1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Cuatro conciertos de verano

Franco Battiato / Bryan Ferry / The Pretenders / Beth Hart

Alberto Manzano 13/09/2017

<p>La actuación de The Pretenders en el Teatro Real de Madrid.</p>

La actuación de The Pretenders en el Teatro Real de Madrid.

Juanlu Vela

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

FRANCO BATTIATO

Solo he estado en una lejana ocasión en el Festival Internacional de Benicasim (FIB) y, a menos que ocurra un milagro, no volveré a ir a un desierto de chanclas y sobacos peliagudos. Prefiero los fríos aires oscenses del Festival Pirineos Sur, o las trémulas sombras de hojas arboladas del Festival Jardines del Botánico en Madrid -nada que ver con el Festival Jardines de Pedralbes en Barcelona, dedicado a la peripuesta burguesía de encumbradas estancias.

En el incomparable paraje del Festival Internacional de las Culturas, enclavado en el Valle de Tena, entre Lanuza y Sallent de Gállego, Franco Battiato no inauguró ningún pantano como solía hacer el dictador de mismo nombre de pila. Franco cantó en el escenario flotante dispuesto sobre el pantano de Lanuza, que desde hace veintiséis años se ha convertido en el epicentro de las músicas y las culturas del mundo.

El 15 de julio, Battiato, fiel siciliano con ‘centro de gravedad permanente’ y cinco décadas de alquimista destilación musical, ofreció un concierto de reformulación de algunos de sus temas más célebres, magistralmente acompañado por una sutil sección de cuerda melodramática (Novo Quarteto Italiano), piano y sintetizador. Sentado sobre una especie de diván alfombrado, Franco fue desgranando canciones: “L’ombra della luce” y “Povera patria” -ambas pertenecientes a su portentoso disco “Como un cammello in una grondaia” (1991), grabado con la Astarte Orchestra Of London a partir de composiciones de Beethoven, Brahms y Wagner: “¡Pobre patria! Aplastada por el abuso del poder / Gente infame que no sabe lo que es el pudor /…/ Quiero esperar un mundo más favorable / Que podamos contemplar el cielo y las flores / Mientras tanto, la primavera tarda en llegar” -. También “Fornicazione/No Time No Space”, “Il treni di Tozeur” y espléndidas versiones -en español- de “La stagione del amore” (“La estación de los amores”)-, y -en italiano- de “La chanson des vieux amants”, de Jacques Brel: “Yo conozco todos tus sortilegios / Tú conoces todos mis hechizos / Tú me has retenido de trampa en trampa / Yo te he perdido de vez en cuando / Claro que tuviste algunos amantes / Había que pasar el tiempo / Hay que darle alegría al cuerpo / Y al final, al final / Nos hizo falta bastante talento / Para ser viejos sin ser adultos /…/ Oh, amor mío, mi dulce, mi tierno, mi maravilloso amor / Del alba clara hasta el fin del día / Aún te quiero, lo sabes, te quiero”.

En Battiato, bardo minimalista y sabio diletante con gafotas de despistado -en 2014 grabó un disco en directo con Anthony and The Johnsons-, convergen elocuencia e intensidad, versatilidad y pasión, dotes que deleitaron a un público absorto en la ensoñación de la reflexión serena durante la interpretación del tema “Perspectiva Nivski”, aludiendo al bailarín ruso Nijinsky, que acabó sus días embutido en una camisa de fuerza: “Ah, Nijinsky, Nijinsky / No fue bueno amarse tanto / Nijinsky, Nijinsky / Atado a tu propio abrazo”, y al compositor Igor Stravinsky: “Estudiábamos encerrados en un cuarto / Con débil luz de velas y candiles de petróleo / Y cuando se trataba de hablar / Siempre esperábamos con placer el momento / Y mi maestro me enseñó / Lo difícil que es descubrir el alba dentro de las sombras”.

 Elaborando clasicismo experimental, electrónica avanzada y pop, Battiato se mueve entre los estrictos márgenes de la belleza y la dignidad, que es el único pasaporte para la mente y el corazón, y su poder de embrujo místico convirtió el concierto en un ‘acto sacramental’ de comunión entre cantante y público, pero se desmelenó hieráticamente, ya en pie, con la juvenil y bailonga “Vogio vederti danzare” y la eterna “Cuccurruccuccu paloma”, para despedirse feliz: “I love you, specially tonight”.

BRYAN FERRY

En las cálidas Noches del Botánico madrileño, Bryan Ferry -el cantante más elegante del mundo después del viaje astral de Leonard Cohen- sedujo con el vibrante movimiento de su pierna izquierda bajo oscilante cadera. Como principal responsable de la obra de los esenciales Roxy Music en los años 70 -una vez que Brian Eno fue invitado a abandonar la banda-, Bryan huyó hacia sí mismo desde que los Roxy dejaron de ser Music para convertirse en una banda en estado latente. Entonces Ferry tuvo que reinventar una melancolía abstracta para volver a mirarse al espejo. Paco Peiro -magnífico periodista arrinconado por su exquisito talento literario- nos habló del lujo aséptico, la mueca de dolor y del placer hastiado de Bryan, de su imagen facial rasgada, distorsionada, en la que se descubre una pequeña mancha carmesí, una minúscula gota de sangre que fue caliente, y que ahora está helada y se seca a la altura del pómulo:

         Aquí sentado en este café vacío

         Pensando en ti

         Recuerdo todos aquellos momentos

                             perdidos en el encanto

          Que no volverán jamás

           

         Aunque el mundo sea mi ostra

         Solo es una concha llena de recuerdos

         Y aquí junto al Sena

         Notre-Dame proyecta una larga y solitaria sombra

         Solo queda tristeza, sin futuro

         No hay presente para nosotros

         Nada que podamos compartir

         Salvo el pasado

 

         Estas ciudades pueden cambiar

         Pero mi obsesión permanece

         A través de aguas sedosas

         Mi góndola se desliza y el puente suspira

 

         Recuerdo todos aquellos momentos

                     perdidos en el encanto

         Que no volverán jamás

         No nos queda más tiempo

         Nada que podamos compartir

         Salvo el pasado

 

          He aquí un instante que retendré

          Aquellas grandes maravillas para eterno recuerdo

          Ahora solo son pesares más hondos cada día

          Lo que queda, en verdad, no es nada

          Os participamos pérdidas irreparables

 

                           (“Song To Europe”, 1973)

A partir de ese momento, la historia quiso que Ferry fuera el primer rocker en internarse por el surco de los standars para desplegar al verdadero crooner que llevaba dentro, como una muñeca hinchable. Descubrió al productor Patrick Leonard cuando éste empezaba a trabajar con Madonna -el álbum Who’s That Girl, de la ‘virgen’ casada con Sean Penn, y Bête Noire, de Bryan, datan de 1987. Patrick sería después un productor solícito: Pink Floyd, Elton John, Rod Stewart, Marianne Faithfull, Leonard Cohen-. Pero Ferry nunca dejó de ser un esteta poético de la melancolía imperecedera, casanova-canalla-dandy-glamuroso que se declaraba esclavo del amor, más que esto, el amor es una droga y en cada hogar ideal hay una angustia, una orilla azotada por el viento.

En un cuadrilátero de luces sinuosas, durante una plácida hora y media sedosamente roquera, Bryan ‘ennui’ triunfó elegantemente como púgil con puño en alto, acompañado por una musculosa banda de nueve músicos (extraordinarios violín y saxo femeninos), capitaneada por el fiel Chris Spedding a la guitarra. Con todo, se valió de cinco versiones para alcanzar el cénit nocturno: “Like A Hurricane”, de Neil Young, “Jealous Guy”, de John Lennon, “What Goes On”, de The Velvet Underground, “A Simple Twist Of Fate”, de Bob Dylan y “Let’s Stick Together”, composición del cantante-guitarrista-pianista de rhythm & blues Wilbert Harrison -también versionada por Dylan en su álbum Down In The Groove-, ambas interpretadas con armónica por el propio Ferry. Solo faltó el “A Hard Rain’s A-Gonna Fall” del bardo de Minnesota -sin duda, la mejor versión que se haya realizado nunca de este tema de chuzos- para culminar una noche de terciopelo delicadamente caliente.

                     

THE PRETENDERS

La otrora banda de rock británica The Pretenders, liderada por la norteamericana Chrissie Hynde (Akron, Ohio, 1951), actuó en el marco de la tercera edición del “Universal Music Festival” el 24 de julio en el Teatro Real de Madrid.

Chrissie Hynde presentó cuatro canciones de su nuevo álbum, “Alone” (2016), acompañada por una joven formación norteamericana de tuétano roquero -con la excepción del baterista original de Pretenders, Martin Chambers-, alternando sus más universales éxitos: “Don’t Get Me Wrong”, “Precious”, “The Wait”, “Kid”, “Back On The Chain Gang”, “Stop Your Sobbin” - escrita por Ray Davies, líder de los míticos Kinks y compañero sentimental de Chrissie en los 80’s- y “Brass In Pocket”: “ Voy a usar mis brazos / Voy a usar mis piernas / Voy a usar mi estilo / Voy a usar mi paso lateral / Voy a usar mis dedos / Voy a usar mi imaginación // Porque quiero que veas / Que aquí no hay nadie / Nadie como yo / Soy especial, muy especial / Y has de prestarme atención / ¡Préstame atención!”.

Incontestablemente, Chrissie era especial en 1980, la personalidad femenina que el rock estaba esperando desde que Janis Joplin subiera al ‘tren fantasma’, y representaba -junto a Patti Smith- la definitiva toma de poder de la mujer en el rock. Entonces Chrissie osó declarar: “No me fío del gusto popular. Yo odiaba mi “Brass In Pocket”, y me asqueó que fuera éxito”.

Con todo, la afición de Chrissie por el boxeo y el ejercicio de los pasos de baile que esta disciplina conlleva, ha hecho que la acrofóbica chica mejore su ‘paso lateral’, sus piernas arqueadas y sus rodillas en varo -como evidenció el sex appeal de sus desplazamientos, exprimiendo el cuerpo de modo tan flexible como insinuante (la viva imagen femenina de Keith Richards), y su vibrante energía física dice mucho a favor de la dieta vegetariana que ha seguido durante más de veinte años. Sin embargo, su talento para fabricar canciones entre el rock duro y el pop británico que caracterizaron su obra durante el esplendor de la new wave británica -codo a codo con The Police, Elvis Costello, Madness, Jam y Joe Jackson-, ha menguado ostensiblemente.

Pero Chrissie Hynde ya forma parte de la historia del rock, un género que implica inevitables excesos y comporta muertes por sobredosis de colegas (Pete Farndon, Jim Honeymam), célebres amores transitorios (Ray Davies, Jim Kerr -cantante de Simple Minds), alcoholismo (ella misma), deserciones (Mick Jones, que empezó a trabajar con Chrissie para, poco después, abandonarla e integrarse en The Clash) y frustraciones (dio fútiles y excelsas clases de guitarra a Johnny Rotten, de los Sex Pistols, durante la incendiaria explosión del punk en Londres: “Nos sentábamos en la hierba y tocábamos guitarras acústicas en Clapham Common,” confesaría John Lydon “Rotten” en sus memorias.

Chrissie Hynde había llegado a Londres en 1973. De la mano de Nick Kent trabajó como periodista en el “New Musical Express” -magazine que Nick dirigía-, conoció a Malcolm McLaren -mánager de los Sex Pistols- y fue empleada en la tienda de ropa de su novia, Vivienne Westwood, “Sex”, donde hacía pendientes con condones y tampones. Pero su estancia en el Reino Unido era ilegal y acabó pidiéndole a Johhny Rotten que se casara con ella para obtener la ‘tarjeta verde’. Rotten no lo vio claro y fue Sid Vicious quien aceptó el trato a cambio de dos libras. Cuando llegaron a la Oficina de Registro, estaba cerrada, y se olvidaron del asunto.

A finales de 1979 aparecía el primer disco de Pretenders, producido por Chris Thomas -Beatles, Queen, Pink Floyd, Elton John, Roxy Music, Lewis Furey, Pete Townshend, Pulp-, cuyo “Brass In Pocket” sería el único número uno de la banda en las listas británicas. Denotaba grandes influencias de la música negra norteamericana -soul-, donde Chrissie había encontrado la fiebre ardiente, también la pulsación fuerte del rock de Detroit -los Stooges de Iggy Pop- y, sobre todo, destacaba una voz extraordinaria, sensual, dentada, cruda y emocional, que le otorgaba un extraño equilibrio entre desafiante y vulnerable: “Chrissie Hynde tiene ese raro talento que aparece una vez en la vida en una luna azul”, escribiría Nick Kent a propósito de su protegida. Dos nuevos discos, “Pretenders II” (1981) y “Learning To Crawl” (1984), insinuaron sin embargo la encrucijada en que se hallaba la banda y, en los años 90, Chrissie acabó tirando la toalla para dedicarse a informar al mundo sobre los problemas que teníamos con el medio ambiente -se integró en el grupo “Ark”-, se convirtió en miembro activo de la organización “People For The Ethical Treatment Of Animals”, y se hizo vegetariana: “Soy una masa de contradicciones, la vegana a la que le gusta que le salpiquen de sangre en el ring.”

Con sus largas piernas enfundadas en cuero negro, Chrissie reapareció para volver a hacer sus travesuras de chica mala concienciada: “Me gusta la religión y si a vosotros no os gusta ¡que os jodan!”, espetó. Su voz intacta. Su espíritu indómito entre el enloquecido rock y el sollozo baladista. Arrebatador encanto mordaz. Carbón extraído del fuego con guante.

BETH HART

Beth Hart (Los Angeles, CA, 1972) culminó el cartel del festival “Las Noches del Botánico” madrileño el 27 de julio con una actuación arrolladora y versátil. Es lo malo de ser demasiado buena: dominas demasiados géneros (blues, soul, jazz, rock) y el concierto se dispersa entre calmas aguas de melódico piano y furiosas cascadas eléctricas, placidez y desgarro.

Pero, desde que Beth iniciara su carrera discográfica en 1999, ha demostrado su amor incondicional a las versiones de blues. Lo ha hecho magistralmente con Billie Holiday, Etta James, Tina Turner, Aretha Franklin, Melody Gardot, pero también Led Zeppelin, Al Kooper, Buddy Miles, Ray Charles, Bobby Bland y Tom Waits, lo cual redunda la evidencia de que el blues es el plato fuerte de su repertorio. Y así lo demostró en su soberbio ejercicio lírico, donde afloraron dos temas de su admirada “Lady Day” -“Them There Eyes” y “Don’t Explain”-, con un look propio de la ‘Reina de la Canción’. Pero Beth se columpia entre un estilo y otro. Un tema rugiente como “Baby Shot Me Down”, inspirado en el maltrato que su madre sufrió a manos de su padre, rememora el rock-blues descarnado de Janis Joplin, y sigue evocando a la ‘Dama Blanca del Blues’ cuando se sienta al piano y canta “Good Day To Cry”, o al borde del escenario, tan cerca de las aullantes huestes cuyo fuego azuza con su incendiara seducción.

En su temprana devoción al blues, Beth demostró su amor a Janis versionando “Piece Of My Heart” y “Me And Bobby McGhee” durante un concurso televisivo en 1993, reincidiendo en 2001 con la interpretación del papel principal del musical off-Broadway “Love, Janis”, basado en la correspondencia que la heroína blusera mantuvo con su hermana Laura (papel representado por Laura Branigan, cuya portentosa voz con un registro de cuatro octavas la convirtió en corista de Leonard Cohen en los años 70 y fue fichada por el gran Ahmet Ertegun de Atlantic Records).

Pero Beth ya había caído en picado en las drogas y se le diagnosticó trastorno bipolar: “Me convertí en una consumidora diaria de drogas y alcohol hasta el punto de no ser más que piel y huesos. Había perdido el control de todo lo que debía controlar. Mi pelo empezó a caerse y estallé”. Pudo haber engrosado las filas de los hermosos cadáveres de 27 años -Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jimi Hendrix y, en 2011, Amy Winehouse, que se adelantó dos meses a la fecha-, pero fue salvada por su road manager, Scott Guetzkow, con quien contrajo matrimonio. Entonces Beth se entregó a la religión y la meditación trascendental: “Estoy tan conectada contigo como tú conmigo. Somos parte de lo mismo.”

Tras una colaboración con Slash, en 2011 la carrera de Beth Hart surgió de las sombras a partir de su asociación con el guitarrista de blues Joe Bonamassa, grabando el exquisito álbum de versiones “Don’t Explain”, que alcanzó el puesto número 3 en la lista de blues. Un año después, sería clave para la angelina su encuentro con el excelso guitarrista británico Jeff Beck -The Yardbirds-. Giraron por los USA y actuaron en el Kennedy Center Honors, donde interpretaron el clásico killer-blues de Etta James “I’d Rather Go Blind”, inmortalizado en la versión eléctrica de Buddy Guy, a quien se le rendía homenaje en el curso de aquel evento, con presencia del presidente Obama y el guitarrista de Led Zeppelin, Jimmy Page. Beth repitió la fórmula magistral elaborada con Bonamassa en “Seesaw” (2013), álbum que fue nominado a los Grammy, a la vez que ella misma en la categoría de “Mejor Artista Femenina de Blues Contemporáneo”. En 2016, resurgió el tándem Beth-Beck para componer el single “Tell Her You Belong To Me”: “Hay un río en mi piel / Un dragón en la oscuridad / Nada me asusta más / Que el silencio de tu corazón // Si quieres amarme / Llévame a casa / He estado en los abismos / Del océano más profundo / Apenas sobreviviendo junto al lado oscuro.”

Sin duda la poderosa destreza vocal de Beth emerge de las profundidades vertiginosas de una vida embestida por la tragedia, un drama plagado de devastación que se manifestó pletóricamente en la ‘Noche Botánica’ con canciones como “Sainte Theresa” o “Better Than Home” -recordando la angustia y rabia de Nina Simone-. En el ecuador de la gala, Beth sorprendió con una canción dedicada al “gánster definitivo del amor”, Leonard Cohen: “Estoy buscando a un gánster del amor / Alguien que sea mi amo / Estoy buscando a un enterrador / Un asesino de mujeres, un agitador de almas // No es que quiera morir / Morir es una manera lenta de vivir / Solo quiero asfixiarme con su corbata // Podéis decir que es un criminal / Hermoso diablo / Pero yo oigo cómo el desastre nos llama / Caerá la inocencia / Las muñecas rotas de las madres / Oigo cómo el desastre nos llama / Oigo cómo mi amo me llama esta noche / El gánster del amor”.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Alberto Manzano

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí