1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Desprotección salvaje

Obligar a Juana Rivas a entregar a sus hijos a un padre denunciado por maltrato retrata una grave situación de indefensión

Cristina Fallarás Madrid , 16/08/2017

<p>Fotografía enviada por Juana Rivas a los medios.</p>

Fotografía enviada por Juana Rivas a los medios.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Los tribunales españoles han dado la espalda de nuevo, y definitivamente, a Juana Rivas, la mujer que permanece escondida con sus hijos desde que la jueza le obligó a entregarlos a su padre –condenado anteriormente y denunciado actualmente por violencia de género–. En esta ocasión ha sido –por segunda vez– el Tribunal Constitucional, alegando "extemporaneidad”.

Esto quiere decir que a Juana Rivas no le queda ninguna posibilidad ya de acudir a la Justicia española. Y no porque los tribunales no crean que su pareja, Francesco Arcuri, no sea un maltratador, como se explica en este texto, sino por razones ajenas a la violencia de género.

De hecho, para explicar todo el tortuoso proceso de esta mujer, basta acudir a la carta que ella misma ha hecho pública esta semana. Allí se incluye el siguiente párrafo:

“¿Cómo puede ser que a mis hijos, españoles, en España, cuya ley entiende que son víctimas del maltrato y que por eso hay que protegerlos especialmente, se les condene a ser enviados sin demora con el maltratador a otro país? ¿Cómo puede ser, sin embargo, que la denuncia de maltrato de julio del año pasado, cuya resolución les habría protegido, todavía no se haya mandado en agosto de este año?”.

Las dos preguntas que plantea están en la base de los diversos desatinos que han llevado este caso adonde está hoy, con una madre y sus dos hijos huidos en busca y captura, y denunciada por secuestro.

Para empezar, resulta imprescindible tener en cuenta dos puntos:

El primero se encuentra en la Ley de Protección Integral contra la Violencia de Género, en su actualización de 2015, que considera a los hijos e hijas de una víctima también víctimas de violencia de género. 

El segundo punto se encuentra en el Estatuto español de la víctima del delito. Su Artículo 17 –Víctimas de delitos cometidos en otros Estados miembros de la Unión Europea– reza así:

“En el caso de que las autoridades españolas resuelvan no dar curso a la investigación por falta de jurisdicción, remitirán inmediatamente la denuncia presentada a las autoridades competentes del Estado en cuyo territorio se hubieran cometido los hechos y se lo comunicarán al denunciante por el procedimiento que hubiera designado conforme a lo previsto en la letra m) del artículo 5.1 de la presente Ley".

El fallo

El 14 de diciembre de 2016, la magistrada del Juzgado de Primera Instancia número 3 de Granada, María del Carmen Siles, falla lo siguiente: 

1º.- Se acuerda la inmediata restitución de los menores G. A. D. Arcuri Rivas y D. O. A. Arcuri Rivas ** al Estado de su residencia habitual con anterioridad a la sustracción, en este caso Italia.

La restitución podrá verificarse mediante el regreso de los menores a Italia con la madre, la entrega de los menores al padre en el domicilio en el que padre reside en el plazo improrrogable de TRES DÍAS a contar desde la firmeza de la presente resolución o trasladándose el padre a España a estos efectos. En todo caso para la gestión práctica de ello se contará con la mediación de las autoridades centrales.

En caso de oposición, incumplimiento u obstaculización a la efectiva entrega de los menores se acordarán por este Juzgado las medidas coercitivas que sean necesarias para la entrega, incluido el auxilio a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, para el traslado efectivo y seguro de los menores.

O sea, que Juana Rivas debía entregar los hijos a su padre para que estos volvieran a Italia, con o sin ella. 

Sin embargo, no es el fallo en sí mismo lo más interesante de dicho escrito, sino un párrafo en el que la jueza admite que en el domicilio se vivía una situación de violencia de género del padre contra la madre. Este es:

“no consta que los episodios protagonizados por el padre les afectasen directamente a los menores, todo ello sin desconocer lo negativo que para los menores supone presenciar episodios de violencia en el seno familiar; según se constata de la exploración realizada directa e inmediata del menor G.A.D y se ha realizado una prueba pericial psicológica para calibrar si se daba el supuesto de grave riesgo de un peligro físico o psíquico para el mismo, emitido por la Sra. Psicóloga de los Equipos Técnicos que prestan servicios para los Juzgados de Familia, experta profesional”. 

Según se ha expuesto al principio de este artículo, se considera que los hijos de una víctima de violencia de género son ellos mismos víctimas también. Por lo tanto, en el momento en el que la jueza admite que en la familia la madre es maltratada, inmediatamente los hijos lo son, por lo que merecen protección inmediata según la Ley española de Protección del Menor.

La magistrada afirma que “no consta que los episodios protagonizados por el padre les afectasen directamente a los menores”, lo cual demuestra, según la asesora jurídica de Rivas, Francisca Granados, “un evidente desconocimiento del Derecho español”. Afirma la asesora que, de hecho, no se trata de un caso aislado, y que resulta habitual que los magistrados no conozcan las modificaciones operadas en nuestro ordenamiento jurídico en 2015. Lamenta que dichas reformas, “mediante las cuales  los hijos son considerados también víctimas de la violencia de género y por consiguiente destinatarios del  sistema protector establecido al efecto, aún no estén presentes en la mayoría de las resoluciones judiciales”.

La "experta profesional"

En cuanto a la “experta profesional” que realizó la prueba pericial, el problema no es solo que no estuviera colegiada, como exige la Ley en estos casos, sino que la jueza no contara con  “el informe colegiado de un grupo técnico y multidisciplinar especializado en los ámbitos adecuados”,  tal y como le obliga el art. 2.5 de la Ley de Protección Jurídica del Menor.  En efecto, a tenor de este artículo, la jueza no podía decidir una cuestión tan relevante como es la de enviar o no a Italia a unos hijos con su padre –hay constancia de que ha maltratado a la madre–, sin que un órgano formado por varios profesionales (colegiado y multidisciplinar) especializados en violencia de genero hubieran valorado a los menores. 

En este caso, el órgano al que se refiere la Ley son las Unidades de Valoración Integral de Violencia de Género (UVIVG). Por el contrario, quien entrevista al hijo de Juana Rivas es una psicóloga del Juzgado de Primera Instancia, sin colegiar.

Más allá de dichas irregularidades, si tenemos en cuenta que el hijo de Juana Rivas es, de hecho y por Ley, víctima de violencia de género, parece extraño que se valore si dicha violencia le afecta o no. Y más para llegar a la conclusión de que “no consta que los episodios protagonizados por el padre les afectasen directamente a los menores”. 

La violencia denunciada

El 9 de junio de 2016, hace ya más de un año, Juana Rivas se presentó ante el Centro de la Mujer del Ayuntamiento de Maracena, organismo con 25 años de experiencia en violencia de género. Llegó pidiendo amparo y ayuda contra los malos tratos que tanto ella y sus hijos sufrían a manos de su pareja, Francesco Arcuri. Francisca Granados, directora de dicha institución, explica que el equipo de asesoramiento le aconsejó denunciar el asunto, cosa que hicieron el 12 de julio de 2016. 

En la denuncia que presentó ante la Guardia Civil, Juana Rivas expuso, entre otras, las siguientes acusaciones:

“Que desde aproximadamente junio de 2013 cuando reanudó la convivencia en Italia con el denunciado ha sido amenazada, insultada, vejada y agredida por este”.

“Que el control sobre lo que hace es constante (…) incluso este control lo ejerce indirectamente a través de su hijo al que le pregunta con quién ha estado su madre”.

 “Que son habituales los insultos como puta barata, bastarda, yo sé lo que has estado haciendo, pedazo de mierda, gorda, das asco, nadie va a querer estar contigo, etc”.

“Que cuando el denunciado no estaba conforme con lo que ella hacía se volvía agresivo y le gritaba apretándole fuertemente las muñecas y una noche le apretó fuertemente el cuello mientras le decía que la iba a matar, llegando a temer por su vida y en otra ocasión le dio una patada en el muslo provocándole una fuerte contusión y rotura del pantalón”.

Arcuri ya había sido condenado en mayo 2009 en el Juzgado de lo Penal número 2 de Granada por un delito de lesiones contra Juana Rivas. Se le condenó a tres meses de prisión y un año y tres meses de alejamiento. La jueza admitía entonces como hecho probado que las lesiones que Arcuri había infligido a Juana Rivas habían necesitado atención médica.

.

Una semana después de que Rivas presentara su denuncia, el 20 de julio de 2016, Aurora Angulo González de Lara, magistrada del Juzgado de Violencia contra la Mujer número 2 de Granada, dictó un auto por el que declaraba “falta de jurisdicción de este órgano judicial para el conocimiento de los hechos denunciados”. 

La denuncia perdida

En este punto es donde entra la segunda pregunta de Rivas: “¿Cómo puede ser, sin embargo, que la denuncia de maltrato de julio del año pasado, cuya resolución les habría protegido, todavía no se haya mandado en agosto de este año?”. Y también el Artículo 17 del Estatuto español de la Víctima del Delito, el titulado Víctimas de delitos cometidos en otros Estados miembros de la Unión Europea.

Juana Rivas y su letrada, María Castillo, presentaron la denuncia por malos tratos el 12 de julio de 2016.

El Juzgado de Violencia contra la Mujer decidió que quedaba fuera de su jurisdicción el 20 de julio del mismo año.

El citado artículo 17 obliga a lo siguiente: En el caso de que las autoridades españolas resuelvan no dar curso a la investigación por falta de jurisdicción, remitirán inmediatamente la denuncia presentada a las autoridades competentes del Estado en cuyo territorio se hubieran cometido los hechos y se lo comunicarán al …

La palabra clave es “inmediatamente”, porque dicha denuncia sigue perdida, desde el 20 de julio de 2016, en algún lugar de la Administración española de Justicia. 

Entre tanto se ha admitido la demanda de Francesco Arcuri por sustracción de los hijos, se ha dictado una sentencia por la que Juana debe entregárselos, se ha dictado orden de busca y captura de la madre y se ha requerido la actuación de las fuerzas de seguridad.

La demora en la tramitación de la denuncia llegó a tal punto, que en febrero de 2017 la Asesoría Jurídica del Centro de la Mujer de Maracena remitió un escrito de queja ante la Unidad contra la Violencia de Género de la Fiscalía General del Estado. Aludían al Estatuto de la Víctima y su mandato de “remitir inmediatamente la denuncia” al país en el que se haya cometido el delito. La Fiscalía respondió en marzo apremiando al juzgado. 

Y el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Granada, en respuesta a dicho requerimiento, remitió la denuncia a la empresa Seprotec para que la tradujera al italiano. 

El pasado 19 de julio, exactamente un año después de que la jueza rechazara ocuparse del caso, la abogada de Juana Rivas preguntó al Juzgado por la marcha de la traducción. Sin respuesta.

Por fin, el pasado 3 de agosto la jueza remitió la traducción de la denuncia, ya en italiano, al Ministerio de Justicia. Y supuestamente, allí sigue. *

Desprotección

“Lo que ha sufrido Juana es una desprotección salvaje”. Francisca Granados habla con vehemencia y un poso de rabia al otro lado del teléfono. Ella, como directora, y todo el equipo del Centro de la Mujer de Maracena, han acompañado a la denunciante en todo el proceso. “Lo primero que hizo ella fue ponerse en manos de un organismo especializado en violencia de género y denunciar, ella no tenía ánimo de secuestro, como ahora publican, venía atemorizada y enferma”. 

Insiste en que Juana Rivas es víctima de violencia machista, porque el organismo que ella dirige, una entidad creada por la Administración pública a tal efecto, ha detectado el maltrato. Contra ella y contra sus hijos. Sin embargo, más allá de que todos los pasos parezcan estar en contra, lo que más le irrita es la ignorancia por parte de la Administración de Justicia: “Es intolerable que, a estas alturas, en 2017, todavía existan profesionales en los juzgados que desconozcan las reformas introducidas en la Ley en 2015”. 

Mientras se lo estudian, casos como el de Juana resultan incomprensibles. No ya por la situación que están viviendo ella y sus hijos, sino porque parecen tener poca relación con la Justicia. 

--------------------------

* Fe de errores. Según Europa Press, el Ministerio de Justicia envió la denuncia a Italia el pasado 10 de agosto.

** En la primera versión de este texto se daban los nombres de los menores completos. 

 

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

40 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. oscat

    Pero si en Italia han dicho lo evidente: ESTA ZUMBADA, bueno... no con estas palabras. VIvir en un mundo irreal parece ser un modus vivendi del SXXI

    Hace 2 años

  2. juan

    pobres niños, ni su padre, ni su madre, ni la Junta de Andalucía de Susana Díaz ni los servicios sociales de la señora que escribe a presidentes del TC muertos hace más de dos décadas parecen adecuados para criar a esas criaturas.

    Hace 3 años 7 meses

  3. Oscar

    #JuanaEstaEnMiCelda es lo que toca

    Hace 3 años 7 meses

  4. paul

    Pobres nenes y pobre padre. Mujer buena mujer m...

    Hace 3 años 7 meses

  5. Silenciados

    Aún hay gente en España que piensa que la LIVG funciona, que es justa, que no existen los hombres maltratados y que ante las mismas acciones todos somos iguales ante la ley: https://youtu.be/gfUPX9ZlpRA Podéis visitar la página de "Silenciados" (org)

    Hace 3 años 7 meses

  6. Raul

    Todo lo predijeron los Simpson: "Tus lagrimas nos dicen mas que cualquier hecho real" https://www.youtube.com/watch?v=yGtZ4SaGcVA

    Hace 3 años 7 meses

  7. Raul

    https://www.youtube.com/watch?v=yGtZ4SaGcVA

    Hace 3 años 7 meses

  8. Gema

    Buenas tardes,mucho comentario machista leo por aquí acusando a Cristina de que ella no conoce la realidad de lo q paso pero,¿y vosotros si? Porque lo dudo,osea que se os podría decir lo mismo,la verdad solo la saben los progenitores y los niños que han podido ver y sufrir estas situaciones,nadie más,ni psicologos,ni trabajadores sociales ni mucho menos fiscales ni juezas.

    Hace 3 años 7 meses

  9. Henar Prieto

    Qué aburrimiento, después de leer este artículo que trata el tema con tanta precisión, leer comentarios sobre " desprotección de los padres, leyes feminazis..."¡ Madre mía, porqué tenemos que convivir que semejantes elementos!

    Hace 3 años 7 meses

  10. little

    Deproteccion salvaje para los hombres... que son condenados con leyes feminzis, que se saltan a la torera la presunción de inocencia. Las feminazis que protegen a la secuestradora, y que llaman a rebelión contra el sistema judicial Lo peor es que este tipo de casos luego perjudican a las mujeres QUE DE VERDAD son maltratadas.

    Hace 3 años 7 meses

  11. Unamas

    Da miedo darse cuenta de lo mal que funcionan las legalidades todavía a nivel familiar con lo duro que es este tema con los niños.

    Hace 3 años 7 meses

  12. juan

    Es muy fácil llamar machista a cualquiera que no vea el caso desde la óptica de la autora de este artículo (respetable punto de vista por supuesto), ha pasado a ser machista una vehemente feminista como Elisa Beni y muchas juezas que han opinado. Si el maltrato por el que fue condenado el italiano le inhabilita para estar con sus hijos entonces hubo que procesar a Juana cuando ya estando condenado él y a 2000 km se fue a buscarle con su hijo, es decir, a forzar al niño a convivir con el maltratador. Yo reitero, creo que en este caso ni madre ni padre pueden ser la mejor compañía de esos niños.

    Hace 3 años 7 meses

  13. jonas

    -la condena de 2009 está cancelada (ha prescrito) no cuenta, -la denuncia de 2016 es eso, denuncia y es cosa de jueces italianos, no españoles (de hecho, llamar "maltratador" sin el "presunto" delante a francesco podría ser incluso delito), tampoco cuenta, -por tanto no aplica la reforma de 2015 para considerarles "víctimas", y en todo caso hay que evaluar (fallarás manipula o lo desconoce) a los menores por el juzgado competente (no por el que se le antoje a fallarás) -evaluado el interés de los menores (equipo multidisciplinar, psicóloga y trabajadora social, de familia, no de lo que se le antoje a la corte celestial de "asesoras"), no se advierte peligro para los menores por parte del padre (que es lo que se evaluaba) -no se han presentado contra-informes de parte (por qué? ahora es tarde para reclamar otros informes y otros expertos, falta de recursos? no parece...), sin embargo se han dedicado muchos esfuerzos en hacer pasar por "maltratador" al padre (curioso) -por tanto la sentencia no podía ser otra que devolver a los niños (cosas de los convenios internacionales...) -se ha recurrido, se ha perdido y hasta 4 jueces han dicho que "devolver" (normal, ni se ha podido acreditar que el padre es un peligro para los niños ni mucho menos que sea "maltratador") -la sentencia es firme desde el 26 de abril, se pidió la ejecución el 26 de julio ante la dilación (ya entonces era extemporánea, por qué se tardó tanto en recurrir al TC? cosas del pacto de estado? conveniencia electoralista? porque huele a esto... tal vez simple ineptitud, quién sabe...) -con la sentencia firme y sin posibilidad de más recursos, se prefirió la vía de los hechos consumados: secuestro bis -de litigio civil a uno penal y juana en busca y captura (y consistorio y centro de la mujer jaleando, tomando parte por una delincuente desde las instituciones y machacando al marido cuyo delito a)estaba ya cancelado y b)no se había más que denunciado) -los recursos presentados desde el secuestro bis son del todo ociosos, pero algo tienen que hacer los abogados para justificar su sueldo, no? (como la pléyade de periodistas intoxicando con que el padre es "maltratador", como si eso sirviera de algo a estas alturas de la película) -cualquier reclamación al TC no puede prosperar mientras juana siga huída (y sería sobre el secuestro bis, el secuestro primigenio ya está claro que lo perdió y que los niños a italia, con el padre) -y por cierto, el convenio dice que máximo 6 semanas para devolver y desde abril han pasado... españa puede ser multada -y de postre: posible querella contra consistorio y "asesoras" por malversación e intrusismo profesional...

    Hace 3 años 7 meses

  14. Lisistrata

    Muchas gracias Cristina. Jamás entregaría a mis hijos a un maltratador aunque tuviera que dar la vuelta al mundo. Este es un país asquerosamente machista. Curioso que la mayoría de opiniones en contra de Juana sean del sexo contrario. Es de psiquiatra.

    Hace 3 años 7 meses

  15. Facundo

    Excelente artículo, muchas gracias por dar luz sobre un asunto en el que la desinformación impera. Vergonzoso que los propios jueces no apliquen las leyes más que en ciertas ocasiones provocando situaciones de indefensión como esta. Que esto se llene de comentaristas (casualidad todos hombres) que aprovechan para soltar sus ideas machistas y que se nota que ni se han leído el artículo, solo confirma lo necesario del movimiento feminista.

    Hace 3 años 7 meses

  16. Joe

    Un artículo completamente sesgado que no merece la pena leer.

    Hace 3 años 7 meses

  17. Juan

    Si te censuran comentarios por intereses muy evidentes de nada vale opinar ya que tendría que loar a la autora del artículo y eso está muy lejos de mi opinión

    Hace 3 años 7 meses

  18. iletrado

    Cristina tranquilizate. Eso no es asi. Esta mujer que segun ella estaba prisionera le dieron libertad para viajar a España (ya ves tu!!!!) A partir de aqui todo es un desproposito tan grande como tu articulo. Que bien se gana el dinero asi eh? Eso es lo que quiere la Juana que por cierto le has visto alguna lagrima en sus apariciones en las teles?

    Hace 3 años 7 meses

  19. Adolfo

    Cristina; Pocas veces me encuentro con alguien tan decididamente totalitario e inconsecuente como Ud. para Cristina Fallaras lo único que cuenta es " que es madre", como si no hubiese mujeres asesinas, madres drogadictas y madres ladronas, mentirosas o chapuceras....no. para ud. lo único que cuenta es que es madre... En un país tan injustamente garantista donde una denuncia falsa puede destruir la vida de un hombre por simple despecho, venganza o odio, en eses pais Juana Rivas no tiene la razón,. Se salta las sentencias judiciales de un país tan atrasado en derecho familiar como Italia, se cree con derecho a poner en duda a jueces, peritos, valoraciones de profesionales que llevan toda la vida profesional tratando estos temas porque a ud. le da la gana, porque eso no cuadra con su visión de la vida, porque se cree que porta la antorcha de la verdad y los demás se equivocan. Ni siquiera se ha tomado la molestia de leer y averiguar la otra parte del asunto ( el inicio del problema fue la puteria de "la madre" que no regresaba a su casa a dormir) ,todo este españolísimo "fuenteovejunismo" de verano (hay pocas noticias pues todos están de vacaciones) queda nítidamente plasmado en su artículo. Osea que según Ud. es el mundo contra Juana

    Hace 3 años 7 meses

  20. Jesus Martin

    Excelente artículo Cristina. Ya era hora de que alguien hablara claro. Lástima que los comentarios estén plagados de defensores de los terroristas machistas que pululan por las pag, de CXT, de quienes defienden y manipulan las supuestas denuncias falsas de las mujeres. El CGPJ debería estar cesando a los jueces y jueza que se pasan por el forro las leyes, y el fiscal iniciando un proceso contra ellos por prevaricación, pero no lo harán, son cómplices de los asesinos machistas. El terrorismo machista no acabará con los pactos contra él que no se cumplen, acabará cuando se haga limpieza de jueces y juezas opusdeístas y kikos que pululan a sus anchas por la judicatura española

    Hace 3 años 7 meses

  21. Jesus Martín Agudo

    Excelente artículo Cristina. Ya era hora de que alguien hablara claro. Lástima que los comentarios estén plagados de defensores de los terroristas machistas que pululan por las pag, de CXT, de quienes defienden y manipulan las supuestas denuncias falsas de las mujeres. El CGPJ debería estar cesando a los jueces y jueza que se pasan por el forro las leyes, y el fiscal iniciando un proceso contra ellos por prevaricación, pero no lo harán, son cómplices de los asesinos machistas. El terrorismo machista no acabará con los pactos contra él que no se cumplen, acabará cuando se haga limpieza de jueces y juezas opusdeístas y kikos nacionalcatólicos fascistones que pululan a sus anchas por la judicatura española

    Hace 3 años 7 meses

  22. Jose

    Los medios de comunicación parece sirven para manipular nos. ..

    Hace 3 años 7 meses

  23. Lore

    Ser denunciado por maltrato no significa nada, ser condenado tampoco. Pero las declaraciones de un padre denunciado y condenado por maltrato SÍ, CLARO QUE SÍ. ¿Sabéis? Los hombres denuncian falsamente mucho más que las mujeres, por estadística y sentido común él no se merece vuestra defensa; solo lo hacéis por machismo.

    Hace 3 años 7 meses

  24. Suso

    Cristina maja. Para desmontar tu argumentario solo hace falta leerte cuatro párrafos. Cuando das por ciertas las vivencias que dice haber sufrido la chica esta. Y si resulta que la carta es un dictado de supongamos su asesora legal?. Pues te vendría todo el tinglado al suelo.....En base a que se le puede creer a esta chica?. Por ser mujer? "De hecho, para explicar todo el tortuoso proceso de esta mujer, basta acudir a la carta que ella misma ha hecho pública esta semana. Allí se incluye el siguiente párrafo:" Si en la próxima carta dice que ha sido torturada con electrodos y su pareja le ha hecho "la bolsa" te lo creerás? Te creía mas inteligente, lo de impulsiva se te nota.

    Hace 3 años 7 meses

  25. Suso.

    Cristina maja. Para desmontar tu argumentario solo hace falta leerte cuatro párrafos. Cuando das por ciertas las vivencias que dice haber sufrido la chica esta. Y si resulta que la carta es un dictado de supongamos su asesora legal?. Pues te vendría todo el tinglado al suelo.....En base a que se le puede creer a esta chica?. Por ser mujer? "De hecho, para explicar todo el tortuoso proceso de esta mujer, basta acudir a la carta que ella misma ha hecho pública esta semana. Allí se incluye el siguiente párrafo:" Si en la próxima carta dice que ha sido torturada con electrodos y su pareja le ha hecho "la bolsa" te lo creerás? Te creía mas inteligente, lo de impulsiva se te nota.

    Hace 3 años 7 meses

  26. Jose

    Ser ABSUELTO de violencia de género desde hace un año,seguir fuera de casa, ver a su hija un mes por orden judicial en todo este tiempo y pasando una pensión alimenticia ESPERANDO LA RESOLUCIÓN DE UNA DEMANDA DE SEPARACIÓN Y DIVORCIO le parece a usted justo o propio de una dictadura a favor de la mujer. Mire usted estamos hasta el gorro de que se marque al hombre como al ganado POR SER HOMBRE y le diré más si no cambia estas injusticias reventará tanto despropósito. El problema del movimiento feminismo no es la defensa de la mujer maltratada es la defensa de la mujer ante el hombre porque es mujer independientemente la verdad o la falsedad de la demanda.

    Hace 3 años 7 meses

  27. bruno

    Por favor, ser "denunciado" no significa nada. Incluso ser condenado por maltrato puede significar algo tan simple como que le dijo un día que era idiota o le sacó el dedo. Si eso te pone por encima de la ley estamos apañados. Basta ya de victimismo feminista que hace más daño a las mujeres que otra cosa.

    Hace 3 años 7 meses

  28. FERNANDO

    Cristina,aun teniendo en cuenta que en este caso pueda darse la posible existencia de una situacion de maltrato grave en el ambito familiar,la que se ha probado hasta el momento es una leve.La justicia se debe basar en hechos y no en cartas manuscritas por una parte.La justicia no se basa en intuiciones o posiblidades,asi que aplicate el cuento.

    Hace 3 años 7 meses

  29. Alcinoconloqueleo

    Y a todos estos juristas opinadores que aben lo que pasaba en su casa, de pronto, cosa que no se yo, y que tanto les gusta decir que se salta la ley. Aquí lo que importa es que la ley NO se ha aplicado, que es una vergüenza que los propios jueces la desconozcan o la obvien, que es una vergüenza que no tramiten las cosas como exige la ley y que todo esto produzca un desamparo absoluto. Lo que más me gusta es que "como la llama así dejo de leer". Qué poca proyección, eso se llaman prejuicios, uno sólo lee lo que le refuerza en su postura. Decidle a las cientos de mujeres que entregaron a sus hijos religiosamente y los mató su ex marido maltratador que si no los hubieran entregado ubieran sido unas secuestradoras. Decídselo a la mujer de Bretón. Con qué ligereza nos metemos en asuntos de los que no tenemos ni idea, de verdad que es asombroso.

    Hace 3 años 7 meses

  30. gabriel

    Bravo Cristina! Eso de enumerar los asesinatos de ninos a manos de sus padres, el filicidio paterno, al tiempo que ocultando el MUCHO mas numeroso (con diferencia) filicidio materno me parece... brillante!

    Hace 3 años 7 meses

  31. Alucinoconloqueleo

    Seguro que algunxs hubieran llamado secuestradoras a las numerosas mujeres que entregaron religiosamente a sus hijos según decisión judicial a sus ex maridos maltratadores, siguiendo escrupulosamente la ley aunque estuviera mal aplicada, para echarse luego las manos a la cabeza en casos como el de José Bretón. Pero si no lo hubieran hecho, sus hijos estarían vivos. Y no hace falta llegar tampoco a tal extremo. Que los jueces desconozcan las leyes, que no tramiten a tiempo como marca la ley las denuncias, es saltársela, amigos míos. Los propios jueces. Y eso produce desamparo. Yo no conozco personalmente a ninguno, pero en este caso como en otros muchos la aplicación de la ley vigente brilla por su ausencia, y me llama poderosamente la atención el posicionamiento incondicional por unos y otros sin tener ni puñetera idea de lo que ocurría en esa casa. Pero esto son datos objetivos. ineficacia del sistema judicial y desamparo. Y cada uno que se vuelva hincha de quien quiera y si quiere que se compre unos pompones para animar, y tal. Porque es un padre excelente (maltratador pero excelente) y siempre lo será...

    Hace 3 años 7 meses

  32. Aterrado

    pero ella aplica su propia justicia,...y desde hace 2 meses no me deja ver a mi hija que tiene un año, y no sé ni donde vive...ya no la vere dar sus primeros pasos, y cuando dentro de 3 meses haya una resolucion un regimen de visitas, ni me conocerá,...me muero de ganas por verla, pero tengo panico de encontrarme por la calle y que si me acerco a dar un beso a mi hija, me vuelva a denunciar, vendrá policia y dando presunción veracidad a lo que diga me detendrán...Juana, eso si que es pánico de verdad, panico es no saber ni donde esta tu hijo, eso si que es terrorifico

    Hace 3 años 7 meses

  33. Aterrado

    A Juana y quienes la alientan, respetad la Ley y la Justicia, y dejad de hacer teatro demagógico y de hacer negocio generando terror a los hombres...Yo y muchos como yo, sí que conocemos lo que es el pánico, mi mujer quería divorciarse, y como debe ser frecuentes, un malnacido abogado, le aconsejó que me denunciase, asi conseguía rapido echarme de casa, orden de alejamiento, que pagase una pensión, además de ayudas y justicia gratuita, e impedir que haya custodia compartida...y asi hizo, se inventó una agresion sin que hubiera pasado absolutamente, me detuvieron como un criminal, pero gracias a dios, se hizo Justicia y hay una sentencia me absuelve totalmente y condena su falsedad...

    Hace 3 años 7 meses

  34. Mentalmente

    El testimonio de los niños es crucial para esclarecer el riesgo.

    Hace 3 años 7 meses

  35. Noesno

    ¿Quieres decir algo?. Sí...¿me dejáis?. Estas muy equivocada en este asunto. Intentar estigmatizar a una persona como maltratador por un delito de lesiones leves (como puede ser un simple empujón en una discusión de pareja, en el que también la mujer puede por supuesto ser la agresora o la que inicie la acción violenta contra el hombre, máxime cuando sabe que hay una legislación que la ampara en ese sentido), me parece es ir muy lejos. Es una manipulación inadmisible y esto quien más quien menos, lo ve. No se puede acudir a la justicia por conveniencia y cuando ésta no nos da la razón, decidir obrar por nuestra cuenta, máxime cuando a ella se le ha ofrecido custodia compartida, retirar la denuncia, etc. Uno no puede ir por la vida creyendo que por ser mujer, tiene el derecho a pasar por encima de los tribunales. ¿Estamos locos?. Por último, lo más importante, lo prioritario y urgente es devolver a los niños sus derechos: derecho a ver a su padre, derecho a la vida normal que tenían, a salir del lugar en el que están retenidos, etc. Esta situación tiene que acabar de una vez. Esto es de lo que hay que hablar y no de los mantras que a las feministas tanto les encanta repetir ("violencia machista", "maltratador", "heteropatriarcal" y todos estos términos que con tanta insistencia y no con menos medias verdades se han puesto día sí y día también a correr por los medios). Basta ya de utilizar el dolor y los lamentables y desgraciados casos de las víctimas reales de violencia de género para impulsar otras cosas. Basta ya !.

    Hace 3 años 7 meses

  36. Javier

    Es feminista militante y eso la coloca por encima de todos los juristas varones.

    Hace 3 años 7 meses

  37. paco

    Me he dispuesto a leer el artículo, pero nada más empezar, la articulista deja caer que Juana es "la mujer que permanece escondida con sus hijos". He dejado inmediatamente de leer, porque describir así lo que obviamente es un secuestro de dos menores, arrogándose la propiedad exclusiva sobre ellos, ya es tal disparate sectario, que no merece la pena seguir leyendo. Claro, Juana necesita desesperadamente que los niños se queden con ella en Granada, y mira por dónde, si lo consigue, los niños vendrán acompañados de una pensión del padre para mantenerlos...¿verdad, Juana?

    Hace 3 años 7 meses

  38. Joaquim

    Si en lugar de «Juana Rivas», su nombre fuera «Infanta Cristina», en menos de 24 horas la Justicia hubiera actuado. Y, a favor de la figura femenina, se entiende, claro, en ese supuesto caso.

    Hace 3 años 7 meses

  39. juan

    Estoy más de acuerdo con los planteamientos de Elisa Beni. Es un caso muy complejo y donde saltarse tratados internacionales por Juana desprotege a muchos menores que viven en España con padres extranjeros que podrían llevárselos denunciando en su país circustancias pasadas en España. Me parece un error asociar feminismo con una defensa incondicional de Juana Rivas, Juana Rivas aún es joven, ha viajado, no puede alegar ese destino de muchas mujeres que solo podían salir de casa casándose, a menudo con un casi-desconocido pues sin convivencia no hay un conocimiento real del otro. Por último, si se denuncia a alguien y es condenado por maltrato, lo que no debe hacerse es volver con él con un niño ¿cómo dice ahora que los niños no pueden convivir con un maltratador si ella aceptó convivir de nuevo con él y con los niños? ¿cómo veríamos que la justicia cuando viajó a Italia de nuevo la hubiese detenido por exponer a riesgo a ese primer hijo? Por último lo de poner la denuncia en España ya cuando su estancia-visita a España se prolonga más de lo anunciado y el otro pregunta que cuando va a volver....pues no se, estético no es, ni el lugar ni el momento. Tal vez lo mejor para esos niños es que no estén ni con su padre ni con su madre, y mucho menos con la asesora legal que sale día sí y día también en la tele y que parece que usa a Juana para su propio beneficio a costa de poner la situación legal de Juana en una situación cada vez más complicada.

    Hace 3 años 7 meses

  40. Nacho

    ¿Este análisis es de una jurista? ¿ O ser tertuliana en televisión ya habilita para hacer análisis jurídicos?

    Hace 3 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí