1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Poderes y sinrazones contra el diálogo

Tras oír a ese pequeño gran timonel que es Rajoy, parece que las posibilidades de diálogo desaparecen en el horizonte de la negra borrasca que se nos viene encima

José Antonio Pérez Tapias 21/10/2017

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Como futuro imperfecto que por la pendiente del tiempo se deja caer, llegó el momento esperado. Reunido el consejo de ministros del Gobierno de España, decide aplicar el artículo 155 de la Constitución para intervenir las instituciones del autogobierno de Cataluña. El relevo –la suplantación- del gobierno de la Generalitat por quien designe el gobierno del Estado es la parte primera de la hoja de ruta establecida. Convocar elecciones autonómicas es la segunda parte. Todo pendiente de que el Senado lo apruebe, lo cual no queda expuesto a incertidumbre alguna por cuanto el PP tiene mayoría absoluta en la cámara alta y cuenta, además, con el refuerzo legitimador del voto del PSOE --¿también de todos los senadores del PSC?-- y, por supuesto, de Ciudadanos, esa formación política adscrita al hooliganismo de los jaleadores del 155 con mano dura.

De la hoja de ruta trazada desde la cúspide del Estado español –la Corona también subraya el recorrido de tal diseño-- se dice que todavía podría verse frenada en su aplicación si Puigdemont, como presidente aún de la Generalitat, tomara la decisión de dar por terminada la legislatura y convocar él mismo elecciones, lo cual está por ver, al menos tal como se presentan las cosas de inmediato. Lo que igualmente está por ver es que la vía elegida, por mucho que el artículo 155 esté en la Constitución –se decía de él que era como botón nuclear para no ser apretado--, sea la adecuada para solucionar el conflicto en el que estamos inmersos, en el que todos, catalanes y españoles en general, nos podemos hundir. Es una temeridad aplicar un artículo como el de marras, impreciso hasta poder dar paso a lo más arbitrario, que incluso se parecería lo que supone un estado de excepción, sin la cobertura de un desarrollo legal previo de lo que tal aplicación debiera suponer. Ni va de suyo que las “instrucciones” que, según dice el artículo que nos ocupa, competen al gobierno del Estado deban suponer deponer un gobierno autonómico, ni se disipan las fuertes dudas acerca de la capacidad legalmente respaldada para disolver un parlamento autonómico y convocar unas elecciones por parte de quien no es miembro ni de la cámara ni del gobierno de Cataluña.

Reputados constitucionalistas así lo advierten, aportando razones cuyo peso no mengua por el hecho de que haya otros defendiendo interpretaciones distintas. Entra en lo muy probable que el proceloso mar en el que se adentra la nave del Estado con la hoja de ruta del 155 se vea alterado con marejada cuyas olas comporten naufragios para nada deseables.

sorprende sobremanera cómo la dirección del PSOE se ha sumado tan incondicionalmente a la estrategia de un capitán que de tanto dar vueltas sin ir a ningún sitio no tiene más mérito que su inmovilismo

En medio de incertidumbres borrascosas, sorprende sobremanera cómo la dirección del PSOE se ha sumado tan incondicionalmente a la estrategia de un capitán que de tanto dar vueltas sin ir a ningún sitio no tiene más mérito que su inmovilismo, lo cual es lo que ahora sus fieles y sobrevenidos seguidores quieren hacer pasar por virtud excelsa, modélica en cuanto a prudencia. Hay que decir que a la militancia del Partido Socialista y, por extensión, a la ciudadanía, habría que haberle dado las debidas explicaciones sobre los términos de los acuerdos alcanzados entre Pedro Sánchez y el presidente Rajoy. Pasar de afirmar enfáticamente que no se apoyaría la vía del 155 para abordar la crisis de Cataluña, en definitiva del Estado, a asumirlo como lo conveniente y hasta lo único posible, es trayecto ya cubierto sin razones suficientemente expuestas en público, máxime si ello se acompaña de un supuesto pacto en cuanto a reforma constitucional que presenta tan notables carencias que difícilmente es creíble en cuanto a su utilidad. No hace falta decir que desde los socialistas de Cataluña no deja de haber señales respecto a que entrar en las instituciones catalanas con el 155 puede ser como abrir la puerta a elefante en cacharrería, viéndose venir daños irreparables. Y éstos no son relativos sólo a la realidad catalana, sino al conjunto del Estado, para el cual la desembocadura de la corriente que le arrastra, y que sin altura de miras se incentiva, le lleva a un punto en que para salvarse no queda más que un proceso constituyente si en algún momento hay lucidez para sacar conclusiones de la facticidad insoslayable que supone un pacto constitucional ya insostenible.

No faltan, sino que abundan, quienes piensan que la argumentada crítica a cómo actúa el gobierno del PP y quienes le prestan incondicional apoyo supone una actitud condescendiente hacia el independentismo, los desafueros jurídicos apadrinados por Puigdemont, o por Forcadell al frente del parlamento catalán, o los errores de cálculo, calificables de grave irresponsabilidad, de los adalides de la secesión en cuanto a las repercusiones sociales y consecuencias económicas de su propia estrategia. Tanto tacticismo sin valoración de los efectos se ve sobrepasado por las fugas empresariales y las decisiones del poder financiero –ésas sí son las de la tan citada burguesía catalana--, así como resulta cuestionado por la escisión que se instala en el seno de un pueblo al que se invoca como demos, pero que ve cómo se le diluye esa condición en tanto se dejan de respetar los derechos de los ciudadanos a medida que se ahonda la realidad de una nación dividida. Así, pues, por parte de quienes propugnamos diálogo no hay tal ceguera inconsciente respecto a los errores culpables del independentismo.

Ocurre, con todo, que quienes abogamos, aun con mermadas esperanzas, por dicho diálogo como vía para empezar a hallar salida al grave conflicto en que estamos, somos calificados de “buenistas”, por el lado del constitucionalismo españolista, así como son tildados de “claudicantes” quienes propugnan otro tanto por el lado del soberanismo independentista. Parece que el choque de los nacionalismos –¡con él nos hemos topado cuando andábamos refutando a Huntington y su choque de civilizaciones!- no deja espacio para nada más que el promover el enfrentamiento pensando que uno de los polos va a ganar, a corto o a largo plazo. Lo que no se ve es el “idiotismo” de quienes se sitúa en su particular posición negándose no sólo a escuchar al otro, sino a ver la hierba que siegan bajo sus pies. A ello contribuye no reconocer, por una parte, que el Estado español, desde sus instancias de poder, incluyendo los dos partidos que se autopresentan como “de Estado”, se ha cerrado en banda a posibilitar una consulta legal en la que la ciudadanía catalana manifestara su voluntad política respecto a la relación de Cataluña con el Estado. Igualmente, por otra parte, también alimenta el desencuentro el no reconocer desde el independentismo los abusos respecto a procedimientos democráticos en los que se han visto involucrados, tanto en sede parlamentaria como en la pretensión de plena validez de un referéndum realizado sin condiciones objetivas en cuanto a requisitos indispensables para que fuera tal.

Cuando no se reconocen errores, en la situación en que estamos, difícilmente se puede avanzar para encontrar al menos un punto de aproximación entre posturas que se alejan hacia órbitas distintas, que funcionan con centros de gravedad dispares. El choque de nacionalismos lleva consigo un enfrentamiento de poderes: el poder constituido del Estado español y el poder constituyente de lo que se quiere que sea el Estado catalán, en el modo de república. Sin embargo, la misma sinrazón en que uno y otro se instalan hace que el poder constituido del Estado se vea erosionado, no sólo hacia fuera, sino también hacia dentro, lo cual se acentuará con una implementación del artículo 155 colisionando con el principio de legalidad al que sin descanso se apela. Y la sinrazón de lo que pretende ser poder constituyente de una nueva república se ve nutrida desde unas prácticas muy poco republicanas, las cuales no permiten ni articular una base social suficiente ni generar una construcción política legitimada para constituir una realidad política ex novo. El rupturismo a las bravas impide además hasta la simpatía internacional que sería indispensable.

El diálogo es imprescindible. Quien lo niega ha de decir hasta dónde está dispuesto a llegar con una fuerza que por el camino se irá mostrando con la dureza de un poder sin autoridad. Para dialogar ya sabemos que hay que empezar pactando los desacuerdos y abandonando el lenguaje del desprecio y la humillación si se quiere que el antagonista sea interlocutor. Ahora mismo, retomar la parte de solución que es un referéndum pactado, así como apuntar a la verdadera salida de un proceso constituyente para el Estado desde el reconocimiento explícito de las naciones políticas existentes en nuestra realidad, pasa por resolver lo inmediato, partiendo de que Puigdemont habla de elecciones constituyentes --¿de qué y cómo?-- y de que el gobierno habla de elecciones autonómicas --¿en qué condiciones y convocadas por quién?--. El pacto en torno a elecciones en Cataluña es la carta que quedaría para dejar a un lado las barajas trucadas. Y el camino de un abordaje civilizado del conflicto, si no queremos reducir incívicamente la civilización a mera piel de cordero de lobos impulsados por la querencia de un inhabitable y selvático estado de naturaleza. Pero, tras oír a ese pequeño gran timonel que es Rajoy, parece que las posibilidades de diálogo desaparecen en el horizonte de l negra borrasca que se nos viene encima.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

17 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Ana de Murcia

    Mire, señor Iñaki, le voy a decir la verdad: tengo ganas de llorar. Quizás esté equivocada, pero para mí lo importante es mi familia, mi hija, la salud de la gente a la que quiero, poder salir a la calle en libertad, tener unos servicios públicos de calidad y tener un trabajo digno. Para mí la dignidad es eso y me apena, me duele profundamente que en una sociedad mejorarle, pero donde se puede llevar a cabo un proyecto de vida feliz y en libertad, estemos enfrentados por estos asuntos mientras otros se ahogan en el mar tratando de llegar aquí. Quizás esté ciega y no vea lo importante que es la independencia para esta gente: ¿lo es tanto, que merece la pena enfrentarnos y gastar nuestras energías en esto? También tengo ganas de llorar por la pobre utilización de las palabras y los argumentos: votar, democracia, derecho a decidir, independencia, legitimidad, movimiento pacífico... Uno puede decir: quién es el Estado para decirme a mí que yo tengo que pagar impuestos, o para que yo haga la mili si soy antimilitar, o para que yo sea español por cojones, o para decirme cómo he de vestir o con quién me voy a acostar... Esta es la filosofía liberal: somos autónomos y decidimos lo que queremos... sin embargo, hay decisiones que afectan a terceros y quiebran la libertad de otros. Yo he de pagar impuestos porque aunque exista la propiedad privada, pertenezco a una comunidad con unas leyes y el territorio es simbólicamente de todos. Si yo tengo una empresa ubicada en mi propiedad privada pero contaminó el río y perjudico a las personas de río abajo, pues no soy totalmente libre de decidir, pues mi decisión afecta a otros. Si yo soy dueño de una multinacional ubicada en un territorio concreto, pero cuyo terreno es de mi propiedad y trabajan para mí 3000 personas, y de manera indirecta unas10 000 en empresas auxiliares, la decisión de deslocalizarla no puede depender sólo de mi y de los respectivos comités, pues dejaría en la calle a mucha gente. Pues imagínese una decisión como la independencia, con fronteras, familias mezcladas y requetemezcladas, con dependencias económicas por todos lados... Recuerdo cuando era pequeña y veía en la tele que habían asesinado a una persona para conseguir la independencia de Euskal Herria, y me preguntaba si merecía la pena que muriera gente por no hacer una cosa tan sencilla como es un referéndum. Había visitado con mis padres Donosti y quedé maravillada. Una de las zonas más ricas del mundo y, sin embargo, la gente odiaba y mataba al que no pensaba como había que pensar. Y me preguntaba cómo se había podido llegar ahí. Ahora, el independentismo catalán se refugia en el pacifismo para justificar sus peticiones, con lo que de manera implícita están diciendo: no hacemos como el independentismo etarra vasco. Están diciendo que eso estaba mal, de forma implícita. Sin embargo, también de manera implícita han justificado la violencia de ETA. Y en Cataluña hubo grupos terroristas que llevaron acciones violentas con muertes: ÉPOCA y TERRA LLIURE. Sólo hay que fijarse en donde ponen el foco de sus celebraciones: los recuerdos a Ernest Lluc y a las víctimas de Hipercor son multitudinarios, pero la celebración de una guerra de hace 300 años, manipulada hasta la saciedad para hacerla coincidir con la idea de "España contra Cataluña",y con un héroe legendario, Rafael Casanova, a malas penas es recordado. Si analizamos el discurso que prevalece: - Todo lo que sea pacífico es bueno per se y, además, legítimo. - Cualquier ideología que sea pacífica es buena per se y pacífica. - Lo que decida el"pueblo" está por encima de la ley Y eso tiene muchos matices y tomarlo de manera categórica es una falacia: 1. Yo puedo, junto con mis amigos, decidir ocupar su edificio, Iñaki, y de manera pacífica decidir que usted no debe ni va a vivir ahí. 2. Puedo, de manera pacífica, junto a la mitad de la población de mi ciudad, que los coches no van a circular en toda la semana porque vamos a hacer una sentada. 3. O puedo decidir, de manera pacífica, que ese grupo de personas que no piensa como yo no debe vivir aquí: les puedo negar el saludo, hacer que mis hijos no jueguen con los suyos, o marginarlos en determinados barrios. Y sin una pizca de violencia física. Y si la voluntad del pueblo prevaleciera sobre la ley, los ajustes de cuentas contra violadores, asesinos o "terroristas" estarían a la orden del día. Por cierto, los mossos ejecutaron a un hombre indefenso en medio de una viña porque era "terrorista". Los únicos que pusieron la voz en el cielo fueron los de la CUP. Si hubiera sido un supuesto etarra el susodicho, qué habría pasado. Yo también quiero la independencia, Iñaki. Quiero vivir en paz y tranquila, luchando porque haya unas leyes más justas y unas políticas más sociales. Sobre todo quiero que no haya violencia. Pero no por ello voy a legitimar discursos de cariz xenófobo, o discursos falaces que se alejan de la razón y el entendimiento necesario para convivir en paz. No creo que haya tanta prisa para la independencia y que merezca la pena dividir tanto a la sociedad y llegar hasta la violencia por unos deseos de una parte de la sociedad. Con esta política de "acción-reacción-acción" están jugando con fuego, y puede que les salga bien y consigan los porcentajes verdaderamente legitimadores, o nos lleven a un enfrentamiento civil y loco. Saludos cordiales

    Hace 3 años 11 meses

  2. satrapa

    pues a mi me parece que el PSOE esta dejando bastante clara su postura; llegados a este escenario lo mejor es dejarle a puigdemont la posibilidad de rectificar (hasta muchos recalcitrantes defensores del pruces aceptan la chapuza, ilegalidad y consecuencias), y si no, aplicacion de la ley para el caso, clarisimo por otra parte; el que quiera hace algo al margen del marco normativo puede hacerlo pero con sus consecuencias, y si se quiere cambiar el marco a buscar las mayorias y consensos, el espacio esta abierto.

    Hace 3 años 11 meses

  3. José Luís

    Tiene razón los chicos del 3% quieten dialogar sobre como hacerse independientes y que les paguemos la cama. Y claro, los españoles fachas (todos) pues parece que no están por la labor

    Hace 3 años 11 meses

  4. Iñaki

    Señora Ana de Murcia... Usted no hace ninguna reducción al absurdo, simplemente ridiculiza a los independentistas adjudicándoles esas afirmaciones sin contexto como su único argumentario. Eso, de ningún modo puede considerarse como un acercamiento serio a la comprensión del problema. Yo pido a los que dicen que el independentismo catalán lo ha hecho muy mal, que señalen el camino aceptable a seguir para que conseguir sus legítimos objetivos políticos. ¿Hay alguno para el nacionalismo español? Yo intuyo la respuesta, por eso me parece que el nacionalismo español (PPSOEC's) es profundamente antidemocrático.

    Hace 3 años 11 meses

  5. Ana de Murcia

    Aviam, senyor Joan Ginés. No visc a Múrcia ni sóc del PP. La selva lògica és aclaparadora: totes les persones que viuen a una regió són del partit polític gobernante. Seguramente parli català millor que vostè i no sóc oriünda de Catalunya. Vostè no argumenta gens ni mica. Com que no té res a veré en Jordi Pujol ámb tot el que està passant? Hace años denuncié en Murcia que el gobierno de la región gastara dinero en carteles de "Agua para todos" con dinero de todos y que colocaran esos carteles en bibliotecas, balcones de ayuntamientos y algún teatro. Es lo mismo que pasa en Cataluña: con dinero público se sufraga una campaña que favorece a una parte de la población. Y eso se llama"malversación"

    Hace 3 años 11 meses

  6. Al grano

    PSOE: Partido enemigo de la izquierda. Nada más que decir.

    Hace 3 años 11 meses

  7. Ana de Murcia

    Buenas tardes, señor Iñaki. Admitir como legítimo el independentismo no significa que sea legítimo todo lo que hagan los independentistas. Aunque podemos hacer una reducción al absurdo a ver hasta dónde llegamos: - Aceptamos que Vasconia y Cataluña son regiones colonizadas - Aceptamos que el pueblo de Cataluña y el de Vasconia son sólo quienes quieran los independentistas - Aceptamos que son regiones ricas por el buen hacer de sus gentes - Aceptamos que España no es una democracia y que tod@s l@s que digan esa palabra o busquen la unidad son fascistas - Aceptamos que la guerra civil fue una guerra de España contra Vasconia y Cataluña A ver dónde llegamos

    Hace 3 años 11 meses

  8. Alex

    Sr. Pérez Tapias, desde el independentismo se califica de "ilusos" (y no "claudicantes") a los que piden diálogo porque no son capaces de proponer ninguna manera en que este diálogo se pueda llevar a cabo. Porque el PP siempre ha dejado muy claro que diálogo siempre puede haber... pero sólo mientra no se toque ninguna coma de ninguna ley vigente. Es muy fácil pedir diálogo si a la vez no se ha de proponer como forzar al PP a que se siente a dialogar! Los independentistas somos conscientes de todo eso que Ud. dice que no queremos reconocer (que el referéndum no se hizo en condiciones normales, etc...) - pero después de todo lo vivido desde el 2003, no vemos otra manera de que cambien las cosas (sin que tengamos que esperar otros 30 años.) Si Ud. o los que piensan como Ud. son capaces de proponer maneras CONCRETAS y EFECTIVAS de solucionar el tema, claro que le escucharemos - y si funcionan incluso le pondremos un monumento! Y a modo de despedida, por favor recuerde que si el PP tiene la mayoría absoluta en el Senado es porque el PSOE se negó a hacer listas conjuntas con Podemos en las últimas legislativas - así que espero que entenderá que muchos veamos al PSOE como parte del problema, no parte de la solución... por lo menos de momento.

    Hace 3 años 11 meses

  9. Joan Ginés

    Ana der Murcia: En pocas líneas consigues dejar constancia de todas las mentiras que te han inoculado desde el PP y sus socios. ¿qué tendrá que ver Jordi Pujol con lo que está pasando. Y, disculpa, odio hacía nadie pero estamos aburridos ya de tanta estupidez y prejuicio hacia Catalunya. Por cierto ¿?qué tal en Murcia? ¿Os va bien con el PP?

    Hace 3 años 11 meses

  10. Iñaki

    Yo quisiera saber cuál es el camino que hubieran debido recorrer los independentistas para no ser señalados como corresponsables de lo que está pasando. Porque me parece que en este reparto asimétrico e injusto de las responsabilidades, lo que me parece que hay detrás es que a los independentistas se les condena por su independentismo. Todavía estoy por oír en España una voz que diga que ser independentista es legítimo, que sus aspiraciones políticas también lo son y que aceptaría que se viesen colmadas bajo unas determinadas condiciones. Mucha hipocresía veo desde el lado que incluso reniega del nacionalismo español.

    Hace 3 años 11 meses

  11. Ana de Murcia

    CiU no es de derechas, ni la familia Pujol y sus 23 años fomentando la educación concertada, la sanidad privada, y una xenofobia hacia todo lo que huela a español. ¿Se ha visto a una izquierda tan despistada y liberal (pues defender el derecho de autodeterminación o "a decidir" viene de una ideología liberal) que defiende unos privilegios fiscales para unas empresas cuyos líderes son convergentes y "dependen" totalmente del mercado español? ¿Se ha visto a algún empresario que insulte a sus clientes y dependa de ellos? ¿Si seguimos esa ideología liberal, con qué argumentos elaboramos leyes para obligar a pagar impuestos o a que no se deslocalicen las empresas? Señor filósofo, no da usted argumentos, al menos, de los que van al fondo del asunto.

    Hace 3 años 11 meses

  12. carne de inquisición

    Al Psoe se le lleva poniendo cara de Pasok mucho tiempo y con esto creo que se convertirán en indiferenciables, a nosotros se nos esta poniendo cara de sirios y a Felipe cara de Alfonso. Del Psoe hace tiempo que no me interesa nada, de Felipe nunca me ha interesado, de nosotros...bueno, de nosotros no se...veremos si como parece nos merecemos esto.

    Hace 3 años 11 meses

  13. andres 2

    Como mi tocayo, yo tampoco entiendo que hace usted en el partido de la susanita, periquillo, el felipillo (hermosura de hombre ! ... mas de derechas ....).

    Hace 3 años 11 meses

  14. Ana de Murcia

    ¡Delirante artículo y delirante realidad! ¿Y usted se dice decano y profesor de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada? ¿Cree que no hay xenofobia en el nacionalismo catalán? ¿Cree que una sociedad que convive con banderas por doquier desde hace años (no sólo de ahora) puede ser traer algo bueno? ¿Cree que se puede imponer por la fuerza de los hechos y saltándose todas las leyes una independencia que sólo representa a la mitad del electorado?

    Hace 3 años 11 meses

  15. Andrés.

    Fernández Tapias yo tampoco entiendo qué haces en ese partido.

    Hace 3 años 11 meses

  16. explorador

    Se está violando el 147 de la Constitución al anular el estatuto convocando elecciones ilegalmente. Y digo estatuto y no estatut, porque es un articul0 general y afecta a todas las comunidades. Es decir, nueva jurisprudencia: se podrán anular los estatutos a través del 155. Unidos Podemos, ¿esto no merece una ojeada por el TC?

    Hace 3 años 11 meses

  17. guillotine

    El P$0€ si tiene quién le escriba... R.I.P. P$0€

    Hace 3 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí