1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PERIODISMO BLOW JOB

Indecencias legales

A tenor de lo proclamado en los últimos tiempos, vivimos bajo un compendio de normas inspiradas por la Divinidad, escritas tan en piedra como la Ley Mosaica

Pilar Ruiz 25/09/2017

<p>Oscar Wilde, en Nueva York (1882).</p>

Oscar Wilde, en Nueva York (1882).

Napoleon Sarony

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El descontento es el primer paso en el progreso de un hombre o una nación.

Oscar Wilde

Marzo de 1895. Entre una espectacular cobertura mediática --en aquel entonces también la había--, comienza el juicio de Oscar Wilde contra Queensberry. Wilde es una estrella mundial, fulgurante, de la literatura. La prensa y las clases privilegiadas que se desternillan con sus altas comedias siguen con pasión el curso de la polémica: el autor ha decidido demandar al marqués de Queensberry, inventor de las reglas modernas del boxeo y padre de Lord Alfred Douglas --el amigo/amado--, quien le ha acusado de sodomía. Es el comienzo del fin del escritor más famoso de Inglaterra después de Shakespeare y Byron. Con este último, no por casualidad también irlandés, mantiene Wilde cierto parecido en el éxito y el escándalo. Pero si Byron sobrevivió a ambos muriendo en la cima de la fama y casi heroico, no ocurrió lo mismo con el Divino Oscar; la Inglaterra victoriana no se parecía en nada a la Europa del Romanticismo: malos tiempos para ciertas líricas. Porque la demanda por difamación se volvió contra el propio Wilde hasta el punto de acabar condenado a dos años de trabajos forzados y precipitando su prematura muerte.

Gross Indecency (Indecencia grave), de Moisés Kaufman, recoge las actas de esos juicios y otros testimonios sobre el final de Wilde. El drama, recién estrenado en España por el TeatroLab, constituye un extraordinario ejemplo de texto-documento hecho teatro vivo, poniendo en pie no solo una anécdota histórica --como si la vida y obra de tal genio pudieran resumirse de tan pobre manera-- sino un caso judicial célebre por haber condenado, junto al genio, a la literatura, el arte, la libertad sexual y la libertad de expresión. Todo, desde la más estricta, nunca mejor dicho, legalidad.

En el mundo común de los hechos, los malos no son castigados, ni los buenos recompensados. El éxito se lo llevan los fuertes y el fracaso los débiles. Eso es todo.

Gross Indecency. Teaser from TeatroLab on Vimeo.

La voz de Wilde arde en el teatro, su casa. No como icono gay ni mártir homosexual, pues no le hubiera gustado nada ser reducido a ello, sino como un hombre acosado por el mundo que él mismo ha contribuido a crear, al que adoraba y que, a su vez, le rendía pleitesía. Tragedia legal, Gross Indecency enfrenta al artista con la realidad de otra teatralidad: la jurídica. Chivo expiatorio de una sociedad puritana que conserva sus valores con la llave de hipocresía más acendrada, la victoriana, Oscar paga muy cara la osadía de creerse protegido por su propia fama, ignorante de que en realidad vive en los márgenes: marginal son su estilo de vida, su espíritu satírico, su pensamiento filosófico, de un anarquismo flamboyant y estético.

A veces la gente pregunta qué forma de gobierno es la más adecuada para el artista. Solo hay una respuesta a esta pregunta: la forma más apropiada para el artista es la inexistencia de todo gobierno.

La sociedad perdona a veces al criminal, pero no perdona nunca al soñador.

Será la Corona –“La Reina contra Oscar Wilde”-- quien finalmente dé la vuelta a su querella contra el marqués y lo condene públicamente como sodomita. Las penurias en la cárcel de Reading y la tristeza de verse abandonado por su amado Lord Bosie, junto con la pobreza –el juicio le arruinó y todas sus obras se cancelaron-- le llevaron al exilio y a la muerte. Todo ello bajo la aplicación de la ley vigente en Gran Bretaña (Criminal Law Amendment Act de 1885) por la cual se extendía el delito de sodomía a cualquier práctica sexual entre varones y no solo al sexo anal. También Alan Turing fue condenado por “indecencia grave”, un eufemismo jurídico para definir la homosexualidad, según la ley que estuvo vigente hasta el año 1967. Hasta que Lord Arran, el defensor de su derogación, citara a Oscar Wilde en sede parlamentaria:

Gracias a que el proyecto va a ser aprobado ahora, quizá un millón de seres humanos podrán vivir tranquilamente. Encuentro en esto algo increíble y maravilloso. Oscar Wilde al ser liberado de la cárcel de Reading escribió a un amigo:

”Si, al final venceremos; pero el camino será largo y teñido del rojo del monstruoso martirio.”

Señores, el señor Wilde tenía razón: el camino ha sido largo y con mucho martirio, monstruoso y sangriento. Hoy, ¡gracias a Dios!, se ve el final del camino.

La despenalización total de la homosexualidad se hizo efectiva en 1982, aunque hasta 1992, con excepciones discriminatorias.

La moralidad es simplemente una actitud que adoptamos hacia las personas que personalmente no nos gustan.

¿Qué es la Ley? De bruces nos topamos con la rama filosófica del Derecho, tan  apasionante como escurridiza. Esta pregunta se hace recurrente en tiempos como los actuales, más cuando una gran parte de la población del país considera que una ley fundamental, como lo es la Constitución, debería ser reformada, cambiada, modernizada. Pero el Semper post legem (“La ley siempre por detrás”) es de los pocos axiomas que todos los órdenes jurídicos cumplen a rajatabla. “La ley es la ley”, contestan algunos, que suelen ser los mismos que abogan porque “caiga todo el peso de ley” (dura lex, sed lex) sobre los delincuentes. ¿Cuáles? Siguiendo el retruécano, los que defina esa misma ley. Como si esta fuera autónoma y no emanada de seres humanos con sus aciertos y errores, intereses particulares o partidistas, sino directamente de Dios. Es decir una ley moral. ¿Una Verdad Revelada?  Los mismos legisladores con togas como sotanas que condenaron a Wilde, llevaron al banquillo a Flaubert por Madame Bovary y obligaron a Baudelaire a suprimir alguno de los mejores poemas de Las flores del mal. En los interrogatorios a Wilde se reconocen las razones de los nazis contra lo que llamaron “arte degenerado” o las de los llamados “comités literarios” de la Rusia soviética.

Los libros que el mundo llama inmorales, son libros que muestran al mundo su propia vergüenza. No hay libros morales ni inmorales. Los libros están bien escritos o no lo están.

Algunos moralistas de nuestros días censuran a Wilde por la edad de sus chaperos, acusándolo de pederasta y argumentando que hoy día también podría haber sido condenado. Lo cierto es que la mayoría de ellos tenía en torno a 20 años, como relatan las actas del juicio al escritor. La prostitución entonces era considerada tácitamente como un trabajo, de ahí la Ley de Enfermedades Contagiosas de 1864 para garantizar que las prostitutas no padecieran ninguna enfermedad de transmisión sexual. Se descubrió así que a menudo gozaban de una mejor salud sexual que las mujeres que trabajaban 14 horas al día en una fábrica. Además, el trabajo infantil era legal en su época, como lo sigue siendo en muchos países del mundo.

Trabajo en el pozo de Gawber. No es muy cansado, pero trabajo sin luz y paso miedo. Voy a las cuatro o tres y media de la mañana, y salgo a las cinco y media de la tarde. No me duermo nunca. A veces canto cuando hay luz, pero no en la oscuridad, entonces no me atrevo a cantar. No me gusta estar en el pozo. Estoy medio dormida a veces cuando voy por la mañana. Voy a la escuela los domingos y aprendo a leer. (…) Prefiero mil veces ir a la escuela que estar en la mina.

Sara Gooder, minera, ocho años”. (Testimonio recogido por la Comisión Ashley, 1842)

Respecto a la edad legal para mantener relaciones sexuales, hay que recordar que la edad oficial para casarse en toda Europa estaba entonces entre los 13 y 15 años. Leonor Izquierdo se casó a los 15 años con Antonio Machado en 1909, cuando él tenía 34, y a nadie se le ocurriría acusar al poeta de pederastia; quizá porque no era homosexual. Cosas de las leyes del pasado.

“Los menores de 16 años ya no podrán casarse en España”

“Desde el 23 de julio la Ley de Jurisdicción Voluntaria eleva la edad mínima para contraer matrimonio. En los últimos 14 años se han casado 365 personas con este rango de edad” (El País, 22-7-2015)

Son innumerables las situaciones legales digamos, “indecentes”, siguiendo la terminología victoriana. Tras siglos de existencia, la esclavitud solo fue prohibida –para volver poco después-- por la tan denostada hoy día Revolución Francesa. 400 años duró el comercio esclavista en España. Pero si la Revolución emancipó a los esclavos, no hizo lo mismo con las mujeres. Hasta mediados del siglo XX las mujeres casadas aún debían pedir permiso de sus maridos para viajar, abrir una cuenta bancaria o comprar un coche; por no hablar del delito de adulterio. La lucha de las sufragistas europeas por el derecho al voto era ilegal y por ello se las juzgaba y condenaba a penas de prisión. Pasado: todo el mundo sabe que la igualdad de la mujer es una gran conquista efectiva y real.

“La abdicación asegura a Leonor como princesa de Asturias”. “Esta situación no estaba asegurada hasta ahora debido a que la Constitución Española da preferencia a los hombres en la línea sucesoria. Por tanto, el nacimiento de un varón en el matrimonio de los príncipes habría supuesto la relegación de su primogénita y un ataque a la igualdad de género en la Jefatura del Estado.” (Público, 3-6-2014)

Cuestión también pasada es el blindaje legal de las confesiones religiosas:

“Aunque en España no existe el delito por blasfemia como tal, el Código Penal recoge en su artículo 525 que las ofensas públicas a “los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa” pueden incurrir en penas de multa de ocho a doce meses. 


En este artículo también se hace referencia a aquellas manifestaciones que “hagan públicamente escarnio, de palabra o por escrito, de quienes no profesan religión o creencia alguna”. Este delito de escarnio está tipificado en el Código Penal desde 1995, siete años después de que la Ley 5/1988 derogara el delito por blasfemia. Pese a la jurisprudencia que asienta la prevalencia de la libertad de expresión, este artículo del Código Penal sigue permitiendo que se presenten denuncias en los tribunales contra quienes satirizan sobre asuntos religiosos. El caso más conocido de un procesamiento apoyado en el citado artículo es el que afectó al cantautor Javier Krahe, juzgado y absuelto en 2012 por unas imágenes grabadas en 1977 y emitidas en 2004 al final de una entrevista en Canal +. En ellas, junto a unos amigos, Krahe explicaba “cómo cocinar un Cristo”. El cómico Leo Bassi se vio en una situación similar; tuvo que enfrentar varias denuncias –de las que fue absuelto– por haberse disfrazado de papa durante una obra de teatro y por simular el acto de la consagración con preservativos.” (Petición de Infolibre para la eliminación del Código Penal del castigo por ofender a una confesión religiosa. 12-4-2017).

Quizá la cuestión importante sea determinar qué es una ley más allá de conceptos morales o filosóficos. ¿Cuándo, cómo y por qué se crea una ley? Y sobre todo, ¿para quién? Eso sin olvidar que la independencia judicial siempre ha sido un desiderátum: quien ha de interpretar la ley e impartir justicia debería de ser independiente de sí mismo, es decir; de sus prejuicios, pero también de sus preferencias, simpatías e incluso de sus creencias o convicciones. Un imposible.

“La Abogada del Estado afirma que ‘Hacienda somos todos’ es un slogan no aplicable al derecho”  (Europa Press, 11-1-2016)

La Constitución nacida de la transición democrática actual es presentada--representada como un sistema legal perfecto que niega la posibilidad de cambio alguno, sobre todo si los cambios no tienen que ver con la inclusión del déficit. Por otro lado, están la opinión pública, la manifestación pública y la libertad de expresión, consideradas en los Estados de derecho formas legítimas para reclamar el cambio de un marco jurídico cuya principal virtud y defecto sea, precisamente, la resistencia numantina a ser modificado en beneficio de quienes debería servir.

“Rafael Catalá jura como ministro de Justicia ante la Biblia y la cruz” (Público, 29-9-2014)

“Rajoy dice ahora ‘sí’ a reformar la Constitución y hablar de financiación”

“Guindos y Catalá son los ‘encomendados’ para la ‘mano tendida’ a la Generalitat, si renuncia al 1-O” (El Plural, 21-9-2017)

“Cuando Rajoy se negaba a reformar la Constitución: era ‘un error’” (El Plural, 21-9-2017)

A tenor de lo proclamado en los últimos tiempos, vivimos bajo un compendio de normas inspiradas por la Divinidad, escritas tan en piedra como la Ley Mosaica. Lo que no tenemos tan claro es que si esos mandamientos inmutables nos los sirven en versión De Mille o en la de Mel Brooks; dicho esto con permiso del divino Oscar, quien consideraba que si el sarcasmo es la forma más baja de humor, puede ser la más alta expresión de ingenio.

--------------

Gross indecency del TeatroLab, dirigido por Gabriel Olivares. En cartel: Centro Cultural de la Villa Fernán Gómez, Madrid, hasta el 8 de octubre.

El descontento es el primer paso en el progreso de un hombre o una nación.

Oscar Wilde

Marzo de 1895. Entre una espectacular cobertura mediática --en aquel entonces también la había--, comienza el juicio de Oscar Wilde contra Queensberry. Wilde es una estrella...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió tres novelas: "El Corazón del caimán", "La danza de la serpiente" (Ediciones B) y "El jardín de los espejos". (Roca, 2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Javier de Lucas

    Pobre gremio el de los filósofos del Derecho. Una comunidad científica con mas de veinte siglos de existencia, algunos miles de miembros, varios centenares de revistas, algunos centenares de millares de libros y esta digna publicación, CTxT, decide que hay que escribir sobre un tema central de la filosofía juridica y acuden a una escritora sin duda respetable, pero cuyas nociones sobre filosofía jurídica son, paradecirlo con respeto pero con franqueza, nivel wikipedia, con respeto para la wikipedia. Flaco servicio a los lectores, la verdad

    Hace 4 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí