1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Pepe Lamarca / Fotógrafo

“Los gitanos tienen dominio del cuerpo, una pose muy característica”

Esteban Ordóñez 18/08/2017

<p>Pepe Lamarca</p>

Pepe Lamarca

ESTELA DE CASTRO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EEUU.

Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Camarón y Paco de Lucía reían espalda con espalda, camisa blanca y camisa negra: todavía eran jóvenes, inmaculados. Delante de ellos, en la cara oculta de la imagen, el argentino Pepe Lamarca (1939) apretaba el disparador de la cámara. Este fotógrafo tomó algunas de las imágenes más simbólicas del flamenco de las últimas décadas del pasado siglo. Antes de eso, su primer trabajo consistió en retratar para los sindicatos las condiciones insalubres de los obreros de su país. Su militancia de izquierdas lo llevó a la cárcel. Al salir, huyó a España. Comenzaban los años 70. Cuando llegó,  ya distinguía una bulería de una seguiriya, de un tango o de una soleá. No tenía antepasados aficionados, había aterrizado en los sonidos negros y salinos andaluces gracias al influjo de la presencia de los exiliados que se dispersaban por América en aquella larga espera de 40 años. La guerra y la dictadura plantaron semillas de cultura española al otro lado del Atlántico. “Vivían exiliados en Buenos Aires Rafael Alberti y María Teresa León. Yo conocía a su hija Aitana y solía ir a su casa con mi amigo Pepe Aguilar”, recuerda. Se encontró con una antología flamenca en tres discos: “Era excelente, ahí estaban casi todos los palos; la escuché mucho y llegué a distinguirlos”. Niño Miguel, Enrique de Melchor, Melchor de Marchena, Tomatito, José Menese, Terremoto, Antonio Mairena… de su mirada salieron algunas de las fotografías que muestra Google cuando buscas a estos artistas; son la primera referencia física de ellos que obtienen los que llegan tarde; es decir, el recuerdo mítico de las grandes figuras.

Siendo extranjero, ¿cómo consiguió entrar de lleno en el mundillo flamenco?

Conocía a Antonio Gades de cuando iba a Buenos Aires a finales de los años 60. Yo le hacía algunos trabajos en el hall del teatro. También conocí a Paco de Lucía y a Camarón en una boda de una prima mía de la que eran amigos. Vine a España y retomé mi relación con Gades. En esa época  tenía un restaurante, Casa Gades, en el que empecé a trabajar haciendo fotos a la gente que iba. El restaurante tenía mucha repercusión, cerraba tarde, iba la gente de la noche; todo tipo de gente flamenca como Lola Flores, El Pescaílla… Entonces Paco Revés, que en ese momento llevaba a Paco y a Camarón, me pidió que hiciera un trabajo con ellos. Fue el primer disco que hice para vinilo. El segundo fue para Pepe Menese. También cuando Gades fue director del Ballet Nacional trabajé con él.

¿Cómo afrontó esta iniciación en la fotografía flamenca?

Empecé a ver fotografías que había en el libro Arte y artistas flamencos, de Fernando el de Triana. Son fotos de cuando los artistas se reunían en patios, muchas de ellas anónimas. Me impresionó mucho la elegancia. Eran fotos, más que de actuación, de posados y retratos. Me inspiré. Tenía un amigo sevillano letrista de flamenco y pintor excelente, Francisco Moreno Galván, que me decía: “Pepe, haz más bien retratos, no hagas actuaciones; las fotos no se oyen”. Me hizo gracia esa frase.

¿Qué le atraía de los artistas flamencos?

Era una personalidad de artista totalmente distinta. Yo he trabajado para otros artistas: Tequila, Manuel Alejandro, para la hija de Concha Piquer; pero a mí los que más me impresionaban por su actitud frente a la cámara eran los flamencos. Me di cuenta de que su forma de posar era una forma heredada, posaban como si estuvieran en un estudio antiguo. Traté de modernizar la imagen, pero sin alejarme demasiado. Si alguien me dice que soy un clásico, contestaría que clásico es lo que no se puede hacer mejor [ríe]. Me da igual que me digan clásico. Para mí, un retrato primero tiene que gustarle al artista y, segundo, que viendo una foto te des cuenta de qué tipo de música hace. Hay un excelente fotógrafo de jazz, negro, no recuerdo ahora el nombre, que fotografío a todos los grandes de la época del blues, sus retratos eran de tal perfección que casi escuchabas la música viendo al personaje.

¿Hace falta conocer bien la noche flamenca y documentarse a la hora de enfrentarte al retrato en el estudio?

Sí, para mí es muy importante. Yo compré una enciclopedia que hizo Miguel Ríos Ruiz y muchas veces la miraba antes de que viniera un artista, o llamaba a José María Velázquez-Gaztelu, que es el que hizo Mito y geografía del cante. Primero escuchaba su música y después buscaba sus relaciones familiares, que en el flamenco cuentan mucho. Es una música de transmisión directa. Muy pocos artistas leen un pentagrama. De hecho, cuando fui a los ensayos del Concierto de Aranjuez cuando lo tocó Paco, eran las once de la mañana, yo estaba muy cerca de él y vi que cuando tocaba nunca pasaba las páginas del pentagrama. Al final le digo: ¿Pero tú qué, es que no lees cuando tocas? Y me dijo: “Mira, si me pongo a leer, están todos durmiendo la siesta y yo sigo tocando” [ríe].  

Y ese mundo de lo familiar me entusiasmaba. He tratado muchas veces, cuando he tenido una relación más de confianza, de ir por mi cuenta a hacer fotos de la familia. Conocí a Melchor de Marchena y me dijo que le gustaría que le hiciera unas fotos a su hijo Enrique de Melchor. Él no tenía mucha estética gitana, parecía más bien un músico alemán. Recuerdo que cuando Melchor vio el retrato me dijo: “Pepe, me ha gustado mucho tu retrato, me lo has sacado gitano”.

¿Percibes diferencias entre gitanos y payos al enfrentarse al objetivo?

En general sí. Los gitanos tienen dominio del cuerpo, una pose muy característica. Yo le hice muchas fotos a Rafael Romero El Gallina y era impresionante. Le hice unas poco antes de que muriera. Fui con el hijo de Perico el del Lunar. Romero tenía un poco perdida la cabeza: a pesar de que había trabajado muchas veces con él, no se acordaba. Fui con Grimaldos, el crítico de El Mundo. Las fotos fueron fantásticas. Las hicimos en una salita. Fuimos a Cuatro Caminos y él se presentó con una ropa muy pobre y se sentó en una mesa. Yo no quería tirar fotos porque me impresionaba verlo tan caído: murió al poco tiempo. Pero Grimaldos me miró y me dijo “tira”, y fue fantástico, porque saqué una serie de fotos de él conversando. Eran muy bonitas. No usé flash, las saqué con la luz de la ventana. Cada vez que él sentía la cámara, cambiaba de pose. Yo ya lo había fotografiado diez años antes porque era un artista que me gustaba mucho: lo había llevado a mi estudio ayudado por Juan Habichuela, que lo había ido a buscar a La Liebre, un lugar donde se jugaba a las cartas en el Rastro. Le hice 30 o 40 fotos y no sabías con cuál quedarte, era una complicación, si una era buena la otra, mejor: de perfil, primer plano, de frente… y eso casi sin que yo le hablara.

¿Qué es, instinto postural?

Lo he notado mucho en los gitanos. Incluso José Monge, Camarón, que era un hombre tímido y de pocas palabras, a la hora de posar entraba en el juego a la perfección. Venían con el padre de Paco, Antonio Sánchez, que quería que fuera todo muy clásico: miraba el objetivo antes de que hiciera la foto, decía que estaba bien y yo tiraba. Cuando el padre de Paco se fue, nos liberamos un poco y salió esa foto en la que están ellos de espaldas riéndose.

¿Recuerda de qué se reían en ese momento?

Se reían porque estábamos relajados. El padre se había ido y empezaron a bromear y a cantar cosas como borriquito como tú, tururú. Se reían también de mi ignorancia en algunas cosas. Los dos tenían camisa blanca y yo le llevé una camisa negra a Paco. Los puse juntos, sentados. Estábamos charlando y yo tiraba fotos… Con Camarón habría querido trabajar en la última época, pero no tuve oportunidad. El trabajo que se hizo no me gusta.

¿Por qué no le gusta?

No sólo a mí, a La Chispa [viuda de Camarón] tampoco. Se ve que estaba jodido rápidamente, y creo que hubiera sido bonito hacer lo que hice con Rafael Romero o con el mismo Melchor de Marchena: eran fotos en las que se veía lo artistas que eran y trataban de soslayar la cosa un poco patética…

O sea, salvar al artista…

Claro, después de todo, a los artistas los escuchamos después de muertos. La inmortalidad de un artista que te deja una herencia, ya sea en la música, en la pintura o en la literatura, creo que hay que cuidarla. Es mi opinión, quizás hay algo de idealización; idealizar a un personaje que te deja una herencia tan bonita me parece bien. Eso me ha pasado otras veces. Fotografié a Manuel Soto Sordera muchas veces, y cuando ya estaba mal me fui a hacerle un reportaje a Jerez. Ocurrió lo mismo que con Rafael Romero. Frente a la cámara dejaba de lado su malestar para demostrar que él era él. Hay gente a la que hay que idealizar y otra a la que no: no es lo mismo fotografiar a El Gallina que a una rata como Rato.

¿Qué opina del estilo fotográfico que se está empleando ahora en el flamenco?

No me gusta hablar de compañeros…

¿Y como tendencia?

Yo creo que la foto digital -yo soy todavía analógico- y la posterior manipulación a través de Photoshop quita naturalidad al trabajo. [Medita unos segundos]. El condicionamiento que teníamos los fotógrafos de mi edad de hacer una buena portada de vinilo (30 por 30 o, abierto, 30 por 60) era un desafío grande; tenías la limitación de las medidas, y al ser un trabajo de encargo hace que reflexiones más sobre lo que tienes que hacer y que la búsqueda sea más concisa. En cambio, yo lo que veo ahora es mucho naturalismo, buscan la instantánea y muchas veces no cuidan al artista, buscan una cosa más de expresión. Pero hay fotógrafos jóvenes que me gustan mucho, por ejemplo, de la Isla [de San Fernando]: Juan Silva, Ignacio Escuin o el sobrino de Camarón, Juan Luis Monge.

 

Autor >

Esteban Ordóñez

Es periodista. Creador del blog Manjar de hormiga. Colabora en El estado mental y Negratinta, entre otros.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí