1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Jordi Graupera / Investigador Postdoctoral y escritor

“La gente sabe que irse será difícil y costoso. Pero está diciendo que el coste de quedarse es superior”

Antonio Ruiz Capilla 4/10/2017

<p>Jordi Graupera en una imagen reciente. </p>

Jordi Graupera en una imagen reciente. 

http://jordigraupera.cat/

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Jordi Graupera (1981), investigador postdoctoral en la Universidad de Princeton en el área de Filosofía Política, y analista en numerosos medios de comunicación catalanes y españoles, es la gran esperanza del independentismo catalán post78. De él se ha dicho en múltiples ocasiones que será algún día presidente de Cataluña. En esta entrevista, realizada unas horas antes del 1 de octubre, responde algunos interrogantes acerca de la crisis de Estado, los costes de la hipotética independencia y la imposibilidad de reformar España.

Su tesis doctoral trata la figura de Richard Rorty, ¿qué tiene el independentismo catalán de contingencia, qué de ironía y qué de solidaridad?

Primero, mi tesis doctoral no es sobre Richard Rorty, mi tesis doctoral interactúa o dialoga con la obra de Richard Rorty, pero no es sobre él. Lo que tiene de contingencia, bueno… El independentismo es plural, para empezar, entonces hay de todo. Como en todos los países normales, hay gente que es más esencialista, más pragmática, gente que es más utilitarista y gente más liberal. Rorty sostiene que, en el mundo contemporáneo, sabiendo lo que sabemos de los límites de la razón, es más bien imposible sostener discursos que apelan a la superioridad de uno sobre otro, y que las únicas preguntas razonables que nos podemos hacer son preguntas sobre cómo las consecuencias de nuestras acciones políticas hacen posible la disminución de la crueldad. El movimiento independentista catalán ha puesto un énfasis muy claro en la cuestión de las garantías políticas, en la carencia de garantías de los pactos con el Estado, y en que los consensos internos de la sociedad catalana van a ser respetados; no tienen garantías porque a menudo el discurso de la mayoría del Estado frente a una minoría territorializada se autodefine como superior, defendiendo un fin último y negando la diversidad que compone su legitimidad.

Yo no sostengo una imagen esencialista de Cataluña ni sobre ninguna nación. Creo que las naciones son constructos humanos, políticos, culturales, que expresan o decantan situaciones históricas anteriores y que no necesariamente todas las naciones deben tener un estado ni todos los estados deben ser uninacionales, sino que creo en distintas formas de organización en distintos niveles, desde lo municipal hasta lo transnacional. En este contexto, vista la historia de España, que es una contingencia, que es algo que nos ha tocado y que no es ni bueno ni malo, es lo que se tiene y es diacrónico; al ser histórico es contingente, no hay una verdad de fondo ni en Cataluña ni en España, sino que se desarrolla en la historia.

¿Entonces?

Entonces, en el contexto histórico que nos ha tocado vivir se dan dos circunstancias: la primera es que la relación entre Cataluña y España es desigual, no hay garantías políticas de discriminación frente a la mayoría; tenemos intereses distintos, quizá por la decantación histórica, sin que ninguno de ellos pueda decir que es intrínsecamente superior al otro y, finalmente, se da la circunstancia de que en el mundo contemporáneo, en la Europa occidental y en España en particular, las formas de conseguir la unanimidad y la uniformidad de los estados que los fundaron, es decir, la invención de la pólvora, la normalización del cañón, en general, el uso de los ejércitos de masas propios de Europa después de la Revolución Francesa, ha dejado de tener sentido. Y las desventajas de vivir en un país pequeño y no pertenecer a un estado grande también han desaparecido. Con lo cual, se dan estas dos tendencias: la carencia de haber resuelto el problema histórico en España sigue en pie y la oportunidad democrática que la contingencia de nuestra historia nos permite.

Esto tiene un punto de ironía porque está basado en una idea básica de empatía, de no tomarse muy en serio a uno mismo y de entender que la historia es la que es y que los estados aparecen y desaparecen.

Y tiene un punto de solidaridad porque reclama un trato entre iguales, reclama la idea de que en una relación desigual sufren igualmente amo y esclavo, en terminología hegeliana y, por consiguiente, la liberación de la realidad nacional catalana o de la nación catalana o del estado catalán, en realidad es una liberación que tiene un impacto a todos los niveles y también en España, luego es un acto de solidaridad.

Hace algunos días, Julian Assange expresó que tanto la mentalidad como las élites del franquismo permanecían en la España actual. Usted citó el tuit diciendo “Es el puto amo”, luego entiendo que lo suscribe.

Sí, uno puede estar de acuerdo o en desacuerdo con esta afirmación, pero no es una afirmación habitual desde gente que mira la historia de España desde fuera y no es experto. Y esto hay que ser muy refinado para ver que no se trata de que el franquismo haya sobrevivido en tanto que franquismo, ni se trata de decir que España no es una democracia o que España es todavía franquista o que la población es franquista o que la cultura es franquista, ésos son discursos banales. Ahora, él lo que sostiene es que la mentalidad franquista que es una mentalidad castellanocéntrica, que es una mentalidad del Real Madrid, una mentalidad de unas familias que son el resultado histórico de la mezcla entre la aristocracia y los grandes funcionarios del Estado, es algo que se ha perpetuado en lugares clave. Esto es clarísimo, por ejemplo, en el departamento de Exteriores del Gobierno de España, en la carrera diplomática podemos ver sucesiones de nombres que no sólo llegan al franquismo, sino que en realidad llegan hasta el siglo XIX y se podrían ir estirando e ir armando familias. Esto es verdad también respecto a los ministros de los gobiernos del Partido Popular, que muchos de ellos son altos funcionarios del Estado que provienen de familias con relaciones con el franquismo. Y lo vemos, por ejemplo, en las relaciones entre ciertos jueces que llegan a la cima de la magistratura y que tienen hermanos y primos que o son herederos del franquismo o vienen participando de la extrema derecha española. Lo vemos en discursos de fondo que atraviesan la historia, discursos protofalangistas sobre falsas ideas de solidaridad o falsas ideas de unidad nacional, o en la negación de la diferencia cultural que hay en España. Esto es verdad, y que Julian Assange sea capaz de refinarlo, de no decir una cosa banal sino de decir que existe una mentalidad franquista que ha pervivido en democracia, que esto creo que lo vemos todos, en lugares clave del Estado, eso está muy bien visto.

¿Considera ilegales todas y cada una de las actuaciones del Estado para detener el referéndum, tal y como expresa Maria Vila en un mensaje que usted comparte en Twitter?

Todas y cada una no lo sé porque no las conozco todas. 

Es literal. 

Ya, ya, pero no las conozco todas. Todo lo que hemos visto, las actuaciones de los jueces, las actuaciones de los fiscales y la actuación de la Guardia Civil son… A ver, vamos a decir dos cosas: la primera es que, en general, la respuesta de España a la apelación al derecho a la autodeterminación de Cataluña es una respuesta errónea conforme al propio ordenamiento jurídico español.

Bien, ¿es errónea o ilegal?

Bueno, cuando tú tienes una región que según la Constitución es una nacionalidad, que tiene un Parlamento que además cuenta con una legitimidad surgida anteriormente de la Constitución y que, por tanto, está reconocida como minoría cultural en la Constitución. Cuando este Parlamento apela a su derecho a la autodeterminación en respuesta a lo que el propio Parlamento cree que es una discriminación, con esto se puede estar de acuerdo o se puede estar en desacuerdo, pero la respuesta nunca puede ser “la Constitución no lo permite”; primero, porque no es verdad y segundo, porque, aunque fuera verdad, la Constitución ha pasado a ser parte del contencioso y no el global del contencioso. Cuando una región te apela al derecho a la autodeterminación externa te está diciendo que en tu Constitución existe un mecanismo que deja a esa minoría indefensa y, por tanto, el último remedio es la autodeterminación. Pero, insisto, esto no significa que tengas que garantizar ese derecho ni significa que tengas que estar de acuerdo con ese derecho, lo que significa es que tu respuesta no puede ser que no cabe en la Constitución.

Dicho esto, las actuaciones que de aquí se derivan provienen de las resoluciones del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y del Tribunal Constitucional, resoluciones que ya en sí mismas son de dudosa pulcritud jurídica, esto lo han dicho magistrados que son poco sospechosos...

Supongo que se refiere a Martín Pallín, fiscal y magistrado emérito del Tribunal Supremo, única voz que ha tomado esa senda.

Pero no sólo, es que la traducción de esto a las actuaciones de la Fiscalía  no sólo no quedan insertas en la ya defectuosa resolución de los tribunales, sino que además acarrean vulneraciones de los derechos civiles y políticos fundamentales. Y nombro la libertad de expresión e información, la libertad de reunión y asociación, el secreto de las comunicaciones… Esto se ha vulnerado sistemáticamente de manera arbitraria tanto por la Policía como por la Guardia Civil, que por ejemplo cerró la web que yo hice con unos amigos (empaperem.cat) para que la gente pudiera descargarse carteles privadamente y colgarlos donde quisiera; esto claramente es una expresión de pluralismo político y de libertad de expresión, y la Policía sin orden judicial decidió cerrar esta web preventivamente, para mí prevaricando claramente, y por eso anuncié hace unos días que me querellaría contra la Guardia Civil por vulnerar mis derechos. Lo mismo pasa con las detenciones; las que hubo el miércoles pasado no han sido ordenadas por el juez, el juez lo que ordenó fue un registro y no había una orden de arresto, pero la Policía arbitrariamente o siguiendo órdenes del gobierno o del Fiscal Morales decidió detener y mantener incomunicadas varias horas, sin avisar a sus abogados de dónde estaban, a ciertas personas, servidores públicos del Estado --porque la Generalitat es parte del Estado--, vulnerando sus derechos, haciéndoles declarar sin garantías y, en general, mostrando que han estado bajo vigilancia sin que hayamos visto una orden judicial, porque es secreto de sumario, sobre si esta vigilancia está garantizada o no por las leyes. Esto está pasando en España hoy, cuando se prohibieron los actos de Madrid o los actos del País Vasco de Anna Gabriel o los actos de L´Hospitalet... Estamos hablando de claras violaciones de los derechos fundamentales y civiles. Esto para mí es la estrategia del miedo, una estrategia que demuestra que el problema que tiene España no es el Partido Popular o Mariano Rajoy...

Ésta sería la tesis de Podemos y los Comunes.

Sí. A ti te puede pasar que tu país escoja a un tipo autoritario, esto pasa a menudo en la historia y a Estados Unidos le ha pasado con Trump. Lo que diferencia a un país democrático de calidad de uno que no lo es no es que la gente escoja o no a un autoritario, lo que lo determina es la calidad de las instituciones que son capaces de resistir a ese autoritarismo, y lo que está pasando hoy es algo muy grave y muy triste para España. Por un lado, tenemos un tipo autoritario que está respondiendo con represión y vulneración de derechos fundamentales; y el Estado en lugar de frenarlo, colabora; colabora prevaricando con entusiasmo. Estos días, la gente de Cataluña está saliendo a defender su democracia, la gente de Cataluña está ocupando los colegios, se está organizando. ¿Dónde están los españoles que deberían estar protegiendo la suya mientras una panda de ladrones, una panda de corruptos y prevaricadores están utilizando todos los poderes del Estado para reprimir las libertades?

Calificó de error la carta que Puigdemont y Colau enviaron al presidente del Gobierno con copia al rey pidiendo la celebración de un referéndum pactado, ¿por qué?

Primero porque me parece teatro, es decir, me parece el típico teatro político que haces para demostrar algo, yo te mando esta carta para demostrar que no quieres un referéndum pactado. Pero esto ya lo sabemos porque la doctrina oficial del Gobierno de España no es que no quiera, es que no puede; dice que no puede y que no quiere, cuando es mentira que no puede, es que no quiere. Ésa es su doctrina oficial, se ha hecho por los canales oficiales. Ha habido negociaciones bilaterales, el Parlament de Cataluña envió una delegación el 8 de abril de 2014 para pedir la celebración del referéndum pactado y se le denegó. Cuando se quiso hacer una ley de consultas no refrendarias, el gobierno inmediatamente la recurrió al Tribunal Constitucional. Sabíamos ya cuál es la postura del Estado, así que a mí me parece que esto formaba parte de un acuerdo entre Puigdemont y Colau para que Colau, a cambio de no molestar en el referéndum, aceptaba que se mandara una carta con su tesis, que es el referéndum pactado, sabiendo todo el mundo que Rajoy diría que no.

Esto me parece que tiene la significación de españolizar el conflicto, esto es, convertir el conflicto, que es un conflicto territorial claramente derivado de la problemática de la independencia o de la cuestión sobre la independencia, en una cuestión de política nacional como si esto se tratara de una oposición a Rajoy. Me parece que esto es hacer el juego a un tipo de discurso que al no ser cierto confunde las cosas y hace que no estemos hablando de las cosas importantes.

¿Se refiere a una confusión interesada de Gobierno y Estado?

No, bueno, a ver, al mundo de los Comunes y de Podemos les interesa focalizarlo en el PP porque así quieren convertir la energía que se está desplegando por el referéndum para hacer una oposición a Rajoy y, eventualmente, quizá echarlo del gobierno si el referéndum fracasa, que es su tesis todo el rato. Pero yo creo, sobre todo, que se trata de una mentira de fondo, intentar hacer politiquería, política pequeña, con algo que es sumamente importante y que los ciudadanos merecen que les digan la verdad tan claramente como sea posible, puesto que la gracia del derecho a la autodeterminación, una de las pocas o muchas gracias que tiene, es que, como es un derecho original, es un derecho que origina, que crea algo y, por tanto, es un derecho sostenido sobre sí mismo, es una especie de metaderecho, tiene la virtud de desnudar el poder, puesto que pone en cuestión su fundamento. Esto ya se está viendo, dado que los gestos políticos y las liturgias políticas que suelen tener significado dentro de un contexto, en el contexto actual están vacías de significado. Entonces, esto se ha de aprovechar para decir la verdad, la verdad según tú la ves, tienes que aprovecharlo para decir por qué quieres algo por las razones correctas. La astucia, el dribling… Todo eso es de la época pasada.

La celebración del referéndum sin la Sindicatura Electoral es ilegal de acuerdo con la propia ley del mismo (Art. 20.1). ¿Qué juicio le merece que además de incumplir la legalidad española se esté incumpliendo la legalidad catalana?

Creo que fue un error garrafal intentar disolver la Sindicatura Electoral por varias razones. La primera es porque el Govern no tiene la capacidad para hacer esto, esto corresponde al Parlament, y esto llevó a los síndicos a dimitir, al menos oficialmente.

¿Oficialmente?

Y luego, sobre todo, desde el punto de vista estratégico me parece un error porque las multas que recibieron los síndicos, que eran de 12000 euros diarios a pagar a partir de 24 horas y a partir de 48 horas, se embargaban sus bienes, esto para mí no era presión para los síndicos, era presión para el Estado español. Este tipo de multas in crescendo, acumulativas, que se dedican a destruir el patrimonio de gente que están operando para garantizar un referéndum, resulta totalmente desproporcionado y demuestra a ojos del mundo que el autoritarismo del gobierno de España no tiene freno posible.

La narración hábilmente desplegada por el campo separatista está a mil leguas de un movimiento democrático, europeo y cultural abierto. En su lugar, encontramos, repetido como un mantra, todos los clichés del nacionalismo más obtuso, teñido de racismo, desprecio de clase o incluso una forma de supremacismo cultural. El párrafo que le he leído es un fragmento de un texto publicado en el periódico Libération.

Libération es un periódico francés, y, como tal, defiende sus valores, que son propios de la República Francesa y profesa su idea de ciudadanía. No me sorprende en absoluto que ésta sea la visión, pues esto suele ser común entre la gente que vive en países donde el Estado se corresponde con su identidad cultural, con su lengua, con su forma de vida. Tiene coña que los franceses sean los que digan que son los catalanes los que se sienten superiores a los españoles, como si los franceses no se hubieran construido a partir de la idea de que España es una África incivilizada. Pero en cualquier caso me parece que corresponde exactamente al tipo de discurso equivocado que campa por Europa, que es un discurso de corte supremacista de Estado. Y aquí sí entra mi tesis doctoral, la idea de que tras los mecanismos propios del Estado y las cosas que consideramos normales o del statu quo, éstas las consideramos neutrales, mientras que cualquier oposición a esto, ya sea por los derechos de los transexuales, ya sea por los derechos de los homosexuales, ya sea por la crítica feminista o la crítica a la discriminación por raza o el derecho a la autodeterminación…

¿Sitúa el derecho a la autodeterminación al mismo nivel que los derechos de los homosexuales o la crítica feminista?

Estas críticas suelen ser recibidas como si fueran los valores contrarios a la civilización y así se describen. La realidad es que en Cataluña dentro del independentismo existen multitud de visiones, algunas son esencialistas y fácilmente describibles en tanto que participan de los tipos de discursos que no nos gustan, lo que existe dentro del unionismo catalán y español existe dentro del supremacismo francés con Le Pen, por ejemplo, existe en todos los países. Pero la verdad es que el cuerpo central del independentismo y la legislación que ha producido es lo contrario a esto. En el tema de los refugiados, el Gobierno de Cataluña es uno de los gobiernos que más abiertamente se ha mostrado a favor de recibir refugiados en Europa conjuntamente con el alemán; en lo referente a la nacionalidad, la Ley de Transitoriedad Jurídica y todas las manifestaciones de los líderes políticos catalanes afirman la compatibilidad entre la nacionalidad catalana y la española, o la lengua, por ejemplo. Los líderes del independentismo han escrito desde hace años artículos defendiendo a capa y espada la igualdad de lenguas en la República Catalana. Y luego está la cuestión del sur vago y el norte listo y republicano, esto me parece absurdo, en la medida en que prácticamente la mitad de los ciudadanos de Cataluña provienen de Andalucía, Murcia y Extremadura, algunos de Galicia, Asturias y Aragón también. Estamos casados con ellos, tenemos hijos con ellos; no podemos ser esencialistas porque el 70% de la población catalana tiene al menos un abuelo nacido fuera de Cataluña, sería absurdo pretender creer que tú eres mejor que tú mismo. No se trata de una cuestión de caracteres anclados en nuestras almas, se trata de una cuestión de garantías políticas.

La materialización de las cuestiones de nacionalidad y lengua parece muy discutible y la estigmatización norte-sur ha venido promovida, entre otros, por los partidos que hoy forman la coalición de gobierno. Pero ha hablado de la Ley de Transitoriedad Jurídica y Soledad Gallego-Díaz escribió hace unos días una tribuna en la que advertía de que “el reconocimiento de derechos sociales en la Ley aprobada en el Parlament se reduce a cuatro líneas” (Art. 23.2).

No la he leído, pero sí ése es el caso será que España es una vulneración de los derechos sociales porque la Ley de Transitoriedad Jurídica básicamente, bueno, como Ley de Transitoriedad es transitoria, está en vigor mientras no se redacte una Constitución para la República Catalana y lo que pretende es ofrecer seguridad jurídica a los actores, personas jurídicas y naturales que operan en Cataluña. 

Ella expresa con claridad que el reconocimiento de derechos sociales es más débil que en la Constitución española.

Bien, ¿qué dice la Ley de Transitoriedad Jurídica? Dice que todas las leyes europeas, españolas y catalanas siguen vigentes, que todos los procesos judiciales siguen vigentes, que todos los contratos de la Administración, ya sea Central o de la Generalitat siguen vigentes con la excepción de quien posee la autoridad; la autoridad la tiene el Parlament de Cataluña en lugar del Congreso de los Diputados, la autoridad del Gobierno la tiene el Govern de la Generalitat y no el Gobierno de España y la autoridad de los jueces la tiene la judicatura catalana y no la judicatura española. Pero, todo lo demás, incluyendo los contratos de los profesores universitarios, incluyendo las becas que paga el Ministerio, incluyendo todo lo que existe ahora, sigue igual hasta que decidamos qué hacer con nuestra Constitución

Claro, al no haber plazo de elaboración de la Constitución puede prolongarse en el tiempo.

Sí. Por tanto, si esta ley supone un ataque a los derechos sociales debe ser porque la legislación española actual es un ataque a los derechos sociales. 

Respecto a una hipotética Cataluña independiente, solemos encontrarnos con dos versiones contrapuestas: la de aquellos que dicen que heredará como si nada los acuerdos y tratados firmados por España y la de quienes le auguran un aislamiento sine die. Situémonos en un factible punto medio, existirá un aislamiento que se extenderá por varios años, incluso algunos lustros, ¿desde el independentismo se ha informado bien acerca de la dureza de ese tránsito?

Pienso que los dos extremos están equivocados, creo que no es concebible pensar que Cataluña una vez sea independiente heredará inmediatamente los tratados que ha firmado España, incluyendo el de la Unión Europea. Creo que esto no es razonable porque cualquier cambio en el statu quo, sobre todo en lo que se refiere a las fronteras y en particular en la Europa Occidental genera un terremoto de impredecibles consecuencias desde el punto de vista jurídico y dada la situación explosiva que tienen muchos pueblos en Europa y en el mundo esto pide calma y mirar las cosas con atención y estas cosas tendrán que hacerse despacio.

Sin embargo, lo que me parece absolutamente inconcebible también es creer que Cataluña está en el más puro aislamiento, como si fuera Osetia o como si fuera Transinistria. Cataluña es un país de 7,5 millones de habitantes, más que muchos países de la Unión Europea, es un país que tiene un PIB de 230.000 millones de euros, hay 4000 multinacionales que tienen una sede en Barcelona, es el cuarto puerto del Mediterráneo, el segundo de España después de Algeciras, la primera ciudad del Mediterráneo occidental, la tercera ciudad del Mediterráneo tras El Cairo y Estambul y está en el corazón de Europa, en el corazón del transporte y en el corazón de las mercancías. Creer que conviene a alguien mantener esto en completo aislamiento no sólo es ridículo, sino que además olvida que cualquier vacío de poder que la Unión Europea deje será tomado por otros, inmediatamente habrá ofertas de China o de Rusia o de quien sea para tomar el control de una parte del Mediterráneo. Esto no creo que la UE lo quiera permitir. La clave del reconocimiento y la clave de la inclusión en el sistema internacional son dos: una es que sea más costoso reprimir que aceptar, si ayudar al Estado español a reprimir la revuelta catalana sale más a cuenta que aceptarla o no; y segundo, si el sujeto que tiene que ser incluido en la comunidad internacional, Cataluña, corresponde más o menos, o al menos, hay visos de que se corresponderá, pongamos aquí a Turquía, a los valores y principios legales, sociales y económicos que describen o definen a la comunidad internacional a la que quiere pertenecer. Como Cataluña ya pertenece a esa comunidad internacional, todos los obstáculos propios: técnicos, culturales, de método de funcionamiento ya están superados, es más, según los autores de la Ley de Transitoriedad Jurídica...

Según una de estas dos versiones, Cataluña seguirá aplicando unilateralmente los tratados de la Unión Europea y las leyes que se deriven de sus regulaciones, a pesar de que entrarían claramente en un proceso de negociación con la UE. Dicho esto, ¿se ha explicado a los catalanes?

Mira, una de las cosas más bonitas del proceso de independencia, que yo creo que se ha mantenido a oscuras informativamente para el resto de España es que desde hace siete años existen asambleas en todos los barrios de las grandes ciudades, en todos los pueblos de Cataluña hay diferentes tipos de asociaciones y sociedad civil que se dedican a hacer debates constantemente; y estas cuestiones salen siempre, siempre hay diferentes posturas que las defienden. La gente sabe perfectamente que esto será difícil, la gente sabe perfectamente que será costoso; la gente lo que está diciendo es que el coste de quedarnos es superior.

Autor >

Antonio Ruiz Capilla

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

39 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Antoni

    El 77% de participación en las elecciones catalanas de 2015, el 48% explícitamente por el sí, el 39% explícitamente por el no. No existe ninguna "mayoría silenciosa" en Cataluña y es lícito hablar de lo que quiere "la gente", que es el referéndum pactado. Encuesta tras encuesta, en medios varios, estamos en el 70-80%, es decir tres de cada cuatro personas están a favor.

    Hace 3 años 6 meses

  2. Mark

    Hay algo peor que los cuñaos. Los cuñaos que dicen majaderías con el aire popmposo de un catedrático de derecho constitucional mientras sueltan sus dictámenes de tendero. Por los comentaristas que se quieran dar por aludidos. Pero con mención especial a Mentalmente

    Hace 3 años 6 meses

  3. Gato cabreado

    Muy divertida su apreciación de que España es "franquista" porque sus élites políticas y funcionariales ya estaban asentadas en el franquismo... ¿es que no ocurre lo mismo en Cataluña? En el 78 las clases catalanas franquistas se pasan en masa al nacionalismo catalán para seguir mandando, veamos algunos ejemplos: Miquel Montaña, consejero del Movimiento (falangista) procurador en Cortes y alcalde franquista de Lérida en 1974 pasó a diputado por CiU en 1984. Enric Olivé, de alcalde franquista de Tarragona a diputado de CiU en 1980. Josep Maria Coll, de alcalde franquista de Sant Celoni a fundador de Omnium Cultural y diputado de CiU en 1984 y 1988. Joaquin Molins López-Rodo portavoz de CiU en el Congreso y sobrino del ministro franquista. Josep Torras Trías, de excombatiente y alcalde franquista de Badalona en 1961 a cabeza de lista por el PSC. Santiago March Blanch, de requeté durante la guerra civil y alcalde de Badalona 54-61 a candidato de CiU en 1977, ... y todos los funcionarios franquistas reconvertidos a nacionalistas de diputaciones y ayuntamientos que han conseguido "transmitir" a sus hijos sus cargos. Tambien Víctor Cucurull, de diputado de la UCD al secretariat de la ANC, el juez Santiago Vidal, de padre franquista de San Sadurní a senador de ERC. Marta Rovira, de nieta de alcalde franquista de Sant Pere de Torelló a secretaria general de ERC ... me canso.

    Hace 3 años 6 meses

  4. Mentalmente

    Habla del derecho de autodeterminación con la misma ideología del "derecho a decidir". Eso no es el derecho de autodeterminación. Porque Cataluña por ejemplo, no tiene ese derecho. El independentismo catalán puro es algo reciente, que nace en el siglo XX. A partir de las ideas nacionalistas del XIX. El movimiento cantonal del XIX era un independentismo con voluntad federalista, así que no puede considerarse "separatismo" en términos absolutos. El "metaderecho" a decidir es el de que "estamos aquí reunidos y nos declaramos independientes". El derecho a hacer lo que uno quiera al margen de la ley. Es un sin sentido. Es que eso no es un derecho, eso es simple y llanamente el uso de la libertad, del libre albedrío, colectivamente, sin ninguna restricción del derecho. La LIBERTAD no es ningún metaderecho. Todos tenemos la misma. Y porque esta entra en conflicto con el derecho es cuando SE CREA EL CONFLICTO. Cuando una libertad atenta contra las de otros, es que viola derechos. El no-referéndum es el ejercicio de una libertad, no un derecho, que corrompiendo las instituciones del estado, pretende o que atenta contra el derecho del colectivo de la ciudadanía española de decidir al respecto de su soberanía. Atenta contra la integridad territorial del Estado. Y por eso, la independencia NO es posible. Porque el conjunto más grande defendera sus derechos históricamente heredados y legales haciendo uso de la capacidad de suspender la autonomía catalana. Porque en España hay 1 solo Estado. No hay dos clases de españoles. El todo de la ciudadanía española es igual de soberano de sus tierras al respecto de la ley.

    Hace 3 años 6 meses

  5. sylas

    mientes descaradamente si llevais años diciendole a la gente que si os vais sus vidas van a mejorar la gente no sabe el coste de la independencia por no contar que no podeis hacerlo xD

    Hace 3 años 6 meses

  6. Valentin

    Este señor solo pretende enredar y confundir. Igual que Donald Trump defiende la Postverdad, esa que no tiene que ver con la realidad, ni con la pluralidad de la ciudadanía. Esta alejado de lo real en su columna de marfil como un santo al que adorar con su postdoctorado y su idiotez. Libéranos señor de estos falsos ídolos

    Hace 3 años 6 meses

  7. Carlos

    Magnifico. No me esperaba menos de un investigador postdoctoral y escritor. Una sarta de majaderías y mentiras. Bueno lo de la mentalidad franquista y castellanocéntrica, no tiene desperdicio. Y además la llama la del Real Madrid! Si este es el futuro presidente de Catalunya apaga y vámonos. A España no, mucho más lejos

    Hace 3 años 6 meses

  8. Javier Bacardí

    Yo no creo que la mayoría del pueblo entienda ó sepan las consecuencias y menos que quieran sacrificar una generación para que los que vengan detrás sean más libres y ricos. No somos capaces de hacerlo por el cambio climático y… ¿vamos a pasar penurias para mejorar hipotéticamente la vida de las generaciones venideras?

    Hace 3 años 6 meses

  9. Joan A. Giménez Blanco

    La independencia prometida o como hundir Cataluña poco a poco Cuando los ciudadanos luchamos por algo en esta vida, esperamos que nos sirva para mejorar nuestra existencia o para lograr mejorar la sociedad donde vivimos. ¿Que nos promete la Independencia? Sinceramente no lo sé. El Sr. Puigdemont nunca nos ha explicado a los catalanes para que necesitamos ser Independientes. Los seguidores “más inteligentes”, han deducido que así tendríamos más libertad en Cataluña. Yo no necesito más libertad. Con la Constitución tengo toda la libertad que necesito para vivir en un país hermanado en distintas comunidades. El Sr. Puigdemont me quiere vender la libertad dos veces. Esa es la aptitud de los partidos de derecha en el mundo. Te cobran dos veces por el mismo servicio. Nos quieren convencer que la sanidad privada es mejor. Te intentan convencer que el seguro de jubilación privado es mejor. Que la escuela pública no sirve, que si puedes pásate a la enseñanza privada. Pero luego estos partidos políticos de derecha, te dejan que te mueras si no tienes dinero para pagar los médicos. Resumiendo el Sr. Puigdemont se aprovecha del espíritu catalanista que tenemos todos los catalanes. Pero es que ese espíritu también lo tienen otras comunidades. Los gallegos están orgullosos de ser gallegos, los vascos de ser vascos, los andaluces de ser andaluces, etc. etc. Entonces, si todas las comunidades hicieran como los Independentistas y fueran así de radicales, ¿no creéis que tendríamos de nuevo una guerra a las puertas de nuestro país? Por eso existe la Constitución. Cuando le preguntas a un joven independentista, la razón de porque quiere separarse de España, alude a cuestiones de sentimientos y acusa a España de todos sus males. Dicen que prefieren que les roben los políticos catalanes, que los políticos españoles. Yo, sinceramente no quiero que me robe ningún político o partido político. Por eso lucho para que los ciudadanos echemos a Convergencia-PDCat y al PP. Son partidos corruptos, que además de enfrentarnos en una guerra fratricida de sentimientos radicales, son unos incompetentes y no saben llevar España hacia adelante, sin cargarles todo el peso a las espaldas de los ciudadanos. Tanto Cataluña como el resto de España, tiene a la mayoría de los jóvenes en el paro o trabajando con sueldos miserables. Pero es que eso lo pactó y lo aprobaron, Convergencia-PDCat y el PP. Ahí sí que se pusieron de acuerdo para machacar a los ciudadanos y sacarnos todos los derechos, laborales y sindicales. ¿Entonces que me está vendiendo el Sr. Puigdemont? ¿La libertad? ¿Vivir en un país con fronteras con España y con Europa? ¿Una nueva moneda, el “Puigdemoncete”? ¿Un país de catalanes con pedigrí? ¿Pan con chocolate para todos? Una Cataluña Independiente es inviable económicamente. Con frontera con España y la Comunidad Europea y sin el euro. Cataluña quedaría hundida económicamente en 1 año. Si ahora ya estamos con problemas de futuro, con la Independencia estaríamos en un caos tan grande, que nos pondríamos a la altura de los países más pobres y nos cerraríamos las puertas. Podríamos aliarnos con Rusia o con Venezuela, quizás con Cuba, pero dentro de la Europa comunitaria no estaríamos. Algunos jóvenes catalanes dicen que se sienten oprimidos por España. Yo creo que se sienten mal porque no tienen trabajo y sufren por un futuro incierto. Pero eso no es culpa de España, es culpa de un sistema ECONOMICO EQUIVOCADO, y eso sí, que tenemos que ayudar a cambiarlo. Pero hay que cambiarlo en toda España. Hay que incrementar los servicios públicos básicos para los ciudadanos, para evitar que la iniciativa privada la lleven solo las empresas privadas, que velan exclusivamente por su interés propio, sin tener en cuenta a los ciudadanos ni al país en que viven. ¿Por qué no salimos unidos a exigirles a Rajoy y a Puigdemont, que mejoren la Sanidad Publica que todos estamos pagando con nuestro esfuerzo y religiosamente mes a mes, porque nos han rebajado las prestaciones sociales que pagamos con nuestros impuestos? ¿Porque recortan el presupuesto en la enseñanza pública y porque no abaratan los servicios básicos para los ciudadanos en época de crisis, como la luz, el gas, el agua, etc. etc? Eso sí que repercute en nuestro día a día, pero parece que al PP y a Convergencia-PDCat eso no les interesa. El sentirse catalán yo siempre lo he llevado dentro de mí y no necesito al Sr. Puigdemont que venga a decirme que no soy catalán si no apuesto por la Independencia. La Independencia es un fraude porque no es legal. Divide a los catalanes, nos enfrenta a los hermanos de otras comunidades, nos lleva a la ruina y a la mezquindad personal de sentirnos únicos y mejores, pero para eso, necesitamos aplastar al que no piensa igual que nosotros. Lo tratamos de catalán de segunda, porque quiere estar unido al resto de España. Hay talibanes-independentistas que rompen coches a ciudadanos porque han publicado en la WEB sus comentarios contrarios a la Independencia. ¿Eso no es violencia y nazismo? Pero algunos ciudadanos Independentistas nos acusan de tener miedo porque no queremos ser Independentistas. No es miedo es “seny”, (sentido común). Dos bancos catalanes ya se están hundiendo por el conflicto en Cataluña, pues los inversores europeos no se quieren arriesgar a que Cataluña entre en la Independencia y mucha gente asustada saca su dinero de estos bancos. También los Independentistas. Ya están preparando la salida de Cataluña, se van a Alicante. Si se declara la Independencia, tendremos al ejército en 24 horas llevándose al Puigdemont y compañía por sedición o si conseguimos mediar los socialistas, iremos a unas elecciones anticipadas en Cataluña. Todo esto afecta a la economía y al futuro de Cataluña y de todos los ciudadanos. Estamos jugando con fuego y nadie sabe que quiere hacer Puigdemont con la Independencia. Yo personalmente no le tengo ninguna confianza. Para mí, y sin ánimo de ofender, Puigdemont, es un “Talibán fanático”, que bien poco se diferencia de los talibanes que incitan a los árabes a salir a inmolarse por sus ideas. Aquí se nos ha incitado a salir a insultar a la autoridad. A evitar que se cumpliera una orden institucional. Eso en mi modesta opinión, es el principio de la anarquía. ¿Queremos una anarquía? Preguntar a los abuelos como acabó la última anarquía en Cataluña? La guerra entre todos los españoles. Por eso nació la Constitución, para evitar este tipo de conflictos. Puigdemont se cree el nuevo mesías de Cataluña. Por favor que no lo metan en la cárcel. Que lo internen en un psiquiátrico. Está convirtiendo Cataluña en un lugar de odios y rencores, donde antes había una convivencia ejemplar. ¿Esta es la Cataluña que queremos? Por favor, pensar con la cabeza no con el corazón. Todos los que vivimos y somos catalanes, queremos a Cataluña. No penséis que solo los Independentistas quieren a Cataluña. Emplear la razón y no os escondáis en los sentimientos. Razonar. Todos tenemos sentimientos, pero algunos empleamos la razón y la lógica. Cataluña sin España y sin Europa, en 1 año se va a la miseria. Poner fronteras en Cataluña nos lleva al ostracismo absoluto. El ir contra España y sus ciudadanos afectara a todas las empresas y a todo lo que vendemos y compramos a las demás comunidades. Se cerraran empresas en Cataluña y el paro se multiplicara por mil. Si lo dudáis, empezar a ver qué está pasando ya en este momento con la economía. Puigdemont nos ha vendido humo y el fuego nos va a consumir. Además por si alguno tiene alguna duda, fomentar la Independencia poniendo en peligro la convivencia ciudadana y la unidad de España, nos puede llevar a un conflicto armado, es sedición y está penado por la ley. No a la Independencia. Joan A. Giménez Blanco PSC (Partit Socialista de Cataluña) El Port de la Selva

    Hace 3 años 6 meses

  10. Estrijol

    Leo la entrevista y me parece académicamente impecable. Un análisis hecho por una mente fría y sin ni un solo gramo de pasionalidad. Algún aspecto podría ser sin duda rebatido, pero dado que Graupera aporta muchísima más información que opinión, muchísimos más datos y hechos que suposiciones, el rebatirlo sería tarea muy árdua. En cambio también me he entretenido en leer los comentarios. E incluso descartando los que se limitan a escretar espumarajos, no he encontrado ni un ápice de racionalidad. Con el agravante de que la mayoría de críticas y desautorizaciones al entrevistado, ya están contrarestadas en el texto mismo de la entrevista. Lo cual demuestra que ni se la han leído entera.

    Hace 3 años 6 meses

  11. Quiénsabe

    Bajo la verborrea no hay nada. Sólo es necesario fijarse con una mínima atención.

    Hace 3 años 6 meses

  12. Victor Chmara

    Si este señor piensa que con el 48% de los votos de la población en las últimas elecciones se puede gestar un referéndum unilateral vinculante es un manipulador. Independientemente de la participación, porcentaje, dificultades, represión, etc. Me asombra escuchar a un profesor que se pase el principio fundamental de un hombre o mujer, un voto por el forro de su capricho..

    Hace 3 años 6 meses

  13. paco

    Hay que ver lo que hace la ilusión. Qué cantidad de mentiras y medias verdades dice este hombre. Solo queda claro que le hace muchísima ilusión una Cataluña independiente.

    Hace 3 años 6 meses

  14. Coos Palmboom

    En Catalunya hay mucha gente que no está a favor de la independencia por que temen las consecuencias. Este no quiere decir que estén a favor de ser oprimidos por el PP. Simplemente están esperando hasta que los españoles echan a la casta.

    Hace 3 años 6 meses

  15. Pedro

    Gran falsedad. La gente no sabe que sera dificil h que sufriran.la maquinaria de propaganda indepe ha vendido la ilusion de un mundo feliz prospero y sin sufrimiento.la realidad es que la clase trabajadora sufriria como nunca mas viniendo de una crisis tan larga ellos no tienen el patrimonio no los ahorros para aguanTar como ña gente chupi way que esta comandando ;y apoyando el proces. Revolucion de pijos para beneficio de pijos.

    Hace 3 años 6 meses

  16. Eric

    Sólo diré que he escuchado muchas veces a este tio en la radio, y me aprece ahora mismo uno de los intelectuales nacionalistas más peligrosos de Cataluña, podemos estar de acuerdo o no en algunas cosas, pero este señor es manipulador, tendencioso, peligrosamente radical en sus tesis y con un afán de protagonismo que da miedo. Si Cataluña se independiza espero que se haga limpieza de estos intelectuales de derechas que campan por miles en Cataluña. Por cierto muchos de los cuales celebraban la "limpieza" de los mossos de la plaza Cataluña el 27M 2011. Luego estos te hablan de revolución ciudadana y desobediencia... cuando a ellos les conviene.

    Hace 3 años 6 meses

  17. Euskaldun

    EL principal problema de España es el nacionalismo español. El dia que se entienda que dentro del estado hay otras nacionalidades, entonces igual podemos hacer un estado en el que todos estemos a gusto, mientras haya gente que no acepte que yo soy vasco y no español , nunca podrá existir un estado español sin convulsiones

    Hace 3 años 6 meses

  18. Carlos

    Hola. Después de leerte he de decirte que estoy de acuerdo contigo. En resumen no se respeta la ley porque no me parece buena o no me conviene. No tengo trabajo y como tú sí, quiero que me des la mitad de tu sueldo y si no te lo quito. Y según tú no pasa nada porque no hay normas ni nada que indique que es ilegal lo que quiero hacer. Eres un capullo integral con todo tus estudios que lo único que han hecho ha sido diluirte tu poquito cerebro. Eres un listeza, de los que, una vez conseguido el poder, si lo hicieran, se llenaría el bolsillo de dinero, aunque tengan al pueblo muriendo de hambre. Tus ideas megalomanas y dictatoriales están entre toda la palabrería de "listeza" y lo mismo da que seas de extrema izquierda que de extrema derecha (para mí son iguales de dictadores)

    Hace 3 años 6 meses

  19. Croce

    Iberiko, nadie señala en la calle a los no independentistas. Es más, estos días se empiezan a ver banderas españolas en las protestas contra la brutalidad policial junto a esteladas y se reciben con normalidad. No (os) engañéis más, por dios. Como decía el escritor Suso de Toro, el día que el Parlamento catalán proclame la independencia, los españoles no van a entender nada, porque tanto Gobierno como la prensa y las televisiones estatales mienten.

    Hace 3 años 6 meses

  20. Inés

    En periodismo llamamos entrevista masaje a la que se hace para que el entrevistado se luzca. El entrevistador ronronea ante en ele trevistado y le pone las preguntas a disposición del mensaje (y del ego en otras camiones, del entrevistado). Esta entrevista lleva este concepto a otro nivel. Un insulto a la inteligencia del lector, al medio que algunos creíamos más o menos interesante.

    Hace 3 años 6 meses

  21. bcdf

    "La gente sabe perfectamente que esto será difícil, la gente sabe perfectamente que será costoso; la gente lo que está diciendo es que el coste de quedarnos es superior." En efecto, la mayoría de la gente de Cataluña lo sabe. Suficiente. Lo que digan, hagan o piensen en una España que se niega a comprender nada no importa.

    Hace 3 años 6 meses

  22. Majorico

    Este está en posesión de la verdad alternativa. Es decir, falsedad tras falsedad.

    Hace 3 años 6 meses

  23. Majorico

    Este está en posesión de la verdad alternativa. Es decir, falsedad tras falsedad.

    Hace 3 años 6 meses

  24. Majorico

    Este está en posesión de la verdad alternativa, de la postverdad. Es decir, falsedad tras falsedad.

    Hace 3 años 6 meses

  25. 1rrvrnt

    Bueno ni me voy a molestar en rebatir o cuestionar muchas de las afirmaciones que se hacen, me voy a quedar sólo con una "el discurso de la mayoría del Estado frente a una minoría territorializada se autodefine como superior". Me parece que es bastante parcial calificar sólo a una una de las partes como supremacista cuando las dos lo son. Ese es realmente el problema que hay siempre una parte que piensa que es mejor que la otra, mal llamados nacionalistas españoles e independentistas catalanes. Además el frentismo que supone el independentismo es un retroceso en todos los campos ya que al final todo se reduce a conmigo o contra mí. Pero no sólo eso además viene el enésimo chantaje, eh! o me dejáis que me quede con vosotros o me vendo a los chinos o a los rusos. Pues que quieres que te diga, ánimo!. Se vosotros los supuestos "demócratas" y adalides de las libertades, estáis "oprimidos"por el estado español y lo vais a cambiar por chinos o rusos, entonces de verdad os lo tenéis que hacer mirar. Sospechoso es cuando vas de demócrata y de progresista y los principales apoyos que te salen son Maduro, Farage, LePen y Wilders. Seguir defendiendo líneas imaginarias y cambiando unas oligarquías por otras es un ejercicio de hipocresía y de cinismo inconmensurable, pero claro mis oligarquías son mejores que las de los demás. El nacionalismo a ultranza en cualquier forma en los tiempos que corren es un atraso, todos los grandes logros de la humanidad se han conseguido en base a la cooperación y la unión.

    Hace 3 años 6 meses

  26. Lola

    Decir que el independentismo es solidario con la ciudadanía española porque nos va a librar del autoritarismo me parece un argumento insostenible. El independentismo nunca se podrá comparar al feminismo porque no es universal ya que busca únicamente el beneficio de la ciudadanía catalana no de toda la ciudadanía porque además para empezar no le preocupa todo el daño moral y económico que van a causar a la ciudadanía española haciendo las cosas como las están haciendo. Me parece muy bien que ellos estén dispuestos a pasarlo mal para luego pasarlo mejor pero yo también reivindico mi derecho a decidir cómo y cuándo me quiero rebelar contra el gobierno de Rajoy. Somos muchas personas que pacíficamente y sin imponer nuestra voluntad de cambio a todo el mundo estamos trabajando para hacer un planeta más justo e igualitario para todos los seres humanos o sea que hay otras maneras de reinvindicación menos excluyentes y más universales.

    Hace 3 años 6 meses

  27. Antonia

    Sí, aporta mucha información desde el punto de vista catalán, que estaría muy bien contrastarlo con un punto de vista similar, desde "el otro lado", es decir, de alguien que sepa de qué está hablando, donde se describiera qué podría aportar un estado federal con Catalunya pudiera desarrollar su identidad y aspiraciones, sin independencia. De esta forma se incluiría a todos los catalanes: los que quieren la independencia y los que no. Hay alguien por ahí???

    Hace 3 años 6 meses

  28. Jorge

    Me parece ridículo el mantra ese de que en Cataluña hay más gente que no es independentista. En primer lugar, todas las encuestas sitúan en torno al 80% el porcentaje de catalanes que defienden su derecho a decidir(si o no, independentistas y no independentistas). En segundo, si tan claro está que hay menos independentistas que no-independentistas, se soluciona haciendo un referendum...pero claro, hay miedo, porque ahora mismo lo ganaría el independentismo de calle...y esto no tiene vuelta atrás. Solución para todxs aquellos que se amparan en el falso mantra de ser mayoría no-independentista, emigrar o aceptar que Catalunya a corto plazo va a ser independiente si o si.

    Hace 3 años 6 meses

  29. Roberto Rapalo Blanco

    ¿CON QUE MONEDA SE MANEJARÍA UN ESTADO CATALÁN INDEPENDIENTE?

    Hace 3 años 6 meses

  30. Roberto Rapalo Blanco

    ¿Con qué moneda se manejaría un estado catalán independiente?

    Hace 3 años 6 meses

  31. Roberto Rapalo Blanco

    ESCRIBÍ UN COMENTARIO Y NO SALIÓ. ¿CON QUE MONEDA SE MANEJARÍA UN ESTADO CATALÁN INDEPENDIENTE?

    Hace 3 años 6 meses

  32. Pollo con fatatas

    Lo de que los indepes son minoría no se sabrá hasta que no se vote en condiciones. Respecto a los que "no se manifiestan para no ser señalados" (¿?) si no es que los conoces a todos también es difícilmente cuantificable. Ah, y se dice charnego, no chango. Opinar desde los telediarios de TV1 es lo que tiene.

    Hace 3 años 6 meses

  33. Roberto Rapalo

    ¿Con que moneda se manejaría un estado independiente? Esto es crucial. ¿Se les pasó por alto al entrevistado y al entrevistador? Si me contestan la pregunta tendré todo claro.

    Hace 3 años 6 meses

  34. Miguel

    ¿Qué tiene que ver el Real Madrid en todo esto? Decir que sólo los sectores más conservadores apoyan al equipo y tratar de identificarlos con el franquismo es una mentira como tantas otras de la historia inventada del nacionalismo. Crítica a Liberación por la opinión de este medio francés sobre el nacionalismo catalán, pero no nos dice nada de que la estrategía nacionalista y sus acciones son iguales que la de los nazis de Goebbels: "Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad". Está cortina de humo del nacionalismo les sirva para ocultar la historia del 3% y el saqueo de los Pujol y están creando una caza de brujas sobre todos aquellos catalanes que no opinan como ellos. Al PP le viene de perlas este confilcto para ocultar los problemas reales del pais. Ya basta de decir mentiras para parecer victimas. Cataluña primero chupó de la teta del Reino de Aragón, después de España y ahora quiere la teta nueva de Europa, así de simple.

    Hace 3 años 6 meses

  35. Blas

    Veo que entre algunos comentaristas del artículo hay ciertos problemas de anumerismo (millones, mayorías…). Un libro de texto de artimética elemental les podría ser de ayuda: los hay muy buenos. De nada.

    Hace 3 años 6 meses

  36. lluís

    Muy interesante la entrevista de Antonio Ruíz Capilla, aporta argumentos que se escapan de los mantras esparcidos por los medios de comunicación (todos o casi). Creo que ensanchan el campo de juego y tienen la virtud que permiten hablar del tema sin aspavientos, con tranquilidad y racionalidad. Junto con las declaraciones de Gerard Piqué, creo que aportan un mensaje que le cuesta abrirse paso pero que es esperanzador.

    Hace 3 años 6 meses

  37. este

    Esta bien, pero su se lee con atención se le ve el sesgo. Es cierto que no queda otra que atender la demanda particular de los pueblos y negociar soluciones, pero este no es el problema en estos momento. Sino que a la cerrazón centrista que usa la ley, con obstruccionismo de las reglas para sostener el estatus quo, la respuesta es la fractura de las mismas, a riesgo de los propios, en un proceso de adoctrinamiento que termina por cambiar el tanto del deseo -el "derecho" a decidir donde que ser con la voluntad de una parte de romper sin reglas. Esto da lugar a que el “La gente sabe que irse será difícil y costoso. Pero está diciendo que el coste de quedarse es superior” no siendo valorado y calibrado en un debate que se ha ocultado tenga un significado intuitivo que podría cambiar radicalmente todo el marco que se describe.

    Hace 3 años 6 meses

  38. Carl Sagan

    Pues vaya académico. "La gente", ¿qué eso eso de "la gente"? Los independentistas son una minoría. Si con "la gente" te refieres a la mayoría, simplemente lo que estás diciendo es incorrecto.

    Hace 3 años 6 meses

  39. Iberiko

    Solo decir que en Catalunya hay millones de catalanes que no están a favor de la independencia pero no se manifiestan para no ser señalados por las calles, para intentar no caer en el mismo nivel de quienes les llaman traidores o españolistas si no piensan como ellos, para evitar que haya violencia y porque esperan que el estado aplique la ley. Pero si todo esto se va de madre y se sienten amenazados directamente, cosa que ya está pasando, ya verán como saldrán a la calle, retirarán su dinero de los bancos catalanes y boicotearán a quienes les llamen traidores, fachas, changos, etc, etc y etc.

    Hace 3 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí