúl, a merced de los fantasmas que la necesitaran, y se la acabó llevando ese viento bíblico que antes o después barre Macondo de la faz de la Tierra (confío también en que hayas leído ese libro, o lo leas algún día: es el libro de todos los pueblos y de todas las soledades del mundo). Tú ya sabes de la soledad: la vida empieza a ir en serio justo cuando te das cuenta de que está para quedarse, de que sólo raras veces podrás conjurarla: con la reunión de los que quieres, con la música con la que lloras, ríes y te emborrachas, con algunos libros que calientan como hogueras. Y te confieso algo: también me sirve muchas veces, todavía, esa capa blanca de mi infancia (la infancia: “ya lo sabes”, me escribió alguien a quien quise mucho, que me enseñó muchas cosas, y ya murió: “dura toda la vida”). No la llevo encima ya, pero de alguna forma, desde entonces, todavía me encomiendo a ella cuando quiero rescatar lo más noble, lo más auténtico que quede aún de lo que fui, tras tanto error, tanto destrozo. Entiendo ahora, entonces, que aquel trapo blanco es para mí, quizás, lo único parecido a una bandera que me queda.

Por eso hay algo por aquí dentro que quizás te envidie, en el fondo, cuando te veo en alguna pantalla, o en alguna foto, blandiendo tu bandera amarilla y roja con estrella sobre fondo azul: es como si tú no hubieras perdido nunca aquel atardecer infantil. Y me pregunto cómo lo has hecho. Quiero decir que yo también tuve, incluso prematuramente, mis banderas ideológicas; aquel niño que te decía tuvo una vez quince años, y encontró en el trastero de la misma casa en que jugaba un mazo de cartas y postales que le comprometieron ya irreparablemente con su historia familiar, y con un linaje mayor y compartido en la derrota. Tampoco algo extraordinario, no creas: una historia como tantas del país en que nací (y de todos los tiempos y países). Alguien que creyó en algo que era justo, que lo sostuvo de la manera más digna que pudo, sin pegar jamás un tiro, y que lo pagó después –él y toda su familia– con la cárcel y el ostracismo y algo que nunca me he atrevido a escribir así, pero que debió de llamarse pobreza.

Quiero decir, sin metafísica, que yo creía en ciertos ideales que podrían redimir al mundo, y mejorarlo; en ideales políticos –teóricamente representados por líderes de ídem– que nunca pasaron ni pasarán de moda, y que para el tiempo en que yo era adolescente algunos defendían también en el telediario, o eso creía yo. No duró poco: te confieso que al poco de cumplir los veinte años ciertos acontecimientos trágicos por los que pasó mi país [mi país: un territorio jurídico en que por azar fui a nacer; ni más ni menos], y cierta catarsis colectiva que vino luego para quienes veníamos estando hartos de las mismas caras tétricas en el telediario, me llevaron incluso, cierta noche, a mezclarme entre una algarabía de fiesta muy parecida a la que veo ahora por la tele; la de quienes creíamos que aquella gente nueva podía de verdad hacer posible lo que deseábamos: sencillamente, que todo fuera mejor para todos (veinte años antes, la generación de mis padres ya había creído vivir algo similar).

Por eso me atrevo a decir que sí te conozco, aunque sea un poco. Porque no son catarsis tan distintas, la tuya y aquella nuestra (yo estaba al mismo tiempo loco por cierta loca: hazte cargo del panorama); y porque estoy seguro, absolutamente seguro de algo: tanto tú como la mayoría de la gente que te acompaña en esa fiesta, tanto tú como tus colegas o la muchacha por la que quizás estás loco de atar, y con la que te vas besando delante de las cámaras como una proclama furiosa, todos vosotros, digo, estoy seguro, queréis sencillamente, también, lo mejor para todos. No poca gente que trabaja, o mejor dicho manda, en los medios de comunicación de por aquí tratan de hacernos creer que sois una turba de indeseables, perroflautas que no habéis dado un palo al agua en la vida y que queréis “romper España” porque no tenéis sitio donde hacer botellón últimamente. Su negocio se lo pague. (Me intriga saber cómo nos pintarán, los medios de comunicación de por allí, a los que no somos de por allí, pero ésa es otra historia.)

No poca gente que trabaja, o mejor dicho manda, en los medios de comunicación de por aquí tratan de hacernos creer que sois una turba de indeseables

Yo sé que no: muy probablemente, si comparáramos tu currículum y el mío, mutatis mutandis (ya sabes que el latín fue la madre de tu lengua y de la mía), no habría muchas diferencias. Me la juego si quieres: años de currar como un cabrón, o de formarte, de estudiar setenta cosas al mismo tiempo, para luego mendigar por una beca, o lo que fuera; trabajo de galeras con jefes parecidos en escrúpulos al Rey de la Noche de Juego de tronos; salarios de mierda, invariablemente. Y la desesperanza, y el desasosiego; el no saber qué va a ser de ti, ni cerca ni lejos de casa; cómo y cuándo vas a poder cumplir con lo que sueñas, sea lo que sea: un trabajo, un modo de vida; una legítima ambición tan utópica quizás como poder irte a vivir solo o con tu pareja de una puñetera vez. Que te dejen vivir en paz, sin pretensiones, pero sin sentir que hay siempre un hacha pendiendo en el aire dispuesta a cortar la próxima cabeza: la tuya, o la de la gente que quieres, por obra y gracia, se supone, de los rostros tétricos y estúpidos que ves cada día en el telediario –y no se van, eh, no desaparecen–.

Yo sé, creo saber bien, que en tu caso esa bandera que llevas a la espalda es el estandarte con que vindicas no una abstracción de fanfarria patriótica y militar, sino una esperanza, y que no pretendes asfixiar con ella a quien piense distinto a ti, o crea en otra distinta. Sólo quieres que te dejen, os dejen cumplir un sueño que redima tanto escándalo, tanta tristeza, tanta soledad. Y estoy seguro de que no te levantas cada día pensando: ‘A ver cómo me las apaño hoy para seguir jodiendo a la Pili de Albacete’.

Sin embargo hay otras cosas que no sé, que no llego a entender, y que me gustaría me aclarases, si quieres; si nos cruzamos, quién sabe, alguna vez. Por ejemplo: cómo lo habéis hecho para seguir creyendo, todos estos años, que los que llevan saliendo cada día en vuestros telediarios de allí, desde hace décadas, son los mismos que os pueden llevar a esa redención que soñáis. Qué es lo que seguís viendo en ellos, para que sigáis creyendo –con la misma edad que tengo yo, o algo menos– que esa gente que os gobierna, y por cuyas manos han pasado en los últimos tiempos las decisiones económicas que, quizás, han provocado la depauperación de tu vida, y de la gente que quieres, es la misma gente que os llevará a esa Tierra Prometida en que sólo gobernarán los justos, no dependeréis de lo que perpetren los señores que manejan el Dinero –ésos, más listos, que casi nunca salen en el telediario–, y no existirá el dolor. Qué feliz fascinación os sigue convenciendo de que compartís los mismos objetivos, los mismos sueños, que ésos que llevan décadas pisando sólo moqueta de despacho y viviendo del discursito, de inaugurar cosas y de lamer los traseros de quienes están por encima de ellos en la jerarquía de su iglesia política. (Añado: los que llevan décadas en eso, o los que aspiran a). Por qué estáis tan seguros de que tu bandera significa lo mismo para ellos que para ti.

Cuál es el cuento que os han contado, no en la casa de vuestra abuela al salir del colegio, sino en el mismo colegio, o en el instituto y más allá, para que sigáis creyendo en él todavía. Para que sigáis pensando que la libertad tiene algo que ver con lo que ellos pretenden; para que estéis tan convencidos, todavía, de que vais a poder salvar a vuestro pueblo, como soñaba yo de crío en las escaleras, sacando en procesión a ésos que –lo siento; es mi opinión– llevan décadas, justo desde la instauración del siniestro Régimen del 78, haciendo su negocio precisamente con ese cuento sobre los perversos tiranos que viven, vivimos, al otro lado del río, y que no os dejamos vivir en paz, ni hablar vuestra lengua, ni ser prósperos. El mismo cuento, por cierto, que a este lado llevamos oyendo también el mismo periodo de tiempo; sólo que en nuestro caso los malos del otro lado del río, o del Muro, sois vosotros. Todos vosotros: los catalanes. “Los catalanes”, dicen; o “Cataluña”, en lo que cabe cualquier cosa. Y entonces algunos preguntamos: ¿cuáles? ¿Quiénes? ¿Qué cosa es los catalanes? (Yo puedo saber quién es Guillem, o Sílvia, o Joan Manuel, pero no los catalanes).

Cuál es el truco, quería preguntarte; cuál es el hechizo. Ahí mi perplejidad, absolutamente sincera; y ahí también, quizás, la remota envidia de la que te hablaba al principio: que sigáis creyendo en una bandera, tan pervertida, como todas las banderas, por los de siempre (hasta la tricolor aquella de mi bisabuelo); cuando tantos sabemos ya que las únicas que aún sirven son las que flamean aquí dentro, las que te recuerdan sin trampas ni chantajes quién eres, de dónde eres, a qué lugar perteneces y pertenecerás siempre, pase lo que pase, estés donde estés, derruidas ya, corrompidas, tantas inocencias, tantas ilusiones, tantas banderas como ya han ardido.

Ahí mi perplejidad, y ahí la envidia: que sigáis creyendo en una bandera, tan pervertida, como todas las banderas, por los de siempre 

Espero de verdad que algún día podamos sentarnos a bebernos algo juntos, sea allí o aquí, con frontera o sin ella, y me lo expliques.

Y discúlpame de nuevo: hubiera querido escribirte todo esto en tu lengua, pero no la domino; ésa con la que tú escribirás, amarás, maldecirás y cantarás, cuando algo ría o duela. Como aquella canción que escuchaba yo entonces, cuando empezaba a oír otros cuentos distintos de “histories d'amor, somnis de poetes”.

De cuando no en sabíem més: teníem quinze anys.  

Ojalá que todos los cuentos que nos contásemos fueran siempre así de hermosos, así de verdaderos, amigo. 

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Hemos recaudado ya 4100 euros. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Ángel Ortega Lucas

Escriba. Nómada. Experto aprendiz. Si no le gustan mis prejuicios, tengo otros en La vela y el vendaval (diario impúdico) y Pocavergüenza.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Nieves

    Sr.Ortega, alguna vez se ha planteado, que si creemos que los que piensan de forma distinta están adoctrinados, no sera porque nosotros también lo estamos?

    Hace 4 años 2 meses

  2. Republicana

    Seguro que soy mucho mayor que el autor del artículo (soy jubilada) y nunca me he paseado por la calle con banderas. Pero salgo a la calle cuando hay manifestaciones, como ya hice durante el franquismo, y fui a votar el 1 de Octubre, porque creo en la libertad y la democracia. Cuando el Estatuto de Catalunya, votado en el Parlament y en las Cortes españolas y refrendado por el pueblo, fue anulado en parte por el Tribunal Constitucional y nadie, ni en el Congreso ni el Senado (diputados i senadores catalanes i vascos a parte) se quejó de que el TC pasara por encima de la voluntad del pueblo, no solo el catalán, sino también el español, representado en las Cortes, me di cuenta de que en España no había ningún interés en preservar la democracia. Ahora estamos intentando construirla en Cataluña y tendremos que aprender a votar, desde luego, para no continuar manteniendo políticas que antepongan los intereses económicos de algunos al bienestar de todo el pueblo. No será fácil pero seguiremos luchando para conseguirlo cuando ya tengamos la república.

    Hace 4 años 2 meses

  3. Republicana antifranquista

    Seguro que soy mucho mayor que el autor del artículo (soy jubilada) y nunca me he paseado por la calle con banderas. Pero salgo a la calle cuando hay manifestaciones, como ya hice durante el franquismo, y fui a votar el 1 de Octubre, porque creo en la libertad y la democracia. Cuando el Estatuto de Catalunya, votado en el Parlament y en las Cortes españolas y refrendado por el pueblo, fue anulado en parte por el Tribunal Constitucional y nadie, ni en el Congreso ni el Senado (diputados i senadores catalanes i vascos a parte) se quejó de que el TC pasara por encima de la voluntad del pueblo, no solo el catalán, sino también el español, representado en las Cortes, me di cuenta de que en España no había ningún interés en preservar la democracia. Ahora estamos intentando construirla en Cataluña y tendremos que aprender a votar, desde luego, para no continuar manteniendo políticas que antepongan los intereses económicos de algunos al bienestar de todo el pueblo. No será fácil pero seguiremos luchando para conseguirlo cuando ya tengamos la república.

    Hace 4 años 2 meses

  4. Salvador

    Mi estupor por el mismo asunto también es sincero. Lástima que los que han comentado previamente hayan tomado a mal esta estupefacción.

    Hace 4 años 2 meses

  5. Xavier, catalán

    Hágase un favor (y, de paso, a los lectores que hemos decidido leerlo por vez primera): escriba de lo que sepa. Si como reconoce su ignorancia es supina sobre Catalunya y sobre las razones de la independencia, mejor deje el teclado para otros menesteres. Es un texto tan banal, relleno de lugares comunes, que lo podía haber volcado en su diario personal, su blog como mucho. Su estancia en Bélgica, poco provechosa, según parece, no le ha ayudado mucho para entender otros pueblos. No se trata de banderas ni de fronteras. Muchos sabemos lo que queremos, y no tenemos que justificarnos más ante nadie para tratar de crear una sociedad más justa. Abra su mente. Fluya. Aún está a tiempo de reescribir el guión de su vida, el que han escrito por usted esa sociedad cerrada y quasi medieval. Saludos.

    Hace 4 años 2 meses

  6. El autor

    Lamento francamente si el tono resulta ‘condescendiente’ a algunos, como si les mirara por encima del hombro. No siempre se afina bien el tono (y luego hay oídos que oyen sólo lo que quieren oír, también: la prueba es que muchos otros no lo han recibido así). Pero, por si cabe alguna duda, no me refería tanto al ‘adoctrinamiento’ voluntario como al relato social, a la atmósfera. A eso me refiero con el ‘cuento’ (qué bien traído que alguno por ahí me haya comparado con el abuelo de Heidi; casi que me enternezco incluso). Añadiré también, por si tampoco está claro, que considero que todo gobierno o poder de la tierra trata siempre de adoctrinar a todo cristo: en todas partes. Allí y aquí, evidentemente. La esencia de mi artículo (de mi perplejidad) es precisamente que algunos todavía puedan seguir confiando en su clase política, cuando por aquí es ya imposible. Aclaro más: no es tanto el deseo de tener un estado propio (que puede ser perfectamente comprensible, sobre todo con cómo tenemos éste) como la fe en la gente que lidera esa causa. Ahí lo de las banderas (yo no creo en ninguna. ¿Repetimos? En NINGUNA). Pero mi respeto a quienes sí creen también está ahí; y no voy a considerar a nadie por eso más tonto que yo. El problema de raíz es que cuesta mucho, al parecer, salir de la trampa perversa del ‘conmigo o contra mí’. Que es precisamente (lo digo ahí arriba también) de lo que llevan viviendo los unos y los otros durante décadas. Los que mandan allí, y los que mandan aquí. (PD: El encarcelamiento de políticos por las bravas me parece, por supuesto, un absoluto despropósito. Una barbaridad que, además, alimenta la caldera del odio.)

    Hace 4 años 2 meses

  7. Jasevall

    De este articulo saco la conclusion que trata de desacreditar el Govern de Catalunya y quiero recordarle que este gobierno esta en prision de un estado ultranacionalista.no se confunda y no quira confundirnos.

    Hace 4 años 2 meses

  8. A.

    Iba muy bien hasta que nos ha intentado colar el gol del adoctrinamiento escolar. Lo triste es que es evidente que hace falta hablar, pero para eso hay que ponerse en un "de tú a tú"genuino.

    Hace 4 años 2 meses

  9. Elpepot

    La imageaimagen que encabeza el articulo,chorreando que? No creo que sea un buen encabezamiento para que te expliquen nada Lee mas

    Hace 4 años 2 meses

  10. Nuria

    Yo tengo 31 años y soy independentista desde que tenía 13. Jamás me he manifestado con uma bandera, ni yo, ni la mayoría de mis amigos independentistas. Intentar infantilizar una ideología política porque algunos necesiten pasear una bandera de un país sin estado, y que por tanto más que patriotismo me parece reivindicación, lo veo un argumento pobre. No les veo nunca criticar a los adultos que llenan campos de fútbol cada fin de semana con camisetas y banderas. Es más, muchos de los "equidistantes" que se ríen de los que pasean banderas, estoy segura que luego sacan la banderita de su equipo de fútbol y no pasa nada. El resto del contenido de la carta me parece pura ignorancia. Tratarnos de "niños" sin ideas propias que nos "hemos creído" no sé qué cuentos que nos dicen por la tele como si no tuviésemos criterio propio... Mire señor que escribe la carta, a mi lo que me tiene que explicar es cómo alguien puede creer el discurso de que España va a cambiar. Éso si me parece infantil. Desear un estado para mi nación, no.

    Hace 4 años 2 meses

  11. Stylo21

    Espero Sr Ortega, me cuante cual es el cuento que le lleva a usted pensar que nos han adoctrinado en nuestra escuela.

    Hace 4 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí