1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

17A: entre ISIS y Columbine

La ‘seguridad’ es un tema tan políticamente jugoso que nadie quiere arriesgarse a perder los votos que aportan las promesas de mano dura y el teatro securitario para apostar por la investigación, el análisis complejo y las políticas a largo plazo

Gemma Galdon Clavell 28/08/2017

<p>Homenaje a las víctimas del atentado de Barcelona.</p>

Homenaje a las víctimas del atentado de Barcelona.

Elise Gazengel

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Lo mejor que podemos hacer después del 17A es reflexionar sobre el cómo y el por qué de lo que pasó. El cómo para diseñar las medidas a corto plazo  orientadas a la obstaculización del terror, el por qué para aspirar a que no se repita a medio y largo plazo.

Esto suena a sentido común, pero no ocurrirá. No ha ocurrido en los últimos 10 años de atentados terroristas en Europa, y tanto la cobertura mediática como la desorientación institucional ante el 17A hacen presagiar que esta vez tampoco será diferente. La ‘seguridad’ es un tema tan políticamente jugoso que nadie quiere arriesgarse a perder los votos que aportan las promesas de mano dura y el teatro securitario (¡bolardos! ¡controles! ¡policía en las calles!) para apostar por la investigación, el análisis complejo y las políticas a largo plazo.

Y sin embargo, esa reflexión sosegada y la investigación rigurosa son más necesarios que nunca. El 17A ha reafirmado algunas de las cosas que ya llevamos tiempo sabiendo (aunque no abordando) pero a la vez ha introducido cambios cualitativos significativos en las dinámicas terroristas de los últimos tiempos. La juventud y las particularidades del proceso de radicalización de los jóvenes que perpetraron el 17A obligan a empezar a plantear el fenómeno de la radicalización como algo más generacional que religioso, y a desarrollar una sociología de la violencia juvenil que nos aleja un poco del ISIS para acercarnos a fenómenos como los tiroteos tipo Columbine en los institutos de Estados Unidos.

Jamás habíamos visto a chavales tan jóvenes protagonizar este tipo de atentados ni una dinámica tan clara en la que un yihadista de manual convence a una decena de jóvenes que no comparten su trayectoria para perder la vida asesinando a otros

Empecemos repasando algunas de las cosas que ya sabíamos. Sabemos que el terrorismo yihadista ha cambiado mucho desde los tiempos de Al-Qaeda. De redes más o menos organizadas, con objetivos político-religiosos ambiciosos y con financiación externa, como el 11S, hemos pasado, en la era del ISIS, a nodos autónomos que funcionan más por contagio que por contacto, que se reconocen como parte de un movimiento del que, en general, tienen poca información y que, sin grandes recursos, buscan objetivos sencillos y próximos.

Sabemos también que el proceso de radicalización de las personas que protagonizan estos ataques es rapidísimo: es decir, que no existía un compromiso religioso previo a la radicalización, lo que ha llevado a algunos especialistas a afirmar que lo que estamos viviendo no es la radicalización del islam, sino la islamización de la radicalización. Esta radicalización, además, sigue una trayectoria tremendamente similar en muchos casos, y tiene como pieza fundamental el paso por la cárcel. El retrato tipo del yihadista europeo es el de un hombre joven (pero no adolescente) socializado en la pequeña delincuencia que le acaba llevando a la cárcel; allí entra en contacto con la religión y sale de ella con un plan que acaba llevando a cabo solo o con otras personas de su entorno, con recursos limitados y dispuesto a morir en el acto, pero sin inmolarse.

Hay una parte de este relato que encaja a la perfección con el 17A. Abdelbaki Es Satty, el imán de Ripoll, responde al arquetipo, y sorprende que con una trayectoria de radicalización de manual no hubiera ningún tipo de seguimiento sobre su trayectoria.

A partir de aquí, no obstante, el caso del 17A se aleja de lo que ya sabíamos. Jamás habíamos visto a chavales tan jóvenes protagonizar este tipo de atentados (hasta ahora, estas franjas de edad en el contexto del terror yihadista sólo se encontraban entre personas captadas para irse a luchar con ISIS, nunca para atentar en suelo europeo) ni una dinámica tan clara en la que un yihadista de manual convence a una decena de jóvenes que no comparten su trayectoria para perder la vida asesinando a otros. Y lo que es quizás más preocupante: jamás habíamos visto un terreno tan fértil para la radicalización como ha resultado ser el de los jóvenes musulmanes de segunda generación.

Columbine

Alejémonos ahora un momento del 17A para poner sobre la mesa otras formas de violencia juvenil. En EEUU se contabilizaron unos 50 ataques protagonizados por jovencísimos asesinos suicidas entre 1996 y 2016. El retrato tipo de esta figura es la de un joven que un día asiste a la escuela (muchas veces su escuela) con un arsenal y mata de forma más o menos indiscriminada al máximo posible de personas para después suicidarse o dejarse matar por la policía. Típicamente, antes ha dejado mensajes en las redes sociales y es habitual que busque de forma premeditada alcanzar la popularidad post-mortem. En el contexto estadounidense se ha hablado mucho ya del impacto de las enfermedades mentales no diagnosticadas, los efectos del bullying o el papel de entornos de socialización juvenil donde domina una estética de la violencia que va desde los videojuegos a las armas como elemento recreativo.

Las diferencias entre estos asesinos suicidas y los yihadistas no siempre son fáciles de trazar. El terrorista de Niza, por ejemplo, sufría una enfermedad mental y estaba medicado por ello, por lo que en un principio se desvinculó su acto del terrorismo yihadista. Pero parece evidente que son muchos los condicionantes que pueden participar en la decisión de morir matando, y que ninguno excluye a otro. Elementos como la brecha generacional, la voluntad de autodestrucción, la ruptura con la sociedad, la estética de la violencia y una cierta visión apocalíptica del mundo coinciden hoy en diferentes expresiones de violencia juvenil. Quizás sea pues hora de poner el foco sobre éstos factores y no sobre una religión que parece tener más de elemento justificador a posteriori que de verdadero desencadenante.

Aprender a hacer preguntas

En la historia de la lucha contra el terrorismo hemos cometido muchos errores. En estos 10 años de prioridad política del terrorismo yihadista se nos ha animado a cerrar fronteras porque el ‘enemigo’ venía, teóricamente, de fuera. Cuando los datos revelaron que los terroristas eran nacidos en Europa, seguimos con los muros, por si acaso nuestra profecía se autocumplía. Añadimos entonces el elemento psicológico, y se nos alentó a investigar cuál era el ‘algoritmo’ de la radicalización, como si los procesos sociales complejos pudieran reducirse a un cálculo fijo de factores cuantitativos sociales, económicos y culturales. Desechado este atajo, nos llevamos las manos a la cabeza por el papel de las redes sociales, pero hoy ya sabemos que éstas juegan un papel más propagandístico que de reclutamiento, y que éste último sigue ocurriendo a través del contacto físico. Y en medio de todas estas hipótesis de pacotilla (en las que no obstante hemos invertido millones y han configurado la imagen popular del ‘yihadista’, extranjero, loco, adicto a los vídeos de decapitaciones), una constante: el problema es la religión. No importa que los mismos documentos del ISIS digan que menos del 30% de sus 4.000 combatientes extranjeros tiene conocimientos avanzados del Islam, que hayamos constatado una y otra vez que las mezquitas no son espacio de radicalización (al contrario, el imán de Ripoll tuvo que esconderse de sus feligreses), ni que en los actos de terror no se diferencie entre víctimas musulmanas y no musulmanas. Es más fácil movilizar contra un enemigo exterior y diferente que enfrentarse a las propias debilidades y problemas.

El único llamamiento a la autocrítica de estos días, de hecho, lo realizó una de las hermanas de dos de los jóvenes que protagonizaron el 17-A, Haifa Ouakbir. Desde la portalada del Monasterio de Ripoll, la muchacha se instó y nos instó a pensar qué ha fallado para que tantos jóvenes hayan preferido morir matando a formarse, enamorarse y divertirse.

Si una sola persona puede encontrar en un municipio de 10.000 habitantes a una docena de personas con más rabia que ganas de vivir, ¿en qué campo de minas estamos construyendo nuestro espejismo de recuperación económica?

Porque si el problema es nuestro, si son nuestros jóvenes los que se envuelven en cartuchos de dinamita, culpar al ISIS, Arabia Saudita, al Rey o a la política no es suficiente. Como bien dice Olivier Roy, “los que perpetran los ataques en Europa no son habitantes de Gaza, Libia o Afganistán. No son necesariamente los más pobres, los más humillados ni los menos integrados”. Entramos, pues, en el terreno de las expectativas vinculadas a la inserción social, a la calidad de nuestras redes de apoyo y a la capacidad de nuestras sociedades para crear futuros que valga la pena vivir.

Si una sola persona puede encontrar en un municipio de 10.000 habitantes a una docena de personas con más rabia que ganas de vivir, ¿en qué campo de minas estamos construyendo nuestro espejismo de recuperación económica? Si nuestra única vara para medir la integración es el nivel de comprensión del catalán (o del castellano), ¿no es que hemos internalizado que un musulmán no puede tener nuestras mismas aspiraciones? Dicen los medios que  Younes Abouyaaqoub, el joven que condujo la furgoneta en las ramblas, utilizó uno de sus primeros sueldos para comprarse un BMW. Quizás no sea verdad (el nivel del periodismo de estos días no es el objeto de esta pieza), pero si lo fuera indicaría expectativas de ascenso social –un ascenso social que este modelo de integración que sacamos a pasear sin hacerle apenas preguntas no permite. Porque quizás hablar catalán pero seguir siendo ‘moro’ y levantarse a las 3 de la mañana para cobrar 50 euros en negro no sea el sueño de los adolescentes de nuestro país. Quizás no es lo mismo ser emigrante de primera generación y aspirar a paz, casa y trabajo que ser segunda generación y criarte con expectativas de ascenso social para después darte con el techo de cristal una y otra vez.

Los poquísimos estudios que tenemos nos alertan, por ejemplo, de que las jóvenes musulmanas licenciadas tienen enormes dificultades para encontrar trabajo debido a su religión. De los chicos sabemos poco, porque la mejor manera de no tener que cuestionarnos cómo funcionamos como sociedad es precisamente no saber qué pasa más allá de nuestras narices.

Volviendo a la imagen de Columbine, hay elementos para un cierto optimismo. El nivel de anomia social de los jóvenes europeos parece estar aún lejos del de los estadounidenses. Los yihadistas europeos siguen atentando en espacios alejados de su cotidianeidad. Pueden matar porque atentan contra un enemigo abstracto, caricaturizado en su proceso de radicalización. El odio y la rabia, pues, no tienen una forma concreta, y la ruptura con la sociedad no es total. Por las declaraciones de sus amigos y conocidos, parece poco probable que los jóvenes de Ripoll hubieran podido atentar en su propio pueblo, lo que refuerza la teoría del papel del imán como clave en el proceso.

Los hechos del 17A nos obligan a enfrentarnos con algunos de los peores rasgos de nuestra sociedad y las dinámicas sociales que hemos creado. Nos dan, también, la posibilidad de abordarlos para cambiarlos. Dejemos pues de gastar el dinero en teorías que no se sustentan en hechos, dejemos de invertir fondos públicos en tecnologías de control, en muros y bolardos y empecemos a construir políticas policiales y de seguridad orientadas al seguimiento efectivo de aquellos que responden a un perfil de radicalización. Investiguemos mucho a unos pocos, y no poco a muchos como hacemos ahora. Y despleguemos en paralelo políticas de integración basadas en los hechos y no en fantasías fruto de estereotipos.

---------------------

Gemma Galdon Clavell es doctora en políticas de seguridad y tecnología.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gemma Galdon Clavell

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Al Català

    A ver, gente de ctxt: el comentario número 1 pone la dirección personal de una familia. ¿No deberíais borrarlo?? Un poco de atención a estas cosas, por favor.

    Hace 4 años 2 meses

  2. Cohete Azul

    Uno de los terroristas cobraba 2.000 euros al mes y vivía en una vivienda de protección oficial Mohamed Hichami. Encargado del alquiler de los vehículos, viajó el pasado año a Zúrich (Suiza), donde podría haber entrado en contacto con la doctrina yihadista y haber iniciado así su proceso de radicalización. Trabajaba como encargado de Conforsa, donde ganaba más de 2.000 euros al mes, según testimonios de vecinos de Ripoll, localidad donde residía. Concretamente, vivía en el carrer Antonio Gaudí Cornet, 27, una Vivienda Protegida (VPO) en la que también habitaban otros miembros de la célula responsable del complot terrorista, con los que mantenía una relación estrecha. En la manifestación convocada el pasado sábado por familiares de los responsables del ataque, en la que expresaron su rechazo por el terrorismo, una de sus tres hermanas mostró su incredulidad por lo sucedido. Suplicó que fuera un error y pidió por que «no fueran ellos». http://www.abc.es/espana/abci-jovenes-entre-17-y-27-anos-manipulados-iman-ripoll-201708210221_noticia.html

    Hace 4 años 3 meses

  3. ay fijateeee!!

    jeje, esto es un jueguito para rajoy y el pp, ya estan enmerdando con el peligro terrorista y las colas en el prat para chantajear las huelgas, quieren llevar a los socialistas a su terreno mezclandolo todo con la unidad en torno a españistan y los moros. habra lio con el prepara a costa de las competencias autonomicas, via cataluña aunque no parte de ella y el negocio lo quiere hacer los vascos, que ahora son maravillosos y no etarras...... todo gira en torno a esos totem, patria, nacion, extranjero, religion, miedo, terrorismo segun les convenga a esos innombrables, y encima les sale bien, no se les aprieta casi na y montan jauria que les conviene para pasar desapercibida la miseria que generan. ah y van a empezar a zumbar a articulistas u opinadores que traten de buscar raices de estas acciones en lo social y economico...al tiempo, si el codigo penal no lo contempla, ya revolveran lo que haga falta para crujir a alguien que sirva de aviso, no van a dejar asi como asi que se les toque fibra en su propaganda de maravillosas politicas de empleo, sociales y economicas. oi un dia que el final del pp esta vinculado a la sangre....11m, blesa, y lo que vendra, aprendieron la leccion y no cederan poder asi como asi

    Hace 4 años 3 meses

  4. amaia

    Lamento tener que explicar esto a estas alturas de la película, pero he leído un par de comentarios críticos con la autora y también con CTXT por su publicación y no he podido resistirme.... Una "Tribuna" no es una columna o un artículo firmado por colaboradores más ó menos habituales de la publicación, o una editorial que suele firmar el consejo de dirección, normalmente es un es un espacio abierto. que también usualmente va firmad,o para que expresen su visión dievrsos "expertos" en la materia de la que se hable y normalmente ser colaboraciones puntuales. A mí personalmente, me ha gustado la redacción, la exposición y el contenido (que me permite reflexionar sobre otras cuestiones/claves diferentes a las tratadas en la "prensa" de pensamiento único) y agradezco su escritura a la autora y a CTXT su publicación... Gracias.

    Hace 4 años 3 meses

  5. Britten

    Leo un buen artículo de análisis, con el que puedo estar o no de acuerdo, e inmediatamente debajo me encuentro con la consabida serie de insultos, chillidos de hienas y falacias "ad hominem". En una revista de pensamiento como ésta deberían suprimirse los comentarios; y las peleas en el barro las dejamos para Twitter.

    Hace 4 años 3 meses

  6. Eduard

    En el primer párrafo demuestras que no sabes donde vives. En Catalunya ningún político ha anunciado "mas seguridad" ni nadie la ha pedido. Al contrario. Hemos dicho "no tenim por" i hemos llenado manifestaciones sin bolardos.

    Hace 4 años 3 meses

  7. pepa

    No encuentro la parte del texto donde decís que dice "Nos matan porque no estan integrados". Tampoco eso de que la culpa es de los europeos bla, bla, bla... Ni el algoritmo de google. Ni recetas fáciles o complejas, que solucionen el problema de una tacada, como parece que algunxs necesiten. Lo que sí leo son reflexiones para ir entendiendo las entrañas de la bestia. Esa amalgama construida (entre otras cosas) para que aquellos que alcanzan vivir en zonas de confort no se hagan demasiadas preguntas, rechacen que se las hagan otrxs y, sigan buscando receta/s. Mientras van pasando cosas; radicalizaciones de tipología diversa, precariedad, tratados comerciales, desigualdad, burbujas, corrupción generalizada, guerras, gente que huye... Agradezco el artículo. Y, por cierto, el link de vilaweb no va.

    Hace 4 años 3 meses

  8. Marisa

    ¿Sabe CTXT que Gemma Galdón, la autora de este artículo, trabaja asesorando a empresas que se dedican al armamento militar? Aquí está explicado con pelos y señales: http://www.vilaweb.cat/mailobert/4234292/consultes-etiques-gemma-galdon.html. Me parece de un cinismo absoluto, al igual que las lágrimas del Rey. Estoy por darme de baja de CTXT. Me parece un insulto lavarle la cara a esta señora. Y por si fuera poco resulta que su empresa gana concursos a dedo (http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20161021/411183143457/consultora-gemma-galdon-contratada-jaume-asens-colau.html) donde gobiernan los suyos (ella formaba parte de Podemos y su madre es una histórica militante de ICV). Galdón es una señora que va de izquierdas y después resulta que tiene 285.000 euros en el banco y varias propiedades tal y como apareció en su día en el portal de transparencia de Podemos (http://politica.e-noticies.es/los-ahorros-de-gemma-galdon-92335.html). ¿Negocios con empresas militares + nepotismo y ahora le lavamos la cara? No gracias. Basta de cinismo. Del Rey y de los "nuestros".

    Hace 4 años 3 meses

  9. Mariona

    ¿Sabe CTXT que Gemma Galdón, la autora de este artículo, trabaja asesorando a empresas que se dedican al armamento militar? Aquí está explicado con pelos y señales: http://www.vilaweb.cat/mailobert/4234292/consultes-etiques-gemma-galdon.html. Me parece de un cinismo absoluto, al igual que las lágrimas del Rey. Estoy por darme de baja de CTXT. Me parece un insulto lavarle la cara a esta señora. Y por si fuera poco resulta que su empresa gana concursos a dedo (http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20161021/411183143457/consultora-gemma-galdon-contratada-jaume-asens-colau.html) donde gobiernan los suyos (ella formaba parte de Podemos y su madre es una histórica militante de ICV). Galdón es una señora que va de izquierdas y después resulta que tiene 285.000 euros en el banco y varias propiedades tal y como apareció en su día en el portal de transparencia de Podemos (http://politica.e-noticies.es/los-ahorros-de-gemma-galdon-92335.html). ¿Negocios con empresas militares + nepotismo y ahora le lavamos la cara? No gracias. Basta de cinismo. Del Rey y de los "nuestros".

    Hace 4 años 3 meses

  10. mtriouska

    El artículo es impecable, muchas gracias... Razonado, argumentado y que expone algunas claves para reflexionar. Pero, ahora va ustéd y se lo explica a "Maraino" y a su tropa de bolardos que están más preocupados en hacer negocios de guerra que reflexionar y crear espacios y herramienrtas para la paz.

    Hace 4 años 3 meses

  11. rimbaud

    Pobrecitos que nos matan porque no están integrados. Vamos a quitarle el dinero a los dependientes, a los investigadores y a cualquier otro desheredado que no tenga un instinto homicida o un consejero que le radicalice, y vamos a dárselo a estos, a los que nunca debieron entrar y que ahora son exhibidos por la izquierda como terrroristas "locales".

    Hace 4 años 3 meses

  12. kalergi

    Otra vez lo mismo: la culpa de los atentados es de los europeos porque marginamos a los "pobres moritos". Antes era que no los sabíamos "integrar". Ahora que los terroristas estaban "integrados" es que no pueden prosperar (aunque muchos viven mejor que yo)... Está claro que no vamos bien. Y hay una idea que siempre me viene a la cabeza cuando leo a los periodistas políticamente correctos (la mayoría, por cierto): ¿Detrás de esa manía de exculpar a los terroristas y a los musulmanes en general de toda responsabilidad no se esconde la creencia de que son discapacitados? ¿No es un paternalismo sutil pero profundamente racista que los considera inferiores? Claro, estos pobrecitos necesitan la ayuda del hombre blanco porque solitos no salen adelante... No sé, apunto la posibilidad.

    Hace 4 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí