1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Estamos en guerra y yo no tengo miedo

El terror en Barcelona pone de manifiesto una ideología del odio que sitúa a la comunidad musulmana como la principal perjudicada

Mohamed Beldris Benhmida 23/08/2017

Elise Gazengel

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Estamos en guerra. Estamos en guerra contra una idea, contra una ideología que atropella a inocentes en Charlottesville y en Barcelona. Estamos en guerra contra una idea que atenta en París, en Bruselas, en Londres, en Berlín o en Manchester. Una idea que atenta en Damasco, en Bagdad, en Kabul, en Raqqa, en Saná, en Maiguri, en Ankara, en Yakarta, en Sinai, en Estambul, en Dalori, en Alepo, en Shewan, en Mogadiscio o en Deir ez-Zor, entre otros lugares alejados de un Occidente cada vez más ensimismado.

Estamos en guerra y hoy a Hasan, como de costumbre, le suena el despertador a las 6 de la mañana. Hasan desayuna mientras la locutora de la radio informa de lo ocurrido en Barcelona. Hasan deja de comer, se siente abatido, hundido y anulado. Le avergüenza salir a la calle. Estamos en guerra y a Hasan le toca pedir perdón por algo de lo que es inocente, algo de lo que incluso es víctima. Hoy no es un buen momento para hablar el árabe, aquella lengua de la que se enorgullece y que antaño representó el faro de luz en un Occidente oscurecido. Hoy no es un buen día para llamarse Mohamed, Fátima o Salah. Estamos en guerra y hoy Amina no se atreve a salir a las calles, quizá por el velo que la convierte en un blanco fácil. Estamos en guerra y Tariq, que ha acudido al minuto de silencio en la ciudad condal, con tantos otros musulmanes, se siente profundamente dolido e impotente. Él es el primero que pide justicia contra estos agresores. No se lo puede creer. Siente rabia, mucha rabia. Tariq se acaba de graduar en Ingeniería de Telecomunicaciones, y se siente profundamente impotente ante el hecho de que el crimen de estos asesinos haya tirado por tierra parte de sus posibilidades. Así se siente también su amigo Yousef, estudiante de derecho --ateo desvinculado a la fe musulmana-- que ve cómo tiene muchísimas menos oportunidades por llamarse como se llama. Estamos en guerra y Faisal, padre de dos niñas, siente miedo e impotencia. Él que trabaja y trabajó para dar un futuro digno a su familia, que se integró, que luchó por una documentación y que aguantó lo que aguantó ve como estos niñatos asesinos le arrebatan todo su esfuerzo. Estamos en guerra, y así --y peor-- se sienten muchos de los inocentes que han visto cómo se asesina cruelmente en su nombre. Estamos en guerra y hoy no es buen día para sentirme musulmán.

Estamos en guerra contra la ideología del odio. De la organización terrorista del autodenominado Estado Islámico a la islamofobia. De Trump a El Bagdadi. El retorno de los zombis. Seguimos batallando contra la lógica del odio, el fanatismo y el fascismo. Decía George Orwell que el mundo occidental es incapaz de vivir sin enemigos. España, que sigue siendo diferente, busca enemigos a la altura de los responsables de gobierno, y por eso tenemos a titiriteros y a cantantes de rap. Pero Estados Unidos, que no puede presentarse ante su ciudadanía haciendo en exceso el payaso, necesita enemigos de su envergadura. Cuando cae la Unión Soviética en 1991 necesitan encontrar alguien que pueda contrarrestar tan colosal tamaño. Samuel P. Huntington, como teórico de la política exterior americana, encontró en el “choque de civilizaciones” a los malvados árabes. Los que sacaron a pasear sus banderolas y atropellaron en Charlottesville, así como los que atentaron en Barcelona, compartían el mismo principio articulador: el odio.

Si me permiten un recordatorio, seguimos estando en guerra contra los distintos léxicos de la misma gramática del odio. A los que decidieron responder con racismo, islamofobia y xenofobia --hermanos del yihadismo-- habría que recordarles --quizá por su desmesurada desmemoria-- que el 87% de los atentados se cometen en países arabo-musulmanes. Habría que recordarles --quizá fruto de la sobreinformación desinformada-- que entre las víctimas de lo sucedido en Barcelona había musulmanes, árabes o arabo-musulmanes. No lo digo yo, lo dicen los Mossos. Entre las nacionalidades de las víctimas se encontraban marroquíes, argelinos, egipcios, pakistaníes o turcos, entre otros. Señalábamos que los agresores, y su ideología de un islam wahabista (de Arabia Saudí), querían acabar con nuestros valores, nuestro estilo de vida. Pues bien, estos grupos fascistas e islamófobos también están en contra de nuestros valores occidentales. Europa, ahora enfangada por sus pies de plomo, fue quien vio nacer el derecho al refugio. La libertad y la fraternidad, simbolizadas en Barcelona, forman parte central de unos valores que han sido atacados directamente por estos grupos.

Los xenófobos nos meten en un léxico que guarda cierto paralelismo con el yihadista: en el vocabulario del odio. Son grupos a los que les dará igual cuántas marchas se convoquen por parte de la comunidad musulmana como muestra de repudio contra los atentados, ni cuántas organizaciones participan en ellos. Su labor es la de expandir su odio. Sectores que confundirán la lógica ideológica del Daesh, que ha declarado como no musulmanes a 1.300 millones de islamistas practicantes por no identificarse con su ideología. Seguimos en guerra contra su ideología del odio, que debe ser abiertamente expuesta y denunciada, tarea obligatoria para cualquier ciudadano que se tome en serio los valores republicanos. Estamos en guerra contra su odio fascista --como acertadamente señaló Mamen Mendizibal--, y esta vez los vecinos de la ciudad condal les han ganado la batalla.

Algunos sectores señalaban que el fenómeno de los refugiados era el causante directo de lo sucedido en Barcelona. Compañeros míos, voluntarios en un proyecto de acogida y trabajo que estamos desarrollando en Atenas, me comentaban que a raíz de lo sucedido muchos refugiados y refugiadas se habían acercado a mostrarles sus condolencias. Muchos de ellos guardaban relación sentimental con la ciudad condal, probablemente por el peso que tiene el FC Barcelona en el mundo arabo-musulmán. Más allá de esta simple anécdota humanitaria, a estos sectores habría que recordarles que los refugiados a los que hemos negado sistemáticamente la entrada huyen precisamente de esto. Como señalaba con suma lucidez una compañera, imaginaos sufrir un atentado de esta envergadura día sí y día también. Que no haya policías que puedan detener a los malos, que estos continúen con sus barbaridades. Imaginaos que los pocos hospitales que quedan en pie no se llenen de donantes de sangre. Imaginaos que nadie se solidarice contigo, que no haya flores, ni altares, ni entierros dignos de las víctimas. Imaginaos tener que huir de esa atronadora realidad y que algunos te culpen de lo que tú mismo has padecido. Imaginaos.

Si me permiten recordarles, estamos en guerra contra la ideología --no la religión-- del Daesh. ¿Y que implica estar en guerra contra el Daesh? ¿Cuáles van a ser las siguientes actuaciones en el combate contra esta organización? ¿Qué vamos a hacer para evitar el próximo atentado? Para responder a estas cuestiones primero hay que hacer una radiografía de lo que representa la organización del autodenominado Estado Islámico. Habría que recordar que el surgimiento y expansión del Daesh guarda relación directa con el fracaso de las primaveras árabes. Decía Edward Said que Al Qaeda había venido a ocupar el espacio político que quedaba entre la humillación de las intervenciones imperialistas y el sometimiento de las dictaduras locales. Tal y como señala con suma lucidez Santiago Alba Rico, cuando los jóvenes árabes salieron a las plazas, salieron en contra de tres fuerzas: las dictaduras locales, las intervenciones imperialistas y los radicalismos. Una vez fracasadas las revoluciones árabes --por los fuertes movimientos contrarrevolucionarios de la región-- volvieron estos tres elementos con más fuerza que nunca. Volvieron las intervenciones imperialistas en Siria o Yemen, por ejemplo; se quedaron las dictaduras locales, con más fuerza y brutalidad, y volvió el mayor de los extremismos. Hay que recordar que los más altos mandos del Estado Islámico habían estado en las cárceles de Camp Bucca y Abu Ghraib, donde se realizaron prácticas de tortura, vejación y humillación. Por si se nos olvida, el experimento de la cárcel de Stanford de Philip Zimbardo nos ilustró lo que sucedía en estos casos.

Decía Loretta Napoleoni --experta en terrorismo internacional-- que nos movemos hacia una actividad terrorista guiada por los ataques de los lobos solitarios. Nadie desde Raqqa dio órdenes para que a las seis de la tarde se cogiera una furgoneta y se atacara con ella en la Rambla. Se trata más bien de un fenómeno que Jesús Núñez Villaverde --experto en geopolítica-- califica como “resistencia sin liderazgo”. Esto implica que estar en guerra contra el Daesh requiere de una estrategia de contra-narrativa, de deconstrucción de la narrativa del adversario. No solo hay que ganar a los malos, sino también a sus ideas. Bombardear con aviones a civiles es una táctica que ha demostrado ser profundamente contraproducente. De nada van a servir los misiles Tomahawk de la empresa donde Trump es accionista si no atajamos los problemas de desigualdad y pobreza, de base y de fondo.

Estamos en guerra y a algunos se les llenará la boca al unísono hablando de la lucha antiterrorista. Si no dejamos de promocionar --con la Casa Real como actor principal-- la venta de armas a países que comparten la ideología del odio, artífices de la wahabización del islam, como es Arabia Saudí, se nos vaciarán las bocas con mucha rapidez.

Estando en guerra, en Barcelona nos fundimos en el grito de quien no tiene miedo. Estamos en guerra y yo no tengo miedo ni de los que atentan ni de los que enfangan con su odio. Estamos en guerra y yo voy a luchar para hacer de este mundo un lugar más digno, más justo y mejor. 

------------------------------------------------------------------------------

Mohamed Beldris Benhmida es estudiante de psicología en la Universidad de Barcelona. Ateo de origen musulmán residente en Barcelona, interesado en terrorismo internacional y derechos humanos. 

 

 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Mohamed Beldris Benhmida

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Ore

    Qué pena que bastantes de los comentarios sean de los que hacen el caldo gordo a los terroristas. Tal vez sea falta de cerebro, como ocurre con los que atentan o tal vez sea incapacidad de aprender del pasado. Si alguien no capaz de aceptar sin excepciones los derechos humanos está generando un problema de convivencia; aquí tenemos unos cuantos candidatos.

    Hace 4 años 3 meses

  2. Alberto

    Estamos en guerra y ahora se ve de qué bando estáis algunos. Se os ve el plumero exculpando a yihadistas mientras esparcís la cristianofobia por doquier. Estamos en guerra y os aseguro que yo no estaré en vuestro bando.

    Hace 4 años 3 meses

  3. Cuadratura del círculo

    No entiendo nada. Por una parte, el autor del artículo se define como ateo residente en Barcelona y por otro al final del segundo párrafo del texto leo: “Estamos en guerra y hoy no es buen día para sentirme musulmán.” ¿En qué quedamos?, ¿e ateo o es musulmán? Espero que ningún filósofo desde teorías posmodernas o postestructuralismos mutantes me intente convencer de que ambas cosas es posible con algún nuevo artículo nebuloso-poético-esotérico. Si el autor del texto es ateo, y lo de musulmán ha sido una errata, además del racismo, la islamofobia y xenofobia existentes en la sociedad se le olvida citar la ateofobia creciente dirigida hacia quienes criticamos y rechazamos la farsa religiosa que obliga a regir la vida de los seres humanos según los dictados de un supuesto “ser superior” del más allá.

    Hace 4 años 3 meses

  4. juan

    Impresionado de los medios progres tan continuadores del pro-arabismo franquista. Una crítica al permanente tensionar la sociedad (que mi niña no haga educación física, que cambien el menú escolar, voy como quiero que por ejemplo los nudistas no pueden) te convierte en islamófobo, eso sí, los pogres a Israel pueden criticarlo sin autotildarse ser antisemitas o directamente nazis, porque claro nos tragamos la versión franquista de "pobres palestinos" que les han echado, cuando lo que hicieron los judios desde un siglo antes de la declaración del estado de Israel fue comprar tierras, aún no teniendo aún capacidad migratoria para ocuparlas. Un poco harto de tanto maniqueísmo progre. Si la radicalización de una religión nada tiene que ver con la religión en sí que los líderes religiosos lo dejen claro, pero no, es que eso de que las víctimas son los propios musulmanes es precisamente porque en Europa van juntos en la radicalización pero en sus ligas locales, igual que aquí hay Barça y Madrid, allí tienen sunitas, chiitas, wahabies, con poco entendimiento entre ellos. También es obvio que la islamización de ese entorno ha empeorado país por país, búsquense fotos de la Afganisthan de Najibullah, laica y con mujeres con derechos. Lo mismo ha pasado con Irak ahora, y se intenta con Siria, y lo estamos viendo en directo.

    Hace 4 años 3 meses

  5. JESEN

    Estabamos en guerra cuandomridiculizabais a los cristianos por las acciones de un cura? o por la inquisicion de hace 500 años? estabamos en guerra cuando haciais pintadas, insultabais y amenazabais? estabamos en guerra cuando uno no podia decir sentirse español sin que os echarais encima con vuestro odio? cuando llevar la bandera constitucional del pais era convertirse en victima de agresiones? A quien intentais engañar con estos articulos? Vosotros nomdefendeis ninguna idea de comprension o tolerancia. Vuestra defensa de los musulmanes se debe al odio que teneis al pueblo español, europa y los pueblos blancos en general. Segun os conviene os poneis medallas de buena gentemo mostrais vuestromodia apedreando un autobus. A nadie le importan vuestras ideas. Yo si estoy en guerra, en guerra con la gente como tu. Tu discurso igual te paga un porrito en una teteria o cafeteria de moda, pero donde yo vivo te cuesta un par de dientes y si me apuras la mandibula de cuajo. Si estamos en guerra y no estamos para tonterias.....Hay una guerra entre la gente decente, pagadora de impuestos, obrera o emprendedora, europea, y la basura yihadista, los ilegales, los parasitos y los caraduras como vosotros.

    Hace 4 años 3 meses

  6. Laura

    Gran artículo! Gracias

    Hace 4 años 3 meses

  7. kalergi

    Lo de siempre: las víctimas no son los muertos y heridos en los atentados. Las víctimas son los pobrecitos musulmanes a los que los malvados europeos tratamos tan mal. Eso sí, parece que no tan mal cuando siguen viviendo aquí. Sin duda, la mejor manera de hacer amigos. Le recuerdo al afligido articulista que la cantidad de musulmanes e inmigrantes en general llegados en los últimos años lo hicieron para inflar la burbuja inmobiliaria y el mercado laboral. Me perdonará pero no les debemos nada.

    Hace 4 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí