1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

España tiene futuro, Rajoy No

Vivimos el último capítulo de un Régimen en descomposición. La forma reactiva en la que han actuado los representantes del bloque de poder invitan a pensar que querrán imponerse por la vía autoritaria a las pulsiones de cambio

Ramón Espinar 7/10/2017

<p>Mariano Rajoy, en una entrevista con la Agencia EFE tras el referéndum del 1 de octubre en Cataluña.</p>

Mariano Rajoy, en una entrevista con la Agencia EFE tras el referéndum del 1 de octubre en Cataluña.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

La mayor crisis territorial que ha vivido España en los últimos 40 años se produce en un momento en que el mundo está atravesando convulsiones de dimensiones desconocidas. En el desorden global que atravesamos, con un modelo económico, político y social agotado, hace falta actualizar los manuales: necesitamos un nuevo modelo capaz de ofrecer respuestas a nuevas preguntas. Nos encontramos en el interregno entre ambos momentos, en el tiempo gramsciano de los monstruos. Llenar la política y el futuro de democracia, compromiso con los derechos humanos y espíritu de justicia es imprescindible para contener el resurgimiento del pasado político más trágico de Europa.

La principal batalla política de nuestro tiempo es la que opone soberanía y democracia al poder sin control del capital especulativo. Y es en este contexto y esta disputa donde se inscribe la crisis territorial que atraviesa España. Una crisis que no está aislada sino que es cuádruple: social, económica, política y estatal/territorial. Todas ellas se retroalimentan entre sí y tienen matrices parecidas que provocan un diálogo entre ellas: cuando nos han robado la capacidad de decidir sobre nuestro futuro, la principal lucha de los pueblos es la de recuperar y ejercer el derecho a decidir sobre todas las cosas. 

La doctrina del pensamiento neoliberal impuso durante la década de los 90 una sola posibilidad de articular y vehicular los procesos de globalización: la desregulación financiera y la desposesión de derechos sociales para la expansión ilimitada de los mercados especulativos globales. Para que la rueda pudiera seguir girando se abrieron nuevos mercados allí donde nadie imaginaba que pudieran existir y allí donde se conseguía dinero barato y rápido: vivienda y especulación inmobiliaria, sanidad, educación… Se pusieron en juego derechos recogidos por los ordenamientos constitucionales tras la II Guerra Mundial para maximizar modelos de negocio.

Ni las promesas de progreso, ni los sacrificios, ni el modelo de enriquecimiento privado a costa de las mayorías tuvieron ya recorrido

Todo ello salpimentado con las nuevas legislaciones laborales que sustrajeron los derechos adquiridos durante las décadas anteriores para aumentar el margen de beneficio, fundamentalmente, de las grandes empresas. El aterrizaje en España y sus consecuencias son por todos conocidas: el establecimiento de una economía dependiente, una balanza comercial –y energética– desastrosa, el desmantelamiento de la capacidad del sector público para dirigir la economía y la burbuja inmobiliaria más inflada de la zona Euro.

Hasta el colapso del año 2008. La crisis estructural del modelo de crecimiento desde los años 80 lo ha cambiado todo para siempre. Ni las promesas de progreso, ni los sacrificios, ni el modelo de enriquecimiento privado a costa de las mayorías tuvieron ya recorrido. El modelo de “Estado de Bienestar” que había establecido Europa desapareció. O, al menos, entró en una crisis muy profunda. 

España tuvo que enfrentar al mayor drama social desde la transición, encarnado de forma dramática en los desahucios de miles de familias en nuestro país. El desastre y el fracaso económico se trasladó con crudeza y dureza a lo social. En lo político, cada vez que firmamos un nuevo BOE sentenciamos nuestra soberanía, pasamos de pertenecer a la Champions League a ser una suerte de protectorado alemán. Las instituciones no eran capaces de resolver la tensión entre democracia y neoliberalismo con un modelo que genere expectativas razonables de bienestar para la mayoría social. 

La clase política envejeció mientras avanzaba el pueblo. Y la corrupción salpicó todo enterrando un modelo agotado. Seguimos en una legislatura ciénaga donde las viejas formas de gestionar lo público por parte del PP han salido al descubierto, denigrando y amenazando el funcionamiento institucional de nuestro país. 

Este panorama configura una crisis con tres derivadas: social, económica y política, que siguen sin resolverse y que se están enquistando en un momento de politización descarnada del choque de intereses de los grandes poderes financieros y económicos, por un lado, y de las clases populares, por el otro.

La estrategia de las élites ha sido el de intentar socavar las bases materiales de la soberanía atacando también la propia comunidad política y su forma primaria de organización: la nación. Apareció un discurso aparentemente superador de la situación en favor de una globalización intensificada, una globalización de los mercados contra los Estados que en realidad es una ofensiva de los mercados contra los bienes comunes y los derechos de las mayorías. Una vez se detuvo la rueda de la acumulación capitalista en el 2008 (recuerden a Sarkozy llamando a la refundación del capitalismo) se ha intentado abrir nuevos mercados –en aquellos bienes públicos y estatales– para re-impulsar un nuevo ciclo de acumulación y de beneficios exorbitantes contra las mayorías sociales.   

Tras el ciclo de movilizaciones en torno a las plazas, surgió un ciclo de movilización electoral creando un gran cisma en un sistema de partidos que nunca volverá a ser el mismo. Al tiempo que empezaron las movilizaciones sociales, en aquel mayo del 2011, empezó también la movilización independentista: lo hizo en septiembre del 2012. Apenas un año después y al calor de la sentencia del Estatut del 2010. Una sentencia que cerraba la puerta al autogobierno de Catalunya y que supuso la ruptura del modelo territorial pactado en la transición española.

El bloque de poder en España, cercado por absolutamente todos sus flancos, se ha cerrado en banda, se ha bunkerizado. Y el último capítulo de este intento de defensa numantina de una oligarquía amenazada con apenas legitimidad y cuestionada desde todos los frentes fue el discurso del Rey Felipe VI el pasado martes 3 de octubre, el día en que Catalunya dio un paso más convocando una huelga general tras la brutal represión vivida en la jornada de movilización popular del 1 de octubre. 

El uso de la fuerza es la última razón de los incompetentes. Cuando has cerrado la vía política y tu objetivo ya no pasa por solucionar los problemas de la gente, recurres al único recurso que te queda: la violencia. Una violencia desproporcionada y que ha sido la vergüenza de España en Europa y el mundo. Nadie en el extranjero ha comprendido como un país como el nuestro tiene un gobierno capaz de haber utilizado la violencia de esta manera contra la gente que quería votar el 1-O. 

Golpearon para un inexistente beneficio electoral a corto plazo, perdiendo generaciones por decenas de años. Una acción a la desesperada que no consiguió aquello que tanto se vanagloriaba de decir Soraya y Rajoy -”No habrá urnas”- y que tampoco logró ganarse el respeto ni de la ciudadanía ni de Europa. Una irresponsabilidad que ahonda en la fractura social y que convirtió el 1-O en un remake del 15M en clave catalana. El 1-O quedará marcado como una fecha en el imaginario político catalán capaz de determinar el sentido común de una generación. Como un gesto heroico de lucha por una ampliación de derechos democráticos. 

Por otra parte, la DUI que pretende impulsar Puigdemont el próximo lunes 9 de octubre no tiene legitimidad democrática, ni garantías jurídicas ni reconocimiento internacional. Es inviable porque no responde a ninguno de los tres elementos que dan pie a una independencia de un Estado. Estamos entre dos camino unilaterales que buscan dos bandos para un enfrentamiento catastrófico: DUI y 155. Choque de trenes fruto de la irresponsabilidad del gobierno de Rajoy que jamás quiso abrir un canal de diálogo.

El Rey sorprendió a muchos en su discurso del 3 de octubre: renunció a ser mediador o árbitro para tomar partido y se convirtió en un portavoz más del PP

Y por último, el papel del Rey. El Rey sorprendió a muchos en su discurso del 3 de octubre: renunció a ser mediador o árbitro –que es el papel que la Constitución reserva al jefe del Estado, además del de mando supremo de las Fuerzas Armadas– para tomar partido y se convirtió en un portavoz más del PP. Ambos han renunciado y se han opuesto al espíritu de la Transición. Con estos gobernantes no hubiéramos transitado a una democracia y al entendimiento entre diferentes.

Una actitud impropia de la jefatura del Estado. Un Rey que ha abierto la puerta a la cuarta crisis que configura la crisis de Estado: une a la social, la económica y la territorial la del modelo de Estado. El Rey ha entrado en la ecuación y ha cerrado filas con un bando que va a la deriva. 

Vivimos probablemente el último capítulo de un Régimen en descomposición. La forma reactiva en la que han actuado los representantes del bloque de poder invitan a pensar que únicamente querrán imponerse por la vía autoritaria a las pulsiones de cambio que recorren todo el territorio. No podrán convencer a las generaciones criadas política y sentimentalmente en el 15M. El grito de más democracia es mucho más potente que el del inmovilismo y despertar de los monstruos.

Nuestra propuesta es refundar un país del que nadie se quiera ir. Quienes no tienen futuro son las élites, pero la España de la gente como proyecto sí tiene futuro. Hay que refundar este país sobre bases democráticas y de justicia social. Y las condiciones están dadas para un proceso constituyente que supere las cuatro crisis que configuran la crisis de Estado. 

Cuando problematizamos la nación, la patria y la España democrática del siglo XXI estamos dando respuestas a los retos que tenemos como país. Cuando las agresiones desde los mercados globales y desde la oligarquía financiera destruyen los lazos sociales que nos forjan como comunidad tenemos que afrontar de cara los desafíos: recoser el pacto social roto pasa por refundar nuestra Constitución, actualizándola y adaptándola a las necesidades del siglo XXI. Rajoy ofrece precariedad, recortes sociales, corrupción y trabajadores pobres. España no es eso. España es un país plural, abierto y que tiene sed de justicia, democracia y fraternidad.

Catalunya ha sido la protagonista de una escisión republicana y la clave ahora es extender el impulso constituyente que nace en Barcelona hacia el resto de la península. Para seguir caminando juntos hará falta remodelar entre todos un modelo de convivencia democrático, abierto al otro y fraterno. Una propuesta de futuro que responda a la España que ya ha cambiado y que quiere estar a la altura de su gente. Plurinacional, con servicios públicos de calidad, una legislación laboral justa para los trabajadores, igualdad y limpia de corrupción. En nuestras manos sigue el imperativo de seguir haciendo latir con fuerza la España que ama a sus pueblos y a sus gentes, que no deja a nadie atrás, ni a un territorio ni a una persona. Una España que no se resigna, una España con futuro, una España con esperanza. 

-------------------

Ramón Espinar es secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid y portavoz en el Senado.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ramón Espinar

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

13 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Miguel

    Otra salida, Ramón, la vimos en los años 30 del pasado siglo, ante la amenaza de ruptura de un marco simbólico como la nación española, reaccción nacionalista y quizá fascista. Las revoluciones fallidas suelen desembocar en contrarrevoluciones. Vuestro apoyo al derecho a decidir ha sido muy arriesgado, colega.

    Hace 4 años 1 mes

  2. marc67

    El problema es que la sociedad española no es lo suficientemente madura para acometer el cambio que España necesita: quitarse de encima la losa que supone el franquismo sociológico que la atenaza bajo el control que ejerce la derecha heredera directa del franquismo (PP, C's) con el beneplácito (PSOE) o impotencia (Podemos) de la izquierda. El resultado de lla encuesta electoral publicada hoy con mayoría absoluta para PP y C's es una muestra más de ello. La única posibilidad real de un cambio verdadero que modernice España es la independencia de Cataluña. Cataluña, desde fuera, podrá ayudar a modernizar España pero desde dentro es incapaz (7,5M de 47M, el anticatalanismo está muy extendido y da mochos votos, etc.). Cataluña tiene la fuerza para cambiarse a sí misma pero para cambiar a España.

    Hace 4 años 1 mes

  3. atocope

    Vaya royo marxita. Si por lo menos fuera de los hermanos Marx podria ahuantarse pero este royo ? pa él

    Hace 4 años 2 meses

  4. atocope

    No puede haber más simplezas, estupideces y mentiras en este discurso púmbleo y soporífero. Un discurso de un izquierdista tiene que conterner las siguientes palabras, a saber : Lo social, las mayorias, la gente, reactivo, élites, fraternidad, fascismo y anticapitalismo , se ahita todo bien en una coctelera , despues se vierte en un biberon para bebes mentales y se pone una guinda que consiste en poner algo contra Franco y listo para el consumo. Yo no gracias, a mi me gusta el vino con gaseosa.

    Hace 4 años 2 meses

  5. canario

    España tiene futuro a pesar de sus políticos, Rajoy es un incapaz, un tío que pasa de todo, como dijo Iglesias al que todo se la suda, de lo que pasa en Cataluña el tiene mucha culpa, lleva mucho de presidente y no ha dialogado y luego manda a la policia a dar palos. El dirá son unos hilillos de plastilina eso se arregla solo. Suscribo en parte tu articulo Espinar pero no bebas muchas coca colas juntas pues te sale muy técnico y no lo entiende el pueblo llano.

    Hace 4 años 2 meses

  6. Marko

    Estoy de acuerdo España tiene futuro pero espero que sin ti, ni ninguno de los tuyos.

    Hace 4 años 2 meses

  7. Carlos

    ¡¡DIÁLOGO¡¡ dicen algunos cuando le ven las orejas al lobo del conflicto independentista, pero ojo sin conceder ningún PRIVILEGIO A LOS CHANTAJISTAS CATALANES. A esos compatriotas yo les digo: ¡¡privilegios¡¡ ¿sabéis quien los tiene?, el que parte y reparte que se lleva la mejor parte mientras mantiene atrasadas ¡¡a propósito¡¡ a las comunidades poco pobladas y sobre-representadas en congreso y senado, para vivir del cuento les entrega las limosnas de las transferencias, una metadona a la que son adictas que ya dura 4 décadas sin que se barrunte solución, porque si se desarrollasen se acabaría el cuento y esa servil dependencia del gobierno, siempre corrupto y bipartidista. Obviamente los gobiernillos de esas comunidades exageradas en número, ridículamente uni-provinciales algunas de ellas, encarecen el sistema y son cómplices del latrocinio, además de respaldadas por diputaciones para que a ningún enchufado le falte de nada. España es una pseudo-democracia con un sistema electoral injusto que con un 30% de votos permite gobernar con mayoría absoluta en el senado y en el congreso, aunque el gobierno esté en funciones como bien se ha visto. Se adereza todo este desmadre con un poder judicial y una fiscalía que son tan solo lacayos del legislativo con los carnets del bipartidismo en la boca, ¡¡eso si son privilegios amigo¡¡ y todos los poderes conchabados con los poderes financieros que financian la casta política en A en B y en C , endeudan al bipartido y les ofrece a sus sucios y corruptos miembros retiros dorados mediante las famosas puertas giratorias, al tiempo que juntos y al unísono roban a mansalva. Toda esa mierda constituye un país de pandereta vergonzante del cual deberían intentar independizarse todos aquellos que tengan un mínimo de ética, pretenden dividirnos para que nos peleemos entre comunidades cuando si no fuésemos idiotas, lo que haríamos es irnos todos hasta que reviente este sistema que es tan solo una cárcel con todo bien atado desde 1939. El paisaje de Caspaña es el de miles y miles de asesinados que decoran tenebrosamente las cunetas, reyes borbones que son puteros, o en el mejor de los casos fachosos herederos del dictador asesino siendo la guinda que por arriba decora este zurullo. UNA JUVENTUD SIN FUTURO en un bodrio de nación de naciones de las que tienen que emigrar nuestros hijos mas o menos preparados, si son honrados y no quieren ponerse a medrar entre la casta de sanguijuelas a las que nos resistimos a dejar de votar elección tras elección. Un país sin futuro para sus gentes porque su sistema es irreformable por las buenas ya que con solo un 15% de fascistas y otro 15% de traidores esto no se puede cambiar en modo alguno, al contrario ya se ve que vamos cada vez mas hacia atrás y que con cualquier pueril excusa como la de que se rompe Caspaña se aumentan los porcentajes anteriores con otro 20% de tontos de baba. ¡¡DESESPERANTE¡¡

    Hace 4 años 2 meses

  8. Michael

    Vaya leño EspiBlack...Tienes mucho morro colega!

    Hace 4 años 2 meses

  9. Vero

    España tiene futuro si continúa unida, y el futuro de Rajoy lo decidirán las urnas. La crisis territorial se solucionaría inmediatamente si los separatistas no crearan crisis territoriales. No todos los españoles tenemos papiblacks, ni a un carrillo con el que llenarnos el carrillo y el bolsillo, ni estamos apesebrados por los ayatolás. A solucionar los problemas de Venezuela, España no es país para pijitos metidos a castrocomunistas revolucionarios.

    Hace 4 años 2 meses

  10. ADELINE

    Al Autor....tu padre es aquel que te a formado con las tarjetas Black? El que te asesoro para comprar un piso para ganar dinero especulando???....eran preguntas lo siguiente es una afirmacion...Que cara mas dura tienes....no vendas motos a aquellos que trabajamos en la Vespa!!!!!

    Hace 4 años 2 meses

  11. me arrastran, por eso no ando

    jajaja joder tio, te han echao algo en el cocido de hoy?

    Hace 4 años 2 meses

  12. Vigorro

    Esto se acaba y el proximo Presidente y luz de nuestro futuro sera el amado lider Iglesias... claro que si, guapi... xD

    Hace 4 años 2 meses

  13. Jose Antonio

    Si dices que Rajoy no tiene futuro, más te conviene tener claro que Rajoy no está ahí por casualidad. Lo han puesto ahí el propio PP, el PSOE, Ciudadanos, y el Rey. El problema de verdad son los apoyos que tiene y que dificultan muchísimo cualquier futuro en el que él no esté ahí terminando de liquidar España. El problema de España no es que haya un corrupto, descendiente de Franco, gobernando España... El problema de España es que el poder lo esté apoyando.

    Hace 4 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí