1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Aún estamos a tiempo para el diálogo: un referéndum pactado

Si se insiste en la vía de sostener y agrandar el conflicto no habrá ganadores, todos seremos perdedores. Solo es posible salir bien de esta espectacular crisis de Estado con un pacto político

Joan Coscubiela 7/10/2017

<p>Artur Mas y Carles Puigdemont en enero de 2016. </p>

Artur Mas y Carles Puigdemont en enero de 2016. 

Generalitat de Catalunya

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

En ocasiones hace falta situarse al borde del precipicio para que el vértigo que produce mirar al abismo active el instinto de supervivencia.

Eso parece haber pasado en una parte de la sociedad catalana y española. Por fin amplios sectores de la ciudadanía que siempre han defendido el dialogo, pero que lo hacían en la intimidad y nunca en público para evitarse conflictos o la incomodidad de ir contra corriente en sus respectivas sociedades, han decidido abandonar el silencio para hacer pública su preocupación y explicitar su apoyo al diálogo y a soluciones negociadas.

Sinceramente no me hago ilusiones, porque quizás esa reacción de supervivencia haya llegado demasiado tarde para cambiar el rumbo de las cosas.

Los Gobiernos español y catalán, junto con las fuerzas políticas y sociales que les dan apoyo, han ido mas allá de lo que pueden controlar. Parece que el conflicto se les ha escapado de las manos y esta fuera de control. Entre otras cosas porque su enquistamiento y la falta de propuestas ha polarizado las posiciones en beneficio de los planteamientos más radicalizados y en detrimento de los que proponíamos tender puentes y buscar soluciones.

El Gobierno Rajoy ha repetido demasiadas veces y con toda vehemencia su negativa a dialogar y a presentar propuestas. Ha jugado a alimentar el conflicto con Catalunya para convertirlo en su particular yacimiento de votos en toda España. Se ha negado a reconocer la existencia del problema y ha apostado a que se deshinchara por el mero paso del tiempo. Se ha cerrado tanto en banda y ha repetido tantas veces su “ni puedo ni quiero”, por otra parte falso, porque sí puede, pero no quiere. Ha alimentado tanto una posición de cerrazón más destinada a cohesionar a los suyos que a encontrar una solución, que ahora no se atreve a aceptar que pueda haber una solución dialogada. Por si fuera poco la desastrosa y violenta actuación el 1 de octubre le ha situado a la defensiva en España y a nivel internacional y ahora necesita justificar aún más su injustificable actuación, adoptando una posición de firmeza. Y necesita tapar su falta de valentía política –porque hoy lo valiente es apostar por el dialogo-- con actuaciones contundentes que tapen el desastre de estos años.

De otra parte el Gobierno catalán y las fuerzas que le dan apoyo en su pretensión de declarar unilateralmente la independencia también se han ido cerrando los márgenes de maniobra. Han confundido la legitimidad de reivindicar la independencia con la viabilidad de su declaración unilateral. Han explicado a la ciudadanía que un referéndum unilateral es mas fácil que un referéndum pactado. Que a través de un referéndum unilateral se puede llegar a una independencia efectiva. Que este proceso sería rápido y sin riesgos ni costes. Que, aunque se tenga la oposición del gobierno español, se iba a tener el apoyo internacional y de la Unión Europea. Que la legalidad es un buffet libre en el que cada uno escoge el plato que más le gusta –o sea las leyes que le apetece cumplir y las que no--. Que solo hace falta tener mucho apoyo en Catalunya a la independencia para que el mundo nos la reconozca. Que si se materializa la independencia eso no significa la salida de la Unión Europea y que en todo caso los que deben estar preocupados son los europeos que pierden nuestro mercado y no nosotros. Que España es un todo monolítico e irreformable y que por tanto nada cambiaría, aunque cambien las mayorías políticas.

Todas estas afirmaciones y muchas más han construido durante estos años un relato hegemónico en Catalunya. Y han generado un clima de ilusión que ha sido capaz de crear el movimiento social más importante de toda Europa en los inicios del siglo XXI. Y de hacerlo de manera sostenida en el tiempo durante 5 años. Un movimiento que, aún no siendo mayoritario en la sociedad catalana, ha demostrado una gran capacidad de atracción social en sectores muy amplios y diversos de la sociedad. Que aumenta su apoyo cada vez que Rajoy hace una de las suyas, que es casi cada día. Que ha sido capaz de mantenerse en el tiempo a pesar de que todos y cada uno de los objetivos apuntados durante estos cinco años se han demostrado irrealizables. Baste recordar los diferentes eslóganes de las manifestaciones del 11 de septiembre, desde la del 2012, y qué fue de ellos.

Por si fuera poco, ambos gobiernos y fuerzas en conflicto han menospreciado e incluso ninguneado a quienes durante estos años venimos planteando la salida negociada del Referéndum pactado. Las descalificaciones sufridas en España se basan en la falsedad de que nuestra propuesta no cabe en la Constitución, como si esta fuera un ente fosilizado y no susceptible de ser interpretado y si cabe modificado por la política, que para eso está. Y en Catalunya ha consistido en considerar el referéndum como pantalla pasada, y el referéndum pactado como una ingenuidad.

Y ahora cuando, después del 1 de octubre y de lo que consideran un referéndum vinculante, deben dar el paso definitivo, el de la proclamación unilateral de independencia, asoma el vértigo y las piernas tiemblan. Porque sea cuál sea el camino que elija el Presidente Puigdemont los costes pueden ser muy elevados, no solo en términos políticos, también sociales. Si decide continuar en su fuga hacia delante y en la estrategia de acción / reacción, las consecuencias son evidentes: la aplicación, en cualquiera de sus formatos posibles, del artículo 155 de la CE o cualquiera otra medida de excepción. Y si este próximo martes decide dar marcha atrás en la declaración unilateral de independencia, sea cual sea la manera de disimularlo, los costes no serán menores. Porque explicar a los cuadros de los partidos esta decisión en clave de habilidad táctica es relativamente fácil, pero explicarle a centenares y centenares de miles de personas que la promesa de una independencia unilateral, rápida, sin riesgos ni costes ha sido un engaño orientado a mantener la ilusión vía ficción y simulación es francamente muy difícil, incluso con el apoyo de toda la división mediática a su servicio.

Para terminar de complicar las cosas, muchos y desde distintas y contrapuestas posiciones han consolidado la idea de que el conflicto puede acabar con ganadores y perdedores. Un espejismo para alimentar a los hooligans respectivos, pero que impide el diálogo. 

El Estado español no va a derrotar al movimiento independentista. Y todos los intentos de derrotarlo y humillarlo solo sirven para hacer más grande y amplio el apoyo social, incluso de quienes no son independentistas pero no soportan este ejercicio prepotente y autoritario del poder. Como se pudo comprobar el 1 de octubre.

Y en sentido contrario, por muy amplio, fuerte y sostenido que sea el apoyo a la reivindicación independentista, esta no va a conseguir doblegar la resistencia del Estado Español. Entre otras cosas porque, como nos enseña la vida, la más grande y espectacular movilización siempre es una parte, solo una parte, de la sociedad.

Si se insiste en la vía de sostener y agrandar el conflicto, no habrá ganadores, todos seremos perdedores. Solo es posible salir bien de este conflicto, que hoy ya es una espectacular crisis de Estado, si se apuesta por el diálogo y el acuerdo.

Soy consciente que en este contexto pretender el diálogo es harto difícil, pero hay que mantener esta posición hasta el final. Especialmente aquellos que lo hemos hecho en absoluta minoría durante tantos años.

A estas alturas del conflicto y de su enquistamiento, no basta con una apelación genérica al dialogo, es necesario poner encima de la mesa propuestas concretas, que sean viables y aplicables en un tiempo relativamente breve. Aunque nadie puede esperar milagros y menos que se consiga invertir en pocas semanas una tendencia hacia el abismo que dura ya muchos años.

Deberíamos todos tener claro que, a estas alturas, no sirven ni placebos ni soluciones que pudieron ser útiles hace años pero que hoy han quedado desfasadas. Cualquier posibilidad de acuerdo pasa porque en Catalunya se celebre un referéndum en el que se consulte a su ciudadanía su opinión sobre el futuro político de Catalunya. Resulta imprescindible saber qué opina el conjunto de la ciudadanía de Catalunya, especialmente después de unas llamadas elecciones plebiscitarias de septiembre del 2015 y del proceso del 1 de octubre, de la que algunos quieren inferir mandatos democráticos que no existen. La única manera de hablar en nombre de la sociedad catalana es permitir que se exprese en referéndum. Dentro de este marco y de sus márgenes las posibilidades de acuerdo existen –si se quiere, claro-- y son mucho más grandes de lo que se ha dicho y explicado hasta hoy.

La propuesta que sugiero en esta reflexión no es nueva. La han venido defendiendo constitucionalistas de todas las ideologías y con especial solvencia Rubio Llorente, que fue Vicepresidente del Tribunal Constitucional y Presidente del Consejo de Estado. Y catedráticos de diferentes ideologías e incluso con posiciones absolutamente contrapuestas entre sí, como Joan Vintró, Xavier Arbós, Marc Carrillo o Francesc de Carreras, entre muchos otros. Incluso el profesor y Letrado Mayor del Parlamento de Catalunya, Antoni Bayona, lo ha explicado con gran solvencia en un artículo académico. 

Esta vía constitucional ha sido incluso apuntada por el propio Tribunal Constitucional al menos en dos ocasiones. En la sentencia 42/2014, en la que deja claro que nada impide defender el derecho a decidir e incluso la propuesta de independencia o cualquier otra fórmula de nueva articulación del Estado, sea federal o confederal, siempre que este planteamiento se haga a través de los mecanismos previstos en la propia Constitución Española.

Esta sentencia utiliza la definición de “Constitución no militante” para referirse a la Constitución española y diferenciarla de otras constituciones europeas. Y lo hace en el sentido de considerar la Constitución como un texto reformable y no inmutable. Incluso utiliza como elemento de referencia la decisión del Tribunal Supremo de Canadá de 20 de agosto de 1998 sobre la propuesta de independencia del Quebec.

Y para que no haya ninguna duda, la más reciente sentencia del Tribunal Constitucional de 10 de mayo del 2017 sobre la ley de Consultas referendarias insiste en que nada puede impedir que en el marco del desarrollo orgánico del artículo 92.3 de la Constitución Española se proceda a la celebración de referéndums consultivos en ámbitos territoriales inferiores al del conjunto del Estado y en concreto en el ámbito de una Comunidad Autónoma.

A partir de esta sentencia se hace evidente que existe un camino constitucional para ejercer el derecho a decidir y que los impedimentos no son de naturaleza jurídica, sino políticos. 

Itinerario

El contenido y el itinerario de esta propuesta para concretar la apuesta por el diálogo, con todos los matices o concreciones que se quieran introducir, podría ser del siguiente tenor.

Primero y básico, todos los pasos deberían estar marcados por el acuerdo, o al menos por la gestión del disenso que, como saben bien los que tienen experiencia negociadora, también es una forma de acuerdo.

En primer lugar se trataría de convocar un referéndum consultivo en Catalunya, utilizando las previsiones del articulo 92.3 de la Constitución española. La convocatoria le corresponde al Estado y por supuesto debería ser objeto de acuerdo previo con las instituciones de Catalunya.

Esa convocatoria de referéndum consultivo, solo entre la ciudadanía de Catalunya, es posible con una simple interpretación abierta del articulo 92.3 o con una pequeña reforma de la Ley Orgánica 2/1980 de referéndums, que si se quiere puede ser aprobada con plazos muy breves.

En relación a la pregunta sometida a consulta existen límites, pero son perfectamente superables. Es cierto que en términos constitucionales no se puede hacer una pregunta que no quepa en el actual redactado de la Constitución Española. Pero existen mil y una posibilidades, tantas como voluntad política exista, para formular una pregunta que no sea constitucionalmente impugnable. Y ahí es donde vuelve a ser clave la voluntad de diálogo. 

Por ejemplo, puede preguntarse a la ciudadanía de Catalunya si están de acuerdo en promover reformas constitucionales que permitan nuevas formas de articulación del estado, en un sentido federal y confederal y que no impidan que el resultado final pueda ser la independencia. Puede incluso utilizarse una formulación parecida a la del referéndum del Quebec, adaptada a la realidad de nuestro país.

En relación a la pregunta es importante tener claro que el acuerdo necesario no lo es solo entre el estado español y las instituciones catalanas. Es imprescindible el acuerdo sobre la pregunta en el conjunto de la sociedad catalana para que el referéndum sea inclusivo y todo el mundo se sienta llamado a participar. En este sentido las preguntas binarias sobre la independencia tienen el problema de hacer desaparecer del escenario a una parte de la sociedad catalana que no está de acuerdo con la situación actual, tampoco con la independencia y defiende formas de articulación federal o incluso confederales. En todo caso, si se quiere, este tampoco sería un obstáculo insalvable, aunque reconozco que es una de las principales dificultades.

La celebración de este referéndum consultivo entre la ciudadanía de Catalunya nos permitiría conocer por primera vez la opinión de la sociedad catalana y, de ser favorable a una reforma en profundidad de la Constitución española, que debe incluir la posibilidad de acceder a la independencia, continuar en el camino de buscar una solución vía pacto.  

Los siguientes pasos deberían estar en consonancia con lo expresado por la ciudadanía de Catalunya en el referéndum consultivo y requerirían sin duda de nuevas dosis de diálogo para concretar los términos de esta reforma constitucional.

Sería esta reforma constitucional, acordada por el máximo de fuerzas políticas, la que se sometería a referéndum vinculante entre el conjunto de la ciudadanía española. Es evidente que este paso solo tiene sentido si antes existe un amplio acuerdo entre las fuerzas políticas y sociales para dar apoyo a esta reforma constitucional.

Concretada esta reforma constitucional, que debería permitir no solo una nueva articulación del Estado español sino también la independencia, el siguiente paso sería acordar los términos en que esta nueva relación se articulara políticamente. Siempre claro a través del diálogo y la negociación.

Creo que en estos términos o parecidos es posible abrir una vía de diálogo para canalizar el conflicto.

Soy consciente de que esta propuesta no tiene la épica del referéndum unilateral ni de la declaración unilateral de independencia. Y que en el actual estado emocional de la sociedad catalana, una buena parte de la cual cree que es posible una declaración unilateral de independencia que sea efectiva, es una propuesta fácilmente descalificable con todo tipo de adjetivos.

Soy consciente también de que, desde la perspectiva del clima político creado en buena parte de la sociedad española en relación al carácter inmutable de la unidad de la nación española, aunque termine siendo una nación rota, ofrece no solo una crítica fácil, sino una descalificación segura. Y que hará falta mucha valentía política para defenderla en España.

Una valentía que el 8 de marzo del 2014 sí tuvieron los diputados y diputadas de Izquierda Unida y Chesús Yuste de la CHA en el Congreso de Diputados, votando a favor de una Proposición de Ley redactada en términos parecidos, por el Parlamento de Catalunya y defendida por Jordi Turull, Marta Rovira y brillantemente por Joan Herrera. Fue entonces cuando Rajoy acuñó la expresión “Ni puedo ni quiero”, y cuando Rubalcaba situó al PSOE en una inconcebible subalternidad en relación al PP, sobre todo por una intervención en la que  se refirió a la desigualdad entre los españoles no en términos de conflicto social entre clases, sino en el imaginario del agravio comparativo territorial.

Hoy lo cómodo y lo menos arriesgado es dejarse llevar por el clima de conflicto. Pero lo que creo que esperan de nosotros la ciudadanía es que seamos capaces de canalizar el conflicto hacia el pacto y la solución, aunque sea difícil y tenga costes políticos.  

Quienes tienen experiencia de negociación saben que los acuerdos, sobre todo después de conflictos tan profundos, intensos y largos en el tiempo como este, son todo menos épicos. En lúcidas palabras de Daniel Innerarity : “Un pacto requiere que nadie se empeñe en humillar al adversario, por un lado, y que caiga cuanto antes en la cuenta de que, si es un verdadero pacto y no una imposición disimulada, exigirá concesiones mutuas. De esta no salimos sin algún tipo de renuncia que será dolorosa”. Y yo añado, por todas partes. 

Soy consciente también de que formular una propuesta en estas condiciones es arriesgado, sobre todo si el que la plantea ostenta una representación política en el Parlamento de Cataluña. Por eso quiero dejar bien claro que esta es una reflexión personal que no pretende representar a nadie, solo al que la suscribe. Es solo una modesta aportación a un diálogo que siempre ha sido necesario y hoy es imprescindible. 

-------------------

Joan Coscubiela Conesa es diputado del Parlamento de Cataluña y portavoz de Catalunya Sí que es Pot en el hemiciclo catalán.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Joan Coscubiela

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

28 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Gekokujo

    Otro serbio hablando de lo bueno que es un modelo federal... Ah no, que no es ni serbio ni federal.

    Hace 4 años

  2. Anónimo XXL

    Alucinante que este hombre aún siga con la misma cantinela del referéndum pactado, añadiendo confusión con los modelos federal y confederal. No es tan difícil, ya se ha visto en Reino Unido o Canadá: Quiere usted la independencia, sí o no. Punto. Gana 50%+1 voto. Punto. El resto es trilerismo político y gimnasia verborreica. Desde Cataluña las encuestas dicen que el 80% de la población quiere un referéndum pactado, y a nivel parlamentario (si cogemos a Coscubiela), casi el 60% de los votos del último Parlamento también lo quieren, desde 2012. Llevamos más de cinco años, ya es hora de que CSQP decida con un sí o con un no. Ellos tuvieron la bisagra en 2015. Me da que Dante Fachín se lo va a merendar antes de los próximos comicios.

    Hace 4 años

  3. Sebastian Nowenstein

    Algunas cosas sobre los singulares, incómodos y acaso ponzoñosos halagos que dirigiera a Coscubiela el profesor Elorza : http://sebastiannowenstein.blog.lemonde.fr/2017/09/24/carta-al-diputado-coscubiela-victima-de-los-halagos-de-elorza/ http://sebastiannowenstein.blog.lemonde.fr/2017/09/24/mas-sobre-la-vertiginosa-comparacion-de-elorza-coscubiela-unamuno-en-el-parlament/ http://sebastiannowenstein.blog.lemonde.fr/2017/09/14/unamuno-adalid-de-la-legalidad-carta-al-profesor-elorza-sobre-los-limites-de-la-analogia/

    Hace 4 años

  4. fer

    Vamos a ver. Hoy en día a Ortega y Gasset no se le ocurriría escribir la España Invertebrada. Escribiría otra cosa, a lo mejor "La España demasiado vertebrada". Cuando Ortega escribió eso más del 85% de la población española vivía en casas con el suelo de tierra.

    Hace 4 años

  5. fer

    Referéndum de secesión consultivo? Cómo encaja eso en la Comisión de Venecia? En la Constitución? Interpretación amplia del artículo tal y la ley tal? Lo que a uno le parece amplio a otro le parece delito. En resumen hay solución: la soberanía es de los españoles y los españoles opinan sobre ella. Punto? Sí. Creo que se puede hablar si hablar significa llegar a conclusiones entre las que se de a elegir a los españoles y aceptar su decisión democratica y libre. No parece que la independencia de Cataluña como ahora se está planteando convenza a los españoles, a lo mejor planteada de otra manera sí. Otra cosa es que no haya otra manera de plantearla que no sea....por la cara, SÍ o NO. Y mientras hablamos del derecho de los territorios no hablamos de los derechos de los ciudadanos. Y la izquierda en el barro "nacional" en el que mejor se maneja la derecha, me parece patético.

    Hace 4 años

  6. Carlos

    Quizás el referendum calme las cosas hoy, pero a largo plazo no. Existe una marca España pero no un proyecto España capaz de federar e incluir todas las partes de este pais. Vivimos en la historia y no en el futuro. Ma gusta recomendar Ortega y Gasset con su "España Invertebrada" para quién quiere empezar a entender algo de lo que está pasando.

    Hace 4 años

  7. Esteban

    El problema es que diálogo no es monólogo, tampoco diálogo es hacer lo que impongo, precisamente los que no pueden hablar de diálogo son los que como cualquier totalitario es referendum sí o sí, eso no es diálogo. Aunque si pensamos como actuan, verdad absoluta, solo yo tengo razón, se hace lo que quiero y si no son fascistas...ya está bien de creerse estar por encima de los demás.

    Hace 4 años

  8. dani

    Gracias por el articulo. Ninguno de los dos bandos va a conseguir nada por la vía de la imposición: solamente aumentar el problema. Aunque temo que quizas este pais es ya tan disfuncional que tenga que romperse por completo antes de poder empezar a reconstruirlo.

    Hace 4 años

  9. manu

    Salvador Espriu: La pell de brau / La piel de toro (1960): ”Diversos són els homes i diverses les parles, i han convingut molts noms a un sol amor.. Recorda sempre aixó, Sepharad: fes que siguin segurs els ponts del diáleg i mira de comprendre i estimar / las raons i les parles diversas dels teus fills ..”

    Hace 4 años

  10. manu

    Salvador Espriu: La pell de brau / La piel de toro (1960): ”Diversos són els homes i diverses les parles, i han convingut molts noms a un sol amor.. Recorda sempre aixó, Sepharad: fes que siguin segurs els ponts del diáleg i mira de comprendre i estimar / las raons i les parles diversas dels teus fills ..”

    Hace 4 años

  11. manu

    Salvador Espriu: La pell de brau / La piel de toro (1960): ”Diversos són els homes i diverses les parles, i han convingut molts noms a un sol amor.. Recorda sempre aixó, Sepharad: fes que siguin segurs els ponts del diáleg i mira de comprendre i estimar / las raons i les parles diversas dels teus fills ..”

    Hace 4 años

  12. manu

    Salvador Espriu: La pell de brau / La piel de toro (1960): ”Diversos són els homes i diverses les parles, i han convingut molts noms a un sol amor.. Recorda sempre aixó, Sepharad: fes que siguin segurs els ponts del diáleg i mira de comprendre i estimar / las raons i les parles diversas dels teus fills ..”

    Hace 4 años

  13. Max

    A estas alturas propones un referendo para el federalismo/confederalismo? El debate en Cataluña des de hace años es independencia si o no. Llegas muy tarde.

    Hace 4 años

  14. Max

    A estas alturas proponer un referendo para que dentro de dos años se pregunte a los catalanes si quieren federalismo es de una ingenuidad sorprendente en usted. El debate en Cataluña des de hace mas de 6 años es independencia sí o no.

    Hace 4 años

  15. Inés

    No, no estamos a tiempo de un diálogo. El golpismo independentista ha dado muestras sobradas de que no va a dialogar. En su imaginario, o se cumplen todas sus condiciones o no hay conversación. Han conseguido exactamente lo contrario. Incluso muchos de los que antes veíamos con buenos ojos más autogobierno, pensamos que están pasados de frenada. Hay que quitar competencias a las autonomías, empezando por la de Educación. Más Europa y menos “plurinaciones“ españolas o como quiera llamarse el invento de Sánchez e Iglesias. Quien pida ahora diálogo es porque quiere salvar los muebles a Puigdemot. Eso no conviene a Cataluña y por lo tanto, tampoco al resto de España.

    Hace 4 años

  16. Pipo

    Pues no entiendo muy bien , yo vivo en Leon, esta propuesta me afecta directamente , y usted quiere quitarme mi derecho a votar? Que solo voten los que viven en CATALUÑA? Pues no se porque motivo yo tengo que inhibirme de una cuestión que me afectará para siempre El derecho a decidir en realidad es derecho a excluir!! En España , el demos, es el conjunto de los españoles con derecho a voto y no una parte

    Hace 4 años

  17. Jordi

    Este artículo lo has escrito solo tu, o te han ayudado tus palmeros del Parlament? Nihil novo sub sole.

    Hace 4 años

  18. Ricardo F.

    Benyosef: no puedo estar en desacuerdo con usted en su argumentación salvo cuando se refiere a los umbrales de legitimidad de un voto referendario. Mire: cualquier resultado electoral se cuenta sobre los votos emitidos, no sobre el censo. Quien no vota, no vota: simplemente. Ni a favor ni en contra de nada. En sistemas en que el voto es obligatorio, podría suponerse con cierta verosimilitud que una participación baja fuese debida al seguimiento de una eventual llamada al boicot. En sistemas como el nuestro, en que la participación electoral no es obligatoria, esto no es así: nadie sabe por qué no vota un ciudadano concreto. Puede estar enfermo o haberse ido a la playa, puede no interesarle el tema, puede ser anarquista o apolítico, pueden suceder mil cosas. La famosa sentencia del TS canadiense, con su respuesta clara a una pregunta clara, nos apunta un camino, pero a mi juicio no el de jugar con los porcentajes sobre el censo.

    Hace 4 años

  19. We Vincenzo

    El problema es que tanto al PP como a los independentistas les interesa forzar la situación al extremo. A nivel electoral el PP va a pegar un subidón con esta situación y en Cataluña el independentismo necesita represión para aumentar capital político. Esto hace posible este "lose-lose" del que habla Coscubiela: 1º Martes 10 de octubre de 2017, se hace un “rodea el Parlament” defensivo para que se pueda hacer efectiva la DIU, y se hace. 2º Durante los siguientes días/semanas el gobierno central, como respuesta, activa el art 155/116 con apoyo de PP + PSOE + C’s (y por supuesto de la Monarquía) 3º La cúpula del independentismo es detenida y encarcelada. Se llevan soldados, tanques y materiales bélicos para un dispositivo y movilización del ejército permanente en Cataluña 4º La respuesta civil son protestas masivas, inicialmente pacíficas, en toda Cataluña. El Estado strikes back y reprime de forma violenta. El "a por ellos oé oé" pero de verdad. Con el tiempo surgen grupos de defensa que abandonan el pacifismo y pasan a la lucha armada, lo que a su vez refuerza la necesidad de mantener el ejército. De hecho el Régimen del 78 se juega todo para mantener a Cataluña. 5º La escalada del conflicto y la utilización del ejército contra civiles hace que la UE expulse a España por violar el artículo 7 de sus tratados. Otra opción de deterioro potente via factores externos, es que el aumento del gasto militar para sostener el control poblacional en Cataluña combinado con el envejecimiento acabe fomentando ataques a la deuda española hasta el punto que el BCE no pueda evitar la quiebra. 6º La inestabilidad política y económica en Europa/ quiebra del Estado español lleva al empobrecimiento y degradación económica y social de gran parte de España y Cataluña. Esto es, caos bancario, comercial, relaciones de odio, etc. 7º Con el tiempo (quizás al cabo de unos años), y a pesar de la ultra-derechización inicial de la meseta, comienza desde el resto de España otro ciclo de protesta social “a la 15M”, esta vez contra la intervención-militar estúpida e inútil en Cataluña. Dependiendo de la correlación de fuerzas podría formarse un gobierno que prometiese la retirada del ejército. 8º ¿Qué se ha logrado? Otra década pérdida por culpa de no ser valientes y reformar la constitución hacia lo que debería ser el estado Federal con mayor autogobierno económico y social del mundo. Entiendo que la propuesta del referéndum pactado del artículo podría corto-circuitar este ciclo de represión-resistencia-represión pero tendría que ofrecerse YA.

    Hace 4 años

  20. Abraham Benyosef

    Argumentablemente, si necesitamos hacer un referéndum es que no hay que hacer un referéndum. Me explico: un referéndum de soberanía se debería hacer solamente cuando el consenso separatista es tal que no existen dudas de su resultado. Cuando se desmembraron la URSS y Yugoslavia, los referéndums —legales o no— que se hicieron se saldaron con un apoyo a la independencia mayor al 90% de los votantes, y al 65% del censo. Esos actos eleccionarios convalidaron una situación de hecho, perfectamente consolidada e inequívoca. En Cataluña, en cambio, la votación podría definirse por 3, 4 o 5 puntos porcentuales. Un resultado así sería absolutamente destructivo para la sociedad catalana, particularmente si gana el sí. No porque los constitucionalistas seamos más fanáticos e intolerantes, sino porque siempre es menos traumático quedarte en una situación que no deseás, pero a la cual estás acostumbrado, que pasar a una que tampoco deseás y además supone un salto al vacío. Por eso, si se va a plantear un referéndum debería ser con una cláusula de claridad muy contundente y que además esté explícita desde el principio de las negociaciones. Dejar claro que, por ejemplo, en el referéndum soberanista que se haga, si se hace, el sí debería obtener el 55% de los votos del total del censo para homologarse la independencia. La pregunta es: los secesionistas ¿aceptarían una cláusula así?

    Hace 4 años

  21. Ramon

    Me da la sensación que inmensa mayoría de independentista aceptaría a dia de hoy un referendum pactado para cuando sea (1 o hasta 2 años vista) y me da la sensación que una gran mayoria de unionistas no quiere que se decida votando, y sobretodo en el gobierno español no veo a nadie dispuesto a hablar de nada, su concepto de soberania, y democracia es así. Cuando europa lo constate, independencia al canto. Sanchez tiene la oportunidad de cambiar el gobierno de españa y pactar, sino adiós.

    Hace 4 años

  22. Ipu

    Alucinante Coscubiela! En la linia de siempre, el rvolucionario q defiende la ley española por ncima voluntad catalanes. Y tiene ladesverguenza de decir q la independencia no es una solución, q no es el,proyecto mayoritario en cat o q hay q hacer una "consulta" ni vinculante, ni nada, con una pregunta enrvesada q NO PUEDE proponer independencia pq seria incostitucional y q debe ser sobre federalismo o confederalismo.. Los engaños de siempre vamos.

    Hace 4 años

  23. Mentalmente

    Peor que un independentista es un equidistante. Alguien que sin violar la ley apoya a quienes lo hacen, protegidos por su cobardía. Lo vuestro es indigno.

    Hace 4 años

  24. A verlas venir

    Muchas gracias, me parece un artículo impecable. Me temo que no estaremos a la altura. El primer escollo (que no el único) que veo en esta hoja de ruta, es el PSOE. El partido socialista ha decidido ponerse de lado en este tema. Deben estar pensando, que este marrón no les corresponde, que se lo debe comer otro. Y es que me temo, que el actual PSOE no esta a la altura de las circunstancias, todo esto le viene grande. Lo digo sin asomo de acritud, mas bien con enorme pena. (he sido votante socialista durante mucho tiempo). La actual coyuntura pone a prueba al sistema político español, y por como van las cosas, podria decirse que es un sistema en crisis, en descomposicion...

    Hace 4 años

  25. Jose Gallardo

    Un avión no puede levantar vuelo si carga mucho peso. Para qué decole, hay qué soltar lastre. Esa es una ley física, pero, vale cómo analogía para el problema España/Cataluña. En este caso, el lastre es la CUP, por la izquierdacatalana y Mas y otros por la derecha. Por parte la parte española, el lastre es: Rajoy, por una parte, grán parte del PP y, el PSOE cómo comodín. El papel del PP y Rajoy son pués, mas complicado

    Hace 4 años

  26. Carlos

    Nadie está por encima de las Leyes, según la Constitución Española, o sí, la Burguesía Catalana. Un referéndum de esa naturaleza, lo convoque fulanito o Marianito, es ilegal y vulnera los derechos de todos los españoles. Los secesionistas de hecho tienen más privilegios que el resto de los mortales en el territorio español y sólo hacen que invocar más privilegios medievales, que por supuesto lo hacen pisando los más elementales derechos de las personas que nacimos y vivimos en este país mal parido. Los que invocan el derechos a decidir, se olvidan de algo fundamental y es que el resto ( y en este caso somos mayoría) también tenemos ese derecho que ellos mismos nos niegan. Yo aspiro a vivir en un país con una administración territorial y una justicia moderna como LA DE FRANCIA. INSPIRADA EN LOS PRINCIPIOS DE LA REVOLUCIÓN FRANCESA Y NO EN PRIVILEGIOS MEDIEVALES.

    Hace 4 años

  27. Iñaki

    Señor Coscubiela: Muchas gracias por dar alas a la derecha española y a todos que utilizan la constitución para tirársela a la cara a los demás. Muchas gracias por ponerse del lado de los que excluyen e inmolarse ante quienes no van agradecérselo. Muchas gracias por elegir legalidad, procedimientos e instituciones, en vez de legitimidad y ciudadanía. Muchas gracias por ser el nuevo aspirante a Pío Moa. Muchas gracias por no respetar a sus compañeros de bancada y demostrarnos que la pluralidad es que hable usted y callen los compañeros que discrepan. Muchas gracias por todas estas cosas y más. El texto le ha quedado precioso, se ve que sabe. Pero su credibilidad vale menos que cero. Hubiese quedado mejor firmado bajo seudónimo.

    Hace 4 años

  28. me arrastran por eso no ando

    otra vez a empezar por otro camino para acabar en el mismo sitio, no es posible la independencia sin cambiar la constitucion, y me temo que tampoco referendum que toque el 2 sin una catarata de conflictos juridicos y de otra naturaleza, y para lo que hace falta una mayoria que ni por asomo se atisba. yo se que el cielo es goloso, pero mientras tanto se llega, la tierra un infierno. no te das cuenta donde estais?, tu estas en el mundo y en la realidad a dia de hoy?, pues na, a seguir...... Yo se tambien que el escenario que se avecina es jodido sin el mantra de la desconexion, y que quedais a merced de la otra izquierda, pero es asi. Y te lo digo porque me caes majete que si no ni eso, mejor cocerse en su propia salsa.

    Hace 4 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí