1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TECETIPO

Si nos gobernaran ultras…

Gerardo Tecé 28/09/2017

LA BOCA DEL LOGO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

La extrema derecha ha vuelto al parlamento alemán setenta años después. La noticia es histórica, pero la observamos como el que ve llover a través de la ventana. Nos ha salido callo de tanta agua. ¿La clave del éxito ultra en Alemania? La de siempre últimamente, que es la misma de toda la vida y en todos lados. Olvido, agitación del nacionalismo en tiempos difíciles y búsqueda de enemigos, fuera y dentro. Esta fórmula, como la de la Coca Cola, nunca falla. El refrescante chisporroteo del nacionalismo hace que hasta el consumidor más moderado, según su propio criterio, se apunte a la moda del gas ultra. Alemania no es un caso raro. Pasa en casi toda Europa. Con más o menos fuerza lo hemos visto últimamente en Francia, Finlandia, Hungría, Holanda, Austria, Noruega, Reino Unido…  Siempre que vemos la lluvia a través del cristal, solemos taparnos con la manta y contar la misma historia: en España, por suerte, eso no pasa. Es gracias al PP, dice la leyenda, el partido vileda que todo lo absorbe. Gracias a ellos aquí estamos secos como culo de bebé de anuncio. Desde el sofá y con la manta, celebramos la moderación que supone que algo tan peligroso como la ultra derecha no cruce los Pirineos. 

Lo celebramos tanto, y es normal, porque sería muy preocupante que movimientos ultras llegasen a puestos de poder en España. Nadie quiere algo así. Si eso llegara a pasar algún día, y ojalá nunca pase, sabríamos lo que es tener, como en otros lugares, a líderes políticos señalando a los inmigrantes como culpables de la inseguridad o el lento funcionamiento de la sanidad. No son los recortes, es esa señora con velo, diría un dirigente ultra antes de aprobar una ley que se carga la atención sanitaria universal. Otro líder ultra señalaría con carteles por las calles de su ciudad a los rumanos. Habría para todos. Si un día el extremismo llegase, veríamos cosas que nos parecerían imposibles de ver por aquí. Ministros de Interior, ni más ni menos, despachando el drama de los refugiados con un “pues métalos usted en su casa”, para, a continuación, culpar a las ONGs, ponerle dos metros más a la valla de Melilla y una ración extra de cuchillas a la de Ceuta. ¿Se imaginan?

Veríamos, si algo como el extremismo de derechas pudiera suceder en España, al mismísimo Gobierno saltarse leyes internacionales, negándose a cumplir la legislación que obliga a acoger a quienes huyen de la guerra. Y además, esto siempre pasa en otros lugares con partidos ultras, lo haría con excusas que estigmatizasen como terroristas a las propias víctimas del terrorismo. Madre mía, la que está cayendo ahí fuera. Por suerte no pasa, pero si en España pudiera suceder, en algún caso extremo incluso podríamos llegar a  ver escenas dramáticas. Quién sabe si la Guardia Civil disparando hacia personas a nado. Y lo peor, veríamos a los responsables ultras tapando primero y justificando después quince muertes. Si en España, como ocurre en otros lugares, gobernaran los ultras, al ser preguntados por un escándalo como ese, la respuesta habitual sería una evasiva patriótica. Francia/Finlandia/Alemania es una gran nación. Algo así.  

Por suerte aquí no pasa. Si pasara, si en lugar del Partido Popular tuviéramos en España dirigentes ultras, quién sabe si sufriríamos a líderes políticos que, en lugar de arreglar las tensiones internas, las alimentaran para sacar beneficio nacionalista. ¿Se imaginan lo que debe de ser que, ante una situación territorial delicada, en lugar de sentarse a solucionarla, los dirigentes pidieran más banderas a la población? “Cuelga tu bandera española en el balcón”, sería la solución ultra en lugar de sentarse a trabajar para solucionar el problema territorial. Si aquí hubiese, como al otro lado de la ventana, partidos extremistas, desde el Gobierno harían incluso vídeos para victimizar el hecho de ser español ante el enemigo Cataluña. Qué locura sería que en lugar de cohesionar, alguien con poder jugase a dividir su propio país, ¿se imaginan? Menos mal que aquí no pasa. En nombre de la interpretación más extrema y subjetiva de la ley, un Gobierno ultra llegaría incluso a detener a políticos. También se registrarían imprentas y periódicos, se prohibirían actos legales y pacíficos o se usarían millones de euros y recursos para crear una sensación de guerra, con los cuerpos de seguridad del Estado desfilando por medio país. Para todo esto, si hiciera falta, se usarían jueces amigos, quién sabe si cargos de la dictadura anterior reconvertidos a los nuevos tiempos. Y se podría hacer así porque, en un país ultra, lo de la independencia judicial sería muy relativo. 

En un país donde la extrema derecha estuviera presente, como los del otro lado de la ventana, el espíritu ultra acabaría notándose en la calle. Habría masas en las puertas de los cuarteles ovacionando a la Guardia Civil enviada a tierra enemiga, y gritos de “a por ellos” mientras se agitan las banderas. Incluso, vamos a seguir imaginando, veríamos a cargos públicos del partido ultra en el Gobierno pidiendo en redes sociales que la Guardia Civil vaya a Cataluña a “dar hostias como panes” contra ciudadanos que quieren votar. Sería de locos si en España no estuviera el PP, las consecuencias serían imprevisibles. En un país dominado por el espíritu ultra, los límites democráticos se difuminarían tanto que los gobernantes sentirían que esto es su cortijo, también a la hora de usar a su antojo las fuerzas de orden público. Sería peligroso. Se intentarían imponer leyes mordaza para controlar a la ciudadanía crítica, se crearían alcantarillas del Estado en las que tapar delitos del propio partido en el Gobierno, fabricar informes falsos contra rivales políticos o acosar a jueces, fiscales y periodistas. 

Si en España hubiera un partido ultra con poder, la cosa iría más allá del conflicto entre territorios, o del enemigo inmigrante, o del victimismo español o católico. Quién sabe si, desde el propio Gobierno, se señalaría incluso como traidores a la patria a los críticos con el partido ultra. Las cosas podrían ponerse mal. Puestos a imaginar, vámonos a un caso tan extremo como extremos son los partidos que crecen fuera de España y aquí por suerte no. Imagínense a 400 cargos públicos, a diputados, senadores, alcaldes, todos críticos con la postura del partido ultra, todos elegidos en democracia, siendo retenidos durante horas en un edificio por manifestantes que los acusan de ser traidores a la patria, ni más ni menos, mientras las fuerzas de seguridad están en cuadro porque se preparan para incautar urnas. Sería de risa si aquí algo así pasara. Tanto la escena como las explicaciones. Los ultras, como explica Le Pen en Francia o Wilders en Holanda, dirían que no son ultras, sino franceses u holandeses molestos que han decidido protestar contra quienes atacan su país. Y lo peor, si en España hubiera alguna vez un partido ultra con fuerza, es que todo eso iría cada vez a más. Al mismo tiempo que toda esa radicalidad, autoritarismo y nacionalismo crecerían, encontraríamos a mucha gente que lo justificase de una u otra manera. Todo se normalizaría. Siempre pasa así cuando lo ultra se impone. Por suerte en España esto no pasa porque tenemos al PP. Que alguien me traiga un secador, por favor.

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

18 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. VIVA EL FRANQUISMO

    ¡Larga vida al PP! ¡Muerte a todos los izquierdosos!

    Hace 3 años 7 meses

  2. jose

    Ultra es todo aquello que se aleja en demasía de una situación centrada. Sea hacia arriba, hacia abajo, izquierda o derecha. La posición que ocupa el PP en su pensamiento y acciones políticas y la de todos aquellos que le apoyan, no es precisamente propia de calificativos como Ultra. Lo podría ser si se compara la posición de quien esta distante en sus ideas respecto a ellos. Lógicamente, esa consideración lo será igualmente para los opuestos. No juguemos a decir bobadas por la trascendencia que ello conlleva y que lleva a engaño a gran parte de la población.

    Hace 3 años 7 meses

  3. fer

    En este artículo el autor descubre a la ultraderecha española, como esa cosa que controla fronteras y extranjeros de forma poco incluyente y empoderadora, esa cosa que elimina la seguridad social universal a la que acudimos todos todos los días que la necesitamos...tiene muchas más pruebas. Todo lo que no nos gusta del gobierno español, no tiene porque ser ultraderecha, puede ser incluso izquierdaeuropea incluso catalana, que están de moda. No es bueno banalizar una cosa como el fascismo y la ultraderecha Europea comparándola con el PP, el PSOE, con la legislación española o con cualquier cosa que no nos guste de la democracia occidental.

    Hace 3 años 7 meses

  4. Angel Dominguez Pazos

    Decía Aristófanes,o era Anasimandro, realmente no me acuerdo...Ah si, fué un compañero en un claustro: " Y que estos cretinos me hagan poner del lado de estos imbéciles".

    Hace 3 años 7 meses

  5. Alejandro

    Dejar de utilizar a los inmigrantes como moneda de cambio. Pareciera que es necesario utilizar la palabra - símbolo (inmigrante) para llenar con creces vuestra infinita solidaridad; claro, la única que existe: la solidaridad de la izquierda euro céntrica blanca y todos sus inventos posteriores; llámese ONG o lástima racializada. España, ni ningún país del mundo debe de sentir pena de nadie. Europa necesita inmigrantes de cualquier índole, esa es la realidad, tanto para llenar sus vacíos laborales o para expandir sus criterios de bondad hacia afuera; utilizando el mecanismo mercadotécnico persuasivo de lo bonito, del pret a porter. Venga, españoles, sois unos paletos redomados.

    Hace 3 años 7 meses

  6. Carlos

    Buenos días Ciudadano Español. El Pueblo no gobierna sino que elige quién le gobierna durante 4 años. Y si no nos gusta los quitamos como hicimos con el PP en la Región donde vivo. La diferencia es que en un régimen comunista que tanto te gusta no podrías quitar a nadie en las urnas porque son dictaduras. En cuanto a Guineu, "lo has clavao". Estos neocomunistas de nueva planta son más peligrosos que los antiguos comunistas o fachas de izquierdas como tu dices. Siempre les quedará el "paraiso" de Venezuela, pero claro, en el Congreso ganan más pasta...

    Hace 3 años 7 meses

  7. J.M

    Me dan risa todos los españoles que han comentado, no tienen idea de un gobierno ULTRA ! estan en un paraiso, en una burbuja momentanea.. y espero que jamas caigan en manos de un gobierno totalitario. Me dan risa los que aseguran estarlo en estos momentos, pues no saben de lo que hablan. POD: Un torturado por un gobierno ultra.

    Hace 3 años 7 meses

  8. Guineu

    Me podrias decir que diferencia hay entre un partido de extrema izquierda i uno de extrema derecha. Estoy hasta los cojones de los fachas de izquierdas que se creen los salvadores de la sociedad.

    Hace 3 años 7 meses

  9. Un ciudadano español

    Pues yo creía que en democracia gobernaba el pueblo, no que el pueblo era gobernado. Ahora todo me encaja. El pueblo no gobierna en democracia, sino que es humillado y sometido por el gobierno -aquél que gobierna en democracia-. Para el ciudadano de los ultras de izquierda: La bandera republicana tiene más legitimidad que la monárquica, ¿sabe por qué? Porque fue elegida por el Pueblo, no por los aristócratas. ¿Comunistas radicales? Pues los capitalistas también lo son, ¿no? Ese chaval no se ha enterado de una mierda.

    Hace 3 años 7 meses

  10. Pascual.

    La realidad TECÉes que el Govern y los separatistas catalanes están dando un golpe de Estado, ante el queel Gobierno está defendiendo la legalidad y la Constituvión, y por muchas gracietas que hagas no cambiarás los hechos. Estamos ante una tragedia como la Sanjurjada, la revolución de Asturias, la declaración de independencia de Companys o el golpe de Estado de Franco.

    Hace 3 años 7 meses

  11. Joan Colera

    Y quién nos gobierna, Bamby?

    Hace 3 años 7 meses

  12. Ozemanuel

    ¿Y l rey que dice? ¿Donde esta Felipe, de vacaciones de otoño?

    Hace 3 años 7 meses

  13. Pepe

    Anda, que no era una reflexión sobre un gobierno de Cataluña...

    Hace 3 años 7 meses

  14. Rafael Toro

    Me ha parecido genial, se%or TC. Enhorabuena.

    Hace 3 años 7 meses

  15. Ecocharly

    Aquí sale como relacionado tu otro artículo titulado "Aquí, otro equidistante". Debe ser humor gadfitano porque vamos leyendo lo que dices en este artículo, tú eres tan equidistante como cualquiera de los jerifaltes de los corruptos del 3%. Bueno igual no te has enterado pero la derecha corrupta catalana es exactamente igual de corrupta que la del los gurtelianos.

    Hace 3 años 7 meses

  16. Carlos

    Perfecto. Que no haya ultras (de derechas, claro) en España. De la ultraizquierda no dices nada, ¿no? Comunistas buenos, ¿verdad? Izquierda Unida, Podemos, Compromis, ERC, CUP, Bildu, Aralar, Mareas, En Comú, Arran, Nacionalistas diversos. Los que en definitiva les importa un carajo que tengamos un país unido y en paz. Los que exhiben banderas republicanas y esteladas porque eso es democracia. Banderas de España no, que sino eres facha, ¿verdad? Tener 17 autonomías, 17 sanidades distintas, 17 educaciones distintas, 17 tribunales de justicia distintos, 17 dialectos, ... esto es bueno, ¿verdad? Hay Tecé, que se te ve el plumero.... Qué buenos son los comunistas y que malos y raros somos la gente que nos gusta la bandera de España, nuestro país, nuestros símbolos. Vaya tela...

    Hace 3 años 7 meses

  17. constanzza Baquero

    Definitivamente.....genial. Pero da miedo, por verdadero

    Hace 3 años 7 meses

  18. milburn

    Oye Tecé, tú no eras el que decía que los partidos fascistas (ultraderechistas) estaban prohibidos en el resto de Europa?. A ver si te aclaras.

    Hace 3 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí