1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

¿Dónde estamos ahora?

Seis preguntas sobre Europa, las izquierdas y el pasado mañana

Steven Forti 2/08/2017

<p>Acto Central de Fearless Cities en Barcelona. Junio de 2017.</p>

Acto Central de Fearless Cities en Barcelona. Junio de 2017.

Ahora Madrid

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

“Nos encontramos otra vez en los años treinta del siglo XX”. “Mandan sólo los mercados y los tecnócratas de Bruselas”. “Europa ha muerto”. “Debemos recuperar la soberanía nacional”. “El euro nos mata”. Estas son algunas frases que se vienen escuchando, sobre todo tras el inicio de la crisis económica y aún más tras el Brexit, desde posiciones políticas muy alejadas entre sí. Pero, ¿es realmente así? Personalmente, no lo tengo claro. Las afirmaciones contundentes son más bien eslóganes simplistas que convierten cuestiones complejas en fáciles respuestas. He intentado reflexionar sobre estas cuestiones que, al fin y al cabo, son algunos de los nudos gordianos que deben desembrollar las izquierdas transformadoras en la coyuntura actual si quieren convertirse en hegemónicas y cambiar realmente la sociedad. Y más que respuestas, me he dado cuenta de que tengo preguntas. Planteo así seis preguntas, que pueden leerse también como unas tesis, sin duda parciales, limitadas y enmendables.

1. ¿Vivimos un déjà vu?

Son cada vez más las voces que nos dicen que estamos viviendo una coyuntura histórica parecida a la de los años treinta del siglo XX. En aquel entonces las consecuencias del crack financiero de 1929 se tradujeron en una crisis económica a escala global que declinó rápidamente en una crisis social, política y en algunos casos también institucional. El aumento de la polarización política y la debilidad de los sistemas democráticos liberales en un contexto de posguerra dio sus frutos. El auge de los fascismos y el posterior estallido de una nueva contienda mundial fueron probablemente los más visibles, pero también hubo otros que hoy día pasan más desapercibidos como fueron, por un lado, la paulatina afirmación de las tesis keynesianas en el marco de los sistemas capitalistas occidentales, empezando por los Estados Unidos de Roosevelt, y, por otro lado, las victorias de los Frentes Populares en España y en Francia.

¿Cuál es el escenario actual? Un mundo altamente globalizado dominado por el modelo neoliberal que se ha impuesto a partir de principios de los años noventa en todo el mundo, tras cerrarse a cal y canto el breve paréntesis de los “treinta gloriosos”. El Novecientos, políticamente hablando, terminó antes del final del siglo, como reconoció el historiador británico Eric J. Hobsbawm, y el comunismo y el fascismo, como opciones políticas de masas, quedaron definitivamente enterrados. Nos encontramos en una crisis multinivel jamás vivida y en una compleja reconfiguración geopolítica de las que no es fácil reconocer sus corrientes subterráneas. Tras el falso consenso neoliberal de la posguerra fría ha aumentado la polarización política y las propuestas alternativas al “no hay alternativas” thatcheriano han empezado a tener más protagonismo. ¿Estamos pues otra vez en los años treinta del siglo pasado?  

Personalmente creo que la historia no se repite, ni como tragedia ni como farsa, para enmendar una frase demasiado citada y decontextualizada de Karl Marx. Más allá de las analogías, más o menos forzadas, con el pasado, el presente es extremadamente incierto y, citando un documental sobre la vida de Joe Strummer, The Future is Unwritten, sobre todo en una época, como la actual, de cambios hiperacelerados.

2. ¿Quién manda aquí?

Es una pregunta que nos hacemos cada vez más a menudo, en todos los ámbitos: los locales, los regionales, los nacionales, los globales, sobre todo en el contexto europeo. ¿Son sólo los mercados los que mandan? ¿El mercado se ha fortalecido tras la crisis de 2008? Si es así, ¿cuánto y cómo? ¿Son los bancos los que mandan? ¿Cuáles? ¿Qué papel juegan los poderes políticos en la coyuntura actual? ¿Los Estados nacionales mandan en algo? ¿En la Unión Europea cómo han cambiado en la última década las relaciones entre la Comisión y el Consejo? ¿Ha habido, como muchos afirman, una deriva intragubernamental de la UE? Y esto, ¿refuerza o no los gobiernos de los Estados miembros? 

Más allá de las declaraciones políticas críticas con la “tecnocracia” de Bruselas, falta aún un análisis atento y certero de quién manda ahora y de cómo se están transformando las relaciones de poder en los ámbitos micro y macro.

La victoria de Trump, el Brexit, la creación de un producto como Macron en Francia, la crisis del bipartidismo en España, nos dirían que no estamos muy equivocados si pensamos encontrarnos en un interregno

3. ¿Nos encontramos en un interregno?

En una cita que está muy de moda, en sus reflexiones escritas en las cárceles fascistas, Antonio Gramsci afirmaba que “la crisis consiste justamente en que lo viejo muere y lo nuevo no puede nacer, y en este interregno se verifican los fenómenos morbosos más diversos”. ¿Es esta la situación que estamos viviendo, tanto en los contextos nacionales como en los marcos supranacionales? La victoria de Trump, el Brexit, la creación de un producto como Macron en Francia, la crisis del bipartidismo en España, sólo por mencionar algunos ejemplos, nos dirían que no estamos muy equivocados si pensamos encontrarnos en un interregno

A este respecto, y hablando más en concreto de Europa, el filósofo francés Étienne Balibar prefiere hablar de “la incertidumbre de un momento destituyente que aún no ha liberado los elementos de un momento constituyente”. Balibar apunta que es evidente que existe una ingobernabilidad local y una ingobernabilidad global debida a la incapacidad de cristalizarse en las instituciones europeas de una legitimidad democrática y, al mismo tiempo, a la incapacidad por parte de la gobernanza posdemocrática de afirmar una revolución desde arriba. Concluye Balibar que “la Europa altermundialista es el factor determinante y el desbloqueo democrático es el objetivo políticamente decisivo, pero el rechazo activo del populismo nacionalista y la invención de un discurso popular que no se contenta con la oposición a la arrogancia tecnocrática y la defensa de los privilegios existentes son las condiciones subjetivas de tal desbloqueo”. ¿Es esta efectivamente la alternativa en la cual nos encontramos? Y si es así, ¿qué es lo que debemos hacer? 

4. ¿Europa ha muerto?

No pocas personas, también en la izquierda, han convertido sin ambages esta pregunta en una afirmación. Es cierto que, tras los entusiasmos de principios del milenio, Europa –entendida, evidentemente, como proyecto de construcción europea– vive una fase de aguda crisis. Sin embargo, entre una aguda crisis y la muerte hay un trecho. En 1918 Oswald Spengler escribió un libro que se titulaba La decadencia de Occidente. Ha pasado un siglo ya y, aunque es cierto que Occidente, entendido en gran medida por Spengler con la sola Europa, ha perdido en el contexto mundial el protagonismo que jugaba hasta la Primera Guerra Mundial, no nos han entregado aún al certificado de muerte. ¿Cuánto puede durar, pues, la crisis de la Unión Europea? El desenlace, dando por bueno además que el proyecto europeo no consiga, sobre estas mismas bases, revitalizarse, puede durar décadas. 

Hay otro dato que es sintomático, más allá de los wishful thinking de algunos. Aunque es cierto que la participación en las elecciones europeas ha sido y sigue siendo extremadamente baja (alrededor de un 40% en el conjunto de los 28 países), lo que está pasando es que, aparte de algunas excepciones, el abstencionismo crece más rápidamente en las elecciones de los diferentes Estados europeos. Fíjense en la participación de las legislativas francesas y en las municipales italianas de junio, donde la abstención, en la segunda vuelta, ha llegado al 58 y el 54%, respectivamente. ¿Es, pues, el alto abstencionismo en las europeas un dato que nos muestra el desinterés por la UE o es también, y sobre todo, un síntoma generalizado de la crisis de la representación política? 

Añadiré unos datos sobre los cuales creo que hace falta reflexionar mucho. Según el Eurobarómetro del pasado mes de marzo, en los 28 Estados de la UE el 57% de los entrevistados considera que es bueno que su país pertenezca a la Unión. En 2016 era el 53%. Hay diferencias entre los Estados, pero debajo del 50% se encuentran sólo algunos países del Este, Chipre, Grecia e Italia. Según otro Eurobarómetro posterior al Brexit, el de noviembre de 2016, el 70% de los europeos apoya la existencia del euro, el 67% se siente ciudadano de la UE y la confianza en la UE, aunque es relativamente baja (36%), es superior a la confianza en los gobiernos nacionales. La pregunta que cabe plantearse es, pues, ¿estamos convencidos de que el proyecto europeo está herido de muerte y de que el europeísmo ha muerto para los ciudadanos de la UE? ¿O lo que quieren los ciudadanos europeos es una Europa unida más justa socialmente?

5. ¿Cuál es la correlación de fuerzas existente?

Esta es quizás la cuestión más acuciante para las izquierdas europeas. Es evidente que si miramos el panorama del Viejo Continente, tanto al nivel de las  instituciones comunitarias como al nivel de los diferentes Estados, la correlación de fuerzas es claramente negativa para las izquierdas transformadoras. Sin duda, en el último lustro ha habido buenas noticias con el nacimiento de formaciones políticas y proyectos alternativos que se han afirmado también electoralmente. Sin embargo, la derecha neoliberal sigue siendo francamente hegemónica hoy en día y la socialdemocracia, aunque vive una crisis sin precedentes, no está muerta ni como discurso ni como representación institucional, más allá de algunos casos concretos. La pasokización no es la regla, es la excepción.

si miramos el panorama del Viejo Continente, tanto al nivel de las  instituciones comunitarias como al nivel de los diferentes Estados, la correlación de fuerzas es claramente negativa para las izquierdas transformadoras

Teniendo en cuenta este contexto, ¿qué caminos conviene escoger? Tenemos experiencias distintas delante de nuestros ojos que, si las analizamos, nos pueden dar algunas pistas. Hay el caso portugués donde las izquierdas transformadoras han decidido apoyar a un gobierno socialista. Hay el caso griego que bien conocemos. Hay el caso italiano donde la izquierda, en un contexto teóricamente favorable, brilla por su ausencia. Hay el caso británico o el caso francés. Hay, desde luego, el caso español. Como se preguntaba hace más de un siglo Lenin, ¿qué hacer? ¿Buscar alianzas, acuerdos programáticos puntuales o pactos de disidencia cuando el contexto es más favorable y puede, al menos, producir un cambio de gobierno? O, por lo contrario, ¿centrarse en un trabajo intramuros de fortalecimiento teórico y programático con el objetivo a largo plazo de construir una nueva hegemonía? Y, por cierto, ¿estas dos vías son excluyentes? 

6. ¿Desde dónde se puede empezar?

La correlación de fuerzas nos ofrece un panorama claramente desfavorable. La derrota de Syriza del verano de 2015 –y no su aniquilación, que era el objetivo de la troika– nos ha mostrado la práctica imposibilidad de modificar los equilibrios existentes y las políticas aplicadas a nivel europeo a través de la conquista del gobierno de un solo Estado-nación (y, para más inri, pequeño). ¿Está esta vía claramente cerrada o en el futuro puede ser otra vez determinante? Creo que hoy día no podemos todavía tener una respuesta. 

¿Hace falta pues encontrar otro espacio de construcción de una alternativa? Creo que el caso español del último trienio nos permite avanzar una hipótesis de trabajo. El éxito de las candidaturas municipalistas en diferentes ciudades del Estado ha abierto una serie de posibilidades que adquieren aún más relevancia si se miran junto a otras experiencias que existen o que se están construyendo en otros países europeos y en otros continentes. El reciente encuentro municipalista internacional Fearless Cities, organizado por Barcelona en Comú, en el cual han participado unas 180 plataformas municipalistas provenientes de más de 50 países de los 5 continentes, lo ha demostrado claramente. En una época de creciente descrédito de la política y de las instituciones, los ayuntamientos están ganando legitimidad.

¿Puede, pues, el local ser el lugar desde donde crear una alternativa? No se trata evidentemente de encerrarse en lo local, sino de trabajar desde lo local y de hacerlo en red para cambiar y fortalecer unas instituciones en que la ciudadanía se sienta representada y participe. Gramsci habló de guerra de posición o guerra de trinchera, en la que, según el intelectual sardo, jugaban un papel clave las plazas fuertes, los baluartes. ¿Podemos entender los municipios como las plazas fuertes de la lucha política del siglo XXI? Creo que no es tan descabellada esta hipótesis si tenemos en cuenta lo que está pasando en España o en otros países. Fíjense en el nuevo municipalismo que está naciendo en Italia con el caso emblemático de Nápoles o, para poner sólo otro ejemplo, en el caso de las Sanctuary Cities en Estados Unidos. Empezar en lo cercano, es decir en  lo local, es quizás la estrategia más eficaz y menos cortoplacista. Permite acercarse otra vez a la política, participar activamente, democratizar las instituciones, construir alternativas, ofrecer unas respuestas y percibir unos resultados concretos. No estaba equivocado Benjamin Barber cuando decía que los alcaldes deberían gobernar el mundo, ya que, por mucho que sean dirigentes estrictamente locales, los problemas que afrontan en todo el mundo son muy similares. Es decir, donde hay intereses compartidos se puede hacer políticas compartidas. Y las ciudades son actores que se reconocen entre sí.

Así, pues, ¿es el ámbito local el único desde el cual se puede librar la batalla? Evidentemente, no. Es necesaria la colaboración de todos los actores políticos y sociales del cambio en todos los niveles existentes: el regional, el nacional, el europeo y el internacional. Hace falta estrechar lazos, crear alianzas, trabajar en red en una óptica multinivel. ¿Cómo es posible hacer esto? Esta es la gran pregunta a la cual deberíamos buscar una respuesta. Seguramente, entre muchas otras cosas, son necesarias mucha voluntad política y mucha generosidad y hace falta dejar de lado los egos que siguen existiendo también en las izquierdas y que han sido responsables de no pocas derrotas. 

--------------------------

Steven Forti. Profesor de Historia Contemporánea de la Universitat Autònoma de Barcelona. Investigador del Instituto de Historia Contemporânea de la Universidade Nova de Lisboa.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí