1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ana Frank frente al balón

El antisemitismo sigue acechando en los campos de fútbol. Algunos equipos ensayan fórmulas novedosas para erradicarlo

Ricardo Uribarri 1/11/2017

<p>El jugador del Lazio Senad Lulić, con la camiseta con el rostro de Ana Frank, durante el partido contra el Bologna.</p>

El jugador del Lazio Senad Lulić, con la camiseta con el rostro de Ana Frank, durante el partido contra el Bologna.

Instagram Lazio

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Hemos recaudado ya 4100 euros. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

“Veo que el mundo se transforma lentamente en un desierto, oigo el trueno que se acerca y que algún día nos destruirá también. Siento el sufrimiento de millones de personas. Y, sin embargo, cuando miro hacia el cielo, de alguna manera siento que todo va a cambiar para mejor, que esta crueldad también terminará, que la paz y la tranquilidad volverán una vez más”. Este texto, un fragmento del famoso Diario de Ana Frank, fue leído hace unos días por el capitán del Inter de Milán, Mauro Icardi, en el mismo césped del estadio Giuseppe Meazza en medio de un silencio absoluto, antes del partido ante la Sampdoria. La insólita escena se ha repetido durante dos jornadas en todos los encuentros disputados en el fútbol italiano, desde la serie “A” hasta las categorías inferiores, acompañada del reparto de Si esto es un hombre, el libro de Primo Levi en el que relata su experiencia en Auschwitz.

Con este simbólico gesto, las autoridades transalpinas tratan de concienciar a los aficionados sobre la necesidad de que no se repitan acciones como las que protagonizaron hace unos día los radicales del equipo de la Lazio. Conocidos por su ideología de extrema derecha, aprovecharon la cita con su eterno rival para pegar en el Estadio Olímpico fotografías de una niña asesinada en 1945 por los nazis en un campo de concentración en las que aparecía con la camiseta de la Roma. Un hecho que fue catalogado de antisemita y que se suma a otros de ese mismo perfil registrados en las últimas semanas en el fútbol europeo, lo que demuestra que es un problema que sigue latente y enraizado en diferentes lugares del continente.

Durante dos jornadas se han leído pasajes de ‘El Diario de Ana Frank’ antes de los partidos de la Liga italiana como repulsa a la utilización de la imagen de la joven asesinada por los nazis por parte de los ultras de la Lazio

De forma paralela a lo ocurrido en la capital italiana, un grupo de ultras del equipo holandés del Feyenoord distribuía por redes sociales unos días antes de medirse a su gran rival, el Ajax, una imagen de dos niños judíos con sendas estrellas de David cosidas en la ropa. Los pequeños eran los hermanos Avram y Emanuel Rosenthal, de 5 y 2 años, respectivamente. Fueron asesinados por los nazis en 1944, en el campo de concentración de Majdanek, en Polonia.  La imagen iba acompañada del hashtag #anti020week y el mensaje “Cuando el 020 sólo tenía una estrella”, en referencia al prefijo telefónico de Amsterdam y a la estrella que se ponen los equipos en algunos campeonatos europeos cuando ganan 10 ligas.

Esta misma temporada futbolística, el delantero internacional español Álvaro Morata, vio cómo seguidores de su actual equipo, el Chelsea londinense, incluían su nombre en un cántico racista contra los judíos que suelen emplear, como ocurre en todos los casos, para ofender a los hinchas de su más acérrimo rival, el Tottenham, equipo vinculado tradicionalmente a la comunidad hebrea: “Álvaro Morata, he came from Real Madrid, he hates the fucking Yids” (Vino del Real Madrid y odia a los jodidos judíos). El propio Morata publicó un mensaje en su cuenta de Twitter en el que pedía a los aficionados “que respetaran a todo el mundo”.

Este tipo de manifestaciones se repiten de forma periódica en los recintos deportivos, por lo que cabe preguntarse si las autoridades, tanto deportivas como políticas, hacen todo lo posible para erradicarlas. No es la primera vez que el grupo ultra de la Lazio, los “Irriducibili”, han protagonizado situaciones similares. Hace ya muchos años que aparecieron pancartas en su fondo con mensajes dirigidos a sus rivales romanistas en las que se podía leer “Auschwitz es vuestra patria; los hornos, vuestras casas” o “Equipo de negros, grada de hebreos”. La UEFA sí ha sancionado al club numerosas veces, tanto con multas económicas como cerrando su estadio al público. Alguien dirá que el antisemitismo está volviendo a los estadios. La realidad es que nunca se ha ido.

Lo ocurrido en esta ocasión, sin embargo, ha levantado ampollas y los medios de comunicación italianos han hecho del caso un asunto de debate durante varios días. El periódico La Repubblica publicó la polémica imagen con la camiseta de cada uno de los equipos de la Liga italiana y el titular Ana Frank somos todos. El escándalo ha trascendido a la escena política y el presidente de la República, Sergio Mattarella, ha calificado lo sucedido como “un acto inhumano” y “una alarma para el país”. Otras personalidades como  el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, o la presidenta de la comunidad judía de Roma, Ruth Dureghello, también han mostrado su repulsa. La Federación Italiana ha abierto una investigación y la policía ya ha identificado a 16 personas como responsables del hecho, entre ellas tres menores, que serán imputadas por un delito de odio racial.

El presidente del club, Claudio Lotito, ha puesto en marcha varias iniciativas como señal de desagravio al acto de sus ultras. Así, una representación de la entidad acudió a la Sinagoga de Roma para depositar una corona de flores (que un grupo de jóvenes hebreos lanzó horas más tarde al río al considerarlo un acto de hipocresía), los jugadores salieron al campo en el siguiente partido con una camiseta con la imagen de Ana Frank y el mensaje “No al antisemitismo”, y se organizará cada año un viaje para 200 jóvenes aficionados al campo de concentración de Auschwitz.

Los movimientos migratorios de los judíos y su asentamiento en distintas ciudades europeas están en el origen de la empatía de varios clubes con esa comunidad. Ese es el caso del Ajax de Amsterdam

Cabe preguntarse de dónde viene la ideología antisemita que históricamente manifiesta un sector de seguidores de la Lazio, que no es un caso único en Italia, aunque quizá sí el más significativo, y por qué a algunos clubes europeos se les identifica con la comunidad judía y sufren provocaciones de sus rivales por ello. Como veremos, las circunstancias políticas vividas en el viejo continente en las primeras décadas del siglo XX fueron determinantes.

La Lazio fue fundada en 1900 por un grupo de jóvenes dirigidos por Luigi Bigiarelli, oficial del ejército, que eligieron el águila como emblema de la entidad en reconocimiento a la antigua Roma imperial. En 1922, cuando toma el poder Benito Mussolini, el fútbol empezaba a ser un deporte de masas y nada mejor que acercarse a él para consolidar su figura y hacerla más popular. De ahí que se hiciera socio del club romano y acudiera a ver sus partidos. En 1938, el régimen de Mussolini promulgó las leyes raciales, que introducían medidas discriminatorias y persecutorias contra los judíos italianos. Debido a ellas, grandes técnicos que entrenaban en aquella época en Italia, como Arpad Weisz, que hizo ganar tres títulos al Bologna, o Egri Erbstein, director técnico del Torino, se vieron obligados a dejar sus puestos. Aún hoy, en el fondo de los “Irreducibili”, se escucha el grito de “Boia chi molla!” (“verdugo el que abandone la lucha”) que acuñaron en el Partido Nacional Fascista de Mussolini.

A la plantilla de la Lazio que ganó la primera Liga, en 1974, se la conoció como “Grupo salvaje”. En el vestuario había dos bandos enfrentados y los jugadores solían llevar pistolas. Uno de los líderes era el delantero Giorgio Chinaglia, que simpatizó con el pensamiento de los grupos ultras, haciéndose íntimo de sus líderes. Años después terminó siendo presidente de la entidad. Muchos jugadores del propio equipo han sufrido a lo largo del tiempo las iras de los radicales. Al holandés Winter, el primer negro y de ascendencia judía del club, le devolvieron la camiseta que había tirado a la grada tras ganar un derbi. Otros fueron adorados. Como Paolo Di Canio, que en 2005 y tras marcar un gol, hizo el saludo fascista.

Los movimientos migratorios de los judíos y su asentamiento en distintas ciudades europeas están en el origen de la empatía de varios clubes con esa comunidad. Ese es el caso del Ajax de Amsterdam, conocido desde hace décadas como el club judío de Holanda. Uno de sus presidentes más importantes, Jaap Van Praag, tenía ese origen. Él escapó de la persecución nazi pero sus padres y su hermana nunca volvieron de Auschwitz. Los propios seguidores del equipo no tienen reparo en animar con el grito de “judíos, judíos” (joden o superjoden) y las banderas de Israel conviven en las gradas con las del propio club.

Las manifestaciones de carácter racista se vienen repitiendo de forma periódica en los recintos deportivos, por lo que cabe preguntarse si las autoridades, tanto deportivas como políticas, han hecho todo lo posible para erradicarlas

Para entender este hecho hay que remontarse a los años anteriores a la II Guerra Mundial, cuando en Amsterdam vivían unos 80.000 ciudadanos judíos. Uno de ellos, Eddie Hamel (que también moriría en Auschwitz) era una de las estrellas del equipo. Además, durante muchos años, el antiguo estadio del Ajax estuvo ubicado en el barrio de Este de la ciudad, donde se concentraba más población judía. Ese lugar se convertía los domingos en un gran bazar que cerraba sus puertas a la hora del partido para poder ir al campo.

Esta circunstancia ha provocado históricamente actitudes antisemitas en las aficiones rivales como provocación y menosprecio al Ajax. Seguidores del Utrech han entonado en alguna ocasión cánticos tan ofensivos como “Hamas, Hamas, judíos al gas”, en relación a la organización terrorista enemiga de Israel, o “Mi padre estaba en los comandos, mi madre estaba en las SS, juntos quemaron judíos, porque los judíos se queman muy bien”. En otros estadios se han visto pancartas que decían “Adolf, aquí hay otros 11 para ti”. El Ajax ha intentado evitar esta situación pidiendo a sus seguidores que renuncien a mostrar banderas con la estrella de David y a emitir ciertos cánticos con el fin de que se les deje de señalar como un equipo judío.

Otro de los equipos europeos más identificados con los judíos es el Tottenham londinense. Se cree que esa unión procede del establecimiento de esa comunidad en el noreste de Londres a principios del siglo XX, en una zona cercana a la sede del equipo. A lo largo de los años, su hinchada ha sufrido cánticos ofensivos y menosprecios por parte de los aficionados más radicales de equipos como el Chelsea o el West Ham. Incluso han recibido agresiones cuando han jugado en Francia o Italia por parte de los grupos de radicales de extrema derecha del Olympique de Lyon o de la propia Lazio.

Es habitual que se dirijan a ellos con el término Yid –vocablo que proviene del alemán Jude y que tiene un marcado carácter despectivo para calificar a los judios-- pero, curiosamente, los propios seguidores del Tottenham empezaron a utilizar la palabra como un apodo. Lo que es un insulto, ellos lo utilizan como una seña de identidad, hasta el punto de verse numerosas pancartas en su estadio con la leyenda “Yid Army” (Ejército judío) a pesar de que se estima que el 90% de los actuales aficionados del club no son judíos. Sí lo es su presidente, Daniel Levy.

La Federación inglesa emitió un comunicado hace unos años pidiendo a la hinchada del Tottenham que dejara de autodenominarse así por considerarlo “inaceptable”, amenazando con castigar penalmente a los que lo hicieran. Consideraba que el uso de la misma podía ofender a otras personas, fueran judías o no, y fomentar el antisemitismo. En la polémica terció hasta el primer ministro británico en aquel momento, David Cameron, que defendió la postura de los seguidores del Tottenham, “ya que en ningún momento lo utilizan como un insulto hacia un tercero, lo que sí sería punible”.

Hay más equipos en Europa que han tenido problemas de antisemitismo por tener un pasado relacionado con los judíos, como el polaco KS Cracovia, cuyos aficionados protegieron durante la Segunda Guerra Mundial a esta comunidad. Herencia de aquellos años es el grupo de seguidores “La Banda de Judas”, o también el Slavia de Praga. Hasta el laureado Bayern de Munich prefirió esconder durante muchos años un pasado con reminiscencias judías por temor a sufrir ataques antisemitas. Dos de sus fundadores eran de ese origen, lo mismo que uno de sus presidentes más importantes, Kurt Landauer, que tuvo que dimitir junto a otros miembros del club cuando Hitler llegó al poder. Landauer se fugó a Suiza tras pasar por un campo de concentración. Concluida la guerra regresó a Munich y volvió a ser presidente entre 1947 y 1951.

El próximo 9 de noviembre se celebra una edición más del Día Internacional contra el Fascismo y el Antisemitismo. Qué mejor momento para que los clubes de las ligas más importantes europeas muestren su rechazo a estas prácticas para concienciar a sus aficionados y tomen medidas para evitarlas. Con palabras como las de Ana Frank, sí. Pero también con hechos.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Hemos recaudado ya 4100 euros. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juan

    El antisemitismo no es un problema del futbol, es un problema general y donde también son culpables medios que se dicen progresistas como este que no vacilan en publicar artículos contra Israel o alusiones despectivas sobre su papel en Oriente Medio. El progresismo ha comprado el discurso franquista de la "conspiración judeo-masónica" y es una verguenza que eso pase y sigue pasando. Mientras tanto se "blanquea" a los asesino de Hamas que van extendiendo el uso de la sharia en la Franja de Gaza que gobiernan y ocultan que Al Fatah está regida por un negacionista del holocausto (Abbas).

    Hace 4 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí