1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Y el mundo no se hundió

Se cumplen dos años de la suspensión de los contratos con las agencias de calificación de deuda. Es un buen momento para hacer balance de lo que se presentó como una temeridad peligrosísima

Carlos Sánchez Mato 8/10/2017

<p>Fuente de la diosa Cibeles (Madrid).</p>

Fuente de la diosa Cibeles (Madrid).

Jose Luis Cernadas Iglesias

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Hace exactamente dos años saltó una noticia que corrió como la pólvora por radios, televisiones, periódicos y redes sociales. El Ayuntamiento de Madrid iba a suspender los contratos que tenía suscritos con las agencias de calificación de deuda, anunciaron los medios, llevándose las manos a la cabeza. Se trataba de “un error innecesario” como titulaba su editorial un periódico de gran tirada.

Madrid tiene mucha menos deuda y con menor coste porcentual que hace dos años. Pagamos 233 millones de euros al año menos que el PP y además no dedicamos dinero a que las agencias de calificación den opinión sobre nuestras políticas

La decisión fue tomada en el Área de Economía y Hacienda, de la que me encargo desde que Manuela Carmena fue nombrada alcaldesa. Y debo reconocer que nos sorprendió el enorme impacto que tuvo a nivel estatal. Simplemente habíamos decidido no renovar dos contratos con unas empresas privadas cuyos servicios eran prescindibles. Poco más de 100.000 euros al año para un ayuntamiento con un presupuesto de más de 5.000 millones.

Las agencias de calificación conforman un sector oligopolístico, se reparten el pastel entre muy pocas. Se dedican a publicar calificaciones en las que valoran el riesgo de impago y la solvencia de los potenciales emisores de deuda. Es decir, que cuando un gobierno u otra entidad quieren emitir deuda o solicitar financiación, encarga a una de esas pocas agencias que le evalúe.

Lo cierto es que esas agencias no pueden presumir de haber acertado en sus evaluaciones y han actuado de forma habitual como juez y parte. El hecho de que les paguen las entidades a las que dan notas ya da que pensar. Pero es que además de las sospechas, hay hechos: su responsabilidad en la crisis financiera de 2008 las ha llevado a ser investigadas judicialmente.

Nada de eso fue en todo caso decisivo para prescindir de sus servicios en Madrid. El motivo más importante es que no las necesitábamos, porque el Ayuntamiento no tenía previsto volver a emitir deuda en esta legislatura.  

Una locura, vamos. En el Partido Popular, con Esperanza Aguirre al frente, llegaron a advertir que la no renovación nos costaría 70 millones de euros anuales de coste financiero. Ciudadanos, con unos planteamientos dignos de un potente lobby de presión, propuso al Pleno municipal restablecer la relación con las agencias con argumentos catastrofistas y muy poco rigurosos. La falta de rigor, por cierto, es la marca habitual de ese partido, pero el empeño por salvar esos contratos llegó a sorprendernos.

Se cumplen dos años y parece buen momento para hacer balance de lo que se presentó como una temeridad peligrosísima.

En 2017 Madrid abonará 140 millones de euros en concepto de gastos financieros, un 62% menos que en el último año de gobierno del Partido Popular ya que en 2014 los intereses pagados ascendieron a 373 millones de euros. El coste medio de las emisiones de deuda es ligeramente inferior en septiembre de 2017 al de 2014 (-0,0049%) y de igual forma ocurre con el precio de los préstamos (-0,43%). En conjunto, la deuda de Madrid tiene un coste medio inferior en la actualidad en 0,27% comparado con el de 2014.

En resumen, nuestra ciudad tiene mucha menos deuda y con menor coste porcentual que hace dos años. Pagamos 233 millones de euros al año menos que el Partido Popular y además no dedicamos dinero a que las agencias de calificación den opinión sobre las políticas que realizamos. Esos recursos que Madrid ahorra van ahora a destinos como construir escuelas infantiles, mejorar los centros de mayores, arreglar las calles y los colegios, renovar la flota de autobuses de la Empresa Municipal de Transportes o incrementar la inversión social.

Parece que Madrid no está precisamente en la marginalidad y la gestión de su deuda a la mitad de la legislatura ha dejado en evidencia a quienes auguraron la catástrofe sin fundamento alguno.

Se cumplen dos años de un escándalo construido en base a premisas falsas. No es el único, la lista es larga. Recordamos las tasas a los cajeros automáticos, que decían que se convertirán en comisiones más altas para los clientes de los bancos. O los controles más rigurosos a las terrazas, que acabarían con la hostelería. Nos vienen a la memoria los conflictos con el Ministerio de Hacienda, que auguraban que terminarían con el recorte de inversiones municipales. Y, como no, tenemos presentes la peatonalización de calles, la construcción de carriles bici y otras medidas valientes de movilidad que iban a sumergir a Madrid en un caos de tráfico y destrucción. Nada de esto ha ocurrido, más bien todo lo contrario.

Es de imaginar que las tozudas evidencias no gusten a algunos partidos de la oposición, como el PP y Ciudadanos, y a otros poderes. Se les ha caído ese castillo de naipes basado en que no sabríamos gestionar, en que gobernaríamos a golpe de ideología. Tenemos ideología, por supuesto, pero también mucha sensatez. Seguimos, con mucha ilusión y con la certeza de que vinimos a transformar Madrid en una ciudad más justa y vivible.  Continuamos trabajando con un sentido de la responsabilidad hacia el dinero público y la ciudadanía que debería al menos hacerles ruborizar.  

-----------------

Carlos Sánchez Mato es concejal de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carlos Sánchez Mato

Responsable de elaboración programática de Izquierda Unida. Profesor de Economía Aplicada en la Universidad Complutense de Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Vianden

    No hay nada que objetar. Es una decicion CORRECTA. He trabajado mucho tiempo como analista haciendo ratings crediticios, cuando quieran emitir deuda contraten a las agencias. Mientras tanto es TIRAR el dinero, solo espero que lo que han ahorrado lo gastaran correctamente. Quiza en la explicacion le ha faltado decir que muchas emisiones de deuda no se pueden colocar sino tienen calificacion crediticia (por motivos regulatorios) y que una agencia de ratings puede hacer un rating "solicitado" y "no solicitado". Y todo esto se lo digo desde las antipodas ideologicas a Podemos.

    Hace 4 años 1 mes

  2. Yomismo

    Sea como sea las cosas se demuestran con HECHOS y el HECHO es que hay una alternativa real al PPSOE y que Carmena lo está haciendo muy bien. Algunos tienen que dejar de pensar en si mismos, en sus intereses, dejar de ser egoistas y pensar por y para los demás.

    Hace 4 años 1 mes

  3. Jesus M.

    Sin desmerecer ni mucho menos al Gobierno municipal, y al autor del artículo, no creo que el éxito haya sido la bajada de la deuda, sino el mejor empleo de los fondos disponibles. La deuda en sí no es mala, normalmente cualquier empresa o entidad, funciona con una parte de financiación externa, pero esta debe obteberse con las fórmulas financieras adecuadas, y la gestión bien planificada de ella. Si no tuviéramos que pagar la faraónica fra de Gallardón, los medios serían mayores, y mayor el beneficio para los madrileños. No tiene sentido pagar un crédito anticipadamente.

    Hace 4 años 1 mes

  4. Paul

    El presupuesto viene de Madrid al 0% y lo gastáis como dice la ley de estabilidad presupuestaria. Si fuese un país, no nos financiaría ni cristo. Qué facil es abrir un negocio cuando te lo paga papá estado.

    Hace 4 años 1 mes

  5. Paul

    Teneis la suerte de que os financia el gobierno central. Debeis pensar que las empresas de calificacion son unas hijas de puta que usan las grandes corporaciones para sacar tajada del pobre trabajador. Teneis la pasta que os da Montoro y la gastais según la ley de estabilidad presupuestaria. Si esa idea tan sumamente buena la hiciese España en su conjunto, quién nos iba a prestar dinero ? Preguntadle a Grecia el tema de la financiación y eso que antes de Tsipras y el PasOk había un parque temático socialista de la ostia y ha sido de las peores ruinas de la historia.

    Hace 4 años 1 mes

  6. raúl benasque

    Qué bien me caen estos tíos y estas tías. Qué harto estaba ya de glamour y desastres.

    Hace 4 años 1 mes

  7. Juan Tena

    Estupenda sensatez y honestidad la que se aprecia en tu artículo, Carlos. Ya me hubiera gustado que se hubieran tenido más en cuenta tus asesoramientos al Consistorio a finales de 2015, cuando mencionaste que no había ningún impedimento ni legal ni económico para rescindir los contratos con las concesionarias de limpieza cuando dejaron a todo Madrid sumida en la suciedad e insalubridad, y haber pasado a remunicipalizar los servicios de limpieza de la ciudad. Ahora estaría la ciudad mucho más limpia de lo que está. Saludos cordiales de alguien que te tiene un gran respeto. Espero que seas el próximo alcalde de Madrid.

    Hace 4 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí