1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO LA COSA (VI)

Guía de la República de Rajastán

El Procesismo ha evidenciado que era un discurso antes que una política. Llegado al punto de conflicto definitivo lo elude, y vuelve a su zona de confort, que es electoral. Su apuesta por una DUI 'fake' era su apuesta eterna

Guillem Martínez Barcelona , 11/10/2017

<p>Puigdemont tras su declaración en el Parlament el 10 de octubre.</p>

Puigdemont tras su declaración en el Parlament el 10 de octubre.

Job Vermeulen / Parlament de Catalunya

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

1- Saludos desde el Parlament. No se cabe. Han habilitado tantas salas de prensa que esto parece los exámenes de septiembre en una facultad de periodismo. A mi lado, verbigracia, hay chorrocientos periodistas del mismo medio extranjero, que no entienden cat. Lo que indica un poco a lo que hemos venido. Hemos venido a no entender. 

2- Cuando el destino se estrecha, de manera que sólo caben en él dos posibilidades, no es preciso entender, sino ver, la forma más chorra de la comprensión. La lencería, por ejemplo, no se entiende, solo se ve, momento en el que, glups, se entiende. El destino hoy depara sólo dos posibilidades. Y alejadas de la planta de lencería. DUI efectiva o DUI fake. Mis apuestas son por la DUI fake. Desde hace unas horas, el Procesismo ya le ha puesto nombre y todo. Se trata de una DUI eslovena, en alusión a un territorio que proclamó su indepe, pero que la aparcó unos días para negociar su efectividad y que no doliera. En aquellos momentos --el fin de la Guerra Fría-- era posible. Se había amortizado Yugoslavia, y había Estados UE dispuestos a mediar para que la cosa fuera rapidita y hacer negocios. No es --no se pierdan el punto 15-- el caso de hoy. Una chica eslovena me dice, por otra parte, que la DUI eslovena "fue la prrrrimerrrrra batalla de una guerrrrrra que se ganó de chirrrrripa, tras una buena preparrrrración estrrrrratégica y militarrrr". De toda esa frase, la única palabra aplicable al caso cat es el palabro "chirrrripa". 

3- DUI efectiva consiste en apostar para que el nuevo Estado asuma el control sobre población y territorio. Es decir, un pitote. El 40% de la población --o el 40% de ese 40%; no está claro que una población a la que se le ha dicho que esto sería divertido, épico y plis-plas, y que hasta el Banc de Sabadell regalaría sartenes, se dejara romper la crisma por Piolín--. La DUI fake consiste en el raje. En simular una DUI, volver a la cosa procesista, y simular acciones, avances, pasión democracia y tensiones frente a un Estado inamovible. Todo ello mientras se aplica, como en todo el Sur, la austeridad. La guasa del asunto es que para un Estado inamovible cualquiera de las dos DUI serían interpretadas como una DUI. Y así se le comunicaría a Piolín, que está que se sale. Si preparas una guerra, en fin, no la puedes suspender por chorradas como que no se encuentren armas de destrucción masiva.

4- Tras el discurso del rey --representante de la única familia real occidental que no sólo no se exilió en Inglaterra, sino que no tuvo que hacerlo--, el paisaje de violencia estaba, en ese sentido, comunicado. Era un "ya no puedo volverme atrás", por hacer un chiste en todo esto. Las horas anteriores a lo de hoy, desde el entorno PP se ha ido dibujando lo que podría ocurrir. Aplicación del 155 --una imagen poética; el 155 no existe, sólo sirve para comunicar que el Estado va a por todas--, y posible ilegalización de partidos políticos. En Euskadi, la aplicación continuada y cotidiana de ese 155 que no es necesario aplicar, y la ilegalización de partidos y medios, les funcionó. Y parecen estar orgullosos. El Estado cree --aún lo cree--, que esa forma de ganar en Guatemala es exportable a Vietnam.

5- Bueno. Empieza la sesión. Al momento, se interrumpe. Puigdemont pide reunirse con JxS y CUP. Hala. A tomar por saco la sesión. De un tiempo acá, las sesiones del Parlament son más inestables y discontinuas que el cargo de entrenador del Atlético durante la era Gil.

6- La interrupción dura una hora. Esa hora se llena de rumores sobre el hecho de que una potencia planetaria --los Klingon-- ha propuesto mediar --que no se pierdan el punto 15-- con el Estado. El Estado, por otra parte, nunca aceptará una mediación. Está por ver si acepta dialogar. La dilación, esta reunión a puerta cerrada, se interpreta como un indicio de raje. Si sobre la mesa había una DUI fake, ahora hay, posiblemente, una DUI Festival-del-Humor size. Está por ver, glups, si el Gobierno pilla el chiste.

8- Hola. Ahora estoy haciendo trampa. Son varias horas después. No se ha podido aún reconstruir esa reunión secreta. Pero se sabe a trazos generales de lo que se ha hablado. Se ha hablado de Piolín. Piolín ha pesado más que cualquier otro de los posibles fenómenos que se avecinaban. Puigemont, en efecto, ha recibido una nota de un contacto europeo. No es un compromiso de mediación. Es todo lo contrario. Una invitación a frenar la Cosa. La ha escrito Donald Tusk, presidente del Consejo de Europa y miembro de una minoría polaca --los casubos; los alemanes y los soviéticos les dan para el pelo en El tambor de hojalata; Europa es una peli de terror; aún hoy--. Enric Juliana, en La Vanguardia, reproduce esa nota --he puesto en negrita la lógica interna del mensaje; es un mensaje que habla de brutalidad--: “Me dirijo a usted no sólo como presidente del Consejo Europeo, sino como alguien que cree firmemente en la divisa de la Unión Europea, ‘unidos en la diversidad’, como miembro de una minoría étnica, como regionalista, y como un hombre que sabe lo que se siente al ser golpeado con una porra. Le he pedido al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, que busque una solución al problema sin recurrir a la fuerza, porque la fuerza de los argumentos es mejor que el argumento de la fuerza. Hoy, señor Puigdemont, le pido que respete el orden constitucional y no anuncie una decisión que haga ese diálogo imposible. La diversidad no debería conllevar conflictos cuyas consecuencias serían obviamente muy malas para Catalunya, España y toda Europa”.

9- Es importante saber, por tanto, que se ha aplazado una presumible DUI fake --una vuelta al Procesismo, un aplazamiento que hubiera hecho feliz a cualquier gobierno europeo, salvo, snif, a uno-- por una porra. Es decir, por miles de ellas. El Estado, en todo este conflicto, ha participado aportando vía penal y violencia. Y le ha funcionado. Pero no del todo. Quizás --sólo el tiempo lo dirá-- ha fracasado absolutamente. Una autoridad europea ha ejercido, por ejemplo, el rol que tenía que haber ejercido el Jefe del Estado local. Es decir, una autoridad ha puenteado al rey, ese rol moderador y arbitral que fija esa Consti que hace aguas, también en ese tramo. Ha quedado claro que el discurso del rey, que tan gratamente impresionó a los medios locales --los puso palotes, vamos--, no sólo no es exportable, sino que ha horrorizado al exterior. El Estado, en defensa ciega de lo que queda de su soberanía, ha evidenciado, además, que no tiene tanta. Como en Yugoslavia --y esto es serio-- la propuesta y la posible solución, a falta de otro emisor, ha llegado de fuera.

10- Sí, el Procesismo ha evidenciado que era un discurso antes que una política. Llegado al punto de conflicto definitivo, lo elude, y vuelve a su zona de confort, que es electoral, básicamente. Su apuesta por una DUI fake era su apuesta eterna. Conseguir algo con lo que negociar con el Estado otra cosa diferente a la que defendida en cat --reconocimiento nacional, financiación; parece ser que el grueso de JxS ven lejana, de sí mismos, otra cosa--. Y, sobre todo, conseguir una máquina perfecta de movilización electoral y folclórica --más dada a ocupar las calles hasta que se les pida que se vayan a casa, que a ocupar aeropuertos--. Pero el Procesismo, a diferencia del Estado, puede permitirse esos rajes/derrotas. Pierde menos con ellos. Y, a través de la propaganda, puede explicarlos como victorias.

11- Hola. Vuelvo a estar en el Parlament. Vuelven los dipus al hemiciclo. Los de la CUP, más moscas que un pavo en navidades. Puigdemont inicia su discurso. Pas mal. Le queda de estadista --luego leo que, en parte, recoge la lógica de la DUI que estaba prevista, y que se hará pública unas horas después. Habla de pueblo/Zzzzz. Pero lo amplía no sólo al consumidor procesista, sino al consumidor de la mani del domingo, y al consumidor que no se sabe lo que ha consumido durante toda esta movida. Plantea el conflicto cat como consecuencia del desastre del Estatut. Plantea la necesidad de negociar con el Estado. Habla de la contribución de Cat --y, me temo, CDC-- a la democracia esp --es decir, a la monarquía--. Habla de humillación. Condensa las demandas en diálogo y referéndum, que no en indepe. Explica que se han realizado 18 peticiones de referéndum al Estado. Alude a la represión del 1O. Da --con un par-- como efectivo ese referéndum, que no entiende como protesta, sino --con otro par-- como un referéndum. En aplicación de la Llei del Referèndum -que no se ha cumplido en ninguno de sus tramos; algo, por otra parte, normal, en una protesta duramente reprimida, pero en absoluto normal en un referéndum--, proclama la indepe y luego va y la aplaza. Finaliza explicando que lo que ha hecho es un "gesto de responsabilidad y generosidad". Frase-coletilla, snif, de las izquierdas desde hace 1000 años.

12- La República Catalana ha durado --según Wikipedia-- 8 segundos. Esos 8 segundos son, tal vez, lo que duró la República Catalana en el siglo XVII, en 1931 o en 1934, si traducimos la duración de todas ellas al siglo XXI. ¿Es importante que se haya proclamado? No lo sé. En todo caso, no tiene efectos jurídicos. Pero sí --Esp es una joya-- penales. Un señor en un atrio no puede proclamar y aplazar una República --o sí; yo lo he hecho varias veces en la ducha; relaja--. Pero algo me dice que tendrá consecuencias. De hecho, tres asociaciones de fiscales ya han anunciado que esto es delito. Nueve de de cada 10 dentistas recomiendan chicle sin azúcar y, al parecer, nueve de cada diez fiscales recomiendan lo contrario.

13- ¿Qué ha hecho Puigdemont? Básicamente, Procesismo. El de toda la vida. Pero una obra barroca, como el Procesismo, no es estable. Ha incorporado más inputs al canon procesista.

14- Verbigracia, no ha hablado para el Estado --que, como no espabile, puede ser la parte ruidosa y anecdótica del conflicto--. Ha hablado para Europa. Lo que es un cambio de matiz. Bueno, el cambio de matiz es que Europa te escuche, que es, creo, lo que ha pasado. Ha vertido a Europa el canon del conflicto cat. Que lo ha comprado. Los corresponsales, de hecho, escriben en tiempo real, por lo que veo, que no se ha hecho DUI alguna, sino un paso atrás para pedir diálogo --de hecho, es lo que ha pasado--. Con una diferencia. Sólo Puigdemont y el público nativo saben que ese diálogo no se producirá. Sí, es incomprensible para Europa y para varias generaciones esp. Pero parece ser así.

15- Hola. Soy el famoso punto 15, del que todo el mundo habla en este artículo. He venido al mundo para ponderarles que, por otra parte, lo de Puigdemont ha sido un raje absoluto. Se ha rajado de un conflicto. Que en esta ocasión pudiera haber sido muy elaborado. Me dicen regiones conflictivas del Procesismo --minoritarias, creo; confío en lo que me dicen, en este caso--, que tras el único movimiento efectivo del Procesismo en 5 años --desobedecer, convocar un referéndum--, está última semana ha habido movimientos diplomáticos que tenían que cristalizar a través de una DUI medianamente seria. No creo que hubiera oportunidades culturales para ella, pero de haberse hecho, por primera vez había pequeños Estados UE dispuestos a reconocer el Estado Cat --a cambio, lo dicho, de una seriedad que no se ha producido--. Y un elenco de Estados gansos dispuestos a formar una mesa de diálogo Esp-Cat. No tanto para reconocer y pactar la indepe, sino para, todo lo contrario, negociar una solución Ante la violencia vertida. Supongo que una solución federal, algo más asumible para el Procesismo. El raje Puigdemont ante todo esto indica que, en una o dos generaciones de líderes --recordemos que un líder lloró con las primeras detenciones de hace dos semanas, y otro tuvo una crisis de ansiedad; no se creían que el Estado les hiciera nada; es decir, o creían estar haciendo nada--, puede no haber raje si no se ofrecen soluciones. Puede llegar, pronto, en fin, un momento Conflicto, antes lo evitaba, ahora lo busco

16- Paisaje después de la batalla. La Gene no tiene ningún conflicto. En el momento del raje, el público concentrado en un independódromo improvisado en la calle --un indicio de que tenían previsto otro tipo de raje, más épico--, con pantallas y tal, cayó en la depresión. Duró poco. Las cuentas de twitter peronistas transmitieron victoria en breve. Con total éxito, como siempre. Tras la sesión hablé con procesistas. Eufóricos. Indepe en 15 días. Prorrogables a otros 15. Y a otros 15. Y a otros 15. Y a otros 15. 

17- Tras la sesión, hubo el momento Procesista un millón, lo que indica la estabilidad de esa máquina de aplazar máquinas. Los chicos y chicas de JxS y CUP, fuera del hemiciclo, firmaron la declaración de indepe prevista, sin su aplazamiento. Todo ello aplazado una hora antes de la sesión. Creando un día histórico para consumo interno. Sin trascendencia real. Estamos a dos días históricos de ser Jerusalén, ese otro mal rollo.

18- El Gobierno sigue teniendo un conflicto. Lo puede solucionar como todo en los últimos 40 años. Editoriales, unidad de todos los demócratas, el rey diciendo chorradas que luego salen en Informe Semanal. O puede solucionarlo. El conflicto ya es con Europa, que no puede asumir inestabilidad estructural --es decir, impago de deuda y aumento del precio de la deuda-- en un Estado. El Gobierno tiene --tendría, vamos-- que abrir el melón. Antes de que se lo abran. Si Piolín picotea, se lo pueden abrir antes. Es necesario diálogo, en fin. Algo improbable desde su cultura. Ayer, por ejemplo, C's y PP se comportaron en el hemiciclo como si Puigdemont hubiera proclamado la indepe. En modo cruzada.

19- Importante. Puigdemont fijó ayer que el tema no es la indepe, sino el referéndum. No se puede acceder a esa solución, tan relajada, sin PSOE. Si bien Iceta, un tipo listo, participó desdramatizando la Cosa --no vio ni DUI ni desDUI, viendo en ello oportunidad de acuerdo--, ni el PSOE ni Pedro Sánchez emitieron. Ya no se puede emitir sin hablar, como mínimo, de referéndum, proceso constituyente, federación. 

20- Esto es una crisis de Régimen, negada por los grandes partidos del Régimen, y disimulada por el gran partido del Régimen en Cat. Los grandes partidos no la ven. No pueden verla, o morirían. El Procés no puede apoyarse en ella. Necesita liderar en un territorio, no ampliar el conflicto.

21- La CUP dice que abandona su actividad parlamentaria. El Govern no podrá aprobar leyes tranquilamente --hace tiempo que no lo hace--. Pero puede seguir en minoría, gestionando la Cosa, el Procés o como se llame. Un Gobierno, en fin, puede existir sólo con propaganda. Esa es la gran lección del Procés. Sólo necesita medios de comunicación. Los tiene. En breve --o no; cuando quiera, vamos-- convocará elecciones. Las ganará por goleada, supongo. Si bien nunca superará el 50%, a menos que haya un crimen organizado. En breve el Estado --y su ocurrencia de solucionar la cosa por la vía penal-- empezará a ajustar cuentas por lo del referéndum. Penas altas de prisión, recuerden. El Procés se pondrá como un chaval.

22- Piolín, ayer, durante 8 segundos, estuvo cerca del cortocircuito. Posiblemente se los pasó subiendo y bajando del barco con la porra.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Eslovena

    Soy la chica eslovena del punto 2 y quiero matizar algunas cosas. Hay ciertos paralelismos entre la situación actual aquí y la de Yugoslavia entonces, sí. Igual que entonces, el quid de la cuestión no es quién maneja la barca sino cómo se maneja , o mejor dicho, cómo se quiere manejar. Y no me gusta nada que se quiera hacer creer al “pueblo” que cambiar el rumbo es tan fácil como izar una bandera. Personalmente, lo que me importa es como me gobiernan y no quien lo hace. Pero de esto habla Martínez mucho mejor que yo, allí le dejo el hueso. Voy a lo mío. Diferencia nº1: Yugoslavia era un país raro. Un país gobernado por el partido comunista, pero que no formaba parte del bloque soviético. Tenía su razón de ser mientras existía el telón de acero, pero al caer el muro de Berlín a nadie le interesaba tener una anomalía política en Europa. Diferencia nº2: La República de Eslovenia era un estado de la federación, así que disponía de los medios necesarios para organizar un referéndum con todas las garantías. En el referéndum votó más del 90% de la población censada y más del 90% de los votantes optó por el sí. Hubo manipulación, por supuesto, pero no se votaba por una bandera sino por otra manera de gobernar. Diferencia nº3: Meses antes del referéndum el gobierno de Eslovenia ya iba preparándose para lo que se le venía encima, muy consciente de que la cosa no iba a ser presentar los resultados del referéndum y sentarse a negociar con el gobierno central. Era una preparación a nivel diplomático – buscando apoyos que ya existían pero no se declaraban públicamente - y sobretodo militar, armando y preparando la defensa territorial para el enfrentamiento con el ejército federal. La independencia se suspendió para intentar negociar y a la vez ultimar el plan B, el militar. Diferencia nº4 (o eso espero): Hubo guerra. Duró 10 días y hubo 74 muertos (12 de ellos civiles). Puede parecer insignificante si no te ha tocado, claro. La guerra no la ganó ningún bando, pero el ejército federal se retiró. Y no fue por supremacía eslovena, sino simplemente porque tenía otras batallas que lidiar. Y entonces sí se armó la gorda. Esa es “la vía eslovena” que se nos está poniendo de ejemplo aquí y ahora, obviando su parte dramática. Yo paso. Si a alguien le interesa el tema, aquí os dejo el enlace en la versión en inglés. Existe en castellano, pero con muchos errores. https://en.wikipedia.org/wiki/Ten-Day_War

    Hace 4 años

  2. Eslovena

    Soy la chica eslovena del punto 2 y quiero matizar algunas cosas. Hay ciertos paralelismos entre la situación actual aquí y la de Yugoslavia entonces, sí. Igual que entonces, el quid de la cuestión no es quién maneja la barca sino cómo se maneja , o mejor dicho, cómo se quiere manejar. Y no me gusta nada que se quiera hacer creer al “pueblo” que cambiar el rumbo es tan fácil como izar una bandera. Personalmente, lo que me importa es como me gobiernan y no quien lo hace. Pero de esto habla Martínez mucho mejor que yo, allí le dejo el hueso. Voy a lo mío. Diferencia nº1: Yugoslavia era un país raro. Un país gobernado por el partido comunista, pero que no formaba parte del bloque soviético. Tenía su razón de ser mientras existía el telón de acero, pero al caer el muro de Berlín a nadie le interesaba tener una anomalía política en Europa. Diferencia nº2: La República de Eslovenia era un estado de la federación, así que disponía de los medios necesarios para organizar un referéndum con todas las garantías. En el referéndum votó más del 90% de la población censada y más del 90% de los votantes optó por el sí. Hubo manipulación, por supuesto, pero no se votaba por una bandera sino por otra manera de gobernar. Diferencia nº3: Meses antes del referéndum el gobierno de Eslovenia ya iba preparándose para lo que se le venía encima, muy consciente de que la cosa no iba a ser presentar los resultados del referéndum y sentarse a negociar con el gobierno central. Era una preparación a nivel diplomático – buscando apoyos que ya existían pero no se declaraban públicamente - y sobretodo militar, armando y preparando la defensa territorial para el enfrentamiento con el ejército federal. La independencia se suspendió para intentar negociar y a la vez ultimar el plan B, el militar. Diferencia nº4 (o eso espero): Hubo guerra. Duró 10 días y hubo 74 muertos (12 de ellos civiles). Puede parecer insignificante si no te ha tocado, claro. La guerra no la ganó ningún bando, pero el ejército federal se retiró. Y no fue por supremacía eslovena, sino simplemente porque tenía otras batallas que lidiar. Y entonces sí se armó la gorda. Esa es “la vía eslovena” que se nos está poniendo de ejemplo aquí y ahora, obviando su parte dramática. Yo paso. Si a alguien le interesa el tema, aquí os dejo el enlace en la versión en inglés. Existe en castellano, pero con muchos errores. https://en.wikipedia.org/wiki/Ten-Day_War

    Hace 4 años

  3. pepa

    A mí también, Jorge. Y no solo humor; un montón de horas de trabajo, un estilo personalísimo y sobredosis de paciencia. Gracias, de nuevo, Guillem M.

    Hace 4 años

  4. pepa

    ¿En serio son los periodistas quienes tienen que aportar soluciones, empíricas o de las otras? ¿No será que nos estamos todos/as rajando encima?¿No resulta preocupante que no exista una cultura social que exija a los políticos que hagan su trabajo?¿Para cuándo exigir a la banca la devolución del rescate? ¿En qué momento van a solucionar las desigualdades, de todo tipo, que ellos mismos han alimentado detrás de las banderas? ¿Porqué se dedican a transitar de lo abstracto (bandera, símbolos, patria...) a lo concreto (pan), sin llegar apenas a lo concreto? De toda esta cosa chapapótica que nos obligan a soportar sólo me alegra el hecho de que los estemos viendo a todos en pelotas. Ah, y también que el bilingüismo se está dando un baño de masas; Bien!

    Hace 4 años

  5. Jorge

    Pues a mi me ha parecido ponerle un poco de humor a la descripción de una sesión tan marxista (por Groucho) como la que vivimos sumidos en la tensión del momento.

    Hace 4 años

  6. xavix

    Muy gracioso, Guillem Bueno, creo que es lo que intenta Aunque a mi, la verdad es que más bien me cabrea No hace Ud ninguna referencia a los protagonistas de la historia A los millones de catalanes que estamos hasta las pelotas de que nos chuleen Y le digo más: vamos a liberarnos de estos grandes de españa que nos tienen secuestrados, cueste lo que cueste Aunque nos hayamos de echar al monte y liarla parda, todos estos hidalgos y de sus madres, van a pagar caro lo que están haciendo A ver si dedica Ud. algun artículo a analizar la verdadera situación y a proponer soluciones reales, soportadas en argumentos empíricos. Con cifras y taquigrafos Sin tanta comedia, que con las cosas de comer no se juega, Guillem

    Hace 4 años

  7. CeX

    Finalmente se aclara todo. Los pecados capitales de la Constitución española se resumen en tres: 1. Estado de las autonomías, generando desigualdades, cuando lo que funciona en España es un estado centralizado, como el francés. La situación actual propicia que se viole el principio de igualdad constitucional y que se pueda legislar y adoctrinar en la escuela y medios de comunicación subvencionados en contra de España en las regiones. 2. Demonización de la derecha, cuando la historia de la humanidad demuestra que es lo único que funciona, siendo lo menos malo un sistema capitalista con pinceladas comunistas, que es el estado del bienestar. La situación actual propicia que los dos grandes partidos no puedan pactar (sobre todo la izquierda con la derecha) porque el otro es malo por definición. 3. Fracaso estrepitoso del sistema educativo, que no potencia los valores históricos y actuales de España, con un único idioma oficial. La situación actual propicia el cainismo y desprecio de nosotros mismos y el odio de unos contra otros. La solución es muy fácil: 1. Abolición del estado autonómico. Instauración de un estado centralizado con un solo parlamento legislativo. 2. Educación común para todo el país en un único idioma común, que es el español y explicando claramente la historia de la humanidad que demuestra que la extrema izquierda siempre ha arruinado a los países donde se ha instaurado, con los mayores crímenes contra la humanidad. 3. Potenciación de los valores históricos y actuales de España a todos los niveles (escuela, medios de comunicación, etc).

    Hace 4 años

  8. JAR

    El articulista no se puede acostar en la cama porque se le aplasta el ego

    Hace 4 años

  9. Heliodoro

    Comentarios como éste que no llega al nivel mínimo que se puede tener en un bar después de varias cervezas pero haciéndose el graciosillo demuestra que el principal problema tanto de España, como de Catalunya/Cataluña es que se pueda publicar sin sonrojo comentarios de este ínfimo nivel, repito, de conversación de beodos. Espero que paguen poco. Claro que en este país tenemos un registrador de la propiedad que parece bobo y vago y algunos profesores universitarios que no aprobarían los primeros cursos de ninguna facultad extranjera de prestigio.

    Hace 4 años

  10. Feministo

    oh, arreglado :-)

    Hace 4 años

  11. Feministo

    te faltan 16 y 17, ¿cláusulas ocultas?

    Hace 4 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí