1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crítica de la antirrevolución

José Antonio Pérez Tapias 9/08/2017

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EEUU.

Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Hay criterios para discernir entre revolución permanente y deterioro continuo. Por eso asombra que desde determinados sectores de la izquierda no se manejen tales elementos de juicio. Trotsky, que hizo de la revolución permanente el eje de su reflexión teórica –retomó el hilo en su día recogido por Marx, toda vez que el mismo capitalismo estaba de continuo en su propia “revolución permanente”-, no dejó de suministrar indicios para diferenciar una cosa de otra. La falta de una estrategia adecuada y, en el horizonte, el trocamiento de objetivos revolucionarios de efectiva transformación social por una “utopía reaccionaria”, son claros síntomas de que se está en la vía muerta del declive de una acción política que dejó de tener potencial de revolución. Hoy pasa en Venezuela, cuando las actuaciones del gobierno que preside Nicolás Maduro han entrado en derroteros que, por mi parte, me atrevo a calificar de antirrevolucionarios.

¡Ojo! Una revolución tiene que hacer frente a las fuerzas contrarrevolucionarias que se le oponen. Condorcet, durante la Revolución Francesa, ya hizo tan elemental constatación, a lo cual, desde el lado conservador, le añadió De Maistre la fina observación de que “la contrarrevolución no es una revolución a la inversa, sino lo contrario a la revolución”. Podemos recordar, andando el tiempo, a “la Contra” que en Nicaragua se opuso a la Revolución Sandinista -¿dónde quedó, por cierto?-, o, mucho más atrás, a las fuerzas que se resistieron a la Revolución Bolchevique, de la cual celebramos el centenario. El condenable bloqueo a Cuba entra también en ese capítulo. Pero observado todo ello, lo importante es reparar en que la antirrevolución es algo muy distinto. No se trata en este caso de las resistencias externas, sino de las tendencias internas que distorsionan y acaban pervirtiendo el sentido de una revolución. Y así se va a parar a una situación similar a la que señalamos cuando hablamos de antipolítica, la cual no es, sin más, lo contrario a la política, sino la consecuencia de una dinámica destructiva que desde dentro de la política acaba con las mismas condiciones que la hacen posible. Hannah Arendt, precisamente en su obra Sobre la revolución, subrayaba cómo la violencia desde dentro de la política conduce a la antipolítica. El deterioro de un proceso revolucionario que incluso puede verse traicionado desde dentro en cuanto a sus objetivos y métodos conduce en su caso a la antirrevolución.

No se trata en este caso de las resistencias externas, sino de las tendencias internas que distorsionan y acaban pervirtiendo el sentido de una revolución

Los lamentables procesos antirrevolucionarios obligan a considerar diferentes casos de revolución traicionada. En el caso de la URSS, el terrible papel de un Stalin a la vez criminal e impostor –de ello no le redime el sacrificio del pueblo y los saldados de la Unión Soviética en su lucha contra el nazismo- llevó a la irrecuperable consumación de la antirrevolución que ya quedó sentenciada en el Gulag. Hoy aún nos preguntamos cómo, no ya desde dentro de un sistema totalitario, sino desde fuera se guardaron tan escandalosos silencios respecto a la deriva de la URSS. Buena parte de las izquierdas occidentales quedaron atrapadas en el encubrimiento de la barbarie que suponía los millones de víctimas de un sistema contrario a todo objetivo de emancipación, y así fue bajo la coartada de no suministrar armas ideológicas al enemigo capitalista. Mientras tanto fueron masacrados muchos amigos en el equívocamente llamado “socialismo real”.  Por desgracia no se tuvo en cuenta una muy certera advertencia de Gramsci, quien desde la cárcel bajo el fascismo pensaba muy bien lo que escribía cuando dijo que, bajo la dirección autoritaria de líderes encumbrados, se caía en “el hábito criminal de no preocuparse por evitar sacrificios inútiles”, es más, sacrificios injustos al no tenerse en cuenta “el sacrificio de otro” y “jugar con la piel ajena”. Desde las páginas de La política y el Estado moderno, el líder del comunismo italiano, consciente de que cualquier revolución exige sacrificios al pueblo, ponía el límite en un punto claro: el pueblo no debe ser sacrificado en el altar de una revolución que deja de serlo si se vuelve contra el pueblo mismo. Mucho habríamos ganado en la izquierda en cuanto a coherencia y credibilidad si se hubiera tenido en cuenta, por ejemplo, la negativa de Albert Camus a bendecir el stalinismo, lo cual le supuso ácidas críticas hasta del mismísimo Sartre.

Actualmente tenemos datos suficientes para pensar que en la República Bolivariana de Venezuela se está viviendo un proceso de antirrevolución que demanda claridad de juicio y solidaridad no enturbiada por dogmatismos ideológicos. El empobrecimiento al que se ha visto arrojada la ciudadanía venezolana no es atribuible solamente al acoso que la economía de Venezuela ha padecido desde el exterior, incluso contando con la alianza de la oligarquía autóctona. Algo ha ido mal en la gestión de la economía y en la administración de los bienes públicos de un país agraciado en recursos naturales –especialmente hidrocarburos-. El grave déficit democrático que el gobierno de Maduro incrementa al propiciar el enfrentamiento de dos Asambleas Nacionales que colisionan disputándose la legitimidad, y que igualmente aumenta con la destitución fulminante de la fiscal Luisa Ortega, que otrora actuó desde el Ministerio Público defendiendo al gobierno chavista de los ataques delictivos que sufría, por denunciar después desde casos de corrupción hasta la anulación de la división de poderes en el Estado, no es sólo achacable a una oposición que ciertamente presenta páginas turbias por el lado de la derecha y la extrema derecha que en ella acaparan protagonismo.

A estas alturas, con la deriva observable en la Revolución Bolivariana, en la que los mismos éxitos sociales de la primera etapa de Chávez se ven drásticamente mermados, en la que a la escasez de bienes de primera necesidad se suma la insoportable inseguridad en una sociedad que no encuentra en su Estado garantías mínimas contra una violencia criminal, exigir lo elemental en una democracia digna de tal nombre, como ha hecho la fiscal general destituida –sobre la que, al modo stalinista, se hacen recaer acusaciones con calumnias de diverso calibre-, se convierte en lo verdaderamente revolucionario. Desde la izquierda, tal como están las circunstancias en Venezuela, bien podía tenerse en cuenta hasta la apreciación de Lenin en El Estado y la revolución, acerca de que “sin instituciones representativas no puede concebirse la democracia, ni aun la democracia proletaria”. Y menos aún en el siglo XXI, para el cual se quería un socialismo a su altura, sabiendo que no hay revolución que valga si la libertad no va en su frontispicio.

No basta con que una revolución se autodenomine socialista para que lo sea, ni podemos dar por suficiente que un dirigente se presente como gran timonel –o heredero de un líder cuya memoria se manipula en un momificado discurso de signo regresivo- para dar por buena su hoja de ruta. Y así lo podemos decir aquí y en Pekín, pasando por Caracas. Improcedente es venir con la milonga de por qué ocuparnos de Venezuela si en España tenemos graves problemas que resolver. Esto último es cierto, pero lo cortés no quita lo valiente, y el internacionalismo en época de globalización tanto nos exige criticar la barbarie de la satrapía saudí o apoyar las reivindicaciones del Rif en Marruecos como atender a lo que ocurre allende el Atlántico. Con motivos sobrados: una efectiva solidaridad con el pueblo venezolano y un apoyo real, no meramente retórico, a procesos de cambio en los que la izquierda mundial se juega su solvencia y credibilidad.

No basta con que una revolución se autodenomine socialista para que lo sea, ni podemos dar por suficiente que un dirigente se presente como gran timonel

Haciéndonos eco de palabras de Marx cuando analizó la figura de Bolívar –es verdad que no fue del todo justo con ella-, podemos volver a decir que el bonapartismo al que llevan ciertos caudillismos, hoy revestidos de presidencialismo democrático, no aporta lo que el pueblo necesita en términos de libertad, igualdad y justicia. Lo debemos decir con la misma fuerza con la que rechazamos todo intento que, ante la crisis de Venezuela, pase por una sublevación militar, sanciones que aún hagan más lacerante la penuria que recae sobre la población o la ilegítima injerencia externa que siempre ronda como amenaza de EEUU. Pero cuidado con el autoengaño de meramente señalar la brutalidad de Trump para justificar la antidemocrática impericia de Maduro. Venezolanas y venezolanos podrían estar de acuerdo en jugar con honestidad las cartas de la democracia. Desde la economía hasta la cultura, políticamente socialismo significa más democracia.  

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Miguel Angel

    El texto siguiente es una opinión que he puesto como comentario en el texto EL FETICHISMO DE LA DERROTA redactado por Artua Gibilloarrate en el cual se hace una critica a Pérez Tapia. La opinión que voy a exponer se centra sobre todo en el termino de derrota. Hablo desde una familia humilde y pobre de Andalucia. De padre jornalero y madre jornalera y con mucho esfuerzo me ha constado leer y aprende ciertas ideas marxistas..comprender el marxismo ( de Karl Marx )no es fácil, pero hay textos e intelectuales que ayudan en su comprensión. Hemos de reconocer desde un análisis dialectico materialista, que los pobres y la clase obrera fuimos derrotados. Pero esa derrota no fue únicamente a causa de los planes de los capitalista, sino de la estrategias y tácticas que se desarrollados desde el inicio del Vº Congreso del IC. “En el Vº Congreso de la IC (celebrado en Moscú del 17 de junio al 8 de julio de 1924, ya dominado por Stalin, donde se había condenado públicamente a Fogarasi, Korsch y Lukács)”. “la bolchevizaión forzosa”……más claro expone Nicolás …“Bujarin aparte de presidir la “bolchevización” forzosa (es decir: el establecimiento del control férreo por la sección rusa de todas las secciones nacionales) todas las resoluciones de la IC de esos años, que se aplicaban a rajatabla sobre los partidos nacionales, estaban plenamente embebidas con sus tesis filosófico-políticas.(NGV) Un texto de lectura necesaria e importante es el redactado por el marxista latinoamericano-español Nicolás González Varela en el cual se nos explica parte de esa derrota (http://www.tlaxcala-int.org/upload/telechargements/224.pdf). Sí, la derrota pone sobre la mesa la problemática de la Hegemonía de clases y nosotros la perdimos por la vulgarizacion del marxismo que hiso Bujarin-Stalin. “Muchos historiadores y especialistas olvidan que el inicio de la burocratización y esclerotización de la IC (y de la idea del Socialismo en un solo país y de la alianza de la NEP, la smychka) fue gracias al trabajo de Bujarin, secundado en esa época administrativamente por Stalin. Enfrentarse a Bujarin era, mutatis mutandis, enfrentar directamente al dominus Stalin.”(NGV) Nicolás Gonzalez Varela acaba el texto así: “La solución al dilema que planteaba el debate estratégico trágico en la URSS no es ni “Socialismo en un solo país”, ni el renacimiento de la fórmula cuarentiochesca “Revolución permanente” ni siquiera un Neojacobinismo de tinte leninista sino el concepto de “Hegemonía”, que permite la inaudita concentración de fuerzas para el combate en un contexto de “Guerra de Posiciones” en el Occidente desarrollado.” “Se trata, en suma, de la revitalización de la teoría crítica, de volver a establecer una práctica liberadora-transformadora, y en ella tienen un especial significado tanto Trotsky como Gramsci, ya que intentaron una re-elaboración creativa del Marxismo después de su degeneración, vulgarización y fractura.” Nos derrotaron…lo sé por mi propia vida individual, familiar y colectiva, sé que nos derrotaron…tanto los capitalistas y como los stalinistas-bujarinistas…por imponer una forma de partido forzoso “Bolchevizacion forzosa”…..y he aprendído aquella conclusión tan linda que expone Hugo Zemelman ( sociólogo en el gobierno de Salvador Allende en 1973) “Porque de nuevo volvemos a la idea de que esto va a colapsar, de que esto va hacer crisis por sí mismo. No hay crisis por sí misma en las sociedades humanas; si no se provocan. Y eso supone voluntad, y eso supone conciencia, y eso supone capacidad de ser sujeto autónomo frente a la historia y frente a las circunstancias…”(HZ)….es decir necesitamos teorías que no confundan a la gente sencilla trabajadora…..necesitamos un partido-movimiento que no piense sólo en el poder ( justificar el poder por el poder) y se dedique a recuperar los texto de Karl Marx en su autenticidad…y ello lo podemos leer en el texto de Nicolás González Varela….les invito a leerlo…y comprenderemos en qué consistió la derrota del socialismo y del marxismo. http://www.tlaxcala-int.org/upload/telechargements/224.pdf

    Hace 3 años 8 meses

  2. Miguel Angel

    El texto siguiente es una opinión que he puesto como comentario en el texto EL FETICHISMO DE LA DERROTA redactado por Artua Gibilloarrate en el cual se hace una critica a Pérez Tapia. La opinión que voy a exponer se centra sobre todo en el termino de derrota. Hablo desde una familia humilde y pobre de Andalucia. De padre jornalero y madre jornalera y con mucho esfuerzo me ha constado leer y aprende ciertas ideas marxistas..comprender el marxismo ( de Karl Marx )no es fácil, pero hay textos e intelectuales que ayudan en su comprensión. Hemos de reconocer desde un análisis dialectico materialista, que los pobres y la clase obrera fuimos derrotados. Pero esa derrota no fue únicamente a causa de los planes de los capitalista, sino de la estrategias y tácticas que se desarrollados desde el inicio del Vº Congreso del IC. “En el Vº Congreso de la IC (celebrado en Moscú del 17 de junio al 8 de julio de 1924, ya dominado por Stalin, donde se había condenado públicamente a Fogarasi, Korsch y Lukács)”. “la bolchevizaión forzosa”……más claro expone Nicolás …“Bujarin aparte de presidir la “bolchevización” forzosa (es decir: el establecimiento del control férreo por la sección rusa de todas las secciones nacionales) todas las resoluciones de la IC de esos años, que se aplicaban a rajatabla sobre los partidos nacionales, estaban plenamente embebidas con sus tesis filosófico-políticas.(NGV) Un texto de lectura necesaria e importante es el redactado por el marxista latinoamericano-español Nicolás González Varela en el cual se nos explica parte de esa derrota (http://www.tlaxcala-int.org/upload/telechargements/224.pdf). Sí, la derrota pone sobre la mesa la problemática de la Hegemonía de clases y nosotros la perdimos por la vulgarizacion del marxismo que hiso Bujarin-Stalin. “Muchos historiadores y especialistas olvidan que el inicio de la burocratización y esclerotización de la IC (y de la idea del Socialismo en un solo país y de la alianza de la NEP, la smychka) fue gracias al trabajo de Bujarin, secundado en esa época administrativamente por Stalin. Enfrentarse a Bujarin era, mutatis mutandis, enfrentar directamente al dominus Stalin.”(NGV) Nicolás Gonzalez Varela acaba el texto así: “La solución al dilema que planteaba el debate estratégico trágico en la URSS no es ni “Socialismo en un solo país”, ni el renacimiento de la fórmula cuarentiochesca “Revolución permanente” ni siquiera un Neojacobinismo de tinte leninista sino el concepto de “Hegemonía”, que permite la inaudita concentración de fuerzas para el combate en un contexto de “Guerra de Posiciones” en el Occidente desarrollado.” “Se trata, en suma, de la revitalización de la teoría crítica, de volver a establecer una práctica liberadora-transformadora, y en ella tienen un especial significado tanto Trotsky como Gramsci, ya que intentaron una re-elaboración creativa del Marxismo después de su degeneración, vulgarización y fractura.” Nos derrotaron…lo sé por mi propia vida individual, familiar y colectiva, sé que nos derrotaron…tanto los capitalistas y como los stalinistas-bujarinistas…por imponer una forma de partido forzoso “Bolchevizacion forzosa”…..y he aprendído aquella conclusión tan linda que expone Hugo Zemelman ( sociólogo en el gobierno de Salvador Allende en 1973) “Porque de nuevo volvemos a la idea de que esto va a colapsar, de que esto va hacer crisis por sí mismo. No hay crisis por sí misma en las sociedades humanas; si no se provocan. Y eso supone voluntad, y eso supone conciencia, y eso supone capacidad de ser sujeto autónomo frente a la historia y frente a las circunstancias…”(HZ)….es decir necesitamos teorías que no confundan a la gente sencilla trabajadora…..necesitamos un partido-movimiento que no piense sólo en el poder ( justificar el poder por el poder) y se dedique a recuperar los texto de Karl Marx en su autenticidad…y ello lo podemos leer en el texto de Nicolás González Varela….les invito a leerlo…y comprenderemos en qué consistió la derrota del socialismo y del marxismo. http://www.tlaxcala-int.org/upload/telechargements/224.pdf

    Hace 3 años 8 meses

  3. Perorata

    Al parecer, el supuesto “bolchevique” del PSOE Sr. Pérez Tapias es quién otorga la patente de lo que es Revolución y lo que no. No está mal. Muchos nos contentaríamos no ya con que promoviera una Revolución Socialista en España sino con algo mucho más sencillo como que su partido el PSOE plantease una moción de censura contra Rajoy. Ya va siendo hora de dejar de dar lecciones a Venezuela y actuar aquí. No hay excusas.

    Hace 3 años 8 meses

  4. Jesús Díaz Formoso

    LOS JUSTOS - CAMUS - "Acepté matar para abatir el despotismo. Pero detrás de lo que dices veo anunciarse un despotismo que, si alguna vez se instala, hará de mí un asesino cuando trato de ser un justiciero".

    Hace 3 años 8 meses

  5. juan

    El mundo se corrompe y la gente sufre cada vez que hay "lealtades inquebrantables a los cercanos", estas se entienden de facto en carta blanca a desmanes. Por tanto que cada uno según su ética se desmarque de lo que entienda que debe hacerlo. El señor Tapias hace bien no siendo un fanático capaz de apoyar cualquier cosa de los supuestos "suyos". El mundo no es en blanco y negro, hay una gama infinita de colores.

    Hace 3 años 8 meses

  6. Ilich

    Pérez Tapias era de lo poco salvable que quedaba en el PSOE. Parece que ya ni eso... La sombra de Isidro y ZP se alargan...

    Hace 3 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí