1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Microfeminismos (3)

Las mujeres sabemos pelear: la cultura como campo de batalla

Hoy podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que los productos de consumo masivo son espacios que sirven para “desnaturalizar” la dominación y pensarnos de forma distinta

Nuria Alabao 16/08/2017

<p>Detalle del cartel promocional de la serie ‘Jessica Jones’.</p>

Detalle del cartel promocional de la serie ‘Jessica Jones’.

Netflix

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Voy a empezar confesando que me emociono con las series o las películas protagonizadas por mujeres fuertes, superheroínas de todo pelaje, y más cuando implican artes marciales y alguna que otra buena pelea como Wonder Woman. Sé que quizás es un poco simplón, pero, además del disfrute elemental que me produce verlas, me alegra que mi sobrina tenga modelos distintos sobre lo que significa ser mujer y, quizás, más fácil ser fuerte cuando le toquen momentos difíciles –puede que por el mismo hecho de serlo– o cuando –ojalá– sienta la necesidad de luchar contra una injusticia.

Por más luchadoras y aguerridas que sean las mujeres en el cine, parece que sea imperativo pelear con ropa escasa y tendiendo a sexy. La mayoría todavía están rodadas para satisfacer la mirada masculina heterosexual

A veces –ya en la cúspide de lo sublime– buenas peleas, barcos piratas o superpoderes son compatibles con tramas complejas, diálogos interesantes y personajes femeninos potentes y capaces de evolucionar. Por ejemplo, en series como Black Sails, Penny Dreadful, WestWorld o Game of Thrones, The Handmaid’s Tale, entre otras muchas y por distintos motivos. De hecho, creo que ahora me es imposible ver una película con personajes femeninos como los de los ochenta: mujeres guapas que constantemente necesitan ser rescatadas, que gritan mucho cuando viene el monstruo y para colmo entorpecen el camino del héroe, modelo Indiana Jones. Haced la prueba, recuperad una de acción de esa época y tratad de no indignaros o aburriros.

Putas, santas o madres versus heroínas ligeras de ropa

Por mucho tiempo, el cine hegemónico ha tendido a representar a las mujeres mayoritariamente como víctimas necesitadas de la ayuda masculina; en el estereotipo social que implica sumisión, resignación y debilidad, o en personajes relacionados con nuestro papel de cuidadoras y “reinas del hogar”. (También en su reverso perverso –ese capaz de afirmar el otro por negación–: la mala pécora, la puta que supone un obstáculo más para el héroe). Por suerte, esas imágenes están cambiando, o al menos ahora hay muchas otras representaciones en juego. Aunque todavía sorprende la cantidad de violencia machista y agresiones sexuales que son filmadas continuamente. ¿De verdad hacen falta tantos detalles horribles? ¿Qué aportan a las historias? A cada vez más mujeres –y ojalá hombres– nos resulta no solo innecesario, sino que nos provoca rechazo. Mientras que las de mujeres fuertes capaces de entrar en acción o defenderse a sí mismas suponen un soplo de aire fresco.

Pero por más luchadoras y aguerridas que sean las mujeres en el cine, parece que sea imperativo pelear con ropa escasa y tendiendo a sexy. La mayoría todavía están rodadas para satisfacer la mirada masculina heterosexual. Apenas se muestran otros modelos de cuerpos que los que impone el estricto estereotipo de belleza de la industria cinematográfica. En esto, por ejemplo, parece que hemos retrocedido y el estándar es cada vez más exigente, las mujeres más recauchutadas, sus cuerpos más delgados a la par que curvilíneos. Quizás es el peaje que nos hacen pagar por poner mujeres encabezando repartos, que los hombres, al menos, puedan ver buenos culos.

En el cine, para que haya implicación emocional, los guionistas tratan de que nos identifiquemos con los personajes principales. Hasta hace muy poco, el género de aventuras y todo lo que implicase acción estaba sistemáticamente protagonizado por hombres. Las mujeres llevamos tiempo acostumbradas, pues, a esa función de desplazamiento, de extrañamiento que ya ni notamos. Sin embargo, para los hombres es relativamente nuevo. Al fin y al cabo, el universal en occidente, tanto en el lenguaje, como en la representación del ciudadano –el sujeto político de la democracia liberal–, siempre ha sido masculino. (Lo que tiene graves consecuencias no solo en el ámbito de la representación, sino también en el de la política y, por tanto, en el de la igualdad material).

En el cambio que se está produciendo en el cine, algo tiene que ver que cada vez hay más mujeres que se abren paso como guionistas y directoras. Este es el caso de Jessica Jones, que para mí es una serie feminista impecable. Mediante una superheroína de Marvel, elabora el tema del amor como dominación y temas espinosos como la violación o el maltrato en la familia. Lo que realmente salvará a la protagonista no será el amor romántico, la familia o un héroe masculino, sino la sororidad o el hermanamiento entre mujeres y el sentido de mutua responsabilidad que te vincula a las demás y que a la vez te sostiene: un principio fundamental del movimiento feminista. Me parece importante además, porque la sororidad, la amistad fuerte entre mujeres, al contrario que la fraternidad, no es un tema habitual en el cine, que nos acostumbra a representar como compitiendo entre nosotras, sobre todo por hombres.

La batalla de los signos

Muchas veces al salir del cine, feliz por estos avances, tengo una discusión recurrente con un amigo aguafiestas que siempre me cuestiona la capacidad de cambio real que pueden aportar producciones de la industria del espectáculo. “Un producto de consumo más”, dice mi amigo, “un mercado donde todos los significantes son equivalentes: ya sea la emancipación de la mujer, la liberación sexual o la exaltación del consumismo”. Y aunque estas afirmaciones son ciertas, también lo es que los cambios en las representaciones de la industria vienen porque las mujeres los exigimos, es decir, consumimos esos cambios. Por tanto, hay un cambio en la sociedad que se refleja en las imágenes. También es verdad que ahora es más fácil encontrar una serie o película igualitaria en cuestión de género que una en la que no se naturalicen o legitimen las desigualdades sociales –aunque hay excepciones gloriosas como The Wire–. El ejemplo podría ser la serie Sense8 de las hermanas Wachowski, que algunos tachan de revolucionaria por sus personajes LGTBI –incluso aparece una heroína transexual, ¡ya era hora!–, por cómo aparecen representadas estas luchas LGTBI e incluso por la reivindicación que hace de nuevas formas de familia. Sin embargo, diría que en ella las diferencias de clase son algo que se puede superar mediante el amor y la lucha política antagonista queda reducida a un pastiche new age donde el valor individual se convierte en motor de las transformaciones sociales.

Aunque, como dice mi amigo, los cambios materiales en la situación de las mujeres no dependan en general de las representaciones en las películas, sabemos que la cultura es un campo de lucha. No es un tema sencillo –y se ha blablabeado mucho desde que Marx saliese con aquello de la superestructura–. Hoy podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que los productos de consumo masivo –como cualquier producción cultural– son espacios que sirven para “desnaturalizar” la dominación y pensarnos de forma distinta. Sin embargo, no solo hacen falta otros modelos femeninos en los medios, sino sobre todo espacios alternativos que los doten de sentido, que impulsen esas demandas, donde podamos producir además nuestra propia cultura de resistencia para pelear la batalla de los símbolos y que constituyan también espacios de sororidad, como hace el movimiento feminista de base.

Por tanto, hay que pelear en todos los frentes por hacer más y más cultura feminista –productos de consumo, películas caseras, cómics o grandes elaboraciones teóricas, no importa– que implique distintas miradas y en la que muchas mujeres también diversas se puedan identificar. Producciones culturales que pongan en el centro la fuerza de las mujeres, la capacidad que tenemos de cambiar las cosas cuando luchamos juntas.

Autora >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología. Es miembro de la Fundación de los Comunes.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús

    Ahora mismo, en los cines, hay dos películas con heroínas femeninas de muy distinto signo... una espartana, en su concepto, "Wonder Woman", en la que es cuestionable el mensaje, como si el empoderamiento femenino tuviera que ser físico y marcial... en la otra, la magistral y compleja "Colossal", el empoderamiento femenino surge del interior, de la toma de decisiones, de la superación personal como algo psicológico. No se puede hablar de ello, sin hacer "spoilers" pero mientras "Wonder Woman" en sí es una buena película que se deja ver, su mensaje y parámetros palidecen respecto a la inteligencia de la cinta española, que demasiado desapercibida está pasando.

    Hace 3 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí