1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

¿Y si ponemos el terrorismo en perspectiva?

¿Está realmente justificado dar a los atentados yihadistas un protagonismo tan desmedido?

Ignacio Sánchez-Cuenca 22/08/2017

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EEUU.

Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí

-------------

En los países occidentales hemos ido estableciendo unas rutinas políticas y sociales ante los atentados yihadistas. Cada vez que los yihadistas consiguen sus fines letales, la opinión pública se estremece y se pone en funcionamiento un mismo ciclo: programas especiales en la televisión y la radio, páginas y páginas dedicadas al asunto en los diarios, muestras de compasión y solidaridad de la sociedad civil, ruedas de prensa de los responsables del orden público, alabanzas a los cuerpos policiales, endurecimiento de los protocolos de seguridad, declaraciones múltiples e idénticas de los políticos, manifestaciones y proclamas unitarias, ataques de algunos extremistas a mezquitas, la reivindicación de turno de ISIS o de Al Qaeda y las salidas de tono de algunos periodistas e intelectuales que suben peligrosamente la temperatura de las redes sociales.  

Hemos sido testigos de este carrusel en numerosas ocasiones desde el 11 de septiembre de 2001. Lo hemos visto en Nueva York, en Madrid, en Londres, en París, en Bruselas, en Niza, en Manchester, en Berlín y, hace unos días, también en Barcelona. El radio geográfico de atención suele llegar (aunque con menor intensidad) hasta Estambul, ciudad que ha sufrido numerosos ataques indiscriminados en estos últimos años. Más al Este o más al Sur, los coches bomba y los atentados suicidas que causan decenas o centenares de víctimas mortales son solamente incidentes dentro de conflictos que nos quedan muy lejos y que se nos antojan infernales (en Afganistán, Siria, Irak, Sudán, Nigeria, etc.). Estos otros atentados conforman nuestra mala conciencia: no somos capaces de reaccionar con la indignación y empatía que mostramos cuando los atentados ocurren en países occidentales. 

Quisiera escapar de este ciclo repetido tantas veces. Vaya por delante, por supuesto, que yo también me siento estremecido y horrorizado por el ataque terrorista de Barcelona. Pero no creo que mis sentimientos de dolor e indignación merezcan el interés de nadie. Me gustaría más bien incidir en dos cuestiones que, en buena medida, rebajan el alarmismo que se crea en las sociedades occidentales cada vez que se produce un ataque terrorista yihadista. 

Hay una colusión entre expertos en terrorismo, cuerpos policiales, medios de comunicación y políticos para exagerar el peligro de los atentados

En primer lugar, es importante tener en cuenta la magnitud del fenómeno. Estos días se está discutiendo mucho sobre el miedo (que si debemos tener miedo o no, que si el miedo es el triunfo de los terroristas, etc.). John Mueller es un experto norteamericano en cuestiones de seguridad. A su juicio, hay una colusión entre expertos en terrorismo, cuerpos policiales, medios de comunicación y políticos para exagerar el peligro de los atentados. Todos ellos ganan explotando el terror de los ataques yihadistas: más dinero para investigación en seguridad, mayor presupuesto para servicios de inteligencia, mayor audiencia para los medios, mayor facilidad para introducir medidas represivas, etc. Cuando se producen los ataques, los expertos salen a la palestra presentando un panorama apocalíptico en el que los terroristas están a punto de dominar la tecnología nuclear y bacteriológica, en el que cualquier vecino con la piel más oscura que la nuestra puede “radicalizarse” y realizar atentados monstruosos que acaben con nuestra “forma de vida”.

Mueller lleva años insistiendo en la necesidad de que conozcamos los riesgos objetivos de morir por diversas causas. Así, en Estados Unidos, la probabilidad anual de perder la vida como consecuencia de un accidente de tráfico es 1/8.200; la probabilidad de ser víctima de un homicidio es 1/22.000; la probabilidad de morir en un accidente en la bañera es 1/950.000; la probabilidad de morir en el coche chocando con un ciervo es 1/2.000.000; y la probabilidad de morir en un atentado terrorista (de cualquier tipo) es 1/4.000.000 (tomando como referencia el periodo 1970-2013 que incluye el 11-S). Sí, han leído bien: es Estados Unidos es más probable morir cayéndose en la bañera o chocando con un ciervo que en un atentado terrorista. Lo mismo sucede en Europa (aunque aquí no tengamos tantos ciervos).

En el debate sobre la inmigración, se insiste una y otra vez en que la gente sobreestima enormemente la presencia de inmigrantes en su país. Este dato se utiliza para desmontar los prejuicios xenófobos. Muchas personas creen que los inmigrantes son entre el 20% y el 30% de la población, cuando su presencia en Europa suele estar entre el 10% y el 15%. Algo similar debería hacerse con el riesgo del terrorismo: políticos, expertos y medios contribuyen a que se magnifique el impacto real del terrorismo, creando una alarma social innecesaria. 

Estos datos no implican que debamos desentendernos de la amenaza terrorista, pero quizá sí contribuyan a relativizar el problema y entender que los países occidentales están sobre-reaccionando. Por supuesto, la condición para que el terrorismo sea un riesgo muy bajo es que los cuerpos de seguridad hagan su trabajo, pero eso puede conseguirse sin dar tanto protagonismo político al terrorismo. 

En segundo lugar, conviene saber también que los datos son concluyentes en cuanto a la efectividad del terrorismo: los terroristas casi nunca alcanzan sus objetivos. Las investigaciones de Max Abrahms, Audry Cronin y otros especialistas muestran que el terrorismo fracasa en más de un 90% de ocasiones. Su tasa de éxito es mucho más baja que la de las guerrillas tradicionales que ocupan un territorio y se enfrentan a un ejército estatal. El terrorismo anarquista de finales del XIX, el terrorismo revolucionario de los años 1970s-1980s (Brigadas Rojas, Facción del Ejército Rojo, GRAPO, etc.), el terrorismo nacionalista (ETA, IRA, Hamas, Al Fatah), apenas tiene logros políticos en su haber más allá de crear movimientos sociales que no existían antes de que estos grupos surgieran.

Los datos son concluyentes en cuanto a la efectividad del terrorismo: los terroristas casi nunca alcanzan sus objetivos

Es lógico que sea así: el terrorismo suele ser una respuesta de última instancia, la táctica que utilizan los grupos más débiles, con menor apoyo popular. Por decirlo brevemente, el terrorismo es cosa de perdedores. Precisamente porque no tienen recursos para organizar un desafío de mayor ambición, se contentan con realizar ataques que sean compatibles con su condición clandestina o secreta. De ahí que ISIS incremente sus ataques terroristas en el extranjero cuando su poder territorial se ve mermado. 

En el caso de los yihadistas residentes en Europa, su probabilidad de éxito es nula: ni siquiera conforman organizaciones que puedan mantener una campaña continuada en el tiempo (como podía hacer ETA o incluso el GRAPO). En este sentido, el terrorismo yihadista que sufrimos en Europa parece tan precario como el de los anarquistas del periodo 1875-1925: eran capaces de cometer atrocidades tremendas (la bomba del Liceo de Barcelona, que mató a 22 personas en 1893; el atentado contra Alfonso XIII, que acabó con la vida de otras 26 personas en 1906), pero nunca tuvieron, ni de lejos, capacidad para quebrar el orden social y político.  

En fin, el riesgo que representa el terrorismo yihadista en las sociedades occidentales es pequeño (lo que no impide que cada tanto se puedan producir matanzas trágicas como la de Barcelona) y su probabilidad de éxito es prácticamente nula. Siendo así, ¿no cabría esperar algo más de contención en la reacción política y mediática? No digo, ni mucho menos, que no haya que informar de estos ataques, ni que los políticas deban mantenerse al margen, pero ¿realmente está justificado que demos un protagonismo tan desmedido a los atentados yihadistas? 

 

Autor >

Ignacio Sánchez-Cuenca

Es profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre sus últimos libros, La desfachatez intelectual (Catarata 2016), La impotencia democrática (Catarata, 2014) y La izquierda, fin de un ciclo (2019).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

31 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Verdades como panes

    Bueno, lo que usted dice puede aplicarse a muchísimos otros aspectos: ¿No está, por ejemplo, sobredimensionada la violencia doméstica? Pues seguro que sí. Ya estoy harto de frases como "nos estáis matando" cuando la probabilidad de que una mujer muera a manos de su marido es, muy probablemente, menor a la de morir en un accidente de tráfico. Eso sí, los suicidios son un auténtico problema de salud y nadie habla de ellos como sí se habla de los sobredimensionados problemas del yihadismo y de la violencia doméstica. ¿Por qué será? ¿Acaso no habrá poderosos deseando pillar subvenciones en el problema de los suicidios?

    Hace 3 años 7 meses

  2. Goldfever

    Me alegra ver que no soy el único que piensa que el terrorismo es la guerra de los débiles y los cobardes.

    Hace 3 años 7 meses

  3. Alberto

    Sí, está justificado. No hablamos de un accidente, ni de un resbalón doméstico, se trata de gente que muere asesinada por otra gente, por lo que aunque la probabilidad sea menor que la del golpe en la bañera, la alarma social es infinitamente mayor. ¿Es excesiva entonces, según este razonamiento, la repercusión mediática que tiene en España la violencia de género? ¿Cuál es la probabilidad de una mujer de morir por esa causa? Personalmente, me parece que el texto, por más datos numéricos que aporte, olvida que cada número es una persona, una vida destruida por alguien de forma intencionada, y varias vidas más de familiares, amigos y conocidos que no volverán a ser igual. Menos estadísticas y más sentido común.

    Hace 3 años 7 meses

  4. Luther

    Sí. Está justificado porque forma parte de la lógica del poder que alimenta todo esto. Es decir, lo que critica el artículo, podría no ser una consecuencia, sino un medio.

    Hace 3 años 7 meses

  5. Diego

    Entiendo a ISC y comparto gran parte de sus tesis. Pero es inevitable que cuando un ser humano causa la muerte intencionadamente de otros, y más si son muchos, la sociedad se conmocione. Y más si es parte de una oleada. Franco era partidario de silenciar los problemas en Vascongadas y si, eso debió contribuir a que gran parte de España no tuviera conocimiento de lo que estaba pasando. Y si, los medios de comunicación viven de la audiencia y el sensacionalismo también se aplica a los ataques terroristas. Pero no está de más que nuestra sociedad tome conciencia del reto que nos plantea. Lo que a mí me gustaría es que hubiera más contención cuando sucede un atentado y hubiera más atención al problema cuando pasa la conmoción.

    Hace 3 años 7 meses

  6. NUBEROJA

    Lamentable artículo porque habla del terrorismo yihadista( t.y) descontextualizando, es decir, falseándolo. La viñeta es ofensiva, propia de los estúpidos provocadores de C.Hebdo. Simplista, porque hablar de ( t.y) sin la más mínima mención a los centenares de miles, repito centenares de miles de muertos provocados por el terror otanista ( t.o) es o falta de ética o simpleza de raciocinio. A estas alturas decir que “ la condición para que el terrorismo sea un riesgo muy bajo es que los cuerpos de seguridad hagan su trabajo, pero eso puede conseguirse sin dar tanto protagonismo político al terrorismo” sin mencionar la injerencia Occidental en O.Medio sin el infinito dolor que han causado allí vuestros terroristas es indecente. El 15/02/2003 millones de ciudadanos en España nos manifestamos en contra de la invasión de Irak, porque era injusta con los iraquíes y también con nosotros,porque el más elemental sentido común nos decía que si nos convertíamos en irresponsables agresores muy probablemente nos terminaríamos convirtiendo en agredidos . El 04/03/2003 el juez Garzón decía en un artículo publicado en El Pais titulado Sr. Presidente (por Aznar) se lo decía así: …………”Lo único que va a generar esta injusta guerra es, por una parte, una quiebra ya inevitable de la legalidad internacional, y por otra, el aumento del terrorismo integrista a medio y largo plazo, el cual hallará una plataforma de justificación objetiva, de la que ahora carece. Su crecimiento en otros puntos del planeta, entre ellos España, como dijo Tarek Aziz, sin que se apreciara tono amenazante en su afirmación, sino constatación lógica de los hechos, es algo tan evidente como terrible y usted no quiere o no sabe verlo”. De aquellos mentirosos y criminales barros ( han convertido Irak en un “basurero humano” dijo el relator de la ONU Von Sponeck ) vienen estos criminales lodos.

    Hace 3 años 7 meses

  7. Juan P

    Ciertamente, es mejor ignorarlos como si nada pasase. Al igual que un matrimonio que no funciona, o cuando se enciende la luz del coche que indica que falta el líquido de frenos. Lo ideal es continuar como si no sucediese nada, pensando que vivimos en una sociedad plural y que algún día existirá un equilibrio perfecto entre ateísmo, cristianismo e islam. Cada partido tira para lo suyo, unos quizás exagerando y otros ocultando. Lo que sí me parece cierto es que esa necesaria mano dura y medidas políticamente incorrectas. Si seguimos apelando a la igualdad de todos los inmigrantes, nos van a llover noticias como esta, ya que este no va a ser el último. Asaí que la pregunta no es si se le da demasiado protagonismo a estas noticias, eso es irrelevante. No las leas si no te interesan. La pregunta es qué se puede hacer para combatirlo. ¿O es que es necesaria una bomba en la puerta de tu casa para darte cuenta de que esto es un gran problema?

    Hace 3 años 7 meses

  8. Mikel

    Claramente es desmedido y ademas es parte del problema. Hay políticos, periodistas, escritores, etc que hacen declaraciones fuera de lugar; "amenazan nuestra forma de vida", "acabaran consiguiendo una Europa musulmana", "van a terminar ganando esta guerra"... que son una exageración y una estupidez. Por muy duro y triste que sea, como país y sociedad podemos asumir esto y mucho mas. No no vencerían ni con 1 atentado diario. Estos descerebrados ven como reaccionamos y piensan "unos pocos atentados mas y los tenemos".

    Hace 3 años 7 meses

  9. NUBEROA

    Soy lector habitual de Ctxt, recibo la revista en casa y he hecho comentarios valorando muy positivamente distintos artículos, por ejemplo el de Romer, pero observo que cuando un artículo me parece malo ó muy malo como éste me censuráis. Me parece inadmisible y de un sectarismo inaceptable.

    Hace 3 años 7 meses

  10. Máximo Kinast

    La madre del cordero puede estar en una frase en el artículo: "...endurecimiento de los protocolos de seguridad". Temo que a lso gobiernos, en general corruptos, les convenga tener sometida a la población. Y una frase genial, que podría haber sido el título de este excelente artículo: "El terrorismo es cosa de perdedores".

    Hace 3 años 7 meses

  11. Asdrubal Emiliano

    Pues no, no esta justificado. Pero tenga en cuenta que el protagonismo, 5 minutos antes del ataque, lo tenia una dependienta de Alicante, dos turistas madrilenos y sus problemas linguisticos.

    Hace 3 años 7 meses

  12. Heber

    No concibes el terrorismo de estado? Cuando dices: el terrorismo suele ser una respuesta de última instancia, la táctica que utilizan los grupos más débiles, con menor apoyo popular. Por decirlo brevemente, el terrorismo es cosa de perdedores. Precisamente porque no tienen recursos para organizar un desafío de mayor ambición, se contentan con realizar ataques que sean compatibles con su condición clandestina o secreta. Estás completamente seguro de lo que afirmas?

    Hace 3 años 7 meses

  13. laralaralari

    Perfecta reflexión. Darle tanto bombo a cada atentado es precisamente el objetivo de los terroristas. Y esto no tiene nada que ver con que se haga prevención o se tomen medidas (en respuesta a un comentario anterior).

    Hace 3 años 7 meses

  14. CeX

    Los mahometanos viven en la Edad Media (guerra santa y otras lindezas), con tecnología del siglo XXI. Tienen una media de siete hijos por matrimonio frente a uno u pico en España y poco más en el resto de Europa. Esperad 30 años, cuando los mahometanos tengan mayoría, y os vais a enterar de lo que vale un peine. Todo esto no es discutible ni es islamofobia; son los hechos. No hay más ciego que el que no quiere ver. Recordad la Alemania del Nazional SOCIALISMO (NaZi); esos chicos que no tenían importancia, y lo que luego desencadenaron. El pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla.

    Hace 3 años 7 meses

  15. CeX

    Los mahometanos viven en la Edad Media (guerra santa y otras lindezas), con tecnología del siglo XXI. Tienen una media de siete hijos por matrimonio frente a uno u pico en España y poco más en el resto de Europa. Esperad 30 años, cuando los mahometanos tengan mayoría, y os vais a enterar de lo que vale un peine. Todo esto no es discutible ni es islamofobia; son los hechos. No hay más ciego que el que no quiere ver. Recordad la Alemania del Nazional SOCIALISMO (NaZi); esos chicos que no tenían importancia, y lo que luego desencadenaron. El pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla.

    Hace 3 años 7 meses

  16. Maika Quiroz

    Hasta que encuentro algo con sentido en todo esto. Estoy de acuerdo en que estemos informados, pero lastimosamente, los medios desinforman mas en su afán de dar noticias, que no lo son.

    Hace 3 años 7 meses

  17. Juan

    si, totalmente de acuerdo.... además muy a menudo se les trata como personajes admirables, dirigiendose a los terroristas casi como tipos muy listos que logran escapar de todos los controles y desaparecer, por no hablar de cuando por television te explican los ingredientes para fabricar los explosivos, lo baratos que son y donde se pueden comprar.....

    Hace 3 años 7 meses

  18. Quique Dopico

    Totalmente de acuerdo. en Occidente, con la excepción del Reino Unido, se sobrerreacciona ante estos ataques. Además, gran parte del 'rendimiento' que buscan con esas acciones es, precisamente, buscar esa sobrerreacción, para conseguir publicidad para su causa. Por eso, yo soy contrario a los minutos de silencio y reacciones similares: los terroristas deben relamerse de satisfacción al verlas. Pasa algo parecido, aunque por motivos totalmente distintos, con las muertes por accidentes de tráfico. Por supuestísimo que cuantas menos mejor y que en los útimos 30 años se ha mejorado un montón y que hay que congratularse por ello. Pero hace ya tiempo que hay otras causas violentas mas prevalentes (por ejemplo, los suicidios; ultimamente estan aumentando mucho los ahogamientos) y no se les presta la atencion, ni mediatica ni sanitario-preventiva, que merecerían.

    Hace 3 años 7 meses

  19. SimpleMente

    la probabilidad anual de perder la vida como consecuencia de un accidente de tráfico es 1/8.200 - Para evitarlo insistimos en las medidas de Seguridad Vial la probabilidad de ser víctima de un homicidio es 1/22.000 - Todos los integrantes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad se dedican, entre otras cosas, a evitarlos la probabilidad de morir en un accidente en la bañera es 1/950.000 - Difñicilmente podemos hacer más que insistir en tener unas mínimas medidas de seguridad en el hogar... la probabilidad de morir en el coche chocando con un ciervo es 1/2.000.000 - Para reducir este tipo de accidentes, se suele vallar el tramo de la vía en el que pueda darse la posibilidad de chocar con un animal la probabilidad de morir en un atentado terrorista (de cualquier tipo) es 1/4.000.000 - Para evitarlos, tenemos... ¿Abrazos? ¿Asistencia psicológica a las familias de los CRIMINALES? ¿Debemos pensar que somos culpables de algo por lo que nos merecemos estos homicidios en respuesta..? Por favor, un poco de decencia mental...

    Hace 3 años 7 meses

  20. Isabel Rei

    Ciertamente no todos los musulmanes son yihadistas, aunque todos los yihadistas son musulmanes. Ciertamente deben inspirarnos más temor las bombas inteligentes que las bombas caseras.

    Hace 3 años 7 meses

  21. Rafael

    Estoy de acuerdo con el profesor Sánchez Cuenca en todo lo que ha escrito en su artículo. Definitivamente se está sobreactuando persiguiendo otros objetivos poco "claros". Sólo una puntualización, el atentado de 1906 fue contra Alfonso XIII, no contra Alfonso XII. Un saludo.

    Hace 3 años 7 meses

  22. Fernando

    De acuerdo en general con el artículo, un artículo valiente además por salirse de los clichés reiterativos de estos días. Está claro que unas muertes impactarán más que otras y por la forma en que se producen. 30 muertos en un accidente de avión siempre tendrán más eco informativo y generarán más alarma social que 300 muertos en los accidentes de tráfico que se producen en el día a día, es injusto, pero está claro que impacta más. A su vez cada día muere un promedio de 2 personas en accidentes laborales, 300 en los primeros 6 meses del año y son los nadie, parte del paisaje de cada día, cualquiera de los muertos en el atentado de Barcelona ha tenido más reconocimiento, semblanzas y obituarios en los medios que los 300 trabajadores muertos juntos, que a lo sumo se nombran muy de pasada en unos breves segundos, son muertes no útiles para instrumentalizar y no interesa visibilizar, por lo que informativamente no existen. En cambio una vez que se produce un atentado terrorista si el gobierno lo gestiona medianamente bien sale reforzado, por ejemplo, Bush alcanzó una aprobación récord tras el 11S a pesar de los graves errores previos. Se hace piña con las autoridades, queda feo criticar, todos juntos en unidad apoyando al gobierno y defendiendo nuestros ‘valores’ y se aceptan con facilidad medidas represivas de cualquier tipo, mientras los medios durante un mes sacan 20 páginas al día que parecen sacadas de El Caso y todo lo demás queda en segundo plano. También resulta curioso el deleite con el que los medios destacan lo máximo posible cada día los planes de los terroristas: ‘Planeaban volar la Sagrada Familia’, ‘Quieren reconquistar Al Andalus’, por planificar un terrorista siempre va a aspirar a hacer la mayor barbaridad posible, es evidente, por planificar no va a quedarse corto y puede planificar tirar la bomba atómica, otra cosa es que sea factible o con base real, pero a los medios parece interesarles, no sé si para amplificar el miedo todo lo que puedan y justificar a su vez las 20 páginas diarias y repetitivas que dedican al tema. En fin, información sí, pero sin histerismos, artículos de opinión huecos reiterativos, ni sensacionalismos, ni dejando todo lo demás en un segundo plano.

    Hace 3 años 7 meses

  23. Fernando

    De acuerdo en general con el artículo, un artículo valiente además por salirse de los clichés reiterativos de estos días. Está claro que unas muertes impactarán más que otras y por la forma en que se producen. 30 muertos en un accidente de avión siempre tendrán más eco informativo y generarán más alarma social que 300 muertos en los accidentes de tráfico que se producen en el día a día, es injusto, pero está claro que impacta más. A su vez cada día muere un promedio de 2 personas en accidentes laborales, 300 en los primeros 6 meses del año y son los nadie, parte del paisaje de cada día, cualquiera de los muertos en el atentado de Barcelona ha tenido más reconocimiento, semblanzas y obituarios en los medios que los 300 trabajadores muertos juntos, que a lo sumo se nombran muy de pasada en unos breves segundos, son muertes no útiles para instrumentalizar y no interesa visibilizar, por lo que informativamente no existen. En cambio una vez que se produce un atentado terrorista si el gobierno lo gestiona medianamente bien sale reforzado, por ejemplo, Bush alcanzó una aprobación récord tras el 11S a pesar de los graves errores previos. Se hace piña con las autoridades, queda feo criticar, todos juntos en unidad apoyando al gobierno y defendiendo nuestros ‘valores’ y se aceptan con facilidad medidas represivas de cualquier tipo, mientras los medios durante un mes sacan 20 páginas al día que parecen sacadas de El Caso y todo lo demás queda en segundo plano. También resulta curioso el deleite con el que los medios destacan lo máximo posible cada día los planes de los terroristas: ‘Planeaban volar la Sagrada Familia’, ‘Quieren reconquistar Al Andalus’, por planificar un terrorista siempre va a aspirar a hacer la mayor barbaridad posible, es evidente, por planificar no va a quedarse corto y puede planificar tirar la bomba atómica, otra cosa es que sea factible o con base real, pero a los medios parece interesarles, no sé si para amplificar el miedo todo lo que puedan y justificar a su vez las 20 páginas diarias y repetitivas que dedican al tema. En fin, información sí, pero sin histerismos, artículos de opinión huecos reiterativos, ni sensacionalismos, ni dejando todo lo demás en un segundo plano.

    Hace 3 años 7 meses

  24. Fernando

    De acuerdo en general con el artículo, un artículo valiente además por salirse de los clichés reiterativos de estos días. Está claro que unas muertes impactarán más que otras y por la forma en que se producen. 30 muertos en un accidente de avión siempre tendrán más eco informativo y generarán más alarma social que 300 muertos en los accidentes de tráfico que se producen en el día a día, es injusto, pero está claro que impacta más. A su vez cada día muere un promedio de 2 personas en accidentes laborales, 300 en los primeros 6 meses del año y son los nadie, parte del paisaje de cada día, cualquiera de los muertos en el atentado de Barcelona ha tenido más reconocimiento, semblanzas y obituarios en los medios que los 300 trabajadores muertos juntos, que a lo sumo se nombran muy de pasada en unos breves segundos, son muertes no útiles para instrumentalizar y no interesa visibilizar, por lo que informativamente no existen. En cambio una vez que se produce un atentado terrorista si el gobierno lo gestiona medianamente bien sale reforzado, por ejemplo, Bush alcanzó una aprobación récord tras el 11S a pesar de los graves errores previos. Se hace piña con las autoridades, queda feo criticar, todos juntos en unidad apoyando al gobierno y defendiendo nuestros ‘valores’ y se aceptan con facilidad medidas represivas de cualquier tipo, mientras los medios durante un mes sacan 20 páginas al día que parecen sacadas de El Caso y todo lo demás queda en segundo plano. También resulta curioso el deleite con el que los medios destacan lo máximo posible cada día los planes de los terroristas: ‘Planeaban volar la Sagrada Familia’, ‘Quieren reconquistar Al Andalus’, por planificar un terrorista siempre va a aspirar a hacer la mayor barbaridad posible, es evidente, por planificar no va a quedarse corto y puede planificar tirar la bomba atómica, otra cosa es que sea factible o con base real, pero a los medios parece interesarles, no sé si para amplificar el miedo todo lo que puedan y justificar a su vez las 20 páginas diarias y repetitivas que dedican al tema. En fin, información sí, pero sin histerismos, artículos de opinión huecos reiterativos, ni sensacionalismos, ni dejando todo lo demás en un segundo plano.

    Hace 3 años 7 meses

  25. Fernando

    De acuerdo en general con el artículo, un artículo valiente además por salirse de los clichés reiterativos de estos días. Está claro que unas muertes impactarán más que otras y por la forma en que se producen. 30 muertos en un accidente de avión siempre tendrán más eco informativo y generarán más alarma social que 300 muertos en los accidentes de tráfico que se producen en el día a día, es injusto, pero está claro que impacta más. A su vez cada día muere un promedio de 2 personas en accidentes laborales, 300 en los primeros 6 meses del año y son los nadie, parte del paisaje de cada día, cualquiera de los muertos en el atentado de Barcelona ha tenido más reconocimiento, semblanzas y obituarios en los medios que los 300 trabajadores muertos juntos, que a lo sumo se nombran muy de pasada en unos breves segundos, son muertes no útiles para instrumentalizar y no interesa visibilizar, por lo que informativamente no existen. En cambio una vez que se produce un atentado terrorista si el gobierno lo gestiona medianamente bien sale reforzado, por ejemplo, Bush alcanzó una aprobación récord tras el 11S a pesar de los graves errores previos. Se hace piña con las autoridades, queda feo criticar, todos juntos en unidad apoyando al gobierno y defendiendo nuestros ‘valores’ y se aceptan con facilidad medidas represivas de cualquier tipo, mientras los medios durante un mes sacan 20 páginas al día que parecen sacadas de El Caso y todo lo demás queda en segundo plano. También resulta curioso el deleite con el que los medios destacan lo máximo posible cada día los planes de los terroristas: ‘Planeaban volar la Sagrada Familia’, ‘Quieren reconquistar Al Andalus’, por planificar un terrorista siempre va a aspirar a hacer la mayor barbaridad posible, es evidente, por planificar no va a quedarse corto y puede planificar tirar la bomba atómica, otra cosa es que sea factible o con base real, pero a los medios parece interesarles, no sé si para amplificar el miedo todo lo que puedan y justificar a su vez las 20 páginas diarias y repetitivas que dedican al tema. En fin, información sí, pero sin histerismos, artículos de opinión huecos reiterativos, ni sensacionalismos, ni dejando todo lo demás en un segundo plano.

    Hace 3 años 7 meses

  26. Fernando

    De acuerdo en general con el artículo, un artículo valiente además por salirse de los clichés reiterativos de estos días. Está claro que unas muertes impactarán más que otras y por la forma en que se producen. 30 muertos en un accidente de avión siempre tendrán más eco informativo y generarán más alarma social que 300 muertos en los accidentes de tráfico que se producen en el día a día, es injusto, pero está claro que impacta más. A su vez cada día muere un promedio de 2 personas en accidentes laborales, 300 en los primeros 6 meses del año y son los nadie, parte del paisaje de cada día, cualquiera de los muertos en el atentado de Barcelona ha tenido más reconocimiento, semblanzas y obituarios en los medios que los 300 trabajadores muertos juntos, que a lo sumo se nombran muy de pasada en unos breves segundos, son muertes no útiles para instrumentalizar y no interesa visibilizar, por lo que informativamente no existen. En cambio una vez que se produce un atentado terrorista si el gobierno lo gestiona medianamente bien sale reforzado, por ejemplo, Bush alcanzó una aprobación récord tras el 11S a pesar de los graves errores previos. Se hace piña con las autoridades, queda feo criticar, todos juntos en unidad apoyando al gobierno y defendiendo nuestros ‘valores’ y se aceptan con facilidad medidas represivas de cualquier tipo, mientras los medios durante un mes sacan 20 páginas al día que parecen sacadas de El Caso y todo lo demás queda en segundo plano. También resulta curioso el deleite con el que los medios destacan lo máximo posible cada día los planes de los terroristas: ‘Planeaban volar la Sagrada Familia’, ‘Quieren reconquistar Al Andalus’, por planificar un terrorista siempre va a aspirar a hacer la mayor barbaridad posible, es evidente, por planificar no va a quedarse corto y puede planificar tirar la bomba atómica, otra cosa es que sea factible o con base real, pero a los medios parece interesarles, no sé si para amplificar el miedo todo lo que puedan y justificar a su vez las 20 páginas diarias y repetitivas que dedican al tema. En fin, información sí, pero sin histerismos, artículos de opinión huecos reiterativos, ni sensacionalismos, ni dejando todo lo demás en un segundo plano.

    Hace 3 años 7 meses

  27. Fernando

    De acuerdo en general con el artículo, un artículo valiente además por salirse de los clichés reiterativos de estos días. Está claro que unas muertes impactarán más que otras y por la forma en que se producen. 30 muertos en un accidente de avión siempre tendrán más eco informativo y generarán más alarma social que 300 muertos en los accidentes de tráfico que se producen en el día a día, es injusto, pero está claro que impacta más. A su vez cada día muere un promedio de 2 personas en accidentes laborales, 300 en los primeros 6 meses del año y son los nadie, parte del paisaje de cada día, cualquiera de los muertos en el atentado de Barcelona ha tenido más reconocimiento, semblanzas y obituarios en los medios que los 300 trabajadores muertos juntos, que a lo sumo se nombran muy de pasada en unos breves segundos, son muertes no útiles para instrumentalizar y no interesa visibilizar, por lo que informativamente no existen. En cambio una vez que se produce un atentado terrorista si el gobierno lo gestiona medianamente bien sale reforzado, por ejemplo, Bush alcanzó una aprobación récord tras el 11S a pesar de los graves errores previos. Se hace piña con las autoridades, queda feo criticar, todos juntos en unidad apoyando al gobierno y defendiendo nuestros ‘valores’ y se aceptan con facilidad medidas represivas de cualquier tipo, mientras los medios durante un mes sacan 20 páginas al día que parecen sacadas de El Caso y todo lo demás queda en segundo plano. También resulta curioso el deleite con el que los medios destacan lo máximo posible cada día los planes de los terroristas: ‘Planeaban volar la Sagrada Familia’, ‘Quieren reconquistar Al Andalus’, por planificar un terrorista siempre va a aspirar a hacer la mayor barbaridad posible, es evidente, por planificar no va a quedarse corto y puede planificar tirar la bomba atómica, otra cosa es que sea factible o con base real, pero a los medios parece interesarles, no sé si para amplificar el miedo todo lo que puedan y justificar a su vez las 20 páginas diarias y repetitivas que dedican al tema. En fin, información sí, pero sin histerismos, artículos de opinión huecos reiterativos, ni sensacionalismos, ni dejando todo lo demás en un segundo plano.

    Hace 3 años 7 meses

  28. Fernando

    De acuerdo en general con el artículo, un artículo valiente además por salirse de los clichés reiterativos de estos días. Está claro que unas muertes impactarán más que otras y por la forma en que se producen. 30 muertos en un accidente de avión siempre tendrán más eco informativo y generarán más alarma social que 300 muertos en los accidentes de tráfico que se producen en el día a día, es injusto, pero está claro que impacta más. A su vez cada día muere un promedio de 2 personas en accidentes laborales, 300 en los primeros 6 meses del año y son los nadie, parte del paisaje de cada día, cualquiera de los muertos en el atentado de Barcelona ha tenido más reconocimiento, semblanzas y obituarios en los medios que los 300 trabajadores muertos juntos, que a lo sumo se nombran muy de pasada en unos breves segundos, son muertes no útiles para instrumentalizar y no interesa visibilizar, por lo que informativamente no existen. En cambio una vez que se produce un atentado terrorista si el gobierno lo gestiona medianamente bien sale reforzado, por ejemplo, Bush alcanzó una aprobación récord tras el 11S a pesar de los graves errores previos. Se hace piña con las autoridades, queda feo criticar, todos juntos en unidad apoyando al gobierno y defendiendo nuestros ‘valores’ y se aceptan con facilidad medidas represivas de cualquier tipo, mientras los medios durante un mes sacan 20 páginas al día que parecen sacadas de El Caso y todo lo demás queda en segundo plano. También resulta curioso el deleite con el que los medios destacan lo máximo posible cada día los planes de los terroristas: ‘Planeaban volar la Sagrada Familia’, ‘Quieren reconquistar Al Andalus’, por planificar un terrorista siempre va a aspirar a hacer la mayor barbaridad posible, es evidente, por planificar no va a quedarse corto y puede planificar tirar la bomba atómica, otra cosa es que sea factible o con base real, pero a los medios parece interesarles, no sé si para amplificar el miedo todo lo que puedan y justificar a su vez las 20 páginas diarias y repetitivas que dedican al tema. En fin, información sí, pero sin histerismos, artículos de opinión huecos reiterativos, ni sensacionalismos, ni dejando todo lo demás en un segundo plano.

    Hace 3 años 7 meses

  29. Fernando

    De acuerdo en general con el artículo, un artículo valiente además por salirse de los clichés reiterativos de estos días. Está claro que unas muertes impactarán más que otras y por la forma en que se producen. 30 muertos en un accidente de avión siempre tendrán más eco informativo y generarán más alarma social que 300 muertos en los accidentes de tráfico que se producen en el día a día, es injusto, pero está claro que impacta más. A su vez cada día muere un promedio de 2 personas en accidentes laborales, 300 en los primeros 6 meses del año y son los nadie, parte del paisaje de cada día, cualquiera de los muertos en el atentado de Barcelona ha tenido más reconocimiento, semblanzas y obituarios en los medios que los 300 trabajadores muertos juntos, que a lo sumo se nombran muy de pasada en unos breves segundos, son muertes no útiles para instrumentalizar y no interesa visibilizar, por lo que informativamente no existen. En cambio una vez que se produce un atentado terrorista si el gobierno lo gestiona medianamente bien sale reforzado, por ejemplo, Bush alcanzó una aprobación récord tras el 11S a pesar de los graves errores previos. Se hace piña con las autoridades, queda feo criticar, todos juntos en unidad apoyando al gobierno y defendiendo nuestros ‘valores’ y se aceptan con facilidad medidas represivas de cualquier tipo, mientras los medios durante un mes sacan 20 páginas al día que parecen sacadas de El Caso y todo lo demás queda en segundo plano. También resulta curioso el deleite con el que los medios destacan lo máximo posible cada día los planes de los terroristas: ‘Planeaban volar la Sagrada Familia’, ‘Quieren reconquistar Al Andalus’, por planificar un terrorista siempre va a aspirar a hacer la mayor barbaridad posible, es evidente, por planificar no va a quedarse corto y puede planificar tirar la bomba atómica, otra cosa es que sea factible o con base real, pero a los medios parece interesarles, no sé si para amplificar el miedo todo lo que puedan y justificar a su vez las 20 páginas diarias y repetitivas que dedican al tema. En fin, información sí, pero sin histerismos, artículos de opinión huecos reiterativos, ni sensacionalismos, ni dejando todo lo demás en un segundo plano.

    Hace 3 años 7 meses

  30. Fernando

    De acuerdo en general con el artículo, un artículo valiente además por salirse de los clichés reiterativos de estos días. Está claro que unas muertes impactarán más que otras y por la forma en que se producen. 30 muertos en un accidente de avión siempre tendrán más eco informativo y generarán más alarma social que 300 muertos en los accidentes de tráfico que se producen en el día a día, es injusto, pero está claro que impacta más. A su vez cada día muere un promedio de 2 personas en accidentes laborales, 300 en los primeros 6 meses del año y son los nadie, parte del paisaje de cada día, cualquiera de los muertos en el atentado de Barcelona ha tenido más reconocimiento, semblanzas y obituarios en los medios que los 300 trabajadores muertos juntos, que a lo sumo se nombran muy de pasada en unos breves segundos, son muertes no útiles para instrumentalizar y no interesa visibilizar, por lo que informativamente no existen. En cambio una vez que se produce un atentado terrorista si el gobierno lo gestiona medianamente bien sale reforzado, por ejemplo, Bush alcanzó una aprobación récord tras el 11S a pesar de los graves errores previos. Se hace piña con las autoridades, queda feo criticar, todos juntos en unidad apoyando al gobierno y defendiendo nuestros ‘valores’ y se aceptan con facilidad medidas represivas de cualquier tipo, mientras los medios durante un mes sacan 20 páginas al día que parecen sacadas de El Caso y todo lo demás queda en segundo plano. También resulta curioso el deleite con el que los medios destacan lo máximo posible cada día los planes de los terroristas: ‘Planeaban volar la Sagrada Familia’, ‘Quieren reconquistar Al Andalus’, por planificar un terrorista siempre va a aspirar a hacer la mayor barbaridad posible, es evidente, por planificar no va a quedarse corto y puede planificar tirar la bomba atómica, otra cosa es que sea factible o con base real, pero a los medios parece interesarles, no sé si para amplificar el miedo todo lo que puedan y justificar a su vez las 20 páginas diarias y repetitivas que dedican al tema. En fin, información sí, pero sin histerismos, artículos de opinión huecos reiterativos, ni sensacionalismos, ni dejando todo lo demás en un segundo plano.

    Hace 3 años 7 meses

  31. Andres

    Gracias por poner en un medio público lo mismo que yo pienso. Es precisamente por esto que soy socio de ctxt. Quizás lo único bueno de estos tsunamis informativos que siguen a cada atentado en Europa es que los destinatarios vamos haciendo callo y cada vez nos importan menos y nos aburren más. Espero que en no mucho tiempo deje de merecer la pena dedicar tanto tiempo a estos atentados y, para aquellos que disfrutan hablando y leyendo sobre cosas que matan gente, os podáis centrar en asuntos más importantes que hay bastantes.

    Hace 3 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí