1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Relato de Verano

El concejal extraviado (y V)

Miguel Pasquau Liaño 30/08/2017

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

RESUMEN:  Gracias a algunas filtraciones del atestado y del sumario que consiguió a través de un inspector de policía jubilado y a otras averiguaciones, el periodista Antonio Castromil se ha ido acercando a la verdad, o al menos a una verdad probable, sobre las causas de la muerte del concejal Manuel Pérez de la Malta el día en que se celebraba el debate sobre la moción de censura del Alcalde de la ciudad de Nazaria, que no fue aprobada por la ausencia de dicho concejal. Mientras el periodista ata los últimos cabos, la radio informa de que la policía ha entrado en un conocido establecimiento de citas situado a un kilómetro del lugar donde fue hallado el cadáver.

Hacia las nueve de la tarde del miércoles cinco de julio, la edición digital del periódico Nazaria Hoy ha colgado la tribuna de Antonio Castromil que estábamos esperando. Nos ha sorprendido, después de un día en que todo parecía aclarado una vez que nos informaron de que Juan Antonio del Mármol, probablemente el hombre más poderoso de Nazaria, estaba declarando en el Juzgado. Ya teníamos al asesino de nuestro relato de verano. Ya se había convocado una manifestación ciudadana para mañana, a la que íbamos a asistir todos. El Alcalde había anunciado una rueda de prensa para mañana a las doce, sin turno de preguntas, en la que según todos los rumores iba a comunicar su dimisión. Pero Castromil ha reabierto el caso. O lo ha cerrado.

Transcribimos la tribuna de Antonio Castromil, titulada No me pregunten cómo lo sé.

No me pregunten cómo lo sé

Antonio Castromil

Juan Antonio del Mármol, roca dura y sostén de las peores corruptelas de la política municipal, es mala persona. Compra voluntades, vende influencias, parasita al Ayuntamiento, manda porque sí, sabe latín, se va de putas, caza especies protegidas y es rico y de derechas. Pero este hombre ha sido detenido por error. Más bien por un cúmulo de errores. El primer error fue no detenerlo hace siglos, desde que comenzó su largo curriculum delictivo, acaso porque en la cuenta de beneficiarios y víctimas, el saldo es positivo para quienes tienen las pruebas. El segundo fue creer que es tonto y que no se le ocurre otra cosa que ordenar un asesinato de forma ológrafa, con firma y fecha. El tercero ha sido la impaciencia de la policía y de quienes la dirigen. Su detención era el camino más fácil. El atajo. Ya me dirán ustedes: aparece muerto en “extrañas circunstancias” el concejal del que dependía el éxito de la moción de censura contra el Alcalde que lo mantiene en el puesto de mando; Del Mármol es la respuesta a la clásica pregunta qui prodest; la ciudad quiere saber y necesita una detención para irse con tranquilidad de vacaciones; las casualidades no existen; un rato antes del momento de la muerte del concejal, Del Mármol comunicó por teléfono con él desde un lugar situado a un kilómetro de la curva en la que se extravió para siempre; no hay otra explicación sobre las razones por las que a pocos minutos del comienzo de la sesión del pleno municipal, el voto decisivo sale de su casa vestido con traje y corbata y se dirige a ese lugar, situado a ocho kilómetros de la ciudad; y todos hemos visto películas sobre mafias, asesinatos y accidentes. ¿Qué más haría falta para detener a una persona? Y, sin embargo, Juan Antonio del Mármol, culpable de tantas cosas, es inocente de la muerte de Manuel Pérez de la Malta.

Manuel Pérez de la Malta es uno cualquiera de nosotros: un hombre débil. Se equivocó al prestarse como taco de madera para equilibrar, con su abstención en la investidura, la mesa del Alcalde Pepe Sebastián, que cojeaba. El hombre tenía ya amortizada su culpa y podía permitirse encabezar una moción a favor de la supresión de los aforamientos o votar alguna pequeña enmienda con la oposición para no parecer el concejal nº 12 del PP. Luego salta lo de los papeles de Panamá y lo de la lista Falciani y todos le miramos para ver si tiene valor de apoyar una moción de censura. No quiere hacerlo, entre otras cosas porque tiene que pagar una hipoteca, porque ha pedido favores a Del Mármol que ahora no vienen al caso, porque está en muchos grupos de WhatsApp que mandan chistes de derechas, porque lo que con más convicción había dicho siempre es que  “con Podemos no se puede ir a ninguna parte”, y porque en Nazaria eso de quitar la alcaldía a Pepe Sebastián es como quitarle el patronazgo de la ciudad a la Virgen de las Angustias: algo contra natura. Pero tiene que hacerlo, porque está muy feo eso de la offshore en Panamá y lo de la cuenta en Suiza, porque hay que demostrar que se está por la regeneración, y porque Susana Díaz se lo ha pedido a su jefe Juan Martín como una de las partidas del paquete de intercambios. Pérez de la Malta está perdido, y ya sabe que se va a equivocar haga lo que haga. Es lo que nos pasa a tantos de nosotros que no tenemos criterio, que no sabemos qué significa fundamento, y que ni siquiera somos cínicos, porque los cínicos como Juan Antonio Del Mármol no están preocupados por su imagen pública, sino por sus intereses.

Manuel Pérez de la Malta maldurmió la noche del domingo día 2 al lunes 3 de julio.  A alguna hora de la madrugada estuvo tentado a presentar su dimisión para que la tierra se lo tragase por un tiempo. Un mal trago cuando tuviera que explicárselo a Baltasar de la Oliva, a quien en su día le dio garantías por no saber negárselas, pero así quedaba a salvo de otros males que por la noche se agigantan. El principal problema de esa huida es que era demasiado tarde, porque dimitir en la sesión de votación de la moción de censura era una deslealtad con sus compañeros de oposición, con su propia firma del documento de censura, y probablemente también con su partido, y eso lo convertía en un traidor. El propio Albert Ribera lo llamó la víspera seguramente para decirle “sé fuerte, ya lo arreglaremos”. ¿Quién de nosotros querría quedar como un traidor? Ya no había tiempo. Manuel Pérez de la Malta se levantó la mañana del lunes decidido a asistir a la sesión del Pleno, a ser fuerte, y a votar a favor de la moción de censura, aunque al cabo del tiempo cualquier excusa le permitiese apoyar también la moción de censura contra el nuevo Alcalde Francisco Teruel. Así que desayunó en su casa, se duchó, se afeitó, eligió su traje gris, se anudó la corbata verde oscura, resistió la última invitación de Del Mármol por teléfono, y hacia las nueve de la mañana accionó la llave de arranque de su ciclomotor para asistir a la sesión municipal, no sin antes comprar un boleto de la Primitiva en el quiosco de siempre.

Pero la moto no arrancó. No fue por culpa de Juan Antonio del Mármol. Fue un fallo mecánico de la batería de una moto que sólo tiene un sistema de arranque, que es el eléctrico. Una complicación inesperada. Quizás debió pedir un taxi, pero había una hora de margen, y optó por llamar a la Compañía de Seguros para que le mandasen asistencia. La Aseguradora le mandó con diligencia una grúa, y veinte minutos después un mecánico conectaba unos cables rojos y negros a la batería de la motocicleta y conseguía arrancarla. El operario, don José Ruiz, la última persona que vio con vida al concejal, un ciudadano de Huétor Vega que no reconoció al hombre de traje al que asistió y que no pudo relacionarlo luego con el concejal del que hablaban radios y periódicos, el testigo de descargo al que el Juzgado debe llamar a declarar de inmediato (su domicilio a efectos de notificaciones puede Su Señoría reclamárselo a Grúas Herrador, S.L.), le dijo que lo mejor es que no apagase la moto hasta después de haber hecho varios kilómetros para recargar la batería. Pasadas las nueve y media, nuestro concejal pensó que un par de carreras por la carretera de la sierra no le impedirían llegar a tiempo a la sesión municipal, que siempre comienza con algo de retraso sobre la hora prevista. A las nueve y treinta y ocho estaba saliendo de la ciudad. Aceleró hacia Cenes, pasó Cenes, y estaba disfrutando el aire amable de la mañana de julio golpeando su cara y despertándolo del insomnio pegajoso de la noche en vela. Decidió seguir hacia Pinos de la Vega y volverse. Así recargaba la batería de la moto y cogía fuerzas para el duro trance de esa mañana. Llegó a Pinos, dio la vuelta sin detener la moto, sin pararse con nadie, y se volvió a Nazaria, con dirección a la Plaza del Ayuntamiento. En el kilómetro 8, cerca del Lady’s, un lugar donde no se le conoce, pasado de velocidad por la batería y por la hora, Manuel Pérez de Malta toma mal la curva, o quizás está abstraído pensando en otra cosa. Quién sabe si se durmió un instante. El caso es que no controla la moto, rueda por el terraplén, se golpea en el pecho y en la cara con el tronco de algún pino y cae inconsciente al río Genil, donde muere el concejal extraviado, la moción de censura, la rescisión del contrato de Juan Antonio del Mármol, el miedo a que se levanten las alfombras. Y nos deja con nuestro estanque, con nuestro Alcalde de siempre, con nuestro Asesor de Urbanismo en su puesto de mando una vez que se acuerde su libertad sin cargos, bajo la advocación de la Virgen de las Angustias, y sin tren por los siglos de los siglos.

No me pregunten cómo lo sé. Yo no soy juez y no debo motivar mis sentencias. Yo lamento que dentro de pocos días don Juan Antonio del Mármol recupere su libertad para delinquir. Pero me pareció que debía esta explicación a la viuda y a los hijos de un hombre cualquiera, uno de nosotros que tuvo la pésima suerte de sufrir un accidente en la mañana en que todos los focos estaban apuntando a su escaño vacío. Al fin y al cabo, sus familiares tienen derecho a evitar que el muerto sea un asesinado por error policial. Juan Antonio Del Mármol es mala persona, pero la viuda y los hijos de Manuel Pérez de la Malta tienen derecho a llorar en paz y a saber que su marido y padre no murió asesinado por una mala persona, sino por el azar de un accidente.

La tribuna de Castromil ha merecido esta misma noche decenas de miles de entradas provenientes de toda España y demasiados comentarios alocados. A través del Telegram y del WhatsApp, el periodista ha recibido varios mensajes. Baltasar de la Oliva, portavoz del grupo socialista y amigo personal: tenemos que vernos. Marta González, portavoz de Podemos: tenemos que vernos. Juan Gómez Montañés, portavoz del PP: tenemos que vernos. Salvador Susaeta: No te olvides de lo de la estatua. Luis, el de la gasolinera: No das puntada sin hilo.

Juan Antonio Del Mármol ha sido ingresado en prisión con cargos por asesinato, probablemente porque al terminar su declaración y celebrarse la vistilla de medidas cautelares, ni el Fiscal ni el Juez Instructor ni el abogado de Del Mármol han leído la tribuna y no sabían aún por qué ha muerto Manuel Pérez de la Malta. Teresa Aranda ha conseguido el número de Antonio Castromil y le ha telefoneado: Le llamo únicamente para darle las gracias; no sabe cuánto bien me ha hecho, ni es fácil explicarle por qué, y Castromil le contesta: tenemos que vernos.

FIN

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí