1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Editorial

No es la religión, idiotas; es la política

24/08/2017

<p>Gamal Abdel Nasser, presidente de Egipto entre 1954 y 1970, en un acto en Mansoura en mayo de 1960. </p>

Gamal Abdel Nasser, presidente de Egipto entre 1954 y 1970, en un acto en Mansoura en mayo de 1960. 

Bibliotheca Alexandrina

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Para analizar lo ocurrido en Barcelona no hay que buscar en el Corán sino recurrir a la política. La radicalización de los jóvenes que asesinaron a quince personas en Cataluña no se explica por lo que diga o deje de decir su religión, sino como consecuencia de las actividades de un grupo que busca la revolución y que recurre al terrorismo siempre que se siente debilitado en el plano territorial. Si el Estado Islámico no estuviera sufriendo una derrota en Siria o en Irak, los jóvenes de Ripoll no hubieran atropellado a los viandantes de las Ramblas, sino que estarían más probablemente combatiendo en las trincheras de varios países árabes. Porque el terrorismo etarra era etarra y no vasco, el terrorismo de ISIS es de ISIS y no de los árabes en general, ni mucho menos de los musulmanes, de los que solo una minoría son árabes.

El Islam es mucho más Indonesia que Arabia, Irak o Irán. Y lo que distingue a Indonesia del mundo árabe o de Irán no es la interpretación del Corán, sino la proliferación en el mundo árabe de regímenes políticos abominables, dictaduras sangrientas, contra las que sus mismas sociedades intentaron levantarse pacíficamente en la llamada Primavera Árabe, para encontrarse masacradas por nuevos o viejos regímenes autoritarios, sostenidos por Occidente. Los sirios se levantaron pacíficamente contra El Assad y en menos de una semana el régimen asesinó a 1,500 manifestantes. Y nadie en Occidente hizo nada para ayudar a esas sociedades a sacudirse las dictaduras, ni mucho menos. Millones de personas siguieron humilladas, discriminadas y sometidas, y aún así solo son unos pocos los que se enganchan en la alternativa revolucionaria que les propone ISIS (una especie de Panislam frente al panarabismo político de Nasser, tan combatido en Londres o París), porque la inmensa mayoría entiende que no es una solución sino una revolución (más bien una involución), sí, pero igualmente dictatorial y sangrienta.

El ISIS se aprovecha de la indudable humillación que sufren las sociedades musulmanas árabes (a la que no es ajena la manera en la que surgió y se mantiene Israel), y se propone como vanguardia violenta, de la misma forma que hicieron algunos grupos políticos occidentales en el siglo XIX y en el siglo XX. Si entonces se intentó analizar lo que ocurría en las sociedades occidentales con categorías económicas y políticas, sin recurrir a lo que dice la Biblia o los teólogos católicos, habría que ser mínimamente congruente a la hora de analizar lo que sucede en las sociedades árabes o persa. Es absurdo pedir que el Islam se secularice, tan absurdo como pedir que se secularice la Iglesia Católica. No son las religiones las que se secularizan, sino las sociedades, y es a eso a lo que deberíamos aspirar y ayudar.

Servirá mucho más para la lucha contra ISIS, será mucho más eficaz contra los atentados en Barcelona, Madrid, Londres o París defender los movimientos feministas de Egipto o Marruecos, la lucha por la libertad de expresión en todas las sociedades árabes, el apoyo al pensamiento crítico y a los grupos progresistas musulmanes que continuar atacando injustamente al Islam como religión incapaz de adaptarse al mundo globalizado. Dejemos de una vez de hablar de religión y de teología y hablemos de política. Seamos congruentes.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

37 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. alberto

    jimena fea

    Hace 4 años

  2. Mr.Alberto

    jimena fea

    Hace 4 años

  3. JESUS

    viva españa

    Hace 4 años

  4. Lina

    Me parece muy triste que el editorial opte por descartar opiniones críticas de antemano, tachando de "idiotas" a todos los que puedan discrepar. Es un debate legítimo, muy vivo en los países "musulmanes" donde sí se puede debatir un poco, como Irán, Turquía, Indonesia o Túnez. El islamismo es una ideología con un fuerte componente religioso, alimentada entre otras cosas por el hecho de que la interpretación literal del Corán sea la hegemónica en las cuatro escuelas suníes del derecho islámico. Reconocer eso no es negar el hecho de que el islamismo fuese fomentado y financiado por los EE.UU durante la segunda mitad del XX para contrarrestar la difusión del socialismo en los países "musulmanes". Flaco favor hacéis a los secularistas en los países "musulmanes" negando el componente religioso en la doctrina y en las acciones de los islamistas y el reto que supone el islam político para el estilo de vida de los secularistas árabes, turcos, iraníes, indonesios, bangladeshíes, etc.. Si alguien quisiera imponeros este tipo de limitaciones alegando motivos religiosos para coartar vuestra libertad, pondríais el grito al cielo, pero estáis más que dispuestos a sacrificar a las turcas, a las indonesias y las tunecinas secularistas para poder siguiendo este absurdo virtue signalling.

    Hace 4 años 1 mes

  5. Frank

    A ver si te enteras señor editorialista: VAN A POR OCCIDENTE, a por los infieles. Así lo dice su coran, y no hay más. No es política, es religión.

    Hace 4 años 1 mes

  6. Mas cuentos

    Lo de la "primavera", lo de los "manifestantes pacíficos" contra Assad y la República laica de Siria es tan verdad como las armas de destrucción masiva de Irak, el hundimiento por torpedo español del Maine, el ataque de los norvietnamitas a los Yankees en el golfo de Tonkin que les "obligó" a intervenir, o las manifestaciones por el liberalismo contra Gadafi que reprimía con aviones bomarderoz B-52 por lo que hubo que montar una guerra de saqueo y exterminio OTAN, para lucro de las petroleras y vuestros mercenarios yihadistas. Seguid insultando la inteligencia y haciendo apología del islamofascismo redentor financiado por USA y la U.E. y sus socios las tiranía del Golfo, fachónes, nadie os compra ya la mercancía. La pasta que pierden vuestros patrocinadores en pasquines como el vuestro y en el resto de la prensa del régimen con propaganda tan mala, es lo único gratificante de esa mamarrachada en favor de los intentos de golpes de estado de los "activistas" teocráticos al servicio de la OTAN ("primaveras" en vuestra jerga) que vende CTXT. Por cierto, no dais ni una. Uno de los muchos méritos de Nasser, contra quien estaríais CTXT a muerte si estuviera vivo, fue colgar por el cuello al hdp del jefe de los Hermanos Musulmanes de Egipto, otros puercos reabanacuellos integristas al servicio de USA, los cuales , habéis olvidado contar, ya en los años 50 del año pasado les financiaba las madrasas o escuelas coránicas precisamente para derrocar a Nasser y su socialismo árabe. Curioso concepto el de "revolucionarios" el vuestro, fachas,, supongo que es el mismo de los franquistas que hablaban de su "revolución pendiente".

    Hace 4 años 1 mes

  7. dj_salinger

    Qué desastre de editorial. Qué batiburrillo de simplismos, medias verdades y sofismas autocomplacientes. You can do better, dudes.

    Hace 4 años 1 mes

  8. Free fall

    Un diez a los comentarios, la mayoría críticos pero bien argumentados. Cero patatero al artículo del Editorial, Abominable y falso.

    Hace 4 años 1 mes

  9. Jimbo

    La propaganda imperalista de siempre. Qué conveniente que siempre se os olvide contar como llegamos de esos "pacíficos manifestantes" al Daesh controlando la mitad de Siria y todo el norte de Irak. Es de vergüenza que después de 6 años de guerra haya medios manteniendo la misma narrativa sesgada con la que se alimentó todo este desastre en 2011.

    Hace 4 años 1 mes

  10. Idiota

    "Si el Estado Islámico no estuviera sufriendo una derrota en Siria o en Irak, los jóvenes de Ripoll no hubieran atropellado a los viandantes de las Ramblas, sino que estarían más probablemente combatiendo en las trincheras de varios países árabes." Porque tú lo digas... faltón.

    Hace 4 años 1 mes

  11. Luis

    O sea que estos a estos críos no les come la cabeza un imán islamista, sino que a sus 17 años ya tienen claros los movimientos bélicos y geoeopolíticos que los intereses occidentales han llevado a cabo en los avisperos donde unos dictadores llevaban años pasando a su pueblo a cuchillo, pero como sobre el terreno sus hermanos van perdiendo, en lugar de ir allí a dejarse la piel y ayudar a los "suyos", declaran la guerra a quienes les han dado todo lo que han tenido en esta vida, apuñalando y atropellando a un montón de vecinos. Muy coherente todo si

    Hace 4 años 1 mes

  12. Luis

    https://www.youtube.com/watch?v=rFfDbz6kQ3o&fref=gc

    Hace 4 años 1 mes

  13. Lucía

    mil gracias por este editorial, ctxt. me han aturdido la cantidad y vigor de los comentarios en este hilo, no pensaba que la palabra idiota fuera a enervar a nadie ni que la cuestión que muy razonablemente defendéis fuera tan controvertida. gracias por existir.

    Hace 4 años 1 mes

  14. Pregunta al editor

    ¿Es un titular o un dogma de fe?

    Hace 4 años 1 mes

  15. yrban

    Y si no es la religión, por qué el 99% de los terroristas que atentan en España, Francia, EEUU, Bangladesh, Filipinas, Rusia, Egipto.....y un largo etcétera son de la misma religión? Casualidad?

    Hace 4 años 1 mes

  16. fuckis

    A los amigos del islam cada atentado le dura menos el luto deontológico,

    Hace 4 años 1 mes

  17. rocksana

    Recomiendo el blog http://pazaqueprecio.blogspot.com.es

    Hace 4 años 1 mes

  18. rocksana

    Excelente, Juan. En 1937, el Informe Peel ya recomendaba una Partición en Palestina. Y no lo recomendaba como refugio ante la persecución nazi de los judí0s, sino como una solución al avispero en que Palestina se hahia convertido, debido sobre todo a la intransigencia de los partidarios del Muftí, que habia llegado a decir que no aceptaría un estado judi0 ni delmtamapo de un sello de correos, además de preconizar en 1937 la expulsion forzosa de Palestina de varios cientos de miles de jvdi0s.. Los jvdi0s aceptaron el plan Peel, los arabes no.,y esto fue ANTES incluso de la Kristallnacht.

    Hace 4 años 1 mes

  19. Marlon

    Creía que este medio era muy analítico y serio pero el artículo peca de simplista a más no poder. ¿Quién lo escribió? el becario malpagao ah, por cierto, un apunte, las 'primaveras árabes' también fueron financiadas por occidente, infórmese mejor

    Hace 4 años 1 mes

  20. FAL

    Solo que según el Corán coinciden el Poder Político y el Religioso, cosa que ya no ocurre con otras religiones

    Hace 4 años 1 mes

  21. caipira

    Osease, los magrebis de la furgoneta ..asesinan porque Assad es malo malísimo...y hacen "revolución" : revolución de sharia ,claro..y lo que reporta esa ideología religiosa tan nefasta...Vaya cacao maravillao el de esta editorial..Muy cerca de las tesis del ISIS,por cierto.

    Hace 4 años 1 mes

  22. Vicent

    Patético intento de separar la ideología de la religión. Este editorial que se supone representa el pensamiento del medio que lo publica, es de una desfachatez inimaginable. resulta que los chicos del Daesh o de Al-Qaeda son unos pobrecitos fustrados porque occidente no les ha apoyado en sus revoluciones de colores contra los oprobiosos regímenes laicos y socializantes que los sojuzgaban. A estas alturas se agradece que se hayan quitado la careta, aunque por mucho dinero que el Departamento de Estado invierta ya nadie se cree su historia. Por cierto, me ha gustado mucho eso de calificarlos de revolucionarios y luego decir que son más bien una involución.

    Hace 4 años 1 mes

  23. juan

    Dice el articulo que la humillación de los musulmanes también tiene que ver con la forma de constituir y mantener el Estado de Israel. Es impresionante que las dos herencias hegemónicas del franquismo en la izquierda sean el mercado laboral y ese pro-arabismo y considerar los “judeo” como algo conspirativo. Pero, como la doble moral progre lo permite, meterse con Israel o los judios no es antisemitismo o nazismo, cuestional el fanatismo islámico sí es islamofobia porque la culpa la tenemos nosotros. ¿Pero sabe el autor cómo se gestó el Estado de Israel? Es que el rollo que nos han contado de “y ahí estaban los ingleses y como había acabado la guerra mundial y los judios supervivientes no tenían donde ir les dieron la tierra de los palestinos”. La realidad es muy diferente, aparte de los judios que habitaban ya antes (y también en Cisjordania) hubo inmigración judía desde mediados del siglo XIX que trataban de ir comprando tierras, hasta el punto que el imperio Otomano en decadencia que administraba Palestina trató de impedirlo legalmente. También la administración británica (encomendada por la Sociedad de Naciones, precursora de la ONU) a partir de los años 20. Desde principios de siglo se había creado el Fondo Nacional Judío, un supercrowfunding para comprar tierras, y se compraron inicialmente las supuestamente menos fértiles y más desertizadas, y reforestaron. Cuando se creó el estado de Israel se buscaron inmigrantes para ocupar de facto las tierras ya compradas, pero ya existían ahí una población judía llegada antes de la guerra o nacida directamente allí (por ejemplo el asesinado Isaac Rabin era natal de allí mucho antes de la II GM). La constitución del Estado de Israel (que contemplaba otra zona para los palestinos en las zonas no compradas y que no aceptaron de buen grado) conllevo que todas esas tierras del Fondo Nacional Judio pasaran al estado que no las vende, que solo se arriendan. Crowfunding para comprar bienes privados y donarlos al estado ¿no es eso progresista? ¿La labor de replantar 250 millones de árboles en una extensión como la de la provincia de Badajoz no es luchar contra la desertización y el cambio climático décadas antes de que nos preocupase a los demás? Los sucesivos ataques árabes que devinieron en guerras, todas ganadas por Israel, mostraron la impotencia e irracionalidad de los “manoletes” (si no sabes torear pa’que te metes) de la vecindad pero la izquierda oculta que esas guerras (seis días, Yom Ki Pur) se hicieron bajo mandato de la izquierda en Israel en defensa de su gente. También obvia nuestra izquierda que los lazos del Mufti Haj Amin al-Husseini, liden del Movimiento Nacional Palestino con el nazismo, en 1933 tras llegar al poder Hitler le visitó para ponerse a su disposición, y en 1937 Eichman le visitó en Palestina. También ocultan los medios progres que la tesis doctoral del actual lider de Al Fatah y Autoridad Palestina Mahmud Abbas (el moderado en comparación a los de Hamás) versó sobre la negación del Holocausto, es decir un revisionista, algo que en la mayor parte de Europa es delito hoy en día. Cuando ya subió al poder occidente le pidió que disimulara y claro…dijo que había cambiado de opinión, que la pela es la pela y el power powerito mola. Como solo supongo que sirve documentar con medios progresistas pues nada se enlaza la noticia del The New York Times. https://www.nytimes.com/2014/04/27/world/middleeast/palestinian-leader-shifts-on-holocaust.html

    Hace 4 años 1 mes

  24. tope faraway

    insipido el huevo, insipido el aceite

    Hace 4 años 1 mes

  25. kalergi

    Ya sabemos que la globalización y la multiculturalidad son inventos neoliberales para perpetuar el sistema capitalista. Pero, además, cabe preguntarse si entre tanto "progresista y tolerante" islamófilo no se esconde mucho machista homófobo.

    Hace 4 años 1 mes

  26. Isegor

    Al autor de este ominoso editorial de ctxt, o panfleto pro-terrorista habría que incluirlo en la lista de sospechosos de dirigir una célula del ISIS. Qué asco, la culpa de todo es de Assad y hasta de Nasser, y qué buenos son para el editorialista los muchos emires, desde Qatar hasta Arabia Saudita, ¡¡manda huevos!!

    Hace 4 años 1 mes

  27. Cakitas Minuesa

    Are you kidding? No es la política, idiota, es una estúpida simplificación de editorial.

    Hace 4 años 1 mes

  28. Hiho

    Os financia el emir de Qatar? Vuestra propaganda anti assad apesta. En siria no hay una guerra civil, hay una invasión extranjera.

    Hace 4 años 1 mes

  29. Hiho

    Ctxt sigue en su línea de repetir cual loro la propaganda oficial. En siria no hay una guerra civil, lo que hay es una invasión extranjera. Tus queridos manifestantes pacíficos nunca existieron, ya desde el principio se trataba de una operación de cambio de régimen. Ya nos vendieron la moto en Libia y en Ucraina, y parece que no aprendemos. A los de izquierdas nos gusta tanto la idea de manifestarnos que no somos capaces de analizar críticamente lo que pasa en el mundo. Para vosotros, por defecto, los que van contra el poder establecido son los buenos. Pues no, en siria no había oposición laica y moderada, porque precisamente assad ha sido el principal garante de la tolerancia interreligiosa. No nos vendais más la moto, la guerra en Siria ha sido desde buen principio una operación dirigida desde el exterior. Y vosotros venga a seguir el juego de estos macarras sociopatas. Aún os creereis que vais contracorriente.

    Hace 4 años 1 mes

  30. Cipriano Sosa

    Pues claro que es la religión, estúpido. El expansionismo iraní hacia el Mediterráneo y hacia el Yemen, es un proyecto chiita. ¿Cuándo budistas japoneses realizaron su último atentado terrorista por Hiroshima y Nagasaki? El decano de la Universidad Islámica en Gaza denotó en el 2012 que la conquista de España es “un antiguo sueño” y “algo que los musulmanes esperan con orgullo y continuarán esperando en el futuro”, seguros de que será completado, junto al izar la bandera de un califato restaurado sobre el Vaticano y Palestina. Dado el romanticismo de un pasado islámico idealizado, si no imaginario, un profundo sentimiento de agravio y pérdida y de crisis desastrosa de autoridad y fascinación por la violencia revolucionaria que existe en gran parte del mundo musulmán, la España islámica como símbolo, una advertencia y un grito de guerra perdurará, junto con aquellos otros lugares de poder tales como Jerusalén y Roma, extraídos de la historia, de la fe y leyenda.

    Hace 4 años 1 mes

  31. Javi

    SURA AT-TAWBA, versículo 5 Y cuando hayan pasado los meses inviolables, matad a los asociadores (cristianos, asocian a jesús con dios) donde quiera que los halléis. Capturadlos, sitiadlos y tendedles toda clase de emboscadas; pero si se retractan, establecen el salat y entregan el zakat, dejad que sigan su camino. Verdaderamente Allah es Perdonador y Compasivo. *[Esta es la aleya conocida con el nombre de "ayatus-saif" (aleya de la espada) La derecha dice que ETA no tiene causas políticas, la versión de izquierda es que el terrorismo islámico no tiene que ver con la religión. Hay causas políticas y ecónomicas, pero la levadura es religiosa.

    Hace 4 años 1 mes

  32. Guillem Ros

    No estoy de acuerdo con el buenismo islamofilo. Los chicos de Ripoll no se convirtieron de repente en asesinos por sus ideas políticas, sino por sus creencias religiosas, que eran el caldo de cultivo adecuado para que, de la noche a la mañana, brotara el germen de la violencia asesina. Es cierto que hay muchos musulmanes pacíficos, pero, si son profundamente creyentes, todos pueden convertirse en asesinos de repente.

    Hace 4 años 1 mes

  33. javier m. arana

    Bello editorial. Tambien creo que si hay fanáticos religiosos por ALÁ, los hay tambien fanáticos por la religión llamada petróleo. Para unos y otros es perder la cabeza.

    Hace 4 años 1 mes

  34. Carlos R.

    Este editorial infumable que hace apología del salafismo cortagargantas en Siria e Irak fijo que lo ha escrito Santiago Alba Rico, el mismo que justificó los bombardeos de la OTAN en Libia que a posteriori han dejado el país dividido entre docenas de bandas salafistas rivales, han causado decenas de miles de muertos y la avalancha de desesperados que cruzan el Mediterraneo, en muchos casos para ahogarse en la travesia o si no para ser vendidos en mercados de esclavos en Trípoli. No es mas que otro hipócrita como Bernard Henri Levy que quiere dar un aval ideológico falsamente progresista a la salvaje campaña de destrucción desencadenada por EEUU y sus aliados desde Libia hasta Afganistán. Este lumbreras de la (pseudo)izquierda sorista (de Soros) española, como Leila Nachawati, no se cansa de justificar los desmanes cometidos por los asesinos del ISIS o Al Nusra en Siria. Ambos son cómplices del salafismo financiado por Arabia Saudita y Catar. Sus manos no estarán manchadas de sangre, pero sus textos y conciencias si.

    Hace 4 años 1 mes

  35. LIWANAG

    Se engaña al subestimar el papel de la religión en su análisis. Escuchen lo que sostienen los propios terroristas yihadistas y no intenten de reinterpretar la realidad desde su limitado modelo social, económico y político. Se trata de una guerra contra los infieles y usted ya sabe quienes son los infieles.

    Hace 4 años 1 mes

  36. Pepa

    Es que si es la religion, al menos en parte. Las ideologıas matan. ?Te atreverias Decir que el nazismo no tuvo importancia en la masacre de millones de personas?Pretender que las ideas no son peligrosas es ingenuo, y una religion es un conjunto de ideas y normas morales que aspira a controlar y uniformizar el pensamiento de la gente. Mira la historia. La religion a matado siempre. Nadie pone en duda el papel de la Iglesia en la Guerra Civil, la inquisicion y la expulsion de herejes. Por que se pretende que el Islam es diferente? Acaso no matan a mujeres, homosexuales y herejes en su nombre? Acaso no fomenta el machismo y el odio? Por que se pretende que es la unica ideologia inocua del planeta? No lo entendere nunca.

    Hace 4 años 1 mes

  37. ¿Idiota?

    Por mucho que el editorialista se empeñe en defender el feminismo sin cuestionar las religiones -cuando tanto la cristiana, judia o musulmana constituyen una de las fuentes principales del patriarcado- no dejará de ser un contrasentido. A no ser que pasemos por alto el, quizá para algunos, “insignificante” hecho del papel de sumisión de la mujer al hombre que establece toda religión y por eso nos parezca hasta revolucionario y emancipador ponernos velo, burka o la cofia monjil solo porque los teóricos del multiculturalismo y posmodernismo consideran que esa es la mejor forma de liberar a la mujer o de cuestionar el etnocentrismo occidental. El feminismo de raíz ilustrada no lo cree. Se puede cuestionar la religión y el colonialismo occidental al mismo tiempo. Por otra parte, sería más acertado hablar de defender a los grupos progresistas del mundo árabe y no solo a los “grupos progresistas musulmanes” para no dar a entender que toda la población árabe es musulmana. Convendría no olvidar, que como en todas partes, existen también personas de izquierdas y feministas no religiosas, laicas y ateas que quieren sacudirse el autoritarismo teocrático derivado del Islam. Por último señalar que si bien la penosa situación socioeconómica de la población bajo regímenes teocráticos fue el caldo de cultivo de las “revueltas primaverales”, estas no estuvieron inspiradas precisamente en ideologías de izquierda o marxistas (EEUU bien se ocupa de ello) sino en la religión musulmana. Parece por tanto que quien acuño la acertada frase de “la religión es el opio del pueblo” no fue ningún idiota.

    Hace 4 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí