1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Alzamiento, sedición y rebelión

No basta, y esto parece indiscutible, con convocar una o muchas manifestaciones de apoyo a un referéndum inconstitucional y a la misma independencia unilateral para que exista sedición o rebelión. Hace falta algo más

Miguel Pasquau Liaño 1/11/2017

<p>Manifestantes encima de un vehículo de la Guardia Civil, en Barcelona, el 20 de septiembre.</p>

Manifestantes encima de un vehículo de la Guardia Civil, en Barcelona, el 20 de septiembre.

Elise Gazengel

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Hemos recaudado ya 4100 euros. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

La querella interpuesta por la fiscalía contra los miembros del Govern y de la Mesa del Parlament parte de dos hechos que parecen incontestables: por un lado, existió una decisión política de obtener la independencia de Cataluña, o de avanzar hacia ella, apoyándose en una mayoría parlamentaria pero al margen de los cauces constitucionales, acaso por haber concluido que los obstáculos para conseguir la celebración de un referéndum de independencia dentro de la constitución son insuperables; por otro lado, se valoró como imprescindible  el apoyo de una “ciudadanía movilizada”. La conjunción de una estrategia parlamentaria rupturista (es decir, subversiva) con una movilización en las calles que exhibiese un apoyo social rotundo es lo que aproxima las conductas llevadas a cabo a una percepción común de que lo que ha ocurrido es algo parecido a la sedición, entendida esta palabra en su acepción vulgar. En efecto, se habría decidido utilizar a las masas ciudadanas como un “arma” o elemento de presión para conseguir lo que no se puede conseguir legalmente. 

Pero aquí es donde se agolpan las preguntas importantes. ¿Cuál es el límite entre el derecho de manifestación y los derechos de sedición y rebelión? Es una cuestión de enorme trascendencia, porque traspasar o no ese límite comporta una pena de entre 8 a 10 años (10 y 15 para las autoridades) en el caso de sedición, y de entre 15 a 25 en el caso de rebelión. No puede ser, por tanto, una cuestión de matiz minimalista. Ha de ser algo perfectamente identificado, visible, constatable. La  imposición de unas penas tan enormes debe descansar, necesariamente, en razones muy convincentes: en caso de duda, la interpretación ha de ser restrictiva en derecho penal. Es una materia en la que debemos aproximarnos lo más posible al terreno de las certezas.

Y dentro de ese terreno, hay algo que hasta ahora ha pasado desapercibido que debe servirnos de punto firme de arranque: la sedición y la rebelión han de ser algo más que una convocatoria de una manifestación ilícita para “subvertir el orden constitucional”. Esto no es una simple opinión personal, sino una conclusión que se desprende del hecho de que tal conducta está, tal cual, descrita en el artículo 514.5 del código penal como merecedora de una pena de entre seis meses a un año. No bastaría, pues, y esto parece indiscutible, con convocar una o muchas manifestaciones (aunque sean multitudinarias) de apoyo a un referéndum inconstitucional y a la misma independencia unilateral para que exista sedición o rebelión. Hace falta algo más.

La  imposición de unas penas tan enormes debe descansar, necesariamente, en razones muy convincentes: en caso de duda, la interpretación ha de ser restrictiva en derecho penal

Movilización ciudadana y alzamiento

Ese algo más se expresa en el código con una palabra que en España entendemos bien: el “alzamiento”. Esta palabra se utiliza tanto para describir el delito de sedición (alzamiento tumultuoso para impedir la aplicación de la ley) y en la rebelión (alzamiento violento para derrocar a los poderes constituidos o declarar la independencia). Quizás hemos discutido mucho sobre los términos “tumulto” y “violencia”, y se nos ha pasado la palabra importante: “alzamiento”. Alzarse no es manifestarse, ni protestar, ni reivindicar con determinación. Un alzamiento es una insurrección que pretende conseguir un determinado resultado subversivo con cierta “inmediatez”, mediante la creación de una situación insostenible. Por eso un alzamiento debe ser delito: porque pretende no ya “propugnar”, sino “obtener por la fuerza” resultados subversivos. No es, pues, una manifestación multitudinaria (con su inherente riesgo de incidentes) ni es una manifestación a favor de objetivos subversivos (art. 514.5). El alzamiento, para serlo, ha de consistir en un acometimiento como mínimo intimidatorio, no necesariamente cruento, pero sí de carácter ofensivo, apto para doblegar(aunque finalmente no lo consiga) al oponente. Es cierto que, al menos en la modalidad de sedición, no exige que se programen, realicen o favorezcan actos inequívocamente violentos, pero sí al menos debe estar claro que ha de tratarse de una movilización “dispuesta al uso de la fuerza” si fuera necesario para conseguir el objetivo, que si no se han llevado a cabo ha sido bien por haberse logrado el objetivo sin necesidad de los mismos (es decir, por la fuerza de la mera intimidación), bien por haber sido eficazmente reprimidos. Eso es lo que convierte la muchedumbre en “tumulto”. No hay alzamiento si no hay tumulto o violencia. En realidad las expresiones “tumultuariamente” (art. 544, para la sedición) y “violentamente” (art. 472, para la rebelión), como dice el Tribunal Supremo, no son demasiado diferentes: la rebelión y la sedición “tienen una misma dinámica tumultuaria y violenta, existiendo entre ellos una diferencia meramente cuantitativa en función de los fines perseguidos”.

Alzamiento y resistencia pasiva 

En este difícil mes de octubre no ha habido muertos, ni invasiones de sedes de la autoridad con acometidas violentas. Tampoco ha habido una mera manifestación, como una especie de Diada. Ha habido murallas humanas, ha habido una estrategia apoyada por miles y miles de personas tendente a conseguir lo que la ley prohibía: la disposición de centros electorales para la emisión y recuento de papeletas. Por eso estamos discutiendo: si hubiese existido una violencia masiva o, por el contrario, una mera manifestación autorizada con pancartas por el Paseo de Gracia, todo estaría muy claro. Pero los hechos acaecidos nos enfrentan a una pregunta especialmente difícil: ¿puede considerarse “alzamiento” una concentración masiva de ciudadanos en actitud de “resistencia pasiva” (muros humanos, sentadas, pernoctas en los colegios con autorización de sus directores, colas deliberadamente densas en los alrededores de los colegios, masas alrededor de una sede en la que se practicaba un registro que no se retiraban pese a las órdenes de hacerlo, etc.)? Es pasiva (salvo algún coche dañado o algún forcejeo), pero es resistencia. Y esta es la clave. La resistencia pasiva, si además es masiva, comporta un cierto elemento de coacción (impedir a la autoridad hacer lo que podría legítimamente hacer), pero, ¿hasta el punto de constituir “alzamiento”, “tumulto” o “violencia”? De la respuesta a esta pregunta depende, en buena medida, la suerte procesal de los miembros del Govern y de la Mesa del Parlament.

puede concluirse sin especial voluntarismo que el proceso independentista se diseñó como un proceso “pacífico” y no violento para la ruptura constitucional

La querella de la fiscalía, redactada muy inteligentemente, no pasa por alto un extremo de suma importancia: que los llamamientos a las movilizaciones incluían expresamente una invocación a su carácter pacífico. De hecho, puede concluirse sin especial voluntarismo que el proceso independentista se diseñó como un proceso “pacífico” y no violento para la ruptura constitucional. Pacífico en los medios, y rupturista en los fines.  La ruptura constitucional es algo muy grave, y más si se proyecta desde las instituciones, pero puede ser pacífico o puede ser  violento, y esa diferencia es sustancial a efectos penales. La estrategia no consistía (al menos eso parece) en provocar un desbordamiento tumultuoso en las calles del que pudiera resultar como consecuencia “directa e inmediata” la independencia, sino que más bien consistía en propiciar y exhibir un apoyo ciudadano “espectacular” (el término aparece en la querella) de una parte de la sociedad, para así forzar las negociaciones a favor de una referéndum y/o un reconocimiento internacional.

La querella intenta salvar este escollo (las llamadas a comportamientos pacíficos) aludiendo a que en realidad tales invocaciones no serían sino un “eufemismo” para encubrir una incitación para hacer frente, con empleo de la fuerza, a la actuación de los agentes de la policía tendente a cumplir la orden de evitar la celebración del referéndum, lo que a su vez comportaría una incitación a las muchedumbres para intimidar a dichos agentes, de manera que las manifestaciones podrían en cualquier momento tornarse violentas. Es decir, la querella plantea la hipótesis de que los convocantes y los ideólogos del plan soberanista contaban con que, en un momento dado, se podría activar el germen violento de la movilización ciudadana a modo de golpe de gracia, siguiendo la máxima de Marx según quien la violencia es la partera de la historia. Sobre esta consideración es sobre la que la Fiscalía fundamenta la posible calificación de los hechos como rebelión o, al menos, sedición. Esta conclusión está basada en un relato coherente e inteligente, necesario para construir dicha imputación, que va entrelazando los actos parlamentarios con las manifestaciones populares debidamente alentadas por los querellados, y que desemboca en la siguiente conclusión: “no se buscaba sólo apoyo ciudadano, sino una movilización popular como medio intimidatorio y violento para conseguir el fin secesionista”. Este argumento, ciertamente, puede servir para una querella. Pero para que pudiera justificar una condena por rebelión o sedición sería preciso que a lo largo del proceso, con elementos de convicción suficientes, se probase que la estrategia incluía una “disposición al uso de la fuerza”, es decir, la conversión de unas concentraciones de apoyo y/o resistencia pacífica en un alzamiento popular dirigido a imponer por su propia fuerza la independencia.

Tiempo habrá en el proceso para discutir estos extremos. La fiscalía ha usado brocha gorda para construir las imputaciones. Ahora el pincel, por la propia dinámica de las garantías del proceso penal (que existen, digan lo que diga un abogado belga), se irá afinando. Las querellas disparan sin mirilla de precisión, pero luego un árbitro debe valorar cuáles son las dianas, y en cuales queda constancia clara de haberse disparado. Es la lógica del proceso penal: intervención mínima, interpretación no extensiva, y presunción de inocencia.

Volvemos así a lo que dijimos al principio. La calificación de los hechos como rebelión y sedición no puede montarse como un salto en el vacío. Ni debe ser el resultado de un empeño voluntarista. Tampoco puede basarse en la gravedad de lo pretendido por las autoridades que pusieron su cargo espuriamente al servicio de una independencia imposible. Eso puede ser desobediencia, prevaricación y malversación de fondos públicos, pero para que la mano entre en el guante del tipo penal tanto de la rebelión como de la sedición, ha de encontrarse el dedo al que podamos llamar con convicción “alzamiento”, y no será fácil calificar como “alzamiento” a unas concentraciones multitudinarias determinadas a no pasar de la resistencia pasiva, si no se prueba que se contaba con que de la resistencia pasiva se pasaría a la ofensiva, y que había disposición para ello: no es una cuestión banal. 

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Hemos recaudado ya 4100 euros. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

15 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Ciudadano Consternado

    Presunción de inocencia? Entonces por que llevan todo este tiempo entre rejas? Por favor no me hagas reír

    Hace 2 años 5 meses

  2. Peret

    Ahora podrias hacer un artículo sobre la aplicación de la ley contra la masoneria i el comunismo. España en un revival franquista y vosotros con "La parte contratante de la primera parte es la parte contratante... El problema es el franquismo: Es delito todo lo que vaya en contra nuestra y está prohibido todo lo que nos pase por los cojones. Por cierto, ja lo decia vuestro Unamuno: Hay quin tiene las cincunvoluciones cerebrales en los cojones i así actuan.

    Hace 3 años 8 meses

  3. Pere

    A ver, la PAH, el gamonal, murcia,.... son sediciosos o rebeldes? Pues a mucha honra.

    Hace 4 años 1 mes

  4. Profr. José Francisco Ojeda González

    España tiene secuestrada a Cataluña. Cata tiene el DERECHO a expresarse y definir su futuro. La insurgencia que se ve hoy en Cataluña es imparable y les llevará al triunfo. Tarde o temprano, Cataluña la heroica será independiente y libre, como anhela su pueblo.

    Hace 4 años 1 mes

  5. Luis

    No se si eres magistrado ,me importa un bledo, pero chico no tienes ni puñetera idea de lo que dices, pra emitir juicios publicos primero cultura y sentido comun. Tienes la insolencia de la ignorancia,,,,un placer debatir contigo

    Hace 4 años 1 mes

  6. Jose

    Circo y Fieras... Sin restar un ápice a lo complejo de la situación en Catalunya, muchos coincidimos en q lo q estamos viviendo estos días en nuestro país es un gran circo. Un circo con algún prestidigitador que otro pero sobre todo con muchos payasos. Fuera quedan ya de los focos periodísticos las fieras q recorrieron las calles de Barcelona hace tan solo unas semanas sembrando la muerte y el terror. Lo preocupante es q en la lucha contra esas fieras son básicamente dos instituciones las que juegan un papel clave: las fuerzas de seguridad del estado y la justicia. Pero estos días, por razones q seguramente no se nos escapan pero q sería sonrojante reconocer, los payasos han decidido invitar a unírseles bajo la carpa, actuando unos de domadores y otros de equilibristas. Cuando las fieras vuelvan a las calles de Barcelona o a las de Madrid, Bilbao o Sevilla, será interesante ver los pésames, tweets o telegramas q los payasos envían a las familias de las víctimas,las visitas q hacen a los hospitales o los mensajes q nos dirigen a todos, con lagrima imagino fingida, dicendonos q confiemos en la justicia y en las fuerzas de seguridad del estado porque en cuanto acabe la función en Catalunya, entonces sí, se van a poner a trabajar en serio en el tema de las fieras. De momento ¡¡que continúe el espectáculo!!!

    Hace 4 años 1 mes

  7. Luis

    El autor parece estar a favor de la aplicación del art 514.5 CP (manifestaciones subversivas del orden constitucional). Sin embargo, es dudoso que haya habido alguna subversión de la CE, dado que el único objetivo de los manifestantes era un referendum pactado y, en su caso, la independencia de Cataluña. Pero la integridad territorial de España no forma parte del orden constitucional, que puede existir perfectamente con una España más pequeña: el art 2 CE sólo habla de unidad, nada más. Tampoco se definen las fronteras de España (a diferencia de la CE1812) y el art 94 CE permite la celebración de tratados que afecten a la integridad territorial del Estado. Sólo se habla de defensa de la integridad territorial en el art 8 CE (funciones de las Fuerzas Armadas). Así que tampoco sirve el art 514.5 CP.

    Hace 4 años 1 mes

  8. magrab

    Qué artículo tan extraño. La única intencionalidad de estas manis es la no-intencionalidad. Es "Estamos aquí", nada más. Vamos, igual se puede imputar más intencionalidad al público a un partido de fútbol. Como máximo, resistencia pasiva. Torcer la pasividad para inventar una amenaza es no entender nada de la activismo social, muchas veces inocente. ¿Tan ajeno es el autor a la solidaridad de la sociedad, la solidaridad y voluntad de estar juntos de los castells, los castillos humanos, que imputa intencionalidad maligna a una mera aglomeración de personas, felices de estar con sus semejantes? Creo que intelectuales deberían bajar desde las nubes de vez en cuando.

    Hace 4 años 1 mes

  9. Pepa

    @Diana: la violencia contra la policia se dio en casos muy aislados. O si no, debería poderse documentar lo que dices . Además, si el referéndum no era ni legal ni vinculante, en qué sentido arrebataba la soberanía a todos los españoles. En fin, no sé si vale la pena discutir, de buena fe intento ver que no hay presos políticos y creerme que hay garantías digan lo que digan los abogados belgas, pero francamente, no es fácil. Esto va cada vez a peor y ya se sabe que unos abusos llevan a otros.

    Hace 4 años 1 mes

  10. Pepa

    De buena fe intento creer que hay garantías y creerme que no hay presos políticos, pero no lo veo. Iba a hacer un comentario sarcástico sobre la separación de poderes en el estado español, pero las violaciones de derechos humanos me quitan el humor. Ya sé que es raro, viendo las bromitas y los aplausos que le arrancan a muchos.

    Hace 4 años 1 mes

  11. fer

    Sum articulo es muy interesante y responde a la pregunta fundamental: son culpables? Según usted lo son porque, aunque no hubo alzamiento, sí hubo convocatoria, convocatorias, muchas veces, variadas y la última una declaración de alzamiento en forma de DUI.

    Hace 4 años 1 mes

  12. Observador 2000

    Si el árbitro ha de ser la jueza Lamela. yo prefiero de todas todas un tribunal belga. Seguro que será más imparcial, entre otras cosas porque un juez belga no ha de hacer méritos ante el gobierno de Rajoy para acceder a un puesto en el CGPJ o en el Constitucional.

    Hace 4 años 1 mes

  13. Diana

    Complicado. El uso de la resistencia pasiva también supone el uso de la fuerza contra la policía que actúa bajo un mandato judicial. Hubo forcejeos ( uso violento de la fuerza contra la autoridad) pero también agresiones a policias, a los que se arrojó objetos, se dió patadas, se tiraron piedras, se gritaba: mátalo, mátalo.. Si colocamos una masa de personas delante del Congreso de los Diputados e impedimos el paso con resistencia pasiva, forcejeos y alguna agresión incluso a los diputados de Podemos ¿ Estaríamos ante unos hechos violentos? Pues lo que se hizo en ese referéndum es igual, pero en vez de obstruir la representación democrática de un partido y sus votanetes, se arrebataría la soberanía de todos los españoles sobre la cuestión territorial y la unidad del país. Además tenemos otras actuaciones dentro del mismo plan, como el robo de material incautado por la Guardia Civil de sus coches, enfrentándose una masa a esta, la destrucción de sus coches, el asedio a una comisión judicial, la agresión a esta comisión a la que se llegan a tirar botellas. Hay episodios de violencia tumultuario dentro de un plan diseñado de desconocimiento de la CE y de secesión unilateral, que pueden contagiar al resto del movimiento en cualquier momento. Mucho cuidado con todo esto.

    Hace 4 años 1 mes

  14. Milwake

    Desde luego que no es que lo diga un abogado belga, empezaríamos y no acabaríamos de poner sobre la mesa sentencias que avergüenzan a cualquiera. Presiones a jueces, fiscales del estado que hacen las veces de defensa.. etc etc ...

    Hace 4 años 1 mes

  15. Josu

    http://www.eitb.eus/es/noticias/politica/detalle/5144808/se-cumple-ano-caso-jovenes-alsasua-tres-prision/ No es que lo diga un abogado belga.

    Hace 4 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí