1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

El señuelo de la RBU: cómplice necesario para el remate del neoliberalismo

Esta herramienta niega la naturaleza del ser humano como criatura social e innatamente solidaria; es un subsidio que causa anomia y reduce a sus perceptores a la minoría de edad

Stuart Medina Miltimore / Andrés Villena Oliver 30/08/2017

<p>Curso de alfabetización tecnológica. </p>

Curso de alfabetización tecnológica. 

Flickr

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU.
Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

La década de los años 70 del siglo XX marcó el inicio de la era de la supremacía ideológica neoliberal asumida por las élites dominantes. El ataque al factor trabajo para recuperar los beneficios se agazapó detrás de una doctrina con fundamentos teóricos acientíficos como la “tasa natural de desempleo” o el “crowding out” (desplazamiento de la inversión privada por el gasto público). El neoliberalismo ha determinado unas políticas públicas que han generado una crisis del empleo. El resultado ha sido un vendaval de destrucción de trabajo agudizado a partir de la crisis financiera global que ha llevado a niveles sin precedentes de pobreza y desigualdad en la distribución de las rentas y de la riqueza.

En el caso de España, el desempleo ha sido calificado como lacra “estructural”. En la jerga de los técnicos de los organismos multilaterales y los economistas de la escuela dominante, “estructural” es una palabra polisémica que se utiliza como justificación de todo tipo de desmanes. Estructural puede significar que hay “rigideces” en un mercado de trabajo que se equipara al de los rábanos --un frecuente e interesado error. Estructural también puede significar que hay poca competencia y que es necesario liberalizar un sector para destruir todo el tejido de PYMES y sustituirlas por oligopolios que optimizan sus costes destruyendo cuanto empleo sea posible. Ademas, estructural, es un problema de ineficiencia del sector público que se resuelve vendiendo todas las empresas públicas y hasta las joyas de la corona a los amiguetes. 

Es probable que España sea el país donde el neoliberalismo se haya aplicado de forma más implacable gracias a su legitimación por asociación al proyecto europeo. En términos orteguianos “España es el problema (estructural), Europa es la solución (neoliberal)”. Varios factores concomitantes como la coincidencia de la incorporación al mercado de trabajo de las cohortes nacidas en el baby boom, el proceso de desindustrialización impuesto por la incorporación a la CEE, el empeño en aplicar una política económica monetarista que desalentaba la inversión, la represión de la demanda como herramienta para luchar contra la inflación importada en barriles de petróleo o la crónica insuficiencia de empleo y gasto público contribuyeron a acentuar los efectos del ataque al factor trabajo.

Es probable que España sea el país donde el neoliberalismo se haya aplicado de forma más implacable gracias a su legitimación por asociación al proyecto europeo

Las contradicciones del modelo de represión salarial y desempleo no tardaron en hacerse evidentes en una situación de escasez perpetua de las ventas. Hacía falta una solución que aumentase la demanda sin pagar mayores costes salariales. Durante un tiempo los préstamos hipotecarios sirvieron, pero también dejaron un legado tóxico de endeudamiento cuyos platos rotos aún se están pagando con rescates bancarios. A las élites les urge otra solución, a la vez que se distrae al personal sobre las verdaderas causas del desempleo.

La coartada perfecta es el proceso de automatización, siempre presente en una era industrial y postindustrial en la que la que la tecnología está al servicio de la maximización del beneficio. La automatización no puede representar una explicación suficiente de la crisis del empleo, achacable a otros muchos factores. De hecho, quienes establecen una relación mono causal entre automatización y desempleo hacen un vago ejercicio de ciencia social e ideología. Existe evidencia de que los países tecnológicamente más avanzados y automatizados son los que tienen menor paro. Solo cuando existe pleno empleo y condiciones favorables a los trabajadores los empresarios buscan reemplazar factor trabajo por factor capital. Pero da igual: las cajas de resonancia están a favor de esta versión que iguala globalización y automatización con crisis del empleo.

Una vez que la izquierda se ha tragado las coartadas entra en el debate público español la propuesta de la renta básica universal (RBU) como cuadratura del círculo. El programa de RBU pagaría a todos los ciudadanos una renta mensual que garantizaría un mínimo nivel de bienestar material. Sería percibida por todos sin excepción, fuera cual fuera su nivel de renta, de forma incondicional, sin necesidad de demostrar ninguna necesidad. Los defensores de la RBU arguyen que los sistemas alternativos de renta mínima garantizada condicionada a la demostración de falta de medios de vida humillan a los perceptores, señalándolos como parásitos y dificultan el acceso a la prestación. 

Los defensores de la RBU arguyen que los sistemas alternativos de renta mínima garantizada condicionada a la demostración de falta de medios de vida humillan a los perceptores

El producto se vende a una población, masacrada por décadas de desempleo y maltrato por las empresas y sus gobiernos, tan fácilmente como un crecepelo a un calvo. Es fácil entender por qué la propuesta captura la imaginación, pero creemos que un análisis más profundo revela que la RBU encierra varias trampas y engaños. Su propuesta está perfectamente alineada con el paradigma neoliberal vigente. Es el señuelo perfecto: garantiza la dominación del capital, mantiene el consumo y se adorna de ribetes progresistas.

La RBU es el reconocimiento de una derrota, ya que supone renunciar al objetivo de pleno empleo, el verdadero puntal de una sociedad del bienestar. El pleno empleo, igual que luchar contra el envejecimiento, se habría convertido en algo imposible y antinatural. Friedman en estado puro. Cuando la supuesta izquierda propone medidas al servicio del sistema se manifiesta la plenitud de su derrota. Van Parijs y otros proponentes de la RBU no reconocen que la solución del problema reside en un aumento de la demanda porque están atrapados en tesis que podríamos calificar de “decrecentistas”. Coincidimos con ellos en que el problema del modelo capitalista es encomendar la creación del empleo a oligopolios depredadores que exigen beneficios crecientes para crear nuevos empleos y no se preocupan de los impactos medioambientales de su actividad. Sin embargo, no estamos de acuerdo en la ecuación crecimiento igual a destrucción del medio ambiente. Hay muchas tareas que contribuirían al crecimiento del PIB, que son sostenibles y que ayudan a mejorar la calidad del medio ambiente pero que no se están realizando. 

Pero estas tareas competen al Estado. El pleno empleo se puede alcanzar con políticas públicas decididas, pero tal solución resulta odiosa al pensamiento de Van Parijs, lo cual delata su profunda suspicacia hacia el Estado. El principal proponente de la RBU enaltece una sagrada libertad individual obviando la interacción con la sociedad. En tal mundo, uno podría ser un perfecto misántropo y vivir apartado como un anacoreta sin dar nada a cambio de lo que recibe. Es un aspecto de su pensamiento que lo acerca demasiado a la tradición liberal que pretende aislar a las personas en una sociedad constituida por seres maximizadores de utilidad, hedonistas y egoístas pero solitarios y probablemente deprimidos. 

Por ello, la propuesta de la RBU resulta altamente perturbadora. De sus consecuencias nos dan una pista las sociedades nórdicas, que, tras abandonar el tradicional objetivo socialdemócrata del pleno empleo, lo sustituyeron por generosas prestaciones sociales que permiten una perfecta independencia de los individuos. Lejos de asegurar la felicidad en el modelo social de los países escandinavos, abundan los casos de depresión, alcoholismo, suicidio y soledad. Es el efecto inesperado de un estado de bienestar que antepone asegurar la independencia de los individuos a la creación de lazos de solidaridad y al estímulo de la participación en la vida comunitaria. El provocador documental de Erik Gandini “La Teoría Sueca del Amor” retrata los fallos de una sociedad supuestamente perfecta en la que el 40% de las personas viven solas, uno de cada cuatro cadáveres no es reclamado por ningún familiar y la gente ya no sabe cómo comunicarse aparte de emitir unas frases breves cercanas al gruñido animal. La RBU niega la naturaleza del ser humano como criatura social e innatamente solidaria. La RBU es un subsidio que causa anomia y reduce a sus perceptores a la minoría de edad. 

Es el efecto inesperado de un estado de bienestar que antepone asegurar la independencia de los individuos a la creación de lazos de solidaridad y al estímulo de la participación en la vida comunitaria

En los ochenta la represión salarial y el paro frenaron el consumo pero el crédito cerró la brecha. La RBU posibilitaría la recuperación de la demanda sin pagar mayores salarios a ser posible repercutiendo los impuestos sobre las clases medias. No resulta sorprendente que altos ejecutivos de empresas como Amazon, Virgin o Facebook, especializadas en recortar plantillas y eludir impuestos, se hayan pronunciado a favor de la RBU. Sus modelos empresariales basados en Internet permiten la centralización y la captura de rentas sin necesidad de contratar más que a un selecto grupo de ingenieros informáticos. Estas grandes empresas centralizan sectores económicos enteros y exprimen los márgenes empresariales de sus “socios”, las empresas a las que parasitan. Pero ¿quién consumirá lo que producen si no hay asalariados y los que quedan cada vez ganan menos? Estamos en la era del too big to fail: la RBU como otro gran rescate, ahora de la demanda agregada, sin lucha obrera de por medio. "El hecho de que haya tantos partidarios de la RBU procedentes del campo “equivocado” no parece afectar a quienes la defienden. 

Estamos ante el caballo de Troya que justifica la privatización de todos los servicios sociales. Si ya percibes una renta, ¿qué impide que te pagues tu sanidad, tu vivienda, tu educación, tu seguridad? Los finlandeses participantes en el programa piloto promovido por un gobierno conservador reciben 560 euros sin condiciones pero a cambio renuncian a prestaciones como las de desempleo o ayudas a la vivienda. Debería hacer reflexionar a los progresistas el hecho de que el principal sindicato finlandés, SAK, denuncie que este programa lleva la política social en la dirección equivocada (Tiessalo, 2017).

Si una renta básica universal es una prestación sin condiciones, no es necesario demostrar que uno está desempleado. Uno podrá dedicarse al surf o a participar en una banda de jazz o elegir si prefiere trabajar. ¿Qué impedirá pues que empresarios, muchos de los cuales han demostrado un bajo nivel de exigencia ética, no la utilicen para completar los bajos salarios que ya pagan a los trabajadores o incluso para bajarlos? De facto, la RBU se convertiría en una subvención a las malas prácticas empresariales.

La RBU consolidaría la exclusión de las sociedades patriarcales de determinados colectivos del mercado de trabajo como las mujeres, condenadas a realizar las tareas reproductivas de los hogares trabajadores. Incluso en los períodos de auge económico hay colectivos que sistemáticamente están excluidos del mercado laboral. Minorías raciales, personas con antecedentes penales o con minusvalías tienen dificultades para encontrar un puesto de trabajo. La solución que les proponen desde la RBU es excluirles definitivamente en vez de exigir al estado que los integre en la comunidad.

Afee a los mesías de la RBU su intención de excluir de forma permanente a personas dispuestas y aptas para el trabajo y le contestarán que somos prisioneros de conceptos obsoletos de moral cristiana. Se supone que, resueltas las necesidades materiales más elementales, los ciudadanos podrán liberarse de la esclavitud del trabajo remunerado y podrán orientar sus esfuerzos hacia actividades más creativas o que satisfagan sus aspiraciones espirituales. Además, la liberación de la obligación de trabajar permitirá rechazar ofertas de empleo poco atractivas lo cual reforzaría el poder de negociación de la clase trabajadora. En definitiva, la RBU se vende como el tránsito hacia un nuevo modelo de sociedad; una utopía hecha realidad, un paraíso en la Tierra; la liberación del hombre de visiones morales acerca de la obligación de trabajar, del “ganarás el pan con el sudor de tu frente”. Podrás elegir entre trabajar para una ONG o fundar tu propio grupo de jazz, folk o techno pop. Se te abre la oportunidad de producir esa película que nadie verá o esa novela que nadie leerá. A uno de estos autores le dijeron que cometía un “error de atribución” cuando trataba de explicar que con 600 €/mes muchos no podrían salir mucho de su casa para perseguir sus aspiraciones salvo para jugar a la petanca en el parque.

Afee a los mesías de la RBU su intención de excluir de forma permanente a personas dispuestas y aptas para el trabajo y le contestarán que somos prisioneros de conceptos obsoletos de moral cristiana

Esta es la gran debilidad ética de la RBU. En la nueva sociedad de rentistas básicos habrá ganadores que conseguirán acceder a los empleos retribuidos y perdedores condenados a una magra renta sin muchas posibilidades de realización personal más allá de una austera vida de ocio barato, de jubilación anticipada. La RBU oculta una distopía de personas viviendo en el aislamiento, crecientemente marginadas y desconectadas de la sociedad. No tardaríamos en ver un nuevo personaje objeto de las burla y el escarnio en los programas de humor: el enajenado perceptor de una renta inferior a 600 euros al mes. Libre de trabajar será, pero estará condenado a la pobreza e incapacitado para participar en la sociedad.

No podemos estar de acuerdo en que el trabajo es una actividad alienante. Es evidente que la vida laboral es uno de los cauces más importantes de participación en la vida social. Es además uno de los factores que más puede ayudar a consolidar sentimientos de realización personal y de valía de las personas. Lejos de percibirse como una condena, la vida laboral es un elemento fundamental en el sentimiento de identidad de las personas. 

El sustrato ideológico neoclásico de los proponentes de la RBU se delata en su obsesión por demostrar la viabilidad de su financiación. Comparten con los neoclásicos una visión del estado constreñido financieramente. Partiendo de las premisas de que el trabajo es un bien finito, arguyen que quienes sí conservan su empleo disfrutan de un privilegio por el que deben pagar otro impuesto adicional. Desvían la lucha de clases desde el capital hacia los trabajadores: pobres contra menos pobres. Pero el trabajo no es finito y el pleno empleo no es una entelequia como demuestran países que han sabido conservar el papel crucial que tienen los Estados como fiel de la balanza social. La RBU es el paradigma de solucionar un problema haciéndolo desaparecer. ¿No queremos crear empleo para todos? Simplemente retiramos a parte de la fuerza de trabajo con una magra renta básica. Muerto el perro, se acabó la rabia. 

El trabajo no es finito y el pleno empleo no es una entelequia como demuestran países que han sabido conservar el papel crucial que tienen los Estados como fiel de la balanza social

Por lo demás, a los partidarios de la renta básica la macroeconomía les resulta una distracción molesta. El problema no es la financiación, es el peligro inflacionista de entregar nuevo poder de compra a quienes no han participado en el proceso productivo. El trabajo es renta a cambio de servicios que otros quieren comprar, mientras que la RBU se da a cambio de nada. Los nuevos rentistas aumentarán su consumo sin que haya un correlativo aumento de producción de bienes y servicios. Si no hay un aumento de la producción, no puede haber un aumento de las rentas reales. Es el carácter de renta incondicional y universal lo que explica su esencia inflacionista. Una vez implantado, todos los ciudadanos recibirían la misma suma todos los meses con independencia de la coyuntura económica. Si aumenta el desempleo, no habría un aumento de la partida presupuestaria destinada a pagar la RBU; si cae el desempleo, tampoco se reduce el gasto. Esta partida presupuestaria se dilataría al mismo ritmo que el crecimiento vegetativo de la población.

Pero, ¿qué ocurre si la demanda se recupera y las empresas empiezan a demandar nuevos trabajadores? Si la renta es lo suficientemente alta, estos no tendrán ningún incentivo para reincorporarse al mercado de trabajo, salvo que los salarios nominales crezcan y los empresarios provoquen una espiral inflacionista. Si es lo suficientemente baja, entonces no habremos resuelto el problema de la pobreza y además estaremos subvencionando a los empresarios que ahora podrán pagar sueldos más bajos, ya que la reproducción de la fuerza de trabajo estará asegurada por el estado. Nos parece bastante probable que ocurra esto último. Los defensores de la RBU arguyen que su propuesta mejoraría el poder negociador de la clase trabajadora, pues estos podrían retirarse de un mercado de trabajo que no ofrece una compensación adecuada. Pero la condición es que esa renta sea lo suficientemente alta con los efectos desestabilizadores antes descritos. De lo contrario lo probable es que el efecto sea el opuesto del esperado. Como se puede comprobar a partir de estas líneas, se trata de un debate que se debe realizar con profundidad y honradez, pues de este depende el bienestar de numerosísimos ciudadanos. Esperamos que este continúe.  

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Stuart Medina Miltimore

Autor >

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

48 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. maman

    Reducción para préstamos rápidos y financiamiento entre Particularmente, ya sea como promotor del Evangelio de Dios en tu vecindario el préstamo se hace entre 3,000 y 800,000 con una tasa de interés del 2% Para más información: mickaelducobet@gmail.com

    Hace 3 años 7 meses

  2. tnm

    Resumen: Para algunos esclavistas (del ala izquierda de la derecha), el trabajo garantizado es el paraiso para la humanidad (especialmente si tienen la maquina de imprimir dinero para que trabajes hasta el infinito para ellos gratis y/o te quitan primero con impuestos el dinero con el que te pagan). Lamentablemente, eso de recaudar el dinero a los ricos para repartirlo entre todos a partes iguales incondicionalmente con una RBU y que el dinero solo se cree en una RBU... es demasiado de izquierdas para ellos.

    Hace 3 años 11 meses

  3. Repartidor de pizzas

    A slulov. La cuestión clave de la RBU es si se está a favor de la incondicionalidad -basado en el derecho a la existencia no vinculado al trabajo asalariado- o no. Si nos parece justo partir asegurando un mínimo material se subsistencia a la ciudadanía, en un modelo económico donde los medios de producción están concentrados cada vez en menos manos frente a una inmensa mayoría desprovista de propiedad (recurso alguno para vivir sin estar sujeto a dependencia ajena). Eso supone que el Estado (además de educación, sanidad, etc.) debería asumir el papel vital de garantizar una renta a sus ciudadanos al margen de los caprichos y vaivenes de la economía de mercado. Y por tanto, ingresar mensualmente una cantidad económica concreta a cada persona en concepto de justicia social ante una estructura y funcionamiento económico que le viene impuesta desde que nace sin que nadie le pregunte si ese es el modelo económico que quería para su vida. El resto de problemas como la cuestión de la vivienda, el IPC, el aumento de caseros especuladores, etc. que se derivan del funcionamiento económico y no de la RBU -como manipuladamente le achacan sus oponentes- se solucionan legislando. Si es que defendemos al menos que el poder político a de estar por encima del poder económico. Aunque visto lo visto, con esta pseudoizquierda que santifica el trabajo, olvida completamente la ecología y ve vagos por todas partes, cualquier cosa es posible.

    Hace 4 años

  4. slulov

    A Repartidor de pizzas. Simpatizo totalmente con la famosa parábola del pescador, por eso dije que yo sería uno de los que estaría encantado de tirarse a la bartola a tocar la guitarra. Pero que yo desee con muchas fuerzas que la RBU funcione como prometen algunos, no va a conseguirlo. Y luego ya estamos entrando en debates semánticos. Que la RBU sea incondicional, para mí, significa eso, que se entrega sin condición alguna, "a cambio de nada", por el mero hecho de existir. Y no, Raventós et al no tienen la RBU claramente estudiada. Siguen sin abordar en serio las críticas que se le hacen desde el postkeynesianismo en relación a la inflación. Alfredo, en cambio, explica lo evidente aquí mismo: habría un primer incremento importante de los precios hasta que se estabilizasen. Habría un golpe bastante duro a la competitividad del país, pero acepto que podría ser asumible. A partir de ahí, no niego que el nivel de precios podría, quizás, situarse en un nivel en el que el sector más desfavorecido pudiese salir ganando con respecto a no tener ingresos. Pero sí tengo muy claro que la subida de, como mínimo, los alquileres, en un par de años haría que la RBU dejase de ser esa "prestación económica que garantiza una vida mínimamente digna". Tras ese subidón de precios inicial, la RBU pasaría a ser insuficiente para cumplir con su objetivo de garantizar la existencia digna. A partir de ahí, o bien se acepta que la prestación se queda corta en su objetivo pero PARECE un poquito mejor que antes, o bien se sube de nuevo para intentar llegar al umbral mínimo, y es entonces cuando empezamos a entrar en espirales perversas. Alfredo, no me tiraría a la bartola porque sé que una RBU no sería sostenible por mucho tiempo ;)

    Hace 4 años

  5. Repartidor de pizzas

    A Alfredo. La RBU está bastante claramente planteada y estudiada por los profesores de la Universidad de Barcelona en todos sus aspectos. Pienso que no necesita sugerencias. Por otra parte, puesta en marcha la RBU es probable que los que tienen trabajo lo conserven, pero entre los que no lo tienen pretender que lo seguirán buscando para sentirse útiles, es mucho suponer. En todo caso si buscan trabajo será para aumentar los ingresos. Para sentirse útil no es necesario recurrir al mercado laboral donde abunda la precariedad y la alienación. Para acabar, a los autores del texto, más allá de tergiversar y criticar la RBU, les pediría menos prepotencia y que bajasen a responder a lo planteado en el debate.

    Hace 4 años

  6. Repartidor de pizzas

    A slulov. No es incompatible desarrollar los servicios públicos y sociales y garantizar una renta básica incondicional. Ambas cosas son complementarias y no va en detrimento una de otra. Lo de “darle un dinero a todo el mundo a cambio de nada” es una premisa que no se ajusta a la realidad, el planteamiento es diferente: partiendo del concepto de libertad como no dominación y en base al derecho a la existencia, garantizar a toda la ciudadanía su supervivencia. Nada más (y nada menos) que dado los tiempos que corren no es poco. A partir de ahí quién no aspire más que a cubrir las necesidades básicas podrá dedicar su vida a realizar tareas a cambio de nada también. Por ejemplo, colaborar en recoger tomates (actividad que requiere gasto energético) en la huerta de un amigo, hacer madalenas y regalarlas, etc. Todo a cambio de NADA. ¿Tiene algo de malo dar y recibir a cambio de nada? En “Ensayo sobre el don” Marcel Mauss explica como el intercambio reciproco de objetos entre seres humanos es una de las primeras formas de la economía social en bastantes sociedades primitivas. Quizás nos iría mejor si empezásemos por desmercantilizar nuestra mente aunque sospecho que garantizando empleos (aún siendo públicos) que refuercen la idea ya arraigada en la población de que es a través del trabajo salvífico como se solucionan todos nuestros males, en un marco capitalista difícilmente se logrará. Si lo que se busca es superar el capitalismo habrá que empezar por cuestionar la actividad económica que lo hace posible: el trabajo asalariado. Pero mientras los ciudadanos dependan mayoritariamente del trabajo asalariado para vivir difícilmente se podrá dedicar a cuestionar nada nadie. En cambio, garantizadas las necesidades materiales básica al margen del trabajo, el cuestionamiento del modo de vida bajo el capitalismo es más factible. No me convencen demasiado las teorías pseudokeynesianas de Vicenç Navarro, me quedo con “La parábola del pescador mexicano” y lo que plantea el autor del libro: http://www.catarata.org/libro/mostrar/id/1128

    Hace 4 años

  7. Repartidor de pizzas

    A slulov. No es incompatible desarrollar los servicios públicos y sociales y garantizar una renta básica incondicional. Ambas cosas son complementarias y no va en detrimento una de otra. Lo de “darle un dinero a todo el mundo a cambio de nada” es una premisa que no se ajusta a la realidad, el planteamiento es diferente: partiendo del concepto de libertad como no dominación y en base al derecho a la existencia, garantizar a toda la ciudadanía su supervivencia. Nada más (y nada menos) que dado los tiempos que corren no es poco. A partir de ahí quién no aspire más que a cubrir las necesidades básicas podrá dedicar su vida a realizar tareas a cambio de nada también. Por ejemplo, colaborar en recoger tomates (actividad que requiere gasto energético) en la huerta de un amigo, hacer madalenas y regalarlas, etc. Todo a cambio de NADA. ¿Tiene algo de malo dar y recibir a cambio de nada? En “Ensayo sobre el don” Marcel Mauss explica como el intercambio reciproco de objetos entre seres humanos es una de las primeras formas de la economía social en bastantes sociedades primitivas. Quizás nos iría mejor si empezásemos por desmercantilizar nuestra mente aunque sospecho que garantizando empleos (aún siendo públicos) que refuercen la idea ya arraigada en la población de que es a través del trabajo salvífico como se solucionan todos nuestros males, en un marco capitalista difícilmente se logrará. Si lo que se busca es superar el capitalismo habrá que empezar por cuestionar la actividad económica que lo hace posible: el trabajo asalariado. Pero mientras los ciudadanos dependan mayoritariamente del trabajo asalariado para vivir difícilmente se podrá dedicar a cuestionar nada nadie. En cambio, garantizadas las necesidades materiales básica al margen del trabajo, el cuestionamiento del modo de vida bajo el capitalismo es más factible. No me convencen demasiado las teorías pseudokeynesianas de Vicenç Navarro, me quedo con “La parábola del pescador mexicano” y lo que plantea el autor del libro: http://www.catarata.org/libro/mostrar/id/1128

    Hace 4 años

  8. Alfredo

    Slulov, te veo afianzado en tu argumento, obviando las soluciones que se te aportan. Como te dije antes, no alzes a Raventós al nivel de líder de la RBU, porque dentro de la RB tiene más detractores que apoyos. Por supuesto que 650€ no le solucionan la vida a nadie, por eso se deberá revisar esta asignación anualmente, igual que se hace con las prestaciones actuales. Yo ni siquiera le daría valor monetario a esa asignación, directamente la referenciaría al PIB. El tema de la vivienda hay que regularlo, por supuesto, pero no porque se imponga una RB, sino porque es un problema estructural de nuestra sociedad ¿o vamos a congelar los salarios para que no haya inflación y no suban los alquileres? El artículo que has compartido de Vincenc Navarro atribuye la imposibilidad de la RB a un problema fundamentalmente de tendencia política, lo que no me parece un argumento válido. También hace una trampa retórica, para disparar la cifra, ya que todos los planteamientos de RB la plantean como una prestación que sustituye a otras, a menos que estas otras sean más beneficiosas, y no una prestación que se añade a las ya existentes. Por último, dices que te tirarías a la bartola y no harías nada, no te conozco, pero dudo que eso ocurriera. La RB es una ayuda que garantiza la vidad digna, pero no garantiza ningún lujo, por lo que si queremos salir a comer por ahí, tener un coche o costearnos un viaje, hara falta algo más que ese dinero. Algunos podrán hacerse un huerto en su casa y así producen parte de sus alimentos, otros se conformarán con comer caliente y dedicaran su tiempo a labores sociales y otros se quedarán tirados en el sofa, pero la inmensa mayoría conservará su trabajo y los que no lo tienen, lo seguirán buscando, porque es parte de la naturaleza humana el querer sentirise útil. En España el paro que existe no es voluntario, responde a la falta de oferta de empleo y a la economía sumergida. Te planteo con respecto a esto un argumento de corte capitalista, aunque no por ello menos cierto: Si aumentamos la renta media de los ciudadanos, estos tendrán mayor poder adquisitivo a pesar de la inflación y habrá un mayor número de personas con poder adquisitivo, por lo que aumentará el consumo y con el la oferta de empleo. A esto sumemosle que la RB da un respaldo económico a los trabajadores, que les permitirá luchar por mejores sueldos y mejores condiciones de trabajo. Finalmente, tenemos una población productiva y que contribuye al sostenimiento de las arcas públicas.

    Hace 4 años

  9. slulov

    A Repartidor de pizzas, "empezar la casa por el tejado" es justo la expresión que yo he utilizado en más una ocasión para referirme a la RBU. Yo podría entender que, en un país nórdico, en los que los servicios públicos y sociales están tan desarrollados que no hay mucho margen de mejora, la gente empiece a pensar en otros mecanismos de redistribución de riqueza como la RBU. ¿Pero aquí? ¿En España? ¿Con unos servicios sociales totalmente desbordados, listas de espera de meses en la Sanidad y unos ratios de profesores en Educación que triplican en ocasiones los de otros países del entorno? Ni de coña. Esos son ejemplos de trabajo estatal por los que empezar. Serían, básicamente, relacionados con el cuidado de las personas y del medio ambiente. En estos campos hay una barbaridad de trabajo que sacar adelante antes de poder empezar a plantearse darle un dinero a TODO el mundo a cambio de nada. Todo tu discurso es muy atractivo y lo puedo compartir en gran medida, pero el hecho de que tengas razón en muchos de tus argumentos, de que tengas razón en muchas de tus críticas a los fallos del actual sistema económico, no va a hacer que una RBU monetaria vaya a funcionar. En los comentarios de este artículo podemos ver como tú, al igual que Raventós, aseguras que una RBU se puede poner en marcha sin más de un año para otro. Sin embargo, tenéis a David Casassas (o Viperabeltza aquí), grandes defensores de la RBU, afirmar que, efectivamente, la vivienda, por ejemplo, es un obstáculo para el éxito de la RBU. Entonces, yo creo que tenéis que empezar por poneros de acuerdo entre vosotros. En concreto, copio esto de David Casassas donde viene a decir lo mismo que yo en relación a la vivienda: "Dos aclaraciones inexcusables. La primera: la renta básica es "sólo" una parte de un paquete incondicional de medidas: prestaciones en especie como la sanidad, la educación, la vivienda y las políticas de atención a las personas, entre otras, juegan un papel también fundamental en la garantía de niveles relevantes de seguridad socioeconómica. Tener que obtener tales recursos en el mercado, donde opera todo tipo de mecanismos perversos de fijación de precios, convertiría la renta básica en una asignación ridículamente insuficiente para democratizar las relaciones sociales." ########## Y eso es lo que hace la RBU de 650€. Os doy una cantidad de euros, y ahora salid a la calle a buscaros un techo con ese dinero, a ver qué demonios encontráis un par de años después de que los caseros sepan que el Estado te está subvencionando 1300€ mensuales por pareja. Liberalismo en estado puro, como el "cheque escolar" que tanto les gusta a los LET. De paso, dejo un artículo de Vicenç Navarro explicando cómo la RBU sería empezar la casa por el tejado: http://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2013/08/20/que-renta-basica/

    Hace 4 años

  10. Repartidor de pizzas

    A Slulov. En el supuesto caso de que la necesaria y urgente RBU se pusiera en marcha, me alegro que tu decisión de tirarte a la bartola y llevar una vida contemplativa no te supusiera un cargo de conciencia o una carga moral. En nuestra sociedad trabajocentrica -en la que casi hay que dar las gracias por dejarse explotar- parte de ciertos sindicatos e izquierda sin evolucionar, comparten con la democracia-cristiana procapitalista ese problema moral. No obstante, disponer de RBU no pasa necesariamente por estar acurrucado las 24 horas del día en una hamaca. Probablemente bastantes personas, además de echarse la siesta, tendrían muchas cosas prácticas que hacer (trabajo concreto, no remunerado y reciproco) imposibles de llevar a cabo actualmente dado el excesivo horario de la jornada laboral. El invento del Trabajo Garantizado (TG) pretende retrotraernos a “gloriosas” épocas pasadas asentadas en el mito del “pleno empleo” que jamás volverán (porque ni existieron…). Antes de garantizar nada y dada la absurdidad de multitud de puestos de trabajo, convendría que la propuesta de TG plantease en primer lugar cuánto, cómo y para qué se produce, a qué tareas habría que dar prioridad, cuantas habría que eliminar, la cuestión ecológica, el papel de la tecnología y la robótica, horas de vida dedicadas, etc. El TG pretende empezar la casa por el tejado. Incapaz de imaginar la vida del hombre moderno más allá de la disciplina del cronómetro hace suya la condena bíblica que nos destina a ese cometido obligado cuya etimología proviene de un instrumento de tortura. ¿Mientras los bosquimanos no dedican más de 2 horas al día a la caza y recolección (lo que nosotros consideraríamos trabajo) los defensores del TG qué horario laboral plantean?, ¿Y si el trabajo no es la solución, sino el problema, como acertadamente planteaba en este mismo medio James Livingston?

    Hace 4 años

  11. Alfredo

    Juan, precisamente ese engaño para pagar menos IRPF se da ahora en gran abundancia, es un problema actual, que habrá que resolver con o sin RB. Por otra parte, los que engañan hoy en día, le sacan doble beneficio, porque además de pagar menos, acceden a prestaciones que no les corresponden y que están sujetas a la renta, mientras que la RB la cobrarían siempre, independientemente de esta. He trabajado en gestorias y he visto a gente pedir que le aseguren una hora al día en lugar de cinco, porque de otro modo no podrían cobrar la ayuda. Lo que comentas en otro post del joven que cobra 1.800 y le transfiere al jubilado que cobra 1.300, lo único que demuestra, es que los jubilados de ahora cobran muy poco. Y el joven que cobra 1.800 saldría beneficiado, por una parte tendría un aumento en su cuota de IRPF, y por otro, cobraría la RB, por lo que deberías fijar ese suelo un poco más alto. Slulov, como te comenté antes, yo soy defensor de la RBU y contemplo la inflación, pero como algo puntual en el momento de la implantación y no como algo exponencial que se va multiplicando a lo largo de los años. La inflación se produce por aumento en el nivel de renta, si este aumento es brusco, el cambio será brusco, esto será en el momento de la implantación y algunos años más, mientras se estabilizan los sueldos en el nivel deseado, pero luego tendrá incrementos normales, acordes al aumento de los sueldos. Si vinculamos la RBU a este incremento, seguirá siendo suficiente aunque se produzca inflación y no se produciría ninguna debacle económica. La RB es una herramienta de reparto de la riqueza, que es lo que no quieren los ricos (para que haya ricos, tiene que haber pobres). Con respecto a todo lo que dices de Raventós, estoy de acuerdo contigo en muchas cosas, si yo implantara una RB, no lo haría en los términos que el plantea, porque su planteamiento responde un poco a la condición Ceteris Paribus y no tiene en cuenta parámetros futuros, lo que pasa es que el y su equipo tienen un estudio financiado por la universidad y participan en el asesoramiento de algunos partidos, lo que le hace cabeza visible. Sin embargo, te diría que la mayoría de los defensores somos muy críticos con su teoría. Yo en concreto soy crítico con todos los teóricos del tema y tengo mi propio plan de ejecución y financiación, con su reformal fiscal progresiva para IRPF e IS, pero he bebido de todos antes de llegar a ese punto. Si realmente ves fallos en sus planteamientos, como me pasa a mi, puedes investigar y hacer una propuesta que corrija esos fallos.

    Hace 4 años

  12. Repartidor de pizzas

    A Slulov. En el supuesto caso de que la necesaria y urgente RBU se pusiera en marcha, me alegro que tu decisión de tirarte a la bartola y llevar una vida contemplativa no te supusiera un cargo de conciencia o una carga moral. En nuestra sociedad trabajocentrica -en la que casi hay que dar las gracias por dejarse explotar- parte de ciertos sindicatos e izquierda sin evolucionar, comparten con la democracia-cristiana procapitalista ese problema moral. No obstante, disponer de RBU no pasa necesariamente por estar acurrucado las 24 horas del día en una hamaca. Probablemente bastantes personas, además de echarse la siesta, tendrían muchas cosas prácticas que hacer (trabajo concreto, no remunerado y reciproco) imposibles de llevar a cabo actualmente dado el excesivo horario de la jornada laboral. El invento del Trabajo Garantizado (TG) pretende retrotraernos a “gloriosas” épocas pasadas asentadas en el mito del “pleno empleo” que jamás volverán (porque ni existieron…). Antes de garantizar nada y dada la absurdidad de multitud de puestos de trabajo, convendría que la propuesta de TG plantease en primer lugar cuánto, cómo y para qué se produce, a qué tareas habría que dar prioridad, cuantas habría que eliminar, la cuestión ecológica, el papel de la tecnología y la robótica, horas de vida dedicadas, etc. El TG pretende empezar la casa por el tejado. Incapaz de imaginar la vida del hombre moderno más allá de la disciplina del cronómetro hace suya la condena bíblica que nos destina a ese cometido obligado cuya etimología proviene de un instrumento de tortura. ¿Mientras los bosquimanos no dedican más de 2 horas al día a la caza y recolección (lo que nosotros consideraríamos trabajo) los defensores del TG qué horario laboral plantean?, ¿Y si el trabajo no es la solución, sino el problema, como acertadamente planteaba en este mismo medio James Livingston?

    Hace 4 años

  13. slulov

    A Repartidor de pizzas: apuntas mal conmigo. Yo no tengo ningún problema moral con la RBU y me encantaría que funcionase como predecís porque sería el primero en tirarme a la bartola y disfrutar de la vida contemplativa. Tanto como que estoy radicalmente a favor de la RBU, pero RBU en especie (y no en euros). Lo que pasa es que veo tan claro y cristalino que insertar un RBU monetaria en el sistema actual nos llevaría a una situación aún peor de la que estamos que por eso algunos intentamos reforzar nuestro discurso con otros argumentos más allá de lo puramente técnico (que, al final, no sé si lo refuerza o desvía la atención de lo realmente importante). En cualquier caso, aún en el supuesto de que la RBU funcionase como prometen, veo muy claro que es más interesante socialmente pagar a la gente a cambio de colaborar en el bienestar común que pagar a la gente a cambio de nada, y por eso, mientras haya carencias tan graves en los servicios públicos, veo el TG y el empleo público como medidas prioritarias y claramente superiores a la RBU (aunque no incompatibles). Y, como bien apuntaba juan, un TG no implica necesariamente trabajos de 20 ó 40h semanales, sino también la posibilidad de contribuir sólo de vez en cuando (por épocas o algún día a la semana, etc). A Viperabelta: ningún dios no sé, pero Raventós, aparte de venir a decir que una RBU no provocaría inflación porque no hay cambio de la masa monetaria, afirma que su propuesta se puede poner en marcha para el próximo año sin necesidad de tocar nada con respecto a la vivienda ni de cambiar nada en el sistema actual (la reforma fiscal, subir impuestos, no es un cambio en el funcionamiento del sistema). Luego están los que dicen sí que provocaría inflación pero ligera y beneficiosa (tampoco concuerdo). Y luego hay otros grandes defensores de la RBU, como David Casassas, que sí entienden el problema que supone la vivienda (entre otros mercados) para el éxito de una RBU. Y tú, como solución, pareces proponer topes legales, es decir, consolidar los infladísimos precios de la vivienda de la actualidad y seguir permitiendo que cada año cantidades ingentes de dinero fluyan de la clase productiva hacia la clase improductiva, de los trabajadores hacia los rentistas inmobiliarios, una situación abominable que ahoga la economía española y que la RBU contribuye a empeorar. Mientras no se rompa esta dinámica, cualquier lucha por la mejora de las condiciones salariales, cualquier incremento de la masa salarial sirve de muy poco, al ser negado en buena medida por la consiguiente subida en paralelo del precio de la vivienda. Esto es lo primero que hay que arreglar.

    Hace 4 años

  14. Repartidor de pizzas

    A Slulov. La RBU podría garantizar perfectamente las necesidades básicas de la población sin producir ningún terremoto macroeconómico. Me temo que el problema de aceptar la RBU es moral y no económico. Esa moral judeocristiana que nos pesa como una losa y que hace que la supervivencia del ser humano esté vinculada inexorablemente al trabajo como fuente de virtud y falsa dignidad. Cierta izquierda anquilosada, en vez de obsesionarse tanto con buscarnos a todos empleos absurdos, debería de releer a Marx y comprender el carácter dual que establece en dicha actividad de donde se deriva su rechazo absoluto hacia el trabajo abstracto (léase trabajo asalariado como motor del modo de producción capitalista). Por otro lado y en cuanto a “inyectar dinero”, tampoco sería ningún problema para la economía del país que el Estado inyectase dinero a toda la población, independientemente de si ha aprobado una aburrida oposición, pues quienes se niegan a concebir la vida como una lucha hobbesiana y no están dispuestos a competir por un empleo cual premio que otorga el derecho a vivir o malvivir, también tienen que comer. Sin olvidar además que entre los empleados públicos hay quienes se dedican a actividades útiles y necesarias socialmente y quienes dentro de la maquinaria burocrática del Estado desde sus grises oficinas no contribuyen más que a complicar la vida de los demás.

    Hace 4 años

  15. Gekokujo

    Juan, si la RBU establece que estar dentro del mercado laboral no es condición para tener unos emolumentos la lógica me dice que las retribuciones heterogéneas de los jubilados en base a su vida laboral tampoco. Hemos llegado al momento en que un jubilado no cotiza en base a lo que pudo trabajar si no a lo que le dejaron trabajar, por tanto, se presenta la necesidad de revisar precisamente esas retribuciones a la luz de esta política. Si vamos por la senda estricta de esfuerzo/recompensa, entonces concluimos como bien dice Repartidor de pizzas, que muchas personas están actualmente ganando sueldos o teniendo pensiones que no merecen en absoluto. No niego las repercusiones profundas en la sociedad, pero tampoco quiero dejar de hacer constar que tarde o temprano se tendrá que tomar una decisión al respecto, porque aparentemente es un problema creciente en estados con economías desarrolladas. A mí me gusta siempre recordar un juego de rol de hace años llamado Cyberpunk, casualidad o no nuestra sociedad se le parece cada vez más y su predicción era que solamente una fracción de la población tenía oficio y por tanto cobertura sanitaria o pensión. Vamos hacia ahí y me parece que no solamente por una cuestión de lógica capitalista, si no que cuenta con un firme apoyo de parte de la población. Me pregunto si la RBU no es una manera de cortar en seco el proceso.

    Hace 4 años

  16. Repartidor de pizzas

    A Slulov. La RBU podría garantizar perfectamente las necesidades básicas de la población sin producir ningún terremoto macroeconómico. Me temo que el problema de aceptar la RBU es moral y no económico. Esa moral judeocristiana que nos pesa como una losa y que hace que la supervivencia del ser humano esté vinculada inexorablemente al trabajo como fuente de virtud y falsa dignidad. Cierta izquierda anquilosada, en vez de obsesionarse tanto con buscarnos a todos empleos absurdos, debería de releer a Marx y comprender el carácter dual que establece en dicha actividad de donde se deriva su rechazo absoluto hacia el trabajo abstracto (léase trabajo asalariado como motor del modo de producción capitalista). Por otro lado y en cuanto a “inyectar dinero”, tampoco sería ningún problema para la economía del país que el Estado inyectase dinero a toda la población, independientemente de si ha aprobado una aburrida oposición, pues quienes se niegan a concebir la vida como una lucha hobbesiana y no están dispuestos a competir por un empleo cual premio que otorga el derecho a vivir o malvivir, también tienen que comer. Sin olvidar además que entre los empleados públicos hay quienes se dedican a actividades útiles y necesarias socialmente y quienes dentro de la maquinaria burocrática del Estado desde sus grises oficinas no contribuyen más que a complicar la vida de los demás.

    Hace 4 años

  17. juan

    A Viperabeltza. Me he leído la reforma fiscal que se propone y por eso lo veo inadecuada. Hablan de perdedores como 2 primeros deciles de renta como transferentes pero se oculta que eso empieza en los 37-40.000 euros (1800-2000 netos mes). Un joven sin nada aún que gane 1800 euros y todo por pagar y una familia por construir tiene que transferir renta a un feliz prejubilado que cobre 1300 euros, ya sin cargas familiares, hipoteca pagada, pisito en la playa también y tal vez hasta 40.000 euros en el banco, situación bastante habitual de la clase obrera fordista de la época del desarrollismo. El mecanismo para generar igualdad va a generar desigualdad puesto que el que ya tiene va a poder acumular más al ganar renta mientras el que aún no tiene nada va a menguar su capacidad de ahorro por el hecho de ganar más cuando aún no tienen nada.

    Hace 4 años

  18. Viperabeltza

    A JUAN - ¿Pero en que quedamos, o provoca hiperinflación o no la provoca? a mi me gusta tan poco como a ti la regulación y el estado del mercado inmobiliario, pero lo que no puede ser esque sea tan absolutamente determinante o no, según convenga a la argumentación. Supongo que no te has leído la propuesta de reforma fiscal que lleva el sistema de financian pero básicamente es un transferencia de los que más ingresan hacia los que menos, al revés de lo que ocurre ahora, sin restar un euro al resto de las partidas sociales, e incluso no sociales, que bien podríamos tratar de ello. Y eso que solo hablan de reformar IRPF, si tocamos el resto de los impuestos, aún se puede financiar mejor la RBU, destinando más dinero a Sanidad y Educación.

    Hace 4 años

  19. juan

    A Viperabelta. La burbuja inmobiliaria no provocó superinflación porque el precio de la vivienda (compra) no se tiene en cuenta, pero en realidad casi se dobló el esfuerzo (en salarios anuales) que costaba tener una vivienda básica. Es decir la burbuja ha absorbido gran parte de la renta de los que se hipotecaron a partir de la mitad de los 90 para 25-40 años en vez de algo menos de renta para unos 15. En todo caso, habría que ver qué es una reforma fiscal progresiva, porque no gravar las segundas viviendas, apenas gravar los premios de lotería aunque a uno le toquen millones de euros pues muy progresivo no es y no lo veo entre las propuestas de los partidos.

    Hace 4 años

  20. slulov

    A repartidor de pizzas. Es que lo que estamos argumentando es que la RBU no puede garantizar la subsistencia de la población (debido a las graves distorsiones macro que produciría), independientemente de lo bienintencionada que sea (ya me gustaría a mí que la RBU pudiese funcionar!). Otro argumento que me parece pilladísimo por los pelos es ese del coste de la "burocracia". Ese dinero "gastado" en burocracia no es dinero tirado por el retrete, es dinero que el Estado inyecta en los bolsillos de unos empleados públicos que lo gastan en la economía real. No supone absolutamente ningún problema para la economía del país. De la misma manera que no es problema (seguramente lo contrario) aumentar el empleo público en medio millón de personas a medio plazo. No soy tan optimista con respecto al pleno empleo mediante el TG, pero sí que hay margen de sobra teniendo en cuenta la actual infradotación de los servicios públicos básicos: listas de espera de meses!! en la Sanidad pública, ratios alumno-profesor que duplican y triplican al de otros países del entorno, servicios sociales municipales desbordados, etc etc. Mientras exista tantísimo trabajo por hacer, lo prioritario es pagarle a la gente por mejorar el bienestar de todos y no pagarle a la gente por nada y seguir con unos servicios públicos en condiciones lamentables.

    Hace 4 años

  21. Viperabelta

    A Slulov El único que dice que no habría que cambiar nada más eres tú, entre otras cosas porqué los defensores de izquierda ligan la RBU a una reforma fiscal progresiva. Como bien se dice, la RBU es una medida, no toda la política económica que se defiende, es hacer trampas decir que no resuelve todos los problemas existentes, pues ni está, ni otra medida los resuelven. El TG tampoco, pero tampoco se le puede pedir. La burbuja inmobiliaria que padecimos, en realidad habría que hablar de una burbuja de crédito, no provocó una hiperinflación, condición necesaria para que se entrase en una desvirtuación de la cuantía de la RBU que tu aduces. El mercado del aquiler se debe regular legalmente para evitar los abusos, con o sin RBU, como está demostrando la actual burbuja de los alquileres turísticos ilegales en la grandes ciudades. Y se puede poner topes legales si se quiere, es un puro problema de voluntad política, ningún dios ha dicho que el alquiler, que además es un bien básico, no pueda ser regulado para evitar la especulación.

    Hace 4 años

  22. Repartidor de pizzas

    A Juan. Multitud de cargos y altos cargos públicos son de libre designación (asesores, secretarios, directores, etc.) a los que nadie que yo sepa les ha votado. Por tanto la Renta Básica de Lujo implícita en sus sueldazos de estar condicionada probablemente será a ser amiguete del que te designa. A Slulov. Creo que los que criticáis la RBU podríais empezar por critica la Renta Básica de Lujo que viene muy a cuento en este debate. Solo con lo que nos cuestan todas esas remuneraciones irracionales y el costo en burocracia y control de las “ayudas” condicionadas tendríamos para sufragar la RBU. Pero sobre su financiación ya hay mucho escrito y evidenciado. Por otra parte, es curioso como en cuanto se plantea la posibilidad de garantizar la subsistencia a la población al margen del empleo, cada vez más escaso y precario por otra parte, aparecen diferentes fantasmas como el IPC, el precio de la vivienda, el casero especulador, la proliferación de la vagancia y de tarados insociables, la consolidación del neoliberalismo y comunismo libertario al mismo tiempo, y a este paso se dirá que es la culpable de los incendios de verano y del sarampión. A la RBU se le exigen cosas para las que no está diseñada. La RBU no va a inventar una vacuna contra el virus Zika ni va a resolver los atascos de tráfico, ni va a convertir en guapos a los feos. La RBU solo pretende garantizar el “derecho de existencia” que ya reclamara Robespierre allá por el siglo XVIII basado en los viejos principios republicanos que apelan a la necesidad de disponer de recursos materiales suficientes para poder considerarse ciudadano libre, sin tener que someterse a voluntad ajena. No aspira a nada más. El cambio climático, el reguetón o el baile de darle alegría a tu cuerpo macarena, tristemente continuarán.

    Hace 4 años

  23. slulov

    A repartidor de pizzas: el argumento ese de las RBs de Lujo que disfrutan algunos no tiene consistencia en este debate. La mayoría de los que criticamos la RBU no estamos en contra de las "Rentas Básicas" y las prestaciones económicas en general (empezando por las pensiones). El problema de la RBUniversal es entregar una prestación fija conocida incondicionalmente a TODO el mundo. Ese es el origen de una inflación que convertiría a la RBU en un desbarajuste macroeconómico. Es fácil de ver con el ejemplo de las ayudas económicas a la emancipación de 200€/mes por un alquiler de piso. Si estas ayudas, en vez de enfocadas a los jóvenes, hubiesen sido Universales, ¿alguien duda de que los precios de los alquileres habrían subido a medio plazo en la misma medida que la prestación? Lo que contuvo los precios era el hecho de que no fuesen Universales, por lo que el casero no podía anticipar qué clase de inquilino iba a tener y anunciar un precio distinto en función de eso. En cuanto la ayuda se hace Universal, los caseros pasan a tener el conocimiento necesario y todos los incentivos para ir subiendo sus precios acorde a la nueva situación (como los clubes de fútbol vendedores que negocian con el Barça y saben que se acaban de embolsar 200M por Neymar). Una RBU hace que el casero medio sepa que cada parejita de este país tendría garantizados, al menos, 1.300€ mensuales. Y no existe ningún mecanismo que le impida aprovecharse de la nueva situación. A Viperabeltza: la vivienda pondera muy poquito en el IPC, pero aunque ponderase cero y las subidas de lo inmobiliario no afectasen al IPC, la situación no cambia en lo sustancial. En el momento en que los alquires suban de precio y la RBU no sea suficiente para poder alquilarte una vivienda y resto de gastos, se deja de cumplir con el objetivo de la RBU. Y la única manera de resolverlo sería volver a incrementar la prestación, lo que generaría una nueva ronda inflacionaria, y así hasta que algún gobierno se vea obligado a cortar esa dinámica perversa. Puedes llamarle hiperinflación, espiral inflacionaria, inflación elevada o como quieras, pero es un problema grave que los proponentes de la RBU no han abordado de forma seria, al tiempo que afirman que su modelo podría aplicarse sin ningún problema para el próximo año sin necesidad de cambiar nada en el sistema actual.

    Hace 4 años

  24. juan

    A Repartidor. Bueno, ese negarse a hacer como contribución positiva evitando hacer algo negativo me parece algo forzado como argumento. Si se busca cuestionar el capitalismo y fomentar la sostenibilidad podrían apuntarse maneras colaborativas como las actividades en los kibbutz incluyendo tareas de producción cooperativas y parte del trabajo como reforestar no directamente "rentable" en términos económicos pero si sociales. Respecto a las remuneraciones altas en el sector público, pues han ido demasiado lejos y habría que limitarlas no se si tanto como los niveles de Podemos pero creo que es un tema diferente, tampoco son RB pues son condicionales, ser votados para cargos electos o tener conocidos para los puestos de confianza. En teoría no son generales ni eternos.

    Hace 4 años

  25. Repartidor de pizzas

    A Juan. Parto del principio de que en nuestra sociedad capitalista es necesario y urgente una drástica reducción en la jornada laboral además de un replanteamiento serio de todos los trabajos existentes. El “tercer sector” tampoco se libraría, no hay que olvidar todo lo que conlleva el fenómeno turístico: hoteles, transporte en avión, precarización y explotación laboral, despilfarro de agua, etc. Una de las pocas actividades sociales esenciales, infravaloradas, y que debieran ser potenciadas y remuneradas serían los cuidados. Pero mientras llega todo esto, harto difícil visto el rumbo que llevamos, la realidad actual es otra. Y en esta realidad y teniendo en cuenta que cada vez está más complicado asegurarse las necesidades básicas para vivir dignamente, urge poner en marcha la RBU. Y en cuanto a la contribución de las personas beneficiadas, no hay mayor contribución social que no prestarse a trabajar en alguna absurda e innecesaria tarea de las que abundan en nuestras ciudades o a aumentar la huella ecológica del planeta y la salud de sus pobladores. No es poca esa contribución, pues si aplicamos la tendencia mercantilista que todo lo invade, la renuncia al cupo de contaminación individual correspondiente, bien pudiera tener un alto precio. Por tanto, no se trata de “no contribuir jamás” y con ello justificar el no pagar de impuestos. Quién se niega a dar impulso a la noria del capitalismo y sus engranajes, contribuye, tan modesta como eficazmente. Además hasta esas personas que les tocase pagar y no pagasen impuestos también serían beneficiadas por la RBU. Por tanto, la dicotomía “contribuyente-beneficiado” para entender en que se sustenta la RBU es errónea. Aunque no estaría mal también aplicar esa misma lógica dicotómica del “contribuyente-beneficiado” a esa Renta Básica de Lujo implícita en las remuneraciones de tanto cargo y vividor público con sueldos desorbitados. ¿Dónde está su contribución a la sociedad?, ¿tanto vale su tiempo de trabajo?, ¿en función de qué?, ¿su capacidad cuando hay personas más capaces y con más preparación ganado 700 euros o en paro?, ¿realmente se justifican esas remuneraciones de entre 5000-7000 euros y por el estilo?, ¿no supone todo eso una especie de Renta Básica de Lujo camuflada por la que nadie protesta y es aceptada socialmente?, ¿cuándo las clases subalternas dejarán de tomar prestado el pensamiento de sus amos?.

    Hace 4 años

  26. juan

    A Alfredo. Los problemas de la condicionalidad también los tiene la incondicionalidad, el modelo de RBU como ingreso monetario resultante de reducción del IRPF o en caso de que la cantidad a pagar sea menor que la la RB recibirlo como renta monetaria haría que se buscasen trabajos en B para complementar el dinero a percibir para vivir algo mejor de lo que se podría con 650€. Por otra parte como señalan otros comentaristas tenemos el problema de la vivienda, con vivienda propia pagada 2 personas podrían vivir relativamente bien con la RBU en una ciudad mediana o pueblo, sin embargo una persona sola no podría ni pagar el alquiler de 40m2 y los consumos en una capital. ¿sería eso igualitario? Por último, el modelo de RBU propuesto por Raventós se basa en rentas en un país con una composición desigual de rentas y riquezas. Según la estadística de la AEAT hay millones de personas con menos de 20.000 brutos euros anuales (unos 1170€ netos en 14 pagas) con una segunda vivienda en propiedad. Es decir se transferiría renta de alguien de familia probre que aprueba un oposición A1 y su salario pueden ser 38-40.000€ cuando a lo mejor debe empezar en otra ciudad alquilando por 500€ para transferir a un feliz prejubilado con piso pagado, apartamento en la playa pagado y 50.000 euros en el banco. ¿es decir buscando igualar rentas permitiríamos aumentar riqueza-ahorro a quien ya tiene a costa de impedir a alguien que empieza a ahorrar o tener nada? No parece que ese enfoque vaya en la dirección de reducir al desigualdad. A Repartidor de pizzas. Se puede crecer en valor económico de lo producido decreciendo en los recursos físicos utilizados. Un crecimiento del tercer sector y cuidados no conllevaría merma en la sostenibilidad. Habría que redirigir la economía hacia sectores que aporten valor y trabajo (no solo “valor económico” puesto que la economía de casino/especulación lo hace sin trabajo). En todo caso si uno tiene libertad para “no contribuir jamás” esta debería darse también desde el lado fiscal. No creo ni en una ni en otra. Otra cosa es que puedan implementarse métodos de reparto del trabajo basados en periódos personales en vez de reducción de horas más allá de las 35 semanales que en muchos campos son impracticables, y estos años de “carencia” se salvasen con un RB pero entendiendo que la gente entra y sale alternando la posición contribuyente-beneficiado.

    Hace 4 años

  27. Alfredo

    La cantidad de 650€ propuesta por Raventós, es una cantidad estimativa que está sujeta a las circunstancias actuales de nuestra economía. Yo, aunque coincido en el fondo con Raventós, difiero en aspectos principales como la financiación y el reparto. En mi opinión, estos dos aspectos deberían estar referenciados a índices macro, como el PIB y la Renta Per Cápita, de este modo, su financiación sería sostenible y el crecimiento de la asignación de la RB sería acorde al crecimiento del país. Si miramos la RPC de Francia, por ejemplo, y la comparamos con la de España, veremos que la diferencia es de aproximadamente un 25%, sin embargo, su SMI es el doble que el nuestro, no sería ninguna locura el que la RB se acercara a los 1.000€ en un futuro, porque eso significaría que nuestra RPC sería bastante más alta. Si con problemas de competitividad te refieres a los precios, entonces dejemos de luchar por un SMI digno, es lo que siempre nos han querido vender, si subimos los salarios, habrá que subir los precios y dejará de entrar capital extranjero. Así llevan décadas manejando a la población de nuestro país, con la amenaza del miedo a perder inversores, esto corresponde a otro debate, pero hay múltiples factores que invitan a pensar que eso no ocurriría, aunque quien sabe si eso no sería mejor para nosotros. El problema de la vivienda no tiene nada que ver con esto, es un problema que ya existe y que hay que solucionar legislando, al margen de que haya RB o no, no podemos convertir en origen del problema, a aquello que aún no existe y pretende ser una solución. El TG me parece un gran error, consiste en hacer funcionarios a todos aquellos que no tienen trabajo, la mayor parte de ellos en trabajos para los que no estan cualificados y en puestos que ya están sobradamente cubiertos. La mayor parte de esas personas serían jardineros, operarios de obras públicas y barrenderos, ¿hacen falta? Si, ¿hacen falta 4 millones de personas más en esos puestos? Yo creo que no. La RB da la oportunidad de trabajar en aquello que te gusta y consideras útil, no tienes porque ser jardinero si no te gusta y sobre todo si no hay trabajo suficiente en ese campo. Me gusta poner de ejemplo a las personas que trabajan en las protectoras de animales, prácticamente ninguna protectora recibe ayudas del estado, porque no se considera algo prioritario, pero si le dan ayuda a hermandades y clubes deportivos. No digo que las protectoras sean más importantes que las otras asociaciones, pero hay gente para la que si lo son, y dependen de quien este en el poder para conseguir una mínima ayuda, que casi nunca es monetaria. Sin embargo, esa gente realiza una labor social financiada con sus propios medios, pero donde hay tiempo, rara vez hay dinero, por lo que acaban dedicandole menos tiempo a aquello que les apasiona y es útil, para dedicarselo a un trabajo malpagado con el que pagar facturas.

    Hace 4 años

  28. Viperabeltza

    Sluvov Sinceramente creo que te equivocas, el alquiler pondera el 13% en el IPC porqué tiene una peso muy pequeño en el conjunto del mercado de la vivienda, no podría provocar por tanto una hiperinflación por si mismo que desvirtuase excesivamente la RBU, sobre todo porqué una de las razones que empujan a mucha gente al alquiler, en lugar a la compra "tradicional" es la falta de estabilidad laboral cara a los créditos, y la RBU la daría. Pero es que además la clave la das tú. " ... bajo el actual marco de mercado libre de vivienda ..." que el mercado de la vivienda, como bien básico, sea o no "libre" o sea tasado, y se impida la especulación, es una decisión política, e infinitamente más sencilla que muchas otras. Regulación que por cierto habrá que afrontar, con RBU y sin ella. Decir que la RBU provocará hiperinflación es tan razonable y tan pocos sostenible como lo de que provocará un efecto "llamada" masivo. Evitarlo no es una cuestión de impedir la RBU sino de legislar adecuadamente.

    Hace 4 años

  29. slulov

    Alfredo, una inflación moderada resulta interesante en un escenario clásico de moneda propia y tipos de cambio variable. En el marco de la moneda común, el juego cambia completamente y la inflación te trae problemas gordos de competitividad, como los explicados en los enlaces que dejo al final. Pero es que una RBU de 650€ mensuales, bajo el actual marco de mercado libre de vivienda, no te traería una inflación ligera, sino que, a medio plazo, la segura subida de los alquileres convertirían la prestación en insuficiente para poder costearse la vida (no digamos ya para llevar una vida digna), incumpliendo así el objetivo de la RBU. Si caes en la tentación de aumentar la prestación para que la prestación vuelva a ser digna, entonces generas una nueva ronda inflacionaria que al cabo del tiempo vuelve a convertir la prestación en insuficiente, y así hasta el infinito en una preciosa espiral inflacionaria... por eso se habla de la RBU como una propuesta macro desestabilizadora y del TG como estabilizadora (que a mí el TG no me lo parece tanto tanto, pero desde luego claramente superior a la RBU). Todo esto tiene muy fácil solución: que la RB sea una prestación fundamentalmente en especie, en forma de vivienda en alquiler social, hasta que el mercado de la vivienda deje de absorber buena parte de los incrementos de masa salarial. "Porqué Alemania no puede parar de exportar (y esta obsesionada con el control de la inflación)": http://boxedpress.com/porque-alemania-no-puede-parar-de-exportar-y-esta-obsesionada-con-el-control-de-la-inflacion/ -----.....----- "Generar diferencial de inflación para ser competitivos": https://www.gurusblog.com/archives/generar-diferencial-de-inflacion-para-ser-competitivos/03/10/2011/

    Hace 4 años

  30. Alfredo

    A Juan le dire que la RBU no es dinero de todos, sino de cada uno, que lo utilizará para lo que prefiera. También le propongo que piense en las consecuencias que traen las condiciones. Tengamos en cuenta toda la gente que sabemos que recurre al fraude para cobrar una prestación que no necesitan, con la RBU no tendría sentido comprar jornales para cobrar el PER o pagarse un certificado de minusvalia para cobrar una pensión. Por otra parte, ¿cuales son esos requisitos que pondríamos? ¿Es justo darle la prestación a aquellos que cobran 8.000 euros al año y no dársela a aquellos que cobran 8.001? o ¿darle una ayuda al que tiene 3 hijos, pero no al que tiene 2? A Slulov le doy la razón en que habrá inflación, pero será una inflación controlada, ya que una vez asumida una primera un poco más brusca que supondría la primera inyección de capital, el IPC se estabilizaría y la inflación estaría únicamente referida al incremento de los salarios. Esto no es malo, ya que una inflación pequeña y controlada es un síntoma de salud económica, mientras que el estancamiento y la deflación son síntoma de declive económico, otra cosa sería la superinflación, como la producida en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, pero esta obedecía a otras causas que nada tenían que ver con el aumento de la renta.

    Hace 4 años

  31. slulov

    Gekokujo, efectivamente un plan estatal de vivienda sería una RBU en especie pero sin la U, lo que nos lleva a plantearnos entonces de dónde sale esa cifra de 650€/mes que proponen Raventós y cia, y que, a mí, me parece una cifra razonable. Teniendo en cuenta que: 1) la RBU es una prestación que debe cubrir una existencia digna, pero tampoco demasiado elevada para que sea muy onerosa y no desincentive la búsqueda de trabajo, y 2) que la vivienda es el mayor gasto que debe afrontar una persona y podemos estimarlo fácilmente en cercano a la mitad de esos 650€, ¿qué pasa con aquellas personas (muchas) que ya tienen casa en propiedad? Si con 650€ para una persona que tiene que pagarse alquiler estamos al límite de empezar a distorsionar el mercado laboral, entonces esa misma cifra para aquellos que ya tienen casa parece claro que sí desincentivaría la incorporación al mercado laboral. En muchas zonas de España, alejadas de los polos de trabajo, con 650€ mensuales y casa pagada, puedes tirarte a la bartola, si quieres (y si los 650€ mantuviesen su poder adquisitivo, claro, que ahí está la chicha). No sé, yo le veo muchos flecos por pulir a esto de la RBU, siendo la inflación el realmente grave. Al final, todo se reduce a que los que nos posicionamos en contra de una RBU monetaria (tal como se plantea en el escenario actual) vemos clarísimo que tendría unos efectos inflacionarios muy graves para la estabilidad macro, mientras que los que están a favor no lo ven así, pero tampoco aportan argumentos de peso. De hecho, Raventós et al siempre esquivan la cuestión inflacionaria. La única vez que les he visto abordarla, la despacharon en 2 párrafos sin sustancia. Me sorprende que casi todo el mundo entienda que, por ejemplo, unas prestaciones universales de ayuda al alquiler sólo servirían para subir los precios del alquiler en la misma medida y no se vea lo mismo para la RBU.

    Hace 4 años

  32. Viperabeltza

    Al parecer los autores sólo han debido trabajar en su vida en el ámbito de las profesiones "liberales" o universitario, porqué sino no se entiende. Al margen de otro montón de cuestiones que ya se han criticado, una cosa es que el trabajo asalariado pueda ser una forma de socialización, como si antes en la historia no hubiera habido sociedades, y otra que sea la única o la preferible, El ámbito de las empresas modernas, son cualquier cosa menos un lugar de socialización positiva, más bien son el fiel reflejo de la jerarquización y competencia feroz de la sociedad. Estos izquierdistas de postín al recordarnos que el trabajo asalariado "socializa" se olvidan también de citar que Marx recordaba que aliena y reproduce las relaciones de producción capitalista y los fundamentos de su división social. La naturaleza o no estatal del empleador no hace variar demasiado, con los decenios de experiencia que tenemos con las empresas públicas o semipúblicas, lo alienante e inhumano de las relaciones laborales, lo que si puede ser variado desde la desvinculación de la garantía de la existencia y el empleo remunerado, que se logra con la RBU. A partir de ahí, la naturaleza de las relaciones laborales, pueden cambiar efectivamemte. Se parte de la premisa falsa de que con la RBU una mayoría no va a querer trabajar de manera remunerada, todas las experiencias que se han hecho, y se están haciendo, desmienten rotundamente ese prejucio clasista. Y la supuesta "dependencia" del estado, es otra falacia recurrente, como el derecho a la Sanidad o la Educación Universal nos hubiese hecho más esxlavos y no más libres como personas. Valientes "izquierdistas".

    Hace 4 años

  33. Repartidor de pizzas

    Una puntualización a Juan. La RBU no es ningún “sistema de protección” es simplemente una medida basada en el derecho a la existencia. Sin más aditamento. Si introducimos “algún tipo de condicionalidad”, entonces, no estamos hablando de RBU sino de algo más parecido a los subsidios condicionados por diferentes criterios: demostrar con perseverancia la búsqueda activa de trabajo, ser probre de solemnidad, etc. Por otro lado, si como contrapartida a recibir la RBU exigimos una contribución, cabría tener presente que la mejor contribución que se puede hacer hoy en día a la sociedad y a la naturaleza es no hacer nada parecido a producir objetos absurdos de los que ya está saturada la sociedad (coches, ropa, móviles, etc.). Negarse a trabajar en todas aquellas actividades socialmente y ecológicamente contraproducentes. Mirar por la ventana, leer, pasear o dormir, sin tener que dar explicaciones a nadie por ello, en cambio, son actividades beneficiosas. Contribuyen a reducir el gasto en salud mental y a no aumentar el deterioro ecológico.

    Hace 4 años

  34. Ermitaño insociable

    Según Stuart Medina y Andrés Villena “El pleno empleo se puede alcanzar con políticas públicas decididas”. He aquí un ejemplo: https://vimeo.com/32966847

    Hace 4 años

  35. juan

    a Alfredo le diria que quien quiera hacer surf o drogarse que lo haga, pero no con el dinero de los demás. Como persona que he emprendido alguna vez si le veo sentido a la RB en ese supuesto pero me parece rara esa invocación cuando los más fervientes defensores mediáticos de la RB tienden a ridiculizar al emprendedor o enfatizar en ejemplos negativos en un ejercicio bastante poco ético de inducción, pasar lo particular a general. Veo positivo algún tipo de condicionalidad en un sistema de protección porque creo que si se asume que alguien no está obligado a contribuir nunca del otro lado sería igualmente justificable la insumisión fiscal, y entrar en ese terreno es muy peligroso.

    Hace 4 años

  36. Alfredo

    Me da la sensación de que este artículo, más que un trabajo de investigación, es una charla de cafetería entre dos colegas que acaban de leer o ver una noticia sobre RBU. Después de una buena, aunque exageradamente larga introducción, se exponen argumentos de forma parcial y se establecen asociaciones entre RBU y otras cosas que nada tienen que ver. No acusaré a los autores del artículo de querer manípular, porque contemplo la posibilidad de que se deba a falta de documentación. En primer lugar, se asocia el modelo de vida que fomenta la RBU en Finlandia, con las depresiones y los suicidios. Sepan los autores, que esto se debe principalmente al clima. Los días más cortos, la falta de luz y un clima frio que invita a reunirse en lugares cerrados, son factores potenciadores a la hora de caer en una depresión. Si a todo lo anterior le añadimos unas copas, que tan bien sientan a esas temperaturas, tenemos un posible ganador. Por añadir un dato, una buena cantidad de los suicidios, se produjeron en el trabajo. Si le damos una asignación a todo el mundo las empresas lo utilizarían para pagar sueldos más bajos y complementarlos con la RBU. Si hubieran investigado un poco, se hubieran dado cuenta de que es todo lo contrario, a menos que se refieran ustedes a la propuesta de la “Ley de complemento salarial” que propuso Ciudadanos, y que nada tiene que ver con renta básica, aunque quisieran venderla como tal. La RBU constituye, entre otras muchas cosas, una herramienta de lucha obrera. Pensemos por un momento en el trabajador oprimido que no puede dejar su trabajo porque, aunque poco, es lo unico que tiene para pagar facturas, o el que no puede hacer huelga por miedo a que le despidan, ¿no tendrían mayor capacidad de negociación?. Pensemos también en los emprendedores, que a la hora de iniciar un negocio, tiene ante todo el miedo a endeudarse porque si fracasa, no sabe si podrá devolverlo, ¿no tendría una garantia para devolver lo prestado? Además de una ayuda a la hora de emprender. La gente usaría el dinero para irse a hacer surf. Lo usarán hasta para drogarse, pero eso no es consecuencia de la RBU, porque cada cual hace lo que quiere y puede. Esa gente que haciera surf y esa gente que se drogara, harían ambas cosas haya o no haya RBU. Igual que la gente que se dedica a recoger animales, lo hace ahora y lo haría despues, pero con renta básica tendrían un apoyo a su proyecto. Con respecto a los drogadictos que he mencionado anteriormente, es de suponer que aquellas personas que hayan dispuesto de los medios necesarios para poder formarse, sean menos propensos a caer en la marginalidad. Quizás el yonki que le aparca el coche, sería un respetado universitario, de haber dispuesto de una renta básica. Lo de las mujeres que se verían marginadas a la hora de acceder a puestos de trabajo, no se ni por donde cogerlo, pero me sirve para enlazar con otro referido a las mujeres. Piensen ustedes en las mujeres víctimas de violencia de género, que muchas de ellas se ven prisioneras de su maltratador por una cuestión monetaria. El maltratador le impide trabajar y además le dice que ella no sirve para nada, es maltrato psicológico, pero al no poder trabajar, tampoco puede irse de allí, está atrapada. Con la RBU, esa mujer tendría la autonomía suficiente para sobrevivir con sus hijos sin necesidad de vivir con el maltratador. Hasta aquí comento, porque la renta básica no es para discutirla en dos folios, ni en dos tardes.

    Hace 4 años

  37. Alfredo

    Me da la sensación de que este artículo, más que un trabajo de investigación, es una charla de cafetería entre dos colegas que acaban de leer o ver una noticia sobre RBU. Después de una buena, aunque exageradamente larga introducción, se exponen argumentos de forma parcial y se establecen asociaciones entre RBU y otras cosas que nada tienen que ver. No acusaré a los autores del artículo de querer manípular, porque contemplo la posibilidad de que se deba a falta de documentación. En primer lugar, se asocia el modelo de vida que fomenta la RBU en Finlandia, con las depresiones y los suicidios. Sepan los autores, que esto se debe principalmente al clima. Los días más cortos, la falta de luz y un clima frio que invita a reunirse en lugares cerrados, son factores potenciadores a la hora de caer en una depresión. Si a todo lo anterior le añadimos unas copas, que tan bien sientan a esas temperaturas, tenemos un posible ganador. Por añadir un dato, una buena cantidad de los suicidios, se produjeron en el trabajo. Si le damos una asignación a todo el mundo las empresas lo utilizarían para pagar sueldos más bajos y complementarlos con la RBU. Si hubieran investigado un poco, se hubieran dado cuenta de que es todo lo contrario, a menos que se refieran ustedes a la propuesta de la “Ley de complemento salarial” que propuso Ciudadanos, y que nada tiene que ver con renta básica, aunque quisieran venderla como tal. La RBU constituye, entre otras muchas cosas, una herramienta de lucha obrera. Pensemos por un momento en el trabajador oprimido que no puede dejar su trabajo porque, aunque poco, es lo unico que tiene para pagar facturas, o el que no puede hacer huelga por miedo a que le despidan, ¿no tendrían mayor capacidad de negociación?. Pensemos también en los emprendedores, que a la hora de iniciar un negocio, tiene ante todo el miedo a endeudarse porque si fracasa, no sabe si podrá devolverlo, ¿no tendría una garantia para devolver lo prestado? Además de una ayuda a la hora de emprender. La gente usaría el dinero para irse a hacer surf. Lo usarán hasta para drogarse, pero eso no es consecuencia de la RBU, porque cada cual hace lo que quiere y puede. Esa gente que haciera surf y esa gente que se drogara, harían ambas cosas haya o no haya RBU. Igual que la gente que se dedica a recoger animales, lo hace ahora y lo haría despues, pero con renta básica tendrían un apoyo a su proyecto. Con respecto a los drogadictos que he mencionado anteriormente, es de suponer que aquellas personas que hayan dispuesto de los medios necesarios para poder formarse, sean menos propensos a caer en la marginalidad. Quizás el yonki que le aparca el coche, sería un respetado universitario, de haber dispuesto de una renta básica. Lo de las mujeres que se verían marginadas a la hora de acceder a puestos de trabajo, no se ni por donde cogerlo, pero me sirve para enlazar con otro referido a las mujeres. Piensen ustedes en las mujeres víctimas de violencia de género, que muchas de ellas se ven prisioneras de su maltratador por una cuestión monetaria. El maltratador le impide trabajar y además le dice que ella no sirve para nada, es maltrato psicológico, pero al no poder trabajar, tampoco puede irse de allí, está atrapada. Con la RBU, esa mujer tendría la autonomía suficiente para sobrevivir con sus hijos sin necesidad de vivir con el maltratador. Hasta aquí comento, porque la renta básica no es para discutirla en dos folios, ni en dos tardes.

    Hace 4 años

  38. Alfredo

    Me da la sensación de que este artículo, más que un trabajo de investigación, es una charla de cafetería entre dos colegas que acaban de leer o ver una noticia sobre RBU. Después de una buena, aunque exageradamente larga introducción, se exponen argumentos de forma parcial y se establecen asociaciones entre RBU y otras cosas que nada tienen que ver. No acusaré a los autores del artículo de querer manípular, porque contemplo la posibilidad de que se deba a falta de documentación. En primer lugar, se asocia el modelo de vida que fomenta la RBU en Finlandia, con las depresiones y los suicidios. Sepan los autores, que esto se debe principalmente al clima. Los días más cortos, la falta de luz y un clima frio que invita a reunirse en lugares cerrados, son factores potenciadores a la hora de caer en una depresión. Si a todo lo anterior le añadimos unas copas, que tan bien sientan a esas temperaturas, tenemos un posible ganador. Por añadir un dato, una buena cantidad de los suicidios, se produjeron en el trabajo. Si le damos una asignación a todo el mundo las empresas lo utilizarían para pagar sueldos más bajos y complementarlos con la RBU. Si hubieran investigado un poco, se hubieran dado cuenta de que es todo lo contrario, a menos que se refieran ustedes a la propuesta de la “Ley de complemento salarial” que propuso Ciudadanos, y que nada tiene que ver con renta básica, aunque quisieran venderla como tal. La RBU constituye, entre otras muchas cosas, una herramienta de lucha obrera. Pensemos por un momento en el trabajador oprimido que no puede dejar su trabajo porque, aunque poco, es lo unico que tiene para pagar facturas, o el que no puede hacer huelga por miedo a que le despidan, ¿no tendrían mayor capacidad de negociación?. Pensemos también en los emprendedores, que a la hora de iniciar un negocio, tiene ante todo el miedo a endeudarse porque si fracasa, no sabe si podrá devolverlo, ¿no tendría una garantia para devolver lo prestado? Además de una ayuda a la hora de emprender. La gente usaría el dinero para irse a hacer surf. Lo usarán hasta para drogarse, pero eso no es consecuencia de la RBU, porque cada cual hace lo que quiere y puede. Esa gente que haciera surf y esa gente que se drogara, harían ambas cosas haya o no haya RBU. Igual que la gente que se dedica a recoger animales, lo hace ahora y lo haría despues, pero con renta básica tendrían un apoyo a su proyecto. Con respecto a los drogadictos que he mencionado anteriormente, es de suponer que aquellas personas que hayan dispuesto de los medios necesarios para poder formarse, sean menos propensos a caer en la marginalidad. Quizás el yonki que le aparca el coche, sería un respetado universitario, de haber dispuesto de una renta básica. Lo de las mujeres que se verían marginadas a la hora de acceder a puestos de trabajo, no se ni por donde cogerlo, pero me sirve para enlazar con otro referido a las mujeres. Piensen ustedes en las mujeres víctimas de violencia de género, que muchas de ellas se ven prisioneras de su maltratador por una cuestión monetaria. El maltratador le impide trabajar y además le dice que ella no sirve para nada, es maltrato psicológico, pero al no poder trabajar, tampoco puede irse de allí, está atrapada. Con la RBU, esa mujer tendría la autonomía suficiente para sobrevivir con sus hijos sin necesidad de vivir con el maltratador. Hasta aquí comento, porque la renta básica no es para discutirla en dos folios, ni en dos tardes.

    Hace 4 años

  39. Repartidor de pizzas

    Apoyados en el ideario de esa izquierda sin evolucionar, anclada en la época fordista, que hace suya la sacralización del trabajo, estos dos autores no les queda más recurso que desvirtuar la RBU argumentando que fortalecería el neoliberalismo. Establecen así un esquema dicotómico izquierda/derecha donde ellos son la izquierda (socialdemócrata años 70-80) y los defensores de la RBU que seríamos la derecha neoliberal. Un simplismo poco acorde con el rimbombante currículum académico del que presumen sin modestia en sus páginas web ambos firmantes. Acusar a la RBU, basada en los viejos principios republicanos y el derecho de existencia, de ser servil al neoliberalismo es no entender en absoluto de que va la cuestión. O ser tan firme defensor del trabajo (asalariado!) como solución a todos los males que la ceguera es absoluta. Tanto que estos dos señores de “izquierdas” que presumen de detestar el neoliberalismo paradójicamente no tienen problema con aceptar el capitalismo. Porque como es pertinente recordar, es el trabajo asalariado con su constante producción de valor el meollo del capitalismo. Habría que recordar además que mientras los ingresos económicos necesarios para asegurarse el sustento de cada día dependan exclusivamente de tener empleo (trabajo asalariado) difícilmente nadie se cuestionará nada y el capitalismo seguirá su marcha triunfal. Sin embargo, la Renta Básica Universal garantizando una base material de subsistencia a toda la población (al margen de tener empleo o no) contribuiría a que la población se liberase del imaginario cultural dominante y de esa manera poder emprender un camino hacia la emancipación real. Es decir, una forma de vida no sujeta a las exigencias del modo de producción capitalista ni a su fase generosa keynesiana a la que estos dos señores desearían regresar como paraíso idílico de pleno empleo con televisión a color, coche seat de cuatro puertas, tubo de escape, vacaciones en Benidorm y contaminación en alza.

    Hace 4 años

  40. juan

    los defensores del "trabajo voluntario" que hablan de la robotización obvian que gran parte de los trabajos son irremplazables, y de estos muchos no precisamente agradables, bomberos y sanitarios encargados de atender catástrofes y retirar cuerpos, auxiliares de enfermería y geriátricos, etc. El objetivo sería mejorar las condiciones de aquellos trabajos más ingratos y a su vez considerar los trabajos como etapas vitales no perennes. Lo mejor sería que la gente progresase profesionalmente ocupando solo temporalmente aquellos trabajos más ingratos pero necesarios mientras se forma para otra cosa o compagina con empezar algo personal. Solventar el problema de la heroína con metadona no es la solución, además consolida a las élites al desincentivar el ascenso social, que aunque no sea fácil hay que fomentar. Un permanente relevo de élites es una forma de generar igualdad.

    Hace 4 años

  41. Tripalium

    Parece que estos dos señores articulistas la tienen tramada contra la RBU. Defienden el trabajo (asalariado por supuesto) pasando por alto que el motor del capitalismo es la producción constante de valor o valorización del valor a través del trabajo asalariado precisamente. Fruto de su desconocimiento o mala fe voluntaria, atribuyen a la RBU una curiosa inspiración neoliberal que nos ubicaría ante un terrorífico escenario socioeconómico que ni el propio Hobbes hubiera imaginado. Su alternativa en cambio no va más allá del viejo esquema capital/trabajo fracasado por su asimetría que si para algo sirve es sobre todo para alimentar la noria capitalista al no plantear en ningún momento el necesario fin del trabajo asalariado. Ese trabajo tan “enriquecedor” que no da para vivir y que si alguna identidad aporta es precisamente esa que dicta el mercado laboral de lo que toque hacer y ser en cada momento, como por ejemplo: un día pinche de cocina, después ocho días de camarero, más tarde dos de almacenero, tres meses de nada de nada -sin ingresos- y tiro porque me toca. Ante esta situación, garantizar unos ingresos mínimos sin condiciones a toda la población basados en el derecho a la existencia como defiende la RBU les parece una aberración. No les debe parecer tan abominable en cambio esa Renta Básica de Lujo en vigor camuflada en las remuneraciones de directivos, altos cargos, diputados generales, consejeros, viceconsejeros, asesores, directores departamentales, etc. Y que estaría compuesta del tramo monetario apropiado injustificadamente entre los 2000 euros mensuales que deberían cobrar (retribución más que aceptable para todo “servidor público”) y lo que realmente cobran que oscila entre los 5000-7000 euros o más. Por tanto, el monto total de esta Renta Básica de Lujo (RBL) ascendería a los 3000-5000 euros mensuales que habría que multiplicar por cada burócrata. Pero a diferencia de la RBU la RBL (Renta Básica de Lujo) está solo al alcance de personas “responsables y respetables” habituados al cóctel y la gala benéfica. Nada que ver con esos seres inadaptados, insolidarios y despreciables que surgirían si no los tuviésemos amarrados por el trabajo absurdo y esclavizante o compitiendo por él.

    Hace 4 años

  42. Gekokujo

    Sí y no Slulov. La necesidad de facilitar una vivienda al que no la tiene es incuestionable, puesto que es el gasto principal de cualquier familia con ingresos bajos. Ahora bien, una renta en forma de inmueble elimina el concepto de universal, puesto que hay propietarios o personas con ciertos ingresos que no necesitan o encuentran utilidad en ello. Entonces estaríamos hablando de un programa estatal de vivienda, cosa que es muy loable pero que no resuelve el problema del mercado de trabajo. Se podría dar como opción las dos formas, pero eso tendría el efecto pernicioso de proporcionar un capital extra a los que tienen, frente a otros que se verían despojados de él, agudizando la estratificación social. A mí me parece que independientemente de todo ha de existir un plan de alquiler accesible, haya o no RBU. El problema es que eso choca frontalmente con uno de los pilares económicos de la burguesía y de un importante sector eso que llaman el Ibex. De todas maneras lo ideal sería que ese parque estatal de viviendas no supusiese el 100% de la renta, con lo que efectivamente se rompería la lógica inflacionaria de la vivienda, si no de manera inmediata sí a larga, es una cuestión de valorar a partir de qué porcentajes comienza a influir en el mercado. Podría equivocarme, pero creo que simplemente aplicando la RBU significa sacar del mercado laboral a un montón de personas que no están a gusto en él, eso provocaría sin duda un cambio en las condiciones laborales, un efecto inmediato en esto de la oferta y la demanda independientemente de si pocos o muchos deben dedicar esas rentas exclusivamente a necesidades básicas. Otro punto a tener en cuenta es que eso obliga por necesidad a revocar el espacio Schengen, a menos que se aplique a nivel europeo, que de hecho sería lo deseable, aunque por otro lado empeoraría el problema de la inmigración a niveles que no me atrevo a ponderar. Como dice Le Chuck es una manera de proporcionar crédito a la población avalado por el estado y en este punto sí que sería interesante saber si sería sostenible en el tiempo. Podría equivocarme, pero eso abre la puerta a nuevos modelos de capitalización de pymes que casi por necesidad tenderían a las formas cooperativas y que ahora están cerrados, esto entendiendo que se va a jugar limpiamente claro, cosa que no sucede actualmente tal como he expuesto en el caso del sector energético. Como última observación, señalar que aunque parezca un poco estúpido proporcionar esa renta a personas que no lo necesitan en realidad, a medida que se asciende en la jerarquía de ingresos se reduce notablemente el número de perceptores hasta llegar a ese 10% de privilegiados para quienes de facto no tiene ninguna utilidad. Por supuesto se puede prescindir de la RBU debido a que tiene muchos efectos colaterales y a veces contradictorios, pero eso no cambia la cuestión de fondo de que existe un problema con el trabajo y que las grandes empresas miran descaradamente a las primeras necesidades como objetivo prioritario. En un entorno en el que las pymes es mayoritario la RBU aparece como beneficioso, pero la concentración sectorial a manos de unos pocos actores dinamita cualquier solución que se proponga, incluyendo la RBU, a menos que haya un mecanismo claro que limite su poder decisorio, de otro modo, tal como se señala en el artículo, lo único que se está haciendo es añadir un vector de inflación.

    Hace 4 años

  43. juan

    Valiente artículo. Enhorabuena.

    Hace 4 años

  44. slulov

    Muy de acuerdo en los graves problemas de la RBU a nivel macro. No sólo el mencionado en el artículo (lo que siempre ha denunciado la MMT) sino el señalado por el comentarista Gekokujo: la vivienda como capturador de rentas. Esto es algo de lo que se olvida la MMT y me parece todavía más fácil de entender que lo anterior: los precios subirían no sólo por la mayor demanda sin acompañamiento de la producción, sino que habría una lenta pero fuerte subida de los precios del alquiler por lo que bautizaría como el efecto Neymar. En cuanto todos los clubes de fútbol saben que el Barcelona se acaba de embolsar 150 millones de euros, cuando el Barça sale al mercado a buscar un sustituto de Neymar, se encuentra con que los precios son muchísimo más altos que hace un mes o que si viniese a preguntar otro club distinto del Barça. Pues de la misma manera, si los caseros saben que toda parejita española tiene garantizados 1.300€ mensuales mínimo, es obvio que, antes o después, los precios del alquiler tenderán a subir hasta absorber buena parte del incremento de ingresos derivados de la RBU. Lo mismo que pasa en buena medida con el plan PIVE, al final se trata de una subvención al vendedor y no al comprador (la intención inicial). La RBU se convierte en una gigantesca subvención encubierta del rentismo inmobiliario. Al final un ciudadano tiene más ingresos, pero resulta que también tiene muchos más gastos, con el riesgo de que la economía entre en una espiral inflacionaria si se tiene la tentación de aumentar la cuantía de la RBU cada vez que sube el coste de la vida. Conste que pienso que el Trabajo Garantizado que propone la MMT sufre también de este problema, aunque, claramente, en menor medida (esto ya lo señaló Frances Coppola hace años, si no recuerdo mal). Y por esa razón yo propongo una solución que me parece superior (no incompatibles las 3 entre sí): una RBU en especie en vez de en dinero, fundamentalmente vivienda en alquiler social a precio semi-gratuito o precio de coste. Con eso se consigue aumentar el poder adquisitivo de la gente de forma real, forzando los precios de la vivienda a la baja en vez de al alza. Al Estado le sale mucho más barato poner a funcionar la vivienda del banco malo o entregar vivienda barata en vez de entregar unos euros que no tiene, y el poder adquisitivo real de la gente aumenta a la vez que se controlan los "costes laborales", haciendo al país más competitivo. Un win-win en toda regla. Al final, no es más que ampliar el Estado del Bienestar a la vivienda. Lo que ya se ha venido haciendo con rotundo éxito en Educación y Sanidad. A nadie sensato hoy día se le ocurriría privatizar la Sanidad, consciente de que los precios tenderían a subir hasta absorber una parte significativa de los ingresos medios. Pues me cuesta entender que no exista la misma percepción con otro bien básico como la vivienda, cuya única alternativa (irse a vivir bajo el puente) no es aceptable para el 99,9% de la población.

    Hace 4 años

  45. Le Chuck

    Merece la pena leer este escrito sobre la distribución del capital. La RBU es sin duda un mecanismo de corrección de la desigualdad, que evita que el dinero se estanque en las cuentas corrientes de los más ricos del planeta. Tal y como funciona el sistema monetario, sustrayendo todo el dinero de la base a la cima, este mecanismo resulta imprescindible si se quiere crear empleo. Porque sin crédito no hay negocio y sin negocios las personas no tienen empleo ni dinero para comprar productos, asfixiando la economía. https://www.meneame.net/story/quizas-vas-quedar-sin-trabajo-pero-culpa-no-maquinas

    Hace 4 años

  46. Joan Pere

    El presente artículo, podría valer para "los ya convencidos" detractores de la RBU, como colección de "afirmaciones gratuitas" y prejuicios ideológicos, sin contraste empírico alguno, pero no tiene mayor recorrido dialéctico y mecho menos, empírico, por aquella sana y aséptica costumbre de regirse por el principio de "Affirmanti incumbit probatio" (En quien afirma recae la carga de la prueba). Pongo un ejemplo concreto de una de estas "perlas gratuitas" con la que nos regalan los autores de dicho panfleto y, a continuación, rebato con una breve refutación, por reducción al absurdo. Dicen los autores: "... Esta herramienta (la RBU) niega la naturaleza del ser humano como criatura social e innatamente solidaria; es un subsidio que causa anomia y reduce a sus perceptores a la minoría de edad..." O sea, presuponen los autores del artículo que la naturaleza humana es "innatamente solidaria". Vale, si es "innatamente solidaria", entonces ¿qué problema hay? si fuese "innatamente solidaria" lo primero que se cumpliría es la "conditio sine quan non" de la que parten estos autores, pues el ser humano es "tan innatamente solidario" que repartiría todo su trabajo para que su objetivo -el de los autores- del "pleno empleo" ya se hubiese realizado desde tiempos inmemoriales desde que la Evolución forjó al ser humano como "innatamente solidario". ¡Vaya! que los Rato, Blesa, Bárcenas, etc, etc, no debieron existir nunca según estos señores -si se me permite la ironía-.

    Hace 4 años

  47. Carlos Manuel

    En respuesta a este artículo sólo puedo citar a Arthur C. Clarke: "El objetivo del futuro es el pleno desempleo, para que podamos jugar"

    Hace 4 años

  48. Gekokujo

    Siendo muy interesante el artículo, hay bastantes puntos que no veo claros o de los que discrepo. Por ejemplo el hecho de la estructura laboral de los estados escandinavos es muy diferente del español, aunque tiendan a parecerse a pesar de todo al aumentar en todos ellos el peso del sector servicios como fuente de trabajo. De todas maneras el volúmen de personas fuera del mercado laboral en España es tan grande que una RBU creo que tendría más beneficios que perjuicios. El hecho de que asalariados también la recibiesen permitiría de facto reducir sueldos lo que anula el supuesto inflaccionario, al contrario, la estabilización a unas rentas poco variables serviría para estabilizar precios y a las empresas diseñar productos con mayor comprensión de la capacidad de gasto. Hablando de gasto, me pregunto que hay de malo en la austeridad y el ocio barato, justamente cuando tenemos un problema de superpoblación y consumo irresponsable. Ese modelo de vida es la antítesis de la escalada social, cierto, pero me parece que el valor del trabajo está sobredimensionado tal como apuntan pensadores cercanos al anarquismo. Evidentemente es una herramienta de integración social, pero también fuente de desagravios y frustraciones. Por esa regla de tres en Escandinavia la gente debería ser feliz al poder participar activamente en la economía, en cambio desde siempre ha mostrado unas tasas de suicidio y problemas relativos muy alta, concluyo que el motivo es otro, especialmente pensando en quienes viven de rentas gracias a su fortuna o bienes, ellos no parecen tener mayores problemas que personas que trabajan duramente con remuneraciones muy bajas, que son si nadie me corrije, uno de los grupos que sí presentan altas tasas de problemáticas relacionadas con su modo de vida y nivel de ingresos. Al menos en occidente. Cuando se habla de atomización de la sociedad, una RBU no tendría que afectar necesariamente a ese problema, justamente los niveles de rentas en Escandinavia son de los más equitativos del mundo lo que permite a las personas abrazar ese modelo de individualización que aquí se expone, algo que con una RBU no cambiaría en tanto que los ingresos necesarios para ello seguramente estarían ligados a un trabajo, tal como sucede actualmente. Concluyo que es un problema de modelo de relaciones sociales, en los que el factor cultural es más importante que el económico. Volviendo al tema de la inflación se puede observar en España que la evolución de retribuciones está en parte desligada de los precios de la vivienda, si no de manera total, al menos parcialmente, pero aceptando que una RBU propiciara un intento de capturar esas rentas a través de ese concepto, como sospecho sucedería, significa que no es un problema de la RBU en sí misma, si no del modelo especulativo que rodea al negocio inmobiliario, algo que cualquier español conoce perfectamente y en lo que sí debería intervenir el estado independientemente del modo en que las personas obtienen sus ingresos. Incluso aceptando que la RBU reduce de facto la necesidad productiva del tejido empresarial habría que dilucidar si esa actividad es necesaria o no, dado que los niveles de felicidad de la población me parecen estar más relacionados con unos mínimos de subsistencia, de los que muchas personas en España carecen y seguirán careciendo, que al hecho de ejercer una actividad remunerada. Para que florezca una sociedad cultural y científicamente es necesario un excedente en forma de tiempo, me parece que bien gestionada una RBU puede proporcionar eso a escala masiva. Por último quisiera hacer notar que una RBU facilita la posibilidad de actividades empresariales cooperativas, a una escala mucho más modesta que las grandes corporaciones evidentemente, pero en todo caso por su naturaleza vitalicia facilitan incluso el crédito para aquellos que tengan un espíritu más aventurero. Cosa que con las actuales condiciones laborales solamente está en manos de unos pocos. Todo esto, claro está, siempre que esa renta sea totalmente capturada por la vivienda, la educación y la sanidad, que evidentemente es lo que los agentes implicados intentarían. Siguiendo el ejemplo español tenemos el caso del suministro energético, que está altamente concentrado de tal manera que el precio de oferta no se corresponde en absoluto con la demanda real. ¿Cambiaría eso una RBU? No.

    Hace 4 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí