1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tecetipo

Aquí, otro equidistante

Cuál es tu solución, se nos suele preguntar en estos casos. Pues ahora mismo, ninguna. Y no tener ninguna es mejor que tener dos soluciones opuestas y excluyentes

Gerardo Tecé 6/09/2017

<p>Malditos locos</p>

Malditos locos

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Alguien decía que un religioso es quien cree que todas las religiones son una estupidez, todas excepto una, la suya. El religioso, pobre, tiene, quiera o no, más en común de lo que querría con un ateo, con quien comparte aquello de estar convencido de la estupidez de todas las religiones y con quien tan sólo disiente en una de ellas. En la única que importa, por supuesto, explicaría el religioso. Algo parecido pasa con las banderas, esa religión, estúpida como el resto, que no caduca por más que sus pontífices se hayan mudado con el cepillo hace tiempo a Suiza, Andorra o las Caimán. La ventaja de las religiones o las patrias es que las cosas sin sentido nunca pasan de moda y aguantan lo que les echen.

La última moda de los señores de los símbolos es llamar a algunos equidistantes, adjetivo que, en un entorno de guerra de banderas, quiere decir cobarde. Un equidistante es hoy, en esta parte del planeta recalificado a urbanizable, aquel a quien le golpean con la bandera española por no defender la sagrada unidad de la patria, para a continuación ser atizado con la bandera catalana por aliado de Madrid. En ambos casos el porrazo de mástil en la cabeza tiene una justificación, por supuesto, una justificación que en ambos casos es la misma: no has entendido nada.

Ser equidistante es, en los últimos tiempos, agotador. Mientras para alguien con bandera, el guión es claro y definido --aquí los buenos, allí los malos--, el equidistante no hace otra cosa que percibir bochorno proveniente de ambas direcciones. El equidistante no puede dejar de lado la vergüenza al ver cómo algunos han tratado a Cataluña históricamente desde España, cómo su cultura o idioma han sido entendidos como provocación --hay que ser idiota-- en lugar de como riqueza. Un equidistante no puede disimular que algunos quieren a Cataluña como territorio enemigo conquistado más que como tierra hermana. El equidistante no puede dejar de lado que en Catalunya se ha alimentado una idea de España, siempre rancia y fascista, que en la gran mayoría de los casos no se correspondía con la realidad. Un equidistante no puede obviar que en Catalunya, tierra rica comparada con la mía, por ejemplo, se ha vendido durante años el victimismo del Espanya ens roba mientras quienes robaban eran los padres de quienes hoy lideran el Procés, queridos primos hermanos de quienes se oponen a él.

Un equidistante sólo puede avergonzarse de cómo algunos criminalizan un referéndum, cómo llaman golpismo a preguntarle a la gente mientras defienden que golpistas de verdad tengan sus plazas y calles por toda España. Un equidistante no puede obviar que en Catalunya hay ya hastío con una cierta España uniforme, ni puede estar del lado de un Gobierno español cuya solución para esto es usar el enchufe con la Justicia exprés en lugar de cocinar una solución política a fuego lento. Pero un equidistante no puede tomarse en serio un referéndum en el que solo participará una parte de los catalanes, ni a un Gobierno catalán que dice que se lanzará sin pensárselo a una aventura como esta, sin apoyos internacionales y dejando atrás la postura de la mitad de la población.

Un equidistante tiene claro que no es ya tiempo de símbolos y banderas tras las que esconderse para que nada cambie. Un equidistante tiene claro que se quiere independizar de una vez de todo esto. Muy bien, pues cuál es tu solución, se le suele preguntar en estos casos al equidistante. Pues ahora mismo, ninguna. Y no tener ninguna es mejor que dos soluciones opuestas y excluyentes sobre la mesa.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

17 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Esbeik

    Yo también soy equidistante. Pero por favor, que sea a mucha distancia.

    Hace 4 años 1 mes

  2. Vio

    qué bien que vamos siendo más! :)

    Hace 4 años 1 mes

  3. remedie17@hotmail.com

    Aquí otra equidistante, Gerardo. Gracias. Suscribo tus palabras.

    Hace 4 años 1 mes

  4. Alberto

    Os ha pillado ésto de nuevo. Compro tu artículo en el año 2012...cuando se cepillaron en estatuto y empezamos a mobilizarnos. Ahora seguís igual? Después de 5 años de máxima tensión. Este adjetivo, equidistante, me huele a chamusquina continuista del status quo actual. Tened lo q hay q tened y dar soporte a un referendum apoyando el NO. Sólo queremos votar y que la gente decida. Votar será el triunfo de Catalunya y tb de España, por dejar atrás una historia fascista que sigue arrastrando escondida bajo la mesa.

    Hace 4 años 2 meses

  5. carlos

    Gerardo... no seas equidistante... haz lo que desees.

    Hace 4 años 2 meses

  6. luiz

    La pregunta es podran votar si o no? Lo que voten es cosa de cada uno. Y los que no quieran ir en el fondo tambien es una manera de votar, se llama abstencion. Otra son los votos nulos, que tambien se pueden hacer. En fin la clave esta aqui: son una sociedad adulta capaz de decidir lo qye quieren y lo qye no quieren? O son taninfantiles que se ven arrastrados por malevolos politicos? Que diferencia hai en unas elecciones normales y este referendum a la hora de considerar a los votantes como personas adultas criticas y conscientes de sus elecciones y sus consecuencias. Y Si la equidistancia tambien es un posicionamiento. Muy discutible porqye obvía quien es el zorro y quien parte del

    Hace 4 años 2 meses

  7. Balbino

    Ni los unos, ni los otros. Dos "nacionalismos" que están a punto de llevar al país a una situación extrema de difícil solución. Lo nacionalistas catalanes han desarrollado su discurso fácil, en el España nos roba. Un discurso falso y mezquino, pero que se vende muy bien a la hora de captar adeptos, todo lo malo se debe a los demás, todos nuestros problemas es por culpa de los otros ¡¡qué fácil!!. Señores Catalanes, los impuestos los pagan las personas, y no algo abstracto en sí, como son los territorios. Los mismos impuestos generales que se pagan en Villanueva y Geltrú , se pagan en Albacete, y los mismos derechos y servicios deben tener los de Albacete que los de Villanueva y Geltrú. Nadie roba a nadie, como tampoco si alguien por su situación económica paga más en Albacete, debe tener más servicios que el de Villanueva y Geltrú, ¿o es que acaso en Cataluña tienen más derechos aquellos que pagan más impuestos?. Pero luego tenemos a los otros nacionalistas, los del PP. Estos falsos patriotas de himnos y banderitas, que luego su ejemplo de patriotismo es tener su "dinero" en cuentas Suizas. Ser patriota es contribuir en la medida de cada uno pueda, con su país, y al mismo respetar las costumbres, las tradiciones, incluso los idiomas, que se practican en todos sus territorios...Y sobre todo, señores del PP, no "robar" el dinero de sus compatriotas.

    Hace 4 años 2 meses

  8. Josep

    Los "progres" españoles llevan tantos años en silencio y en "equidistancia"... que en Cataluña ya no les cree nadie.

    Hace 4 años 2 meses

  9. Palimp

    -¿Qué hay para comer? -Tenemos mierda de vaca o cagadas de cabra - Pues la verdad es que no me apetece ninguna de las dos - ¡Otro maldito equidistante!

    Hace 4 años 2 meses

  10. Cristina EDS

    Se está hablando mucho de equidistancia. Este concepto, aplicado a varias discusiones que se están dando en la política actual, me chirría. Como no tengo formación humanística y sí estoy más familiarizada con la ciencia, voy a intentar explicarme en estos términos. Todo sea que al final matemáticos y filósofos me crujan por simplificar, pero en cualquier caso solo trato de aportar otra perspectiva En Matemáticas, se designa como equidistante (sic) al punto que se encuentra situado a la misma distancia de dos puntos ubicados en extremos opuestos. Si un punto es A, el otro es -A. Y ambos puntos están en el mismo plano. El observador equidistante por tanto se limita a un solo plano, y solo percibe y se mueve en dos dimensiones, como los chinches. Estas son las reglas de muchas de las discusiones y/o posicionamientos actuales: las referencias las establecen los dos puntos, con sus coordenadas exactas e inamovibles, que definen un plano del que el equidistante no puede salirse: o eres A o eres -A. Pero ni la geometría ni el pensamiento son bidimensionales: existen otros planos/perspectivas/enfoques que no se deberían ignorar porque existen, o al menos no deberíamos aceptar jugar con las reglas “bidimensionales” que nos quieren imponer A y -A. Por eso rechazo el término equidistante, que implica jugar en una liga impuesta con “reglas del juego” férreamente definidas. Cuando se introducen otras perspectivas o enfoques en un tema a debate, se reduce la polarización extrema (y la banalización y la ultraortodoxia) a la que estamos acostumbrados: al igual que el “equidistante de tres dimensiones” en geometría descriptiva, ya no tomamos como referentes a puntos para posicionarnos sino a “lugares” o conjuntos de puntos donde confluyen líneas de pensamiento, con sus matices, percepciones, sesgos humanos etc, a los que nos podemos aproximar más o menos, o rechazar casi en toda su globalidad. Pero a diferencia de la geometría, en esto del pensamiento no hay reglas fijas, y afortunadamente. Se observa con horror cómo colectivos próximos, que han colaborado y debatido otras veces en planos ideológicos, feministas, indepes etc… entran en una sectarización y un nivel de insulto insoportables. Seguidores fans del abanderado de turno, al mal llamado equidistante que matiza algún aspecto, al que aplica su propio juicio crítico y se niega a defender los colores o las banderas de una manera incondicional, al que no ve incompatibles unos argumentos y otros, se le acusa de traidor, cobarde, tibio, vendido…Ahora lo último que se lleva es fascista. Como si no tuviéramos suficientes en el otro lado. El debate, la autocrítica y el pensamiento libre, han sido siempre valores de la izquierda. No lo reduzcamos a clubs de fans. No lo banalicemos, porque dejaremos de avanzar.

    Hace 4 años 2 meses

  11. José Luis

    Pues estoy contigo. Cansado. Muy Cansado de unos y de otros. Son trileros con sus vasos y bolitas y nosotros los timados. Basta ya de jugar con nosotros. Queremos vivir, trabajar, ver crecer a nuestros hijos y darles de comer, educación y salud. Las banderas. Para quien las necesite.

    Hace 4 años 2 meses

  12. Josep

    El independentismo político catalán puede hacer dos cosas ante el cerrilismo de los dos grandes partidos estatales: no hacer nada o hacer algo. Si optan por lo primero, entonces nos pueden dar 300 años antes que en el Congreso haya una mayoría progresista de verdad dispuesta a permitir y convocar (o delegar la competencia) un referéndum o consulta -vinculante o no vinculante- en Cataluña. Si optan por lo segundo una vez agotadas las vías de negociación política y optan por hacer algo cada x años (primero fue el 9-N-2014 y ahora el 1-O-2017), evidentemente siempre va a ser algo preciario a nivel legal, ya que como dice el artículo, es el Estado el que puede otorgar un marco legal para la celebración de dicha consulta. Pero es que la opción de no hacer absolutamente nada esperando de brazos cruzados que algo se mueva en Madrid es mucho peor. Solución: tensar la cuerda para ver si por fin algún tercer actor internacional entra en escena y media entre ambos parlamentos. Se han quemado muchos cartuchos y vamos avanzando pantallas, para mí el cartucho pero malgastado fue cuando el Congreso de los Diputados el 8 de abril de 2014 rechazó la petición de la cesión de la competencia para realizar el referéndum que solicitaba la Generalitat por 299 votos en contra frente a 47 a favor. Votaron en contra PP, PSOE, UPyD, UPN y Foro Asturias; a favor Izquierda Plural, CiU, PNV, BNG, Amaiur, ERC, Compromís y Geroa Bai. Se abstuvo el diputado de Coalición Canaria.

    Hace 4 años 2 meses

  13. Miguel Portillo

    La equidistancia es una falacia producto de un lavado de cerebro por parte de los aparatos políticos de todas las tendencias, es un "puedo pero no quiero", es un "usted no se preocupe que nosotros ya nos encargamos". No sé si es cobardía, pero desde luego en la vida cotidiana, en la vida práctica que todos vivimos a diario no se puede ser "equidistante", hay que tomar decisiones a cada momento, erróneas o acertadas. Ser equidistante es tener miedo de manifestarse, para bien o para mal. La vida material es movimiento, nunca bloqueo por mor de no comprometerse.

    Hace 4 años 2 meses

  14. Pau Serrat

    Cuando la bandera es un referéndum me parece más difícil justificar tu artículo. A mi me encantaría que los equidistantes os convirtierias, con todo el respeto del mundo, en los defensores del NO, pero en un refrendum. Es que no estamos discutiendo Si Independencia SI/NO, estamos discutiendo si tenemos derecho a votar o no. Y que os mantengáis equidistantes en esta disjuntiva me desanima bastante. Saludos fraternales,

    Hace 4 años 2 meses

  15. Mario

    Mira, te lo voy a explicar. Un equidistante no es alguien que no sea españolista ni independentista. No. Es alguien que "artificialmente" se situa en el medio para PARECER objetivo y neutral. Pero la objetividad y neutralidad no tiene nada que ver con la equidistancia, la objetividad y neutralidad te pueden situar mas a un lado o mas hacia otro, pero estadisticamente improbable que este en el medio. Asi como uno no podia ser equidistante entre el Congreso Nacional Africano (CNA) y el Gobierno de Sudafrica, entre personas de raza negra que luchaban por sus derechos y un Gobierno tiranico que les oprimia. Y eso que el CNA hizo terrorismo. No es posible la equidistancia, y no estoy EQUIparando con la situacion en Cataluña sino comparando situaciones diferentes, pero el mismo fondo intelectual: Ser objetivo NO es ser equidistante. Ser equidistante, en efecto, es cobardia intelectual. Es alguien que tiene dos varas de medir diferentes, una cada cada parte, y solo con estas varas de medir diferentes se puede situar artificialmente en el medio

    Hace 4 años 2 meses

  16. fer

    El nacionalismo español desapareció con las autonomías, España no tiene una autodeterminación política, tiene casi 17, ademas del pequeño detalle del euro y Bruselas. Los nacionalistas españoles que quedan son vascos (menos) y catalanes (a tope de power, más no tienen), en busca de completar su autodeterminación política. Ser equidistante en ese panorama es sorber y soplar. Hay que elegir entre nacionalismo o ..........................(parece que a nadie le interesa la linea de puntos, mientras son "equidistantes")

    Hace 4 años 2 meses

  17. Iván A. Solomons

    La idea es encomiable. Pero el equidistante apoya el derecho a que los catalanes voten, sí o no? Porque sus opiniones sobre el componente sentimental del asunto no son el meollo del asunto. Ahí tiene pleno derecho a ser equidistante. Lo primero en cambio es un hecho que ya viene, y algo habrá que opinar...

    Hace 4 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí